jueves, 16 de febrero de 2017

Quousque tandem...

Es humano, es humanísimo que tengamos una cara para los de casa y otra para los de fuera. ¿La buena cara para los de casa, y la mala cara para los de fuera? Exactamente al revés: los de fuera disfrutan de la simpatía de la que escaseamos en casa. A los de fuera no les echamos broncas ni les exigimos nada; a los de casa, sí. Los de fuera no nos deben nada; los de casa nos lo deben todo.
El Papa, tan humano, no iba a dejar de serlo en esto. Se distingue justamente por ser como uno cualquiera de nosotros. Así ocurre que mientras tiene encandilados a los de la calle, a los de casa que le caen mal (los que se atreven a criticarle) los tiene bastante descontentos. Componiendo su peor semblante, los acusa de hipócritas, chismosos, murmuradores, y unas cuantas cosas más; mientras que para los de la calle apenas hay más reproches que los de oficio, que no le salen del alma. En cambio, los reproches para sus hermanos en la fe y en la Iglesia suelen ser muy ácidos; y los enfrentamientos con ellos, de una virulencia extrema. Y obviamente han estallado.

Han juntado todos los agravios en un pasquín (¡tan romano!)   y ahí los han puesto todos juntos. Pero no en vano cultiva Francisco el buen entendimiento con el poder político: en cumplimiento del Tratado de Letrán (el pasado día 11 de febrero se cumplieron 88 años) el César salió en ayuda de Dios. Hay que suponer que no fue necesario que el Vaticano invocase ante la autoridad civil el artículo 8 del Tratado: “Italia, considerando sagrada e inviolable la persona del Sumo Pontífice, declara punible cualquier atentado que se cometa contra ella y la provocación a cometerlo, con las mismas penas establecidas para el atentado y la provocación a cometerlo contra la persona del Rey. Las ofensas e injurias públicas cometidas en territorio italiano contra la persona del Sumo Pontífice mediante discursos, hechos o escritos, serán castigadas como ofensas e injurias contra la persona del Rey. El fondo y el estilo son los propios de la época. Piénsese que por el Estado Italiano firma, en representación del Rey,  Benito Mussolini. ¡Como si no hubiese llovido desde entonces!
 
