miércoles, 7 de junio de 2017

Volem bisbes catalans, però per "els altres catalans"

Queremos obispos catalanes, pero para “los otros catalanes” 
 
Efectivamente, ¿por qué no? Los catalanes de primera tienen obispos exclusivamente para ellos: Los “bisbes catalans” a los que se creían con derecho. Pedían obispos que destacasen no por su piedad, sabiduría teológica o por su buen gobierno, sino por su catalanidad. La Iglesia se portó con los catalanes de verdad como una auténtica madre, concediéndoles los obispos que pedían. El 100% de los obispos, para el 35% de los catalanes. Ése era a mucho estirar hace 50 años el porcentaje de iglesia catalanista, cuando los que siguen gritando hoy, gritaban entonces: “Volem bisbes catalans!”
Pero como eran los primogénitos, los hijos preferidos de la iglesia catalana, no pensó entonces Roma que los segundones merecieran tener obispos que les comprendieran, que compartieran con ellos tantas pasiones del alma distintas de las pasiones opuestas de los catalanes “de verdad”. No sólo eso, sino que el 100% de los obispos entendió que estos otros catalanes no eran normales y que por tanto la iglesia de Cataluña tenía que empeñarse a fondo en normalizarlos, es decir en catalanizarlos. Y ése fue su máximo apostolado en aquellas circunstancias: Ut unum sint, que no haya distinción entre los catalanes de primera y los de tercera. Pero la táctica fue tan mala, que en realidad trabajaron ut nihil sint: para que al cabo de 50 años no sean nada. La Iglesia como tal reducida ahora ya a la irrelevancia, reducida a insuflar incensado pedigrí  y bendecir las rosas en San Jordi cuando inviten los que mandan. Si añadimos a eso que el poder siempre se decantó por la minoría catalanizada, no era cuestión de que la jerarquía se negara a seguir esa corriente tan poderosa en la que muchísimos obispos y sacerdotes  formaron la corte, parecida a esa de la que ha hablado el papa Francisco refiriéndose a la curia vaticana…, y progresaron cual les correspondía.
Está claro que ante la proclamación de todo el episcopado de Cataluña de que su rebaño está en la mitad de los catalanes que sienten su intensa vocación de identidad diferenciada y separada de España, no le queda más remedio a esta otra mitad, que pedir también obispos para ellos: para los otros catalanes. No creo que esto pueda considerarse descabellado.
Si todos los prelados han declarado estar del lado de esos catalanes de primera, movidos por el celo político-episcopal en favor de su causa, como lo demuestra fehacientemente la Nota que propalaron, y de rebote contra la causa de “los otros catalanes”, a los agredidos por esa actitud no les queda más recurso que pedir obispos para ellos. No puede ser de otro modo, puesto que el éxito político de esa mitad del rebaño, constituye la derrota de la otra mitad.
Y ahora tienen una gran ventaja que les faltaba con la jubilación del cardenal Martínez Sistach. Ahora tienen ya el colegio completo, porque vuelven a tener cardenal, cosa que acaba de darle su qué al colegio de los obispos de Cataluña, que quedaba menguado sin el capelo que le da el caché que merece. Puede que haya venido el capelo como anillo al dedo, como confirmación de la Santa Sede -justo tras la NOTA de profesión catalanista del 100% de los obispos de Cataluña- de que la pastoral que han venido ejerciendo al respecto es la acertada.
Lo que ahora nos queda es esperar que el Cardenal Arzobispo, en la elección de obispos auxiliares, se esmere en equilibrar la balanza y los elija tan inclinados a los catalanes de tercera (“los otros catalanes” que decía Candel) como está el resto del episcopado a los catalanes de primera. Y que les sean fieles; que no se pasen al otro bando; que no hagan como si fuesen catalanes de toda la vida, hablando en catalán al que les pregunta en castellano... No es misión de la Iglesia contribuir a la normalización lingüística. Para eso está Puigdemont y los que tiene a sueldo.
