viernes, 28 de diciembre de 2012

Capítulo 5: Los orígenes de la Fiesta de la Navidad

Descripcin: http://es.dreamstime.com/roma-mosaico-de-la-natividad-thumb24369431.jpg
Mosaico en la Basílicade Santa María en Trastévere
Hay que esbozar una cuestión preliminar tratando de la fiesta de Navidad, y es que en lo que se refiere a la fecha del nacimiento del Salvador hay tal diversidad de opiniones y tan contrastadas, que el solo hecho demuestra que en los primeros siglos no solo no existía una tradición en torno a la fecha de la Navidad, si no que la Iglesia no celebraba la fiesta, ya que si así hubiese sido, entre tanta diversidad de pareceres, este tema hubiera sido una cuestión viva, como sucedió con la solemnidad de la Pascua. Y en cambio no lo fue.

Hacia la mitad del siglo IV encontramos un documento auténtico romano que atestigua indiscutiblemente la existencia de la fiesta de Navidad en Roma el 25 de diciembre. Es la Depositio Mártyrum filocaliana, un primer intento de calendario litúrgico que se remonta al año 336, y en el cual leemos en lugar destacado:

VIII Kal. Jan. Natus Christus in Betleem Judae

Es muy probable que Roma, introduciendo esta fiesta, no conociese aún la de la Epifanía que se celebraba en Oriente el 6 de enero. Reforzando esta teoría encontramos el discurso del Papa Liberio pronunciado en San Pedro el año 353, en ocasión de la velatio (profesión religiosa) de Santa Marcelina, hermana de San Ambrosio. En él se habla de la fiesta que se celebra en Roma en aquel día, la Natividad del Señor, pero en una liturgia donde el milagro de Cana y la multiplicación de los panes tenían un lugar central y donde era cosa normal la velación de las vírgenes (profesión religiosa). Una tal celebración natalicia no puede ser otra que la Epifanía, la cual en esa época, coexistía con la fiesta del 25 de diciembre.

Mosaico con el Sol Invictus
¿Pero por qué esa fecha? Los historiadores mantienen varias hipótesis. La primera, propuesta por un antiguo escritor sitio y retomada por historiadores contemporáneos, supone que la Iglesia quiso sustituir con la Navidad la fiesta pagana que se celebraba en Roma en honor de Mitra, el vencedor de las tinieblas. En el año 274 el emperador Aureliano le dedicó un suntuoso templo cuya inauguración tuvo lugar un 25 de diciembre, con una concreta prescripción de los juegos circenses que tenían que efectuarse.

Otros piensan que la fiesta de la Navidad se instituyó con la intención de sustituir a las Saturnales que eran unas festividades romanas muy populares. Se las llegó a denominar "fiestas de los esclavos" ya que en ellas, los esclavos recibían raciones extras, tiempo libre y otras prebendas; el cristianismo de la antigüedad tardía tuvo fuertes problemas para acabar con esta fiesta pagana, intentando eliminarla.

Las Saturnales se celebraban por dos motivos: en honor a Saturno, dios de la agricultura y como homenaje al Sol en su solsticio de invierno. Se celebraban del 17 al 23 de diciembre, a la luz de velas y antorchas, por el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del nuevo período de luz, o nacimiento del Sol Invictus, 25 de diciembre, coincidiendo con la entrada del Sol en el signo de Capricornio. Sol invictus fue un título religioso aplicado al menos a tres divinidades distintas durante el Imperio romano: Elagabal, Mitra y Sol. Probablemente las Saturnales fueran las fiestas de la finalización de los trabajos del campo, celebrada tras la conclusión de la siembra de invierno, cuando el ritmo de las estaciones dejaba a toda la familia campesina, incluidos los esclavos domésticos, tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.