Pero resulta que esta reacción de las autoridades italianas, completada con la apertura de una investigación para descubrir a los autores de ese “delito”, está precisamente en la línea de lo que denuncian los carteles. Si no se invoca el Tratado de Letrán, esos carteles caen en el ámbito de la más elemental libertad de prensa de cualquier país democrático. Es dudoso que si el aludido en esos carteles hubiese sido el primer ministro italiano o incluso el presidente de la República, se hubiesen retirado con la misma celeridad que los carteles que critican al Papa: con la particularidad de que el nivel de respeto de esos carteles no suele verse en política. Son carteles que ni insultan ni ofenden. Por eso suena tan trasnochado que las autoridades civiles se empeñen en responder a ellos como a un delito, y perseguir a sus autores como si fuesen delincuentes. ¡La policía italiana detrás de un delito de opinión contra el Papa! ¿Llevará a los autores del delito ante el Santo Oficio? ¡Menudo espectáculo!
Creo en efecto que la gravedad del problema no está en que unos católicos “ultras” (es lo más probable) hayan criticado al Papa mediante unos pasquines. Nada hubiera pasado si se hubiesen quedado ahí colgados hasta que la lluvia o más probablemente partidarios del papa, los arrancasen. Es que tanto la existencia de esos carteles como su contenido, sumamente respetuoso, no dejan de ser un asunto interno de la Iglesia, en la que al ser los “dogmas” materia prima de la propia Iglesia, los delitos de opinión contra éstos, se castigan con la pena eclesiástica más severa: la excomunión. Pero no, los pasquines no han rozado ningún dogma.
C:\Users\Cesc\Desktop\CATHOLICVS-Carteles-criticando-al-Papa-Roma-Posters-criticizing-Pope-5.jpg¿Y qué hace el poder civil? ¿Qué hace el César cuando se empeña en ayudar a Dios? ¿Acaso no es capaz Dios de ayudarse a sí mismo? ¿Y ayudarle con una reacción tan visceral por lo que en política (¿de cuándo?, ¿de dónde?) se consideraría un delito de opinión? ¿El poder civil ayudando al poder eclesiástico a reprimir y a perseguir un delito de opinión? ¿Poner a la policía italiana a perseguir un presunto delito de opinión dentro de la Iglesia católica? ¿Pero esto qué es? Suena realmente extravagante. Todo esto haría un bonito argumento para una película de Fellini.      
El problema grave gravísimo, es que esta reacción se ajusta al estilo del Papa Francisco como anillo al dedo. Esta reacción no hace más que darles la razón con superabundancia a los autores de los pasquines. Pero es que resulta aún más agravada por el hecho de que no se haya llevado como un asunto interno de la Iglesia, con los recursos y los modos propios de ésta (incluida la misericordia que invocan tanto el Papa como sus críticos), sino que en virtud del Tratado de Letrán (¿de verdad ha sido un acierto invocarlo para esto?) haya intervenido el poder civil.
En fin, que mal ha estado la acción, pero mucho peor la reacción. Si se ha abierto una investigación para averiguar quién ha sido el responsable de la acción, más urgente sería abrir otra para averiguar quién ha sido el instigador de la reacción. Porque ésta será mucho más perjudicial para la Iglesia. La imagen que da de ésta semejante reacción, es nefasta.
C:\Users\Cesc\Desktop\images.jpgPorque a partir de esta reacción (de la Iglesia, en nombre de la Iglesia, para proteger a la Iglesia) es mucho más razonable la inquietud de los autores del pasquín. Se protegen en el anonimato porque saben que a ellos no les alcanza la misericordia. La policía quizá les alcance; pero no la misericordia que invocan en vano. ¿Es el pasquín un asunto tan importante para la Iglesia, que tenga que movilizarse la policía para perseguir a sus autores?
Quousque tándem? que le decía Cicerón a Catilina. ¿Hasta cuándo habrá persecuciones en la Iglesia como la de los Franciscanos de la Inmaculada? ¿Hasta cuándo la denuncia agria de los murmuradores día sí y día también en boca del mismo Papa, sin advertir que son infinitamente más peligrosos los aduladores? No, no hace falta poner a la policía a investigar sus pasos para desenmascararlos, que ellos mismos se proclaman. 
¿Hasta cuándo una misericordia tan selectiva? ¿Hasta cuándo? ¿Misericordia para que no cueste tanto torcer la recta doctrina? ¿Y negación de todo auxilio y misericordia para los que acertados o errados, luchan por defender el depósito de fe de la Iglesia? ¿Hasta cuándo?
Virtelius Temerarius

40 comentarios:

  1. Este artículo me confirma que Germinans se está convirtiendo en una especie de sucursal de Adelante la Fe, lo cual lamento mucho. Ya hace días que el texto de Virtelius apareció en esa página.

    Si hasta el momento las críticas vertidas en Germinans contra el Papa habían sido "suaves", ahora han sacado la artillería pesada. Muy feo, en mi humilde opinión.

    Estudiando el tema, hace unos días encontré el siguiente vídeo del mediático P. Fortea:

    https://www.youtube.com/watch?v=unvlsL9qCXM&t=745s

    Este señor nunca ha sido santo de mi devoción, pero encontré muy acertado su razonamiento sobre los insultos al Papa. Les recomiendo que vean y mediten el vídeo.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mal pontificado por Amoris laetitia17 de febrero de 2017, 8:42

      La situación es muy grave y son muchos los que lo denuncian:


      1. Sandro Magister dice lo siguiente:

      "Mientras tanto siguen las intervenciones cuyo fin es confirmar, en nombre del Papa, que la exhortación apostólica “Amoris laetitia”, a pesar de las oscuridades y dudas que plantea, sí es “clara” en su admisión de los divorciados que se han vuelto a casar a la comunión, aunque continúen viviendo “more uxorio”

      Y da las "confirmaciones" del Papa y de algunos obispos en forma de cartas, documentos, declaraciones y criterios, ver en:

      https://infovaticana.com/blogs/sandro-magister/comunion-todos-catolicos-protestantes-palabra-kasper-bueno-mejor-dicho-del-papa/


