lunes, 2 de enero de 2017

Camprodon. El obispo que indignó a Pujol

Con motivo del reciente fallecimiento del obispo emérito de Gerona, Mons. Jaume Camprodon, se han podido leer toda clase de artículos y obituarios hagiográficos, en los que se destacan un reguero de lugares comunes: tarannà senzill, evangélico, solidario, comprometido con los pobres, arrelat al país; incluso existe quien lo considera un precursor del papa Francisco, en un exceso ciertamente ditirámbico. Sin embargo, en ninguna de las piezas que he leído se reseña uno de los hechos más curiosos no sólo de la biografía del obispo sino de las relaciones de la Iglesia en Cataluña con Jordi Pujol.

Corría el año 1991 y en la hoja diocesana de Gerona se publicó un artículo en el que se criticaba la campaña publicitaria de la Generalitat que se promocionaba con los lemas “La feina ben feta no té fronteres“ o “La gent és la força de Catalunya“, afirmando que “pueden servir para ocultar el trabajo mal hecho y la debilidad de mucha gente que no sabe dónde encontrar la fuerza para avanzar” y añadiendo que “con dinero público y con un gran despliegue en todos los medios de comunicación se está cultivando, a base de propaganda millonaria y electoralista, una política de fachada externa”. El artículo se cerraba con el siguiente párrafo: “Nuestros dirigentes están lejos de la categoría moral de un Havel o de un Aristide”

No se había distribuido la hoja y el artículo ya había llegado a la Generalitat. La reacción de Jordi Pujol fue inmediata y furibunda. Llamó personalmente al obispo y a Mn. Modest Prats, a fin de que lo retirasen y como sea que no se avinieron a ello, publicó una nota oficial, previa al propio artículo y remarcando que era escrita por el Presidente y el gobierno de la Generalitat, con siete puntos, entre los que se calificaba el contenido de la pieza de “parcial, agresivo e hiriente” y entre los que cabe destacar este párrafo: “El presidente y el gobierno de la Generalitat se preguntan y preguntan, con espíritu constructivo, al señor obispo de Gerona y a la hoja diocesana, si estas condenas de carácter general, radicales y degradantes respecto a la clase política amén de tendenciosas, contribuyen a generar la esperanza trascendente que ellos mismos reclaman”. Era la primera nota del gobierno de la Generalitat (y su presidente) dirigida contra un obispo.
Pujol y Ferrusola (jóvenes y ancianos) rodeados de eclesiásticos
Pero Camprodon no se arredró ante la soflama del Honorable y mandó distribuir por fax a los medios de comunicación con la copia del texto de la hoja, antes de su entrega a las parroquias. Como era de esperar, tanto las emisoras de radio y televisión como la prensa local no tardaron en propagar la noticia: “El full parroquial de Girona critica les campanyes que fa la Generalitat”, titulaban los medios gerundenses. Incluso se publicó una nota del obispado en la que manifestaba que el propio prelado ratificaba expresamente su confianza en la dirección de la publicación diocesana. Ese fin de semana (23 y 24 de noviembre de 1991) la hoja de la diócesis agotó los 25.000 ejemplares distribuidos en las parroquias de Gerona.

Resultado de imagen de jordi pujol creu de sant jordi bisbe deig
Jordi Pujol imponiendo la Creu de Sant Jordi al obispo Deig
Desde luego, el obispo tuvo los arrestos necesarios para resistir los embates de Pujol. Estamos hablando del año 1991, los años dorados del pujolismo. El único poder de Cataluña, ante al que hacían cola, simplemente por saludar, empresarios, banqueros, constructores, intelectuales y periodistas. Aquel Jordi Pujol que obligaba a los periodistas a levantarse cuando él entraba y que incluso se permitió abroncar en público a un redactor, que osó no cumplir con la deferencia. Aquel Jordi Pujol que reconoció haber mandado una entrevista a La Vanguardia en la que él mismo se hacía las preguntas y las respuestas y que, como reconoció, muchos años más tarde, Lluis Foix, protestó porque no le gustaba el titular de la misma. No les dejaba ni el título.
.
Tan desaforada había sido la reacción de Pujol a un simple artículo de una hoja diocesana que el obispo Camprodon quedó tocado por una arremetida tan personal y un intento de control de la Iglesia tan descarado. Once años después fue propuesto por el propio Jordi Pujol para ser condecorado con la Creu de Sant Jordi y rechazó el galardón. Aunque ahora se oculte, en aquel momento muchos pensaron que Camprodon quiso evitar el gesto de doblar la cerviz ante quien había dispuesto la publicación de una nota oficial dirigida personalmente contra él. Le substituyó el obispo Deig como cuota eclesial en la distinción de aquel año.

