jueves, 8 de septiembre de 2016

¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!

Si los que tenéis que ser luz, no sois luz ¡Qué grande es la oscuridad! (Mt 6,23)
Con 75 años –edad de canónica jubilación- Josep María Forcada, médico y sacerdote, sigue siendo prior de la Iglesia del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona. Encargado pues de la atención religiosa de los enfermos de la institución junto con dos sacerdotes más. No sólo eso. Es también representante del Arzobispado  en  la Muy Ilustre Administración (MIA) del Hospital, junto con la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, y en las Fundaciones de Gestión, Investigación y de Patrimonio del centro sanitario y miembro fundador de su Comité de Bioética.
Entrevistado por el Periódico de Catalunya, en la sección Gente Corriente de la contraportada se ha descolgado con unas declaraciones, en el mejor de los casos, ambiguas y en el peor… francamente inquietantes. 
Es lo que hoy está de moda: lo políticamente correcto. Que para un cura es llevarse bien con todo el mundo. Ser un hombre de mundo. No destacar en nada, y mucho menos por tener hondas convicciones religiosas y una fe que resplandezca. Si hoy un hombre de Iglesia se ha de ganar el respeto de la gente, no ha de ser por su condición religiosa, sino por otras cualidades humanas –carrera, habilidades artísticas- y por un saber estar y saber jugar con todas las barajas. Ahí va.

Tenemos que poder hablar afirma Forcada- abiertamente y con naturalidad de temas como el aborto o la eutanasia, para asegurar el respeto de la voluntad del enfermo y su enfoque de la vida. Por eso también pusimos en marcha el comité de bioética del Sant Pau.
Para un capellán de hospital, lo prioritario no es asegurar el respeto de la voluntad del enfermo y su enfoque de la vida. Eso no es hacer de capellán, sino de asistente social. Oficio muy digno, pero totalmente distinto. El capellán tiene un MENSAJE que transmitirles a los enfermos. Un mensaje, una “Buena Noticia”, un Evangelio, que muchos de ellos reconocerán en cuanto vuelvan a oírlo. El capellán ha de ser la oportunidad que se les dé a los enfermos de volver a conectar con Jesucristo, entregado por nuestros pecados y resucitado para hacernos justos (Rm 4,25). Oportunidad ofrecida humildemente. Sin coacciones y sin espíritu proselitista… ¡Pero sí con fe! Que resplandezca en el capellán la convicción de estar ofreciéndole al enfermo lo mejor que puede ofrecerle. Pura bondad de corazón en el Corazón de Cristo.
Y lo de asegurar el respeto de la voluntad del enfermo viene luego y como consecuencia de la bondad y de la dulzura del mensaje evangélico. No como consecuencia de haber silenciado la Buena Noticia del Evangelio, no vaya a ser que le resultase incómoda al enfermo, a su pariente o al de la cama de al lado. El cura ha de ejercer de cura, no de asistente social.
De esa misma actitud equívoca (y equivocadora) viene eso de que tenemos que poder hablar abiertamente y con naturalidad de temas como el aborto y la eutanasia. ¿En qué sentido, padre Forcada? Supongo que en el sentido cristiano, ¿no? Poder hablar con la mayor naturalidad, e iluminados por la fuerza de la fe, de la maldad intrínseca del aborto y de la eutanasia, crímenes execrables. No hay que callar. Y mucho menos ante los organismos del Hospital de Sant Pau, donde usted es el representante eclesiástico. Otra cosa es que haya que hacerlo con toda la caridad y misericordia propia del cristiano. No es caritativo ni misericordioso que le ocultemos a ninguno de los implicados en el aborto y en la eutanasia, los males morales que arrastran consigo estas graves desviaciones de la conducta moral.
Ahora mismo estoy asistiendo a un drama posteutanasia. Una hija que ha estado cuidando con intenso amor a su madre incapacitada en silla de ruedas durante 10 años. Y al final sucumbió a la propuesta tecnificada y edulcorada de la eutanasia que le hizo un hospital. Su madre, tenía momentos de lucidez durante su último declive, totalmente irreversible. Pues la hija, que consintió a la propuesta de los médicos de los “cuidados paliativos”, bastante elásticos, sufre intensamente porque está convencida de que con la puesta en marcha de esos cuidados paliativos le hurtó a su madre momentos de lucidez, de dulce comunicación con su hija (la comunicación era espléndida)  a pesar de que apenas era capaz de pronunciar algunas palabras, varios momentos de VIDA al fin y al cabo. Que con su decisión acortó la vida bien vivida de su madre.
¿Y hay alguien que hable del síndrome posteutanasia y postaborto en el Comité de Bioética del Hospital Sant Pau? ¡Menudo enredo! Los curas han de hablar abiertamente y con naturalidad de eutanasia también con los enfermos… ¿O es que hablarles del Evangelio de la Vida es demasiado antinatural? Y si el aborto ha de ser tratado con naturalidad, supongo que el padre Forcada permanecerá vigilante en la Muy Ilustre Administración para que no se practiquen esos abortosinterrupciones médicas del embarazo, según el gerente-  que desgraciadamente han hecho famoso al Hospital de Sant Pau en los cinco continentes.
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

