miércoles, 5 de septiembre de 2012

VIVES VERSUS MENESES o… el papel del nacionalismo en las candidaturas episcopales

Edificio del obispado de Terrassa, 2010
Sistach nunca hubiera trepado tanto sino fuera por una parte como resultado de la mentalidad burócrata infiltrada en la Iglesia, que hay que desterrar, y por otra parte como resultado de la acción, intervención y presiones del nacionalismo catalán de CiU en la vida diocesana dando fuerza eclesial a los progresistas. 

Ahora bien, aunque muchos se emperren en negarlo, somos también muchos los que opinamos que existe también un nacionalismo español(ista) que le interesa presentar una determinada composición de lugar de lo que pasa en la vida interna de la Iglesia en nuestra tierra. 

Un modesto ejemplo está en la cantidad de comentarios que recibe nuestra web cuando hay un tema donde aparece por medio el nacionalismo, en relación a otros artículos donde ni se vislumbra esta dimensión.

Un antiabortista independentista seria mirado con recelo (nunca se le invitaría) en según que círculos auto-etiquetados como católicos en Madrid (la 13TV, Intereconomía…), los mismo medios de debate donde se deja espacio a nacionalistas españoles (estos que no existen, dicen) que son abortistas como el partido Ciutadans . Si antes era mejor una España roja que rota, ahora parece que es mejor una de laicista que rota. Esto es un doble rasero del tamaño de la torre central que tiene que erigirse en la Sagrada Familia. Muchas veces parece que se tiene más tirria a la Forcades o a la Caram por catalanistas que por las tonterías teológicas o eclesiológicas que explicitan. Tengo que darle la razón en este tema al comentarista Jordi Morrós. 

La dimensión nacionalista impregna aún demasiado la vida de la Iglesia Católica en España/Cataluña, otra cara de los graves problemas históricos del laicado militante (y una parte de los sacerdotes) que les hace enfangarse en temas que necesitan de un elevado discernimiento de lo que es y que no es fundamental desde el punto de vista de la Fe. La independencia de Cataluña es un tema que no afecta al dogma y a la moral católicas, de la misma manera que el tema de la forma republicana o monárquica a adoptar por un país. Parece que para algunos la unidad del Estado esté por encima de la Santísima Trinidad, y solo hay que ver lo histéricos que se ponen cuando se toca este tema. No encuentro en muchos sectores conservadores eclesiales españoles antiprogresistas (nuestros “amigos”) aquella serenidad de análisis y respeto por aquello que es opinable desde el punto de vista católico. Por el contrario veo la misma impronta y ofuscación nacionalista y de jerarquía de valores que se nota en el nacionalprogresismo catalán. Un cojo que critica a otro cojo. 

En mi estricta opinión personal si hay quien ve en Vives a un candidato sensible al nacionalismo catalanista, también sucede lo mismo con Meneses pero en sentido contrario, es decir, lo ven afines a sus postulados españolistas. Habría que estudiar si los dos entran o no en el juego, si se dejan querer o no, si ya les va bien el papel que se les quiere adjudicar, si se les ve con ganas de escalar jugando las cartas de los respectivos nacionalistas ante sus respectivos públicos o no. Observemos si existe estrategia, si existen movimientos, viajes y contactos personales por su parte y todo ello nos dará la respuesta. Y si no es así, entonces rectificamos.

Como hemos dicho, para que todo esto sea o fuera posible se hace necesario el plantear, construir, un determinado escenario de la realidad eclesial barcelonesa y por extensión catalana. Esto se observa en la simplificación de argumentos, minusvalorando la importancia del drama de la ambigüedad del catolicismo en Cataluña en lo que respecta a la fidelidad a la doctrina de la Iglesia y sobrevalorando los aspectos nacionalistas.

Lo mismo sucede en sentido contrario con, por ejemplo, la escasa sensibilidad lingüística en muchas parroquias hacia las comunidades que en Cataluña tienen el castellano como lengua doméstica. Un sudamericano devoto y coherente es un feligrés de tercera ante un católico “autóctono” progre de moral laxa en muchas parroquias del área metropolitana de Barcelona. O con el interesado acercamiento al nacionalismo político catalanista de muchas plataformas y personajillos progre eclesiales barceloneses que buscan el apoyo externo que la realidad eclesial interna les niega, consiguiendo una representatividad hipertrofiada (los Llisterris, Fundació Joan Maragall etc…). 

Un servidor que tiene por demasiado putrefacta buena parte de la vida interior de la Iglesia en Barcelona (salvando honrosas y silenciosas excepciones) no consigue ver que aportaría, al saneamiento espiritual de la diócesis, un obispo cocinado por los que creen que todo el problema proviene del nacionalismo catalán. Nunciatura debe, y lo hemos dicho mil veces, penetrarse de la realidad catalana para poder discernir mejor. Si Mons. Rey de Fréjus-Toulon nos dijo en Manresa que el primer año se lo pasó pateándose e imbuyéndose de la geografía, la historia, la economía, las costumbres etc… de la diócesis donde fue enviado, para poder saber cuales eran las necesidades espirituales de las almas que le habían sido confiadas, ¿puede desde un despacho a 600 km de Barcelona ventilarse satisfactoriamente la sucesión de Sistach?

La maquinaria burocrática eclesial que ha explicado que un sujeto como Sistach pueda haber llegado hasta donde ha llegado nos ahoga especialmente en Barcelona. Y puede ser catastrófica otra vez, si no se remedia. Esperemos que el cardenal Ouellet, por analogía con su Quebec natal, comprenda la situación.

