jueves, 27 de julio de 2017

El príncipe Omella o el cardenal amigo

Ante todo perdonadme, queridos lectores, por ser algo raro. Puedo decir, por ejemplo, que jamás saldrá de mí la horterada esa de “queridos/as lectores y lectoras”, porque mi fe en el género común de toda la vida, no se ha debilitado. Supongo que si tuviese el pensamiento y la sensibilidad común, decaería vuestro interés por saber qué pienso o qué siento respecto a los asuntos de los que se ocupa Gérminans. Pues bien, he de decir que miré el sugerente reportaje de la coronación del Príncipe Omella; y como tengo algo de estrabismo, me pareció ver una de esas coronaciones de príncipes del Renacimiento. ¡Oh Maquiavelo, Maquiavelo! ¡El Príncipe! En fin, que vi todo eso tan arcaico, tan del tiempo de los señores y los plebeyos, que me dio repelús. También me lo da la Hola en la que tuve la impresión de ver el reportaje. Es que no me van los boatos y esplendores mundanos.
Y no es que sea yo de esos que andan despotricando de la grandiosidad y riqueza de la liturgia; antes al contrario, forma parte de mis rarezas el que sienta verdadero fervor por la celebración de la gloria de Dios; y es tanto mayor mi fervor, cuanto más esplendorosa es la celebración (permitidme un paréntesis al respecto: dudo mucho que la basílica de la Sagrada Familia vuelva a ser lo que ha de ser, celebración de la gloria de Dios, como lo fue en el momento en que un coro de más de mil voces, cantaba el Aleluya de Händel con acompañamiento no sé si sólo de órgano o también orquesta. Estuve ahí viviéndolo. Fue de una grandiosidad difícilmente igualable.
Y tampoco me sienta mal que algo de la gloria de Dios se les pegue a los hombres que se dedican a ella. Por eso creo que no sería un buen consejo que por ponerle freno a la vana gloria de los hombres, recortásemos la gloria de Dios. Si los hombres privilegiados que rinden gloria a Dios en medio del mayor esplendor litúrgico sienten crecer su propia gloria, sea también esto para la mayor gloria de Dios (AMDG), como rezaba el lema de los hijos de San Ignacio.

Pero eso del cardenalato, como que no persigue la gloria de Dios sino la de los hombres. No hay más que ver las fotos del reportaje y toda la literatura que se ha vertido en torno al magno acontecimiento. No tengo idea de cuáles son los méritos de los cardenales que acompañaban a Omella en el presente Consistorio; pero todos van con su currículum. ¿Y el de Omella? Omella es el cardenal amigo. Elevado al principado de la Iglesia por ser amigo del princeps príncipum. ¿Acaso necesitaba algo más en su hoja de servicios y en su currículum? El señorío funciona así. La voluntad del prínceps es la auténtica ley. Estaba cantado. (Gérminans del lunes 22 de mayo). Ahí, por más que uno escudriñe, no ve la gloria de Dios, sino la gloria de los hombres. Bien cierto: de cardenal a cardenal, no va nada. Pero de cardenal a amigo, hay un abismo que son muy pocos los que pueden salvarlo.
 
