jueves, 14 de septiembre de 2017

La pederastia al servicio de la destrucción de la Iglesia

La pederastia consentida y amparada tanto tiempo por las altas jerarquías eclesiásticas (obispos, cardenales y superiores de órdenes religiosas) ha sido la palanca que ha puesto en manos de esos mismos consentidores una herramienta letal para tener subyugados a sus subordinados sin la menor traba jurídica. Es a esos prevaricadores confederados, a los que la Iglesia ha premiado su escandalosa conducta concediéndoles un poder que ya tuvieron los obispos cuando eran señores feudales, y que para sí quisieran los regímenes totalitarios de hoy.
¿Dónde está el problema? Está ocurriendo en la Iglesia lo mismo que ocurre en todo el mundo: el terrorismo está siendo la causa perfecta (¡o el pretexto pluscuamperfecto!) para tener cada vez más controlada política y policialmente a la población. La seguridad lo requiere. ¡Ya ves qué sencillo! Así que lo primero que consiguen los terroristas (cada vez son más los que creen que éste no es objetivo de terroristas, sino del Nuevo Orden Mundial) es que nuestro Estado sea cada vez más totalitario a fuerza de recortes de la libertad (siempre consentidos y celebrados por todos los políticos y por todos los medios) y a base de tener controlados a los antaño ciudadanos en todo y por todo.
Es decir que el terrorismo (pretendiéndolo o no) nos empuja cada vez más decidido hacia el totalitarismo. La seguridad jurídica y el ámbito de la privacidad, ¡vaya sorpresa!, son cada vez más frágiles justo gracias al terrorismo. Por eso es tan difícil llegar al fondo de las tramas terroristas. Por eso, la praxis más frecuente es abatir a los terroristas (exceptuados los del 11-M, que se abatieron solos). Así no hay manera de que canten y aparezcan extraños “cui prodest” (“a quién beneficia”).
Pues bien, el estallido terrorista en la Iglesia fue la proliferación de la pederastia. Y no exactamente su extensión, muy grave; sino el papel decisivo de la jerarquía eclesiástica en su extensión a base de consentirla y ocultarla. No bastaban los pederastas para este enorme desaguisado: para llegar adonde se llegó, era absolutamente imprescindible el silencio cómplice de los obispos y el trabajo esforzado de ocultación de los culpables. Aún tardaremos en saber cui prodest, pero algunos van enseñando la patita.
Y es precisamente esta calamidad perpetrada por la jerarquía, la que se ha utilizado como pretexto y palanca para darles a los obispos, ¡qué casualidad!, precisamente a los máximos culpables del desastre, un poder absoluto sobre los sacerdotes; partiendo del supuesto (¡hasta parece obvio!) de que la causa de la pasividad (y a veces complicidad) de los obispos se debió a que no pudieron actuar por tener las manos atadas a causa de la justicia garantista que impone el Derecho Canónico. Así que resulta que la más alta jerarquía de la Iglesia ha entendido que eliminando las garantías procesales del sacerdote acusado, desaparecían todos los obstáculos que “impidieron” antes actuar a los obispos.  La solución, ya ven, es que ningún sacerdote pueda cuestionar la conducta del obispo, porque éste se lo puede cargar sin la menor traba jurídica ni administrativa.