Mosaico romano de las Saturnales
Eran siete días de bulliciosas diversiones, banquetes e intercambio de regalos. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno (en principio el dios más importante para los romanos hasta Júpiter), al pie de la colina del Capitolio, la zona más sagrada de Roma, seguido de un banquete público al que estaba invitado todo el mundo. Los romanos asociaban a Saturno, dios agrícola protector de sembrados y garante de cosechas con el dios prehelénico Crono, que estuvo en activo durante la mítica edad de oro de la tierra, cuando los hombres vivían felices, sin separaciones sociales. Durante las Saturnales, los esclavos eran frecuentemente liberados de sus obligaciones y sus papeles, en algunos casos, cambiados con los de sus dueños.

En las fiestas Saturnales, se decoraban las casas con plantas y se encendían velas para celebrar la nueva venida de la luz.

No resultan para nada inverosímiles estas dos teorías, habiéndose tantas veces demostrado que la Iglesia suele sustituir una fiesta pagana por una festividad cristiana para evitar la distorsión que ello provoca en los fieles, combatiendo con ello al paganismo. Algunos padres de la Iglesia desarrollando la imagen de Malaquias 14,2: Os nacerá un sol de justicia, juegan con esa imagen, amalgamándola al nacimiento del sol en su solsticio invernal, orientándola a Cristo.

La tercera hipótesis hace derivar la fecha del nacimiento de Cristo de la presunta fecha de su muerte: el 25 de marzo. Esta fecha, históricamente insostenible, era debida a consideraciones astronómicas-simbólicas subrayando que en el equinoccio de primavera había sido creado el mundo. Dando eso por supuesto, también la Encarnación tenía que haber tenido lugar ese día. De ahí a computar el nacimiento para el 25 de diciembre, nueve meses después, sólo un paso. La hipótesis la mantiene Duchesne.

Basílica de la Natividad en Belén
De todos modos, es muy posible que la Iglesia echase mano a todas estas consideraciones para establecer la fiesta litúrgica de la Navidad para el 25 de diciembre.

De Roma, la nueva fiesta natalicia paso a Milán, introducida al parecer por San Ambrosio, y de allí a otras diócesis de la Italia septentrional como Turín y Ravena. De Roma también pasó a las iglesias orientales, desgajando la memoria que ya existía el 6 de enero unida a la Epifanía.

Fue San Juan Crisóstomo quien en una homilía del 20 de diciembre del 386, anuncia la próxima celebración de la Navidad “entre todas las fiestas la más venerable y la más sagrada, y que podría llamarse sin error la metrópolis de todas las fiestas”. Y cinco días después alababa la numerosa participación de los fieles en la solemnidad.

Hacia esta misma época, la Navidad fue introducida en Constantinopla por San Gregorio Nacianceno (380-381) que inauguró la memoria en la pequeña iglesia de la Anástasis, la única en mano de los ortodoxos, en medio de la marea arriana.

En Jerusalén, a finales del siglo IV, cuando pelegrinó Egeria, el nacimiento del Salvador se celebraba el 6 de enero con dos estaciones, una en la Basílica constantiniana de Belén, que custodiaba la gruta de la Natividad, y la otra en Jerusalén. Pero durante la estancia de Santa Melania (431-439) la fiesta era ya celebrada el 25 de diciembre.

En Egipto, según el testimonio de Juan Casiano que visitó los monasterios a principios del siglo V, la fiesta de la Epifanía era aún considerada como la fiesta del nacimiento del Señor. Sin embargo, pasados algunos años, el 25 de diciembre de 432, Pablo de Emesa, pronunciaba ante San Cirilo de Alejandría un sermón de Navidad. De esta manera y en menos de un siglo, la gran fiesta occidental se extendió e invadió todo el mundo cristiano.

Dom Gregori Maria

 

 

 

 

 

12 comentarios:

  1. Es un excelente artículo, porque introduce datos que, hasta ahora, había visto dispersos en diversos lugares, e ignoraba el documento de la Depositio.