Es que el cardenalato, esa institución principesca tan mundana (¡ya ven, la púrpura, el color reservado a los príncipes!) y tan poco acorde con la sencillez evangélica, me cae fatal. Cuando veo la foto del cardenal Burke, al que admiro por su doctrina, con esa cola kilométrica, siento rubor por él y por la Iglesia. ¿Seguro que da gloria a Dios con esas vestimentas que sólo se ven en la Iglesia católica? ¿Seguro que es indispensable que los electores del Papa vistan de púrpura? Y bueno, ya fuera de toda ponderación el cardenal que anunció el último “Habemus papam”. Podrá ser un santo y sabio varón. ¿Pero de qué película lo sacaron? ¡Menuda imagen del cardenalato y de la Iglesia!
Y bueno, volviendo a nuestro reciente cardenal, he querido contemplar el retrato que ha hecho de sí mismo en la primera manifestación pública de la condición cardenalicia de nuestro arzobispo. Es un retrato proyectado por él mismo en “El Mundo”.
Pregunta delicada: “Usted fue de los pocos obispos que no acudió a la manifestación en contra de la ley del matrimonio homosexual”.
Respuesta fotográfica: “No fui, no. Asistí a la que fue en contra de la pobreza”. A eso se le llama en el argot, excusatio non petita. Buena respuesta de todos modos para los que buscan la salvación en los reality shows y en las confesiones  de sus intimidades en vivo y en directo. Inmejorable si iba dirigida a este público tan habituado a la ridiculización del matrimonio y a la denigración de la moral; pero muy preocupante para la mayoría de los católicos, que consideramos que la destrucción de la familia es una de las mayores fuentes de pobreza y sufrimiento en el mundo, y que defender la familia es una forma muy valiente de luchar contra la pobreza. De hecho, si no hubiese sido por la familia, la reciente crisis, de la que aún no acabamos de salir, hubiese sido totalmente trágica. Ahí sí que hubiese hecho tremendos estragos la pobreza.
¿Desde cuándo, intentar hacer frente a los que se han empeñado en arruinar la sagrada institución del matrimonio y de la familia es menos importante que “manifestarse en contra de la pobreza”? ¿Eso qué es? También Malthus se manifestó contra la pobreza, y lo hizo con más contundencia que nadie.
Y la respuesta acerca de la NOTA que firmó con los demás obispos de Cataluña, dice lo contrario de lo que realmente fue: un empeño por alinearse con la confrontación (querrá decir, Eminencia, que si algo se esfuerza en evitar, es la confrontación específica con los políticos). “Hacer todos los esfuerzos por no vivir en la confrontación”. El mismo perro de la colaboración, pero con otro collar. ¿Y qué pasa con la confrontación de la mitad de los catalanes con la otra mitad, y de las regiones ricas de España con las pobres? Esa NOTA no sólo no la mitiga, sino que la alimenta. Seguro que no ha caído en la cuenta de que pidiendo diálogo (santa palabra, ¿eh que sí?) se posiciona a favor de una parte. Igual que quienes piden diálogo en Venezuela son los amigos de la dictadura. Las cosas al final son lo que son. Y muy agudo el chiste del gordo.
Y sobre el derecho a decidir de los pueblos, ¡bordado! Las regiones ricas tienen todo el derecho a desprenderse de la unidad con las regiones pobres, para así ser más ricas. Y los pueblos, y los barrios, y los vecinos de la escalera. ¡Faltaría más! ¿Quién le puede discutir a cada uno el derecho a decidir? Señor Cardenal, por ese camino no llegamos demasiado lejos. Por otra parte, ni en política, ni menos en religión, tengo yo derecho a decidir en cuestiones que devienen en perjuicio de terceros. Para usted y para mí, Eminentísimo Señor Cardenal, hay algo más que el libre albedrío y el equilibrio de intereses. Hay que armonizar la Libertad con la Verdad, ¿no le parece? Y según la Verdad, están los derechos previos a la libertad que nos da la política, como el derecho a la vida, el derecho a la familia, como la libertad religiosa, como el Evangelio (¿y encima dice usted que hay que “colaborar” ayer y “no enfrentarse” hoy con los que atacan esos principios tan sagrados para nosotros?). No, Eminencia, para un cristiano, “el derecho a decidir” es una trampa para atrapar en ella los derechos de muchos otros ¡a los que no se permite decidir! Fíjese, para no ir demasiado lejos, el derecho a decidir matar a un hijo que viene enfermo. Infanticidio puro y duro. ¿Y hemos de llevarnos bien con los que reclaman el derecho a decidir esa atrocidad? Porque ese derecho y todos los que usted quiera, los definen, delimitan y administran conforme a sus intereses, esos políticos con los que no hemos de enfrentarnos de ningún modo. No, Eminencia, no. No tenemos derecho a decidir cualquier barbaridad. Y si hemos de enfrentarnos a los que defienden los abusos contra los más débiles, hemos de tener el valor de enfrentarnos, no de dialogar sobre la forma y los plazos que han de tener esos abusos. ¿No le parece, Eminencia?
Por cierto, la invocación al santo cura de Ars es muy piadosa. Pero no es comparable. Este santo sacerdote era tan consciente de sus limitaciones, que nunca hubiese aceptado que le hiciesen cardenal: a no ser que se invocase su deber de obediencia. No soy capaz de imaginarme a este santo sacerdote como protagonista del reportaje que le hicieron a usted en la cresta de la Hola.
Y en cuanto a la pregunta por el concepto de nación, aparte de que la Constitución no lo define, es ésta la que contribuye a que no esté nada claro, al incluir las “nacionalidades” como complemento equiparable a la nación (en el mismo lexema, para que como dijo Zapatero, puedan asimilarse ambos conceptos y así ser discutidos y discutibles). Eso sí que es arte política. En fin, Eminencia, buena voluntad no le falta. Si en la entrevista de “El Mundo” quiso aparecer como un hombre sencillo a pesar de su altísima dignidad, lo consiguió plenamente.
Virtelius Temerarius