15 comentarios:

  1. Infovaticana 6 sept. 2016

    El Santuario de Nuria retira su exposición homosexualista

    Tras la información publicada por INFOVATICANA, la Delegación de Medios de Urgell nos ha informado que el Santuario “no contiene ya nada que no se adecue a la singularidad del Santuario Mariano, habiéndose retirado lo que podría ser interpretado como exaltación de la ideología de género”.

    ...

    Según relató la web catalana de carácter religioso Germinans Germinabit, las parejas que acudían al santuario podían ser testigos de una exhibición cronológica acerca del concepto del amor y del matrimonio, donde se hacía una burla de la institución matrimonial y de los valores católicos. De esta manera, el Santuario-Basílica de Nuria cedía ante los ideales LGTB, ofreciendo una exposición blasfema que nada tenía que ver con los valores cristianos.

    ResponderEliminar
  2. Josep Maria Forcada dixit, supongo, extendido a aborto, eugenesia, eutanasia, suicidio asistido y congelación, destrucción, investigación, experimentación, venta y alquiler de embriones en la reproducción humana asistida:

    "Tenemos que poder hablar – afirma Forcada- abiertamente y con naturalidad de temas como el aborto o la eutanasia..."

    Caso de una Palabra de Dios, sobre el divorcio, favorable a la mujer abandonada, y que es lo que deben de decir los sacerdotes, que no son dioses:

    --- El Señor ha sido testigo entre tú y la MUJER de tu juventud, contra la cual has obrado deslealmente, aunque ella es tu compañera y la mujer de tu pacto. Pero ninguno que tenga un remanente del Espíritu lo ha hecho así. ¿Y qué hizo éste mientras buscaba una descendencia de parte de Dios? Prestad atención, pues, a vuestro espíritu; no seas desleal con la mujer de tu juventud. Porque YO DESTESTO EL DIVORCIO --dice el Señor, Dios de Israel-- y al que cubre de iniquidad su vestidura --dice el Señor de los Ejércitos--. Prestad atención, pues, a vuestro espíritu y no seáis desleales (Malaquías 2, 14-16).

    --- Nunca más se dirá de ti: Abandonada, ni de tu tierra se dirá jamás: Desolada; sino que se te llamará: Mi deleite está en ella, y a tu tierra: Desposada; porque en ti se deleita el SEÑOR (Isaías 62, 4

    --- Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados (Mateo 5, 4).

    --- Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito (Romanos 8:28).

    ...

    Si Dios detesta el divorcio (más bien, el repudio unilateral pluricausal del esposo), tanto más detestará el aborto, la eutanasia, la eugenesia y todos los atentados a la vida sobre el feto y embrión durante la reproducción humana asistida.

    ResponderEliminar
  3. Sepulcros blanqueados, muertos en vida, basura moral. Eso son todos los que consienten un aborto, lleven sotana o bata blanca, la mayoría por adorar al dios prestigio-personal o nómina-a final-de mes. Las víctimas, aparte del Nasciturus, la mujer, que siempre es víctima, y muchas veces incluso llega a darse cuenta del engaño total al que ha sido sometida, para sufrir lo que le queda de vida. Peor que la pederastia, sacrilegio contra la vida, obra de satanás, que tiene pavor a cualquier cristiano coherente. ¿Dónde están las voces oficiales de la Iglesia? ¿Dónde se oye al Arzobispo que esté en ese momento, reclamar que pare esta masacre, holocausto silencioso y consentido?