El punto de partida de esa nueva política vaticana respecto a Cataluña fue el Volem bisbes catalans. Ahí empiezó todo, en la guerra brutal del nacionalismo clerical contra el nombramiento como Arzobispo de Barcelona de Don Marcelo González Martín, allá por 1970. Una “guerra” de una indignidad inenarrable. A partir de ella, toda indignidad clerical tiene su explicación. Y se explica también en ella la claudicación del mismo Vaticano al feroz Volem bisbes catalans! A partir de ahí les mandó obispos catalanes o al menos catalanizables: de Valencia, de Baleares... Hasta hoy.
Don Marcelo, en Barcelona
Visto lo visto, está claro que si no aprenden la lección la otra mitad de catalanes que pueden quedarse sin obispos, van a seguir así hasta el total hundimiento de la futura y nacional Església de Catalunya: Envejecida, desolada, fanatizada, estéril, condenada a la extinción vegetativa. En la guerra contra don Marcelo se hicieron entender de tal modo, que el Vaticano ya no necesitó más advertencias… Se plegó al nacional-soberanismo sin condiciones, de manera que la Iglesia Católica en Cataluña es Iglesia Catalana, desde los obispos a la inmensa mayoría del clero que pinta algo. No hay como quitarse el clergyman para empezar a ser alguien... Y los que no son catalanistas, tienen de tal modo mimetizado el catalanismo eclesiástico, que difícilmente escapan a él.
Ahí está la figura del difunto mossèn Juncà vigilando en la puerta de la parroquia de San Agustín, al ladito de la Rambla, por si venía la policía y avisar a los integrantes de la separatista Asamblea de Cataluña, que se reunía durante el tardofranquismo en sus locales parroquiales, acogiéndose a sagrado. O el burguesazo Sayrach, ya secularizado, llamando a sus feligreses a la revolución marxista desde la parroquia de San Juan Bautista. Por no hablar de la capuchinada de 1966, en la que los franciscanos dieron cobijo a una  asamblea de estudiantes antifranquistas que acabó como el rosario de la aurora. Y de la posterior manifestación de unos curas que ya no llevaban sotana, pero que se la pusieron con supremo recochineo aquel día y que se saldó, ante la Jefatura Superior de Policía, con una antológica carga policial ardientemente solicitada.
En fin, que sólo obispos catalanes podían comprender antes y ahora esa Cataluña diferente y separada que se estaba construyendo desde los sólidos cimientos del apoyo eclesial. Tan catalanes como D. Juan José Omella, Agustín Cortés, obispo de San Feliu, Salvador Gímenez, obispo de Lérida y Enrique Benavent de Cuatretonda y con la mitad de la diócesis de Tortosa en la provincia de Castellón. ¿Pastores de todos? Será esa su intención. No lo dudo. Pero les invito a ir al bar de de Cretas (Teruel), Valencia, Muro de Alcoy y Quatretonda respectivamente a explicar allí a su gente qué es eso de la singularidad y la identidad nacional de Cataluña.
Sin embargo, aquellos octogenarios iluminados nos enseñaron el camino. Ahora sabemos cómo hay que hacer si “los otros catalanes” (el 52% de momento) queremos que en Roma se nos haga caso. Si ellos robaron la imagen de la Virgen de Nuria, ahora tocaría la de Montserrat, ¿no? Pues no, no ha hecho falta. Las lesbianas de Arran han tomado la iniciativa y por tanto la delantera. Su lascivo morreo ha establecido un antes y un después en las relaciones de la iglesia catalana con las instituciones políticas. Una relación que tiene como hoja de ruta aquel popular proverbio castellano que aplicado al contexto socio-político adquiere plenitud de significado. Dice así: Verlas venir… y dejarlas pasar. Si te empujan… déjate caer. Si se te... ¡di que llueve! Total, es hacia la dictadura adonde nos encaminamos y lo prioritario en ella es sobrevivir.
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
Párroco de la Inmaculada Concepción de Hospitalet
www.sacerdotesporlavida.es

