viernes, 26 de mayo de 2017

La Glosa Dominical de Gérminans

NO EL VIVO SINO EL VIVIENTE
Lo que le está sucediendo a Jesucristo frente a las miradas atónitas de sus apóstoles, no tiene nada que ver con un desaparecer en la estratosfera o con un perderse entre los astros de la bóveda celeste. Nada tiene que ver con marcharse como un cohete de una rampa de lanzamiento mientras el vuelo va acompañado de un adentramiento en una nube oscura. Se trata más bien de un fenómeno mistérico, insondable para los sentidos; pero por el que podemos tomar conciencia de que Jesucristo, Dios y hombre verdadero, después de haber compartido largamente con nosotros todos los aspectos de la humanidad, comprendida la persecución y la muerte cruenta, ahora se sustrae a nuestra percepción sensorial y se aleja de la esfera propiamente terrena. Asume la dimensión plena de la gloria, aquella inefable de lo divino, aún continuando manteniendo la misma humanidad. Verdadero Dios y verdadero hombre, entra en la esfera de lo divino.
El contacto puramente humano con el Señor Resucitado ya no será posible, porque Él asciende a los cielos y vuelve a la derecha del Padre. Huelga decir que de ahora en adelante ya no será posible experimentar según categorías terrenas; no tendremos manera de experimentar su presencia material, pero podremos percibir su presencia aunque sólo con un ulterior esfuerzo comprensivo de humildad, que es el de la fe.
Los sentidos ya no podrán garantizar la presencia del Resucitado y Glorioso, sino aquella virtud infusa en nuestros corazones por la cual podemos tener la certeza de que Él está vivo y que incluso nos hace descubrir que más allá de estar vivo, Él es el Viviente. 

C:\Users\Cesc\Desktop\ascensión.jpg
Jesucristo no ha dejado a sus discípulos con un palmo de narices y no se ha diluido de manera que pierdan sus huellas, sino que continúa obrando con ellos, prosigue en su acción su obra de redención y salvación, perpetua su presencia cierta y efectiva en los sacramentos dentro de la unidad de la Iglesia. Pero las condiciones de conocimiento nos vienen dadas por la fe y por el abandono confiado, y estas son las únicas condiciones para poder interactuar con Él.
Ciertamente los apóstoles debieron asombrarse inicialmente observando su partida. Y se dieron cuenta de que ahora deberían organizar ellos mismos su convivencia y su ministerio. Y en esta tarea no tardaron en experimentar la cercanía de su Señor a pesar de la ausencia de posibilidades tangibles y auditivas. Vuelven a Jerusalén llenos de gozo, motivados y fortalecidos por la certeza de que no quedaban huérfanos. Por lo demás, Jesús les había prometido que estaría con ellos hasta el final de los tiempos y que les enviaría un Consolador, es decir el Espíritu Paráclito que les educaría en la verdad toda entera. Es pues obra del Espíritu Santo la posibilidad de percibir al Señor Resucitado en nuestra vida tras la Ascensión; porque el Espíritu propio del Padre y del Hijo, infundido en cada uno de nuestros corazones y en la asamblea de Pentecostés, nos hace posible la experiencia continua del Resucitado como Aquel que vive y que ya no muere más, y que anima la misión de la Iglesia.
C:\Users\Cesc\Desktop\reppent1.jpgEn su nueva dimensión de gloria, Jesús nos invita constantemente a compartir la misma reciprocidad de relaciones entre Él, el Padre y el Espíritu Santo, sumergiéndonos en la vida plena de Dios y haciéndonos capaces para el mismo ámbito de gloria que se ha revelado al mundo en el Espíritu Santo. Él nos empuja de ahora en adelante dándonos fuerza para que rompamos los temores y superemos nuestras incertidumbres, miedos y titubeos. La Presencia de Jesucristo, aunque invisible, nos conforta y da seguridad mientras sostenemos luchas, desafíos y dificultades. Todos estamos llamados a perpetuar la presencia del Señor Resucitado, especialmente con una conducta de vida que lo transparente como el Viviente y no sólo como Aquel que está vivo.
Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

2 comentarios:

  1. En estas horas en que las páginas hablaban de artificiosos conflictos entre ciencia y fe, es muy oportuna su reflexión, moén Francesc. La distinción entre los ojos de nuestro aparato sensorial y los ojos de la fe, de quien, pese a no ver, cree. Como el ciego, el hombre siempre quiere ver: Ut videam. O, como clamaba Goethe: luz, luz.

    Las objeciones contra la fe siempre proceden de lo mismo: que no se ve. ¿Dónde está Dios, se nos repite ad nauseam, en la madre abandonada, en el niño asesinado, en la catástrofe arrasadora, en la enfermedad incurable? No se le ve.

    La teología tiene un vacío doctrinal en el cuerpo resucitado. La presencia de Cristo resucitado anterior a la Ascensión fue un don particular concedido a María Magdalena y a los discípùlos, apóstoles o seguidores como los de Emaús; lo reconocieron por estímulos sensoriales: la voz (María, Rabbí), lo conocimos al partir el pan, mete tu mano Tomás... A los demás se les escapó.

    La fe en el Resucitado, asidero de nuestra vida, ha de superar la carencia de los sentidos. Y como usted nos invita hoy, no sólo esa presencia ha de estar viva en nosotros, sino que hemos de perpetuar, entiendo que transmitir, esa oresencia. Gracias, mosén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmendte de acuerdo con el sr. VALDERAS. GRANDIOSO y DOCTORAL, como SIEMPRE!!

      Eliminar