domingo, 14 de mayo de 2017

Xº Aniversario: Pasado y futuro de Gérminans

 
Si el desarrollo de la transición política española es incomprensible sin los coletazos involucionistas del búnker, que se pusieron de manifiesto en el tardofranquismo, tampoco es posible comprender el nacimiento de Gérminans en mayo de 2007 sin el proceso de involución de Martínez Sistach hacia el jubanyismo. Se manifestó ya casi desde los primeros días de su pontificado, arruinando la obra de Carles. Turull sería nuestro Utrera Molina y Matabosch nuestro Girón de Velasco. O viceversa. Porque los parangones políticos son de difícil equiparación y traslación.
Lo que sin duda es totalmente claro, es que con sus aciertos y sus miedos, con sus valentías y sus errores, Carles representó la voluntad de una reforma de la Iglesia de Barcelona en consonancia y sintonía con el pontificado de Juan Pablo II. Le faltó completar el sutilísimo mapa de minas de la complicadísima archidiócesis de Barcelona; se arredró ante los amotinamientos y le flaqueó la voluntad de continuar el proceso iniciado hasta el final y con todas las consecuencias: le dolía tanto malherir a sus adversarios, como herir a cualquier persona. Cierto es que esto lo manifestó con los más fuertes, abandonando a veces a los más débiles a su suerte. Le falló la elección de las personas por exceso de buenismo. Y erró también en el convencimiento de que la estrategia de dar cuerda a los contrarios acabaría atrayéndolos hacia sus planteamientos de reforma. Craso error. 
En Barcelona sólo se puede avanzar con la utilización del dispositivo mecánico epónimo que inventó Mr. Guillotin, que paradójicamente era contrario a la pena de muerte. Como nosotros. El doctor y diputado sólo pensó en disponer de un medio de ejecución más humano y menos doloroso. Como la ironía sarcástico-sorneguera de Gérminans que ha sido el único medio que ha puesto en paños menores al búnker y ha evidenciado su inconsistencia para pilotar el futuro de la Iglesia barcelonesa. Esa ha sido parte de la buena obra de Gérminans. Esa, junto a la de avivar tanto en el clero como en el laicado la férrea y decidida voluntad de renovación y reforma. Si Gérminans ha acabado siendo el faro y el baluarte mediático de tantos, es por los errores de unos pocos amarrados a una dársena corroída y minada en sus cimientos (el nacional-progresismo) que han llevado a la nave eclesial barcelonesa hacia el naufragio. Sic et simpliciter

La cuestión ahora es saber hacia qué meta nos dirigimos y cuál es el rumbo y la singladura, es decir el plan. Presuponiendo que exista plan. Y eso ya no depende exclusivamente de nosotros: depende en un altísimo porcentaje del capitán de este navío que no es otro que don Juan José Omella. Será una auténtica pena ver y sufrir un pontificado malogrado, si nuestro dicharachero Arzobispo, tal como relataba nuestro colaborador el pasado jueves, no puede o no desea otra cosa que dar vueltas al rondo para quedarse en el mismo sitio, iniciando democráticos procesos participativos, muy espumosos, tanto en el plan pastoral como en su política de nombramientos; de manera que mareando la perdiz, el viaje sea hacia ninguna parte y el gato salga lo menos escaldado posible. Y será lo peor para la diócesis.
A estas alturas todo el mundo en la Iglesia, tanto el laicado como el clero, sabe de la repetida estrategia, tristemente común, que consiste en mover las aguas del lavadero para que todos se encandilen con la espuma jabonosa y nadie ponga atención en la lavandera; en román paladino, que se hable de los procesos y se deje tranquilo al obispo del lugar. En una palabra, marear la perdiz para distracción y entretenimiento del personal.
Don Juan José, cuando se ve instado por algún sacerdote o laico a poner remedio a la grave situación en la que nos encontramos, no deja de repetir que su estilo es diferente. Eso sí, palabras para explicarse, no le faltan. Y si objetas, vuelve a su mantra cansino, adornado con nuevas palabras, que también a él le descolocan, y que no desmienten su justa fama. Amén de no acabar de profundizar en las cuestiones, no sabemos si porque no lo desea o porque no posee la fineza intelectual para ello, o simplemente porque no le alcanzan las energías, reitera una y otra vez que prefiere no levantar polvareda y hacer las cosas por detrás, por lo bajini, sin enfrentamientos. En una palabra: que quiere darnos a entender que actuaría felinamente, como Felipe V al instar a los mandos intermedios del Gobierno Real en el decreto de Nueva Planta, que tomasen «las providencias más templadas y disimuladas, para que se consiga el efecto sin que se note el cuidado». Pero de ello, es decir del efecto, no vemos ni rastro; del método en cambio, estamos viendo demasiado. 
Los nombramientos hasta ahora llegan con cuentagotas. Y demuestran indefinición y falta de plan y de criterio integral. Al nefasto nombramiento de Batlle, que fue no como un jarro, sino como un cubo de agua helada a las esperanzas que en Omella teníamos depositadas, le sucedieron los muy positivos nombramientos de Mn. Roure, designado párroco de Santa María de Jesús de Gracia; y el de los sacerdotes de la Hermandad de los Hijos de Ntra. Sª del Sgdo. Corazón para la unidad parroquial colindante entre Esplugues y Hospitalet. Pero ahí quedó todo. El boceto de su pontificado parecía dibujarse: nombramientos a salto de mata y sin línea argumentativa. Falta de guión en una palabra. 

