jueves, 13 de octubre de 2016

Bienvenidos al baile de disfraces

En uno de sus delirios de grandeza, el cardenal Martínez Sistach constituyó un Ateneo Universitario para hacer creer a todo el mundo que la diócesis de Barcelona era de las más bien preparadas universitaria e intelectualmente. Como casi todos los proyectos de nuestro anterior arzobispo, todo era fachada sin casi nada detrás, lo único que tuvo que hacer es juntar las dos facultades de formación de los seminaristas y otros interesados en estas materias (La Facultat de Teologia de Catalunya y la Facultat Eclesiàtica de Filosofia de Catalunya) y sacarse de la manga una nueva Facultad con el nombre de Antoni Gaudí (Facultat d'Història de l'Església, Arqueologia i Arts Cristianes), su utilidad o necesidad es lo de menos, asi como la calidad de su profesorado o su proyección, lo único importante es que gracias a este invento, la devastada, religiosamente hablando, diócesis de Barcelona, podía presumir de tener todo un Ateneo Universitario.

Y una vez hecho, a presumir del engendro, aunque para ello se tenga que pasar por escenas grotescas, que sonsacarán verdaderas carcajadas a más de uno, como en el reciente acto de inauguración del nuevo curso 2016-2017 del citado Ateneo, que en esta ocasión ya presidió el actual arzobispo y por tanto Gran Canciller Don Juan José Omella. No se pierdan el verdadero baile de disfraces de los personajes que encarnan este proyecto universitario, y que prácticamente todos son viejos conocidos nuestros, al final los mismos perros de siempre con distintos collares.


Armand Puig entre los cardenales Sistach y Versaldi
Observen la fotografía que encabeza este artículo y verán muchas caras conocidas, allí están una buena parte de los colaboradores del cardenal Martínez Sistach, el que les iba dando cargos y más cargos siempre a las mismas personas, y que lógicamente también disfrutan de los parabienes del nuevo Ateneo. Ahí se ve el prestigio de todos los tinglados sistachianos, las mismas caras en muchos sitios como si en realidad fueran muchas personas distintas, pero nada de eso, los mismos de siempre, porque ellos se lo guisan y se lo comen todo.

Entre los personajes de la fotografía podemos distinguir al Dr. Armand Puig, uno de los grandes protegidos de Sistach, incluso desde antes de su venida a Barcelona, el Dr. Ramon Corts, que es también el delegado diocesano de Enseñanza, el Dr. Jaume Aymar que es además el director de Catalunya Cristiana y Radio Estel, el Dr. Santiago Bueno, que es también vicario judicial... Pero habían muchos más que iban disfrazados con los gorritos y las capas correspondientes. No estaba Turull en primera fila, porque como es sabido no fue capaz de aprobar el doctorado en Roma, a pesar de haber sido enviado con ese motivo y pasarse una buena temporada en la Ciudad Eterna, por tanto como su maestro y mentor el copríncipe Vives, sólo puede poner aquello de "estudios de doctorado".


El arzobispo Pujol y el Dr. Jaume Aymar
Parece que Don Juan José no se sentía a disgusto en el acto, a lo mejor le fue bien para distraerse dentro de su apretada agenda, y es que nuestro actual arzobispo se adapta a todo lo que encuentra e intenta poner buena cara a todo y a todos. Pero ahora las decisiones las va a tomar él y está bastante claro que a un obispo "francisquista" no le van a gustar según que tinglados sólo para aparentar o para dar una imagen falsa que no se corresponde con la realidad. De momento parece que está desactivando bastante el montaje de la Sagrada Familia, ad maiorem Sistachi gloriam, y se está volviendo a utilizar un templo mucho más discreto pero también con una buena capacidad como es el de Santa María del Mar, para diversos actos diocesanos.

Sólo hace falta ir una mañana a las clases de la Facultad de Teología de Cataluña, y darse cuenta del poco personal que circula por las aulas, más que una Facultad parecen clases particulares de un profesor con un grupito de alumnos.

 Francesco Della Rovere
Inauguración del curso 2015-16, cuando aún no estaba Omella

34 comentarios:

  1. Omella, en feliz expresión de Oriolt, debería de renovar completamente su Cinturón de Hierro curial, máxime cuando el actual procede del anterior Gobierno Episcopal.

