lunes, 27 de febrero de 2017

Matabosch desempolvó el clergyman

Entre las dos fotos que encabezan este artículo han transcurrido casi diez años. Aparte de constatar lo bien que envejece Matabosch y lo espléndido que se conserva a sus 81 años, corresponden ambas a las contadísimas ocasiones en que este omnipresente sacerdote utiliza el clergyman. La primera obedece a su presencia en Roma durante los fastos de creación cardenalicia del obispo Martínez Sistach en 2007. La segunda a su asistencia la semana pasada en el Parlament de Cataluña al acto de presentación del documento “El fet religiós en la Catalunya del futur”.

La segunda foto tiene su miga. El acto del Parlament, aunque se enmascararse bajo el eufemismo de “la Catalunya del futur”, no era más que un acto de propaganda independentista, convocado por el Grup Sant Jordi, que ya había organizado anteriormente el evento “Cristians pel dret a decidir” y cuyo principal gestor es el comisario Armengol. El proceso secesionista no pasa por sus mejores tiempos y siempre es bueno darle un barniz de respetabilidad, siquiera religiosa. Todos los apoyos son buenos para la causa. Sin embargo, nuestros obispos se negaron a participar del espectáculo, a pesar de las múltiples presiones recibidas, tanto políticas como incluso eclesiásticas.

Pero, pese al plante de los obispos de la Tarraconense, ahí estaba Matabosch en primera fila. Y con un clergyman negro azabache, que destacase bien en la foto. Porque esa era la única intención del uso del infrecuente alzacuellos: mostrarse claramente como un representante de la Iglesia Católica que apoya el procés. Representante cualificado; no en vano, a su provecta edad, sigue siendo Delegado de Economía del arzobispado de Barcelona y mandando, bajo persona interpuesta, tanto en el ISCREB como en la Fundación Joan Maragall.

Este Matabosch que lo ha sido todo en esta diócesis y que en sus años de profesor de teología en el Seminario desaconsejaba a las jóvenes promociones el uso de la vestimenta sacerdotal. Este Matabosch encorbatado, ciertamente atildado y pulcro, que se camuflaba como uno más en los múltiples actos en que participaba, ya fuesen de carácter docente o meramente religioso. Ese Matabosch trajeado, con aspecto de viejo galán, del que muchos pensaban que era el último señor de Barcelona. Ese Matabosch que se guardaba el clergyman para ir a Roma y ahora se lo pone para que se vea bien claro en la foto que un sacerdote de la Iglesia Católica apoya el procés. Ese Matabosch, en definitiva, que hace un uso espurio del traje sacerdotal y ostentación pública de deslealtad a las directrices de sus obispos.
Foto de los asistentes al acto del Parlament. En primer plano, un señor con mandil.
Un acto, este del Parlament, que resultó principalmente un pase de modelos, muy apropiado en estas fechas carnavalescas. Por ahí un lama, por ahí un imán, por ahí un pope ortodoxo, un poco más allá la abadesa del monasterio de Sant Pere de les Puel.les y, por si fuere poco, un masón con su mandil. ¡Cómo iba a desentonar Matabosch con su traje gris marengo! Tan solo falló el atormentado Hilari Raguer, que se despistó y acudió sin el hábito benedictino.

Obviamente este sarao de máscaras (¡incluido masón con mandil!) no sirvió para nada más que para engordar el ventilado ego del comisario Armengol y, de paso, dilapidar los recursos económicos de todos (incluso los de esa mitad de Cataluña que no participa del delirio) en un acto presidido por Carme Forcadell, con la asistencia de tres consejeros y la prestancia del auditorio del parlamento catalán, con la ausencia de la CUP y Ciudadanos, pero no del PSC y del PP, siempre con el pie cambiado.

Un fasto más de ese engorroso viaje a ninguna parte, al que, por suerte, no contribuyeron nuestros obispos, ni tan siquiera el Abad de Montserrat, mucho más avezados en ceremonia y rúbrica que la ridícula pompa y circunstancia orquestada por el comisario Armengol. Lástima que Matabosch (¡a sus años!) se prestase al juego de mezclar política y religión. Aquello por lo que pretenden linchar a Custodio Ballester. Claro que en sentido político contrario. Que aquí siempre hay dos varas de medir.

Oriolt

32 comentarios:

  1. es lógico todo lo que suceda en una sociedad en la que quien manda es una masoneria luciferina...y ahí me quedo.