    Tan de risa en Cataluña, que hasta un ex fiscal jefe era socio de Morín, donde se hacían informes de todas las personas del obispado, empezando con los que se oponen al aborto, para guardarse de ellos, como sea, tal y como he escrito y documentado en otras entradas en este Portal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graves cambios, decisiones vitales9 de septiembre de 2016, 14:55

      1. Los trabajadores del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona están quemados: tienen tres propietarios, que son tres presupuestos, y otros tres personas jurídicas con tres presupuestos más (hospital, investigación, patrimonio inmobiliario), seis presupuestos, pero sufren recortes como si tuviesen un propietario público y encima en bancarrota.

      2. El Arzobispado, en el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona, debería de replantear su situación, y debería de cambiarse el nombre del Hospital, pues no puede contener San Pablo y Santa Cruz al hacer pecados personales y sociales gravísimos.

      3. En dicho hospital se cometen pecados, personales y sociales, muy graves.

      4. El aborto, la eutanasia y la eugenesia de la reproducción humana asistida son, por la Evangelium vitae:

      a) son pecados personales mortales, al ser crímenes de homicidio

      b) son pecados sociales, al intervenir diferentes profesionales en diversos ámbitos de competencia profesionales: farmacia, ginecología, genética, laboratorio, enfermería, material médico, administración...

      c) son actos moralmente graves, actos intrínsecamente perversos y malos

      d) la anterior calificación de gravedad como moral y pecado está elevada, como mínimo, a verdad definitiva, de doctrina católica (quien las niega está apartado de la comunión católica)

      e) son pecados que claman al Cielo: es el crimen de Caín al matar al inocente Abel (el feto y embrión)

      f) si están hechos con presunción (por hacer un presunto bien, entonces Dios me salvará), entonces es un pecado imperdonable contra el Espíritu Santo

      Eliminar
  4. Tiene razón P. Custodio. Habría que requerir al Obispo de la diócesis, que da gracias por la canonización de la Madre Teresa de Calcuta y que en su homilia habrá resaltado sus grandes virtudes, sino tiene algo que decirle a este "buen hombre" Porque el obispo queda comprometido por las palabras de quien le representa en el "Comité de Bioética" del hospital

    ResponderEliminar
  5. Este sacerdote, parece que ha perdido su compromiso con la verdad. La verdad que recordó Benedicto XVI en el santuario de Mariazell, 8 de septiembre de 2007.

    “Según mi convicción, esta resignación ante la verdad es el origen de la crisis de occidente, de Europa. Si para el hombre no existe una verdad, en el fondo, no puede ni siquiera distinguir entre el bien y el mal. Entonces los grandes y maravillosos conocimientos de la ciencia se hacen ambiguos, pueden abrir perspectivas importantes para el bien, para la salvación del hombre, pero también —y lo vemos— pueden convertirse en una terrible amenaza, en la destrucción del hombre y del mundo.
    Necesitamos la verdad. Pero claro, a causa de nuestra historia, tenemos miedo de que la fe en la verdad comporte intolerancia. Si este miedo, que tiene sus buenas razones históricas, nos asalta, es tiempo de contemplar a Jesús como lo vemos aquí, en el santuario de Mariazell. Lo vemos en dos imágenes: como niño en brazos de su Madre y sobre el altar principal de la basílica, crucificado.
    Estas dos imágenes nos dicen: la verdad no se afirma mediante un poder externo, sino que es humilde y sólo es aceptada por el hombre a través de su fuerza interior, el hecho de ser verdadera. La verdad se demuestra a sí misma en el amor. Nunca es propiedad nuestra, no es un producto nuestro, como tampoco es posible producir el amor, sino que sólo se puede recibir y transmitir como don. Necesitamos esta fuerza interior de la verdad. Como cristianos, nos fiamos de esta fuerza de la verdad. Somos testigos de ella. Tenemos que entregarla como la hemos recibido, tal y como se nos ha entregado.”