Si es así -en poco menos de 4 años don Juan José cumplirá los 75 años-, a menos que dé un golpe de timón decidido y valiente, las posibilidades de corrección del rumbo diocesano se encontrarían en franco declive. Su pontificado derivará hacia el tedio y tras los simpáticos chascarrillos y la bonhomía tanto si toca como si no toca, nos encontraremos con la nada. Sumada a la que venimos arrastrando del anterior pontificado. Dios se apiade de nosotros.
El emplazamiento al que don Juan José nos insta con todas las consultas participativas, pretendería ir de la otredad a la nadedad. Sintéticamente: Omella nos llevaría de lo otro a la nada y viceversa; así que todo lo que se encuentre comprendido en el intervalo, podrá quedar. ¡Para este viaje no necesitábamos tan rozagantes alforjas, don Juanjo!  Por lo cual, y porque no pretendemos morir de aburrimiento ni de asco, Dios mediante, caminaremos hacia las Bodas de Plata en el 2032. Los que estemos vivos lo festejaremos. Quizás en la ya concluida basílica de la Sagrada Familia. O no. Entretanto Gérminans, la única instancia crítica de oposición fiel, ad Jubilaeum. Ad multos annos vivamus et properemus.
Prudentius de Bárcino

34 comentarios:

  1. pagès de la Cisa14 de mayo de 2017, 17:14

    Felicidades Prudentius. Articulo magistral.

    ResponderEliminar
  2. Ya tardaba Prudentius en retomar sus filípicas dominicales.

    Mi personal observación: el "Búnker" propiamente dicho, son ustedes. Con su Blas Piñar, su Girón, sus carlistas sixtinos (incluido el hombre de la gabardina en Montejurra...), su vacilante Arias Navarro... Hace falta un Torcuato Fdez. Miranda que, "de la ley a la ley pasando por la ley", les lleve por el buen camino.

    Dios les ilumine, hermanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo de las 17:41, me parece que ud. está indicando un camino que nos lleva a un desastre mayor. Hay que tener mucha moral para preferir lo que tenemos a lo que tuvimos. De Torcuato Fdez. Miranda hemos llegado a Podemos y ud. tan feliz. Mandan webs.

      Eliminar
    2. 19:31, el 17:41 podría irse tranquilo, viento, viento y buena ola, a sus docenas de miles de búnkeres albaneses de Enver Hoxha, al Gulag soviético de Iósif Stalin en Kólima a 60º bajo cero, a la amable Securitate del Conducator Nicolae Ceaușescu, al paraíso comunista de Erich Honecker y sus ángeles de la Stasi...

      ¡Gloria eterna a la URSS y al Partido!

      Proletari di tutti i paesi, unitevi!

