lunes, 15 de agosto de 2016

"Les Santes" de Mataró utilizadas

 
1. Uno de mi comunidad barcelonesa me hizo la caridad de trasladarme ayer, en su coche, a mi ciudad natal: Mataró. Mi coche hace casi un año que no funciona y el hermano quería evitar a su párroco, ya septuagenario, el viaje estival en transporte público, a las 8 horas de la mañana. Este año yo quería asistir a la Misa de las Santas y concelebrar. A las 8,35 yo llegué a la Plaza de Santa Ana.

Como el año pasado en la Semana de Pasión, este año me provocò dolor no sé qué en la espalda y pensé que tal vez sería prudente tomar un Nolotil comprado en una farmacia para poder resistir las más de tres horas de la celebración sin que nadie se diera cuenta de mi pequeño tropiezo veraniego de 2016. Ninguna de las tres farmacias visitadas estaba abierta. Lo sustituí con un café con leche en la Granja Caralt: no era bueno ir completamente en ayunas post Officium Lectionis y Laudes a Misa. Eran ya las 8,50 de la mañana.

2. El corto trayecto por la calle Nueva (carrer Nou) me hizo encontrar amigos y conocidos. Durante 15 minutos fui informado, por 7 personas diversas, de casi todos los "desastres eclesiales mataronenses". Se ve que la literatura internetística, de un color y de otro, se ha ocupado ampliamente del tema. Un servidor, que ya se prepara para morir en la misericordia de Dios y en la paz de su perdón y del mío que siempre he procurado ofrecer, ya no tiene tiempo de atender a ciertas humanae varietates.

3. Pensé que sería bueno ir a rezar durante parte los más 3/4 de hora que faltaban para el inicio de la celebración.

Fui a la tumba del Beato Josep Samsó i Elias. Lo mataron casi exactamente 5 años antes de nacer yo, a unos 300 metros de Santa María. Durante muchos años y durante mis vacaciones veraniegas, fui yo quien celebraba la misa vespertina el día primero de septiembre, aniversario de su muerte. En los años '70 y '80 a muchos curas no les gustaba 'contaminarse' con el que mataron los anarquistas. Allí recordé también al párroco francés que habían asesinado, en su iglesia parroquial, el día anterior.

También en vino al pensamiento algo que, antes de una celebración en la que yo era uno de los diáconos, me dijo otro beato, Pablo VI: "el martirio, en la Iglesia, a veces es silencioso, pero muy doloroso". 

4. A las 9,25 entré en la sacristía: fuera de uno de los vicarios parroquiales, todas las demás personas eran la plana mayor de la Delegación de Economía del Arzobispado de Barcelona. De entrada pensé que me había equivocado de lugar.

Todas las 7 conversaciones de la Calle Nueva me hicieron entender de qué iba la celebración de Las Santas de este año: ¡había que apuntalar ciertas personas y lo hacía todo el staff sistaquiano! Como yo siempre he tratado de no juzgar a nadie, pensé que ellos deberían saber lo que hacían, pero también sentí, que pese a mi buen propósito de volver a participar de una celebración que yo aprecio, allí no me encontraba demasiado bien.

La homilía insistió en el asunto. Y lo hizo tan contundentemente que a mí me empezó a hacer daño, no sólo el hombro, sino también el corazón.

En toda la celebración, extrañamente no se dijo nada de la Jornada Mundial de la Juventud que simultáneamente se estaba celebrando en Polonia.

5. He dejado y dejo siempre en libertad a todo el mundo para que haga lo que cree que debe hacer y lo diga, pero, pensé que Pablo VI tenía más razón que un santo: "El martirio, en la Iglesia, a veces es silencioso, pero es muy doloroso ".

En un Mataró casi totalmente secularizado y descristianizado y que ha convertido lo que un grupo decidimos en una reunión en el Foment Mataroní a finales de los años '70: "Hagamos de Las Santas la Fiesta Mayor!",  en una fiesta casi pagana. Se tiene que superar las intrigas, las envidias, los partidismos eclesiales y que se oiga predicar la misericordia de Dios. Me gustaría que Santa Juliana y Santa Semproniana intercedieran por Mataró: "Recedant vetera, nova sint omnia: corda, voces et opera".

Jaume González-Agàpito

*Escrito publicado en la web del "Grup Aribau" 

7 comentarios:

  1. Lo errores vienen de 1965... y de mucho atrás16 de agosto de 2016, 1:41

    En un Mataró casi totalmente secularizado y descristianizado y que ha convertido lo que un grupo decidimos en una reunión en el Foment Mataroní a finales de los años '70: "Hagamos de Las Santas la Fiesta Mayor!", en una fiesta casi pagana.

