martes, 4 de abril de 2017

Omella y el sacramento de la Penitencia

Don Juan José Omella ha reconocido en diversas ocasiones que siempre se ha sentido "un cura de pueblo" y que le hubiera gustado morir en esa condición. Las cosas no han ido como él preveía y ha acabado como arzobispo de Barcelona. Pero cuando uno escucha algunas de sus homilías o lee algunas de sus cartas dominicales, se da cuenta de que nuestro prelado diocesano sigue siendo aquel "cura de pueblo" de la provincia rural de Teruel.

Y no lo digo como crítica, aunque algunos consideran que todo un arzobispo, y previsiblemente futuro cardenal tiene que tener un mayor nivel intelectual, la verdad es que Don Juan José ha llegado así a muchas familias y cristianos sencillos, y eso tiene su valor, porque todos recordamos las soporíferas homilías de n.s.b.a. y (poco) jubilado cardenal Martínez Sistach, y sus cartas semanales que no se las leía ni el gato, porque era imposible pasar de la segunda linea sin desconectar.

La realidad es que las cartas dominicales vuelven a leerse en nuestra diócesis, y eso es positivo, se ha recuperado un poco el interés que en su tiempo despertó Don Ricardo Carles, cuando eran muchos los que buscaban sus escritos aunque fuera por leer sus aventuras montañeras o para imaginarse las ovejas triscando por las praderas. 

Toda esta introducción viene a cuento de que esta semana nuestro arzobispo habla en su carta dominical "El momento del perdón"  del sacramento de la Penitencia e invita a sus diocesanos a participar de él en estos últimos días de cuaresma, y especifica claramente que tiene que hacerse desde la confesión individual de los pecados: "Por ello, invito a los cristianos, en estos días cuaresmales y de preparación inmediata a la celebración de la Pascua, a recibir el sacramento del perdón de Dios por la confesión individual de los propios pecados"
Es importante que nuestro pastor recuerde y afirme que ésta es la única forma correcta de recibir el perdón de los pecados, especialmente en nuestra diócesis donde hay unos altísimos índices de la práctica ilegítima de este sacramento con las famosas absoluciones colectivas, que ha eliminado la confesión individual de la mayoría de nuestras parroquias.

La historia viene de lejos, de cuando Don Narcís Jubany presionado por el clero progresista que lo tenía totalmente dominado, a través de una ambigüedad que superaría el más puro estilo bergogliano, permitió que se empezaran a celebrar este tipo de absoluciones colectivas, o dicho de otra manera, no hizo nada para evitarlas. Con la llegada de San Juan Pablo II al papado y dándose cuenta el mismo cardenal de que muchas cosas se le habían ido de las manos empezó a recular, pero ya era demasiado tarde.

Recuerdo de aquella época como después de hablar con el entonces arzobispo, comenté con otro sacerdote, que yo mismo había estado hablado con el prelado y que me había dicho que este tipo de absoluciones no eran válidas al no ser que fueran en situaciones totalmente extraordinarias, la respuesta de aquel sacerdote fue la siguiente: "Mientras mi Vicario Episcopal haga absoluciones colectivas yo las seguiré haciendo y cuando deje de hacerlas entonces ya hablaremos".

Con la llegada de Don Ricardo algunas cosas se movieron favorablemente, el arzobispo valenciano dejó bien claro cual era la forma correcta de celebrar el sacramento, riñó a algunos sacerdotes por hacerlo incorrectamente e incluso consiguió que algún párroco moderado, que las hacía no por convencimiento sino por no quedar mal con sus vecinos, dejara de hacerlas. Además nombró vicarios episcopales (además de los obispos auxiliares) que lógicamente no daban el mal ejemplo al que antes aludía en la era Jubany.

