viernes, 14 de octubre de 2016

La Glosa Dominical de Gérminans

¿MUJER,  POR QUÉ ERES TAN PESADA?
Como la más cabezona entre los clientes, con la fuerza testaruda y atávica que es propia de quien nace mujer. Una historia de ordinaria administración injusta de la cosa más justa que debiera haber, el debido ejercicio de la justicia: dar a cada cual lo que le corresponde. Ella necesita, él no la necesita. Quizás ya en aquel tiempo existía acepción entre clientes que se pueden permitir un abogado y clientes que no, cuyo nombre acaba inexorablemente por pudrirse entre las carpetas amontonadas en los tribunales de los hombres. Y sin embargo ella no cede: la fuerza de quien se siente con el agua al cuello es de proporciones inauditas, la insistencia motivada del pobre, es algo insoportable a los ojos del rico: “Hazme justicia contra mi adversario” es el grito que la mujer repite como si de una letanía salvífica se tratase. Ella no suelta la presa: está pidiendo sencillamente lo que le corresponde, ni una pizca más. Él vacila y ella da la estocada, convencida de una operación que en la Escritura es causa de la verdadera salvación: la criatura no obtiene nunca lo que pide, pero arranca a Dios solamente aquello en lo que cree. Esta vez la estocada es decisiva: “Aunque no temo a Dios (…) le haré justicia para que no venga continuamente a importunarme”
La ganadora será la mujer, no la fémina en carne y hueso, sino la femineidad de su fe: que desmonta los incumplimientos del juez, que sobrepasa la molestia de los tribunales, que no se detiene ante el avance de la injusticia. Ella está convencida de lo que cree: y en resumidas cuentas es lo que le basta. Y que le anticipa el derecho de poder importunar a quien piensa que domina las riendas de la justicia. El Evangelio nos pone ante la parábola de la mujer testaruda para inculcarnos que es preciso orar siempre sin desfallecer. ¿Os pensáis acaso que Dios va a comportarse con vosotros con la indiferencia del juez de la parábola? En absoluto, porque si nuestras oraciones están encaminadas al bien, Dios está de nuestra parte. Basta que seamos tan insistentes en la oración como la viuda.  
André-Marie Ampère & beato Federico Ozanam
Con el alegato de la amarga reflexión de Jesús el Señor: ¿aún habrá quien a pesar de la gran multitud de decepciones y de desmentidos continuará llamando a la puerta de Dios incluso cuando éste parece callar? ¡Cuántas veces la gente reza y tiene la sensación de que la plegaria no cambia las cosas! Porque el ánimo está prisionero de la lamentación, sofocado por la cólera, enfangado en el desdén. Y así nacen oraciones de corta mirada, oraciones que zarpan sin convicción, vuelos abreviados ya de partida. Para eso sirve el insistir: no para Dios, sino para nosotros.
Cuentan que un día, el beato Federico Ozanam, el fundador de las Conferencias de San Vicente de Paul, entró en una iglesia y después de un rato allí, adivinó entre penumbras la silueta de una persona encorvada entre los viejos bancos. Lo conocía: era el gran físico y matemático André –Marie Ampère. Al salir de la iglesia lo esperó y le preguntó si era posible ser un genio tan grande como él y rezar aún. Y él, que había viajado hasta los límites del electromagnetismo y la electrodinámica, que había sobrepasado los lindes de lo inexplorable, que era venerado en las aulas universitarias, le replicó con una respuesta a la altura de su gran genialidad: “Yo soy grande únicamente cuando rezo”.
La fe como una cuestión de manos tendidas y sostenidas dirigidas hacia el cielo. Dios no rehúye sus responsabilidades, al hombre le es exigida la humildad de la invocación. Reteniendo el eco de una frase: “sin Mí, nada podéis hacer”. (Jn. 15,5).  Como recordatorio para no olvidar.
Mn. Francesc M. Espinar i Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma Gramenet

3 comentarios:

  1. Gracias por recordarlo. No olvidamos.

    ResponderEliminar
  2. Laurentius Dertosensis15 de octubre de 2016, 8:40

    Magnífica homilia mossen Espinar,muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. «Quiere el Señor concedernos las gracias, pero quiere que se las pidamos. Un día llegó a decir a sus discípulos: Hasta ahora no habéis pedido cosa alguna en nombre mío. Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido (Jn 16, 24). Como si dijera: No os quejéis de Mí si no sois plenamente dichosos, sino quejaos de vosotros mismos por no haber buscado lo que necesitábais; pedídmelo en adelante y seréis atendidos» (S Alfonso Mª de Ligorio, Sermón 46, para el domingo X después de Pentecostés.

    San Bernardo comenta que muchos se quejan de que no les ayuda el Señor, y es el mismo Jesús –afirma el Santo– quien tendría que lamentarse de que no le piden.

    ResponderEliminar