    - Yo veraneaba hace años en Argentona y a diario bajaba a Mataró, los cines del centro (en ellos vi muchas veces "Desafío Total"; hoy los cines, en la periferia de un gran centro comercial), la ya cerrada libreria Robafaves, y los paseos por la rambla (y su casa de helados).

    Luego, el tiempo de tristeza: el cierre de Caixa Laietana, una entidad mataronina desde 1863, los miles de mataronenses "pufeados" con las tramposas deudas preferentes y subordinadas (en Cataluña se ha cometido un crimen y nadie respondió: cierre total de todas las cajas de ahorro. Sinvergüenzas).

    La Iglesia en Mataró ha sido cincelada, año tras año, por un Miguel NoÁngel, quien agarrando a Moisés, lo convirtió en un satanaisés, y además, feo como el Ecce Homo de Borja.

    El culpabla ha sido el nacional-progresismo eclesial catalán y barcelonés, que en definitiva, es un cruce de la Teología de la Liberación marxista latinoamericana y el modernismo teológico, aquél condenado por Ratzinger-Juan Pablo II, y éste condenado primero por Pío IX en Syllabus Errorum os nostrae aetatis errores y luego por San Pío X en Pascendi dominici gregis y Lamentabilili sane exitu, allá por el 1864 y 1907, respectivamente.

    Y todo tiene fecha de inicio del derrumbe: la opción preferencial por la hermenéutica de la ruptura contra el Concilio Vaticano II (Benedicto XVI).

    ResponderEliminar
  2. A los falsos profetas, falsos sacerdotes y falsos reyes16 de agosto de 2016, 2:00

    "...yo siempre he tratado de no juzgar a nadie..."

    Está bien, pero tanto Jesús como el Catecismo nos permiten el juicio del foro externo. Jesús dice no juzgues, pero también dice que nuestros juicios deben de ser en justicia y verdad.

    Nos dice Jesús, en su Evangelio de los Animales, entre muchas cosas, que hemos de ser palomas y serpientes, y por ello, hemos de juzgar si alguien es un lobo. Que no demos diamantes a los perros y cerdos, y por ello, hemos de juzgar si tenemos a alguien que es un perro y un cerdo.

    Un tercio de la Biblia es profecía. En la Biblia hay verdaderos y falsos profetas, y ambos hacían prodigios y aciertos, qué misterio, pero se podía descubrir por el hecho de tener más poder (divino) y hacer guardar la Palabra de Dios para el bien del Pueblo y no para su interés.

    El profeta es enviado por Dios, la palabra del profeta, si es palabra de Dios, no cae en la tierra, sino que se cumple. El profeta también da bendiciones si se cumple la Palabra de Dios.

    Los católicos somos sacerdotes, profetas y reyes. Germinans es un instrumento profético. Pero ojalá, de entre los 7,5 millones de catalanes, surja alguien con cara, ojos, corazón y nombre para levantarse, decir a Dios

    --- "sí, yo diré tus profecías"

    y decirle a todos, desde el Gran Sacerdote, a los levitas, al Rey, al Sanedrín, a los comerciantes, a los saduceos, a los fariseos, al mismo Pueblo, aquello tan suave y agradable de oir, pura paz para el corazón, palabras tranquilas y amables, que no hieren ni lastiman porque dicen la verdad y dejan la puerta abierta a la conversión y al arrepentimiento:


    --- Raza de víboras, ¿quién os enseñó a escapar de la ira de Dios que se acerca? Dad el fruto de una sincera conversión, y no os contentéis con decir:

    - “Tenemos por madre a la Iglesia y por padre a Jesús”.

    Porque yo os digo que de estas piedras Dios puede hacer surgir hijos de la Iglesia. El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles: el árbol que no produce buen fruto será cortado y arrojado al fuego.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Sugeriría no dar nombres si el autor del artículo no los da.

      Eliminar
    2. La Missa del dia de les Santes, la festa major de Mataró, va ser oficiada per el Sr. Bisbe Auxiliar de Barcelona Monsenyor Taltavull!

      Eliminar
    3. Cuesta poco saberlo. Monseñor taltavull se ve en las fotos publicadas como oficiante principal.

      Eliminar
  4. Que triste ir a la Misa de tus origenes en la fe, siendo un sacerdote y ver que lo convirtieron en un desierto.
    Ciertos nombramientos mal hechos en su día.
    La poca y/o nula comunión, y otros errores pastorales, junto con el tiempo perdido pastoralmente hablando han llevado a esta situación en Mataró.
    ¿Y ahora quién es el que va ha arreglarlo?.
    Destruir cuesta muy poco, construir y levantar requiere mucha energia humana y espiritual.

    ResponderEliminar