miércoles, 2 de agosto de 2017

Segis, bloquea de facto el acceso a la capilla de los Dolores, y se va de festín a celebrarlo.

La gallina de los huevos de oro, la piedra filosofal que transforma bastos metales en preciosas gemas, aquella panacea que tantos alquimistas buscaron infructuosamente haciendo día de las noches… se encontraba en Santa María de Mataró. 

Segis, asesorado por el genio de los negocios diocesanos Ramon Batlle –el puer haeres de Matabosch-, ha provocado que el actual Ayuntamiento monte en cólera al actuar unilateralmente y capturar, para sus operaciones de Robert y las Cabras, el importe íntegro de los tiquets de entrada a la capilla de los Dolores de la basilical mataronense. Y no es de extrañar el enfado, pues la Administración Pública aportó 2/3 partes del más de medio millón que ha costado el lavado de cara; y donde se permitió todo tipo de facilidades para hacer más liviana su parte.
C:\Users\ramonreixach\Desktop\IMG_2061.JPG
Taltavull en la firma del nacimiento de la entidad pantalla
Cerrada a cal y canto, la feligresía local considera que se acaba de bloquear de facto -por horario e importe- el acceso a unos de los espacios sagrados más queridos desde hace trescientos años por los del lugar. Gracias al Segis y Batlle nunca antes la capilla, mejor conjunto del barroco catalán conservado, ha sido tan inaccesible para los locales.
La jornada del 27 de julio de las santas patronas de Mataró de este año contó con el entrañable momento de la escenificación ante la prensa de la firma mediante la cual nacía una entidad pantalla. Posaron para las cámaras el obispo invitado a presidir el Oficio de fiesta mayor Taltavull y el propio Segis. La entidad pantalla estará formada por el obispado y la parroquia (¡cuando la propiedad es solo del obispado!) y su misión será gestionar lo que se esperan pingües beneficios que, a lo vaca lechera, va a generar la célebre capilla barroca. Otro montaje ideado por Batlle de frágil legalidad.   
A la izquierda, estampa que se repartió de Las Santas en la Misa, a la derecha una propuesta para 2018
La jornada festiva dio otras perlas. Reproducimos la estampa de Les Santes Juliana y Semproniana que Segis hizo repartir a la feligresía al finalizar el Oficio de las Santas (el mismo declarado patrimonio inmaterial catalán por su parte musical). En un primer momento, algunos creyeron que se trataba de un pase para entrar a Cocoa, célebre discoteca local que ha llevado el nombre de la ciudad más allá de sus fronteras. Otros, un vale descuento de la Peluquería Vane (de Vanessa) para lavar y marcar.  
Menú del 27 de julio de 2017 del Restaurante Sangiovese (Mataró)
La estampa más bella de todas manera no fue esta. Todos a una, el clero asistente, presidido por Taltavull, fue invitado por Segis a comer al Sangiovese, restaurante con un menú el día 27 de julio… de 38’50 euros el barato y 55 euros el caro. Sin IVA y con el pan a parte.
Omella ya ha recogido muchas quejas del gobierno de estilo matón y de todo vale del párroco de las dos parroquias del Centro de la capital del Maresme. Un hombre sin criterio que solo equipara su falta de humildad a sus graves lagunas formativas, incapacidad de gestión y trato personal desagradable, prepotente, amargado y, en lo ministerial, torticero. Todo ello bañado con una heterodoxia doctrinal y una vida aseglarada que hubiera merecido, más que cargos como hizo Sistach, de alguna seria reflexión. Un personaje que incompareció a las últimas Confirmaciones en su parroquia de Santa María y que fueron oficiadas por el obispo Omella. Hasta tres excusas distintas hizo circular para escapar del peligro, que ante sus cálculos, hubiera sido encontrarse atrapado en la sacristía entre su ordinario y sus feligreses. Me las piro vampiro, pensó. Un vampiro que el día 27 de julio se puso las botas y no a lo Papa Francisco.  

Carta recibida en omnesdicamus@gmail.com el 28 de julio

6 comentarios:

  1. Que vergüenza. Y no pasa nada. Cardenal Omella, póngase serio y envíelo de retiro permanente el tiempo que quede como sacerdote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia, ya en cisma3 de agosto de 2017, 10:36

      Dentro de poco, quizás en uno o dos meses, tendremos el gran cisma mundial en la Iglesia Católica, después de más de 50 años de postconcilio y 100 años de Fátima.