29 comentarios:

  1. Recordemos a D.Marcelo lleno el seminario de Toledo con su capacidad y ademas pudo distribuir por España a sacerdotes bien formados en su seminario. En cambio els volem bisbes catalans lo vaciaron y los pocos que salieron con defectuosa formacion vasta ver sus erradas liturgicas y sus escasisimas devocion por el sacramento de la confesión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto de don marcelo saludando no está hecha en Barcelona sino en Toledo...

      Eliminar
    2. gracias D.Custodio...y quim que razón tienes...es para llorar...

      Eliminar
    3. Pues sí, esta foto está hecha en >Toledo cuando don marcelo fue creado cardenal en el año 1973, creo...

      Eliminar
    4. Don Marcelo fue un excelente arzobispo de Toledo. <Un diócesis pequeña, sin complicaciones igual que la de Astorga. Barcelona le vino grande, muy grande... Lo mismo le sucedió a don Ricardo que fu un excelente obispo de Tortosa, ero que en barcelona no cuajó... Hay que poner encima de los hombros lo que realmente pueden llevar...

      Eliminar
    5. Anónimo de las 11.22 Estas muy errado a los dos cardenales no les vino grande nada porque solo buscaban la SANTIDAD empezando por sus sacerdotes, son ellos que les boicotearon no queriendo ser santos, mira la vida que llevaron muchos de ellos (con amantes de todos sexos, quemando confesionarios, inventando sus liturgias, imponiendo el catalán de forma TOTALITARIA, predicando la cubana, etc. etc).
      Estos mal llamados sacerdotes solo tenían dos opciones o "volem bisbes catalans" o hemos de ganarnos la vida trabajando.La eleccion ya la conocemos, iglesias y seminarios vacíos pero "bisbes catalans" no santos.

      Eliminar
    6. Al anónimo de las 11.22
      Más bien al revés, el que le veía grande a Barcelona era él. Barcelona era, es y seguirá siendo muy muy pequeñita.

      Eliminar
    7. No sé si barcelona es pequeñita... Toledo y Tortosa, en todo caso, insignificantes... comparanólas con la pequeña barcelona...

      Eliminar
    8. Anonimo de 20.56 no es por el tamaño poblacional sino por el de SANTIDAD con el que debemos medir y Barcelona es insignificante

      Eliminar
  2. Gracias, Mosén Custodio

    ResponderEliminar
  3. Capacidad para resistir... y pensar8 de junio de 2017, 0:31

    "Está claro que ante la proclamación de todo el episcopado de Cataluña de que su rebaño está en la mitad de los catalanes que sienten su intensa vocación de identidad diferenciada y separada de España..."

    Hay que tener en cuenta que, en realidad, ningún obispo catalán está preparado para lo que puede venir. Creo que casi ningún consagrado catalán tiene la capacidad de resiliencia del P. Custodio demostrada hasta ahora, quien tiene capacidad y preparación para resistir ambientes hostiles.

    Hay que rezar todavía más por Cataluña. Cada día que pasa puede cumplirse esta profecía [1], y soy de la opinión que, yo mismo, no resistiré según qué tipo de presión social se dé.

    Los obispos catalanes, en mi opinión, da la sensación de que están, casi todos, rotos y quebrados psíquica y anímicamente:

    - toda su teología modernista, en la que han creído, se les ha venido abajo

    - se han creído toda la falsa historia de Cataluña que patrocinó Pujol y se recogió acríticamente en el documento Arrels Cristianes de Catalunya.

    Marfany ha demostrado claramente que es una falsedad que la Renaixença fuera el kilómetro cero del catalanismo, lo fue del españolismo.

    Sólo hay que ver la poesía de Verdaguer, claramente catalanista y españolista a la vez, en su Virolai:

    Dels catalans sempre sereu Princesa,
    dels espanyols Estrella d’Orient

    Por cierto, Prim fue a Marruecos con compañías de catalanes, bajo la bandera española, no la estelada. Todos los carlistas eran españolistas según su propia manera, y nadie fue catalanista, ni liberales, radicales, anarquistas, socialistas, moderados, conservadores, alfonsinos, isabelinos...

    Parece que el independentismo de Cataluña como nación radicalmente separada de y hostilizada por España, es un invento moderno carente de tradición alguna, que se desarrollaría con éxito electoral sólo con Macià, después de la I Guerra Mundial y el derecho de autodeterminación de Wilson (1918), la dictadura de Primo de Rivera de 1923, y con cierta retroinspiración en el alzamiento de Pascua irlandés (1916).