22 comentarios:

  1. Excepcional!! Enhorabuena V.T.

    Ojalá que Su Eminencia tome nota, le sería de gran provecho espiritual, de hecho es un camino de conversión.

    ResponderEliminar
  2. "Es que el cardenalato, esa institución principesca tan mundana (¡ya ven, la púrpura, el color reservado a los príncipes!) y tan poco acorde con la sencillez evangélica, me cae fatal. Cuando veo la foto del cardenal Burke, al que admiro por su doctrina, con esa cola kilométrica, siento rubor por él y por la Iglesia. ¿Seguro que da gloria a Dios con esas vestimentas que sólo se ven en la Iglesia católica? ¿Seguro que es indispensable que los electores del Papa vistan de púrpura? Y bueno, ya fuera de toda ponderación el cardenal que anunció el último “Habemus papam”. Podrá ser un santo y sabio varón. ¿Pero de qué película lo sacaron? ¡Menuda imagen del cardenalato y de la Iglesia!"

    ¿Esto es ironía o qué es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si no le respode el articulista.

      Con el vestuario litúrgico se trata de honrar a Dios, recordemos la Biblia cuando establece que el sumo sacerdote se presente de manera reconocible y maravillosa. Dios le dice a Moisés: ‘Prepararás para Aarón un vestido más que adornado, que muestre mi gloria y mi majestad’, lo mismo para los sacerdotes.

      El encargado de anunciar el “habemus papam” corresponde al cardenal protodiácono, y en la elección de Bergoglio en 2013 era el cardenal Jean-Louis Tauran, que tuvo graves dificultades para hablar debido a su enfermedad de Parkinson, y que también ha deteriorado su aspecto físico.

      Eliminar
  3. "Si en la entrevista de “El Mundo” quiso aparecer como un hombre sencillo a pesar de su altísima dignidad, lo consiguió plenamente."

    No necesitamos hombres sencillos, las palabras se las lleva el viento mediático, necesitamos lo que pide el sentido común y lo que dijo Benedicto XVI:

    1. Hombres de autoridad: que apliquen las leyes canónicas y la doctrina católica

    2. Hombres que imiten a Stefan Wyszynski y Karol Wojtyla, Arzobispos-Cardenales de Varsovia y Cracovia, tanto en acción como en pensamiento, en la lucha contra el ateísmo radical de Estado

    3. Hombres que sean pastores convincentes que sepan resistir a la dictadura del espíritu del tiempo y decididamente sepan vivir con fe y determinación