      2. "El arzobispo de Baltimore (Maryland, EEUU, Mons. William E. Lori) pide leer Amoris Laetitia teniendo al lado Familiaris Consortio y Sacramentum Caritatis"

      "El arzobispo animó a los sacerdotes y fieles a leer «Amoris Laetitia», especialmente el capítulo 8, párrafo 305 (y la nota al pie que la acompaña 351), sobre el acompañamiento a personas en situaciones irregulares, junto con los puntos correspondientes de las exhortaciones apostólicas de San Juan Pablo II «Familiaris Consortio» (#84) y del Papa Benedicto CVI «Sacramentum Caritatis» (#29)."

      http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28574


      Eso descarta el libro de Mons. Sistach "Cómo aplicar Amoris laetitia"

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo 8:42,

      1. La credibilidad de Sandro Magister es para mí nula desde el momento de su suspensión por publicar documentos embargados. Aunque creo que posteriormente se la levantaron, la inquina que padece contra Francisco es una obsesión; de modo que no creo que sus razonamientos sean objetivos.

      2. Cita la noticia del arzobispo de Baltimore aparecida en Infocatólica. La acabo de leer de pe a pa, cosa que creo que usted no ha hecho. No dice nada contra A.L.

      Eliminar
    3. No descarto que el grave error de Amoris laetitia y el libro de Sistach "Cómo aplicar Amoris laetitia", puedan recibir apoyos de consagrados y grupos eclesiales heterodoxos.

      Eliminar
    4. Kempis: la Oficina de Prensa de la Santa Sede no había facilitado ningún texto embargado. Según "L'espresso", medio para el que trabaja Magister, el "scoop" fue obtenido por su director, Luigi Vicinanza, quien sólo habría pedido al vaticanista una introducción y contextualización.

      En todo caso, la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero, pero es que, además, Magister no es ningún porquero; es uno de los vaticanistas más acreditados que existen.

      Eliminar
    5. Muy bien por Hermenegildo,buena réplica al kempis,a ver si se va enterando del tema.

      Eliminar
  2. Poner mala cara a los de casa y buena cara a los de fuera será muy humano, pero no se recuerda un Papa que tenga encantado a los enemigos y alejados de la Iglesia (sin que por ello se conviertan a la Fe) mientras que los católicos conscientes estamos cada vez más preocupados y disgustados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pageset del pla del estany17 de febrero de 2017, 10:59

      Fuera de la CATOLICIDAD ROMANA todo es un MARASMO que lleva al PRECIPICIO!

      Eliminar
    2. Sr.Pageset,esto era ANTES,AHORA NO.Ahora TO ER MUNDO E GÜENO!!!

      Eliminar
    3. Pageset del pla del estany: eso recuérdeselo al Papa Francisco, que a veces parece estar más a gusto con protestantes y agnósticos que con la catolicidad romana.

      Eliminar
  3. Teníamos un problema grave, hablo en plural porque los males de la Iglesia son nuestros males, que es el secularismo rampante y el abandono de Dios. Recordando el famoso pasaje, primero hubo la apostasía de los intelectuales (fruto de la ruptura protestante y de la Revolución Francesa), vino luego la apostasía de las masas (con el marxismo y la revolución industrial), más próxima la apostasía de las mujeres. ¿Hemos llegado a la apostasía de los creyentes? Teníamos ese grave problema. Pero vivíamos en la seguridad, en el magisterio cristalino y diáfano. No descubro el Mediterráneo si digo que con el Pontífice actual el marasmo doctrinal se ha asentado. Los documentos doctrinales emanados adolecen de ambigüedades, cuando no de errores crasos. Los filtros de los dicasterios, de las universidades romanas y no romanas y del teólogo del Papa se han obturado. Se ha sabido que con determinada exhortación apostólica un texto llegó al Dicasterio de Muller y otro era el que estaba manejándose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Podría ampliar, concretar y aclarar su última afirmación e informar de cómo se ha sabido?

