domingo, 30 de abril de 2017

La doble via contradictoria que nos ha esterilizado (Disolución o repliegue)

C:\Users\Cesc\Desktop\f7127d2054f04a1a5209383fc96454de.jpg
Capitel de la Catedral de Vic
Deseosos muchos de volver a leer mis filípico-pataletas tras el paréntesis de la Semana Santa y estos primeros días de la cincuentena pascual- algún lector así lo ha manifestado- me decido por un tema de reflexión que sin duda podrá resultar provechoso. Siendo evidente que la Iglesia fue la precursora en dar respuestas a las grandes cuestiones que agitaron la sociedad ya desde el siglo XIX y muy especialmente el XX, ¿cómo es posible que haya fracasado la cultura católica en Occidente -y por ende en Cataluña?
La Iglesia Católica fue la primera en hablar sobre moral y familia en medio de los vendavales del siglo XIX; la primera en ocuparse de la enseñanza -instituyendo gran parte del tejido escolar en Cataluña, que pertenece al menos nominalmente a congregaciones religiosas-; la primera en defender la dignidad del trabajo y en inspirar el orden social; la primera en advertir sobre los límites y peligros del liberalismo como reino del dinero.
La acción caritativa y social recayó sobre los hombros de los católicos durante muchos decenios, siendo el amortiguador más eficiente de la ferocidad de la revolución industrial. Igual que en tiempos medievales se debió a la Iglesia más que a cualquier otra institución del mundo, la dignificación y liberación de la mujer, así como la redención de los siervos que creó la voracidad del feudalismo.
No lo dudemos: el progreso moral y social de la humanidad -y muy especialmente en nuestra tierra- ha sido obra del cristianismo; hasta llegar al siglo XX, contra cuyas ideologías totalitarias que ensangrentaron el mundo, luchó la Iglesia: pagando por ello un altísimo precio. La historia hará ciertamente justicia un día a todos los cristianos del siglo XX y reconocerá que si ellos no hubieran existido y actuado, el mundo hubiera acabado consolidándose como un infierno en la tierra. También nosotros hemos de asumir esa premisa.  
Si esto es así, y estamos convencidos de que lo es, si tenemos las soluciones de nuestro lado y en nuestras manos, ¿cómo es posible que la Iglesia no haga sentir su voz y permanezca -al menos aparentemente- inactiva, aportando luz a nuestro tiempo y contribuyendo a las soluciones necesarias? En otras palabras más sobrenaturales: tenemos la salvación a nuestro alcance y no la llevamos a cabo.
C:\Users\Cesc\Desktop\ConferenciaEpiscopalTerraconense_ConferenciaEpiscopalTerraconense_230915.jpg
Reunión de la Tarraconense
Todo ha sido perfectamente estudiado y entendido por la Iglesia desde hace decenios; y a pesar de ello, permanecemos inactivos. Hemos sido los más  aventajados y clarividentes en la reflexión de los problemas contemporáneos, nos hemos quemado las cejas profundizando en ellos. Y sin embargo, tanto obispos como sacerdotes y laicos, permanecemos callados y temerosos ante los retos culturales y sociales del mundo actual en nuestra concreta sociedad. Y acomplejados ante los endebles análisis y las lamentables soluciones que defiende el mundo y que impone desde todos los medios del poder como pensamiento único. ¿Qué nos está pasando?
A mi entender, el fracaso -siempre relativo y quiera Dios que temporal- de las soluciones con las que contribuyó el catolicismo en los últimos decenios, es debido a un doble movimiento contradictorio con el que quizás hemos colaborado más por ceguera que por maldad. Este doble movimiento es por una parte el de la disolución de la vida cristiana en la vida del mundo, y por otra una “comunitarización” de la misma. Paso a explicarme.