      Manda huevos...

      Eliminar
    3. Anónimo 17/41,se deja usted a Don Agustin Muñoz-Grandes!

      Eliminar
    4. 22:40, añada al suave y cariñoso Carrillo de Paracuellos...

      Eliminar
  3. Estamos en una época malvada como nunca hubo otra.

    Pero lo es, porque quien debiera alumbrar no alumbra: la Iglesia. Aquí es cuando se aprecia esa crisis profunda moral de la Iglesia y su Jerarquía.
    Obispos perros ciegos, bien acomodados que “usan” al pueblo de Dios. El pueblo de Dios somos “cosas”. Somos moneda de cambio para ofrecernos al poder, para sus veleidades y su carrerismo terreno.

    No me extraña nada esa declaración de los Obispos. Un escrito cínico y anticristiano. Es la secuencia lógica. ¿Que se podía esperar de unos Obispos que permiten lo que permiten? Cualquier corrupción se puede encontrar en esas curias con esas conciencias plastificadas. Puede salir mucha más mugre. Obispos que se rigen por la emotividad y por la eficiencia del éxito público. Son utilitarios y por ello están incapacitados para cristianizar.
    Cristo la emprendería a zurriagazos con ellos.

    Mc 11: “¿No está escrito: ‘Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones’? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones.”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura S. tiene toda la razón, demasiada emotividad y demasiado UTILITARIO hay.

      Eliminar
    2. Felicidades a todos los organizadores del Bloc por su coraje y valentía al defender la ortodoxia Católica en Catalunya. Si ustedes no hubiesen existido la DEBACLE hubiese sido mayor,gracias.

      Eliminar
  4. Personalmente, alguna vez me he preguntado si nombrar a alguien como Omella para una diócesis como Barcelona tenía mucho sentido. No olvidemos que llegó ya con 69 años a un lugar donde, lo vemos cada día, hay muchísimo por hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, que es de transición, pero tiene un papelón difícil, pues mantiene un anterior gobierno de desgobiernos...

      Si y sólo si no sabe gobernar, para mí, lo mejor sería que cesara efectivamente a los 75 años exactos.

      Eliminar
  5. He tomado la decisión,de marcar la X en la declaración para otros grupos.
    ¡¡¡Que se aclaren sus Eminencias!!
    Quizás en la Plaza San Jaime,si la marquen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GOYO
      No obra bien al manifestar que no marcará la X en la casilla de la IC. Vuelvo a decir que no ayuda solamante a las parroquias. Una gran parte del dinero que el Estado entrega a la IC, va destinada también a Cáritas y otros movimientos católicos. Hemos de poner la X en nuestra casilla y en la social. Recapacite, no nos cuesta nada.

      Eliminar
  6. VATICANO. --- Pero ¿qué demonios pasa en la Iglesia en Cataluña? ¿Alguien me lo puede explicar de una puñetera vez?

    UNO QUE PASABA POR AHÍ. --- Son los errores de unos pocos amarrados a una dársena corroída y minada en sus cimientos (el nacional-progresismo) que han llevado a la nave eclesial barcelonesa hacia el naufragio.

    [En mi opinión, hay que añadir los "misales" repartidos durante décadas en forma de ayudas de Estado, bajo todas las formas posibles e imaginables: misales hechos de materia visible y misales confeccionados de materia y energía oscuras]

    ResponderEliminar
  7. El Titanic se hunde... no pasa nada, conservar la sonrisa14 de mayo de 2017, 21:15

    El núcleo del artículo:

    "El boceto de su pontificado parecía dibujarse: nombramientos a salto de mata y sin línea argumentativa. Falta de guión en una palabra.

    Si es así -en poco menos de 4 años don Juan José cumplirá los 75 años-, a menos que dé un golpe de timón decidido y valiente, las posibilidades de corrección del rumbo diocesano se encontrarían en franco declive. Su pontificado derivará hacia el tedio y tras los simpáticos chascarrillos y la bonhomía tanto si toca como si no toca, nos encontraremos con la nada. Sumada a la que venimos arrastrando del anterior pontificado."