Quinto Sertorius Crescens

42 comentarios:

  1. Estupendo artículo, Quinto. Ciertamente, tanto Vives como Meneses van de guays, cada uno por su lado, lo cual describes muy bien. Pero con una diferencia... Sólo uno de ellos tiene la morfología de Brutus, el hijo que le salió rana a Julio César.

    ResponderEliminar
  2. La polémica nacionalismo-Iglesia va a durar mucho tiempo porque así ha sido libremente escogido por muchos fieles y consagrados, tanto del uno como del otro lado. Es, por ahora, imposible de disociar, ambos van juntos.

    Aunque catalanista, veo con horror el independentismo. Obcecado en la idolátrica separación como única solución a todos los males, sin contenido alguno de tipo ético ni de modelo económico y social.

    Empecinado en el irreal monolingüísmo, sectario en el análisis de la realidad, cerrando espacios a los que no son de su movimiento, ignorante de la globalización, de los requerimientos de Europa y de las múltiples relaciones que debería de tener con España a través de tratados internacionales.

    Pésimo gestor del presupuesto público, donde el tripartito ha doblado la deuda pública y Mas la ha aumentado el 50%, mal empresario de la enseñanza pública, con una decepcionante calidad escolar y universitaria, y fatal organizador de la vida administrativa, con múltiples niveles administrativos y organismos duplicados.

    Con una ética y moral públicas anticatólicas favorecedoras del laicismo, el aborto, la eutanasia, el modelo familiar y matrimonial... y manipulador a su conveniencia de la memoria histórica.

    Además, en la Iglesia, está fuertemente asociado el nacionalismo independentista con el catolicismo reformista en forma progresista, a saber por qué...

    Mi sensación es que el colapso económico de España y Cataluña, ésta sí ya reducida a bono basura, es síntoma del colapso ético multinivel a que se ha llegado en el gobierno y la sociedad.

    Y es cierto, desde Madrid nada saben de la realidad catalana, pero por otra parte, Cataluña está instalada en la irrealidad, poque ¿cuál es la relevancia teológica y eclesial de Cataluña en el mundo? ni una, irrelevancia casi total.

    En mi opinión, sólo hay solución con una conversión general ante los pecados colectivos del pueblo y del gobierno, y sólo la veo cuando se llegue a un estado de prostración comunitaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento decir que el análisis de Huguet es certero y que la situación actual es esta. Se debe a la falta de un proyecto común por parte de todos los independentistas. Es algo que rechazan, porque les duele reconocerlo. Me responderán de mil maneras, pero han de hacer un poco de reflexión y darse cuenta de que no hay un futuro perfilado, fuera de la política lingüística y un primer momento de la económica.
      Así las cosas, la precipitación por conseguir la independencia cuanto antes se ha convertido en una lucha desesperada e irreflexiva, que no puede tener nunca resultados debido a la inmadurez de los planes.
      En lo tangente a la profesión de fe, no hay unanimidad sobre si Cataluña será laicista, atea, cristiana o plenamente indiferente. Vaya usted a preguntar a CIU, a ERC o al separata de la calle. ¿De verdad se puede alegar que el independentismo sea una vía de consecución de algo para la Iglesia Católica? En estas circunstancias, no. Todo lo contrario.

      Eliminar
  3. Excelente y acertado retrato.
    Miren la Iglesia a lo suyo (doctrina, predicación, pastoral, liturgia, salvación de las almas, apostolado, evangelización,...)
    Y los nacionalismos catalan y españolista cuanto más lejos de la Iglesia mejor para ella, y para los fieles y los pastores.
    A Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar.

    ResponderEliminar
  4. Radio Germinans interpreta para ustedes la canción "Siempre me dices lo mismo" Vives, Meneses, Sistach, los progres... los grandes protagonistas dde casi cada día. Qué obsesión!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues apliquese el cuento. Porque la canción suya si que es repetitiva, pesada y cansina.

      Eliminar
  5. Afirma usted:"La independencia de Cataluña es un tema que no afecta al dogma y a la moral católicas,". A mí siempre me enseñaron que el amor y la defensa de la patria tiene que ver con el cuarto mandamiento y así lo han manifestado Papas, pensadores católicos e incluso santos de la Iglesia.
    Por otro lado el hecho de ser antiabortista no es ninguna garantía de ser católico. La repulsa al asesinato de un nonato es ley natural. Por lo que la cuestión no es si hay antiabortistas independentistas, las preguntas son:
    -¿hay independentistas que recen el Rosario?
    -¿conoce independentistas que se confiesen a menudo y comulguen a diario?
    -¿sabe de independentistas que hagan ejercicios espirituales?
    -¿tiene constancia de independentistas que reciban dirección espiritual?
    -en definitiva, ¿podría presentarme un independentista que sea católico y viva consecuentemente?
    Yo creo humildemente que la respuesta a esas preguntas es no. En el fondo, se quiera reconocer o no, en el ADN del independentismo están conceptos e ideas cuya base es el marxismo. Y eso acaba afectando al pensamiento y la forma de vivir. No es lícito confundir lo que nos gustaría (que hubiese un independentismo verdaderamente católico) con la realidad (la imposibilidad de conciliar las dos doctrinas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Don Eñe, no sé que Papas habrá consultado usted, pero desde luego los de la Iglesia Católica se guardaran muy mucho de mezclar los mandamientos de la ley de Dios, inmutables y perfectos, con algo tan mutante como las patrias. Otra cosa es que en España somos más chulos que un ocho y nos pensamos que la Patria Española es sacrosanta y eterna... Ilusos.