La primera vía, la de la disolución, producto de una interpretación sesgada del Vaticano II, nos ha despojado del carácter fundamental y realmente fecundo del catolicismo. Esa vía apostó por una fusión del pueblo cristiano con el mundo: llámesele sociedad civil, humanidad o incluso humanismo y un largo etcétera de denominaciones. Aparentemente noble intuición por las motivaciones, no contaba con el riesgo tristemente confirmado de disolver los fines últimos con los fines intermedios y hasta con los medios: todos sabemos que hay una profunda diferencia entre el hecho de ocuparse del pobre porque es imagen de Cristo y ocuparse en resolver una cuestión social. La primera razón puede llevar a la segunda, pero no puede eliminarla. Pero he aquí que decenas de miles de hombres y mujeres de Iglesia dejaron de ver el rostro de Cristo en el pobre, para intentar resolver en él el problema social: aparcando a un Cristo del que creyeron poder prescindir.
Por otra parte, y esa es la segunda vía, la del repliegue: muchos decidieron cultivar comunidades exclusivamente cristianas. Comunidades que viven a la sombra de sus parroquias, de comunidades religiosas o movimientos para transmitir lo necesario y sustancial de la fe católica. Noble idea, ésta también, que bien entendida implica, en el espíritu de sus promotores, un contagio del entorno, es decir llevar a cabo una recristianización.
Sin embargo el riesgo es también patente: que las comunidades de vida católica se conviertan en una especie de secta Amish y que se olvide el fin último, que es la nueva evangelización. Además en nuestras latitudes las parroquias se han convertido muchas veces en meras administradoras de sacramentos; y por si esto no fuera suficiente, están en plena decadencia las comunidades religiosas, en las que a través de la liturgia y la formación espiritual, los fieles encontraban un pilar fundamental en su vida cristiana y un apoyo en su apostolado.
C:\Users\Cesc\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.IE5\BCGDM03B\IMG-20170427-WA0008.jpg
Librería de Montserrat abril 2017
¿Pero qué pueden encontrar hoy en una comunidad como la benedictina de Montserrat, más que la difusión de todo tipo de errores y estériles caminos de vida supuestamente cristiana? La foto aquí adjunta, tomada en la misma festividad de la Virgen el pasado jueves 27, muestra el tipo de autores y libros que la librería del Monasterio difunde y patrocina: Teresa Forcades, Lucía Caram, el jesuita Renau, el cardenal Martini, Javier Melloni y una interpretación manipulada, sectariamente izquierdosa e ideologizada del beato Oscar Romero. Todos estos sin excepción, obviamente exceptuando a Mons. Romero, nacen de errores en Cristología, llevan a errores en la doctrina de la Gracia y de aquí a  errores en Eclesiología. No hay más.
Y en el eco-monasterio de Poblet, ¿quién va a encontrar profundidad y doctrina segura? ¿O en los conventos carmelitas ya en liquidación? ¿Quizás en los conventos capuchinos o dominicos? Todo lo que antaño alimentó a los fieles católicos más exigentes y con voluntad de formación, ha quedado arrasado por el mismo giro que ellos emprendieron. ¿Acaso no ha sucedido lo mismo con la inmensa mayoría de colegios religiosos? Pocos se salvan de esa deriva.
Se olvidó el fin sobrenatural de la vida cristiana: decidieron olvidar los principios, o bien disolviéndose en el mundo o bien poniéndose en manos de unas comunidades que les llevaron al error. Se replegaron y confiaron en unas comunidades-refugio que resultaron ser una trampa mortal para la fe. Y aquí es necesario que dejemos todas las veleidades políticas en las que fácilmente solemos engañarnos: ha sido el denominado progresismo su error fundamental: todos los demás se nos han juntado por añadidura.
Descartada la posibilidad de que nuestros obispos vayan a coger al toro por los cuernos y jugarse la vida, cosa para la que quizás no tienen fuerzas ni por supuesto ganas ni arrestos, la única esperanza que nos resta es confiar en la palabra evangélica y creer que nuestro grano de trigo no muere sin dar fruto. Que germinará a su debido tiempo. Gérminans germinabit.
Prudentius de Bárcino