    4. Hombres que vivan con la certeza profunda de que el Señor no abandona a su Iglesia, ni siquiera cuando la barca está a punto de volcarse

    ResponderEliminar
  4. No necesitamos para nada a un cardenal que se limite a ser el eco de lo que ya se oye gritar por las calles, eso es el siglo y ya nos atruena demasiado en los oídos. Todo lo contrario: La Iglesia de Barcelona necesita que ruja en contra de todos estos modismos y nos traiga la Palabra de Dios.
    Y como buen pastor, que deje el rebaño entero cuando haga falta para ir por una de sus ovejas, en lugar de darle un año sabático-misterioso.

    ResponderEliminar
  5. Rockefeller y el P. Custodio (i)28 de julio de 2017, 1:02

    El Padre Custodio ha sido una baja más de la larga guerra que tenemos los católicos contra satanás: le queda poco tiempo, lo sabe, y ahora cuenta hasta los segundos. La guerra se intensificará.

    El Padre Custodio se ha distinguido por la lucha contra los mecanismos de control demográfico de la población, que San Juan Pablo II y Benedicto XVI resumieron en la cultura de la muerte, el relativismo subjetivista y la ideología de género, y cuyos documentos excelsos son Evangelium vitae (aborto, eutanasia) y Veritatis splendor (lo intrínsecamente malo).

    Estos métodos de control de población empezaron históricamente con las leyes eugenésicas de finales del siglo XIX, pero su implantación "estatal" y planificada tuvo tres hitos importantes:


    1. En la URSS, modelo futuro de países comunistas, fue la ley del aborto de 1920


    2. Hitler es el prototipo del uso del exterminio y de la coacción coercitiva del Estado


    3. En Occidente, al margen de las esporádicas leyes eugenésicas decimonónicas, se hizo un planteamiento más demoníaco. Al ser imposible el uso de instrumentos coercitivos hitlerianos, debía ser el propio ciudadano, por sí mismo, y en especial la mujer, la que no tuviera hijos o bien tuviera los que quisiera el Estado, los ricos que dominando del mercado, para reducir el consumo de energía, materias primeras y la presión fiscal.

    Previamente hay que recordar que en 1960 se desarrolló la píldora anticonceptiva, se acelera el proceso de descolonización de Asia y África con nuevos países, y la Guerra Fría llega al culmen con Vietnam.

    Parece que todo empieza con la Carta Magna "Statement on Population from World Leaders" (1966), firmada por Rockefeller y 30 reyes y presidentes (Tito). Continuó con Conferencia Mundial de Derechos Humanos de Teherán (1968), The Report of The Commission on Population Growth and the American Future (1969, Nixon-Rockefeller), el cual fue la base de dos decisiones:

    - NSSM 200, National Security Study Memorandum 200, Informe Kissinger (1974), de Nixon y Kissinger, agente de Rockefeller, y el implemento que hizo Ford con su National Security Decision Directives NSDD 314/75.

    Finalmente, dos hitos internacionales contra el P. Custodio, de parte de Rocke:

    - Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo o Conferencia de El Cairo de 1994

    - Conferencia Mundial sobre la Mujer de Pequín de 1995

    Estas bases internacionales promocionadas por Rockefeller y otros, con abundante dinero, y con la colaboración de las puertas giratorias entre ONG internacionales, administraciones nacionales e internacionales, y el apoyo de intelectuales y los media, se realiza la implementación nacional:

    En España fueron las leyes del aborto de 1985, 2010 y 2015, la píldora del día después del 2009. El TC aún está callado.

    La homosexualidad, el otro gran anticonceptivo, primero la aprobó Pujol en Cataluña el 1998 y luego Zapatero el 2005 con el matrimonio homosexual (pero no la bigamia y poligamia, por lo del peligro demográfico musulmán).

