martes, 20 de diciembre de 2016

La entrevista de Hitler y Franco en Hendaya

Y lo que uno se puede encontrar en una entrevista con Omella
 
Ayer finalizó la mini-serie de cuatro capítulos en la que bajo el título "Lo que escondían sus ojos", se recreaba la relación extra-matrimonial de Ramón Serrano Suñer con la marquesa de Llanzol, fruto de la cual nació Carmen Díez de Rivera, también conocida como "la musa de la transición" por ser la mano de derecha de Adolfo Suárez en el proceso que retornó la democracia a nuestro pais. La serie se inspira en el libro del mismo nombre de la periodista y escritora Nieves Herrero.

Serrano Suñer era "cuñadísimo" del Generalísimo (casado con Ramona Polo, hermana de Doña Carmen) y ministro de Asuntos Exteriores español, en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial (1939-1942), él fue uno de los pocos testigos del encuentro entre Franco y Hitler en Hendaya, un acontecimiento que pudo cambiar el curso histórico de nuestro país y del continente.

Ramón Serrano Suñer, entre alemanes
Explicaba Don Ramón que en aquella entrevista Franco se dedicó a explicarle al Führer un montón de batallitas militares personales, que no venían a cuento de nada, ya que estaba bien claro el motivo de la reunión, pero aquel gallego pillo, tenía la intención de dejar agotado mentalmente al mandatario alemán antes de entrar en materia delicada. Hitler mostraba  con su rostro que le importaba un bledo todo aquella recreación de nimiedades bélicas, y bostezaba de una manera ostensible y sin disimulos para que su contertulio se diera cuenta del desinterés que le creaban sus historias. Pero a pesar de todo ello, como disciplinado alemán, aguantó estoicamente hasta el final y sin interrumpir, todo aquello que el caudillo español le estaba explicando.

Viene esta historia a cuento, porque hablando de entrevistas, estos días estoy conversando con diversas personas que han tenido la ocasión de entrevistarse con Don Juan José Omella, y que me han relatado sus impresiones y valoraciones, sobre la manera de recibir y tratar, por parte de nuestro arzobispo, a sus entrevistados.

Es evidente que la valoración es de entrada muy positiva, sobre todo si se cae en la odiosa comparación con su antecesor, especialista en entrevistas protocolarias, frías y distantes. Y es que n.s.b.a.... y jubilado cardenal Martínez Sistach, mostraba casi tan poco interés como el Führer con Franco, por lo que se le estaba contando y de vez en cuando le salia algún bostezo, que eso sí, intentaba disimular lo máximo posible. Sólo habían cuatro temas, o palabras claves, que le hacían despertar de su casi letargo, y que en algunas ocasiones incluso le propiciaban saltar como un resorte: Dinero (ganar o perderlo), Escándalo público, Derecho canónico y finalmente GERMINANS.

Con Omella todo es distinto, de entrada recibe a sus entrevistados de una forma muy cordial y cercana, incluso con alguna carcajada o chiste de rigor, después de eso el visitante se siente cómodo y decide explicar con toda confianza sus preocupaciones y problemas. El arzobispo escucha y lo hace con rostro de interés, en ningún momento uno tiene la sensación de que hay prisa, o que deba resumir, como si el prelado tuviera todo el tiempo del mundo para recibir todo tipo de explicaciones por muy nimias que parezcan. Un sacerdote me lo definía de la siguiente manera: "Con Sistach, parecía que hablaras con una pared, con Omella hablas con una persona".


Omella, un hombre de trato agradable en las entrevistas
Pero esa buena impresión que da nuestro actual pastor en las entrevistas, tiene algún punto débil, y es que como primer contacto está muy bien y es cierto que hemos ganado en eso muchísimo, pero con buenas caras, y trato humano exquisito no se arreglan los problemas, ni los de la gente, ni los de la diócesis. Y lo que te dicen desde Logroño y otros lugares donde ha estado Don Juan José, es que es un obispo encantador, que trata a todo el mundo con mucha proximidad y simpatía, pero que muchos problemas se quedan en el tintero sin resolver.

Es la sensación que hemos empezado a tener aquí, cuando vemos que después de un año, el círculo de Sistach sigue intacto, y ni siquiera corren rumores de cambios importantes en las altas instancias diocesanas, algo completamente inusual, incluso en diócesis pequeñas, cuando llega un nuevo obispo.