Han pasado los años, la figura de Pujol está absolutamente desprestigiada, pero ni uno sólo de los obituarios y declaraciones vertidas con motivo del fallecimiento del obispo emérito han recordado tan singular suceso, propio de la Cataluña de principios de los 90, tiempo del máximo esplendor de una pretendida dinastía.

Oriolt

19 comentarios:

  1. Gerona, Gerona... cómo te hundes hasta el fondo...2 de enero de 2017, 23:34

    "Corría el año 1991 y en la hoja diocesana de Gerona se publicó un artículo en el que se criticaba la campaña publicitaria de la Generalitat que se promocionaba con los lemas “La feina ben feta no té fronteres“ o “La gent és la força de Catalunya“, afirmando que “pueden servir para ocultar el trabajo mal hecho y la debilidad de mucha gente que no sabe dónde encontrar la fuerza para avanzar” y añadiendo que “con dinero público y con un gran despliegue en todos los medios de comunicación se está cultivando, a base de propaganda millonaria y electoralista, una política de fachada externa”. El artículo se cerraba con el siguiente párrafo: “Nuestros dirigentes están lejos de la categoría moral de un Havel o de un Aristide”

    - Según tengo entendido, ya a mediados del 1980, he registrado el primer caso en que se cobraba un 2,5% mensual de la facturación bruta de los servicios de transporte de una oficina de un Departamento en Barcelona, a cambio de la contratación... a buen entendedor...


    - Mn. Modest Prats era un cura nacionalista y progresista, al menos así se mostraba en las tertulias de la Orquestra con Ramon Barnils y Jordi Vendrell. Aquí el famoso último programa de la Orquestra con Prats, Vendrell, Terricabras y Murgades en los JJOO de 1992 por las detenciones de Garzón, y que motivó el fin de la Orquestra de Catalunya Ràdio. El último programa, que indica la existencia del nacionalismo independentista en la clericalía de Gerona a través de Mn. Modest Prats:

    www.ccma.cat/catradio/alacarta/nom-programa/1992-Lorquestra-de-Jordi-Vendrell-(ultim-programa)/audio/403707/


    - El obispo Camprodón, junto con sus sacerdotes de Gerona, fue el obispo más destacado durante el Concilio Provincial Tarraconense de 1995. Este concilio tuvo un carácter nacionalista, al querer que Cataluña tuviera una Conferencia Episcopal Tarraconense, equivalente a la Conferencia Episcopal Española, y que motivó que el Vaticano retrasara durante un año el placet al texto final del Concilio Provincial Tarraconense, y encima, con la modificación del artículo referido a la Conferencia Tarraconense.

    La finalidad del "separatismo eclesial" consistió en dar un factor de nacionalidad a Cataluña, a través de que el "tonto útil" de Juan Pablo II les concediera la Conferencia Episcopal Tarraconense quasi-independiente.


    - Hoy, la diócesis de Gerona está "casi" muerta desde un punto de vista espiritual, teológico y moral. Sería interesante recordar y revisar las actuaciones de los diversos obispos, desde el Concilio Vaticano II, en la muerte católica de Gerona, que he tenido el gusto-desgracia de ver en persona:

    Narcís Jubany (1964-1972)
    Jaume Camprodon Rovira (1973-2001)
    Carlos Soler Perdigó (2001-2008)
    Francesc Pardo i Artigas (2008-hoy)

    - La desgracia de la diócesis de Gerona, y el hundimiento en directo de la Iglesia en Mataró, es debido a que hay un "moll de l'os" del poder clerical que no quiere ni transparencia, ni rendición de cuentas, ni ejercicio de las responsabilidades. Que todo quede en un silencio "para no remover heridas". Pues no. Hay que decir la verdad para salvar a lo que se hunde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARPN
      ""Pues no. Hay que decir la verdad para salvar a lo que se hunde"" y más aún si es tan importante y vital para los que somos seguidores de Xto, y aunque pecadores, queremos servir a nuestra Iglesia católica en todas sus acciones.

      Eliminar
    2. Girona Girona... què bonica ets!

      Eliminar
  2. El grande de España jamás ha estado en la oposición, ni cuando la Vanguardia era Española ni cuando dejó de serlo. Fue y es "la subvencionadísima", que como el resto de los media, la escuela, la Universidad, y la Església han surtido de opio al pueblo, creando una dependencia severa sobre parte de su población.
    Todos ellos creen que serán eternamente felices con ese opio que es la nació. Ya les pueden robar, mentir, despilfarrar su dinero etc; ellos siguen con su adicción. Alguno hasta cree que el capo, tiene guardado el dinero de su expolio en Andorra, para cuando se proclame la independencia. Que este Obispo no hiciera de voz de su amo en esta Cataluña donde derechas, izquierdas, mediopensionistas y argentinos repiten mantras producto de sus alucinaciones y de sus subvenciones, merece un estudio particular sobre esa refractariedad al bajito (sobre todo moralmente), en algunos aspectos de su gestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. - Desde 1980, en realidad todo fue un gran engaño, con un poder que pedía el 3% y una pretendida sociedad civil subvencionadísima y sumisa al poder. Era una sociedad en bucle: dabas el 3% y recibías contratos y subvención.