    Finalmente, regionalmente, al P. Custodio se le ha dirigido contra él tanto el Estatuto del 2006 como su desarrollo en forma de Ley 11/2014, de 10 de octubre, para garantizar los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales y para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia.

    El P. Custodio, víctima de Rockefeller y sus secuaces en el tiempo y el espacio, y sus organismos estatales y regionales colonizados por los EEUU a su servicio, España y Cataluña, Pedro y Pablo, Rivera y Rajoy, Puigdemont y Junqueras. Agentes de los multimillonarios de los EEUU... e incomprensiblemente, parece que también en el Arzobispado de Barcelona, la Iglesia, pues también pueden haber agentes "infiltrados"... el pecado interior...

    ResponderEliminar
  6. Rockefeller y el P. Custodio (ii)28 de julio de 2017, 1:27

    El homosexualismo, como arma de destrucción masiva de la demografía de una nación, necesita de una agresiva política de superrepresentatividad de una ultraminoría (sólo un 2% de los matrimonios son del mismo sexo), con intrumentos megarepresivos estatales que le otorgen una hiperprotección injusta, dada que para la moral natural humana, la homosexualidad carece de base antropológica, biológica y psicológica, y es un intrinsece malum per se semper et pro semper.

    Por eso la acción contra el P. Custodio y luego contra el Mons. Novell con la Propuesta de resolución sobre las palabras homófobas del obispo de Solsona del parlamento del zoo (14.7.17). Hay que proteger el arma de destrucción poblacional de la homosexualidad con rabia y furia, no sea que el nuevo orden mundial se enfade...

    Y luego hay que soportar cómo la propia jerarquía omite su deber de defender la vida y la familia:

    infovaticana.com/2017/07/22/omella-se-quita-custodio-ballester

    Además, toda esta cultura de la muerte, del relativismo y de la ideología de género, que está en el Estatuto del 2006, la ley del 2014, pasará dentro de tres semanas a la constitución provisional que es la ley de desconexión, para luego consolidarse en la Constitución definitiva de la República Catalana.

    Los católicos catalanes son mediocres porque son latinos charlatanes: mucho hablar, nada leer. En Cataluña, como buen país latino moderno, no se lee, sólo parlotea bla, bla, bla, en el vació más absoluto, sin capacidad de argumentación y justificación, sólo basta ver los índices de lectura y de consumo diario de televisión.

    Todo lo que se dice aquí está al alcance de la mano, pero los católicos catalanes, en general, no leen ni siquiera la Biblia y el Catecismo, su propia creencia, no son verdaderos y auténticos latinos clásicos y cultos, versados en lecturas de su propia fe.

    Si Cataluña es el líder de consumo televisivo diario con casi 4 horas por día, lógicamente, en congruencia y coherencia, se abandona la lectura y, por tanto, el católico catalán, junto con su jerarquía y clero, regular y religioso, se convierte en:

    anodino, fútil, gris, insignificante, insípido, insulso, insustancial, nimio, soso, trivial, vulgar, adocenado, anodino, apagado, aborregado, dócil y servil a los poderes malignos del mundo... por ignorante de lo que tiene a la mano.

    Solución: más rezo, más lectura de Biblia y Catecismo, menos tele. Ir a lo básico, ser latinos clásicos, no latinos charlatanes carentes de cultura básica.

    Por cierto, este octubre se llegará a la cifra de 450.000 abortos de niños y niñas... ¿esto es democracia y catolicismo respetuosos con los derechos humanos de los más débiles? No, no.

    ResponderEliminar
  7. “La fe cristiana es motivo de escándalo para el mundo, y no puede ser suprimido si no se quiere anular el cristianismo” (BXVI, Encuentro con los católicos comprometidos en la Iglesia y la sociedad, Friburgo, 25-09-2011).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Subrayado "fe" y "escándalo". Gracias.