Pero después llegó Don Lluís y otra vez volvimos a la ambigüedad, el anterior arzobispo consciente de que la mayoría de sus amigos y colegas de sus quintas siguen practicando las absoluciones colectivas, no movió un dedo para evitarlas, todo lo contrario, lo poco que se adelantó con Don Ricardo en este tema se perdió después con unos pésimos nombramientos en parroquias donde ya se había erradicando este tipo de celebraciones, con el consiguiente desconcierto de los fieles (ahora sí, ahora no, ahora sí...). Sistach, a pesar de su falta de interés por arreglar el tema, miraba de mantener su buena imagen ante Roma con declaraciones a los sacerdotes del estilo: "En estos días cuaresmales es importante que facilitéis la práctica del sacramento de la reconciliación y que se haga de la forma adecuada", el clero progresista, tan tranquilo, no se sentía interpelado y él aparentemente decía lo correcto, eso sí, sin afirmar nunca que la "forma adecuada" era la confesión individual de los pecados.
Ahora nos ha llegado Don Juan José, y aunque de joven simpatizó con el movimiento progresista clerical, nunca creyó en las absoluciones colectivas, al igual que por ejemplo el obispo Don Joan Carrera. Me consta que este tema le preocupa, y eso queda plasmado en esta carta dominical y en algunas actuaciones personales como la que ha llevado a cabo en Mataró, poniendo fin con su presencia a esta práctica que toleraba su párroco y Vicario Episcopal el Rvdo. Segismundo García. Pero está claro que con esto no es suficiente, tiene que dar más pasos adelante si de verdad quiere erradicar esta indecente práctica de las absoluciones colectivas.

Es conocida mi opinión del obispo de Sant Feliu, Don Agustín Cortés, secuestrado por el clero progresista de la diócesis, que no es otro que la "camarilla" de amigos del copríncipe Vives. Pero tengo que reconocer que en el tema de las absoluciones colectivas ha movido ficha, y en una diócesis nada propicia a la forma correcta del sacramento, se han dado muchísimos pasos adelante en este sentido, gracias al interés y a la insistencia del obispo en este tema. Esperemos que Don Juan José también actúe, en esta cuestión y en tantas otras, que necesitan de una urgente actuación episcopal para que la situación de enquilosamiento y empobrecimiento eclesial en la que estamos, empiece a avanzar decidídamente en la buena dirección.

Antoninus Pius

18 comentarios:

  1. "Pero está claro que con esto no es suficiente, tiene que dar más pasos adelante si de verdad quiere erradicar esta indecente práctica de las absoluciones colectivas."

    Sin duda, falta un obispo como hombre de autoridad.

    ResponderEliminar
  2. "Esperemos que Don Juan José también actúe, en esta cuestión y en tantas otras, que necesitan de una urgente actuación episcopal para que la situación de enquilosamiento y empobrecimiento eclesial en la que estamos, empiece a avanzar decidídamente en la buena dirección."

    En el clavo. Estamos en tiempo de descuento para dar el golpe de timón al golpe de Estado que dio el progresismo desde 1966.

    ResponderEliminar
  3. Dios y Cataluña: Comunismo y Religión5 de abril de 2017, 0:15

    En relación al artículo Josep Miró i Ardèvol, titulado “Dios y Catalunya”, publicado este lunes en La Vanguardia, desearía añadir mi opinión en dos cuestiones.

    1. El primer error que tiene el artículo es no reconocer que AÚN pervive el COMUNISMO. Lo que se llamaba “los errores de Rusia”, “los errores del comunismo marxista”, no acabó con la caída del muro de Berlín en 1989 y de la URSS el 1991.

    El segundo error es pensar que la sociedad occidental pierde el sentido de Dios y de la religión. No, jamás, son las sociedades más “religiosas y teistas” que existen, pero en la idolatría de muchos falsos dioses: dinero, poder, fama, Nación, Pueblo, Estado, el Comunismo, el Partido, la Ideología, la cultura de la muerte y del relativismo subjetivista, la ideología LGBTIQ, el anticapitalismo, Nueva Era, yoga, zen, eneagrama, psicoanálisis, meditación... Es el río de agua pútrida, las falsas ideas, que expulsa el Dragón apocalíptico contra la Mujer (la Iglesia).

    En Occidente, el comunismo existe muy vivo, y además, es una sociedad profundamente “religiosa”, pero equivocada en su objeto de adoración: los falsos ídolos, adaptados a su mentalidad racional-materialista por demonios de alta sabiduría teológica y filosófica, con la libre participación de hombres de ciencia en todas las disciplinas (el Partido Comunista era tenido por sus adoradores como la Verdadera Iglesia y una Religión Auténtica).

    El comunismo pervive todavía hoy, no sólo por el hecho de que existan regímenes totalitarios y despóticos (China, Corea del Norte, Cuba), o populistas (Venezuela, Ecuador, Bolivia, Podemos en España), sino por la subsistencia de los principios filosóficos y religiosos que subyacen intrínsecamente en partidos y movimientos intelectuales.