    Mons. Omella lo tiene muy difícil, con poquísimos años para iniciar ningún tipo de programa de renovación, pues esto requiere un obispo de unos 55 años y que sea hombre de santidad y autoridad.

    Además, según dijeron algún informante de donde venía, era un hombre corporativo: a obedecer al Papa, a obedecer al obispo (él), y a hacer caso sólo del Cuerpo de Oficiales y Suboficiales (presbíteros y diáconos), en su orden jerárquico, frente a la clase de tropa (laicos pelados y rasos). Por eso mantiene a todo este gobierno eclesial sistachiano. No esperen de Mons. Omella grandes revoluciones. Como corporativista, mantiene el anterior gobierno militar, el del su Excelencia el Generalísimo, el del Cardenal-Arzobispo Sistach, (Omella es General de División, le falta el grado de Kardinal, geistlicher Titel der römisch-katholischen Kirche).

    Mons. Omella concentra lo bueno y lo peor: alóctono (no es de aquí, bien y mal), corporativista (sólo hace caso del uniformado, bien y mal: si el Oficial es bueno, bien, pero si el malo, mal), tiene demasiados años (bien y mal: no promocionará más, pero tampoco hará nada por falta de incentivos).

    Además, tenemos el hecho de que estamos en el último año del pontificado de Francisco, según él mismo dijo el 2013, al decir que duraría unos cuatro años.

    Por lo tanto, tenemos dos mandatos pontificios terminales: el de Francisco y el de Omella.

    Muy próximo, un difícil Cónclave de una Iglesia profundamente dividida en un Cisma de facto en doctrina divinamente revelada, de Tradición y de Magisterio vivo. Y Barcelona, pendiente de un nuevo obispo que tendrá unas nuevas preocupaciones y un nuevo mundo eclesial.

    ResponderEliminar
  8. Prudentius de Bárcino, D. José Utrera Molina, según me ha relatado un muy anciano amigo que lo conoció, era un auténtico católico y español. Ha sido muy desafortunado este paralelismo. También desafortunado el paralelismo de la transición. Pareciera que usted cree en la bondad de la democracia. No me extraña, pocos en la Iglesia se han enterado del grado de degeneración moral al que estamos llegando. Probablemente en las postrimerías de la desaparición del occidente cristiano.
    Y espere, que ya sabremos en propias carnes lo que vale un peine, con cupotemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco de los pantanos15 de mayo de 2017, 16:59

      Pues yo sigo pensando que lo del "Bunker" les va al pelo, no sé si al Directorio de GG, pero sí a algunos de sus comentaristas: es indudable que hay entre ellos verdaderos nostálgicos del franquismo.

      Si no, que me explique la Sra. Laura qué quiere decir con "Pareciera que usted cree en la bondad de la democracia". ¿Prefiere usted una dictadura?

      Eliminar
    2. Pues yo pienso que el bunker está en su cabeza.
      La llamada democracia es el totalitarismo más atroz que pueda existir: descuartizan inocentes a demanda.

      Eliminar
    3. Ud acaba de afirmar un concepto en clave totalitaria.
      De acuerdo con el anónimo de las 16.59

      Eliminar
    4. Dios dijo: “No matarás al inocente”.
      Ustedes no pretendan corregir a Dios: “Dios no seas totalitario, se un poco demócrata”.

      Eliminar
    5. Laura,

      Dios puede permitirse ser totalitario porque nunca se equivoca, nunca se envilece.

      Pero los hombres sí. ¿Y qué ocurre cuando un tirano totalitario que empezó funcionando bien, deja de hacerlo?

      La solución, pese a sus defectos, se llama democracia.

      El aborto, las barbaridades humanas, no son culpa de la democracia.

      Laura, que a estas alturas de la Historia haya quien, como usted, todavía denoste la democracia, es muy preocupante.

      Eliminar
    6. Pareciera que usted no es cristiano. Si no se ha enterado todavía de que nuestra democracia liberal es totalitaria, es que desconoce de que trata la moral y consecuentemente la bioética.