      Eliminar
    2. Soy el anónimo de las 9.27 y su comentario ilustra perfectamente lo que yo he querido definir como abuso. Parece que algunos de ustedes son incapaces de bajar a la arena y discutir en igualdad de condiciones con su adversario. Pretenden presentarse bajo el palio de lo sagrado, de tal manera que sus adversarios sean automáticamente los adversarios de Dios. ¿Así que Dios es firme partidario de la unidad de España? Ya puestos, nos podría aclarar si también Dios es partidario del estado autonómico actual, si le parece bien el régimen fiscal de Navarra y País Vasco, etc.

      En este caso, la Iglesia tendría que ampliar su catecismo para el caso de España y los españoles. Y en formulaciones ex catedra, bajo pena de excomunión.

      Todas las preguntas que usted hace se las podrían hacer con los mismos resultados a belgas, franceses, holandeses, o a madrileños después del Concilio bajo el pontificado de Tarancón o a muchas personas de otras diócesis que se ven reflejadas en las denuncias que hace Germinans de las diocesis catalanas.

      Qué sabrá usted del ADN del nacionalismo catalán. Por no saber no sabe que es justamente lo contrario de lo que usted dice: el ADN del catalanismo es ECLESIÁSTICO. El nacionalismo catalán es hijo de la Iglesia, un producto suyo, probablemente un hijo que no debería haber tenido, un hijo que se le ha ido de las manos y ya no sabe de dónde procede. Decir que el ADN del indepentismo catalán es marxista es un disparate histórico. Como lo sería afirmarlo del vasco que nace del más rancio y xenófobo tradicionalismo.

      Repase usted, estudie, antes de afirmar de manera tan grandilocuente. Busque quién fue Torras i Bages, busque quién fue, qué pensaba y cómo murió Carrasco i Formiguera, qué le traduzcan algun poema religioso del devoto y catalanista Joan Maragall, infórmese sobre el firme compromiso catalanista del próximo beato Gaudí. Indague también sobre la base sociológica de los miembros de Esquerra Republicana de Catalunya de los años 30. En el caso de Euskadi consiga los textos de Sabino Arana para comprender qué es lo que hay detrás de las proclamas socialistoides de los abertzales.

      Y ojo, a español usted no me gana. Si por mi fuera instauraba mañana en España (democráticamente) un estado como el francés.

      Eliminar
    3. ¡Qué de animaladas!
      Empezando por su final: si usted desea instalar un estado jacobino tipo Francia, usted de Español o de catalán, tiene lo que yo de chino: NADA.

      Si usted conociese y amase a su patria, sabría que en España (también Cataluña) lo que siempre se ha defendido en cuanto a la estructuración del Estado, es el FORALISMO y por tanto, un estado bastante descentralizado y opuesto al fruto de la Francia revolucionaria.
      Y su afirmación de que el nacionalismo catalanismo es fruto eclesial... supongo que usted confunde el tradicionalismo y el amor a la Patria (que puede perfectamente ser Cataluña, sin excluir España), con el nacionalismo y para no extenderme, decirle que ese es el problema, querido amigo: el nacionalismo en sí, sea español o catalanista. Y la solución el patriotismo... sea catalán o español.

      Aquí se lo explican genialmente: http://www.cruzdesanandres.org/argumentario.php?id=459

      Eliminar
    4. La valoración que hace don Eñe de la condición religiosa de las personas, en función de si son separatistas o no, me parece algo absolutamente fuera de lugar y desde luego la más despreciable forma de hacer Iglesia.
      También me gustaria conocer la opinión de Germinans sobre estas manifestaciones, si es posible. Es simplemente para clarificar un poco.

      Eliminar
    5. Como ya se ha comentado anteriormente GERMINANS no tiene una opinión única por lo que se refiere a planteamientos políticos o a las cuestiones nacionalistas. Todo lo contrario entre los miembros de Germinans hay posiciones bien diversas y podríamos decir contradictorias, pero esa no es la guerra de Germinans, aunque cada miembro de Germinans está en su derecho de expresar su opinión, lo mismo en cuanto a los comentaristas.

      Lo que sí que nos molesta a los miembros de Germinans es que obispos, sacerdotes o religiosos/as, hagan públicamente sus manifestaciones políticas o nacionalistas del tipo que sean. Como muy bien ha dicho el Sr. Cardenal, y aquí le aplaudimos, la Iglesia está para sumar y no para dividir.

      Otra cosa distinta es lo que sucedió en paises como Polonia o Croacia, donde la Iglesia se puso al lado de la independencia respecto a la Unión Soviética y a Yugoslavia. Allí el 99% de la población estaba de acuerdo, no aquí en Cataluña o el Pais Vasco o en el Quebec donde la división es muy clara y no hay ni de lo lejos unanimidad entre la población, por lo que la Iglesia no puede decantarse por ninguno de los lados en disputa, porque fomentaría la división

      Eliminar
  6. Excel·lent article, després del desafortunat article d'Oriolt (que darrerament està molt pesat amb la qüestió nacionmalista), ja tocava recordar que el que importa és la fe, el dogma i la doctrina!

    ResponderEliminar
  7. Felicito "rabiosamente" el artículo de hoy. De verdad, lo necesitaba. Llevo varios días dandoos la lata con este tema en los comentarios.