De modo que con la novísima acomodación del Derecho Canónico, basta cualquier denuncia contra un sacerdote para que sin la menor garantía procesal, pueda el obispo proceder contra él. O dicho de otro modo: el obispo puede hacerse venir bien cualquier denuncia contra un sacerdote incómodo en un tema discutible -ni moral ni costumbres- para deshacerse de él. Esto es evidentemente convertir a los obispos en sátrapas y a los sacerdotes no en súbditos (que eso sería un lujo de libertad), sino en siervos del obispo: puesto que de él depende además del poder espiritual, el temporal, es decir el modus vivendi tanto “profesional” como económico del sacerdote. Gracias al terror creado en la Iglesia por la pederastia, el obispo, su máximo responsable, queda blindado para que ningún sacerdote pueda denunciar sus negligencias, sus abusos y cuando es el caso, sus crímenes. Como demasiados obispos salieron pringados, del escándalo de la pederastia, el poder eclesiástico ha decidido blindar totalmente al obispo frente a sus sacerdotes.  
Sólo en las dictaduras más extremas podemos encontrar semejante relación entre superior y súbdito. Es decir que estamos asistiendo a la liquidación de la Iglesia (sí, digo liquidación) como estructura jurídica sostenible. Porque ejemplo como ha sido de Estado de Derecho y de seguridad jurídica, se ha convertido en una formidable máquina de amedrentar y machacar súbditos. Otra cosa es que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Magister dixit.
Ésta de la inseguridad jurídica será la puntilla para destruir definitivamente a la Iglesia como estructura, no como Cuerpo de Cristo, por supuesto. Podremos seguir viendo esas mareas estremecedoras de vestimentas rojas y púrpuras, de mitras y capelos gobernando sobre la nada, sobre el terror de los curas y sobre la desolación de la Iglesia: aunque la barca de Pedro haga aguas. Ellos serán los últimos en saltar de la barca.
No olvidemos que una de las características del sacerdocio (que no ha contribuido a que fuesen siempre los mejores quienes accedieran a él) es que garantiza un modus vivendi modestísimo pero seguro. Igual que el ejército, igual que las fuerzas de seguridad, igual que el funcionariado. El eclesiástico, desde un punto de vista material, sería un cuerpo más de funcionarios que, dando por existente y operativo el tema vocacional (aunque nunca al 100%), garantiza a sus miembros una alta seguridad jurídica: el funcionario es el trabajador mejor protegido; y el de base, el peor pagado. Pero tiene en compensación de esa austeridad, un alto nivel de seguridad jurídica. Para removerlo hay que seguir unos larguísimos procedimientos que se caracterizan por la presunción de inocencia del acusado y por el sistema judicial más garantista en favor del acusado.  
¿Pero cómo queda la situación si el jefe de negociado puede deshacerse del funcionario sin mayor dificultad? ¿Quién va a querer ser esa clase de funcionario? Si la seguridad en el empleo es obviamente un factor determinante que compensa la parquedad del sueldo, ¿qué le queda al funcionario (en este caso, el “funcionario religioso”) que pierde todas las garantías jurídicas en aras de la discrecionalidad del jefe-amo de turno (emanada de su santidad, claro, que siempre se le supone)? Los funcionarios son auténticos siervos del Estado, pero a éste le cuesta Dios y ayuda deshacerse del funcionario. Ni aunque sea un delincuente, pierde el funcionario sus derechos.  
En el caso de los curas, la reforma del Derecho Canónico, que le colaron por la escuadra a Benedicto XVI, elimina la presunción de inocencia y permite condenar a una pena perpetua -expulsión del estado clerical- mediante fulminante expediente administrativo, cuyas posibles irregularidades -hay muchas- no pueden invalidar el procedimiento casi en ningún caso; y sin instancia superior a la que recurrir, pues la sentencia condenatoria la firma el mismo Papa. Se trata pues de ejecuciones sumarias dictadas por el cardenal Robespierre de la Congregación para el Clero, Beniamino Stella, de las cuales el Santo Padre firma el “enterado”.