Barcelona es una diócesis difícil para un obispo, aquí se echó a uno de los mejores de la España del siglo XX (Don Marcelo), se le hizo la vida imposible a otro, que venía de Tortosa, querido por todos y con fama de cercano y sensible a la gente (Don Ricardo), se toleró a otro porque cedió en todo lo que le pedía una parte de su clero y la otra fue dócil y silenciosa (Don Narcís). El último, intentando repetir lo que hizo su maestro Don Narcís, alentó esta web, que empezó como un simple impulso de cuatro aficionados, y que ahora está rozando los 4.000.000 de visitas en poco más de cuatro años (Don Lluís). No sé la estrategia que tiene prevista Don Juan José, pero lo que tengo claro es que desde el inmobilismo en el que ahora está situado, sólo generará decepción y frustración, tanto en un lado como en el otro.

Antoninus Pius

18 comentarios:

  1. MAIL ENVIADO HOY A MONSEÑOR OMELLA (I)

    Excelentísimo Monseñor Juan José Omella, Arzobispo metropolitano de Barcelona:

    esta tarde de miércoles 21 de diciembre de 2016 se celebrarán en las iglesias parroquial de sant Josep de Mataró y de los padres Escolapios a poca distancia, dentro de la demarcación de sant Josep y vinculada a ella, celebraciones comunitrias de la penitencia.

    ESTA CELEBRACIÓN FALTA A LA CARIDAD Y A LA JUSTICIA
    Estas celebraciones, como se ha demostrado en los últimos años -y para concretar 'últimos' me centraré en 2016 antes de Pacua de resurrección y 2015 antes de Navidad-, no van encaminadas a celebrar comunitariamente la reconciliación para que el fiel de base se pueda acercar a confesar sus pecados después de haber examinado su conciencia junto a la comunidad -que por otra parte no existe en estas parroquia e iglesia mencionadas-, sino que simplemente ahorra la confesión individual, ofreciendo una prohibida absolución colectiva, sacrílega por definición por, por ejemplo, no darse nunca en Mataró ni en España en palabras suyas de Usted en conversación conmigo antes del verano cuando me quejaba de ello, las necesarias condiciones para que este caso extraordinario tenga validez.

    Pero se da la circunstancia que coincide este hecho deplorable con una cuestión de fondo muchísimo más grave. Y me refiero que en la plática durante la celebración anterior a la Pascua y en el caso del reverendo Segismundo aprovechó para despreciar la confesión individual de los pecados diciendo que "ir a confesarse con una lista de pecados es algo artificial, y que la confesión tiene que ser comunitaria como los otros sacramentos".

    En el templo había dos sacerdotes más: el reverendo Carlos Bellvé y el reverendo Josep Teixidó, como recordé a su obispo auxiliar Monseñor Taltavull cuando el señor Cardenal me desvió a él a comienzos de 2014, y con el que empecé a mostrarle mi preocupación por esta grave situación de las parroquias encomendadas al Vicario Episcopal de Usted para la zona 6 el reverendo Segismundo, .

    Llegaron tarde y estuvieron sentados entre el pueblo, y no se ofreció en ningún momento la posibilidad ni se dio ninguna indicación de que 'los que quisieran' podían confesar individualmente sus pecados. De hecho no estaba previsto, ni en ello pensaban los vicarios y menos el rector.

    Un poco más grave, si cabe, fue la situación en la iglesia de los padres escolapios: cuatro sacerdotes estaban revestidos en el presbiterio para la misma celebración, realizada en otra fecha cercana. Al acabar, sin haber dado tampoco ninguna indicación de la necesidad de confesar individualmente los pecados graves para su perdón, se retiraron a la sacristía y ya no salieron, pues por ella se accede a la comunida y tocaba cenar temprano. Curiosamente además, si el año pasado se hicieron estas celebraciones de las dos iglesias en fechas separadas, lo qu facilita que más gente acuda, este año se hacen en la misma. ¿Un detalle más de 'venga a por ello y una cosa menos'?