      Eliminar
    7. Laura,

      La que anda despistada es usted. Soy tan cristiano o más que usted misma. Y ahora dígame, ¿cuál es la alternativa a la democracia, que usted propone?

      Eliminar
  9. Prudentius y compañeros mártires que componen Germinans:

    Ad multos annos! El Señor os bendiga y os guarde.

    ResponderEliminar
  10. El estilo de Omella, ¿diferente de cuál?, es el estilo episcopal más frecuente: parece que va incorporado a la mitra y a sus ínfulas. Según Prudentius, "prefiere no levantar polvareda y hacer las cosas por detrás, por lo bajini, sin enfrentamientos". Todo muy episcopal. Pero cuando se trata de arrimarse al poder secesionista de Cataluña, tan en auge, como acaba de hacer Omella arropado por los demás obispos, se olvidan todos de eso de no levantar polvareda. Claro que si se ponen del lado de los catalanes que no dan la talla (que también forman parte de sus diócesis), sería tal la polvareda que se levantaría, que el aire se haría totalmente irrespirable. Por eso se arriman al sol que más calienta y se ponen al lado del poder, porque la polvareda que pueden levantar los fieles que desprecian tanto ellos, los obispos, como la mayor parte del clero, es insignificante; porque para levantar polvareda se necesita poder. Así que, mon señor, mi señor, no es usted tan original y tan distinto de los otros obispos. Usted en esto de saber elegir con quién se sitúa, es no sólo episcopal, sino archiepiscopal. Como le corresponde por jerarquía.

    ResponderEliminar
  11. Mi experiencia profesional me enseña que los compañeros de trabajo cuando llegan a cierta edad empiezan a pensar en su jubilación.
    Por tanto es muy humano que un obispo con casi 70 años fuera pensando en ello en Logroño, entonces le dicen vas a Barcelona (más grande que la diócesis que regenta, más compleja, más poliédrica, más población, más parroquias, más sacerdotes, más instituciones diocesanas,...).
    Y sin conocer a la mayoría del clero, ni laicos con responsabilidades diocesanas.
    El problema no fue de él aceptando la obediencia pontificia, sino de los que lo propusieron para dicho nombramiento.
    Dicen que de Roma viene lo que antes ha ido.
    Por tanto quién puede estrañarse de la falta o tardanza de nombramientos (a parte de tapar agujeros), o de la tardanza de la llegada de los obispos auxiliares (que veremos si llegaran), si Mons. Taltavull no queda en Mallorca como propone el Cardenal Cañizares, que quiere que siga como auxiliar en Barcelona.
    Rumores:
    Se habla de una carta dirigida personalmente por Mons. Juan José Omella a cada sacerdote para que le proponga nombres para los posibles cambios en cargos de responsabilidad diocesana (Vicarios Episcopales, Delegados Diocesanos,...) y disponibilidad para cambiar y/o ofrecimiento por parte del receptor, y a devolver dicha carta a Mons. Omella.
    Otro rumor es que este jueves, después de volver de Roma, podrían el viernes salir los nombramientos.
    Veremos en que quedan todos esos rumores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo hay. De momento Mns. Omella se reunirá a mitad de semana con el Consejo Presbiterial y no parece una reunión protocolaria.

      Eliminar
  12. En este PAIS el único que de VERDAD da la TALLA es el grandioso REIG-PLA!!!,anónimo 13:50.

    ResponderEliminar
  13. Y el de la derecha de la foto de abajo es Taltavull? parece que les blanques amb butifarra lo han hinchado un pelín, no?

    ResponderEliminar
  14. Muy desafortunado comparar a esos progresaurios con hombres cabales, promotores de la Justicia Social, a quienes los trabajadores españoles deben gratitud imperecedera, como fueron Utrera Molina y Girón de Velasco, baluartes de un verdadero estado católico, ejemplares esposos y padres de familia, íntegros y leales hasta el fin de sus días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con Adveniat,no tienen nada que ver,NO HAY COLOR!!!

      Eliminar
  15. +Juan José Omella Omella, Arzobispo de Barcelona

    https://manuelmartinezcano.org/2017/05/14/confesar-y-vivir-la-fe/

    ResponderEliminar