miércoles, 2 de noviembre de 2016

Omella, ¿Síndrome de Estocolmo curial?

Omella rodeado de autocomplacientes, autorefenciados y sin nula capacidad de autocrítica
Una de las características del búnker curial que rodea a Monseñor Omella en Barcelona es la de comportarse como verdaderos mandamases de "retroescena" de palacio. Ocultarle la verdad, tergiversarle la información, o directamente a veces mentirle sin contemplaciones. Cinturón de hierro informativo para un párroco rural originario de Cretas, hombre noble y hoy obispo pero sin recursos para reformar la curia. 

Una curia donde debe volver Taltavull, magistralmente descrito por un comentarista de GG como el típico clérigo bizcochable, carente de forma definitiva, verdadera agua que se adapta a las paredes del continente, teológicamente evanescente como el aire, verdadera nube viajera y proteica, que adopta todas las formas posibles. Pobre Omella, ¡vaya entourage!

La diócesis de Barcelona ha ordenado los últimos 12 años 42 presbíteros, los cuales en no pocas ocasiones han superado la cuarentena. Deseamos larga vida a todos ellos.
Nuestro obispado (2.660.000h) está formado por 214  parroquias agrupadas en 26 arciprestazgos, los cuales a su vez se encuentran agrupados en 6 vicarias episcopales.
Esto significa que haciendo la media, cada parroquia del obispado necesita 61’14 años para que surja una vocación que acabe ordenada de presbítero; 7’43 años por arciprestado y poco más de 1 año y medio por cada zona pastoral.

Esto significa que, a este ritmo, vamos a un escenario donde solo se podrán cubrir unas 140 parroquias (con párroco y sin vicario) y todo ello suponiendo que no haya secularizaciones, que la media de edad de los ordenando sea de menos de la treintena y que todo el mundo tenga una salud de hierro.
El futuro más inmediato es peor aún. A la cascada de próximas jubilaciones de párrocos del clero secular se van a unir la marcha de los religiosos regulares que regentan parroquias por falta de vocaciones y relevo. La residencia sacerdotal donde no cabe un alfiler vs. la masa edilicia sobredimensionada de un seminario desangelado y en alquiler creciente de su metro cuadrado en propiedad. Cuidado que al poeta y mestre en gai saber de la economía diocesana Batlle no se le ocurra la permuta de usos. 

Omella es un hombre honrado caído cual paracaidista en medio de la curia sistaquista. Sin conocimientos previos de la diócesis carece de instrumentos para neutralizar este campo de minas. Y de momento se deja llevar. La burocracia funcionarial funciona sola, con sus planes heredados que fría y maquinalmente pone en marcha como si los desastres de esta diócesis no fueran con ella, y presentándolos a un Omella que poca cosa puede hacer más que decir amén.

No se puede ejercer de obispo sin curia. Barcelona no es Logroño. Pero reformarla es otro cantar. Expertos en supervivencia, por algo esta curia es hija del sistaquismo, forman parte del cuadro de honor del máster de hacer el pelota del Institut del Teatre de Barcelona.
La vida parroquial en Barcelona está colapsada porque en términos masivos no se vive la Fe en comunión con la Iglesia ni existe fraternidad sacerdotal diocesana. Parroquias arrasadas por curas progresistas, parroquias esquilmadas por curas zumbados, parroquias abandonadas de un trato filial diocesano. 61’14 años para que en una parroquia surja una vocación que acabe ordenada de presbítero. Solo lo supera la Escuela Pía, miles de alumnos, 0 vocaciones.
Y ante este problema la Curia barcelonesa…, en vez de actuar con realismo trascendente, vive ensimismada consigo misma sin querer abandonar el espacio de confort de los muros del palacio episcopal, del seminario o de los medios de comunicación de Iglesia. Todo para huir de la trinchera parroquial. Parapetados, acusan de terroristas a los que los atacan mientras la diócesis se marchita a pasos agigantados. Heredados del sistaquismo, Omella está rodeado de autocomplacientes, autorefenciados y sin nula capacidad de autocrítica.
No necesitamos de sus planes de apuntalamiento, componenda y poda pues ellos han sido cooperadores de haber evitado la continuidad de la reforma de la diócesis iniciada en los últimos años del episcopado de Don Ricard Maria Carles; y por tanto corresponsables de haber llegado a la situación eclesial actual.