    Aunque Dios nuestro Señor sabe antes, más y mejor, no debemos tentarle. Y con esto eminencia, y otros prelados a quien dará usted a leer este escrito, no le estoy diciendo lo que se tiene que hacer, sino defendiendo mi relación personal, como feligrés de sant Josep, con Dios nuestro Señor. La iglesia a través de sus ministros, tienen la gravísima obligación de darme pan cuando pido pan y no darme una piedra en lugar de pan. Y el rector de la susodicha parroquia es además, como he dicho anteriormente y repito, pues alguno de los prelados que leerán esto no lo saben, vicario episcopal de zona de su eminencia, actuando por tanto en su nombre. No están por la labor, como por ejemplo se demostró en la mínima cantidad de presbíteros que acudieron a la imposición del palio a su eminencia en la catedral. No debía para ellos ser suficiente lo que eso significa y simboliza, aunque solo fuera la Unidad por la que pide Cristo a Dios Padre en su oración Sacerdotal.

    ResponderEliminar
  2. EMAIL MANDADO HOY A MONSEÑOR OMELLA (II)
    Ya sé, ya sé: no como piedras y voy a confesarme a Barcelona, a 31 km de distancia por ser Mataró tierra casi imposible donde obtener tal confesión con garantías de que no tendrás que buscar a un sacerdote donde no lo hay disponible, y otra cosa que le digan, eminencia, es mentira. Pero estas absoluciones colectivas están prohibidas pues en España nunca se dan las circunstancias para que fueren válidas, y menos en una ciudad de 120.00 habitantes como Mataró. Esto constituye un sacrilegio, pues se autoriza incluso a los que dudan de su validez a que vayan a comulgar, también a los que creen que es válida la absolución de pecados mortales, y la lógica nos contestaría fácilmente a la pregunta de '¿quién es reo del Cuerpo del Señor?' Por ello, se engaña al cristiano laico que acude a estas celebraciones, a la vez que se le trata de abalfabeto, pues estos actos muestran una carencia aboluta de Fe en la capacidad del cristiano de base de adquirir formación y luchar por adquirir las virtudes.

    No solamente esto sino que también y sin ningún lugar a dudas confunden estos tristes ministros de Dios nuestro Señor la misericordia divina con su propia y triste compasión. Donorum Dei dispensatio fidelis sumus, y solamente la misericordia de Dios cura, no sus palabras carentes de autoridad por haber mancillado con su autosuficiencia (quien no se haga como uno de estos -niño- no entrará...) de adulto cínico el ministerio que Dios les ha confiado. Seguro que Usted, siendo admirador de Saint-Exupéry entiende lo que le quiero decir.

    Ya me he quedado sin palabras tras tres años de llorarle a mis pastores pero sumo y sigo, a pesar de habérseme atacado con desprecio alarmante (Taltavull), además de con insultos y amenazas (el vicario judicial Santiago Bueno). Y cuando mis quejas han tenido que convertirse en denuncias a su eminencia por el registro del arzobispado desde 2015, en repetidas ocasiones pues Santiago Bueno las ha ocultado dolosamente, muy probablemente, y aunque no han sido respondidas y estaban dirigidas a él por el cargo, e incluso en una de ellas era el denunciado. por ello incluso dio orden a seguridad que no me dejara entrar ni hasta la garita de entrada, y tuvo la precaución de falsamente decir que lo había dicho el obispo Taltavull quien lo mandaba. Grabado lo tengo por precaución.


    Con este ataque a la misericordia de Dios en el Año Jubilar de la Misericordia, se deja al fiel de base solo ante nuestros pecados. En mi última confesion, en Barcelona el domingo pasado con un padre jesuita, comentaba él después que si no se le da a una persona la confesion individual de sus pecados y un poco de direccion espiritual el alma corre el peligro inmediato de convertirse en un erial.

    ResponderEliminar
  3. EMAIL MANDADO HOY A MONSEÑOR OMELLA (III)
    A SU EXCELENCIA SUPLICO que no se haga esta ofensa grave a Dios y este abuso sobre un sacramento y esta estafa a las almas, terrible injusticia y falta gravísima de Caridad y Misericordia. Por ello le pido que tome las medidas necesarias y suficientes para que se ofrezca mañana en estas dos iglesias con suficientes confesores la adecuada ofertad e sacerdotes para quien necesite y quiera acudir a la absolución individual de sus pecados.