23 comentarios:

  1. He leído con detenido aprovechamiento su larga exposición Prudentius. Me ha venido al pelo porque un día de éstos he de compartir ciertas reflexiones sobre ciencia y fe con algunos cristianos del centro de España. Me preguntarán por Cataluña. Por la disolución sulfúrica de este erial, donde en una misma semana se duplican palabras necias, necias he dicho y repito, del arzobispo Pujol y del abad Soler. Ambos mienten a dos carrillos. Uno en el mismo altar el día de la Moreneta y el otro, dónde si no, el TV3. Siembras de azufre y sal, un día sí y otro también.

    Preparaba un breve apunte sobre edición génica y su valoración moral. Repasando notas encontré la disparatada tesis pro choice de la monja Forcades en su interpretación peculiar de la autonomía. Sin estar uno de acuerdo con Rahner, ni de lejos, al menos éste vincula la autonomía a la responsabilidad y a la libertad. Veo que sigue en Montserrat, ¿dónde si no?

    Parece obvio que el catolicismo de la mayoría de los obispos, abades y priores hace agua en un magma de de debilidad doctrinal y disparates tour court. Como dice un buen amigo mío, el catolicismo de estos eclesiásticos no hace agua, hace aguas en el Catecismo. Entre mis lecturas favoritas, están los libros de la colección "Cogitatio Fidei", de Les Editions Du Cerf. Le citaré un texto de Henri De Lubac que viene como anillo al dedo de la primera parte de su exposición de hoy: "L´humanisme laique et profane est apparu dans sa terrible stature, et a, en un sens, défié le Concile". Si leyeran esos monjes que apelan al Vaticano II con cogullas prendadas de lentejuelas de odio y osuedociencia. (El texto de De Lubac aparece en su ensayo incluido en Théologie d´aujourd´hui et de demanin.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo con el Sr.Valderas Gallardo.

      Eliminar
  2. No entiendo como se critica al Cardenal Martini en los libros de Montserrat, ya investigaré en que se ha desviado Martini. Creo que esta disparidad de formas de Cristianismo ha existido siempre, solo que en el Medievo la Iglesia fundó las universidades a pesar de las herejías que había, y hoy en día las universidades han expulsado a la Iglesia de su seno. Estamos en la era del "dios" Ciencia y en las universidades se adora a este "dios". Antes la primera de las ciencias era la Teología en la cual quedaban subordinadas todas las demás ciencias con la ventaja de que la mayoría de científicos eran monjes y sacerdotes por su ventaja teniendo estudios sobre la mayoría de gente mundanal. Hasta hubo un papa que fué un científico notorio. Yo creo que la bomba atómica que se ha lanzado nunca contra el Cristianismo es la Teoría de la Evolución, no puede existir mayor bomba metafórica que haya causado tanto daño al Mensaje Bíblico. En China cuando el siniestro Mao instauró el régimen ateo, los primeros libros que empezaron a circular en las aulas de estudiantes fueron los que trataban el Evolucionismo. Hoy el Evolucionismo esta sentado junto al trono de Pedro, pues que los papas actuales lo aceptan aunque con restricciones en el llamado Evolucionismo Teísta. Pues que si tenemos al "anticristo" Darwin sentado al lado de Pedro, ya me diréis donde tenemos el problema. SG.

    ResponderEliminar
  3. Esplendido articulo.Solo añado dos cosas. Que Jesus ya nos dijo que pobres habra siempre que solo debemos atenderlos y compartir pero que combayamos siempre LA POBREZA MORAL y esta no la combatimos la trastocamos estupidamente por la material creando la MISERIA ESPIRITUAL en la que pululamos. En estos dias he oido siempre en la oracion de los fieles pedir por la pobreza material pero nunca por la moral: que los empresarios encuentren trabajadores .honrados. formados. dignos...que los emprededores se transformen en empresarios que estos sepan aumentar sus estructuras y que distribuyan bien los beneficios empresariales...
    Segundo que sepamos escuchar la voz de Dios.como el cardenal Sarah nos dice en su magnifico libro O DIOS O NADA. Él nos sacara de este marasmo dino lo escuchamos pues NADA.
    Nota: mentar beneficios empresariales a los "progrecura" o "nazireligiosos"
    es como mentar la soga en casa del ahorcado. Creen que el beneficio es robo no llegan ver que din beneficio solo tenemos POBREZA MISERABLE supongo que es lo que les gusta predicar

    ResponderEliminar
  4. Montaraz de Solsona30 de abril de 2017, 20:22

    Aquí en Catalunya se reproducen los-las HERESIARCAS como SETAS.Lo malo de todo es que los mantenemos con nuestros donativos,sea vía X de la declaración de la renta,vía donativos del cepillo.Oigan,uno ya esta cansado de ver que los superiores de estos susodichos no les tiren de las orejas de una puñetera vez y los manden a paseo,que monten el CHIRINGUITO fuera del paraguas de la Iglesia y entonces imiten a PELAGIO,NESTORIO,MARX y LA PASIONARIA pagandoselo ELLOS,NO YO!

    ResponderEliminar
  5. El CVII ya habló de un divorcio entre la fe y las obras.

    El cristianismo recio de antaño ha sido suplantado por una emotivización progresiva de la fe y de la razón, a la par de las corrientes del mundo: el emotivismo, el relativismo.

    La fe se confunde con la vibración espiritual. Se considera que Dios es un sentimiento y si lo siento mucho, Dios está conmigo. Pero la emoción siendo un elemento humano no despreciable, no basta. La razón emocional tampoco, porque con una persona emotiva no puedes dialogar: “como tú no sientes lo que yo siento”. La emoción de “la nació” ha suplantado al dios emotivo. Sesenta años de clero y después la Generalidad con la matraca han dejado su huella.