Necesitamos revigorizar la vida parroquial por dentro, no amputando miembros o vendiendo muebles como proponen y componen fría y maquinalmente unos sacerdotes curiales con un interior más seco que el desierto de Atacama. Si Omella no se carga ¾ del actual staff curial, demos por perdido su episcopado.
Omella debe  romper muros internos y externos. Debe liderar el episcopado catalán para abandonar la praxis que permite, por ejemplo, participar en Catalunya Religió, que a modo de La Vanguardia eclesial, simultanea noticias serias y ortodoxas con la sección de contactos. Para ser creíble, debe poner en su sitio las dependencias financieras con la Generalitat. Hablar más alto, como muchos valientes obispos italianos,  en temas Familia y de Doctrina Social hasta incomodar a los compradores, con ayudas económico-financieras públicas o privadas, de silencios eclesiales. 

Debe nombrar una nueva generación de vicarios episcopales si no quiera ahogarse de trabajo y quedar paralizado (situación anhelada por los curiales: un obispo fatigado se deja llevar). Para ello pensar en facturar a folletinescos personajes de Opera Buffa como Segis que a 77 años a cumplir en 2017 (Rollán, 1940) luce cruz pectoral en actos litúrgicos pese a su escandaloso progresismo eclesiológico.    Y salir fuera. Explorar como lo han hecho las diócesis más dinámicas francesas pues los catalanes muchas veces somos una caricatura de lo que sucede en Francia. Hecho que no impide una excursión a Toledo. Pero, luego de regreso, hay que ser valientes y retomar la praxis del último Carles (en gloria esté).
Sacerdotes y aspirantes de la Fraternité Sacerdotale Saint-Pierre
La Francia católica que vive el renoveau ha basado su renovación sobre, entre otros puntos, los carismas carismáticos (católicos ortodoxos en doctrina bien sûr), en una renovación monástica nova et vetera, en no tener miedo a las nuevas fundaciones de carácter más bien tradicional, en una renovación episcopal con obispos muy bien formados y de profunda vida espiritual, en la dignificación de la Liturgia, en confiar en un laicado serio y formado, en superar el Mayo del 68, en no ser autocomplacientes, ni autorefenciados, en actuar con capacidad de autocrítica, en conocer el terreno y no solo de oídas…
 
Coordinadora d’Unitat Pastoral (CUP) 

28 comentarios:

  1. Los carismáticos no pueden ser tan católicos en doctrina, pues, no en balde, "lex orandi, lex credendi".

    ResponderEliminar
  2. La afable y bonifacia burguesía curial barcelonesa...3 de noviembre de 2016, 0:59


    "Pero, luego de regreso, hay que ser valientes y retomar la praxis del último Carles (en gloria esté)."

    El cardenal Carles fue un ejemplo, a pesar de sus defectos. No obstante, fue el verdadero mono de goma que recibía la badana por todos los lados de parte del Nacional-progresismo: desde llamarlo Carcamal Carcas, hasta montarle una curia paralela, e incluso sabotearlo a lo rinoceronte, como aquel encuentro con curas en que un "amiguito" le puso la grabadora con una casete (aquellos tiempos...) que repetía a todo volumen: "Carles, ves-te'n, Carles, fora, Carles, dimiteix". Y más marranadas... ¿cómo pudo resistir?

    Como dijo uno, Barcelona es una de las mejores ciudades del mundo en materia de bienestar. Los mejores restaurantes, buenos mercados, los mejores hoteles, masías y balnearios, buenas viviendas y residencias, el campo, playa, montaña y nieve, buen ocio y entretenimiento, buenos sitios para comprar, los mejores hospitales y médicos, buenas escuelas y universidades, Madrid, las islas y Valencia a tiro de piedra, un aeropuerto y un puerto, buenas carreteras, trenes y autopistas, una Andorra para escapar, Francia al lado... y una buena agenda de contactos donde siempre hay manos amigas y favores por cobrar...

    ¿Quién quiere ir a Roma, por las españas o hacer misiones? ¿En qué lugar se está mejor que en casa? ¿A quién le gusta arreglar la Iglesia, si precisamente tal como está contribuye a su bienestar particular?

    Rezar y Jesús-Eucaristía, dos soluciones, entre otras...

