domingo, 9 de octubre de 2016

Colegios católicos light

La formación religiosa en muchos centros católicos, si la hay, no pasa de vaguedades. Los alumnos salen sin saber ni un mínimo de la figura de Jesucristo
El peso de la enseñanza concertada es muy alto en España, en particular en Catalunya, y es unánime considerar buena o muy buena la calidad educativa de la mayoría de los centros, gran parte de estos son de instituciones católicas. Es estupendo el prestigio por impartir bien matemáticas o informática, sumado a formación cívica y social, pero queda corto si se para ahí. A las escuelas católicas se les puede y debe exigir un plus. Porque, si no lo hay, quizás está poco justificada la existencia misma de los colegios y bastantes padres se replanteen si deben llevar allí a sus hijos. El ideario será diverso según centros, pero la esencia común deberá estar anclada en el Evangelio y unos valores objetivos que dan sentido a la vida. La educación católica conlleva una concepción de la persona, con elementos humanizadores y doctrina clara y precisa en aspectos básicos, sumado a marcar el camino para llevarlo a la práctica

Tras décadas de trabajo como periodista, estar al frente de organizaciones familiares y formar parte de juntas directivas de ampas, afirmo con rotundidad que en muchos colegios “católicos” de Catalunya aquello no se da. A título de ejemplo, he visto hacer apología del aborto a profesores de escuelas o universidades supuestamente católicas, incluso dependientes directamente de la jerarquía. Y nadie les ha dicho nada.

Aparco mi experiencia personal y reproduzco criterios de una madre católica norteamericana, Susan Fox, que veía “despeñarse” a sus hijos en escuelas “católicas”. Envió una “Carta abierta a los educadores católicos” que publicó Catholic Education Daily, de la Sociedad Cardenal Newman, explicando su experiencia: habían educado a sus hijos en la práctica religiosa, pero en los institutos a los que iban sus hijos adolescentes se les enseñaba que todos los estilos de vida eran iguales, se hablaba de tolerancia, pero sin ningún principio. En tal ambiente el sexo ya no era una potestad maravillosa del ser humano cuyo uso debe reservarse a la vida matrimonial. Todo quedaba en el “pásalo como quieras”. Eso sí, “sexo seguro”. Incluso, si tal seguridad fallaba, hay un sistema clínico para que las chicas no tengan que afrontar las consecuencias. Los educadores para nada les hablaban de la relación de sexo y amor, de reservar el cuerpo para la persona con la que compartirán su vida tras el matrimonio, y tampoco del propio matrimonio.

Los Fox explicaron a sus hijos lo que consideraban bien y mal en la sexualidad y la respuesta era esta: “Mamá, la hermana (o el hermano) no nos ha dicho nada de que esto estuviera mal, y son religiosos. Ellos saben más que tu sobre Dios y lo que está bien o mal. Tú estás anticuada y eres intolerante”.
Educadores de bastantes escuelas religiosas catalanas saben que lo mismo ocurre en su centro. Nadie habla claro a los alumnos de estos temas. La formación “religiosa”, si la hay, no pasa de vaguedades, de solidaridad genérica. Dicho de otro modo: lo políticamente correcto sin que lleve a ningún compromiso de entrega de la persona, ni a un atisbo de la moral cristiana. Tras años de ir a un determinado colegio salen sin saber ni un mínimo de la figura y de la doctrina de Jesucristo, ni haber oído jamás la palabra pecado, ni conocer algo de los sacramentos y ni siquiera el padrenuestro.

La falta de vocaciones de muchas órdenes religiosas les obliga a delegar casi toda la formación en laicos. No sería problema de mantener la sintonía con los principios y valores fundacionales de la institución, pero varios santos o beatos fundadores de órdenes religiosas de enseñanza no se sentirían nada satisfechos de cómo actúan quienes teóricamente siguen sus pisadas.

Algunos argumentarán que no pueden actuar a fondo y se quedan en una formación religiosa light porque vivimos en una sociedad plural y muchos de los padres que llevan sus hijos a estos centros no lo hacen por la formación religiosa sino por otros valores. Les explico un hecho que conocí en directo. Un padre que expresaba pública y reiteradamente su agnosticismo fue a inscribir a su hijo en un colegio católico “de los que se lo toman en serio”, con ideario claro y práctica inequívoca. El tutor que le recibió, conocedor de la forma de pensar del padre, le preguntó si se daba cuenta de dónde inscribía a su hijo, ya que allí dan formación cristiana. “Claro que quiero que entre aquí. Uno puede hacer lo que quiera con su vida, pero con los hijos no se juega. Lo que aquí se enseña es lo que vale”, fue la respuesta del irreligioso padre.