Lo que empezaron siendo unas facultades especiales concedidas a las diócesis sin Tribunal Eclesiástico -sobre todo en países de misión-, para actuar con urgencia en los casos de pedofilia (estado de excepción), se extendió luego a toda la Iglesia y a todos los delitos graves, colocando a toda la Iglesia en Estado de Excepción. El primer paso ha sido la derogación de las disposiciones canónicas que garantizaban la presunción de inocencia del acusado. Con las nuevas resoluciones, ya no está prohibido expresamente condenar a una pena perpetua sin proceso judicial. La Iglesia puede hacerlo ya con un simple expediente administrativo. Había que cubrirse las espaldas al precio que fuese. Y éste es el precio. Manga ancha y misericordia infinita antes; y para poder presumir el episcopado de inocencia… dureza extrema y ensañamiento ahora: con la presunción de culpabilidad por delante, para todo cura acusado. La preocupación de la jerarquía no es ser fieles a la verdad, sino quedar bien ante la opinión pública siempre cambiante.
Les da lo mismo que los mayores especialistas en Derecho Canónico hayan puesto el grito en el cielo, y denunciado en revistas especializadas la arbitrariedad de la reforma y las injusticias cometidas contra clérigos calumniados. ¡Les da igual! Han expulsado por docenas de la Congregación del Clero a los oficiales discrepantes y escandalizados de la injusta praxis. Atropellos, parcialidad, desafuero, despotismo y abuso de autoridad que experimentan continuamente. Tienen la sartén del control de la guillotina en la mano y se sienten poderosos. Los obispos del mundo tienen en la Congregación un instrumento aliado de dominio para provocar pánico y sofocar cualquier resistencia clerical. Incluso un canon, el 1399, permite convertir en delito grave lo que  todavía no lo es por no estar tipificado,  en virtud de la gravedad y el escándalo que aprecie el obispo sobre cualquier conducta de un sacerdote.  Ni siquiera los comités revolucionarios de la CNT-FAI en 1936 aspiraron a tanto…
Forma parte de ese nuevo espíritu de intransigencia con la pederastia (los mismos que se distinguieron por su irresponsable relajación), la decisión de hacer pasar a todos los curas (por el simple hecho de serlo), por el registro de posibles sospechosos, para que certifique que no, que no hay antecedentes judiciales que lo incriminen de ese delito. ¿Y eso quién lo decidió? El Gobierno, encubridor también de los casos de pederastia que les afectan, creó un Registro Central de Delincuentes Sexuales (de cara a la galería, puesto que ya tiene el genérico de Antecedentes Penales)  y la Conferencia Episcopal en pleno decidió sumarse a la ola puritana que, ahora sí, capitaneaba el Estado. Pero con mucho más furor y ensañamiento… ¿Para demostrar que ellos no tenían nada que ver con la escandalera que se había armado en la Iglesia? Si son ellos, los obispos,  los que tenían que controlar el acceso de homosexuales (a ellos se deben el 90% de casos de pederastia) en los seminarios y no lo hicieron; sino que yendo exactamente contra dirección, los promocionaron. Son ellos, los obispos, los que debían velar por la conducta casta de sus seminaristas; pero vieran lo que vieran, la dieron por supuesta y se dedicaron a premiar, eso sí, la adulación y el peloteo… viniera de quien viniera.
Si con la excusa de la pedofilia eclesiástica han dinamitado el Derecho Canónico, la presunción de inocencia del clérigo acusado y pueden fabricar arbitrariamente delitos que nunca han existido, habremos de preguntarnos con Séneca una vez más: ¿Cui prodest? Y responder con él: Cui prodest scelus, is fecit, que en nuestro romance significa: “Aquel a quien aprovecha el crimen, es quien lo ha cometido”.
Gerásimo Fillat Bistuer