    Hay una sed creciente de espiritualidad, que ha retornado con fuerza ante una razón en la que nadie cree, porque es una razón emotiva. La espiritualidad se ha unido a la palabra mágica de la “experiencia”. Frente al dogma, frente a lo abstracto, está la experiencia. Y la experiencia tiene que ver con sentir. Toda la teología espiritual se va a renovar con la experiencia. ¿El retiro de Emaus? ¿El grupo Alfa? ¿Ir a Fátima? ¿Jornadas mundiales de la Juventud? Esto no es totalmente negativo, pero si insuficiente. No hay seguimiento de las personas y no se acompaña tampoco a la familia y en la familia es donde se hace el cristiano. ¿Se habla de educación afectivo sexual? ¿Se habla de moral católica? ¿Se habla de las virtudes? ¿Se habla de cristianizar la sociedad?

    Desde el púlpito, el sermón es abstracto, totalmente alejado de la vida concreta, como si temieron que les vayan a llamar fundamentalistas.

    Esta fe protestantizada, divorciada de la acción y enseñada a los adolescentes que luego han sido y que serán padres, tiene que transmitirse a los hijos, pero poco enseñaran ya que carecen de la experiencia auténtica cristiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, creo que lo que tienen claro en general, es que la misión de la Iglesia en Catalunya es catalanizar.

      Eliminar
    2. No lo creo exactamente. Ya venimos de un sistema " castellanizador" (?) que nos ha "castellanizado" durante muchos años. Históricamente el catalán fue prohibido; fue controlado como si fuera una herramienta de " separación", más o menos tolerado...No creo en esta afirmación tan rotunda aunque respeto su opinión. Por mi parte me gusta compartir las dos lenguas, con respeto pero no con carta de "inferioridad". es admirable ver como extranjeros, africanos, asiáticos se expresan muy bien en catalán y sin problema. Tengo curiosidad por saber, dónde, cuando y cómo se " catalaniza" y que este tema lo hace la Iglesia. ¿Dónde, cuándo etc.?

      Eliminar
    3. Buen anónimo de 16.10h. uN EX- MINISTRO DIJO TAMBIÉN " ESPAÑOLIZAR A LOS CATALANES". cREO QUE ESTAMOS BASTANTE ESPAÑOLIZADOS YA.

      Eliminar
    4. "Tengo curiosidad por saber, dónde, cuando y cómo se " catalaniza" y que este tema lo hace la Iglesia. ¿Dónde, cuándo etc.?"

      En las reuniones de presbíteros de Barcelona -Consejo Presbiterial...- se ha decidido desde 1980 que los púlpitos fueran instrumentos de normalización del catalán por encima de las necesidades lingüísticas del Pueblo de Dios. Sencillo. Fácil.

      Luego lo comprobé una vez en l'Hospitalet de Llobregat. El rosario totalmente en catalán, con los comentarios, con el tono "engolado de Montserrat", dicho por el presbítero desde el presbiterio, con desprecio total de la lengua personal de la inmensa mayoría...

      Eliminar
    5. Se podrían aceptar casos aislados pero lo que no debemos hacer es generalizar. Soy de la opinión de que debemos familiarizarnos en la lengua que no acoge.Creo que los mismos de habla catalán, cunado uno no entiende le hablan en castellano.A veces, los de habla castellana dicen: " por favor, hable en catalán que le entiendo". Y hace esfuerzo para poder hablar pero siempre desde el respeto.No creo haya que ser intolerantes. Creo legítimo que haya inmersión en catalán ya que las épocas históricas vividas anteriormente era de un contexto castellano casi total. Yo, soy catalán, y aprendí el catalán- claro- en casa y en la cetquesis. En los colegios, nada de catalán. Quizá llega el momento- que ya llegó-una normalización e inmersión en la Lengua Catalana que no hace mal a nadie.Ninguna lengua encima de otra: cierto.Pero seamos claros: el catalán ha sido la " pariente pobre" en Catalunya y su lengua es el Catalán y el Castellano por conquista.