Daniel Arasa

* Escrito publicado en La Vanguardia el 2 de octubre de 2016

32 comentarios:

  1. Lo más triste de todo es que ese padre agnóstico (un espécimen más frecuente de lo que nos gusta admitir)valora la formación religiosa mucho más que la inmensa mayoría del "personal religioso" de los colegios religiosos. Una vergüenza. ¿Cómo van a tener vocaciones si no creen en lo que hacen? Son los enterradores de sus respectivas órdenes religiosas y usufructuarios de su colosal patrimonio inmobiliario. Van muriendo lentamente en sus espléndidos mausoleos. No merecen siquiera el piadoso R.I.P. que se desea a cualquier difunto, porque han traicionado alevosamente a la Iglesia y a los alumnos a ellos encomendados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con PREGONERAS del DOMUND lo FINIQUITARAN DEL TODO!

      Eliminar
  2. La situación de los colegios católicos en el resto de España no es mucho mejor.

    ResponderEliminar
  3. Desgraciadamente, Hermenegildo tiene razón. El problema no existe sólo aquí, en Catalunya. Pero le diría que "mal de muchos, consuelo de tontos".
    Estoy de acuerdo con el artículo cuando dice: "A las escuelas católicas se les puede y debe exigir un plus. Porque, si no lo hay, quizás está poco justificada la existencia misma de los colegios". Por ejemplo, los que marcamos la X en la casilla correspondiente a la Iglesia cuando hacemos la declaración de la renta, ¿hemos de seguir haciéndolo? ¿Para qué si no va a servir para enseñar aquello en lo que creemos? Nadie obliga a estudiar en un colegio católico. Entonces ¿para qué son católicos? ¿Por la excelencia educativa? Eso no tiene nada que ver con la religión.
    Yo creo que habría que replantearse la financiación de esos colegios si van a enseñar justo lo contrario a lo que la Iglesia predica. En esas condiciones, mejor dejar correr el asunto de los colegios católicos y centrarse en formar profesores de religión con exclusión de todo lo demás. En cuanto a los edificios, casi es mejor venderlos y/o dejárselos a los profesores laicos para que continúen solos.
    En este caso se debería aplicar, en mi opinión, Marcos, 9:
    "Si tu mano te hace pecar, córtatela. Más te vale entrar en la vida manco, que ir con las dos manos al infierno, donde el fuego nunca se apaga. 45 Y si tu pie te hace pecar, córtatelo. Más te vale entrar en la vida cojo, que ser arrojado con los dos pies al infierno. 47 Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo. Más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser arrojado con los dos ojos al infierno".

    ResponderEliminar
  4. Ni en las universidades católicas, pontificias, es mucho mejor. Y no será porque no haya habido quejas... pero el demonio de la masonería anda por medio, hasta que San Miguel Arcángel los envíe al fondo del infierno para que no perturben más a las almas.

    ResponderEliminar
  5. Anonimus cabreadus9 de octubre de 2016, 20:38

    Pues lo peor es el profesorado NUEVAERANO,estos son de MUCHO CUIDADO.

    ResponderEliminar
  6. Los centros educativos católicos no existen. O casi. Es un apena. La culpa la tiene lo de la escuela concertada. El nadar y guardar la ropa. El nadar se pierde y la educación cristiana se ahoga.
    Alguna escuela cristiana protestante si funciona como tal. Con mucha escasez en el número.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto no es cierto. Los hay, y muy buenos, como refleja la lista de un comentarista del Post dedicado a las teresianas.
      (Abat Oliba-Loreto y Abat Oliba-Spínola, Santa Isabel, Canigó, Viaró, La Vall, La Farga, Xaloc, Pineda, El Pinar, Pureza de María, Corazón Inmaculado de María) Las generalizaciones son malas...
      Por cierto, no entiendo la incoherencia de los que se quejan cuando el estado no respeta o apoya a los católicos pero luego desean la desaparición de los conciertos...
      El concierto es un bien para la sociedad civil, independientemente de lo católicos que sean sus receptores...
      ¿O es que acaso echan de menos una situación en la Iglesia estuviera más perseguida? No me parece muy cristiano "desear" el martirio sino abrazarlo si se da... No es la cruz lo que hay que querer sino el SÍ a Cristo que hay detrás de la cruz...