    Si Omella no visita personalmente las parroquias, conventos y escuelas, y no ve con sus propios ojos, mente y corazón lo que está pasando en realidad y verdad, entonces debe de cambiar en pleno dicho Cinturón de Hierro, o bien crear un Primer Círculo de personas de confianza. Que los ojos, corazones y mentes de sus cercanos sean limpios.

    Sólo deseo expresar mis mayores felicitaciones a Germinans durante esta fase inicial del pontificado de Omella, pues está realizando una excelente labor de crítica constructiva, que demuestra que es un don de Dios, para el bien de la Iglesia y de Cataluña durante estos cada vez más gravísimos tiempos.

    A los lectores les pido solo una cosa: rezar a Jesús y María. Y si no pueden hacerlo, que pidan a su ángel de la guarda y Santos protectores que lo hagan por ellos.

    Que no llegue el momento en que ni la misma racionalidad no pueda salvarnos en absoluto de estos graves momentos.

    La Puerta de la Misericordia se cerrará el 13 de noviembre, falta poco, aprovéchenla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JOJO! muy bueno esto del BAILE DE DISFRACES!

      Eliminar
    2. Por lo menos visten como deben vestir una vez al año... Eso de verlos de jersey y hechos polvo no da mejor imagen. Yo no estoy de acuerdo con reírse de nada de esto. Lo formal acaba siendo muy importante.

      Eliminar
  2. Esperemos que hoy el Secretario de Estado Pietro Parolin, que se reúne con los obispos españoles en su insólita y extraordinaria visita a España, les deje bien claro que la Iglesia no está para montar bailes de disfraces ni otros espiritismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parolin resbaló catastróficamente apoyando el pseudo plan de paz cubano para Colombia.

      Eliminar
    2. MUCHO LIO MUCHO LIO DEMASIADO LIO!!!!!

      Eliminar
    3. Insisto tengo un concepto muy negativo de la Iglesia en España y concretamente mucho peor en Cataluña, pero estamos en un país con siglos de historia y me parece bien que se observen las tradiciones.

      Eliminar
    4. ANONIMO DEL MONTSIÄ14 de octubre de 2016, 20:01

      Me acaban de comunicar en los "MENTIDEROS DE MI PUEBLO" que Monseñor PAROLIN viene de sorpresa por las alarmartes informaciones sobre LA PILAR RAHOLA DE PREGONERA DEL DOMUND,por lo que se VE todo el VATICANO esta alarmadísimo con este TEMA.

      Eliminar
    5. ja.ja.ja.ja.ja....

      Eliminar
  3. En las facultades eclesiásticas se está repitiendo una vieja historia que acabó de un plumazo. Había facultades de teología en casi todas las sedes metropolitanas. Tarragona incluida. Se creó un dicasterio romano para la enseñanza, pero cada orden religiosa se empeñó en tener su facultad o su universidad y se multiplicaron los entes sin necesidad.Se fueron cerrando o reduciendo a cenizas muchas. Por ceñirme a la compañía: las facultades de filosofía de Oña, Sant Cugat...Extinguidas. Creían que con jesuita más o menos preparado (Hellín, y aquí Roig-Gironella o Eusebio Colomer) podrían mantener una facultad.

    Evidentemente, no podían resistir la comparación con las facultades civiles. Añádase la endogamia y la cretinez intelectual de muchas tesis doctorales. Sin ir más lejos, en la facultad de filosofía de la URL se presentó hace poco una tesis doctoral sobre el pensamiento de un monje de Montserrat pensamiento que no pasaría el cedazo amplísimo de una antropología ácrata.

    Della Rovere, en su afán por allegar profesores para la facultad de arqueología, Puig pesca incluso entre curas que ni siquiera tienen el doctorado y cuya licenciatura no fue concedida con laudatario examen.

    Pura fachada con muchísimaplata detrás. Això qui ho paga?

    Del nivel doctrinal de las facultades de filosofía y teología podríamos hablar algún día. Hay muchos vendedores de peines sin púas. Pura palabrería. No podemos generalizar, cierto. Hay casos peores que los reseñados, como la tesis de un tal Rigol sobre el personalismo. Pero no personalicemos, aunque este caso trasciende los muros académicos y por eso lo traigo a colación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en lo que al nivel académico se refiere, pero el problema no es que vayan de toga. eso tal vez es lo único que hacen bien...

      Eliminar
  4. SR.Valderas,por pura curiosidad,se puede saber que monje es el ACRATA DE MARRAS???