    ResponderEliminar
  2. Con Armengol tuve algunas palabras cruzadas. Me extrañó que con su escasa formación --un profesor de EFB, un maestro-- hubiera sido elegido secretario de Escola Cristiana, supongo que adjunto a las órdenes de Puig, político jesuita o jesuita político (en el sentido literal del término, pues ocupó cargos con Pujol, nada menos, no con el arzobispo sino con el objeto de la chirigota "¿Dónde está la pasta Pujol"). Crucé algunas misivas a propósito del obsceno espectçáculo de toda una institución sedicente cristiana, Escola Cristiana, acosara con vileza a los niños en una suerte de sodomía política. Al objtarle ese comportamiento infame, el maestro secretario adjunto me respondió que ellos defendían los centros. Como suena, los centros.

    Una vez son los centros, otros el país. ¿Qué país? El de la gente, no. ¿Las coordenadas geográficas?

    Esa fotografía de Matabosch quedara en el álbum de la infamia. De la sumisión a una causa anticristiana. ¿Cree Matabosch que se va a librar con esas servidumbres de la investigación que le están preparando a la Iglesia de Barcelona a propósito del tráfago de ciertos inmuebles? ¿Advierte Omella que eso es un bumerang contra él?

    Urge cuanto antes enderezar el rumbo. No valdrán ni las manos sobadoras de Sistach y Vives, ni esas fotografías vergonzosas, ni esos alardes de separatismo que nada tienen que ver con la doctrina. Cuanto más tarden los obispos de acá en mostrarse coherentes con la misión pastoral encomendada, más díficil será hacer frente.

    Ha empezado la hidra a asomar la cabeza: presión de los grupos gay (toda la doctrina matrimonial de la Iglesia queda en entredicho y borrada "por si acaso" de las cartas pastorales y homilías o escritos), ataque coordinado contra sacerdotes provida (con la excusa de un motivo político inexistente, me refiero al caso Padre Custodio, acoso al que se prestó gustoso el obispado en un comunicado hiriente y el propio Omella "pidiendo prudencia" en público), el movimiento no tan soterrado contra la educación concertada (de momento retirando subvenciones a los colegios de Fomento), creación de falsas asociaciones católicas (son meras agrupaciones separatistas radicales), desaparición del IBI para los centros no dedicados al culto (por supuesto serán tenidos por tales los que ellos digan y a las horas que ellos digan).

    Que se vayan preparando los obispos. O dan un golpe de timón y se ponen en su sitio. O el tsunami que ya ruge lo arrasará todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JMVG,

      Lo suyo con el catalán es una manía persecutoria.

      ¡Animo, hombre!

      Eliminar
    2. JMVG:

      Hay muchas sorpresas entre los cargos del Gobierno Episcopal, sobre todo, en el tema de su muy escasa o nula formación para las faenas que desempeñan.

      Sería interesante que lo máximo posible, todo fuera externalizado hacia profesionales independientes.

      Eliminar
    3. Anónimo de 15/30,todo lo que dice el Sr.Valderas es CIERTO 100X100 y aun me quedo corto.

      Eliminar
    4. Sr. anónimo alabador automático del sr. Valderas, de las 19:11,

      No hace falta que lo alabe tanto. Él solito ya sabe venderse y defenderse bien.

      ¡A ver si con tanta alabanza, a alguno le dará por sospechar que es él mismo, con otro nombre!

      Eliminar
    5. Sr.Anonimo 22:16,yo me amparo en la LIBERTAD de EXPRESION para ALABAR al señor VALDERAS o a quien YO quiera,si le molesta tanto CAMBIE DE CANAL!

      Eliminar
    6. Anónimo de las 15:30

      Sólo desde la precipitación o desde la mala fe, puede decirse que tengo animosidad contra el catalán. Mire, gané mi primer plumier en un esbarjo parroquial recitando, mediados los cincuenta del siglo pasado, a Verdaguer, en competencia con otros compañeros. Era una suerte de campeonato infantil sobre Guerau de Liost, Verdaguer, etcétera.
      He colaborado en L´Avenc, Enciclopedia Catalana, etcètera.

      Sólo desde la precipitación o desde la mala fe, reitero.

      Pero una cosa es eso, y otra no salir en defensa de los miles de niños que sufren la humillación de verse desprovista de su lengua y de su historia en la educación primaria y secundaria. No lo digo yo. Lo dice el Informe Pisa.

      Es una política nazi y obscena, lamentablemente respaldada por muchos eclesiásticos y monjas.