    Voy a omitir mi relación con la Iglesia, pero si diré que un servidor es catalán, no nacionalista y partidario de la supresíón del estado autonómico. Pero jamás en la vida se me ocurriría ir a las sagradas escrituras o a textos magisteriales para justificar mi posición respecto al modelo de estado. Y esto, como bien desarrolla el artículo, hay quien lo hace, tanto desde el flanco español como desde el catalán. ¡Y es un abuso!

    ¡El tema nacionalista en Cataluña lo impregna todo! Ni siquiera la sangrante crisis económica y social que vivimos es capaz de desbancar en la opinión pública el debate identitario. El tema nacional es como un parásito que se nutre de todo lo que pilla. A mí me han llegado a negar la firma en ciertas causas porque el impreso estaba en castellano aunque estuvieran a favor de la causa. Tambien de la Iglesia se nutre este parásito.

    Por favor, no lo permitais en esta web, que siempre ha sido aire fresco. Si entrais en el trapo de este debate, sereis uno más. ¡Dios mío! el nacionalismo lo infecta todo en esta tierra: el deporte, la economía, la ciencia, las humanidades y lamentablemente también la religión.

    Hay tantos espacios para "partirse la cara" por este tema, desde una postura y la otra, que sería una pena que un espacio tan genuino y auténtico como éste se dejara llevar por la tendencia dominante y se apostara en uno de los dos frentes.

    Me encantaría conocer a algún católico "conservador", tradicionalista, ortodoxo o como quieran llamarle, que además fuera independentista radical. ¿Los hay? Los tienen que haber.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se debe separar nacionalismo e independentismo, uno tiene que ver con la nación y otro con el estado. Un estado se crea y se deshace en 24 h. Una nación es otra cosa: siglos de convivencia y creación de cultura y lazos comunes, etc,etc.
      Todas las personas en mayor o menor medida somos nacionalistas, es por esto que profundamente creo que la Iglesia en cataluña debe de tener (sin servidumbres) cierta sensibilidad nacionalista.

      Eliminar
    2. De acuerdo, pero para todos. Para los que consideran que su nación es Cataluña y para los que consideran que es España y también, sensibilidad para aquellos fieles inmigrantes de otros países como los de latinoamérica, de Filipinas o del este de Europa.

      Eliminar
  8. Nos llevaremos una sorpresa en el nombramiento del próximo arzobispo de Barcelona. Agradable para unos y , y para otros muy desagradable.

    ResponderEliminar
  9. Para Don Eñe: se sorprendería de la cantidad de personas de la Obra que son netamente independentistas. Sólo como ejemplo. Hay más, muchos más.

    Por cierto, dudo mucho que el amor a la patria –la defensa no aparece en ninguna encíclica de ningún papa– tenga algo que ver con el cuarto mandamiento. Querrá decir el quinto.

    ResponderEliminar
  10. Aleluya!!!! Por fin un poco de aire fresco después de tantos artículos de madrileñismo rancio. Os felicito, veo que aún sois " independientes" y católicos de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué es eso de "madrileñismo"? ¿Un insulto? ¿Quién ha mencionado a Madrid en este blog en algún momento, y mucho menos para zaherir a Cataluña? Entiendo, además, que lo de "rancio" refuerza el sentido peyorativo de "madrileño". Sepa que su comentario es indigno de un católico, como parece proclamarse usted. Y usted de independiente tiene lo que yo de budista. Los "católicos" como usted sobran.

      Eliminar
  11. Por favor, no confundaMOS nacionalismo con patriotismo.

    No me gusta ningún nacionalismo y me encantan todos los patriotismos. de facto,soy patriota catalán y español. No podría amar profundamente a España, si no amase antes a Cataluña.

    Conozcamos de verdad la historia de Cataluña (Corona de Aragón) y la de España (laS EspañaS) y las amaremos a ambas. Los nacionalistas catalanes (y españoles) necesitan enfrentarse a todo lo que históricamente ha unido Cataluña a España y con todo lo que hace a Cataluña diferente al resto de los pueblos de España, porque el patriotismo, cuyo mismo nombre hace referencia a nuestros padres (comunes), es un amor atemporal y un reconocimiento a lo que somos y hemos sido. No niega a nadie y menos al que es cercano, porque a todos nos une lo que hemos compartido: fe, cultura, historia, alegrías y sufrimientos.
    Y eso es lo que hace grande a España, que es la cuna compartida de muy diversos pueblos. Y no solo peninsulares.

    El problema no es Cataluña, ni es España. Tampoco lo es el patriotismo español o el catalán... el problema es la mezquindad de cualquier pensamiento nacionalista, centralista siempre, en Madrid o en Barcelona, y sus imposiciones jacobinas y extranjerizantes, que nada tienen que ver con la catolicísima historia de Cataluña y del resto de los pueblos de España.

    Es lógico que Cataluña no desee un estado jacobita y ateo y es lógico que cualquier español conocedor de su historia, desee que España no se desintegre... ¿La solución?:
    Conocer nuestra historia y volver a nuestra raíces y tradiciones, que desde el respeto y el amor mutuo, permiten la diversidad y el enriquecimiento general que esta aportan nuestras diferencias al conjunto.
    Esto sí es catalán,... esto sí es dignamente español... esto sí es cristiano ¿No creen?
    http://www.cruzdesanandres.org/argumentario.php?id=459

    ResponderEliminar
  12. En mi anterior comentario adjunté esta dirección http://www.cruzdesanandres.org/argumentario.php?id=459 , perteneciente a un estupendo artículo sobre el tema, pero no la han publicado, supongo que por despiste. Así que la vuelvo a poner al alcance de todos los lectores: http://www.cruzdesanandres.org/argumentario.php?id=459

    ResponderEliminar
  13. "La dimensión nacionalista impregna aún demasiado la vida de la Iglesia Católica en España/Cataluña."