    Una llamada basta, como bastó para prohibir a Juan José Tamayo dar una charla cuando avisé a Monseñor Taltavull solo el día antes, o a Charamsa otra en parroquias, aunque las dieran igualmente; y aunque luego y para humillación del cardenal Sistach se publicara una entrevista a Tamayo la semana siguiente en Catalunya Cristiana. También los periodistas predilectos del reverendo Ollé, Delegado de Medios, ensalzaron a Charamsa en sendos artículos, Y siguen siendo los primeros en pasearse por los pasillos del Arzobipado ante el mínimo evento clerical o eclesiástico. Léase Ara y Llisterri. Es que, sr Arzobispo, os colores de mi camiseta recibida en el bautismo me impiden aplaudir a otros equipos, para ello tendría que cambiarme la camiseta.

    ANEXO

    Le adjunto un archivo del comunicado en su día a Monseñor Taltavull, del que no me refirió nada. Cierto que no tiene ninguna obligación, pero la caridad está por encima de las obligaciones. También la educación. Destaco del archivo adjunto las siguientes líneas:

    "B- En Segundo lugar y como “preparación” para la Semana Santa pasada, quería recordarle que se da una absolución colectiva en la parroquia de Sant Josep (aunque también en la de Santa Ana, con 4 sacerdotes y desapareciendo en la sacristía después ni tan siquiera ofertando la remota posibilidad de recibir la confesión individual de los pecados), abogando por el sacramento en modo comunitario de la penitencia, y diciendo que la forma individual llevando una lista de pecados es artificial. Esto en el marco de una celebración comunitaria del sacramento de la reconciliación, que también acabó en absolución colectiva sin ofrecerse posibilidad de confesión individual. Todos los fieles asistentes son testigos.

    "C- En tercer lugar que se me insulta a gritos en plena asamblea parroquial, como reseño más abajo.
    (...)
    "En la misma sesión, al aportar yo unas reflexiones ante la audiencia, al rector Segismundo García no se le ocurre mas que gritarme "eres un desgraciado", y “por qué no te callas”, posiblemente porque le llegan las quejas que he puesto durante res años al obispado, habiéndome llevado insultos del vicario judicial Santiago Bueno, amenazas de abrirme un expediente canónico por denunciar ante el obispado y sub secreto a un sacerdote, y espetarme que seguramente estaba yo en pecado mortal. Archivando luego la denuncia utilizando el mismo canon que obliga a no asuir la culpablidad del denunciado pero tampoco la falsedad de la denuncia;. Por cierto, estos insultos fueron delante de Usted, Sr. Obispo, que me había convocado y que me tendió una especie de encerrona. Triste es".

    Tengo que confesar que esa charla sobre Amoris Laetitia la podía haber dado mejor yo, que fui el autor del primer artículo de contenido publicado en España sobre la Amoris Laetitia, a las 12:00 horas, después del embargo tras pasar la noche leyéndola ya que a algunos nos llega antes del Vaticano. Recordará el Sr. Obispo que siempre respetando el embargo se la hice llegar la noche antes. Tuve la delicadeza de mandársela de antemano a Monseñor Taltavull respetando el embargo, cosa que él me agradeció. No por ello me contestó cuando le relaté estos incidentes.

    Reiterándole mis oraciones por su persona e intenciones, le pido su bendición,

    Muy cordialmente,

    Jordi Picazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdóneme usted PICAZO pero lo que lleva entre manos es PREDICAR en el DESIERTO,lo siento por usted,cambie usted de tema que acabará LOCO DE ATAR y no resolverá NADA de NADA!

      Eliminar
    2. Muy bien, Sr. Picazo, ténganos informados de estos abusos, irregularidades y delitos litúrgicos y rituales. Aunque no sirvan de nada, aquí se quedan, como hechos notorios sin respuesta episcopal, lo que implica un presunto pecado y delito de disimulación y tolerancia ante el mal.

      Eliminar
    3. Otro que tal: admiro y leo su tema y comentario pero es demasiado largo.