      Es muy difícil que un separatista sea defensor de los derechos de los niños. De las personas mayores. De los enfermos. Aunque sean eclesiásticos. En mi larga vida he visto con pena lo contrario, de niño, en la adolescencia y universidad, en la vida profesional y ahora.

      Eliminar
  3. Los curas nacionalistas sólo se visten de cura para los actos políticos. Igual que los curas que se manifestaron por la Vía Layetana en los años 60's: sólo se pusieron la sotana ese día para manifestarse. Y luego hablan de no mezclar la política con la religión: ellos son los primeros en hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta ignorancia anónimo de las 10.11!!! En los sesenta todos los curas llevaban sotana!!!!

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo de las 11:49: Durante y tras el Concilio Vaticano II (1962-1965) se produjo, de hecho, una caída vertical en el uso de la indumentaria eclesiástica y del hábito religioso, contraviendo lo establecido en la norma (como todo lo demás, dicho sea de paso, por el "virus anarcoide" que contagió a tanto tonto).

      Son los famosos sacerdotes vestidos como camioneros franceses, con camisas de cuadros y pantalones vaqueros, y barba larga poblada cual motero pendenciero al estilo "hells angels" (nunca mejor dicho).

      Quizá Ud. es demasiado joven para recordarlo, pero le aseguro que en aquella época lo raro era ver a un cura vestido de cura, y a un religioso con hábito.

      Eliminar
    3. En Mataró no. Mossen Marçal, que Dios lo tenga en su gloria, me dio la primera comunión en la escuea de los maristas de Mataró en 1969 (contaba yo con 7 años de edad), la primera que hubo en España, Valldemia (por reverendo Coll Valldemia, cosa que no sabía ni el director de la Fundación Champagnat, al que le expliqué el origen del nombre del colegio el año pasado).

      Un sacerdote dedicado, que atendía la escuela, y del que guardo solo buenos recuerdos. Pero nunca llevaba la sotana. Sí algún hermano marista, especialmente si eran sacerdotes también.

      Eliminar
    4. Disculpe usted: en Barcelona en el año 1966 sólo un 20% de los sacerdotes vestía sotana. Y los que la arrinconaron no pasaron al clergyman excepto excepciones. Pasaron a un vestir de civil sin distintivo alguno. Ni crucecita en la solapa. Salvo unos pocos en el ojal de americanas grises. Grises como aquellos aciagos tiempos

      Eliminar
    5. Confirmo la impresión de todos excepto el anónimo de las 11:49. La cuestión no es llevar sotana o clerygman o ir vestido de civil en esa época. La cuestión es la deriva que tomó posteriormente el asunto.

      Eliminar
  4. La propuesta de la masonería al Rey Alfonso XIII; si quería conservar la corona,1º " su adhesión a la masonería.2º" decretar que España será un estado laico.3º" para la reforma de la familia decretar el divorcio.4º"instucción pública que y laica". Las propuestas masónicas de siempre. Las que inspiraban a Rodríguez Zapatero. como el Rey no las acepto, la respuesta fue: " Lo sentimos, pues vuestra Majestad acaba de firmar su abdicación como Rey de España y su destierro" Y así ocurrió,". El terrible cáncer de la Republica es el haber sido producto, no de una opinión republicana, sino de una confabulación de marxistas, separatistas, y masones, ajenos a una convicción y a un sentimiento entrañablemente nacional. Como se ve todo sigue, los enemigos de la cultura cristiana en casa; a rezar mucho toca; para que el E.S. nos conceda Obispos valientes y comprometidos en la causa de Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría conocer alguna fuente histórica de esto.

      Alfonso XIII consagró España al Sagrado Corazón, cosa que incluye a Cataluña.

      Los efectos, almenos, fueron parcialmente positivos: Alfonso y su familia no sufrieron la suerte del zar, España no cayó en las manos de Stalin-Satalin, ni de los separatistas ni de los anarquistas, se desarrolló un Estado de inspiración cristiana (no comunista, no atea) con limitaciones, la dinastía alfonsina recuperó el poder posteriormente, y Alfonso XIII murió de muerte natural...