    Y siempre lo impregnará. Por ejemplo, Jesús tuvo entre a sus discípulos a un zelote, nacionalista judío exacerbado. Además, el reciente atentado terrorista soberanista quebequés, un país rico y estable, demuestra que el tema es virulento ya per se.

    El independentismo catalán tiene el problema de no saber articular las grandes pero imposibles millonarias manifestaciones con la correspondiente representación política parlamentaria.

    Esto demuestra que se expresa, de un lado, un malestar por la situación de crisis, y de otro, una afirmación de la propia catalanidad frente al poder de Madríd, pero que no acaba de dar forma a la reivindicación principal, el Estado independiente. Son, por tanto, manifestaciones frustrantes.

    El independentismo, además de no dar el paso final, parece imbuido de un espíritu utópico irreal ("la independencia solucionará todos los problemas"), lo que le impide analizar los recientes grandes desastres socio-económicos de Cataluña hechas por catalanes, en donde se demuestra una verdadera mala planificación económica y social general de la Generalidad:

    EDUCACIÓN: desigualdad educativa; abandono escolar; alumnos con insuficientes competencia básicas; poca graducación en secundaria; escaso peso de la formación profesional; precariedad en la formación continua de adultos; muchos jóvenes que ni trabajan ni estudian; universidad que no es de excelencia, escasas becas;

    TRABAJO: sobrecualificación laboral (trabajos por debajo de la calificación académica); rigidez del mercado laboral; escasa flexibilidad; elevado coste salarial; administración lenta e ineficaz; jóvenes con dificultades en iniciar la carrera profesional; alto nivel de paro; fracaso del sistema de ocupación público.

    EMPRESA: quiebra del sistema general de pagos y cobros: sin trabajos, sin cobros, sin crédito, sin nóminas, sin impuestos; retraso de decenios en la implantación del modelo alemán de formación dual, el único con éxito, que da contrato laboral de formación y aprendizaje que garantiza estudios reglados con horas de trabajo remuneradas; apuros de las pymes de alta competitividad, productividad y tecnología; reducida productividad; falta de innovación; elevados impuestos y reducida financiación.

    ADMINISTRACIÓN: existe un proyecto fracasado de país, pues durante 24 años, Pujol creó una administración mastodóntica a imagen de un Estado, durante 6 años, el tripartito duplicó la deuda autonómica, y durante Mas, ésta ha crecido un 50% y no funciona su “friendly business”; existe una sobredimensionada administración identitaria, formada por la normalización y la radio-televisión; hay un entramado de empresas públicas deficitarias.

    BIENESTAR: aunque se tiene un excelente sistema hospitalario, falla el sistema ambulatorio y los cuidados sobre los trastornados mentales y los dependientes; muchos servicios, tratamientos y medicamentos médicos y sociales aún son de pago íntegro y los públicos son mediocres.

    ResponderEliminar
  14. El anónimo de las 11'01 es TAAAN español, que quiere ponernos a todos a ser franceses. (Y él también).
    Vivir para ver.

    ResponderEliminar
  15. Eftrén:
    ¿Por qué no lo haces al revés?
    Quiero decir, propaganda de germinans en ACSA. ¿Vale, guapo?

    ResponderEliminar
  16. Queridos amigos de Germinans,permitidme que os diga que estoy EMPACHADO de nacionalismos,independentismos,progresismos.
    Ya se que para hablar de Dios con VIVES no vale podré hablar con el de CIU si gana o pierde las eleciones,hablar de Dios con SOLER o Porqesarseueres tampoco se me ocurriria,hablaria de la estelada para riba o para abajo,con la Argentina dominica tampoco se me ocurriria hablar de Dios,antes hablaria con la portera de mi casa que es una mujer sencilla y humilde pero de ROSARIO diario.Ya conocemos a toda la pandilla con la que es inutil hablar de Dios ,por que ellos están en otras cosas.
    Lo que si me gustaria es que nos dijeseis donde están en Cataluña los hombres de Dios ,donde poder ir a hablar ,pedir consejo,confesarse,guia espiritual,eso es lo que necesitamos.
    Tambien saber en que parroquia o grupo religioso puedes ir a hablar de Dios,sin temor a que te suelten un mitin politico,o una asambleabat sindical.Puesto a pedir ,me gustaría sacar temas a debate sobre los sacramentos,catecismo,en fin cosas que nos ayuden en nuestra vida espiritual,por que con los tiempos en los que vivimos y los que parece que van a venir,creedme que los necesitamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta web no sólo se denuncian las cosas incorrectas desde dentro de la Iglesia, sino que se muestran ejemplos de parroquias, sacerdotes y religiosos ejemplares.

      Nosotros les llamamos "germinantes" aunque ese término no quiere decir que tengan nada que ver con Germinans, algunos incluso son claros detractores de nuestra web, pero a nosotros eso no nos importa, lo importante es que sean hombres de Dios, que se ayude espiritualmente a la gente, que se sea acogedor con todos, que se sigan las normas correctas de la celebración de los sacramentos y la liturgica y que se predique lo que dice y manda la Iglesia.

      Nuestro experto en el tema es Oriolt que se dedica precisamente a eso, a ir por las parroquias y ver lo que en ellas se cuece. Él es el autor en su momento de varias listas de "parroquias germinantes" y de vez en cuando dedica algún artículo a alguna de ellas.