      Eliminar


  8. CODIGO DERECHO CANONICO, Canon 279, 1º, 2º, 3º, estudios sagrados, lecciones de pastoral y otros estudios de interés

    PRESBYTERORUM ORDINIS 19
    http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_decree_19651207_presbyterorum-ordinis_sp.html

    PASTORES DABO VOBIS 72 80
    http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_25031992_pastores-dabo-vobis.html

    DIRECTORIO PARA EL MINISTERIO Y LA VIDA DE LOS PRESBITEROS (Nueva Edición), Tiempo de descanso, 101,
    http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cclergy/documents/rc_con_cclergy_doc_20130211_direttorio-presbiteri_sp.html

    ResponderEliminar
  9. En relación con el año sabático, mejor dicho período sabático, éste es un nombre no legal sino usual (costumbre). Se pide con un año de antelación para programar la ausencia del presbítero con el resto de parroquias, y dura hasta seis meses (regular) o hasta un año (extendido), y se da principalmente para estudios. Se debe dar de acuerdo con un procedimiento administrativo canónico que acredite los hechos.

    En el caso del P. Custodio, todo parece haber sido precipitado, según deduzco yo de su nota, y se ve una correlación entre su absolución por el expediente administrativo sancionador por defender la familia y matrimonio heterosexual, según el diseño de Dios, su "apartamiento" de Hospitalet como rector, y la reprobación parlamentaria del obispo Novell (lo lgbti quiere sangre a pesar de todo, como escarmiento y amordazamiento general).

    La regulación legal canónica del período sabático, salvo error u omisión, es ésta:

    - CODIGO DERECHO CANONICO, Canon 279, 1º, 2º, 3º, estudios sagrados, lecciones de pastoral y otros estudios de interés

    - PRESBYTERORUM ORDINIS 19: métodos de evangelización y apostolado

    http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_decree_19651207_presbyterorum-ordinis_sp.html

    - PASTORES DABO VOBIS 72 y 80: dimensión intelectual, encuentros de estudios y reflexión en común

    http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_25031992_pastores-dabo-vobis.html

    - DIRECTORIO PARA EL MINISTERIO Y LA VIDA DE LOS PRESBITEROS (Nueva Edición), 101: tiempos de descanso

    http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cclergy/documents/rc_con_cclergy_doc_20130211_direttorio-presbiteri_sp.html

    ResponderEliminar
  10. Parece que no le cae simpático D. Juan José al anónimo (mejor dicho, pseudónimo) articulista. Bueno, no se puede agradar a todos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi personal entender, un obispo debe desarrollar primero su munus en orto-doxia-praxis. Luego, ha de ser paternal, exhortando, avisando, enseñando o castigando en justicia y caridad.

      Simpático, sencillo, pero sin valentía para defender la fe, veo...

      De otro lado, observo que Omella lleva 18 meses sin nada importante hecho, con una gran crisis eclesial, "indefenseando" al P. Custodio, callando sobre vida y familia, y a 4 años de cesar.

      Eliminar
    2. Preguntas e impresiones28 de julio de 2017, 16:44

      Parece que no le cae simpático D. Juan José al anónimo (mejor dicho, pseudónimo) articulista. Bueno, no se puede agradar a todos...

      Deseo plantear unas cuestiones que me parecen legítimas:


      1. Sigue el gobierno Sistach


      2. Hay nombramientos muy, muchísimamérrimamente cuestionables: director del ISCREB y exorcista


      3. La falta de defensa activa de los principios innegociables de la vida, la familia, la educación de los hijos y el bien común (la Nota nacionalista) de Benedicto XVI


      4. Falta de compromiso con la fe de los tres obispos:

      a) No se sigue a Wyszynski y Wojtyla, tanto en la producción intelectual, el activismo y el martirio en la lucha contra el ateismo práctico radical de la Generalidad, ayuntamientos y el Estado

      b) No se imita a Meisner, resistir visiblemente al espíritu de los tiempos y a que vivan y piensen la fe con determinación

      c) No se ve lucha proactiva, batalla, contra la cultura de la muerte, del relativismo y de género según Juan Pablo II y Benedicto XVI

      d) Espero aún un análisis intelectual, con programa de lucha y batalla, contra los problemas más acuciantes, importantes y urgentes de la Iglesia en Barcelona: o aborto, o herejía, o ataque de las instituciones, o falta de catequesis, o respetar la liturgia, o la cultura de la muerte...