      - El choque de Gerona con Pujol siempre me pareció un pique entre la clericalía nacional-progresista gerundense y la burguesía pujolera de Can Fanga-Can Ganga. Aprovecharon el punto débil de la cuestión social que tenía el asunto.

      Eliminar
    2. Laura, a mí me molestan todos los mantras. Tanto los de "ellos", como los de usted, que viene a decir: "los catalanes somos tontos; nos tienen idiotizados con el catalanismo, y por eso somos incapaces de pensar libremente"

      Eliminar
    3. Laura tiene razón.

      El catalanismo de Pujol, del Tripartito, de la CUP... las leyes de Dios, bandeadas y pisoteadas tanto por el pueblo como por el gobierno... la obsesión por un Estado propio, cuando ahora están en quiebra y sin funcionarios y sin técnicos... con inestabilidad grave del sistema de partidos políticos catalanes... con la crisis europea y mundial... con juicios de corrupción... con nuevos partidos o comunistas o sin cuadros técnicos competentes y capacitados...

      Eliminar
    4. Anónimo 11,28
      No se trata de falta de inteligencia sino de afectividad descontrolada.
      No hay que codiciar utopías. Las utopías resultan de la ausencia de un juicio objetivo sobre los hechos y sobre los deseos y se relacionan con la responsabilidad personal y social.
      Un cristiano tiene que dirigir ordenadamente su afectividad.

      Eliminar
  3. Narcís Jubany (1964-1971) Precisemos...

    ResponderEliminar
  4. Doncs, no la sabia aquesta, almenys un bisbe canta crits al govern de torn. Ara cap bisbe amb l'exepció d'e Reig Plà diuen ni piu sobre temes polèmics d'actualitat com gaimonis i generaimonis. SG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El señor OBISPO no tragaba al PUJOLET porque este le pidió que le tenia que dar el 20% de la PLATERETA que decimos en mi tierra o sea de la recaudación que los fieles damos cuando vamos a Missa a lo cual el Señor Obispo lo mandó a tomar por allí donde ustedes saben y .

      Eliminar
  5. No voy a juzgar la persona, sino los hechos. Los hechos acaecidos durante el pontificado de Camprodón. En las parroquias de la diócesis de Gerona, de Arenys a Cantallops, con el obispo Cartañá e Inglés, así firmaba el "bisbet" (por su baja estatura) se enseñaba el catecismo en catalán escrito por él (años de posguerra inmediata), las prédicas eran en catalán, como las misiones populares. Pero alli donde predominaba el castellano, ek catecismo tenia una edición en castellano y los sermones eran en castellano. Cartañá, que había sido profesor de teología, tenía las ideas muy claras y envió a muchos de sus sacerdotes jóvenes a estudiar a Salamanca, Roma e incluso Jerusalén. Vino luego Jubany y se produjo un conflicto generacional sumamente doloroso por el maltrato (sic, maltrato) sufrido por los sacerdotes mayores, aquellos que se habían salvado del asesinato nacionalista de Companys, ERC y la FAI, la perversa trinidad que decían ellos. Como he recogido aquí en alguna ocasión, los sacerdotes atribuyeron al separatismo parte sustancial de la sangre derramada en las cunetas, en particular en el "revolt de sant Cosme" (aledaños de Olot).

    Llegó el turismo a la costa. Rosas, Palamós, La Escala, villas marineras por antonomasia, se convirtieron en villas turísticas. Muchas familias --recordaré sólo los Ruiz Giménez-- veraneaban aquí. Y como eran católicos practicantes acudían a misa que, dado su número, se realizaba en castellano.

    Pero amigo llegó la doctrina Camprodón. Se acabaron las misas en castellano. Sin base doctrinal --sólo una estancia efimera, de un par de meses en el Instituto Católico de París-- se quiso introducir lo que por estos lares se creía doctrina conciliar. El despiporre. Muchos curas se pasaron en armas, homilías, reuniones de juventud, etcétera, al socialismo. Quim Nadal, de la saga de los Nadal que coparon todos los puestos relevantes de la provincia y mñas allá (alcaldía, rectorado de la Universidad, dirección de periódicos) desde su socialismo (que más tarde abandonó traicionando a sus votantes hispanohablantes y recibiendo en recompensa sustanciosas bicocas) se convirtió de la lucha contra el nacionalcatolicismo, es decir, contra la Iglesia. MJuchísimos curas, Camprodón en la seo, le aplaudieron y siguieron. Fue el grupo nutrido del Forum Alsina.