      Le sugiero que esté muy atento a nuestra web o que vaya tirando para atrás hasta llegar a nuestros orígenes y encontrará mucha información sobre el tema.

      Eliminar
  17. Muy bien, ya sé por dónde van los tiros siguiendo una viejísima y torticera táctica: como de Vives no se puede negar lo que es, y hay miles de testimonios escritos y en vídeos de su concepción nacionalista catalana de la Iglesia, se coge al candidato que tiene más posibilidades de "aguarles la fiesta" a los vivistas y se le acusa de lo mismo, pero al revés. Así queda neutralizado y se contenta a todos: ni uno ni otro. Pero hay una diferencia: a Vives no se le atribuye o imputa gratuitamente algo, sino que está en las hemerotecas (basta seguir la historia de CiU);en cambio al ordinario de la diócesis de Terrassa se le adjudica una sintonía con el nacionalismo español (¿cuál? ¿el de Fraga? ¿el de Blas Piñar? ¿el del difunto Carrero? ¿el de Ramiro de Maeztu? ¿el del malévolo Rouco, que de tener tal ideario sería un eclesiástico gallego rizando el rizo? -ah!, olvidaba que basta estar en Madrid para quedar contagiado de cualquiera de ellos, aún mejor, de los cuatro a la vez-), y basta con afirmarlo, no precisa demostración. Pero resulta que yo suelo leer muchos blogs, y agradecería a quienes tienen información que me saquen del error y me remitan a ACTUACIONES o DECLARACIONES que pongan de manifiesto que Sáenz es un alter Vivis del españolismo (y, por favor, no me remitan a cuestiones de lengua, porque que un pastor de una diócesis no actúe en plan catalano-de-la-estricta-observancia y respete algo a los inmigrantes que en ella residen no es ser nacionalista español, sino eclesialmente sensato: la Iglesia tiene una doctrina sobre la forma en que se ha de practicar la acogida a los hermanos, y por eso tiene en muchísimos países una pastoral de inmigrantes, a quienes se incorpora despacio y con cariño, no de hoz y coz para que sean convidados de piedra durante la liturgia).

    ResponderEliminar
  18. Salvo en la afirmacion de putrefaccion generalizada de la Iglesia barcelonesa, creo que el articulo resulta bastante certero y el tenor de algunos comentarios que ha suscitado no hace sino confirmarlo.

    ResponderEliminar
  19. Xavier Sala Martin ha publicado en La Vanguardia de principios de septiembre un artículo titulado "La marca España es una lacra para Cataluña", donde expone un excelente análisis económico de Cataluña, pero con una valoración discutible.

    Si Cataluña es inviable con la actual España, no se pregunta por qué ni Ciu ni el tripartito, en 33 años, no ha hecho nada para paliar los supuestos males que describe.

    Y además, no se pregunta si quien también es inviable es la actual clase política catalana, electa por el pueblo catalán.

    ¿De veras se cree que la inviabilidad sólo tiene su origen en España?

    ResponderEliminar
  20. Publio Cornelio Escipión6 de septiembre de 2012, 19:34

    Estimados amigos,

    Aunque siempre queda bien la posición equidistante, en ocasiones resulta injusta. Equiparar la defensa de España con el rabioso nacionalismo catalán es un error grave de bulto. El nacionalismo catalán es ya todo y sin excepción (quizás,y digo sólo quizás, cabría sacar al Unió) esencialista (aborrece cualquier realidad que no encaja en su plantilla ideal), excluyente (aparta a quienes no encajan en su ideal), idólatra (el amor a la Nació se acaba anteponiendo al amor a Dios, basta ver los resultados que el nacionalismo ha producido en Cataluña y el País Vasco) y totalitario (en el sentido de que persigue el uso del castellano y no admite acuerdo alguno con quienes tienen posiciones contrarias: la independencia es por definición la negación del pacto con quienes aman la nación española). En cambio, el defender España, en el actual marcon constitucional (no sé si a esto se lo puede llamar nacionalismo, creo que no, pues es una realidad histórica consolidada), no es ni esencialista (pues admite la pluralidad -por ejemplo las lenguas cooficiales), ni excluyente (pues admite la descentralización adminsitrativa y política), ni idólatra (pues el amor a España no excluye el amor a Dios, como lo demuestra sobradamente la historia al lado de la Iglesia), ni totalitario (pues no niega los derechos y libertades de quienes puedan tener otras sensibilidades). Por alguna razón, que ya notó JP II y B XVI, la crisis del catolicismo conlleva la crisis de España: el catolicismo reside en la misma esencia de España, de modo que, si éste falla, falla España. Creo que esta es la razón por la que los nazionalistas se han fabricado en nazionalprogresismo como religión. Por tanto, no me parece correcto equiparar ambas identidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...el amor a España no excluye el amor a Dios, como lo demuestra sobradamente la historia al lado de la Iglesia..."

      Si, efectivamente tiene razón, concretamente 40 años de dictadura fascista nacional-catolica nos lo demostraron.

      "...el catolicismo reside en la misma esencia de España, de modo que, si éste falla, falla España."

      Vaya, sólo le falta invocar un nuevo caudillo salvador que nos vuelva a poner en el recto camino. Supongo que también pensará que Dios está con los "patriotas" como usted. Qué miedo...

      "En cambio, el defender España, en el actual marcon constitucional (no sé si a esto se lo puede llamar nacionalismo, creo que no, pues es una realidad histórica consolidada)"
      Vaya, ahora resulta que la definición de nacionalismo/patriotismo depende de si hablamos de una "realidad histórica consolidada". Claro, y supongo que Cataluña lo es no ? Y quién lo decide ? Dios mismo ?