      Y las medidas necesarias: misa, rosario, adoración, oraciones de súplica y exorcismo contra asechanzas del demonio hacia la Iglesia (Ritual exorcismo 1998, apéndice I), exorcismo magno, reparaciones, sacrificios, campañas bíblicas, catequéticas o litúrgicas...

      Algo, lo que sea...


      5. No hay una defensa de la liturgia celebrada correctamente, sin herejías ni delitos litúrgicos que la invaliden.


      6. No veo defensa de la fe y moral según la recta doctrina católica, en especial, en la ratificación de la prohibición de comulgar para los adúlteros incontinentes (1650 CIC)


      7. No los he visto por mi parroquia, a los tres obispos, aún.


      8. Una sensación de chachullo en el caso P. Custodio. He aquí lo que pienso yo del asunto, según lo publicado en Infovaticana y Germinans:

      a) Hay un acuerdo de "carpetazo, patada y zurrada"

      b) Carpetazo, porque a la Generalidad había caído en un laberinto sin salida, se le había escapado fuera de control el caso del P. Custodio, pues era un molesto mártir de la defensa de los valores católicos contra la homosexualidad

      b) Patada, porque se ha llegado a una precipitada resolución, consistente en la salida definitiva de la parroquia y del ejercicio de las funciones de sacerdote por un año, bajo la "inicua" excusa del año sabático.

      c) Zurrada, porque los LGBTI estaban furiosos al escaparse el cabeza de turco del P. Custodio, y querían sangre, pero sin que fuera un castido jurídico, bien penal o bien administrativo sancionador, pues de lo contrario se corría el peligro del crear mártires innecesarios.

      Lo mejor que han encontrado, es una reprobación parlamentaria al obispo Novell, la cual no conlleva consecuencias jurídicas y, por lo tanto, no puede ser recurrida ante los tribunales españoles y europeos, pero sí que implica una condena moral pública: el sambenito de ser homófobo, transfobo, bífobo, fofo, bobo y loqueseafobo... hasta de fobiafobia, odiar a los que odian... lo que sea pá machacarlo...

      Eliminar
  11. Grandioso y magnífico artículo sr.Temerarius como todos los suyos,por cierto,seguro que su Eminencia habrá tomado NOTA de esta extraordinaria reflexión sabiendo quien la escribe,jeje!!!

    ResponderEliminar
  12. Muy agudo el anónimo de las 12:2 ¿Cómo se ha dado cuenta de que al articulista no le cae bien D. Juan José? Es usted ciertamente agudo. Pero no ha estado igual de agudo en lo de "no se puede agradar a todos". Un obispo no está para agradar (aunque los hay, como Omella, que ponen en ello toda su alma) sino para cumplir con su deber de pastor. Seguro que usted es de los que cree que hizo muy bien sumándose a la nota soberanista, por poner un solo ejemplo de actuación que objetivemente no puede agradar a todos. Y que por más que la pinten de color de rosa, es una objetiva metedura de pata en camisa de once varas. Sobre todo porque no vemos que éste ni los otros monseñores hayan sacado notas conjuntas para abordar los gravísimos problemas de la Iglesia. ¿Cómo le parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según he podido averiguar, también en la caída del P. Custodio figura la cuestión de la División Azul.

      De acuerdo con la tesis independentista, la Constitución española de 1978 se hizo bajo las pistolas del ejército franquista.

      Se considera que la Constitución de 1978 es franquista, y por tanto, es de los de la División Azul, y por tanto, de Hitler y Mussolini, quienes bombardearon las ciudades de Cataluña.