18 comentarios:

  1. Terrorífico lo que describe. La lucha contra la pederastia usada como excusa para aterrorizar a los sacerdotes y que cualquiera de ellos pueda ser eliminado fácilmente con una denuncia falsa. Le felicito por decir esta verdad fuera de los cánones de la estupidez obligatoria que nos imponen todos: “O dicho de otro modo: el obispo puede hacerse venir bien cualquier denuncia contra un sacerdote incómodo”

    Lo más grave es que este ataque contra la Iglesia se hace premeditadamente desde dentro de la Iglesia, si es cierto lo que dice. No debería extrañar tal hipótesis. Basta recordar la figura de Judas, tan olvidado por las autoridades eclesiásticas. La clave está en saber qué poder lo ha hecho. “la reforma del Derecho Canónico, que le colaron por la escuadra a Benedicto XVI” ¿quiénes promovieron esa reforma?

    “Aún tardaremos en saber cui prodest, pero algunos van enseñando la patita.” Creo importante conocer cualquier información al respecto.

    Parece claro que el promotor de la reforma fue el obispo Arrieta:

    02/12/2010

    “El secretario del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos ha hecho público el contenido de estas cartas para anunciar que su dicasterio prepara un borrador para modificar una parte del Código de Derecho Canónico, para endurecer las penas y aplicarlas de manera más rápida a los clérigos

    Arrieta precisa en el diario vaticano que su dicasterio enviará en las próximas semanas a sus miembros y consultores un borrador con las propuestas para reformar concretamente el libro VI del Código de Derecho Canónico, titulado «De las sanciones en la Iglesia».

    http://www.abc.es/20101202/sociedad/benedicto-pidio-1988-remover-201012021239.html

    “Juan Ignacio Arrieta Ochoa de Chinchetru (Vitoria 10 de abril de 1951) es un obispo español, que actualmente desempeña el cargo de secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos desde el 15 de febrero de 2007

    Fue ordenado sacerdote en la Prelatura del Opus Dei el 23 de agosto de 1977

    En 2013 fue elegido por el papa Franciscocoordinador de la comisión para la reforma del Instituto para las Obras de Religión, también conocido como Banco Vaticano.”

    https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Ignacio_Arrieta_Ochoa_de_Chinchetru

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo la persecución mediática de El Periódico en el caso de los abusos en los Maristas, coincidiendo con el estreno de la película Spotlight sobre abusos en la Iglesia.

      Eliminar
  2. Hay una única palabra: Corrupción. Nuestra Iglesia se corrompió, hace muchísimo tiempo, no es cosa de este nuevo pontificado. La Iglesia está corrupta. Pero exactamente tal y como dice el artículo, la iglesia como institución humana, institución de poder que no sirve al Señor, sino a sus propios intereses, a los intereses del mundo. La única y Verdadera Iglesia, es la unión de los creyentes formando el Cuerpo Místico de Cristo.
    Nuestro Señor dijo: "-Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno(de la muerte) no prevalecerán contra ella.
    Dijo que la edificaba "sobre" esa roca y no "bajo" esa roca.
    Sí, esta iglesia corrupta será destruida, porque se destruye a si misma. Estemos alegres, porque la verdadera Iglesia, el Cuerpo místico de Cristo, aunque formado por pecadores, prevalecerá. Oremos y demos gracias a Dios en su infinita Misericordia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espíritu del Concilio y los pobres: la impunidad de los herejes15 de septiembre de 2017, 11:37

      Dice Jesús que el escándalo es inevitable que exista, pero ay de los escandalosos si no se arrepienten.

      Abusos han habido antes y después del Concilio Vaticano II, pero es totalmente significativo que haya sido después de éste cuando la corrupción eclesial destruyera espiritualmente a parte del obispado, sobre todo europeo, en especial catalán, holandés y belga.

      Fue la ruptura de los dos falsos principios por los y las nuevos y nuevas herejes:

      - el espíritu del Concilio = hago lo que me da la gana

      - la opción preferencial por los pobres = si son pobres económicos y seleccionados, la cuestión social justifica mis apostasías, son mi licencia para decir herejías y quedar impune, la fama popular es mi inviolabilidad

      Eliminar
  3. La degradación jurídico-moral de la Santa Sede15 de septiembre de 2017, 1:48

    El artículo tiene razón. A Juan Pablo II le explotó la pederastia en 1990 nada menos que desde los EEUU. En un principio no hizo mucho caso, porque me consta que las acusaciones de pederastia y de amancebamiento, eran el pan nuestro de cada día con el servicio de represión comunista polaco, el SB o Służba Bezpieczeństwa, que contaba con la ayuda de los amiguitos de la Stasi y el KGB. Estos miserables del SB fueron los responsables de los casos más infaustos, la tortura y ejecución del sacerdote católico en 1984: Jerzy Popiełuszko, además de diversos crímenes execrables.