    Parece evidente que hay diversos datos que confirman el 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús:


    - Depositio Mártyrum filocaliana, un primer intento de calendario litúrgico que se remonta al año 336


    - Malaquias 14,2: Os nacerá un sol de justicia (que puede relacionarse con el simbolismo de Jesús en la festividad de la Janucá, que se explica al final).


    - El solsticio de invierno, que tiene lugar entre el 20 y el 23 de diciembre de todos los años en el hemisferio norte, tiene un alto valor simbólico para todas las culturas de dicho hemisferio.


    - La fecha de la Anunciación a María, que según la tradición, fue realizada el 25 de marzo, en el mes judío de Nisán.


    - La natividad de San Juan Bautista se celebra el 24 de junio; por lo tanto, su concepción, dentro del matrimonio Zacarías-Isabel, fue el 24 de septiembre. La Anunciación de María, el 25 de marzo, coincide con el 6º mes de embarazo de Isabel (Lucas 1, 26)


    - Según unos estudios de Shemaryahu Talmon, The Calendar Reckoning of the Sect from the Judean Desert, parece ser que la segunda vez del turno de Abias a que pertenecía el sacerdote Zacarías, tuvo lugar en los últimos diez días de septiembre, por lo que se corresponde con la fecha de la concepción de San Juan Bautista.


    - Alguien mencionó que la fecha del nacimiento de Jesús debe de correlacionarse con las festividades propias del judaismo, no con las de Roma.

    Navidad, entonces, debe de relacionarse con la fiesta de las Luminarias o Janucá, que se celebra el 25 de kislev (noviembre-diciembre).

    Según parece, hay dos fiestas que no fueron establecidas por Dios, sino que fueron creadas por el pueblo judío como recordatorios de la salvación de su nación y su religión. Son fiestas menores y de tipo patriótico:

    - Purim (fiesta del libro de Ester), por la que ¨Dios protegió a Israel de la muerte, cambiando toda la planificación de exterminio en beneficio.

    - Janucá (fiesta de las Luces), es una celebración del milagro de protección de la fe judía: es.wikipedia.org/wiki/Januc%C3%A1

    Janucá acontece el 25 de kislev, aproximadamente por el solsticio de invierno (en algunos años se acerca al 25 de diciembre), relacionada con la última cosecha de olivas y su prensado en aceite, con la menorá y el Templo, con la rebelión de los Macabeos frente a la opresión helena, con el martirio de Ana y sus siete hijos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Dom Gregori Maria, por eso documentado artículo sobre la historia de la solemnidad de la Natividad del Señor.

    ResponderEliminar
  3. Discrepo de las afirmaciones tanto de las del artículo como del comentario.
    Hay dos poderosas razones para afirmar que Jesús no nació el 25 de diciembre. A saber:
    - Se ha comprobado históricamente el edicto del César (Octavio) del empadronamiento. ¿Creéis que se le iba a ocurrir poner fecha de empadronamiento en pleno invierno cuando todos los caminos del vasto imperio estarían intransitables por el agua y la nieve?
    - Sabemos por los evangelios que un ángel sele apareció a unos pastores que guardaban el ganado. Y sabemos aciencia cierta que el ganado ovino soloduerme en el campo desdeprimavera hasta los inicios del otoño.
    Elmotivode que se celebreel 25 de diciembre es debido a un documento latino que afirmaba que la Virgen fue concebida a.d.VIII K Aprilis. Esto equivaldría al25 demarzo.Si sumamos 9 meses de embarazo,nos trasladamos al 25 de diciembre.
    No lotomen comouna ofensasino como una aclaración que es admitida por la mayoria de historiadores y eruditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que no te has leído el artículo. No afirma en ningún momento que Jesús naciera ese día, sino que explica porqué la tradición lo celebra ese día, lo cual no afirma nada. Además tu tesis sobre el tema del censo es errónea, porque un censo en la antigüedad no sé hacia durante un mes o un trimestre, tardaba cerca de cinco años, por lo que daba totalmente lo mismo que estuvieran los caminos nevados o no.
      En lo de los pastores te doy la razón. Los evangelios no hablan mucho de clima, pero si hace frío en algún pasaje si lo dicen (como cuando Juan y Pedro se acercan a la hoguera cuando Jesús está ante el Sanedrin, que el evangelista dice que "hacía frío"), y es cierto que el ganado ovino duerme al raso en temporada cálida.