    Sólo queda rezar...

    [1] vdcj.org/mensaje-urgente-para-espana

    ResponderEliminar
  4. "Total, es hacia la dictadura adonde nos encaminamos y lo prioritario en ella es sobrevivir."

    Corría el 24 de febrero de 1981, cuando el día después del fallido golpe de Estado fui a comprar al supermercado Simago, que estaba a mitad de las Ramblas de Barcelona.

    Todas las estanterías de comida estaban vacías. En pocas horas, una multitud sometida al pánico, habían arramblado con todo el día anterior, el 23-F.

    Entre los empleados y los clientes, todo había desaparecido. Sólo habían artículos que no eran comestibles. Lo mismo que sucedió con alimentos y bebidas, pasó con el alcohol, tabaco, gasolina, medicamentos...

    Recuerdo una reciente conversación con un íntimo del círculo de Pujol.

    - ¿Cómo acabará todo esto?
    - Cuando se ha puesto en marcha el mecanismo, ya no se puede parar

    Como aprendices de brujo, puesto en marcha el Golem-Frankenstein, éste se vuelve independiente de sus creadores.

    Han muerto políticamente Pujol y su CDC, Duran y su UCD, Mas y todo su equipo.

    Pero el monstruo, inconsciente de sus padres, sólo hace lo que sabe, como descubrió tarde Robespierre, o los amigos de Stalin, o los dirigentes de la SA de Hitler: la Revolución, ciega, voraz, carnívora, devora a padres e hijos por igual.

    La solución, ya ahora, es imposible, a un día de saber la pregunta y a pocos meses del desastre. España nunca va a permitir la independencia de Cataluña:

    - Primero, porque es un modelo europeo e internacional a imitar, que va a reventar todos los sistemas constitucionales mundiales basados en la soberanía nacional y popular, en el imperio de la ley y el Estado de Derecho: el Parlamento regional hace una ley de desconexión y convoca un referéndum. Fin del sistema.

    - Segundo, porque dentro de España, la independencia de Cataluña será la mecha de muchas más guerras: los Países Catalanes (con extensión en Francia), pero también los Países Vascos, Galicia, y Marruecos por Ceuta, Melilla y Canarias. Quien mendiga paz claudicando, tendrá más guerras.

    Dicen que todo esta tragedia empezó el 19 de septiembre del 2012, por Mas antes de la entrevista con Rajoy para el pacto fiscal, y después de la primera Diada independentista promovida por el mismo Mas [1]. En esta fecha, se consolidó el viaje-pesadilla a Ítaca, que según Llach, comportará sufrimiento. Hagámosle caso.

    En este momento, sólo existe un golpe de Estado y una situación de preguerra civil latente, potencial. Retrocedemos a la época del 6 de octubre de 1934, cuando Companys y la ERC, junto con las izquierdas españolas en Asturias (PSOE-UGT y CNT), protagonizaron el primer golpe de Estado, rebelión militar, alzamiento en armas y el primer genocido (Asturias), por no aceptar a la CEDA en el poder.

    Sobre los hechos del 6 de octubre de 1934 (2.000 muertos, la penúltima puñalada a la II República), la sentencia del Tribunal de Garantías Constitucionales [2] es contundente: Companys fue un rebelde.

    La interpelación en el Parlamento catalán sobre el 6 de octubre [3-4] es significativa por el enfrentamiento entre Dencás y Companys.

    Regresamos, pues, al 6 de octubre de 1934: golpe de Estado y guerra civil.

    .....

    [1] hemeroteca.lavanguardia.com/preview/2010/11/28/pagina-1/90348968/pdf.html?search=Quim%20Monz%C3%B3
    [2] cuadernosmemoriahistorica.blogspot.com.es/p/sentencia-companys-1934.html
    [3] cuadernosmemoriahistorica.blogspot.com.es/p/blog-page.html
    [4] cuadernosmemoriahistorica.blogspot.com.es/p/interpelacion-6.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La CNT no participo en el golpe de estado del 6 de octubre de 1,934, solo el PSOE,UGT y ERC que fue el inicio de la guerra civil que termino el 1 de abril de 1939, guerra con diversas fases de violencia del 34 a julio del 36 "solo" unos 2,000 muertos a tiros de julio del 36 a 38 unos 300.000 y del 38 a abril del 39 unos 100.000 despues solo 1.200 principalmente maquis comunistas.