    Siendo médico debería asumir que la relación médico paciente son actos entre personas. Por tanto, hay una relación interpersonal. Dos personas que se encuentran: una enferma y otra que desea ayudarla. Y como en dicho acto, el hombre se hace bueno con actos buenos, o malos con malas acciones como matar, son “actos morales”. Los médicos no son mercenarios a sueldo, para matar de acuerdo con la demanda de los clientes.
    El fin de la medicina ha sido siempre la salud del enfermo y hasta ahora la beneficencia (dejando aparte el aborto) seguía siendo el objetivo de la relación médico enfermo. Se está desplazando y se hace hincapié en la autonomía (voluntad del enfermo), como el también indica.
    Hay múltiples asociaciones pro eutanasia que están creando por manipulación, un clima de aceptación social, para que se legalice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde muy antiguo se vio en la necesidad de un Código: Juramento hipocrático (s. V aC), donde la amistad del médico con el enfermo consistía en el amor al hombre en cuanto hombre (antropófilo) y el amor al arte de curar (tecnófilo). El cristianismo, aportó el concepto de persona, afirmando la sacralidad e inviolabilidad de la vida humana. Condenó el aborto, el infanticidio, la eutanasia, las mutilaciones. Durante más de 2000 años esto fue así.

      Juramento hipocrático

      JURO por Apolo, médico, por Asclepio, y por Higía y Panacea, y por todos los dioses y diosas del Olimpo, tomándolos por testigos, cumplir este juramento según mi capacidad y mi conciencia:
      ----
      APLICARÉ mis tratamientos para beneficio de los enfermos, según mi capacidad y buen juicio, y me abstendré de hacerles daño o injusticia. A nadie, aunque me lo pidiera, daré un veneno ni a nadie le sugeriré que lo tome. Del mismo modo, nunca proporcionaré a mujer alguna un pesario abortivo.
      VIVIRÉ y ejerceré siempre mi arte en pureza y santidad. Siempre que entrare en una casa, lo haré para bien del enfermo. Me abstendré de toda mala acción o injusticia y, en particular, de tener relaciones eróticas con mujeres o con hombres, ya sean libres o esclavos.
      GUARDARÉ silencio sobre lo que, en mi consulta o fuera de ella, vea u oiga, que se refiera a la vida de los hombres y que no deba ser divulgado. Mantendré en secreto todo lo que pudiera ser vergonzoso si lo supiera la gente.
      SI FUERA FIEL a este juramento y no lo violara, que se me conceda gozar de mi vida y de mi arte, y ser honrado para siempre entre los hombres. Si lo quebrantara y jurara en falso, que me suceda lo contrario.

      Eliminar
    2. El desarrollo de la “tecnología” médica y el “avance” de la medicina generan innumerables problemas con relación al paciente. Sin embargo, el positivismo ambiental se va imponiendo, y se mira todo desde un punto de vista utilitario. El mundo pasa a ser visto como lugar de producción.
      Hablar con naturalidad de matar, familiarizarse con matar, es la estrategia de Satanás. Ya lo están haciendo todas esas asociaciones que presentan la muerte natural de una forma extremadamente cruel. Esta única visión salta a la opinión pública y se va arraigando en la sociedad un posicionamiento a su favor.

      Eliminar
  6. Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de Amoris laetitia9 de septiembre de 2016, 1:01

    El Papa Francisco avala un documento de la Región episcopal de Buenos Aires, de interpretación sobre la Amoris Laetitia, como la única posible: "Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de Amoris laetitia".

    infocatolica.com/?t=noticia&cod=27335

    Pero de un examen de la misma, observo que tampoco encaja en absoluto con el Magisterio de la Iglesia, lo mismo que el Capítulo VIII de Amoris laetitia, tal como prestigiosos analistas resaltaron graves errores de fe y herejías [1].

    En resumen, si el Capítulo VIII establece herejías y errores de fe en casos generales, mientras que los "Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de Amoris laetitia" continúa con las herejías y errores de fe, pero los reduce, aparentemente, a unos casos excepcionales. En efecto:

    1. El Punto 5 recuerda el magisterio de la Iglesia (Catecismo 1650, Familiaris consortio 84): un divorciado recasado civilmente, con matrimonio canónico no anulado, sólo puede comulgar y confesarse (y recibir la extremaunción) si, entre otras condiciones, asumen el compromiso de convivir como hermanos (more fraterno) y abandonan la convivencia marital, sexual (more uxorio). Si comete un pecado contra sextum ocasional, no habitual, entonces puede confesarse.