      Eliminar
  7. ARCÁNGEL MIGUEL

    "AL QUE MUCHO SE LE DIO, MUCHO SE LE EXIGIRÁ; AL QUE MUCHO SE LE CONFIÓ, MÁS SE LE EXIGIRÁ"
    . LUCAS 12, 39-48

    HAN VENDIDO EL PATRIMONIO DE FE CATÓLICA AÑO TRAS AÑO ¡QUE NO SON LAS PIEDRAS SINO EL LEGADO DE FE QUE DEJARON IMPREGNADO EN ELLAS HAVE AÑOS! COMO LOS MERCADERES DEL TEMPLO, HAN VENDIDO LA FE POR CONCIERTOS=CONTROL POLITICO DE LA FE ESTILO CHINA ¡UNA FE PATRIOTA DE CADA UNO A SU GUSTO Y COLOR, HEREJÍA TOTAL!

    NO SABEMOS NI EL DÍA NI LA HORA, POBRES ALMAS...

    ResponderEliminar
  8. ¿MUCHO CUIDADO?

    1960 Matrimonio-Matrimonio
    1970 Fornicación-Matrimonio
    1980 Adulterio-Fornicación
    1990 Homosexualidad-Adulterio
    2000 Pederastia-Homosexualidad
    2001 Primera campanada (y todas sus consecuencias)
    2010 Ideología de Género

    ¿Fuera de la Iglesia? Fuera y dentro de la Iglesia. En lo alto y en lo bajo. Quedamos a la espera de la segunda campanada.

    ResponderEliminar
  9. Esto acabará con la absorción de la titularidad de estas escuelas por parte de la Generalitat. Por mi parte, no esperen que defienda los conciertos.

    ResponderEliminar
  10. La educacuón cristiana en Cataluña ha desaparecido. Aquí al lado, hay un importante colegio de religiosas. Mixto y concertado. De sus alumnos ninguno acude a la misa de la parroquia. Ninguno, ni por equivocación. Bueno, sí: un niño chino con su familia.

    Como es obligado en determinados momentos aparece una bandera enorme que alcanza todo el edificio. Por supuesto, no estamos ni en Francia, ni en Estados Unidos, ni siquiera en Baviera, y, por consiguiente no es la bandera de todos.Res més faltaria. Mala gente. Todos los anuncios en un solo idioma, que no es el propio de la inmensa mayoría de los progenitores que acuden a buscar a sus hijos. Basta pasar junto a ellos para oírlos hablar.

    La Escola Cristiana dice pivotar sobre dos principios: Cristo y la patria catalana. Los niños, ya lo hemos visto, no importan. Los padres tampoco. Si es necesario al más puro estilo nazi se les hostiga. Hay una pelñicula que a esa mala gente les viene como anillo al dedo. Se llama Los niños de Brasil, en la que Mengele crea clónicos de Hitler para salvar su pervivencia y llegue el Cuarto Reich. En un momento dado, le pregunta Mengele a uno de esos niños clónicos: ¿te sentir distinto de los demás, verdad? Tremendas palabras. Distinto Mala gente.

    La educación es hoy una tarea muy difícil, dada la presión del ambiente, hostil a la concepción cristiana de la vida. Pero si las escuelas cristianas fueron como debieran ser, algo más podría hacer, incluso contarían con el concurso de los padres.

    Cuando oí al obispo Agustín Cortés alabar a Escola Cristiana, em entraron ganas de enviarle la carta que cierto padre, presidente de una asociación de progenitores de un Colegio de la Avenida Tibidabo, al director teórico (e Societate Iesu) le escribió sobre el retorcimiento de lo acordado por la asociación. Mala gente. M entraron ganas de enviarle declaraciones de algún eximio hijo de san José de Calasanz con mando en la parte alta de Barcelona.

    Ni siquiera se han esforzado en mantener lo festivo. En algún países de la Comunidad Europea, el párroco, el vicar o quien sea organiza en el colegio, dentro del colegio, representaciones sobre la vida de Cristo (Navidad, sobre todo). ¿Aquí?


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con UD.SEÑOR valderas siempre contundente y con la verdad por delante,no como otros ILURENSES QUE TODOS CONOCEMOS.