    ResponderEliminar
  5. Como estudiante de la Facultad de Filosofía de la URL he experimentado en general, salvo honrosas y destacadas excepciones, un bajo nivel académico, poca exigencia a los alumnos, escasa dedicación del profesorado al estar exigidos en otras actividades más prioritarias que atender a sus educandos y una relación coste beneficio descompensada sobre todo para las economía más modestas.

    Eso sí, allí todo el mundo se llama por su nombre y nadie se esconde sus opiniones bajo anónimos, cosa muy habitual en este foro. Es más, la enseñanza de la vida cristiana es más vivencial que académica, mientras que en su espacio la experiencia es del todo contraria.

    Por tanto, hay que darle las gracias a Dios pues existe gran margen de mejora en ambos espacios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre los anónimos. Es un derecho ser anónimo o usar pseudónimo, puede verlo tanto en la literatura, en derecho, en internet...

      Puede verlo también en el nacional-progresismo, como el caso de los 17 sacerdotes anónimos del libro "Fills del concili", de Joan Estruch.

      Eliminar
    2. Todo derecho debe tener una obligación que lo sustente. De no ser así, la humanidad sólo puede caer en un acto de egoísmo colectivo que nos lleva a la Nada.

      Eliminar
  6. Con permiso del moderador de Germinans, me permito contestar al comentario del sr. Valderas, que creo en general desacertado.

    Dice: "Añádase la endogamia y la cretinez intelectual de muchas tesis doctorales"

    Y luego añade: "No podemos generalizar, cierto"

    Si esto no es una contradicción, ya me explicarán.

    Para poder descalificar de esa manera, uno tiene que tener muchos mimbres. Me pregunto si el sr. Valderas se ha planteado si realmente él los tiene en medida suficiente. Personalmente recuerdo su paso por la facultad de Filosofía de la UB. Y recuerdo también cómo alguna traducción que él realizó se consideró casi aberrante en mi cátedra. No lo cito con ánimo de crítica, pero sí para demostrar que todos tenemos trabajos más o menos flojos. Pero de ahí a generalizar de esa manera, ¡hay un trecho!

    Seamos un poco humildes. Todo iría mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé a qué cátedra se refiere, ni a qué traducción. Tuve por cátedros a Gomá, Canals, Lledó, Alocorta, Esteva, Alsina, Tarradeell. Ni un catedrático más. Lo demás fueron agregados (Mosterín, Cerezo, un jesuita de Etica de cuyo nombre no me acuerdo). Los demás profesores adjuntos, cuyo elenco no viene al caso.

      De los cátedros viven, que yo sepa, Emilio Lledó (en la Universidad a Distancia) y Claudio Esteva.

      En la tesis doctoral se me otorgó la máxima calificación. Todo ello son datos consultable en la Universidad. No me consta que Lledó tenga nada contra mí. De hecho me abrumaron en algún caso sus palabras cariñosas e inmerecidas. De Claudio esteva Fabregat no volví a saber nada. Pero no realicé ningún trabajo publicado para él o su cátedra.

      Cuando terminé la carrera traduje un libro de Lógica matemática. Sólo recuerdo que a algunos de Madrid no les gustó la expresión coherente por consistente.Siempre me pareció que un sistema consistente se entendía mejor si le llamábamos sistema coherente, pues de eso se trata, de que tenga coherencia interna.

      No puedo menos de concluir que el anánomo es un falsario o yo tengo memoria de pez.l

      Eliminar
    2. Agradezco la amabilidad del sr. moderador de Germinans al publicar mi crítica al comentario del sr. Valderas.

      Sobre la respuesta de éste, lamento que no vaya al núcleo de la cuestión. Esto es, en primer lugar, su abuso en la descalificación grosera y generalizada del nivel académico de cierta facultad eclesiástica.

      En segundo lugar, me refería a su absoluta falta de humildad en cuanto a la forma y el motivo de las críticas. A tal efecto traje a la mesa el caso de esa traducción de recuerdo muy, muy mediocre: los errores de bulto, abundantísimos, hicieron sonrojar a más de uno de Labor (creo recordar que esa era la editorial) cuando desde nuestra cátedra se publicó una crítica sobre el libro. Todo denotaba que el traductor estaba ayuno de conocimientos sobre lo que traducía. En fin, de todo eso hace ya décadas, pero tengo buena memoria.