    Los pederastas, por su parte, camuflan sus prácticas amparándose en separar la mera atracción (pedofilia) que les podría llevar a poseer pornografía infantil (que es delito), y otra violar a un menor (pederastia).

    En el abanico de las parafilias con niños, hay toda una clasificación de tipos según la edad por la que se sienten atraídos:

    - bebés: neopiófilos,
    - prepúberes: hebefilia (mayoría de los casos de abusos eclesiales)
    - púberes: efebofilia

    Ver por su interés: www.elperiodico.com/es/sociedad/20170913/el-cac-denuncia-ante-fiscalia-contenidos-que-promueven-la-pederastia-6282560

    ......


    El principio de presunción de inocencia es un derecho humano que, en este caso, incluso en el caso de abusos de menores, prevalece absolutamente por encima del Derecho Canónico.

    Aunque el autor del artículo dice la verdad: el delito de abuso de menores es a su vez un demoníaco "abuso de derecho" para lanzar una falsa denuncia contra cualquier cura que se quiera sacar de en medio, tal como utilizaba el KGB, la SB y la Stasi o la Securitate.

    El Vaticano bajo Francisco ha caído lo más bajo posible, al introducir un derecho penal absolutamente antihumanitario, inicuo y contrario a los derechos humanos más elementales, lo cual coincide con la noticia de Infovaticana sobre la degradación moral y jurídica más absoluta de la Santa Sede:

    Así vivió (y sufrió) sus últimos meses el Cardenal Caffarra

    infovaticana.com/2017/09/12/cardenal-caffarra-sospechaba-las-comunicaciones-pinchadas/

    "Hace pocos meses tuve la oportunidad de visitar al Cardenal Carlo Caffarra en su apartamento de Bolonia. Ya había publicado los dubia y muchos francotiradores le identificaban ya como “enemigo del Papa”, algo que, según confesó él mismo, le hacía sufrir infinitamente: “Habría preferido que me acusaran de tener un amante homosexual que ser tildado de enemigo del Papa”...

    "Le dije que había oído que estaba siendo vigilado, que sus comunicaciones estaban intervenidas. Me dijo que lo sabía, que los cuatro cardenales que habían hecho públicas las dubia estaban siendo observados, que tenían las comunicaciones intervenidas y que poco podían hacer, más que buscar alguna forma de comunicación más segura. Era evidente que no le quitaba la paz que algun curial pudiera conocer los secretos más íntimos de sus conversaciones: Era un hombre de Dios, y era Jesucristo lo que se le caía de la boca cada vez que hablaba."

    Podemos deducir que el actual Derecho Penal Canónico es, tal como está configurado, si no se reforma, como el más injusto y contrario a los derecho humanos más elementales: deja a sus "víctimas" absolutamente desamparadas por clérigos con poder depredadores de honra, honor, prestigio y reputación moral.

    Desde hoy, cualquier acusación de abuso de menores dirigida a cualquier miembro del clero debe de ser puesta bajo sospecha como una operación negra de parte de la Ecclesia Fusca o Cuerpo Místico Satánico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una táctica de los curas pecadores mortales contra sextum es practicar la efebofilia con edades cercanas a la emancipación o mayoría de edad, con chicos vulnerables, y comprando su favor y silencio a costa del patrimonio eclesial.

      Al hacerlo a edades cercanas a la emancipación o mayoría, consiguen anular en la práctica a las investigaciones judiciales y policiales, pues por su lentitud hacen que el menor llegue a mayor y así manifieste que sus relaciones fueron falsamente cuando mayores y libres.

