viernes, 21 de abril de 2017

La Glosa Dominical de Gérminans

TOMÁS Y AQUEL CRISTO QUE SIEMPRE LLAMA DOS VECES
Contemplado con mirada mezquina, aquella noche Tomás tomó las de Villadiego a pesar de aquella promesa que manifestaba su disposición a hacer cualquier cosa por el Maestro. Días en los que se prometía gozo y júbilo, milagros y consuelos. Pero los días de la verdad fueron los que para él se convirtieron en vergüenza, de Gólgota y derrota, de decepción y frustración. ¿Quién hubiera osado pensar en un final tan ignominioso para aquel Rabbí tan aclamado en los días de la predicación y de la notoriedad? Apesadumbrado por la vergüenza: así me imagino a aquel discípulo que se convertirá en proverbio, aquella alma aturdida y confundida.
Fue un hombre que esperaba, amaba, soñaba, imaginaba: el hombre de los tiempos conjugados en pretérito imperfecto, el tiempo de la desilusión y de la quimera, de los malentendidos y de los aturdimientos, de la necedad perdida y de las excusas hasta el umbral de casa. Como Judas, justo a mi lado: tanto como para enfadarse por aquel final ignominioso.
No dio crédito a sus ojos en la Montaña de la Calavera: imagínate si podía dar crédito y prestar oídos a los apóstoles dentro del Cenáculo de los Refugiados. Creer por lo que decían: las mujeres, los compañeros de otro tiempo, las confidencias de la primavera pasada. A Tomás, decepcionado quizá tras muchas decepciones, le costaba dar crédito a las confidencias. Imaginaos si iba a dárselo a aquella inimaginable de aquella tarde: ¡Hemos visto al Mesías! Aquí necesitaba poner el dedo en la herida del amor. Y acto seguido su reproche, con retraso y con la amargura del corazón: si no ve, no creerá. Pero también los ojos pueden engañar y añade la prueba de las manos: si no toca con las manos y mete el dedo no creerá. La carne esta vez tendrá que tocar carne para poder decir que es Él: el acariciar la carne, el tocar la piel, yacer en las heridas. Y he aquí una voz que penetra desde el umbral. Ocho días después: la misma casa que la otra vez, la misma cuadrilla de la semana pasada. ¿Quién sabe como habrá pasado la semana? ¿Será aún la Luz de antaño? Punto y final: esta vez con Tomás.
C:\Users\Cesc\Desktop\raul_berzosa_2012.jpg
Y fue una derrota plena: “Señor mío y Dios mío”. Un desmorone ante el cual ninguna victoria supo aguantar aquella increíble belleza: desde entonces, Tomás fue ya siempre de Él. Para siempre, a ultranza, sin ni siquiera quizás acabar de  adentrar aquel dedo con el que había amenazado. Victorioso en su ánimo pero siempre un peldaño por debajo, desde donde podrá figurar como el más recóndito de los creyentes. “Bienaventurados los que creerán sin haber visto”. Es la última bienaventuranza del evangelio, la única no pronunciada sobre el Monte junto a las otras; pero la más audaz y prometedora: la que está a un paso, al alcance de todos. Más aún: cuanto más se aleja del tiempo de la primera Pascua, más el hecho de creer será obra de almas puras y efervescentes. Tan luminosa como para dejar de lado a los sentidos y creer en la alegría. Como para encuadernar y recapitular con el advenimiento de ésta. Porque no se cree por hastío o rencor, algunos no creen por el excesivo gozo: el último desafío de Satanás es engañar acerca de la posibilidad de la alegría. Quizás por eso Cristo vuelve. Para acallar y silenciar a un Demonio cuya única preocupación fue la de enseñar a sospechar acerca de la bondad de Dios. El Demonio teme a la alegría. Cristo la dobla y multiplica.  Para no contradecirse a sí mismo.  
Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

No hay comentarios:

Publicar un comentario