      Eliminar
    2. La CNT no participo en el golpe de estado pero hizo cosas peores!!!

      Eliminar
  5. No hacía falta ni que enviaran a obispos castellanos, aragoneses ni valencianos si por ser buen obispo obediente a Roma se tratara, con tal de que nombraran obispo a cualquier cura catalán que destacara por su santidad era suficiente. Existe suficiente plantel para promocion al obispado en Cataluña en las filas del simple sacerdocio, empezando por los del Opus que son la niña de los ojos de Roma con su prelatura personal. Si quieren obedientes en doctrina tenemos suficientes empezando por Custodio Ballester de este artículo. A pesar de todas las críticas que se vierten en Germinans el Clero Catalàn no anda tan mal como se dice, muchos se merecen el episcopado, es mala gestión buscarlo fuera de Cataluña o por lo menos ahora sin la dictadura de Franco ya el _Vaticano ha quedado libre de conceder privilegios al jefe de estado para nombramiento de obispos. Se puede considerar incluso un "desprecio" al Clero de Cataluña cuando el Vaticano nos lleva obispos foráneos. Nada tiene que ver la "indepe" con la doctrina de la Iglesia a menos que con la indepe se haciera una política distinta en moralidad evangélica del resto de España, y entonces si sería bienvenida la indepe. El caso de don Marcelo Gonzalez tenia que estallar forzosamente porque era muy evidente que pretendian antes que nada castellanizarnos, no evangelizarnos. SG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha argumentado usted con precisión milimétrica, anónimo de las 3:07 (SG). Evidencia, como dice usted, de que en el caso de Don Marcelo "pretendían antes que nada castellanizarnos", no la había en absoluto. Evidencia de que Don Marcelo podría ser un obstáculo para la total y absoluta catalanización de la Iglesia en Cataluña, cosa que evidentemente tenían ya diseñada y decidida los que le expulsaron; ahí la evidencia era total. Temieron en don Marcelo lo que ellos querían hacer (cree el ladrón que todos son de su condición). De todos modos, la invención de las intenciones de don Marcelo es una invención que nunca podrán demostrar, porque ni soñaron siquiera darle la oportunidad. En cualquier caso les fue de maravilla esa supuesta intención, porque fue el pretexto para su feroz persecución. Lo que sí en cambio es ciertísimo es que decidieron expulsar a don Marcelo porque lo percibieron como un serio obstáculo para la catalanización de la Iglesia que tenían ya decidida y que era para ellos pieza clave, como lo fue para los políticos (seguían la misma partitura). Que, esa sí, se ha producido casi a rajatabla. Las excepciones son pura anécdota. Sin significación porcentual; ni muchísimo menos con referencia porcentual a la lengua de los fieles.

      Eliminar
  6. Obispos Catalanes, yo lo que quiero són Obispos Cristianos y Catolicos, que se preocupen, por sus seminarios, sus parroquias, sus sacerdotes, y que no se preocupen tanto por la foto en el palacio de la Generalitat, y si hay que voytar separatismo o no.
    Quiero Sacerdotes, que se preocupen de sus feligreses, que sean capaz de sonreir, y que miren a las personas de la misma manera que cristo los miraria.
    Quiero una iglesia abierta a todos y no solo a los del carnet separatista.
    Quiero Obispos que de verdad se sientan pastores y guien a su pueblo hacia Cristo.
    No quiero Obispos que guien a su pueblo hacia las urnas, y que se queden callados cuando las lesbianas montan el expectaculo, o atacan los simbolos de nuestra fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. San Juan Bosco decia a sus Salesianos que tuvieran siempre buenas relaciones y de respeto mutuo con las autoridades, porqué asi la Iglesia podria realizar con más libertad su misión.