      Eliminar
  4. La absolución del cura Román15 de septiembre de 2017, 2:24

    Un caso totalmente injusto, al menos hasta ahora, es el famoso caso del cura Román.

    La absolución del procesado se basó en esto:

    - en la falta de prueba contra el cura Román (sí, han leído bien, no había pruebas)

    - en la falta de convicción que el testimonio de D. R. [identificado como Daniel] al aportar en su relato aspectos absolutamente inverosímiles, inconsistentes, contradictorios, vacilantes y no corroborados, con pruebas acusatorias totalmente desmontadas.

    - Además, este falso denunciante transmitió por carta los hechos al Papa Francisco y este le telefoneó para pedirle disculpas, lo cual añadió al cura Román el estigma de la acusación implícita que realizaba Francisco, quien imprudentemente, al "pedir disculpas", estaba dando por verosímil, sin juicio alguno, el absolutamente falso relato del denunciante, hundiendo más si cabe la reputación, buen nombre y fama del cura Román, lanzándole una acusación implícita e intrínseca de cura "abusador".

    ____________

    - Un principio de derecho procesal penal y administrativo, necesario para los inútiles juristas del Vaticano actual,

    NO SE PUEDE condenar a una persona si:

    a) no hay pruebas

    b) ni con móviles distintos en las versiones que dan los distintos testigos

    Además, para estos inútiles, malos e inicuos juristas y jueces vaticanos y diocesanos, ningún tribunal eclesiástico tiene las facultades jurisdiccionales (medidas cautelares, fianzas, prisión provisional) ni medios técnicos (laboratorios, forenses, técnicos, experiencia) tal como los tienen los juzgados y policías de, por ejemplo, España.

    Por tanto:

    - En materia de abusos, el Derecho Canónico es contrario a los Derechos Humanos en materia de Derecho Penal, sus resoluciones judiciales son impugnables por manifiestamente injustas y contrarias a los Derechos Humanos, y los sacerdotes víctimas pueden recibir indemnización económica por daños y perjuicios debidos a la mala administración de justicia canónica.


    Como dice realmente el articulista, incluso hoy, y aquí, cerca, "son ellos, LOS OBISPOS, los que tenían que controlar el acceso de homosexuales (A ELLOS se deben el 90% de casos de pederastia) EN LOS SEMINARIOS [y añado: después de ellos] y no lo hicieron; sino que yendo exactamente contra dirección, LOS PROMOCIONARON [y añado: los siguen ocultando y promocionando, cerca de nosotros]".

    Y como prueba, las referencias de Wikipedia:

    es.wikipedia.org/wiki/Casos_de_abuso_sexual_infantil_cometidos_por_miembros_de_la_Iglesia_cat%C3%B3lica

    O la experiencia de Marino Restrepo: en Boston, los abusos del clero se sabían por parte de todos, clero y laicos, pero hubo una política de silencio, imputable por la falta de actuación de los obispos.


    Preguntas a los obispos de la Tarraconense:

    -- Decidme, ¿en qué Evangelio Jesús dijo que los consagrados, curas y religiosos, herejes y apóstatas, y delincuentes litúrgicos, deben de continuar difundiendo sus herejías y apostasías, así como sus delitos litúrgicos, con plena y absoluta tranquilidad, cobrando su sueldo y manteniéndose en su cargo?

    -- ¿En qué Evangelio Jesús, obispos de la Tarraconense, dice que vosotros, los obispos, debéis de callar ante la difusión en la sociedad y en la misma Iglesia, de los actos morales intrinsece malum per semper et pro semper: adulterio, fornicación, anticoncepción, aborto, reproducción asistida, ideología de género, eutanasia? Decidme dónde...

    -- ¿Si no sabéis hacer vuestro trabajo, por qué aceptáis ser obispos, por qué no cesáis y cedéis el puesto a otro más competente y capacitado? ¿Quién os obliga a ser obispos?