      Es, por tanto, una línea histórica típica de la memoria histórica selectiva y unilateral: los buenos sólo son las ideologías antidemocráticas y antiderechos humanos de los marxistas (PSOE-UGT, PCE-PSUC), anarquista (CNT-FAI), revolucionaria (ERC, partidos republicanos), confesados por ellos mismos.

      Para nada se mencionan los crímenes de la II República durante la Guerra Civil, ni las graves irregularidades de fraude electoral democrático del Frente Popular durante las elecciones de febrero de 1936, y el magnicidio de Calvo Sotelo por la policía del sector de Prieto del PSOE.

      Ni tampoco se menciona el hecho de las graves matanzas de católicos, derechistas, monárquicos alfonsinos y carlistas, y por la condición socio-económica, además de los crímenes entre las mismas izquierdas (Andreu Nin del POUM, mayo de 1937).

      Ni se refieren a los crímenes de las patrullas de control de los partidos y sindicatos catalanes, ni de las checas que torturaban y asesinaban, tanto las de la primera fase, la de los partidos y sindicatos, como las de la segunda fase, la del SIM-PSUC estalinista.

      Curiosamente, también vamos hacia una independencia franquista. En efecto, se aprobará una constitución provisional, en forma de ley de desconexión y transitoriedad jurídica, mediante una aprobación antidemocrática: lectura única sin debate ni enmiendas, negando del todo los derechos a la participación democrática de las minorías.

      Y luego, la ley del referéndum establecerá que la independencia será legítima... sólo con la mayoría simple de votos válidos positivos...

      O sea, tendremos una constitución provisional no votada democráticamente, y una independencia por minoría del censo, por mayoría simple de los votantes.

      ¿Aún sigue muerto Franco? No, sigue vivo...

      Eliminar
  13. ¿Como podemos criticar a los políticos por su amiguismo a la hora de elegir los altos cargos, si la Iglesia hace lo mismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues criticando por lo que observamos y podemos deducir...

      Eliminar
  14. Al comentarista de las 16:44

    Se nos escapaba la pantomima ésa de "la reprobación parlamentaria al obispo Novell", que usted nos ha recordado. Es que ¡no nos damos cuenta! No montan pollos de éstos ni siquiera a costa del soberanismo. No reprueban a nadie en el "Parlament" por sus ideas antisoberanistas ni anticatalanistas ni antipatrióticas; y sin embargo, lo montan por las fobias ésas homologadas con las homotesis. La obsesión que llevan con eso (y no sólo en Cataluña) es de manicomio. Ahí es donde han trincado al P. Custodio y donde han ejercido su capacidad de entendimiento con el enemigo para no armar escándalo por esas cuestiones tan poco serias para la Iglesia. Pero hábiles que son, han pactado bajo la mesa: hoy por ti, mañana por mí, y Custodio al destierro. Pero que no lo parezca, porque sólo nos faltaría convertirlo en mártir.

    ResponderEliminar
  15. ARCÁNGEL MIGUEL

    ESCRIBAN TODOS EN EL BUSCADOR DEL GOOGLE ESTE ENLACE: http://2015-2016.rotary2202.org/2016/06/12/visita-institucional-al-arzobispo-de-barcelona/

    "PEDID, Y SE OS DARÁ; BUSCAD, Y HALLARÉIS; LLAMAD, Y SE OS ABRIRÁ. PORQUE TODO EL QUE PIDE, RECIBE; Y EL QUE BUSCA, HALLA; Y AL QUE LLAMA, SE LE ABRIRÁ.
    MATEO 7, 7-8

    ResponderEliminar
  16. El boato cardenalicio es excesivo. Dicen que el rojo representa la disposición al martirio, pero dada su actuación es evidente que no es el caso. La réplica de la manifa “en contra de la pobreza” es un insulto a quienes fueron.

    ResponderEliminar