      Eliminar
    2. Sr JMVG,tiene razón,a adolfo hace años que lo clonaron tuvo éxito y ahora ya tiene EDAD DE AFEITARSE EL BIGOTE pero parece ser que se multiplicaron sin ORDEN NI CONCIERTO,por eso en este MUNDO AY TANTA MALA GENTE,HIJOS DEL DIABLO!

      Eliminar
    3. ¿Por qué insulta a quienes no piensan como usted? Eso de nazis, mala gente, etc. etc., guárdeselo para usted, o no lo diga. Trabajo en una escuela concertada de esas que critica, y me siento insultado por sus palabras.

      Se puede estar en desacuerdo radical con alguien, pero no es necesario insultarlo de esa manera. ¿Por qué me llama "mala gente"?

      Si estuviese en mis manos, le invitaría a dar clases un par de semanas a una de nuestras escuelas. Es cierto que tenemos muchos defectos, pero le aseguro que la práctica totalidad del claustro nos esforzamos día a día en hacer lo mejor posible nuestro trabajo. Lo podría verificar usted mismo.

      ¿Por qué me llama "mala gente" a mí y a mis compañeros? ¿Por qué nos llama "nazis"? ¿Quién es usted para calificar de esa manera a su prójimo?

      Eliminar
    4. Llamo nazis a los que siguen un símbolo que han convertido en dios, no como un tótem, sino como un principio con el que yugular los derechos de los demás. Cuando hablo de nazis, personalmente, me viene a la memoria el hostigamiento contra los otros, hostigamiento violento, con odio en los ojos y veneno en los actos: así hostigaron profesores, padres de alumnbos y alumnos a niños !a niños!) porque pedían humildemente (humildemente) el reconocimiento de sus derechos. Les colocaron una estrella de David en forma de acusación "aquells son els que reclamen". La Escola cristiana en vez de pedir perdón por ese vengonzoso e inmoral acto dijeron que ellos defendían los derechos del centro. Como suena. No los derechos de los padres o de los niños. Los del crento. La misma respuesta jíbara y cretina de quienes conceden derechos al territorio, es decir, a las piedras, cuando los únicos derechos son de las personas.

      Mala gente llanmaba Antonio machado a los que se creían superiores. Supongo que conoce el poema. La verdad es que el poeta sevillano se quedó corto. Debió de decir gentuza.

      Para saber de algo no hace falta haber sido algo. Para saber de adulterio no hace falta haberlo cometido o sufrido. Pero da la casualidad que alguna clase he dado cuando la directora-provincial me pidio que la sustituyera en las clases de filosofía cuando salía de inspección. Pero no sería justo decir que he sido docente de segunda enseñanza. Mis hijos no fueron a un colegio religioso y mis nietos tampoco. (Por cierto, los preparan allí para la primera comunión y tienen clase de religión obviamente.)

      Eliminar
    5. Toma usted la parte por el todo. De un plumazo mete a todos en un mismo saco. Por la tropelía de unos, condena a todos. A partir de ahí cree tener barra libre para insultar sin freno, a todos, desgraciadamente. Sin plantearse si puede ofender a inocentes. Y es tan cínico que reconoce que sus hijos y nietos no han pisado una escuela católica.

      Pero no hablemos más, sería perder el tiempo. He pagado mi novatada en esta página: acabo de mirar artículos antiguos, y por lo visto es usted un viejo comentarista de ésta web. En todos los comentarios suyos, por lo que veo aparecen dos denominadores comunes: la obsesión por los indepedentistas y la tendencia al insulto desmesurado. Salta a la vista que, una de dos: o es usted un "troll" atizando el fuego, o es un soberbio, grosero y mal educado. También veo que tiene un habitual corifeo que le aplaude las diatribas. Enhorabuena, aunque igual es usted mismo, con otro nombre.

      En fin, ahí le dejo, sr. Gallardo, no me interesa discutir con gente de este tipo, simplemente. Pero no me despido sin antes recomendarle un libro:

      http://www.rialp.com/index.php?op=verlibro&descri=140261

      Ahí aprenderá que se consigue mucho más con las buenas maneras que por las malas, como parece que es su costumbre.


      Eliminar
    6. No sentir la putrefacción en que esta nuestra sociedad es indicio de contagio.

      Eliminar
    7. Sr o Sra Rosés,

      Yo fui a un colegio de una congregación de las que se ha citado aquí...

      Usted defiende su trabajo y el de sus compañeros de claustro pero aquí nadie ha criticado el nivel académico de estos colegios ni su disciplina... Me siento deudor de tantas buenas cosas aprendidas en mi colegio, tanto conocimientos como actitudes, de buenos profesores que me dieron buenos ejemplos y me inspiraron el amor por tal o cual materia...En fin, muchas cosas y muy importantes...

