lunes, 19 de noviembre de 2012

La sistaquización de Armand Puig

Como les dije en uno de mis últimos artículos, el cardenal Martínez Sistach regresó del Sínodo de los Obispos con la posible promoción episcopal del actual Decano de la Facultad de Teología, el Dr. Armand Puig Tàrrech, bien encaminada. El nombramiento de Monseñor Salinas como obispo de Mallorca y la consiguiente vacante de la sede de Tortosa, han vuelto a acrecentar los rumores acerca de un traslado de Taltavull a dicha diócesis y la designación de Puig como sustituto. Incluso se ha publicado una filtración que sitúa a este último nada menos que como coadjutor con derecho a sucesión. 

Lo único cierto que se puede afirmar es que el biblista tarraconense es actualmente "la nineta dels ulls" de Sistach, habiendo desplazado a un amortizado Turull y que nuestro cardenal está removiendo Roma con Santiago (en este caso, Roma con Madrid), para conseguir el primer nombramiento de un obispo con su espaldarazo. A pesar de los veinticinco años que lleva Sistach de prelado y a pesar de su púrpura cardenalicia, hasta el momento no ha conseguido que la Congregación para los Obispos le hiciese caso en una sola de sus recomendaciones. Su antecesor el cardenal Carles consiguió designar a los seis auxiliares que él quería (con desigual acierto) y además influyó decisivamente en las promociones de Casanova, Cortés y Piris. Sáiz Meneses consiguió el auxiliar que solicitó expresamente y auspició a Pardo como obispo de Gerona. Incluso un Traserra, con escasas relaciones romanas, logró que su sucesor fuera el Novell que pretendía a toda costa. Sistach no pudo conseguir ni el auxiliar por el que aspiraba, habiéndose de conformar con un Taltavull, cuya designación se aceleró a raíz de la inesperada muerte del obispo Carrera.

Pero en estos años el crédito de Sistach en Roma ha ido en aumento e incluso, en estos momentos, se le tiene como la personificación de la sensatez ante la inquietud vaticana respecto al proceso soberanista de Artur Mas. 

Otra pieza clave en este juego de ajedrez es el cardenal Cañizares, cuya amistad cultiva con esmero nuestro arzobispo y que se está convirtiendo en el muñidor de alguno de los últimos nombramientos episcopales. Singularmente, la promoción de Salinas a Mallorca debe apuntarse en el haber del prelado valenciano, que no sólo es paisano del hasta ahora obispo de Tortosa, sino colega del mismo en su especialidad de catequesis. 

http://www.germinansgerminabit.org/ultimos2012/sistacharmandpuig.jpgA todo esto a Armand Puig no sólo se le está poniendo semblante de obispo, sino que, en una curiosa simbiosis, está adquiriendo un rictus sistaquiano. Observen las dos fotografías que presiden el artículo: la misma posición de los dedos índices, idéntica boca semiabierta, similar pose de advertencia, un mimetismo en la forma de enarcar las cejas. Que nadie piense que se trata de una simple coincidencia fotográfica; si oyen hablar a Armand Puig observarán que ha adquirido sus mismas características: ese estilo planer tan de Sistach; esa Església con la segunda e exageradamente abierta; la adaptación de las mismas coletillas (ese etcètera, etcètera, con el que acaba sus frases) e incluso aquella tendencia tan propia del cardenal de ser fuerte con los débiles y débil con los poderosos. Tendencia esta última que propició la rebelión del claustro de la Facultad de Teología al oponerse a su reelección como decano, que sólo consiguió tras decisión dedocrática del Gran Canciller. Otro rasgo común es su posición centrista, tanto en política eclesial como en el terreno del nacionalismo. Dos moderados posibilistas con marcada tendencia al pasteleo. 

Hasta ahora Sistach y Puig no tenían otro nexo de unión que haberse conocido en la diócesis de Tarragona. Sistach es canonista y Puig biblista. Este último con más prestigio y muchas más obras publicadas. Sistach mucho más dado a la burocracia y Puig a la investigación. Eso sí, ambos con escasa dedicación pastoral, aunque en responsabilidades parroquiales también Puig gana por goleada a nuestro cardenal. Sin embargo, entre los dos se ha dado una relevante fase de fusión. Debe ser un peculiar proceso de empatía, merced al cual Puig, que departe muy a menudo con el arzobispo, ha venido asimilando sus modos y maneras, hasta adquirir proporciones de simetría, que a estas alturas parecen difíciles de cortar, como si de un proceso de hipnosis se tratara.