      Por último, conviene aclarar que al escribir "mi cátedra" quería expresar "la cátedra en que yo trabajaba". No era yo el catedrático en aquel entonces.

      Eliminar
    3. Como le gusta VENGARSE,EH?

      Eliminar
    4. Ni una, anónimo. El responsable del departamento de traducciones de Editorial Labor era yo. El director de ediciones era Carlos Barral. No había más equipo que el de Viñoli sobre ciencias biomédicas, Izquierdo de literatura y Palop de ingeniería. Ni una, anónimo.

      Eliminar
    5. Estoy otra vez abusando de la paciencia del moderador de esta web. ¡Discúlpeme, se lo ruego!

      Al sr. Valderas:

      ¿Ni una, dice? Peor me lo pinta, si era usted el responsable del departamento de traducciones tendría que haberse esmerado en sacar libros mínimamente presentables. En esa traducción hizo el ridículo. Ni más, ni menos. Por quererse meter en tareas que sobrepasaban sus conocimientos.

      El libro de marras no era ninguna maravilla, pero su traducción lo empeoró sensiblemente. Busque en la hemeroteca. Creo que salió una crítica sonrojante en la Revista de Libros. El lunes mismo iré a la biblioteca a cerciorarme.

      Pero a todo esto, ¡qué caramba! Esta no era la cuestión de mi primera respuesta a su primer comentario. Vuelva atrás, lea mejor, y haga el favor de no irse por la tangente. Humildad, sr. Valderas, humildad. Esa es la clave.

      Al sr. de las 20:03, le diré muy claro: ¿venganza? En absoluto. La venganza es una de las más absurdas pulsiones humanas. Lo que sí tengo que reconocer: que siento una alergia especial a aquellos que van por ahí creyéndose más de lo que son, descalificando a diestra y siniestra. ¡En esto soy muy cabezota! Por eso, cuando he visto el primer comentario del sr. Valderas, no he podido aguantarme.

      Eliminar
  7. No se AMEDRENTE SR.VALDERAS,METALES CAÑA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario lamentable, sr. anónimo 17:58.

      Para usted, esto es un ring de boxeo, en que los comentaristas se pelean a mamporros para ver quién tiene razón.

      Para mí, se trata de exponer educadamente la propia opinión. Sin ofender, ni insultar, ni usar palabras malsonantes impropias de esta web.

      Cuando se está en desacuerdo con alguien, se aportan argumentos, o se permanece en silencio.

      Pero para nada se trata de "meter caña" a nadie. Anda usted muy, pero que muy desencaminado.

      Y por cierto, le recuerdo que es de mala educación utilizar mayúsculas en los comentarios. Es como si estuviese gritando.

      Eliminar
  8. Le doy la RAZON Y PIDO PERDON,NO VOLVERA A OCURRIR,ME DISCULPO COMO CAMPECHANO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO te hagas el gracioso y deja al Rey padre en paz...

      Eliminar
    2. REY es FELIPE VI,su padre por desgracia es emerito como otro que todos CONOCEMOS,DEMASIADOS EMERITOS!!!

      Eliminar
  9. Lamento decirlo pero este es uno de los artículos más lastimosos que he leído en esta web, la crítica es inconsistente y burlesca de algo que es normal, que los doctores usen la toga en las sesiones solemnes de su universidad. Comience por decir que es contrario a ello, pero no lo esconda denigrando a personas que aunque a usted no le gusten son respetables, y sea más riguroso, el Dr. Corts, gran rector de la Puríssima Concepció, no ha sido precisamente un protegido del anterior arzobispo.

    Y por cierto, no vale descalificar al Ateneo o a la nueva Facultad sin aportar ningún dato concreto sobre su calidad académica.

    ¿Qué aportación hace al cristianismo y a la Iglesia con este tipo de críticas?

    Si no quiere publicar mi comentario no importa, mi interés es que usted lo lea.