      Pero no es eso lo que se critica en esta web de los coles religiosos y que ha llegado nada más y nada menos que a las páginas de La Vanguardia, defensora infatigable del statu quo del que forman parte estas escuelas de toda la vida...

      Se critica su función como agente evangelizador, de acuerdo a las directrices de la Iglesia y de los propios padres y madres fundadores.

      De eso, de esa dejadez espiritual, también puedo dar testimonio. Esa dejadez, esa pastoral errática se ve en los números: vocaciones, edad de los consagrados/consagradas, número de alumnos en primeras comuniones y en confirmaciones.

      Pasada la etapa escolar, esos números siguen su trayectoria natural: número de bodas religiosas, número de hijos, número de "x" en la declaración de la renta, número de asistentes a misa dominical, etc.

      No aduzca el nivel académico ni los valores cívicos que se dan en estos colegios porque esto no es lo que se les critica.

      PD. En mi colegio también había mucho catalanismo, no hegemónico y obligatorio como ahora pero lo había. Pero el catalanismo, perfectamente prescindible y alguna vez convertido en estorbo, no era el culpable de la dejadez espiritual de esas congregaciones, no se sustituía una cosa por otra.

      Eliminar
    8. Es esa, la suya, señor Rosés, otra manifestación del recetario nazi: cuando se les coge in fraganti, decir que ellos no sabía nada. Nadie supo nada en el régimen hitleriano o cumplía órdenes. Cuando oigo ese pseudoargumento me viene a la memoria el jucio de Nuremberg y la condena del presidente del Tribunal Supremo de Alemania. Un hombre que conocía la ley y sabia de su perversidad, no se había rebelado. EL argumento de defensa de los centros contra los derechos legítimos de los niños y de los padres no lo esgrimieron unos cualesquiera, sino nada menos que Escola ristiana, a la que me imagino, usted pertenece, oues a ella se hallan adscritos todos o casi todos los colegios religiosos. No mienta diciendo que tomo la parte por el todo.

      No llevar mis hijos a una escuela confesional no supuso que no recibieran formación religiosa complementaria. Asistieron a sendos clubs de la Obra, uno en la calle Angli y otro en la calle Milanesado, aquel de chicos y éste de chicas.

      Por supuesto que tengo enfilado el independentismo, pero no por motivos políticos, sino morales. Lo mismo que mi oposición al aborto o al ligamen homosexual no es por motivos políticos, sino morales. En definitiva por razones doctrinales. Y el lenguaje que empleo es el pertinente a gentes que retuercen la doctrina de la Iglesia. Mala gente. O raza de víboras.

      Tengo mis miserias, pero no esa de jalearme ni acudir a refuerzos postizos. Ese argumento es del ladrón, que se cree que todos somos de la misma condición.

      He llegado a una edad y tengo un horizonte muy limitado. He echado mi cuarto espadas. Es lo único que me queda, ser coherente. ¿Insulotos? No. Román paladino..

      Eliminar
  11. Permítaseme el razonamiento: los colegios católicos -en su sentido más amplio- son un activo impresionante con el que cuenta la Iglesia, un medio de evangelización de primer orden, un instrumento de marketing muy superior al de cualquier multinacional. Pues bien, hemos llegado a una situación de que dicho activo no sólo es improductivo sino que se ha vuelto tóxico (casi nula doctrina y contaminada)especialmente en los colegios de religiosos/as y en las denominadas escuelas parroquiales. Grave responsabilidad de la Jerarquía eclesiástica a la que Dios pedirá cuentas por tal grave dejación.

    ResponderEliminar
  12. Casi todos son una PARTIDA DE LAPSIS,Que VERGUENZA!

    ResponderEliminar
  13. En mi humilde opinión la iglesia católica se desacredita ella misma porque JESUS dijo:NO SE PUEDE SERVIR a dos AMOS,o sea,no se puede servir a DIOS Y A LAS RIQUEZAS AL MISMO TIEMPO,aquí lo que se trata es hacer creer a algún ingenuo que un colegio concertado católico se enseña SANA DOCTRINA y no es verdad,a veces incluso es peor que uno público,o sea que los mismos OBISPOS responsables de estos colegios miran para otro LADO por intereses se suponen que ECONOMICOS MAS QUE OTRA COSA,FATAL esto es FARISEISMO PURO Y DURO,que se lo hagan mirar porque somos muchos los CATOLICOS que callamos por RESPETO A SUS eminencias,pero al final y DIOS NO LO quiera saldrá un 15-M CATOLICO.