    ResponderEliminar
  3. Estoy bastante de acuerdo con el contenido y el tono del artículo de hoy. Sin embargo, el señor arzobispo no da muestras de querer romper muros. Tiene su propio criterio y lo aplicará cuando le dejen, aprovechando jubilaciones por ejemplo. Tiene agallas pero no quiere enmendar la plana a su antecesor.

    ResponderEliminar
  4. No entraré a discutir cómo está la situación en estos momentos en la iglesia de la diócesis de Barcelona, la cual algo conozco y, como todo el mundo, puedo tener una opinión y un personal criterio. Esta es tarea que corresponde a sus responsables a los cuáles les deseo el mayor de los aciertos en su toma de decisiones.

    Ahora bien, sí que puedo opinar como feligrés y ciudadano residente de esta ciudad en la cual nací y llevo viviendo a día de hoy 45 años. En primer lugar, partiendo de su retrato estadístico se puede concluir de forma elocuente de la siguiente manera. La población de la diócesis ha envejecido y la tasa de natalidad ha disminuido. De forma análoga ha ocurrido lo mismo en el ámbito sacerdotal. No nacen tantos niños de la misma manera que no nacen tantas vocaciones. ¿Por qué?, se preguntarán. Pues, muy sencillo. La sociedad ha cambiado y las cuotas de bienestar también. Cuanto más rica es una población, menos natalidad tiene. Y, por tanto, menos vocaciones nuevas aparecen. En todos los ámbitos no sólo en el eclesial.

    En segundo lugar, la dinámica vital de la sociedad de esta diócesis ha cambiado. Y este cambio, se ha acentuado de forma drástica y contundente desde el inicio de la crisis de 2008. Sí, ya han pasado 8 años y, a pesar de los cantos de sirena, las cosas ya no volverán a ser lo que eran. Para nadie. Y la iglesia no es una excepción a este hecho. La vida de nuestros hijos será peor que la que han tenido sus padres rompiendo una tendencia que hasta ahora se veía imposible de alterar. ¿Eso será para todos? No, está claro. En épocas de crisis es cuando los pobres se hacen más pobres y los ricos amasan más fortuna. Esta máxima vale tanto a nivel material como espiritual. Ahí es donde la iglesia debe volver a desarrollar una labor que es fiel a su tradición. La clave es que papel tendrá más peso. ¿El primero o el segundo? Esa es la elección más importante que a mi modesto y humilde juicio debe tomar.
    Por último y no menos importante, hay que estar atentos a las tendencias de futuro que ya se perfilan y que parece que se están consolidando. Una es la lucha por el talento, ya que existe un problema de recursos humanos y todos quieren quedarse con los mejores valores que ya apuntan en la juventud. Los buenos, al no tener espacio en su lugar natal, emigran en busca de oportunidades más acordes a su potencial. Los conformistas, mediocres o que ya tienen la vida resuelta se quedan hibernando esperando la llegada de una primavera prometida que difícilmente volverá tal como la hemos conocido hasta ahora. Son las dos únicas estrategias vitales posibles en estos tiempos. Esto reduce mucho las acciones y el posible margen de acción.

    ¿Qué nos queda? Una ciudad rendida y decadente donde la invasión foránea es la única aportación novedosa a una dinámica social, económica y espiritual que va languideciendo. Cada vez es más difícil no sólo oír hablar catalán o castellano en las calles como era habitual y sin ningún problema de comprensión entre los mismos. Ahora lo que resulta complejo es escuchar alguna conversación en alguna lengua románica que nos identifique con las raíces de esta tierra que siempre ha sido y es lugar de encuentro y acogida.

    Estos son para mí las raíces del problema que tanto les preocupa y ocupa. Nos hemos convertido en una tierra de misiones, donde faltan misioneros que ayuden a los que lo necesitan a través de sus obras y acciones anunciando el Evangelio. Antes era al revés. Nosotros íbamos a evangelizar a otros territorios. Ahora la situación está dando la vuelta por completo. Ahora bien, el espíritu misionero del siglo XXI en una diócesis como la de Barcelona debe saber encontrar su talante, talento, tolerancia, templanza y temperamento. Todos tienen cabida y todos pueden ser útiles, pero no todo ni todos valen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin una persona que reflexiona, piensa, y observa la realidad. Y sin dar la culpa al progrsismo catalán.
      Felicidades.
      Así es nuestra sociedad ha cambiado y además sigue y muy deprisa.
      Lo que pasa en Barcelona, después llega a otras ciudades de España.
      Eso pasa en religión y en política.
      Hay muchos ejemplos.