    Así, el comunismo en España y Cataluña vive mediante una serie de tecnologías inmateriales e invisibles: las ideas:

    - la negación de la vida, familia y matrimonio, educación y muerte naturales

    - la impugnación del capitalismo (que no sea primitivo y salvaje), fundados en los mandamientos de no mentirás [en los contratos] y no robarás [en el tráfico mercantil];

    - la ideología LGBTIQ como ingeniería social introducida socialmente con mecamismos gramscianos: coerción penal y administrativa, eduación, comunicación

    - la filosofía atea-agnóstica beligerante de exclusión
    el materialismo (materialismo científico marxista)
    el racionalismo (excluyendo a Dios)
    el evolucionismo determinista al azar
    el relativismo subjetivista moral
    la deconstrucción de las superestructuras (Überbau) de opresión por el odio social, de género, de nación, de etnia... (Patria, Nación, Familia, Matrimonio, Iglesia, Escuela, Empresa, Ejército...)

    Así, como prueba de la persistencia de los errores subyacentes al comunismo, tenemos a Colau (casi licenciada de Filosofía) con las fotos de unas mujeres de izquierdas de la Guerra y la postguerra:

    - ¿Quiénes son las mujeres ilustres del despacho de Ada Colau? Las fotos de Federica Montseny, Neus Català, Mercè Rodoreda, Maria Aurèlia Campany y Montserrat Roig...

    www.elperiodico.com/es/noticias/extra/quienes-son-mujeres-despacho-ada-colau-8m-4958084

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marxismo cultural: animalismo, ecologismo, veganismo...5 de abril de 2017, 17:42

      En Religión en Libertad, un interesante artículo sobre el marxismo cultural en el animalismo y ecologismo:

      (En Tarragona, en un restaurante vegano, se negó a una madre a dar el biberón a su hijo porque contiene "comida animal").

      ........

      El naturalista Álex Lachhein explica en La Contra TV qué hay tras esta ideología

      El animalismo, de origen marxista, otorga «derechos a los animales» y se los niega a ciertos humanos

      Empeñado en despolitizar la defensa de la naturaleza... Y para ello denuncia en una interesante entrevista con La Contra TV la profunda carga ideológica y el objetivo de controlar el presupuesto público que intenta conseguir el ecologismo político y el animalismo. Y para esta causa titánica [Lachhein] tiene como altavoz el programa Cuarto Milenio, dirigido por Iker Jiménez, otro enemigo de la corrección política.

      Para Lachhein la base de todo el problema viene en cómo el “marxismo cultural” ha ido poco a poco calando en los distintos estratos de la sociedad. De hecho, relata que el ecologismo político llegó a España proveniente de la entonces República Democrática Alemana (RDA) a través de la Stasi, que “empieza a socavar los cimientos de nuestra civilización”.

      La estrategia para este naturalista está clara. Los ideólogos marxistas al ver que el comunismo económico estaba fracasando en muchos países apostó entonces por “derruir los cimientos”, y desde abajo “ir imponiendo el marxismo cultural, que es sinónimo de lo políticamente correcto”.

      Eliminar
    2. ¿Puede facilitar el enlace al artículo completo de Miró i Ardevol?

      Eliminar
    3. ¿Puede facilitar el enlace al artículo completo de Miró i Ardevol?

      http://www.lavanguardia.com/opinion/20170403/421408853667/dios-catalunya.html

      Eliminar
  4. Dios y Cataluña: los agentes espirituales y la justicia social5 de abril de 2017, 0:17

    2. Nuestros obispos, abades, teólogos y presbíteros, han abandonado a los verdaderos agentes espirituales del mundo místico que sí tienen existencia actual eficiente: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, la Iglesia Peregrina, Celestial y Purgante (Esposa de Jesús), la Humanidad y los ángeles fieles y apostáticos.

    La Iglesia en Cataluña ha tenido dos mil años de figuras ejemplares. Pero por la corrupción actual eclesial, sólo recibimos el contraejemplo de dos monjas destacadas, por acción de unos y la omisión de los superiores, que han sobrepasado y borrado toda referencia ejemplar, como modelo para todos, de la Verdad, la Justicia y de la Palabra de Dios encarnada en hombres y mujeres de cada época: los santos, beatos, venerables y siervos de Dios.

    Nunca jamás, hasta hoy, había pasado que la justicia social, como expresión de las obras materiales de misericordia, hubiera servido para dar fama mundana (política, televisión), crear empatía, simpatía y acercamiento a sus tesis, y a la vez, sirviera como instrumento para una finalidad: la herejía, el cisma, el error, la falsedad, para destruir la comunidad. Nunca.