      Por lo demás, el comentario resume en pocas líneas la idea de fondo que subyace en el "nonacionalismo": Envolverse en la bandera española es legítimo, porque es "patriotismo" bueno, saludable, necesario y encima católico. Dios está con todos los buenos patriotas españoles.

      En cambio envolverse en la "senyera" es "nacionalismo excluyente", malo, perverso, y anticatólico. Dios no está con ellos. Al infierno.

      Me parece absolutamente increíble que no se tenga reparo en repartir carnets de fe católica según la identificación con determinadas patrias o naciones. No creo que Dios estuviese demasiado de acuerdo.

      Eliminar
    2. Sr. Publio Cornelio Escipión: si Ud esta hablando de religión equipara la Religión Católica que practica a posiciones similares a las que el extremismo Islámico situa al Islam. Si me está hablando de politica, sostiene ud. una posición cercana al fascimo responsable, justo es decirlo, con el bando republicano , de UN MILLON de muertos en España. Absolutamente despreciable todo su alegato. Soy seguidor de Germinans y de amigos nada de nada.

      Eliminar
    3. Publio Cornelio Escipion7 de septiembre de 2012, 23:45

      Notese que he dicho "en el actual marco constitucional", que reconoce ampliamente los derechos y libertades fundamentales en un estado de derecho. Asi que por favor abstengase de ventear el franquismo, la historia de España es mucho mas antigua que la de los 40 años de ese regimen.

      Para ver el fondo totalitario del nazionalismo identitario y excluyente que padecemos, basta con ver la prohibicion y persecucion que padecen quienes quieren usar oeducar en castellano asus hijos en Cataluña.

      Encuanto a lo retirar la amistad, a esto ya estoy acostumbrado, basta con cuestionar algun dogma nazionalista para convertirse en enemigo publico numuro uno de la tribu.

      Eliminar
  21. Que en Cataluña haya muchos "españolistas", para entendernos, que tiendan también hacia el "tradicionalismo" o la ortodoxia católica, no es ningún problema. Incluso si en sus oraciones tiene cabida la preocupación por la patria, me parece perfecto.

    El problema está cuando se fuerza el cuerpo de doctrina de la Iglesia para incluir dogmas patrios, un determinado sentimiento patrio, una determinada concepción del Estado, una determinada lectura de la Historia de España.

    En el polo opuesto, nos encontramos a los católicos "progres" catalanes haciendo lo mismo: bendiciendo la independencia de Cataluña o el pacto fiscal o el estatuto, etc. Así como una determinada visión de la Historia.

    Creo que sacerdotes, obispos y laicos en puestos de responsabilidad en la Iglesia tienen que reservarse sus opiniones en esta materia para su ámbito privado. Ni las catequesis, ni los sermones, ni las cartas pastorales, etc. son el ámbito adecuado para expresar esas opiniones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto al catalanismo, humildemente, pienso que si España desde hace ya mucho tiempo se perdió y no acaba de encontrarse a sí misma, hasta cierto punto es normal que los catalanes también intenten conocer su identidad "¿quien soy yo?". Ya que el hecho de ser españoles no les ayuda a hallarse a sí mismos ni como españoles, ni como catalanes. Aquí la cuestión reside en la opción personal que cada catalán quiera llevar a cabo para hacer posible un encuentro lo más pleno posible de aquello que es España y de aquello que es Cataluña.
      ¿Queremos emprender la búsqueda de lo perdido juntos o pensamos que es mejor hacerlo por separado? y ¿si lo hacemos por separado, llegaremos a configurar nuestra respectivas identidades de forma adecuada y óptima desde la separación y la ausencia? Yo, humildemente, pienso que no. Creo que es mejor que apostemos por lo que casi es una utopía, me refiero en concreto a que luchemos y nos esforcemos desde la forma más solidaria y creativa posible para redimir nuestra historia y emprender un nuevo camino juntos con mucha más fe en nuestro destino y en que esta tarea, casi imposible, vale la pena llevarla a la práctica, en la medida de lo posible con la mejor intención, por parte de todos, de recuperación. Para ser, así, lo que deberíamos de haber sido, para ser lo que quizás todavía, con la ayuda de Dios, podemos llegar a ser.

      Eliminar
  22. No he podido estar presente en el momento de la polémica. Lamento profundamente el escaso nivel intelectual del artículo. Hablar de histerismo cuando se defiende una postura que sólo es aberrante en la imaginación del autor, pues no aporta pruebas, produce inmensa tristeza en quienes queríamos que Germinans se destacara no sólo por cierta alergia a determinados comportamientos eclesiásticos, sino también por el pulso intelectual.

    En alguna ocasión he calificado el nacionalismo eclesiástico catalán como de objetivamente perverso. Lo he calificado porque defiende, apelando a principios identitarios, comportamientos objetivamente inmorales como la negación del derecho natural de los padres a la educación de los hijos. No hay obispo catalán ni institución (Escola Cristiana) que haya levantado la voz contra semejante atentado contra la persona.

    Es objetivamente perverso, hinc et nunca, porque en su Estatut o compendio de principios identitarios, reconoce el aborto libre. Un Estatut bendecido expressis verbis por Vives o el abad de Montserrat.

    Cuando vuelva a salir el tema, que volverá, aduciré más argumentos de hasta qué punto es perverso el nacionalismo catalán de hoy.