    ResponderEliminar
  14. Anonimo 11:10,estómagos agradecidos,esto es lo que son.

    ResponderEliminar
  15. La llamada escuela cristiana de Cataluña, es escuela, es catalana pero no es cristiana. Es un gran estafa que no lo sea. Quiten el rótulo. No es cristiana. Es escuela neutra y muchas veces anticristiana. Un ejemplo: la perversa ideología de género.
    Leía las memorias de Chesterton y decía algo así como que la única herejía imperdonable era la ortodoxia. Una defensa de la ortodoxia católica sería mucho más rompedora y atractiva que ese buenismo insulso que no atrae a nadie. Señores obispos, háganselo mirar: en sus seminarios casi vacíos los únicos alumnos proceden de colegios en los que realmente se habla de Dios. Sigan sonriendo bobamente y bien unidos en la convicción de su falta de convicción.

    ResponderEliminar
  16. estoy de acuerdo no hay ni un solo colegio concertado o no, que valga algo en cuanto a enseñanza católica. es de pena...¡ y algunos son del opus que salen igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es mentira. Usted miente públicamente, lo cual invalida su credibilidad como católico, exactamente lo mismo que hace la escuela que se dice cristiana y no lo es. Son ustedes iguales. Para este viaje no necesitábamos comentario.

      Eliminar
  17. Quiero denunciar hoy que en Fórmula Estel el presentador Joan Ruiz ha entrevistado al periodista Jordi Borràs, que ha criminalizado la manifestación del 12-O en la plaza Catalunya. Basta de independentismo radical en Radio Estel y Cat. Cristiana (Lluís Serra).

    ResponderEliminar
  18. Creo que no hace falta mayor abundamiento en el tema. Todos estamos al cabo de la calle y sabemos no solamente la actitud "neutra" de estos colegios dizque católicos sino su profundo -en ocasiones- anticatolicismo. En Cataluña la situación se agrava aún más, al añadir el componente nazi del independentismo más rampante xenófobo y de supremacía de una raza -la catalana- sobre la española, sencillamente porque lo dicen ellos.
    Todo esto junto es lo más sectario, anticristiano y perverso que hemos padecido en siglos. Ya lo están pagando, pero no han hecho más que empezar. No quedará de todo esto piedra sobre piedra.

    ResponderEliminar
  19. Estos colegios de la "escola cristiana" que han hecho del Nazionalismo (separatismo) su primer valor no pueden ser cristianos, porque no se puede adorar a la vez a Dios y al diablo. La Nazió catalana, o mejor la Gran Catalunya (entiéndase, Els Països Catalans), se ha convertido en un ídolo que lo exige todo. Un ídolo que en el imaginario nazionalista absorbe toda la atención y afecto de sus seguidores, sin dejar espacio a Dios. Lo he visto muchas veces, se comienza siendo cristiano, se continua siendo cristiano-catalanista, se continúa como cristiano-nacionalista, cristiano-nazionalista para acabar siendo nacional-progresista (Lluis Llach, Carod-Robira, Ángel Colom, el pobre Xirinacs, etc, etc. etc.; hay millares sino millones de ejemplos, la mayoría de los que llenan las manifestaciones separatistas han seguido este camino en la antes cristiana Cataluña). La inmensa mayoría de las escuelas que componen la "escola catalana" ha padecido ellas misma esta migración degenerativa del Cristianismo a este neopaganismo nazionalista. Y, cuidado, también las instituciones educativas que reciben formación del Opus Dei, seguirán este mismo camino si no cortan este proceso que muchos ya han comenzado. Es inevitable. Dios no puede compartir el corazón con ideologías excluyentes que fomentan el odio, la división y el enfrentamiento con nuestros hermanos.

    ResponderEliminar
  20. Solo hay que ver lo que sale de los colegios religiosos, son los peores propagandistas del cristianismo, la trampa de los conciertos los tienen inmovilizados y al final se los tendrán que regalar a las administraciones públicas, por ser inviables económicamente, además de inútiles para la evangelización. Aquí se une el componente separatista, como se usaban muchas de sus instalaciones, para la farsa del referéndum separatista, lo que hay que hacer para mantener los ruinosos conciertos.

    ResponderEliminar