      Eliminar
    2. Directamente Muller no lo ha confirmado ni desmentido. Al menos no me consta. No lo tengo a mano, pero no ando descaminado si le digo que la fuente es el periodista de La Stampa que el portavoz del Vaticano, en un acto de autoritarismo infantil (la pelota es mía) echó a cajas destempladas y le retiró la acreditación. Lo que de nada sirvió. ¿Se le oyó a algunos de los oficiales de la Congregación de la Fe fulminados sin explicaciones por Francisco, quien en la entrevista demorada se negó a dárselas al propio cardenal Muller porque el Papa nbo tiene que dar cuenta a nadie de sus decisiones. Dejo aquí el asunto, pues comprenderá no me encuentro a gusto debatiendo en público estos pormenores.

      Permítame remitirle a unas declaraciones de Burke sumamente esclarecedoras.
      Antes del Sínodo de 2015, al que no fui invitado, once cardenales contribuyeron a un libro sobre el matrimonio y la familia. Aunque no contribuí a este libro, lo leí con gran interés. También antes del Sínodo Ordinario de la Familia de 2015, más de 790,000 católicos firmaron un “llamamiento filial” al papa Francisco sobre el futuro de la familia, pidiéndole que dijera “una palabra clarificadora” para disipar la “confusión generalizada” sobre la enseñanza de la Iglesia. Junto con otros cardenales, yo era un signatario. Durante la sesión de 2015 del Sínodo, trece cardenales participantes firmaron una carta al Papa que indicaba su preocupación por la manipulación del proceso del Sínodo.

      En abril de 2016, el papa Francisco publicó Amoris Laetitia como el fruto de las sesiones de 2014 y 2015 del Sínodo de los Obispos. En el verano de 2016, cuarenta y cinco académicos, entre ellos algunos prelados, escribieron al Santo Padre y al Colegio de Cardenales, pidiendo al Papa repudiar una lista de proposiciones erróneas que se pueden extraer de partes de Amoris Laetitia. Esto no recibió respuesta pública.

      El 29 de agosto de 2016, me uní a muchos obispos, sacerdotes y fieles laicos en la firma de una Declaración de fidelidad a la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y su disciplina ininterrumpida. Esto tampoco ha recibido respuesta pública.

      Mi posición es que Amoris Laetitia no es magisterial porque contiene serias ambigüedades que confunden a la gente y pueden conducirlos al error y al pecado grave. Un documento con estos defectos no puede ser parte de la enseñanza perenne de la Iglesia. Porque este es el caso, la Iglesia necesita claridad absoluta en lo que el papa Francisco está enseñando y alentando.

      Eliminar
    3. Amoris no es magisterio17 de febrero de 2017, 14:44

      El Capítulo VIII de Amoris laetitia no es magisterial, porque contradice un mínimo de tres verdades divinas:

      - la moral absoluta, que Amoris sustituye por la moral del caso

      - los actos intrinsece malum, que Amoris omite

      - la supremacía de la Ley de Dios sobre la conciencia, que Amoris subvierte

      Y luego, transgredir el mandamiento de no fornicarás adulterinamente, que transforma la comunión en sacrílega.

      Sigue vigente la única verdad oficial indicada en el Catecismo 1650: no pueden comulgar los divorciados recasados sin nulidad canonica y sin abstinencia ni continencia.

      Eliminar
  4. Una vez me dirigí al rector de mi parroquia para comentarle unos comportamientos suyos que no me parecían nada adecuados. Sin que yo dijese nada, él en seguida me espetó: -¿Y ahora qué, vas a ir al obispado a quejarte?, Si tú no eres nadie y a mi me conocen bien!
    Que triste caciquismo, que penita... Hasta ahora, me gusta mucho el Papa Francisco, pero esto de los carteles me parece lamentable, una verdadera desilusión, no entiendo esa reacción..

    ResponderEliminar
  5. Anonimus cabreadus17 de febrero de 2017, 8:40

    Totalmente de acuerdo con el SR.Valderas,todo un MARASMO MONUMENTAL.Lo preocupante es que el lío se monta en la mismísima ROMA no en CIRCULOS MASONICOS,VIVIR para VER!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que dice usted de que el marasmo actual surge en Roma y no en círculos masónicos sin duda lo afirma usted porque es en el fondo un ingenuo. Créame, hoy ambas cosas no son nada contradictorias.
      Y por cierto, Germinans debería preparar una crónica ya sobre los últimos méritos y artimañas de Sistach a mayor honra y gloria y peloteo de Francisco, a propósito de sus "Amores de Leticia". Se nota que ambos son cofrades rotarios. Y eso que a Sistach lo daban por liquidado, pero no, sigue enredando de lo lindo. Por tanto, Germinans no debería perderlo de vista.
      Quien quiera profundizar en el asunto que se asome al blog de Sandro Magister settimo cielo.