      Eliminar
  4. MARPN
    Totalmente de acuerdo con tu exposición Jordi.
    Sr. arzobispo ha de acabar con el libertinaje de algunos sacerdotes que en vez de ayudar, entorpecen la necedaria labor de nuestra querida Iglesia católica. No tenga miedo y sea valiente. Necesitamos de un buen pastor en la diócesis de Barcelona. Recemos para que el Espíritu de Nuestro Señor Jesucristo le de fuerzas e ilumine y la Virgen del Pilar lo reconforte.

    ResponderEliminar
  5. Quien no elimina al MAL es que es su aliado. Preferimos parroquias CERRADAS a discípulos de SATAN disfrazados de sacerdotes.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Jordi Picazo: No pierdas el tiempo. ¿No te das cuenta de que lo que haces es como contarle a Pétain que los alemanes han ocupado Francia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún así, lo ha de hacer saber para que el responsable no alegue ignorancia no culpable, y sobre todo, no se ponga falsas medallas de pacificador o de excelencia.

      Eliminar
  7. Las carencias que tapa la simpatía aparente21 de diciembre de 2016, 10:18

    Omella es un corporativista carente de competencia y capacidad teológica, que lo encubre con risas y chistes.

    Reacción increíblemente lenta ante el caso del padre nuestro blasfemo. Caso ISCREB. Caso de la no reforma del Gobierno Episcopal. Caso Amoris laetitia (criticó los 5 dubia), que demuestra su ignorancia canónica, fideística, teológica y moral.

    Su falta de oposición al aborto, la cultura de la muerte y el relativismo, al separatismo contrario al bien común y a la ideología de género.

    Su ignorancia deliberada del modernismo eclesial en la misa, culto, moral, Biblia, vida, familia y matrimonio, educación católica.

    Sus glosas dominicales son persistentes cuentacuentos impropios de un obispo.

    Si sigue así, será responsable del ensimismamiento y enquistamiento de un grupo de poder e interés no católico desde hace más de 40 años, en perjuicio de la verdad y de nosotros.

    Hay que rezar, pues vienen tiempos difíciles, y más para Omella, si persiste en un claro erróneo rumbo de Gobierno.

    ResponderEliminar
  8. Por si no la conocían aquí tienen la tercera acepción del término jesuita según el Diccionario de la Real Academia Española:

    jesuita
    1. adj. Integrante de la Compañía de Jesús, fundada en Italia por san Ignacio de Loyola en 1540. U. t. c. s. m.
    2. adj. Perteneciente o relativo a la Compañía de Jesús o a sus miembros. Colegio jesuita.
    3. adj. coloq. Hipócrita, taimado. Apl. a pers., u. t. c. s.

    ResponderEliminar
  9. Me esta entrando la misma sensación que con Mons. Ricard María Carles, buen trato, amabilidad, humor, campechano, simpatiquismo,...
    Pero poca mitra, poco baculo, que quiere decir palabras, pero no tocar nada, haber si me llega la jubilación.
    Salir igual que he entrado.
    Siento decir que la culpa no es de él, sino de quienes lo propusieron y de quén lo nombro.
    Repasemos: llegada a Barcelona con 69 años, casi 70, cinco para jubilarse (aunque le den prorroga, también dependera de su salud).
    Viene sin conocer al 99,9% del clero, no conoce la Diócesis, ni sus problemas, desconocemos que informes y quien se los suministra,...
    No podemos esperar milagros si él no esta dispuesto a vivir la cruz (a la que empiece a nombrar y quitar cargos importantes de la Diócesis) se terminara la pax y el buenismo actual de muchos.
    Además seria interesante conocer quien le coloco a su secretario, quien ha propuesto a seguro Obispo auxiliar de Barcelona citado hoy por un comentarista,...
    Por desgracia en Barcelona se va a repitir lo mismo que vive actualmente la archidiócesis de Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es la maldición del Palacio Episcopal... vacilaciones baculares, siestas bacúleas, báculos ociosos, quietismo bacular, báculos sonrientes y nada más, báculos en baculación siniestra y mafiosa...

      Eliminar
  10. De Segis y sus secuaces me espero de todo. Decir de TODO es TODO. Este vicario episcopal se cree él mismo ser "papa". Decirle que es un auxiliar del Obispo es ofenderle, incluso el calificativo más suave de "colaborador". De esta calaña también es el rector de la Pàrroquia de Sant Martí del Clot de Barcelona, Don Manuel Saliva, que pasó varios años por el olor a azufre de Mataró. Una reliquia del pasado de curas obreros, la inmensa mayoría secularizados- La rebeldía de estos rompe iglesias no hace falta repetirla porque todos sabemos de sus hechos y sus obras.