    ResponderEliminar
  10. Jose María Valderas Gallardo15 de octubre de 2016, 17:22

    Señor moderador, entenderé perfectamente si no publica lo siguiente, por la potísima razón de que el blog trata del nivel del Ateneo Eclesiástico y no de Valderas.
    1. Reconozco que fui al trapo. Debía dejar pasar olímpicamente del cátedro que no era. En mi tiempo, la cátedra se asociaba siempre al que la ostentaba, quien, junto con los agregados, adjuntos y penenes en general formaban el departamento. Así se hablaba del departamento de griego con Alsina, Lali Vintró etcétera. Que no me importaba demasiado da fe el que ni siquiera he consultado el anuario de profesores de los diversos departamentos de filosofía mi tiempo. Si no se identifica, allá él.
    2. Algunos están facilitándome el curriculum que nunca escribí porque no me quedé en la universidad, terminada la carrera de filosofía, ni la de biología. Durante varios años fue profesor de master en la Universidad Pompeu Fabra, pero eso era compaginable con mi trabajo. Digo que me están facilitando la redacción de mi curriculum porque no hace mucho en estas páginas otro anónimo, o el mismo, no lo sé, decía conocerme y que me había dedicado a la edición científica.
    3. Por cierto, sin pertenecer a la Academia, es decir a la Universidad, se me ofreció engrosar el consejo de redacción de TEOREMA, la revista de Lógica y Filosofía de la Ciencia, fundada y editada entonces por Miguel Sanchez Mazas en la Universidad del País Vasco. De Barcelona éramos entonces dos: Mosterín y un servidor. No estaba el anónimo que juzga sobre mis conocimientos de lógica. Es un dato contrastable. Y el único miembro del consejo que no pertenecía a una institución pública.

    ResponderEliminar
  11. Jose María Valderas Gallardo15 de octubre de 2016, 17:23

    4. Se ufanaba Popper de que los filósofos le envidiaban porque ninguno de ellos había logrado aportar nada a la ciencia. El aparece a menudo en los papers científicos a propósito del principio de falsación. Un servidor debe conformarse con haber sido fui el único español (filósofo o no) que hasta el presente ha recibido el premio European Science Writer.
    5. Espero que la próxima inquisición sobre mi vida sea mi paso por el CIR (campamento de instrucción de reclutas) o el cuartel.
    6. Agradezco de corazón a quienes se ocupan de mi vida espiritual: humildad, caridad y demás virtudes.
    7. He ido esta mañana al estudio. He encontrado las cajas de mi tiempo de Labor como jefe de traducciones (1974-1975). Al poco, en 1976 me hice cargo de una revista científica que se traducía del inglés y que supongo todo el mundo conoce.
    8. Y en efecto había un folio sobre el libro de Lógica, escrito en italiano por una de las profesoras de lógica más eximias del país. ¿Anónimo tenía razón? Al menos la tenía en cuanto al hecho. Retiro lo de falsario

    ResponderEliminar
  12. Jose María Valderas Gallardo15 de octubre de 2016, 17:24

    9. El folio explica la historia: lo traduje yo. El responsable último era yo. Y mantuve mi responsabilidad hasta el final. Como jefe de traducciones me pareció lo más honrado enviarle la traducción manuscrita a José Hierro Sánchez-Pescador, catedrático de lógica y filosofía del lenguaje de la Universidad Complutense, que acababa de escribir un libro sobre las ideas innatas en Chomsky, para la editorial. Discutimos sobre ciertas expresiones. Es lo que recordaba yo cuando dije lo de Madrid y la traducción de consistente por coherente. El texto pasó a corrección de estilo. No viene a cuanto decir lo que sucedió ni la persona que lo realizó, porque el responsable último era yo. Baste decir que esa persona no me acompañó cuando me hice cargo de Scientific American. Propuse, en el consejo editorial, introducir una hoja de fe de erratas en los libros que había en el almacén, esa hojita que aparece a menudo en libros universitarios cuando se han detectado gazapos posteriormente a la revisión de las galeradas. No pareció procedente porque el contexto dejaba claro lo que quería decirse.
    10. De eso hace 42 años. Menos mal que no rompí los archivos, como le había prometido a mi mujer, harta de tantos papeles.

    Como he escrito, quizá demasiado, sobre filosofía y ciencia, sobre todo historia de la ciencia y del pensamiento filosófico, en enciclopedias, revistas, incluida la de Filosofía de la Universidad de Barcelona (Convivium), y obras en colaboración a lo largo de los subsiguientes cuarenta años, me imagino que tendrán trabajo en aplicar la lupa a cada párrafo. Y hará bien, si aprenden algo.
    Reitero, me importa un bledo quién esté detrás del anónimo. Le agradezco, en cambio, que me haya obligado a repasar momentos de mi juventud que tenía olvidados.