      Eliminar
    2. El visado a la despedida de Alfonso XIII lo hizo Francesc Cambó, que estaba en el hotel Ritz de Madrid. Entre otros, a Alfonso XIII le echaron los católicos Alcalá Zamora y Miguel Maura, con el apoyo soterrado del nuncio Tedeschini y quienes apoyaban a este en el Vaticano. Los católicos Alcalá Zamora y Miguel Maura ocuparon la presidencia de la República y el ministerio de la gobernación, y en la inmediata quema de conventos no hicieron nada por evitarla, que era su obligación. La república masónica y separatista contó siempre con el apoyo del nuncio Tedeschini, que abandonó el cargo sólo unos días antes de la guerra civil. Decía Alfonso XIII que si Tedeschini no fuera sacerdote habría que darle un mamporro. Esos polvos son los mismos lodos de ahora, con los sucesores de hecho de Cambó organizando cosas parecidas. Con el Papa Francisco han perdido el apoyo de sectores muy importantes del Vaticano.

      Eliminar
  5. Tiene usted razón en su artículo es una pena que un sacerdote se corrompa así, pero que no va a hacer un sacerdote en estos tiempos cuando tantos obispos rechazan abiertamente el Evangelio y las palabras de Cristo.
    Como dirían los argentinos esto es una pavada, para corrupción grave la Amoris Laetitia. Lo demás son pequeñeces.

    ResponderEliminar
  6. El viejo tinglado de la farsa. Ya avisaron el cardenal Gomá y el obispo mártir Cruz Laplana que financieros separatistas, liderados por Cambó y Valls Taberner, se infiltraban en la Iglesia para ponerla a su servicio. Lo vemos en estos tiempos a todas horas y con todo el descaro, esteladas asaltando campanarios, Caram, Forcades, Rahola, Ranger, etc, etc. A este consuetudinario Matabosch que hace uso de su oficio sacerdotal para fines separatas, controlando el tinglado económico, ya sabe el lento obispo Omella a donde tiene que mandarle

    ResponderEliminar
  7. Anónimo del EIXAMPLE28 de febrero de 2017, 19:04

    Totalmente de acuerdo con lo dicho por el señor Rafael Gómez.El señor Arzobispo lo tendría que mandar a predicar a Papua-Nueva Guinea,a ver si convierte a los NATIVOS de allí,que son MUY BUENA GENTE y encima SEPARATAS,jeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si,en Papúa hacen un CALDO ESPECTACULAR con OLLAS GRANDES!

      Eliminar
  8. Parece que el ignorante es usted, sr anónimo de las 10,11.Los 60 van de 1960 al 1969. El CV II acabó en 1965.Muchos sacerdotes se despendolaron rápidamente y lo primero que hicieron fue quitarse la sotana,ya incluso antes de acabar el concilio.Así que el errado,en este caso ya sabe quien es.....

    ResponderEliminar
  9. Son todos ustedes unos retrogradas, así nunca van a entender ni a los catalanes ni a nadie que tenga un proyecto que vaya más allá de la Reconquista o de la Santa Inquisición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todos los que escribimos aquí somos catalanes. Usted, anónimo, no puede hablar en nombre de los catalanes. Hable en el suyo propio y no se retraiga a capítulos de hace tantos siglos que nadie de los de aquí ha conocido.

      Eliminar
    2. D'acrod amb l'anònim de les 21:31 El victimisme no condueix a res. A més a més, el de les 19:42 viu en el passat. Con tanta gent, i així ens va...

      Eliminar
  10. Si hay gente que se quiere independizar, no será la voluntad de Dios?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, explicítenos su "lógica", ya sea civil o "religiosa". Y si ha gente que no quiere, ¿qué? Y si hay gente que quiere salir el domingo a tomarse una tortilla en el campo ¿qué?

      Eliminar
  11. La mera fenomenología externa del caso Matabosch es reveladora de lo que sucede. A cualquiera llama la atención que un hombre de 81 años mantenga la delegación de los asuntos económicos. A los 75 años se retiran los cardenales. Habrá centenares de personas con sus espléndidos diplomas del IESE y el ESADE que podrían sustituirle. Pero no. A sus 81 años Antoni Matabosch sigue. Parece que la cosa económica de la diócesis de Barcelona es asunto privativo suyo. Que me corrija el canonista Sistach, pero creo que no hay canon que diga tal cosa. Debe ser algún secreto usatge de la diócesis. Revela que, aparte las agarraderas personales de los múltiples conocimientos diocesanos de Matabosch, algún fuerte y misterioso apoyo debe tener. Sin duda, su condición expresa de separatista oficial es decisiva. Algún misterioso grupo de poder separatista con longa manu en la diócesis debe sostener a Matabosch. Apalancado en la diócesis desde tiempo inmemorial se comprende que lo mantuviera el cardenal Sistach, como conocedor de las entretelas reales de la diócesis, le gustara más o menos. Pero no se entiende de buenas a primeras que lo mantenga el obispo Omella. pues llega sin ningún tipo de ataduras con esta diócesis. Dado que Matabosch ha sobrepasado de largo la edad de jubilación, ni aunque súbitamente Omella le tuviera en la más alta estima se puede comprender que no le haga ver dulcemente la necesidad de dar paso a alguien más joven. Así que tiene que haber un poderoso grupo que obra misteriosamente en la diócesis, y al que el obispo Omella no puede hacer frente por sí solo.