    Mi padre fue marino mercante durante toda su vida laboral, recuerdo sus tristezas al tener que embarcar a viajes que duraban 3 y 4 meses por todo el mundo. Entonces los buques llevaban capellán y la detención y seguimiento de huracanes y tormentas marinas no es como hoy, pues en sus primeros años vivió un huracán en el Caribe y el capellán dio la absolución general ante el peligro que corrían los pasajeros y tripulación. Y esto fue hacia los años 20. Era algo que estaba previsto en la Iglesia en caso de extrema necesidad. No es algo nuevo.

    Lo que ocurre actualmente en las absoluciones generales en nuestras parroquias, es que a los curas no les gusta confesar, porque la mayoría de ellos no lo hacen, no se confiensan. Y aunque sepan que desobedecen lo siguen haciendo, y es porque notan una autoridad débil, lo que les da vía libre a cometer todas las irregularidades ministeriales.

    Referente a los escolapios, pues no se puede esperar nada de ellos. Hace muchos años que han perdido el "oremus", incluído un cisma entre ellos. El último que apague la luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absoluciones comunitarias: fraude de ley21 de diciembre de 2016, 17:55

      Hay un enlace que habla de la confesión comunitaria:

      http://www.iuscanonicum.org/index.php/derecho-sacramental/el-sacramento-de-la-penitencia/24-requisitos-para-impartir-la-absolucion-general.html


      1º que amenace un peligro de muerte, y el sacerdote o los sacerdotes no tengan tiempo para oír la confesión de cada penitente. En este caso, el ministro puede juzgar si se cumple este requisito.

      2º Haya una necesidad grave.

      Se entiende que hay necesidad grave si:

      a) hay insuficiencia de confesores.

      b) los penitentes, sin culpa por su parte, se verían privados durante notable tiempo de la gracia sacramental o de la sagrada comunión.

      Así interpreta la existencia de esos criterios la Nota explicativa de 8 de noviembre de 1996:

      "Para que se verifique tal estado de «grave necesidad» deben concurrir conjuntamente dos elementos: primero, que haya escasez de sacerdotes y gran número de penitentes; segundo, que los fieles no hayan tenido o no tengan la posibilidad de confesarse antes o inmediatamente después. En la práctica, que ellos no sean responsables, con su descuido, de la actual privación del estado de gracia o de la imposibilidad de recibir la santa comunión («sine propria culpa») y que este estado de cosas se alargará previsiblemente por largo («diu»)".

      El Motu proprio especifica lo siguiente:

      “a) Se trata de situaciones que, objetivamente, son excepcionales, como las que pueden producirse en territorios de misión o en comunidades de fieles aisladas, donde el sacerdote sólo puede pasar una o pocas veces al año, o cuando lo permitan las circunstancias bélicas, metereológicas u otras parecidas.

      Se puede continuar leyendo lo que dice este artículo, muy interesante.

      De lo que se deduce que las absoluciones generales o "comunitarias" son ilícitas e inválidas. No se dan las circunstancias que exige el derecho.

      Por otra parte, la situación de necesidad grave proviene de la culpa de los sacerdotes, que no están disponibles para confesar, ni realizan períodicas y frecuentes campañas para confesarse, y recordar esta obligación.

      Con consciencia, no confiesan, y crean ellos mismos la situación de necesidad grave: todo el mundo viene en Navidad y Semana Santa. Y como es una multitud, entonces "grave necesidad"... y lo dicen ellos, no el obispo.

      Eliminar
  11. Hace mucho, mucho tiempo que la diócesis de Barcelona anda sin pastor y los fieles como ovejas amenazadas por los lobos, desde dentro de la Iglesia Barcelonesa. Y el que debería ser pastor... sonriendo. solo falta que se peine la cela "parriba"

    ResponderEliminar
  12. En barna tendrían que poner una temporada como administrador apostólico al CARDENAL LEO BURKE ya verían como HUIRIAN todos estos DIABLILLOS FANTASGORICOS.

    ResponderEliminar