    Tampoco se habían secado hasta la sequía más absoluta, como sucede hoy, la falta de mención de las vidas de santos y católicos ejemplares en todos los campos que se han dado en Cataluña, España y el mundo: de la religión, de la ciencia, de la sociedad, de la cultura.

    Esto es un síntoma más de la corrupción y del grave pecado individual y estructural de la Iglesia. Y esto es fatal para Cataluña, pues la Iglesia Tarraconense, como Iglesia Particular intercesora de un pueblo a su cargo, Cataluña y España, cada vez se va debilitando y perdiendo fuerza intercesora.

    ResponderEliminar
  5. Dios y Cataluña: mujeres católicas heroicas5 de abril de 2017, 0:24

    Como podrá observar, Sr. Miró i Ardèvol, nuestros obispos, abades, presbíteros y teólogos han abandonado toda nuestra rica historia católica en sus sermones, homilías, discursos y documentos.

    No sólo hemos perdido la referencia a las Escrituras, la Tradición y el Magisterio vivo, junto con la herencia espiritual atesorada, es que además, nuestros consagrados se han olvidado de todos los agentes espirituales católicos. Todo es un catolicismo protestantizado, racionalizado, materialista (justicia social), que ha perdido toda mención a la salvación y al Paraíso.

    Hemos perdido el lenguaje religioso clásico y todas nuestras referencias tradicionales... a cambio de una enseñanza inicua e inocua.

    Las mujeres católicas que durante dos mil años han dado ejemplo de que su Esposo, Jesús, no las ha fallado, y que supieron unir, como Santa Teresa de Calcuta, la Verdad a la Palabra de Dios con la Justicia y el Amor al prójimo en coherencia y congruencia.

    Una relación de mujeres católicas reconocidas por sus virtudes, s.e.u.o.:


    MUJERES CATALANAS MÁRTIRES Y HEROICAS EN SANTIDAD

    1. Santas

    Paula Montal (+1889)
    Maria Rosa Molas (+1876)
    Maria del Carme Sallés (+1911)
    Teresa Jornet (+1897)
    Joaquima de Vedruna (Barcelona 1783- Vic 1854)
    Maria de Cervelló (+1290)
    Colagia de Barcelona (+1295)
    Santa Carme Sallés y Barangueras (Vic 1848-Madrid 1911), fundadora de las Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza

    2. Beatas

    Maria de Montserrat Llimona (+1936)
    Isabel Ferrer (+1936)
    María de la Asunción Mongoche (+1936)
    María del Socorro Jiménez (+1936)
    María de los Dolores Surís (+1936)
    María Mercedes Prat y Prat (+1936)
    Teresa Vives (+1936)
    Isabel Ferrer (+1936)
    Las tres hermanas Fradera (+1936)
    Maria Giner (+1936)
    Ana Maria Janer (+1885)
    Maria Ana Mogas (+1886)
    Maria Ràfols (+1853)

    3. Venerables

    Caterina Coromina i Agustí (+1893), fundadora de las Josefinas de la Caridad
    Paula Delpuig Gelabert (Paula de St. Aloysius) 1889
    Clara Monells (1612)
    Anna Mitjans (s. XVI)

    4. Mujeres mártires de la Guerra Civil 1936-39 por odio a la fe (diversas macrobeatificaciones)

    - María Montserrat García Solanas y 9 compañeras de las monjas Mínimas de Barcelona

    - Juana Jesús Vilaregut Farre y 4 compañeras de las Carmelitas Descalzas y del clero diocesano, Lérida.

    - cuatro Carmelitas Misioneras de Barcelona

    - una monja Dominica de clausura; dos Dominicas de Santa Catalina de Siena; y siete Dominicas de la Anunciata de Barcelona 

    - dos religiosas Franciscanas Hijas de la Misericordia y una laica de Barcelona

    - una monja Carmelita de clausura de Barcelona

    - Tres hermanas, las tres Misioneras del Corazón de María de Gerona

    5. De vida ejemplares

    Madres Ramona Mª de los Remedios Teresa Llimargas Soler y Maria Luisa Vidal Rubio, Fundadoras de las Hermanas de Jesús Paciente (Barcelona)

    ResponderEliminar
  6. Ferdinand Crombette5 de abril de 2017, 0:33

    Un católico excepcional, eurudito, creacionista, autodidacta y tradicionalista, aquejado de un transtorno, que más descubrimientos en ciencia religiosa ha efectuado desde sus estudios en lenguas primitivas, es el francés Ferdinand Crombette (+1970), que escribió más de 16.000 páginas. Hoy se sigue aprendiendo de sus estudios.