    ResponderEliminar
  13. Jose María Valderas Gallardo15 de octubre de 2016, 21:29


    Señor moderador, entenderé perfectamente si no publica lo siguiente, por la potísima razón de que el blog trata del nivel del Ateneo Eclesiástico y no de Valderas.
    1. Reconozco que fui al trapo. Debía dejar pasar olímpicamente del cátedro que no era. En mi tiempo, la cátedra se asociaba siempre al que la ostentaba, quien, junto con los agregados, adjuntos y penenes en general formaban el departamento. Así se hablaba del departamento de griego con Alsina, Lali Vintró etcétera. Que no me importaba demasiado da fe el que ni siquiera he consultado el anuario de profesores de los diversos departamentos de filosofía mi tiempo. Si no se identifica, allá él.
    2. Algunos están facilitándome el curriculum que nunca escribí porque no me quedé en la universidad, terminada la carrera de filosofía, ni la de biología. Durante varios años fue profesor de master en la Universidad Pompeu Fabra, pero eso era compaginable con mi trabajo. Digo que me están facilitando la redacción de mi curriculum porque no hace mucho en estas páginas otro anónimo, o el mismo, no lo sé, decía conocerme y que me había dedicado a la edición científica.
    3. Por cierto, sin pertenecer a la Academia, es decir a la Universidad, se me ofreció engrosar el consejo de redacción de TEOREMA, la revista de Lógica y Filosofía de la Ciencia, fundada y editada entonces por Miguel Sanchez Mazas en la Universidad del País Vasco. De Barcelona éramos entonces dos: Mosterín y un servidor. No estaba el anónimo que juzga sobre mis conocimientos de lógica. Es un dato contrastable. Y el único miembro del consejo que no pertenecía a una institución pública.

    ResponderEliminar
  14. Señor valderas este usted tranquilo y PASE OLIMPICAMENTE del anonimo que le ha mareado LA PERDIZ tantos días,a mi personalmente me gusta su manera de expresarse porque DICE CONTUNDENTEMENTE LA VERDAD,PARA NI LA UNICA VERDAD DE LA IGLESIA DE NUESTRO SEÑOR.

    ResponderEliminar
  15. Con el permiso del paciente moderador de Germinans, termino con este comentario mis respuestas al sr. Valderas, con la esperanza de que finalmente entienda lo que quiero decir, cosa que hasta ahora no he logrado.

    Mi primera respuesta a su primer comentario venía porque me parecía imprudente y falsa la valoración del nivel académico de cierta facultad eclesiástica. Él aducía que las tesis doctorales allí presentadas eran "cretinez intelectual" y exponía el caso de no sé qué tesis leída recientemente en la Ramon Llull.

    Yo traté de hacerle ver que en todas partes hay eventualmente tesis flojas, y en definitiva todos hemos hecho algún trabajo del que reconocemos se podrían mejorar muchas cosas... sin que por eso nos consideremos cretinos o inanes. Puse el ejemplo de la defectuosa traducción de cierto libro, hecha por el sr. Valderas. Básicamente para demostrar que a pesar de eso, a nadie se le ocurriría considerarle un cretino o algo así. Y para reclamarle algo de humildad a la hora de juzgar a sus iguales.

    (Por cierto, no me fallaba la memoria. La crítica a su traducción está en la revista de libros de "Teorema", y puede descargarse en formato pdf aquí: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4373094)

    Pues bien, el sr. Valderas ha centrado toda su atención -casi diría que de manera obsesiva, e incluso desquiciada- en el tema del libro, cuando para mí eso no era más que pura anécdota. En ningún momento se ha disculpado por llamar cretinos a los autores de tantas tesis doctorales. ¡Ni un adarme de humildad, ni autocrítica!

    ResponderEliminar
  16. Jose María Valderas Gallardo17 de octubre de 2016, 11:37

    A propósito del Ateneo y las instituciones educativas eclesiásticas superiores, una pregunta inocente: sería curioso que sus avaladoras sean partidarias de doctrinas contrarias al derecho natural, de la la eutanasia, por ejemplo. Ya sabemos qué está ocurriendo y qué ocurrió en el Instituto Borja de Bioética. ¿Qué se está cociendo ahora? Curioso, curioso... anónimo, anónima y, como diría mi mujer, anonimito y anonimita.

    ResponderEliminar