    El caso confirma que los cambios normales en el gobierno diocesano, en el caso barcelonés no los puede hacer Omella sin el apoyo explícito del Vaticano. En el caso barcelonés el gobierno de la diócesis sobrepasa las capacidades de cualquier obispo. Es asunto Vaticano. Lo que no debe extrañar, dado que los actuales ataques contra el Vaticano tienen su epicentro en personas de la diócesis de Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, el estado lamentable de la archidiócesis, no de ahora sino de hace por lo menos treinta años, sólo puede arreglarse bajo la administración directa de la Santa Sede.

      Pero la Santa Sede de hoy no es la misma que la de los pontificados de Benedicto XVI y Juan Pablo II. Para muestra, la configuración de la congregación para los religiosos dispuesta por Francisco. Aquí se retratan hechos que no dejan nada bien a Mons. Omella, no lo dejan bien como obispo y sin embargo él está en la congregación romana que elige a los obispos.

      No hay ninguna instancia a la que se pueda apelar, o escurrirá el bulto ante las estupideces de Barcelona o, lo que es peor, serán afines al perfil eclesiástico denunciado.

      Eliminar
  12. La Conferencia Episcopal Española acaba de cesar a Rafael del Río Sendino como presidente de Caritas, a sus 76 esplendorosos años, sin el previo aviso normal en estos casos. Noticia que puede tener un soterrado alcance, además de sus similitudes con el caso del todavía más longevo Antonio Matabosch. Rafael del Río fue feligrés barcelonés, cuando ejerció como jefe de policía de Barcelona. Luego le nombraron Director General de la Policía –patrón de Barcelona a Madrid que se ha repetido muchas veces en los altos mandos policiales-. Dirección General de la que fue titular en el primer gobierno socialista de Felipe González. Con varios hermanos religiosos, se le atribuye afinidad al Opus.

    Rafael del Río fue nombrado presidente de Caritas en la escogida fecha del 11 de marzo de 2005, durando hasta hoy. Sustituyó a Nuria Gispert Feliu, que había sido elegida en 2003. Nuria Gispert, vinculada al PSC, dimitió sorprendentemente, sin ningún motivo conocido. Luego ha seguido sus múltiples actividades. Por ello, da la impresión que dimitió para hacerle hueco a Rafael del Río. Este era jefe de seguridad de Iberia, cargo en el que le sustituyó Jesús de la Morena, comisario general de información que se ocupó de la investigación de los atentados de Madrid.

    A Rafael del Río le sustituye el teniente general Manuel Bretón Moreno, que creó hace un par de años Caritas castrense. Fue jefe de gabinete del ministro del PP Federico Trillo y del ministro del PSOE José Bono, enfrentados oficialmente por el asunto del Yak 42. Se desconoce el extraño criterio por el cual la presidencia de Caritas debe ir vinculada últimamente a personas relacionadas con el poder de la seguridad del estado.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente curioso pero no se descarta que sean personas eficaces y puedan ofrecer lo mejor de sus vidas (aunque ya mayorcitos)

      Eliminar
  13. Matabosch, como la Forcades y la Caram. Si no fuesen religiosas nadie les haría caso, porque lo que les encanta a los medios que las acogen, es dejar a la Iglesia en el peor lugar posible. Y esas monjas "mediáticas" son el medio de que se sirven. Y ellas, encantadas de ayudar a perjudicar a la Iglesia, con tal de que les halaguen su vanidad y prospere la causa espuria (el independentismo) a cuyo servicio se ponen ellas con sus hábitos religiosos. ¿En qué se distingue Matabosch de esas monjas? Absolutamente en nada. Se pone su distintivo de sacerdote no para servir a Dios y a la Iglesia, sino para servir al gran motor de su vida: la independencia de Cataluña.

    ResponderEliminar