      De hecho, el cisma ya está empezando ahora mismo, en este mismo día, en Colombia. La división vendrá como un ladrón para muchos. Aquí en Cataluña, en Germinans, puede ser hoy la primicia de la noticia.

      Y encima, con la secesión de Cataluña, junto con el cisma de la Iglesia: como con Jeroboam, cisma-secesión de Judá e Israel.

      Y como Francisco vendrá a principios de septiembre, puede encontrarse toda una Iglesia absolutamente dividida, de forma irreversible.

      A esta Iglesia de la orgía de la herejía parece que se le acaban los días, y aunque triunfe por un poco, acabará destruida e irrelevante. Promesa de Jesús.

      Rece, es la única arma que tenemos.

      Eliminar
    2. A ver, amable anónimo. ¿Acaso no sabe distinguir usted entre sacerdotes y sacerdotes? ¿Cómo va a imponerle nuestro bienamado Cardenal un año sabático a un sacerdote tan probo? ¿A quién molesta este sacerdote? ¿A quién? ¿Se han quejado acaso los políticos de los sermones de este sacerdote? Pues en eso estamos: aprenda a distinguir, si quiere conocer y entender a nuestro cardenal.

      Eliminar
  2. Cómo ya hoy se estrella la Iglesia de Cataluña en su propia miseria3 de agosto de 2017, 2:18

    Al nacional-progresismo, al parecer, visto el desastre incontenible e irremediable de su propio programa espiritual, ya sólo le queda recoger dinero para su propio provecho.

    Cataluña es la región con menos bodas católicas de España, más divorcios, menos hijos y más edad en casarse.

    La gran caída de bodas católicas en Cataluña parece que ocurre en el año 2000, afectando plenamente a la generación de la transición, los nacidos después de 1978: primer gran fracaso del progresismo español y nacional-progresismo catalán y barcelonés.

    Un cálculo personal no científico, viendo que parece que hoy en Cataluña sólo se da un 10% de bodas católicas, y viendo el nivel de caída, he calculado que en unos 4 ó 5 años, las bodas católicas serán absolutamente irrelevantes desde el punto de vista estadístico.

    Viendo que Omella precisamente se jubila en este período de 4 años (más dos de prórroga), junto con Pardo de Gerona (a quién se le suma la desaparición casi total de su clero).

    Pero vienen más:

    - en 8, Cristau de Tarrasa

    - en 7 años, Vives de Urgel

    - en 6 años, Cortés de Sant Feliu, y Giménez de Lérida (y el enigmático Taltavull, administrador apostólico de Mallorca)

    [- en 4, Omella y Pardo]

    - en 2 años, Jaume Pujol de Tarragona


    Todos se nos van, y dejando el nivel de bodas católicas a niveles irrelevantes, con la edad media de curas y católicos practicantes más alta de España, con la caída más grande de curas, vocaciones y practicantes de España, con el desplome de todo en todos los órdenes posibles, y además, con evidencia matemática constatable.

    Por favor, obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense: falta poco tiempo de situación de normalidad en Cataluña, espavílense, dense prisa, abandonen hoy ya toda espiritualidad y teología nacional-progresista... y no nos vengan con una nueva Iglesia basada en la participación de los laicos en los ministerios sacerdotales (viri probati, ministerios laicales, agentes pastorales) en detrimento total de los presbíteros: no, no, no, no, nunca, no es la solución.

    ResponderEliminar
  3. De pena. Todo se ha dicho sobre este presbítero, no quiero echar más leña al fuego. Si nuestros obispos silencian todo, ¿a dónde tendremos que recurrir los fieles laicos, ante tanta heterodoxia, con tantas ambiciones mundanas de quienes deben ser nuestros servidores?

    ResponderEliminar
  4. Con lo que ha luchado nuestro amigo contertulio Picazo con este tema y no a conseguido absolutamente NADA,incluso con sus contactos exclusivos en ROMA en el Santo Oficio y con el mismisimo PAPA,ya se ve que es CASO CERRADO!

    ResponderEliminar