      Pero lo importante es que Dios se hizo hombre, ¡demosle gracias por ello!

      Eliminar
  4. --- ¿Creéis que se le iba a ocurrir poner fecha de empadronamiento en pleno invierno cuando todos los caminos del vasto imperio estarían intransitables por el agua y la nieve?

    El desarrollo de un censo en un país como España o Chile tarda unos tres meses, se necesitan miles de agentes censales y es caro (27 mil millones de pesetas costó el censo español de 2001).

    En la época del Imperio, evidentemente se debía de realizar quizás durante el transcurso de unos dos años o más, según las festividades del lugar, el estado del tiempo, la situación económica y militar, la dispersión de viviendas, la seguridad y transitabilidad de los caminos, las epidemias, la situación fiscal del territorio, el número de agentes y recursos censales...

    Posiblemente, José y María debieron de enterarse a través de algún tipo de edicto o notificación puesta en la sinagoga (los obispados colaboraban en la elaboración de los primeros censos españoles del siglo XVIII).

    El momento en que se hizo el empadronamiento se sitúa en una época de paz y prosperidad en todos los territorios del Imperio, con el sistema viario modernizado: la Paz de Augusto.



    --- Sabemos por los evangelios que un ángel se le apareció a unos pastores que guardaban el ganado. Y sabemos a ciencia cierta que el ganado ovino solo duerme en el campo desde primavera hasta los inicios del otoño.

    Nadie sabe cómo fue el clima en el mes de diciembre del nacimiento de Jesús en el área de Belén: ¿nevó? ¿llovió? ¿clareó?

    En www.rtve.es/eltiempo/localidades/belen/80850.html, informa del tiempo meteorológico en Belén, Palestina:

    - Domingo, 30 diciembre 2012
    Previsión para la mañana: intervalos nuvosos; temp. máx. 14º, mín. 6º
    Previsión para la tarde/noche: intervalos nuvosos; máx 14º, mín. 6º

    - Previsión para los próximos días:
    Lunes 31 diciembre 2012: despejado
    Martes 1 enero 2013: intervalos nuvosos
    Miércoles 2 enero 2013: despejado
    Jueves 3 enero 2013: intervalos nuvosos
    Viernes 4 enero 2013: despejado

    ResponderEliminar
  5. DE DÍA: JOSÉ Y MARÍA EN CABALGADURA

    En cuanto a José y María, quizás debieron ir en cabalgaduras de mulos o borricos, quizás con un día seco, con cielos despejados y con el típico sol y los vientos invernales.

    Quizás los pastos ya estaban resecos y escasamente crecidos por el frio invernal palestino. Quizás las ovejas y otros animales rebuscan las pocas, escasamente crecidas y resecas hierbas del campo.

    DE TARDE: UN BUEY Y LA MULA DE JOSÉ Y MARÍA

    En la cueva, posiblemente sólo hubiera un buey, y el mulo fuera el mismo que transportaba a María. Por lógica, no podía haber un buey y una mula en el pesebre, ya que la mula que debían de traer José y María hubiese implicado un buey y dos mulas, más José y María y luego, el niño. Demasiadas personas y animales para una cueva o establo: a los dos iniciales (buey y mula), se hubiesen sumado otra mula con José y María y posteriormente el niño.