    Nadie cogía un libro solvente de teología, de pastoral, de derecho. El propio Modest Prats brilló por sus trabajos en filología catalana.

    He insistido hasta la saciedad que cuando falta el pulso teológico, la doctrina sacramental, la exégesis bíblica, el derecho canónico, la historia de la Iglesia, se producen fenómenos tan peregrinos como el panfleto ese de Arrels, que los obispos de acá se empecinan en tomar como doctrina y guía. Esa obstinación no se aleja de la mostrada por los cerrados geocentristas frente a la tesis copernicana.

    Por eso, la catedral estaba llena de autoridades separatistas, las bancadas principales. Qui paga, mana. Por eso los cantos de loor a su amor al pais y ansias de libertad, entre otras simplezas. Es una pena que Cristo hablara de otra patria y otro Padre y no alentara las algaradas políticas. Con la de arrels que tenían Pedro y Juan, Tomás, Santiago, Bartolomé.

    Al cel sia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El documento Arrels cristianes de Catalunya, de los obispos catalanes, es Magisterio privado, por lo que no es necesario obedecerlo, y además, históricamente es racial y subjetivo, y políticamente sometido a la política de Pujol y el nacionalismo.

      Eliminar
    2. Todas las misas y celebraciones litúrgicas y paralitúrgicas, en Gerona,, sin excepción, se hicieron en catalán para convertirlas en oficinas de normalización lingüísticas, con el fin de ser un vector y un factor de catalanización (de una visión politica), y además, de introducción de la cosmovisión progresista y modernista.

      La participación de los fieles es este cambalache fue cero, absoluto menosprecio y ninguneo, fuimos pura chatarra con cara de palo, invitados de piedra, amordazados, trágala total, y si no te gusta, dos tazas.

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo de lo dicho por el SEÑOR VALDERAS GALLARDO,FALTARIA MAS.

    ResponderEliminar
  7. EStupendo el comentario del señor Valderas Gallardo, solo le añadiria la guinda a la "iglesia catalana" de Gerona lo del forum alsina, que con el beneplácito del obispillo de turno nos querían convertir en comunistas.

    ResponderEliminar
  8. Muy BUENO esto de querer convertir em COMUNISTAS a los FELIGRESES VAYA PARROCOS CON MARCHA,JEJE

    ResponderEliminar
  9. A recordar que Jordi Pujol fue el factotum de la cofradía Virtelia. Algo poco conocido, pero muy importante. De ahí han salido buena parte de los mandamases en Cataluña durante las últimas décadas.
    “La Confraria de la Mare de Déu de Montserrat de Virtèlia

    Escola Virtèlia”


    https://ca.wikipedia.org/wiki/Escola_Virt%C3%A8lia

    Lucha de clanes, que usan la religión con fines de poder. Ya lo advirtieron el cardenal Gomá y el obispo mártir Cruz Laplana, avisando al Vaticano que financieros separatistas, liderados por Cambó y Valls Taberner, se infiltraban en la Iglesia para ponerla al servicio de sus fines. De nada sirvió, pues informaban a través del nuncio Tedeschini, que apoyaba a los separatistas. Como eran apoyados por un importante loby en el Vaticano. Hasta que el Papa Francisco está cambiando las cosas.

    El banquero Jordi Pujol es en definitiva una criatura, con su padre, de los Valls Taberner, como relata el banquero Manuel Ortinez en sus poco conocidas pero muy importantes memorias: “Una vida entre burgueses”.

    ResponderEliminar
  10. Al catalán le pierde el dinero porque cree que todos son de su misma condición, que todo el mundo tiene un precio y que sólo hay que saber cuál es. En Cataluña, todos se dejaron comprar, se siguen dejando comprar y se seguirán dejando comprar porque es algo que llevan en los genes. No tienen remedio. Lo importante es que no arrastren al resto de España cuando entren en default. Si la institución eclesiástica se mantiene en ese juego seguirá el mismo camino. Su dios es el dinero y lo demás son "punyetes". La religión es el último valor que se pone a la venta antes de comenzar una persecución y el motivo de tantos obispos no catalanes en esa tierra fue la cantidad de gente, entre la burguesía, que renegó de su fe durante la Guerra Civil. Los bombardeos "italianos" de March sobre el Ensanche de Barcelona y la respuesta desde el Carmel, no se hundió el barrio por casualidad, no tienen precedente en la historia. La vida es así de perra.

    ResponderEliminar