      Eliminar
    2. Alguien enterado me puede explicar que Carallo son los Rotarios?,muchas gracias.

      Eliminar
    3. Los rotarios son el jardin de infancia de la masoneria.

      Eliminar
  6. Las críticas al Papa Francisco tienen que aceptarse .Juan Pablo II protector de los Legionarios de Cristo es santo.Nos hemos vuelto locos ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Pablo II también se equivocaba.

      Eliminar
    2. Sólo hay tres tipos Dr verdades que deben de aceptarse del Papa bajo pena:

      - Verdades divinamente reveladas: herejía y excomunión

      - Verdades definitivas: incomunión o apartado de la plena comunión

      - Verdades seguras, no temerarias, erróneas o temerarias: retirada del derecho a enseñar

      El resto de lo que diga el Papa, puede ser discutido, como el Capítulo VIII de Amoris laetitia, que contiene graves herejías potenciales.

      Eliminar
    3. San Juan Pablo II, creo la prelatura del Opus Dei, (contraPoder de la Iglesia Catolica)

      Eliminar
  7. Germinans acabas de dar un paso muy peligroso. Te unes al coro de los "amargados" con el papa Francisco. Leo con atención y muycha preocupación esos "pseudo blogs católicos" y como cristiano me parece sorprendente como el nivel de reacción va subiendo. Ay de los que quieren ser más papistas que el Papa!!!.. eso si que es una contradicción. A ninguno de ellos les parece nada bien lo que hace y dice el Papa ... y silencian tantas cosas estupendas que nos está diciendo.. una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuándo se puede reprender a Pedro17 de febrero de 2017, 16:06

      El Papa está equivocado en todo el Capítulo VIII de Amoris laetitia, y más en su numeral 305 y notas 351 y 336. Grave error de conjunto.

      A./ Léase atentamente Sacramentum Caritatis 29, Familiaris consortio 84, la Declaración sobre la admisibilidad a la Sagrada Comunión de los divorciados que se han vuelto a casar (24 junio 2000), el canon 915 del Código de Derecho Canónico, y sobre todo el Catecismo 1650.

      B./ También sobre los actos intrínsecamente malos: Catecismo 1753-56, 2357 (homosexualidad), Gaudium et spes 27, Humanae vitae 14, Veritatis splendor 79-83.

      C./ El adulterio y el Catecismo: 1650, 1756, 1853, 1856, 1858, 2052, 2055, 2196, 2336, 2380-81, 2384, 2400 y 2528.

      D./ Y la decisión en conciencia: 1776 a 1794. Crucial el 1786:

      "1786.- Ante la necesidad de decidir moralmente, la conciencia puede formular un juicio recto de acuerdo con la razón y con la LEY DIVINA, o al contrario un juicio erróneo que se aleja de ellas."


      Es urgentísimo saber leer bien, sólo eso, leer bien, pues hoy es la diferencia entre herejía y fidelidad.

      La Cátedra de San Pedro es infalible e indefectible, no así un Papa concreto, Francisco, en un documento no magisterial concreto, Capítulo VIII de Amoris laetitia.

      ..........

      [1] www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/intrptxt/documents/rc_pc_intrptxt_doc_20000706_declaration_sp.html y sobre todo,

      Eliminar
    2. Germinans acaba de demostrar que no es papólatra y que le preocupa la actual deriva de la Iglesia, que sufre un pontificado calamitoso. Se trata de un sano ejercicio de catolicismo responsable.

      Eliminar
    3. Más papistas que el Papa son los que piensan que las pifias de Francisco las cantan los ángeles en el cielo.

      Eliminar
    4. Se tendría que hacer un MONOGRAFICO SEMANAL sobre la CARAM ESA,el tema se pondría bastante CALIENTE por cierto.

      Eliminar
    5. Si,ahora esta enfrascada con el mismísimo NACHO el PORNO,a lo mejor lo ficha para que lo hagan MONSEÑOR o algo por el estilo,UFFFFF!