    Sirva para cerrar una penosa anécdota. El domingo asistía a Misa en un convento de monjas de los aledaños de Barcelona. El cura, que fue docente de teología moral en San Paciano, nos deseó una "feliÇ diada nacional catalana". Se me cayó el alma a los pies. Antes era un deseo de paz lo que concluía el Santo Sacrificio. Alguien a mi lado susurró "Heil, Hitler", quizá en un compendio de ese perverso comportamiento y empanada mental de los curas de san Paciano, Montserrat, etcétera. Cuánta incultura teológica, Señor.

    ResponderEliminar
  23. Claro... Quebec está más cerca que 600 kilómetros...

    ResponderEliminar
  24. El problema está podrido desde que Prat de la Riba pronunció esta frase: "la religión catalanista tiene por Dios la Patria".

    No se pueden servir a dos señores porque se adorará a uno y se aborrecerá al otro. El problema del nacionalismo secesionista en Cataluña con respecto a la religión católica es fácil de ver en las estadísticas: ¿Cual es la región española más descristianizada?. Si, Cataluña.

    Y mañana (ya hoy) es la fiesta nacional (¿nacional?. ¿Desde cuando es fiesta nacional el final de la guerra de sucesión a la corona española?) de cataluña. Como hace buen tiempo, feliz día de playa (bueno, en la montaña parece que van a haber tormentas... Cuidado con los rayos)

    ResponderEliminar
  25. La idea de fondo del artículo es correcta. Se puede ser católico e independentista, aunque no deja de ser llamativo que mucha gente de la Obra sea independentista (cuando su fundador impartió ejercicios espirituales al Caudillo). El problema es que los obispos catalanes por culpa del independentismo miran a otro lado en vez de cuidar a su grey: permiten la canallesca discriminación en las escuelas a los castellano-parlantes, que no se impartan misas en castellano, etc. Luego está la comparación de María Santísima con la persecución del pueblo catalán (hallazgo del obispo de Solsona), que es de risa. Un obispo no puede insultar a los que se sienten españoles, no son los perseguidores en la Cataluña del clan Pujol, Prenafeta and company, sino, en todo caso, los perseguidos.

    ResponderEliminar
  26. Spain is the Cross and the Roman Empire. El orden de los factores no altera el producto. Sorry por si no incluyo otras "sensibilidades" pero es la "leche que hemos mamado". No creo que haya muchas objecciones a eso (serias, claro). Que en futuro se quiere cambiar: puede ser la Senyera + Red Cross + Moto Cross = ??? Quien sabe?. La cueva de Ali-Babba?. El oasis catalán?. La República Islámica de Cataluñistán?. Wait and see.

    ResponderEliminar
  27. El tema desde luego es de actualidad. Llevo días intentando dejar mi opinión pero hasta hoy no he tenido la oportunidad y me he perdido el "momentum" pero ahí va.
    Quinto se ha equivocado de siglo. Su comentario podría tener cierto sentido al principio del periodo democrático, desde luego no ahora, desde mi punto de vista.
    ¿Qué es ser sensible hoy al nacionalismo catalanista? Algo muy diferente a lo que podía haber sido hace 30 años, ya que la evolución de la autonomía catalana ha sido tal, que hoy un nacionalista es independentista, sencillamente porque solo le quedan dos pasos más en su andadura política, el pacto fiscal y a continuación la independencia. No hay más.
    ¿Qué implicaciones morales tiene esta postura actualmente? Sencillamente el defender la fractura social de la población de Cataluña, abocándola a un conflicto interior del que tenemos buenos antecedentes en el País Vasco, con riesgo que se desate una persecución violenta a los no nacionalistas. Adicionalmente el conflicto con el resto de España está servido, o ¿es que alguien espera que no tenga consecuencias una fractura de España?
    Por lo tanto considero moralmente reprobable la defensa de la posición nacionalista en la sociedad catalana actual, que está dividida en dos bloques.
    En lugar de disfrutar de los altísimos niveles de autonomía actuales y gobernar adecuadamente por el bien de los ciudadanos, tanto los catalanistas como los no catalanistas, la posición nacionalista continua hacia el conflicto abierto, en detrimento de una parte muy importante de la población, que en los últimos 30 años es la única que ha cedido en sus postulados, aceptando una autonomía como fórmula de convivencia.
    ¿Qué es ser españolista hoy en Cataluña? Defender de forma constructiva una convivencia que acepta posturas diversas. Evidentemente no era lo mismo hace 30 años, pero ahora, entre los españolistas se acepta el estado autonómico e incluso leyes y marcos nada favorables a lo que podría entenderse por españolismo. De hecho actualmente en Cataluña se celebra Sant Jordi, y el 11 de septiembre como fiestas de relevancia social y de claro contenido catalanista. No hay ninguna celebración "españolista" excepto cuando gana la selección española de futbol, que es la excusa que los que nos sentimos españoles en Cataluña tenemos para ondear nuestra bandera. La situación desde mi punto de vista está bastante descompensada tanto en la sociedad en general como en la Iglesia, por lo que la sospecha de españolismo del estupendo obispo José Ángel Sainz Meneses resulta una broma de mal gusto en el contexto descrito.
    Cambiando de tercio, Quinto tiene bastante ojeriza a la cadena privada Intereconomía, y posiblemente alguna critica sea acertada. En cualquier caso pecata minuta con una TV3 que pagamos todos y que "se caga en la puta España" y difunde frecuentemente mensajes anticristianos.

    Me resulta especialmente triste la ceguera de los que hacen el juego a aquellos que no trabajan por el bien común sino por alcanzar el poder a cualquier precio.

    Dios os bendiga

    ResponderEliminar