    DE NOCHE: LOS PASTORES Y LAS OVEJAS

    Si establecemos la hipótesis de que en el día del nacimiento de Jesús (25 de diciembre) el cielo estaba sereno y despejado en Palestina tanto durante el día como por la noche, entonces podían verse las estrellas en el cielo y si había luna, y sobretodo llena, entonces ésta iluminaba los campos, las casas y los caminos.

    Los pastores quizás debían de ser numerosos para estar reunidos todos juntos, con el fin de pasar la noche para protegerse de ladrones y lobos y resguardarse del frío y de las inclemencias del campo abierto. Los pastores duermen en un recinto y las ovejas en un cercado. Puede ser que los pastores fueran de todas las edades, hasta que hubiesen rabadanes (niños aprendiendo el oficio de pastor).

    BUEY, MULA, OVEJAS, CAMELLOS Y DROMEDARIOS

    Por lo tanto, se incorporan al belén el mulo (cabalgadura), el buey (animal de tiro) y las ovejas (rebaño) con los pastores, además de la caravana de camellos y dromedarios (animales de trasporte, montados o con carga) de los reyes magos. Estaban, pues, todos tipo de animales con sus funciones básicas.

    Aunque pudieron haber más, dado que en una cueva donde estaba el buey, quizás hubiera pequeñas serpientes, reptiles, roedores, ¿murciélagos?... pero son un tipo de animal de carácter más vil o impuro.

    ¿LUNA LLENA EL 25 DE DICIEMBRE DEL AÑO 8 A.C.?

    Según he podido ver en eclipse.gsfc.nasa.gov/phase/phasecat.html, hubo luna llena el 25 de diciembre del año -8 a.C., si lo interpreto bien el calendario de efemérides.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, Jordi, pero tal y como muestra el artículo de Dom Gregori María el 25 de diciembre es una fecha escogida después a fin de contrarrestar otras fechas. Si siguiera el calendario judío, tal y como tu propones, no sería así, iría cambiando cada año igual que la Semana Santa. Si Jesús hubiera nacido en hanuka, los evangelios lo dirían, igual que dicen que muere la semana de Pesah. Las tradiciones del día de nacimiento de Juan Bautista, de la Encarnación... son solsticios y equinocios cristianizados. Y pasa lo mismo con Navidad.
      A mi personalmente me da igual que día naciera Jesús, lo importante es que se hizo hombre para salvarnos y eso es lo que a mi me trae la navidad.
      Sobre tu teoría de buey y mula y clima considero que no es correcta. Si los pastores están al raso es que no era invierno. Y yo personalmente considero lo que hace poco me comentaron, si hubiera animales en la cueva, es de lógica que José y María no habrían puesto al niño en el pesebre, porque gustaría de comer a los animales o, peor aún, podrían morder al niño.
      Pero vuelvo a decir, no son los detalles lo que importa, sino el hecho. Igual que no importa el año (que nunca podremos saber) no debemos estar mirando esos detalles sin importancia, sino mirando si nuestro corazón está preparado para recibirle.

      Eliminar
    2. Las primeras comunidades cristianas fueron en oriente, y allí todavía celebran el 6 de enero como la epifania, que para los orientales es más importante que la Navidad, (de hecho celebran ese dia la Navidad). Si el 25 de diciembre fuera la fecha exacta, en Oriente, que recibió antes el evangelio y más cerca de los judíos lo celebrarian ese día, ¿no?

      Eliminar
  6. En respuesta a los anónimos de 09:47 y 09:53:


    La tradición nos da las siguientes fechas:


    25 SEPTIEMBRE. Concepción de San Juan Bautista dentro del matrimonio del sacerdote Zacarías e Isabel.

    Según Shemaryahu Talmon, en "The Calendar Reckoning of the Sect from the Judean Desert", parece ser que la segunda vez del turno de Abías a que pertenecía el sacerdote Zacarías tuvo lugar en los últimos diez días de septiembre, entre el 20 y el 30.

    25 MARZO. Anunciación a María: "al sexto mes [de la concepción de San Juan Bautista] envió Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret".