    -- ¿Por qué no imitáis, como pide Benedicto XVI, a los cardenales arzobispos de Varsovia y Cracovia Wyzsynski y Wojtyla en su lucha contra el ateísmo radical?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Vaticano, creo, que ha llegado a lo más bajo posible.:

      - la falta de garantías jurídicas en los abusos

      - la herejía de Amoris laetitia sobre la comunión a los adúlteros

      - el hereje y cismático Lutero, inicuamente santificado como testigo del Evangelio

      - el silencio sobre Venezuela

      - el espionaje a Caffara y otros

      Francisco, contesta a los dubia ortodoxamente o cesa y deja que lo haga otro Papa.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con el Sr.Anónimo de las 11/18,sobre todo lo de Lutero,por favor,si los de TRENTO levantaran la cabeza,UFFFF!!!

      Eliminar
    3. Lo de LOS AMORES DE LETIZIA ya es rizar el rizo.Por cierto,el primero que tubo información ENCRIPTADA de dicho documento papal fue el Sr,Picazo,caso unico en España,vamos,POR ESO EMPEZO MAL!

      Eliminar
  5. Quisiera saber la opinión del Señor Picazo Salomón sobre el Pseudo-referendum del 1º de Octubre,tenemos que ir a votar o NO?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Léase la Constitución. Puede desobedecer a la Generalidad de Junqueras, Puigdemont y la CUP, son autoridades anticonstitucionales.

      Eliminar
  6. Ir a votar es quitarle el pseudo a la palabra, esto es, concederle validez, licitud y legitimidad. Aun votando "no", el independentismo estará tan contento con todos los "noes" que han dado por legal y correcta la consulta.

    ResponderEliminar
  7. A mi me gustaria saber la del sr. Valderas Gallardo.

    ResponderEliminar
  8. Si la Comunidad de Propietarios me convoca a una junta para votar si echamos a un vecino de la comunidad, ¿he de acudir a votar?

    Pues no, porque acudir a votar esa aberración es entrar en el juego y echar más leña al fuego de las discordias entre vecinos. Lo que hay que hacer para evitar daños y estupideces es oponerse con toda firmeza a esa votación tan tremendamente abusiva... y delictiva.

    ResponderEliminar
  9. Si Amoris Laetitia es herética entonces Francisco es un hereje. Por lo tanto ya no hemos de considerarlo Papa, sino antipapa. El razonamiento no deja lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  10. La sociedad occidental está siendo carcomida por el relativismo, la inteligencia débil, el razonamiento débil, la postverdad. La Iglesia que tiene como filosofía “oficial” el tomismo, está padeciendo el mismo pensamiento destructivo.

    Hay temas en que desconozco su posicionamiento, pero su defensa intelectual de la nación española llena de esperanza. Con un relativista no hay diálogo posible porque su pensamiento atiende a su emoción. Pero oír a personas como D. Antonio García Trevijano cambia la situación. El habla desde los hechos, desde la experiencia humana.
    Desde el “materialismo ateo” hace una defensa de la nación española con argumentos irrefutables. Su razonamiento es totalmente ajeno al emotivismo circundante (yo me siento, tu te sientes), y a todas las interpretaciones ideológicas que por ideológicas no se corresponden con la realidad objetiva.

    En este vídeo se habla de la cobardía de Rajoy en la sedición y de los sediciosos totalitarios. De Soros y de los medios de comunicación globalistas (Sexta, El País, Podemos, The Guardian, The Wall Street Journal) que se comportan como la voz de su amo en la sedición, de las mentiras del Cercle Català de Negocis y del comportamiento de negligencia criminal de la Generalidad en el atentado de BCN.

    https://youtu.be/OmzHWodY-k8

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Videos no aptos para relativistas:

      1. El privilegio catalán
      https://youtu.be/KejqntIbzvg

      2. Historia de un fraude
      https://youtu.be/wK8yZcxWqQ0

      Eliminar