      Eliminar
  5. Hermenegildo me ha sumistrado gentilmente un ejemplo perfecto de lo que lamentaba en intervenciones anteriores: 1)Falta de catolicidad excluyendo a los Carismáticos (como movimiento) de la ortodoxia. ¿La Iglesia los reconoce? Porque, si es así, usted yerra.
    2) Falta de comprensión lectora. El comentarista colectivo de hoy usa el término "carismático" en su sentido genérico como sinónimo de "inspirado por el Espíritu" y no el particular referido a los Carismáticos como realidad eclesial.
    "L'esperit de capelleta" campa por sus fueros rompiendo la unidad de los católicos... la doctrina no es el único factor (y menos la autointerpretada) que se lo digan a Lefebvre...

    ResponderEliminar
  6. Muy buena la idea de los firmantes son de otra CUP,vamos,la católica CUP.

    ResponderEliminar
  7. Aquí tothom opina, tothom critica... però ningú aporta solucions, ningú diu el que faria en cas d´ocupar algun lloc rellevant. Menys xerrameca senyors i més serietat.
    És molt fàcil criticar, tothom ho sap fer. Treballar ja és una altra cosa... I aquí em sembla que la gent treballa poc, xerra molt, critica molt... Solucions, senyors, solucions!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sabe usted como se disfruta criticando?,no a oído usted hablar del EFECTE TAFANE???,PUES AL LORO!

      Eliminar
    2. Aquí no es prenen decisions. Això no és cap òrgan de la curia de Barcelona. Això és un mitjà de comunicació privat molt generós amb les opinions dels seus lectors.

      La crítica, si és respectuosa i constructiva, benvinguda sigui. Tanmateix crec que les solucions que majoritàriament aquí creiem necessàries a vostè no li agradarien pas.

      Eliminar
    3. No estic d'acord. No tothom opina. No tothom critica. No tothom aporta solucions. Si vol la meva és ben clara i fàcil. Cal emprendre dos accions clares i feremes.

      La primera gestionar i atendre correctament les 214 parròquies. Si no es pot fer amb els recursos propis de l'església que es contractin de laics ben preparats i qualificats. Això en l'àmbit empreserial s'anomena exteralització. No crec que es pugui esgrimir un problema pressupostari ja que es més un problema de gestió i coordinació de recursos tant personals com patrimonials.

      Pel que fa a la necessitat de més vocacions o es creen o s'importen. La segona és l'opció més ràpida, però potser no la més eficaç. La primera és la més lenta, però a la llarga dona millors fruits. Per tant, s'han de dur a terme les dues en paral.lel per aconseguir resoldre els problemes més urgents i inmediats, però sense deixar de treballar en els importants.

      Per crear noves vocacions potser l'església s'hauria de replantejar el concepte de prevere en una ciutat del segle XXI. Té sentit el mateix model ancestral quan la societat ha canviat de manera tan radical? Pot atendre i entendre les necessitats espirtuals d'una feligresia cosmopolita, postmoderna, treballaodra amb família a càrrec amb tota la seva problemàtica un jove, o no tan jove, que només ha conegut la vida de seminari? Quina formació li cal a un prevere, més enllà de la teologica, per ser un bon pastor de l'església? Quina mena de formació i qui ha de formar en aquests futurs preveres que esdevindran futurs evangelitzadors?

      Canviar cadires i persones és relativament fàcil. El difícil és pensar i definir un pla estratègic per abordar els problemes de fons i a fons. Després cal el coratge i els recursos per dur-ho a terme. Les propostes de resolució poden ser superficials o profundes. Depenent de quin tipus siguin faran un servei o altre. El que si serà segur és que seran lentes i, en els temps en que vivim, el que avui és un problema soluble esdevé ràpidament en quelcom impossible de resoldre. És llavors quan només queda espai per la crítica i l'opinió, doncs la solució no té cabuda.

      Eliminar
    4. Como bien dice, Joan Lluis, estas cuestiones que usted plantea trascienden la Iglesia de Barcelona...correspondería estudiarlas al Santo Padre o a un Concilio o Sínodo de obispos. El modelo y la disciplina del sacerdocio católico latino es el que es, masculino, ordenado, jerárquico, célibe y "a tiempo completo"...