      Eliminar
  7. Mn. Custodio Ud olvida en su articulo dos cuestiones muy importantes:
    Primera: La inculturación en la Evangelización.
    Por ejemplo no es igual hacerla en Africa, que en
    Latinoamérica, que en Francia, y/o en Barcelona.
    Segunda: Normalmente los catalono hablantes dominan también el
    castellano.
    En cambio los que reclaman el biligüismo suelen
    hablar y entender solo el castellano.

    La Santa Sede con una visión muy Universal de la Iglesia sabe que sin la inculturación la evangelización no da frutos apostólicos.
    Y eso también lo han captado los nuevos Movimientos católicos.

    ResponderEliminar
  8. Don Custodio, su referencia a Candel me ha traído a la memoria el contexto en que se recibió esa obra, que devoré en mi adolescencia. Joaquín Ruiz Gimenez, sor intrépida en el lenguaje afectivo con que se le conocía por su extraordinaria bonhomía, pugnaba por abrir espacios de libertad en España, él que había sido ministro de Franco en Educación. Y en Cuadernos para el Diálogo le concedió amplia cancha. Generoso hasta el extremo le cedió espacio incluso a Josep Maria Dalmau, un cura peculiar de Barcelona, que ya disparataba con extravangancia. Resultaba cómico ver su firma y en otra página la de Manuel Jiménez de Parga, catedrático y maestro de juristas aquí en Barcelona, discípulo que fue de uno de los grandes difusores de la doctrina social de la Iglesia, don Luis Sánchez Agesta. Algún canónigo de Barcelona y obispo de Vich le debió mucho. Hoy mentar en Barcelona a Jiménez de Parga es mentar la bicha. De Sánchez Agesta nadie conoce nada en estos pagos. La incultura como signo de singularidad.
    Pensaba en eso, a propósito de la lectura de su post, cuando levanto la mirada y reparo en el número de noviembre de 2002 de la Revista de Occidente. Hay artículos de González de Cardedal y de Juan A. Martínez Camino, el filósofo y teólogo. El obispo de doctrina sólida y clara. En la infausta reunión episcopal de la Tarraconense presidida por Pujol (permítame mantener el equívoco sobre a qué Pujol me refiero), Camino les hubiera enseñado la cartilla. No hace faltar ser más imaginativo para leer su cara de sorpresa sobre el texto, para repasarles luego el abecé de la doctrina de la Iglesia a tanta firma atrevida y, como se ha demostrado, ignara.
    Si Martínez Camino deslumbra, pensemos en Raúl Berzosa. Dos buenos obispos para els altres catalans. Sobran desechos de tienta. La Iglesia en Cataluña necesita gente preparada, con arrestos, piadosa. Necesita una auténmtica vuelta de calcetín. La ocasión es pintiparada. Ser auxiliares de Barcelona con el fin determinado de regenerar la diócesis no será tenido por una capitidismunición, sino comno un reto para ambos obispos. Salvo que se quiera seguir siendo el felpudo de Puigdemont y Junqueras (por cierto de la familia política, que digo de la familia, el jefe de los que en Madrid proponen las leyes más anticristianas, con un historial de sangre apabullante) y reunirse en tropel `para bendecir unas rosas, fer de dimoni gras o encasquetarse burlescamente la mitra. Tres cosas que, como se sabe, ocuparon el tiempo evangélico de Sistach, Omella, Taltavull (las rosas de un Puigdemont “cofoi” con tanto báculo rindiendo armas), Novell (dimoni con bandera estelada como telón de fondo, ay las fotos Novell, ay las fotos) y Piris (el obispo jacarandoso de Lérida, ay las fotos Piris).

    ResponderEliminar
  9. Yo estoy deseando que el próximo arzobispo de Valladolid (en donde vivo) sea una persona que crea en un Dios,uno y trino, y en la Madre de Dios, y a ser posible que sea negro o asiático. Se lo pido todos los días a la Virgen María, y estoy seguro que me lo concederá.

    ResponderEliminar
  10. Misión: Secuestrar a la Virgen. Nombre: Nuria. Lugar: Queralbs. Precio: Volem bisbes catalans8 de junio de 2017, 15:38

    "Si ellos robaron la imagen de la Virgen de Nuria, ahora tocaría la de Montserrat..."