      Eliminar
    6. 22,39

      Una Iglesia trastornada hace esas cosas por naturalidad y coherencia con su enfermedad.

      Eliminar
  8. CRÍTICAS AL PAPA: ¿TODAS ACEPTABLES?

    Existe un hecho que me hace desconfiar de buena parte de personas que abiertamente critican a Francisco: en todos los casos las críticas al Papa van acompañada de lo que yo llamaría "malas artes", "malas maneras" o "bajeza":

    1. En el caso de Burke, Caffarra... para mí dejaron de ser respetables desde el fallido complot en que intentaron involucrar a Benedicto XVI:

    http://www.repubblica.it/esteri/2014/10/19/news/e_ratzinger_respinse_la_fronda_dei_conservatori_il_pontefice_non_sono_io_decide_francesco-98459341/?ref=HREC1-15

    El solo hecho de intentar algo así -contraponer a los dos Papas- es indicativo de muchas cosas sobre estos cardenales, desde luego nada bueno. ¿Cómo puedo ahora tomarme en serio algo que diga Burke, como pretende el sr. JMVG? Para mí, desde ese vergonzoso complot, Burke y sus acólitos tienen nula autoridad moral.

    2. En el caso de Adelantelafe y otras similares, es notorio que todas las fotografías de Francisco están escogidas con mala idea. Es una técnica periodística tan vieja como Goebbels: buscar fotos en que alguien (nos pueden pillar a todos) aparece bostezando, o con un rictus aparentemente de enfado, o durante una carcajada... Así se intenta mostrar al Papa como un personaje siniestro, histriónico o atolondrado, según convenga. Esto es demostrativo de que la crítica que hacen va más allá de lo puramente objetivo y cae en el campo del odio personal.

    Con estos antecedentes, ¿cómo pretenden que me tome en serio los dubia o cualquier otra crítica emanada de estas fuentes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es la doctrina: Amoris falla.

      Lo demás indica un creciente divorcio de la ortodoxia hacia Francisco, lógico porque pasa el tiempo sin responder los dubia.

      El error no puede continuar por más tiempo, pues ya es una ofensa.

      Solución: responder las dubia.

      Eliminar
    2. Sr.Kempis Raymond Leo Burke es de lo mejor que hay en el consistorio,ojalá fuesen todos como el,por Santidad y por otras muchas cosas.

      Eliminar
    3. No, no, no... anónimo 20:54.

      ¿Amoris falla? La opinión de la amplísima mayoría de cardenales, obispos y curas es que no falla. Los que piensan que falla sin duda arman más ruido que los otros, pero aun así son una minoría irrelevante.

      ¿Quién dice que falla? ¿Ese cardenal que tuvo la idea de bombero de ir a ver al papa emérito a ver si desautorizaba al papa reinante? Porque lo menos que puede decirse de Burke (et al.) es que tuvo una idea de bombero. ¿Francisco tiene que bailar al son que le marca semejante imprudente? No, hermano, no. Francisco es Pedro, pero Burke no es Pablo.

      Eche un vistazo al pasado y busque posibles paralelismos: ¿se imagina Vd a Ottaviani haciendo maniobras rastreras contra Juan XXIII al estilo de Burke? Seguramente no...

      Eliminar
    4. No voy a polemizar Kempis con usted. Ni con nadie. Sólo una coda: Ottaviani fue presidente de la Comisión Teológica del Concilio, con Browne como vicepresidente. No fue defenestrado. Todos los documentos pasaban por su manos. Se decía de él que aquel hijo de panadero sabía más teología que todos los teólogos juntos, por eso se la consideraba la bicha en ciertos sectores. Era pan bendito, pero firme en su fe. No dejó pasar ni una, como vulgarmente se dice. Y, por supuesto, el Papa se lo consultaba todo.

      Eliminar
    5. Ottaviani es el Pequeño Satanás para los progres.

      Todo lo que dijera iba en su contra.