      Eliminar
  8. El escrito de hoy le da soluciones, pero que muy claras. Lea el último párrafo. Hagan en Cataluña lo mismo que están haciendo en una parte de Francia y vivirán la misma regeneración católica que allí se está viviendo.

    ResponderEliminar
  9. La consagración de Cataluña a satanás3 de noviembre de 2016, 11:18

    Si Cataluña fuera Polonia, aparte del ji ji ja ja de "Polonia" de TV3, teniendo en cuenta la proporción de población, éstas son las cifras aproximadas que debería tener Cataluña:

    Cataluña - Año 2016 (teórico)

    Seminaristas... 1.000
    Sacerdotes..... 5.000

    En Cataluña hay aproximadamente unos 1.500 sacerdotes. Si Cataluña fuera Polonia, faltarían unos 3.500 sacerdotes, y no digo nada en relación a los seminaristas.

    La edad media de los sacerdotes activos catalanes (unos 1.500), en las diócesis catalanas es aproximadamente:

    - Barcelona, Tarragona y Tortosa: 60 años
    - Gerona, Vic, Solsona y Lérida: 70 años
    - Sant Feliu de Llobregat: 65 años
    - Tarrasa: 50 años

    Dentro de pocos años, casi todas las diócesis de los Pirineos desaparecerán, entre ellas, los orgullosos de Gerona.

    ¿Qué ha pasado en Cataluña y no en Polonia?

    Primero, la caída de la demografía

    Segundo y último, la consagración de Cataluña a satanás


    En efecto, de facto, Cataluña se ha consagrado plenamente a satanás, a través de la introducción de la ideología (sí, ideología) de la muerte, del relativismo moral y de género y transgénero. Así de sencillo.

    Los matrimonios, en su mayoría, están divorciados, o existen actos de adulterio. Las parejas de hecho están a la orden del día. Las relaciones de los menores (en droga, en sexo), ya son mayoritarias y precoces. Droga, pornografía y prostitución. La muerte es habitual en una familia: anticonceptivos, píldora del día después, el aborto tradicional y el nuevo aborto eugenésico de la reproducción humana asistida.

    A la puerta, llaman la eutanasia de todo enfermo y anciano, y la eutanasia universal dicha suicidio asistido, libre y gratuito, que en Holanda representan ya el 4% de las defunciones, para alivio y jolgorio del ministro de las pensiones, de Hacienda y de la Seguridad Social... y de la industria del aborto y la reproducción asistida, tal como viene denunciando el solitario, olvidado aparentemente por su obispo y compañeros, P. Custodio Ballester.

    El problema en Cataluña es espiritual, exclusivamente, no hay otra causa.

    Si Cataluña le construye delante de las narices de Jesús y María un monumento con más de 450.000 niños no nacidos muertos por todo tipo de aborto, y otro más, para mofarse, de más de 100.000 niños no nacidos congelados y vitrificados.

    Si las familias y matrimonios son, la mayoría, diseñados por el gobierno y asumidos por el pueblo según la idea que tiene satanás de orden social, a través de leyes y reglamentos.

    Si existe una Iglesia necia, inútil e inepta en la defensa de los principios irrenunciables que estableció Benedicto XVI, y que son la vida (aborto), la familia y el matrimonio (divorcio y parejas de hecho), la educación (ideología de género) y el bien común (separatismo).

    ¿Dónde estaba aquel entusiasmo en la defensa de la vida, la familia y el matrimonio, la Iglesia y la fe católica, que pidió San Juan Pablo II?

    Entonces, ante todo ello, dice Jesús:

    - ¿Queréis todos, pueblo, gobernantes e Iglesia, muerte? Pues vais a tener muerte: desapareceréis todos, órdenes, congregaciones, diócesis. Es vuestra voluntad. Sois libres.


    Cuando GG dice que Omella debe de renovar el 75% de su curia, yo pienso que ha de ser una mayoría búlgara: debe de renovar el 125%.

    Ante ello, hay que reparar por los pecados del pueblo y del gobierno, rezar y comulgar en estado de gracia... y aprovechar estos últimos diez días de la Puerta de la Misericordia.

    ResponderEliminar
  10. Si la regeneración tiene que venir de la mano de los carismáticos, tan suyos como son, con sus excentricidades, sus intoxicaciones pentecostales (también en doctrina), sus laicos predicadores, sus semi-histerismos, etc etc, esperen, oh wait! Yo lo siento pero me apeo. Mi Iglesia es otra. La Romana, Católica y Apostólica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parroquias, parroquias, parroquias...3 de noviembre de 2016, 12:43

      Los carismáticos, los kikos, los opusinos, los focolares... todos han de estar en la Iglesia de Barcelona.