    2. La herejía y grave error está posiblemente en el Punto 6. De una lectura normal, este punto vuelve a incurrir en las mismas herejías y errores de fe que el Capítulo VIII:

    a) Determina el caso de imposible convivencia more fraterno, contempla el adúltero que comete actos OBJETIVOS intrínsecamente perversos: la convivencia more uxorio habitual, pública.

    b) Desde un punto de vista SUBJETIVO, delimita el caso del adúltero que tiene LIBERTAD LIMITADA, o visto desde otro punto de vista, CULPA LIMITADA.

    Es decir, el adúltero objetivo es, además, un adúltero subjetivo, con capacidad de obrar en libertad, con capacidad de conocer y comprender el bien y el mal, con capacidad de elegir, consentir y adherirse al bien o al mal, pero que tiene una culpa limitada, es decir, que se inclina hacia el mal (el acto intrínsecamente malo de la convivencia more uxorio) por una pluralidad amplia de causas: cumplir el deber de alimentar los hijos, condicionantes culturales, psicológicos, civilizatorios, sociológicos...

    c) Además, hay un espíritu PELAGIANO: no creen que la fuerza de la gracia pueda ayudar a una libertad limitada. Todo depende de un camino HUMANO, personal y comunitario, progresivo de etapas de crecimiento individual, hasta llegar, en un futuro indeterminado, quizás nunca en vida, al ideal de la convivencia more fraterno.

    ...

    Si todo lo anterior es cierto, pronostico una pronta división de la Iglesia en, como mínimo, dos partes: la Iglesia verdadera, tradicional, moralista y ortodoxa, y de otro lado, la Iglesia heterodoxa, cismática y herética.

    En mi opinión, el círculo que maneja a Francisco, el cual intenta mantener la unidad a toda costa, ha cometido un error grave, y no sé sí como acto de fuerza para imponer su falsa realidad. Es hora de confusión.

    [1] infocatolica.com/?t=noticia&cod=27245

    ResponderEliminar
  7. Mossen Custodio, gracias por hablar tan claro, Dios le ha dado el don de la palabra para llamar a las cosas por su nombre, cuando usted habla, el demonio tiembla, que tiemblen estos hospitales "católicos" y queden limpios de tanta inmundicia, de no ser así que la ira de Dios recaiga sobre todos los cómplices de tantos inocentes.
    Un saludo!
    Teresa M. Xiol

    ResponderEliminar
  8. Laurentius dertosensis9 de septiembre de 2016, 8:38

    Como siempre un 10 para MOSSEN CUSTODIO.

    ResponderEliminar
  9. Creo que es un error pensar y decir que es tarea de asistente social procurar el respeto de la voluntad de los enfermos. Es tarea de todos -médicos, curas, asistentes sociales, celadores, fontaneros y futbolistas- promover y realizar la recta moral. Tampoco el asistente social tiene libertad para eutanasiar o abortar.

    ResponderEliminar
  10. "No juzgueis y no sereis juzgados"
    ¿Como se puede deduir que alguien es partidario de una opinion si no se le permite hablar con naturalidad del tema?
    ¿Como se puede ser levadura en medio de la masa y mantenerse al margen de ella?
    ¿Como se puede amar a nuestros enemigos sin respetarlos?
    ¿Cual es la actitud herètica: seguir la Palabra de Dios o tratar de imponer las opiniones sin contrastarlas con las de los oponentes?
    El respeto a la vida se manifiesta hacia los débiles però también hacia los que no compartan nuestras opiniones.
    Tal vez leer los Santos Evangelios nos convenza de que Cristo vino para hacernos ver que lo "nuestro" abarca bastante más que lo "mío": algo dijo el Maestro acerca de éllo, ¿no?

    ResponderEliminar
  11. Estos clérigos tienen mucho que aprender de Santa Teresa de Calcuta.
    José de La Roda

    ResponderEliminar