      Eliminar
  9. Cuándo se puede reprender a Pedro y a su Sucesor17 de febrero de 2017, 16:11

    En este enlace:

    http://santotomasdeaquino.com.mx/wp/2014/08/la-reprension-de-san-pablo-al-primer-papa-en-antioquia/
    Se describe a la perfección las vidas paralelas entre Pedro y el I Concilio de Jerusalén y Francisco con su Amoris laetitia enfrentada a la Doctrina y Tradición Apostólica en materia de comulgación de fornicarios adulterinos:


    "... Pasado el tiempo, en Antioquía, San Pedro, EN LA PRACTICA, condesciende -quizá por prudencia humana y de buena fe- con los judaizantes (es decir, con quienes propugnaban el mantenimiento de la ley judaica).

    Este obrar contradecía lo definido en el Concilio de Jerusalén.

    Es decir que en la práctica obraba contra la doctrina definida por la Iglesia (incluido él mismo San Pedro como Papa).

    Como la doctrina prevalece sobre la práctica, San Pablo -que era su subordinado- le resiste cara a cara por no andar San Pedro según el camino y la verdad del Evangelio.

    San Pedro reconoce su equivocación y da la razón a San Pablo.

    Obrando con gran humildad y aceptando que un inferior pueda no sólo apartarse de un obrar errado del superior sino, incluso, reprender a ese superior; es decir, argüirle su equivocación por amor a la verdad del Evangelio.

    Citemos lo más fundamental de este incidente, narrado por el propio San Pablo:

    “Mas cuando Cefas (San Pedro) vino a Antioquía le resistí cara a cara, por ser digno de reprensión.

    Pues él, antes que viniesen ciertos hombres de parte de Santiago, comía con gentiles; más cuando llegaron aquellos se retraía y se apartaba, por temor de los que eran de la circunsición.

    Y los otros judíos incurrieron con él en la misma hipocresía, tanto que hasta Bernabé se dejó arrastrar por la simulación de ellos.

    Mas cuando yo vi que no andaba rectamente, conforme a la verdad del Evangelio, dije a Cefas (Pedro) en presencia de todos:

    --- “Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como los judíos, ¿cómo obligas a los gentiles a judaizar?”. Nosotros somos judíos de nacimiento y no pecadores procedentes de la gentilidad; mas sabiendo que el hombre es justificado, no por obras de la Ley, sino por la fe en Jesucristo, nosotros mismos hemos creído en Cristo Jesús, para ser justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la Ley; puesto que por las obras de la Ley no será justificado mortal alguno”.

    (Gálatas, Cap II, vers. 11-16).

    ResponderEliminar
  10. Hermanos: pido calma y serenidad. Yo no entro en ninguna bandería. Yo no critico al Papa. Yo no apoyo ningún acercamiento dudoso a posibles adversarios. Yo solamente creo en la Iglesia de Jesucristo y en el Evangelio que me enseñaron desde pequeño. Yo no soy quién para cuestionar al Papa, que bien sabe él su cometido. Pero jamás caeré en la debilidad de abrazar efusivamente a los enemigos de nuestra Fe ni abrir las puertas suicidamente a todo el mundo, para que destruyan nuestra Sociedad y nuestro futuro.
    Quiero recordaros aquel siglo tan apasionante en que había un cisma con varios Papas y todos eran legítimos. Y varios Santos apoyaban a uno u otro pontífice. San Vicente Ferrer, Sasnta Catalina de Siena, etc.
    Ahora hay un Papa emérito y un Papa reinante.
    Bueno. Yo confío en mi Padre Eterno, que no abandonarà la Iglesia de su Hijo Jesucristo, con la asistencia de Dios Espíritu Santo.
    Amén.

    José de La Roda

    ResponderEliminar
  11. Hasta que no aceptéis que todo lo que está sucediendo en la Iglesia Católica forma parte de la hoja de ruta del papa Francisco I para reformarla a su gusto e ideología, y que es querido por él, no entenderéis lo que está pasando. Así que no esperéis que responda “dubias” ni corrija el rumbo. Toca resistir firmes en la Fe Católica con ayuda de la Santísima Virgen, invocando su especial protección en este año del centenario de Fátima.

    ResponderEliminar
  12. Si para defender al Papa hay que recurrir al cisma pontificio de Occidente o de Avinyon, como intento de amortiguar sus críticas, más se le está perjudicando que favoreciendo, al establecer un paralelismo entre este triste acontecimiento del S. XIV.XV y determinadas actuaciones del Papa Francisco.

    ResponderEliminar