      Iglesia de Barcelona, ciudad abierta a todos los movimientos.

      Pero su idea de fondo subsiste.

      No todos los católicos de Barcelona están hechos para el carisma institucional del Opus, de los kikos, de los carismáticos, de los focolares...

      Quizás les gustan parte o algún elemento del carisma. Como me pasa a mí.

      Por eso, el elemento vertebrador debe ser la parroquia, la parroquia, la parroquia...

      Omella, ponte las pilas, sanea el pozo negro de la curia, y fuera los de siempre, que llevaron a la diócesis hacia la perdición...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con usted anónimo 11:28.

      Eliminar
  11. Márchense corriendo a San Dámaso3 de noviembre de 2016, 13:17

    Si pueden, sólo si pueden, vayan a SAN DÁMASO, y NO vayan al ISCREB ni a ninguna facultad de teología de Cataluña, sea de los Jesuitas en Sant Cugat (Centre Borja), sea en Barcelona, o donde sea, si lo que buscan es, además de calidad, que den sólo doctrina y evangelio.

    Otro artículo que lo prueba:

    http://infocatolica.com/blog/cura.php/1611031012-title

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infocatólica en sus últimos artículos está arremetierndo contra el paapa Francisco abiertamente.

      Se ha convertido claramente en un apublicación fanática a mi modo de ver, muy a estilo de su director principalmente y de alguno de entre sus muy buenos colaboradores.

      Es el principio de su fin. Esta es mi opinión, permitan que la sostenga, y que admita también que puede ser exagerada, pero es contrastable este hecho leyendo la página de Facebook de Luis Fernando especialmente en lo que se refiere a la visita del Papa a Suecia.

      Eliminar
  12. Massa catastrofisme.

    L'església catòlica viu ara mateix al món els moments més dolços de tota la seva existència. Mai ha tingut com ara tants cristians. Mai ha tingut tants preveres com ara mateix. Mai en la seva història tants protestants han retornat a l'obediència de Roma i fins i tot sembla que els seguidors de Monsenyor Lefebvre retornen a la plena comunió. Tenim uns bons resultats i cal estar-ne orgullós.

    Si que aquí hi ha una forta crisi, però no és només cosa sol del bisbat de Barcelona ni de Catalunya ni de Sistach ni d'Omella ni del procés com molts ens volen fer creure. La crisi de vocacions és a tota la vella Europa. Les ordenacions que aquí ens poden semblar escasses a altres bisbats ja les voldrien. Però no sols és a ser sacerdot que hi ha crisi, també hi ha crisi a la vocació del matrimoni a tenir fills i a tot el que comporti qualsevol compromís. El mal està en què aquesta societat li costa ser generosa. De ben segur que podem esforçar-nos en fer-ho millor, però cal evitar el negativisme i el desànim.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fantástico esto de vivir en Alicia en el pais de las maravillas.

      Eliminar
    2. O sigui que ningú té cap culpa del que passa? Amb aquestes idees mai no es podría demanar contes a ningú.

      Eliminar
  13. Mai no havia llegit un article- diría- tant àcid, negatiu i molt pesimista. Alguna cosa , suposem es fa relativament bé. No és fácil. No cre s´hagi de generaliztar. No crec aquesta afirmaicó sigui utópica. Hi ha preveres i molts laics i laiques que treballen amb il·lusió; no li és fàicl al Bisbe ni als preveres està tots " al loro". Les limitacions són les que són. Però crec que es fa un gra massa en aquesta crítica constant a l´església.

    ResponderEliminar
  14. Hecho de menos un comentario del Sr.VALDERAS,por favor diga algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUY DE ACUERDO, sr. anónimo de las 21'01.

      Sin comentario del bueno de VALDERITAS esto NO ES LO MISMO!!

      Eliminar
  15. Oiga usted, diga lo que le de la gana pero no me quite el pseudonimo,esto es de chorizos,con perdón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pare el carro, listillo, Anonimus cabreadus soy yo, no me quite la identidad! Esto ya es el acabose!

      Eliminar
    2. Dejémoslo así no siga que esto parece MAYRIX III.

      Eliminar