    Este hecho lamentable, relatado aquí:

    www.lavanguardia.com/cultura/20170608/423256199226/virgen-nuria-secuestro-resuelto.html

    ResponderEliminar
  11. De aquellas lluvias, estos barros8 de junio de 2017, 15:45

    "Ahí está la figura del difunto mossèn Juncà vigilando en la puerta de la parroquia de San Agustín, al ladito de la Rambla, por si venía la policía y avisar a los integrantes de la separatista Asamblea de Cataluña, que se reunía durante el tardofranquismo en sus locales parroquiales, acogiéndose a sagrado.
    O el burguesazo Sayrach, ya secularizado, llamando a sus feligreses a la revolución marxista desde la parroquia de San Juan Bautista.
    Por no hablar de la capuchinada de 1966, en la que los franciscanos dieron cobijo a una asamblea de estudiantes antifranquistas que acabó como el rosario de la aurora.
    Y de la posterior manifestación de unos curas que ya no llevaban sotana, pero que se la pusieron con supremo recochineo aquel día y que se saldó, ante la Jefatura Superior de Policía, con una antológica carga policial ardientemente solicitada."

    Todo, en realidad, según mis informaciones, empezó durante el Concilio Vaticano II, cuando en el Seminario y en la Facultad de Teología de Barcelona, ya en los 1960, se repartían hojas ciclostiladas con contenido herético modernista, como por ejemplo, que el Concilio daba plena libertad para innovar libremente todos los prefacios -la parte de la misa que da paso a que el pan y el vino se transforme en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

    ResponderEliminar
  12. Imponiendo el catalán
    el clero catalanista
    en el culto es su conducta
    racista y colonialista.
    Son los hispanoparlantes
    de ese desafuero víctimas,
    al que repudian también
    muchos miles de turistas
    abochornados por esa
    dictatorial minoria.
    Piensen si no es el momento
    de trazar la simetria
    litúrgica y cada cual
    su lengua de culto elija.
    A la larga un referèndum
    eso significaria,
    al constatar en que lengua
    rezará la mayoría.

    José de La Roda


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consciente de mi pobre versificación
      no creo sea buena solución.
      Quizá a José de La Roda
      pueda a sus versos hacerle una poda..
      Importante el Castellano
      cuando irrumpe soberano.
      Pero con tendencia a veces anticatalanista
      racista y colonialista.
      Los catalanoparlantes
      tampoco se creen tan petulantes..
      Pues el habla es diferente
      aunque no todo es preferente.
      Respetado ha de ser
      en todo buen quehacer.
      Un pueblo acogedor
      sin atisbos de ser mejor
      pero si que se pide tolerancia
      y en ninguno arrogancia.
      No creo que el clero que dice catalanista
      anule a nadie ni al turista.
      Es de derecho natural
      que el catalán pueda expresarse por igual.
      No a la castellización.
      no a la catalanización
      no a los sueños imperialistas
      que asustarían aquellas viejas conquistas.
      En todo haya respeto y buena convivencia
      de unos y otros aceptada su presencia.
      Ni dictaduras ni imposiciones
      paz y amor sin condiciones.




      Eliminar
    2. Pobre versificador
      que no comprende ni papa,
      no ve que una llengua es libre
      cuando libremente se habla;
      y si se llega al hartazgo
      por imposición sectaria,
      figúrese el fin de esa
      medida disparatada.

      José de La Roda

      Eliminar
  13. Bien por el Señor Valderas Gallardo.Lo de Piris disfrazado de Obispo fue la gota que colmo el vaso.

    ResponderEliminar
  14. Laurentius Dertosensis8 de junio de 2017, 20:52

    Cuanta razón tiene Mn.Ballester,pero mucho me temo que lo trasladaran o le harán la vida imposible a usted.Vaya preparándose para lo peor, desgraciadamente para nuestra querida Iglesia Catolica.

    ResponderEliminar
  15. lo de los bisbes catalans les ha salido de fábula. Voy a misa a una parroquia de gracia y hay mucha más gente en el bar de enfrente que en la Iglesia

    ResponderEliminar