    25 JUNIO. Natividad de San Juan Bautista.

    25 DICIEMBRE. Nacimiento de Jesús o Navidad.



    SOLSTICIOS: NACIMIENTO DE JESÚS Y JUAN BAUTISTA

    Que Juan y Jesús nacieran aproximadamente en los dos respectivos solsticios no tiene nada de extraño, porque Dios es Señor de la Creación: suyos son los cielos y la tierra.

    Además, según el Evangelio de San Juan, San Juan Bautista vino para dar testimonio de la Luz, y Jesús era la Luz.

    Según la wikipedia:

    Los solsticios son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente. Astronómicamente, los solsticios son los momentos en los que el Sol alcanza la máxima declinación norte (+23º 27’) o sur (−23º 27’) con respecto al ecuador terrestre.

    En el solsticio de verano del hemisferio Norte el Sol alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Cáncer y en el solsticio de invierno alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Capricornio. Ocurre dos veces por año: el 20 o el 21 de junio y el 21 o el 22 de diciembre de cada año.

    En otro sitio se dice que SOLSTICIO viene del latín SOLSTITIUM, sol parado, sol quieto.


    EQUINOCCIO: CONCEPCIÓN DE JESÚS Y JUAN BAUTISTA

    También en wikipedia se dice que se denomina equinoccio al momento del año en que el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre, donde alcanza el cenit. El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste entonces coinciden. La palabra equinoccio proviene del latín aequinoctium y significa «noche igual».

    Ocurre dos veces por año: el 20 o 21 de marzo y el 22 o 23 de septiembre de cada año,3 épocas en que los dos polos de la Tierra se encuentran a igual distancia del Sol, cayendo la luz solar por igual en ambos hemisferios.

    Es decir, que aproximadamente:

    EQUINOCCIO DE MARZO: Anunciación a María y concepción de Jesús; celebración de la Pascua.

    EQUINOCCIO DE SEPTIEMBRE: concepción de San Juan Bautista.


    CALENDARIO HEBREO, JULIANO Y GREGORIANO

    El tema de las fechas deben de adecuarse con los tipos de calendario: el hebreo, el juliano y el gregoriano. Quizás el calendario juliano es el que más se ajusta a las fechas reales de la natividad de Juan y Jesús y de la Pascua.

    ResponderEliminar
  7. Si la Encarnación de Jesús en el seno virginal de María, fue por obra del Espíritu Santo. ¿por qué el nacimiento virginal del Hijo de Dios de la Virgen María no pudo ser igualmente, obra del Espíritu Santo? Si es así, aún en la pobreza de un pesebre, ¿no cuidaria el El mismo Espíritu Santo de darle el calor necesario, para no tener frío?

    Aparte, como dice alguno de los comentaristas, lo importante no es la fecha, sino que se dignase asumir nuestra naturaleza humana para redimirnos del pecado y darnos la dignidad de hijos de Dios.

    ResponderEliminar
  8. Los censos romanos son históricos. Están registrados y pueden consultarse. Trataban de conocer la distribución de la población. No tiene sentido desplazarse al lugar de nacimiento a no ser que se vieran obligados a cumplir con Miqueas. Un proceso sobrenatural, como la concepción de María y la de Jesús en María implica que tampoco el resto de los procesos tienen que acomodarse a las leyes de la naturaleza y computar nueve meses tampoco tiene sentido. Sorprende que la realeza davídica proviene de José no cumpliéndose tampoco en esto las leyes naturales. Desciende, a través de José, de David, milagrosamente, sin la guarnición cromosómica del padre putativo. La Fe es un obsequio, razonable, de la razón. Si el se usa el razonamiento se pierde el encanto de lo numinoso.

    ResponderEliminar
  9. Nuestro Señor nació el 25 de Casleu (Kislev), en el calendario judío.

    ResponderEliminar