Sería curioso contemplarlos como auxiliado y auxiliar (no digamos como coadjutor con derecho a sucesión), en el que probablemente no distinguiríamos a Armand Sistach de Lluis Puig. Un par de obispos clónicos. La máxima ilusión de nuestro cardenal. Su última oportunidad: no sólo designar un obispo, sino designar a su alter ego.

Esta semana tiene la ocasión pintiparada para redoblar su influencia. Desde el lunes está en Madrid en la Plenaria de la CEE y el sábado estará en Roma en el Consistorio de cardenales. Una nueva ocasión para hablar con unos y otros, para medir las reales posibilidades de Armand Puig, siempre bajo el amparo del gran elector Cañizares o del mentor del biblista, el cardenal Ravasi. Pero no son estos quienes han de inclinar verdaderamente la balanza, sólo coadyuvan en sus propósitos. Sistach se ha aplicado con diligencia en conocer los pasillos vaticanos. Sabe que ha llegado el momento: ahora o nunca. Sacarse a Taltavull de encima, con el que jamás ha congeniado y situar a Armand Puig a su vera. Y si fuera como coadjutor y dirigir su sucesión: ¡miel sobre hijuelas! El que ríe el último, ríe mejor.

Oriolt

9 comentarios:

  1. "Dos moderados posibilistas con marcada tendencia al pasteleo". Así es. Os felicito por la definición, amigos.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Oriolt, me parece muy bien toda la semblanza que hace de un poblible nuesvo Arzobispo para nuestra Diócesis. Espermos que el Espíritu Santo ilumine a los que tengan que decidir que pastor nos conviene más y nosotros como fieles a encomendarle a nuestra Patrona, la Virgen de la Merced, que como buena Madre, sabrá lo que más nos conviene en esos tiempos en que parece que buena parte de la sociedad quiera prescindir de Dios en su quehacer diario.

    ResponderEliminar
  3. Pues se ha conseguido la rareza de la acción a distancia cuántica o la paradoja de Schrodinger (gato vivo y muerto a la vez): una pareja de fotones de alta energía, Sistach-ψ y Armand-ζ, entrelazados con resonancia paramagnética y eletrónica, polarizados vertical y horizontalmente a la vez con una espeluznante acción a distancia: partículas idénticas con los mismos estados mecanocuánticos transferidos.

    Felicidades, GG, por este descubrimiento fantástico y maravilloso de la teletransportación cuántica, digno de premio Nobel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Germinans no ha descubierto nada. Este rumor ha salido hace ya algunos días en otras webs. Es noticia vieja la que da hoy Oriolt. Él, con tal de hablar del Arzobispo, ya tiene bastante. Otros medios se le han adelantado. Ya ve, Sr. Jordi, noticias viejas...

      Eliminar
    2. Germinans habló de este tema hace quince días, antes que nadie, lo de hoy es una ampliación del tema a partir de lo que ha aparecido estos días en la prensa, posteriormente al escrito de Germinans.

      Eliminar
    3. Jordi, ¿Cómo has conseguido insertar los caracteres especiales en alfabeto español? Me encuentro a menudo con este problema, sobre todo cuando quiero escribir citas en griego y en árabe.

      Eliminar
  4. Por favor un poco de visión sobrenatural no nos vendria de más a todos.
    Dios y la Iglesia proveeran como no podia ser de otro modo de un pastor diocesano según lo que haga falta en este momento, y en las circunstancias presentes y actuales.
    No tengo la menor duda de ello.
    Viva la Iglesia católica, apostólica y romana.
    Comunión, Conversión, y Obediencia al Papa y a sus colaboradores encargados de escoger, designar y nombrar al nuevo obispo diocesano de Barcelona.
    Más oración, más humildad, y más obediencia a la sede de Pedro.

    ResponderEliminar
  5. Por que tienen que enviar al Obispo Taltavull a ninguna diocesis.Hay que aplicar aquello de que no quieras para los demás lo que no quieres para ti.Que mal han hecho esas diocesis para merecer un Obispo que oculta los signos de su dignidad ante los poderosos de éste mundo.(periodistas y compañia).

    ResponderEliminar
  6. Jamás he sido seminarista ni he tenido la menor vocación por ello, pero sí estudié algunas asignaturas de Teología mientras estudiaba Derecho y Filosofía. Puig era entonces el que daba Introdución al Nuevo Testamento y corría el rumor de que había hecho la tesis en francés para no hacerla en castellano... Con esos antecedentes no se puede esperar nada bueno de él...

    ResponderEliminar