      Eliminar
  6. Y como casi siempre y en este caso, Prudentius, escribe " muy prudentemente" y con el algunos " anónimos monagos" que parecen ya servidads las " ultimidades", aquel tono escatológico, de final y por supuesto de falta de esperanza.Todo está perdido; Un desierto, un erial...y como aquel entrenador del Barça Van Haal: " todo negativos" todo negativo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anonimus cabreadus1 de mayo de 2017, 15:06

      Van Gaal dijo:Tu eres MALA PERSONA,SIEMPRE NEGATIFO,jeje.Los articulistas y los negativos que usted menciona dicen VERDADES como puños,si ellos callan gritaran las piedras dijo el MAESTRO.

      Eliminar
    2. Hay demasiados " negativos" - no me atrevo a decir esto de " malas personas"... Creo que Dios las ama a pesar de todo. No sé si nosotros " amamos" o ma´s bien estamos siempre " tirando piedras".

      Eliminar
  7. Excelente articulo y real como la vida misma. Así estamos: esperando que el grano de trigo germine a su tiempo. Solo deseamos y pedimos al Señor Jesús, que sea más pronto que tarde.

    ResponderEliminar
  8. Al anónimo de las 12:24
    Según usted, sólo es lícito hablar en positivo, sólo elogiando. Y si no se puede ser POSITIFO, callarse, matando así toda capacidad crítica. ¿Qué modelo de iglesia es ése que anda buscando usted? ¿Cómo podemos mejorar si lo damos todo por bueno? No hemos llegado todavía a la Iglesia triunfante, así que más nos vale estar atentos a que no se nos coma la mugre, que es fuente de tremendas infecciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimus Cabreadus1 de mayo de 2017, 21:46

      Totalmente de acuerdo con usted Sr.Anónimo de las 18:18,les escuece mucho cuando se les critica.Gracias a Dios que tenemos a G.Germinabit,al fin y al cabo es una obra de MISERICORDIA corregir al que YERRA,¿NO?

      Eliminar
    2. Aunque no siempre, la MISERICORDIA que dicen y que se porponen como artífices (¿únicos?) de la correccióin a los QUE YERRAN, creo que brilla por su ausencia. Están casi siempre machacando,criricando,son estos correctores a los que les encanta incordiar, advenedicos que no tienen casi nada que hacer; viendo el espectáculo desde la barrera, sin salir, sin mojarse. Tirar la piedra, esconder la mano.Generalizar.Puede aplicarse, finalmente, aquel sencillo dicho en catalán. " qui no té feina, el gat pentina". Sigan peinando. Llegará un día que les " repasaremos"... virtualmente.Es preferible valorar y ayudar, más caridad y menos crítica.

      Eliminar
    3. Algunos se creen como los vigilantes de la ortodoxia. Tienen la pretensión de que su crítica- repito- negativa por todos los lados- es saludable remedio para que no se nos coma "la mugre". Portavoces del pensamiento único, los válidos, los auténticos. Cada vez que " hablan "matan, desaniman. Quiero creer que hay otras maneras de decir las cosas.

      Eliminar
  9. El capitel de la catedral de Vic que aparece en la primera ilustración, ¿representa a la fiera devorando criaturas como Moloc y Baal? Si es el dragún del Apocalipsis, se está saliendo con la suya. Alguien tiene la explicación de tan singular capitel?

    ResponderEliminar
  10. Hay que dar un vuelco a todo.
    www.indretsambmisteri.es

    ResponderEliminar
  11. Mal presagio da el Capitel d l Catedral d Vic !!

    ResponderEliminar
  12. Coincido con la tesis del artículo de Prudentius totalmente. Es más, durante estos años, GG ha contribuido con sus datos a formar mi criterio al respecto. Mi experiencia personal en la Iglesia que peregrina en Cataluña coincide plenamente con las categorías y el patrón progre-liberal-modernista que describe GG.

    Déjenme decirlo a mi manera profana, a mí que no soy ni sacerdote ni teólogo. Mi experiencia personal me lleva a coincidir plenamente con la tesis de Prudentius. Aquello que define al "progresismo" eclesial no es la "opción preferencial por los pobres", no es tampoco el relajo de la moral y la ascética en relación a la santa pureza; es la ignorancia o el rechazo a la dimensión sobrenatural de la fe: no hay milagros, hay símbolos; la omnipotencia de Dios es una bella expresión literaria, no una descripción certera de un atributo de Dios; el Diablo no es un ser ni un conjunto de ángeles caídos; el Diablo es un símbolo que personifica el mal en el mundo, La Virgen no es virgen, Jesús no es Cristo; las Sagradas Escrituras no tienen ningún valor científico, son fábulas o cuentos moralizantes, etc., etc., etc.

    ResponderEliminar