    Lo comparto para los lectores inquietos de Germinans, que deseen salir del pantano arenoso y fangoso del nacional-progresismo eclesial catalán, y huir de Rahner y compañía:

    crombette.altervista.org/spagna.htm

    Una biografía:

    fr.metapedia.org/wiki/Fernand_Crombette

    ResponderEliminar
  7. No existen sacramentos colectivos. Recordaba ayer la falta de teología en muchos eclesiásticos. Hay un sacramento fontal,que es Cristo, que se prolonga en su Iglesia, la Iglesia como sacramento de unión, de la nueva alianza, del kahal de Yahvé. El sacramento fontal se nos dona en los siete recogidos en el catecismo. Cristo nos salva a todos, haciéndolo uno a uno. No se salvan todos los católicos sino el católico o no católico que guarda los mandamientos. Son estas verdaderas elementales que parecen haberse olvidado.

    A veces bastaría una sola indicación para recordarlo en el caso de la penitencia. Colocar confesionarios. No tienen por qué ser los barrocos que podemos contemplar en las iglesias de la Contrarreforma. Basta una sencilla silla con un rótulo: Confesionario.

    Ahora que los han quitado, hay unos clérigos y laicos que desconocen la función del templo de Dios y piden... instalar mesas de referendum. Como suena.

    En un acto de tanto cinismo cuanto ignorancia de la doctrina de la Iglesia, aquí reiteradamente expuesta, dicen que la Iglesia promueve respalda doctrinalmente la independencia. Como suena. Sin que haya un obispo que los ponga en su sitio.

    ¿Por qué traen a la memoria esa propuesta a la fornicación tras el altar de santa cometida por una pareja finlandesa, hace unos años? Porque dicen esos clérigos y laicos que la Iglesia debe permitir en sus instalaciones que cada individuo actúe según su conciencia. Por tanto, facilitar la instalación de las urnas. El argumento valía para los fineses: debía permitir que sus cuerpos retozaran en un sitio tranquilo al actuar de acuerdo con su conciencia. No hay moral objetiva. No hay bien o mal objetiva. Y lo reclaman nada menos que curas y sedicentes católicos.

    Cuánta falta de catecismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi la independencia me importa un comino, pero si quieren votar, ¿qué mal hay? Con toda seguridad perderán, la gente ya está cansada de esta movida. Y se acabará el problema.

      Eliminar
    2. Hacía meses que no se escribía algo interesante en esta web. Muy bien anónimo de las 12:28!

      Eliminar
    3. A mi la independencia tambien me la trae AL pairo,pero de votar NADA DE NADA.Las VOTACOONES YO LAS PROHIBIRIA POR REAL decreto LEY fuera GASTOS!

      Eliminar
    4. Anónimo de las 13:28

      No entro, aunque parezca paradójico, en la política. Me interesa en este foro hablar sólo de moral. Por tanto, prescindiré de lo que al respecto diga la Constitución (que la soberanía le pertenece al conjunto del pueblo español y, por tanto, es al pueblo entero al que le corresponde decidir, o que quedan prohibidos los referendos sobre autodeterminación de una región o comunidad).

      ¿Qué es lo que dice la moral? En palabras de usted, ¿qué hay de mal? Mucho y objetivo. Hay mucho mal moral. Busca un fin inmoral, que rompe la paz, atenta contra el bien común y quiebra el principio de subsidariedad. Se cumplen cincuenta años de la encíclica Popularon Progressio. Una atenta lectura de la misma ayudaría a entender la doctrina social de la Iglesia en lo atingente a las relaciones en la comunidad.



      Eliminar
    5. "No existen sacramentos colectivos..."

      Mmm... El Comité Central del PCUS de la URSS no está de acuerdo...

      Eliminar
    6. Estoy totalmente de acuerdo con el anónimo de las 15:13,que mande el REY y sus AMORES de LETICIA.

      Eliminar
  8. Mi gato y yo leíamos cada domingo las cartas semanales de S.E.R. cardenal Martínez Sistach, y a menudo varias veces, (sobre gustos, colores).

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo con el SR.Valderas.

    ResponderEliminar