jueves, 25 de agosto de 2016

De Bello Pallico (XIII)

Contra Injusto de Urgel (19/02/2007)

La invasión sarracena de España en el 711 acarreó gravísimas consecuencias no sólo para la pervivencia de la fe cristiana en sí misma sino también en el orden doctrinal de aquellos que aún conservando la fe debían hacerlo de manera íntegra, ortodoxa, o sea sin ningún tipo de desviaciones malsanas.

En el último tercio del siglo VIII la gran controversia de la Iglesia Hispana fue la levantada por Elipando de Toledo que presentando una teología trinitaria desviada defendía algo muy cercano al nestorianismo clásico: el adopcionismo. En una palabra, y presumiblemente para contentar al mundo musulmán que lo circundaba, Jesucristo no era Hijo de Dios de manera verdadera (consustancial al Padre) sino un Hijo adoptivo de Dios. Así negando la divinidad de Cristo quizás se afirmaba un monoteísmo más radical, ¿se ven los flecos, verdad?

Listerinus, el cara de marmota
En el año 789 Félix de Urgel publicó su libelo «En defensa de Elipando» en el que afirmaba su sintonía con el toledano. Rápidamente Alcuino tuvo que hacer público su alegato «Contra Félix de Urgel» condenando las tesis adopcionistas del de Urgel.

Y eso hizo levantar las orejas al Papa Adriano I advertido por Carlomagno que veía en la proximidad de esa herejía a la frontera franca un gravísimo problema para la Iglesia y para el naciente Imperio. Félix fue llamado a Ratisbona donde en el 792 hizo profesión de la fe católica ante la presión de los teólogos francos que lo conminaron a trasladarse a Roma para realizar la misma confesión de fe sobre la mismísima tumba de San Pedro. Pero...

Pero el astuto de Felix no acudió, sino que regreso a España en busca de apoyos para sus ideas. Mal le fue, pues la Iglesia Asturicense del norte con el Beato de Liébana a la cabeza defendían una estrictísima ortodoxia intransigente con una desviación que hubiera supuesto el final de la fe en un pueblo que vivía e iba aún a vivir tribulaciones inimaginables.

Mientras tanto, sabiendo el doble juego que Félix llevaba, los teólogos francos se reunieron en Aquisgrán en el 799 para tratar de zanjar definitivamente ese problema. ¿Y quién se presentó con todo su morrito en esa reunión? Exacto. La zorra vieja de Félix. Que vino a decir que no, que no, que él hacía confesión de la fe católica verdadera. Los teólogos de Aquisgrán aún tienen los ojos como platos ... ¿Cómo es posible que este Urgelliense tenga la cara tan marmóreamente dura? (He dicho marmórea no marmota, Jordi no seas susceptible). Por si acaso si acasín Carlomagno «adoptó» vitaliciamente a Felix de Urgel (jejeje) recluyéndolo en Lyon durante 19 años hasta su muerte (R.I.P.) en el 818.

Y vosotros me diréis ¿a qué cuento nos trae Prudentius esta «puñeta doctrinal» como diría el cara de marmota? (ahora si va contigo, hijo: 10 segundos para gimotear, ¡ya!)

Pues muy fácil:

1º. Como demostración ostentosa de que nosotros y nuestro, sin embargo, queridísimo Ciconia Turris, no somos cabezas de un mismo monstruo mediático. Que somos libres y que actuamos con una gran libertad de espíritu. Desmóntese pues la teoría de Manent (la Bruixa Pixanera) y su Tribuna Catalana sobre la interactuación de la Cigüeña y el supuesto feudo ultraconservador catalán.

2º. Que nuestro dominio del campo y terreno propios nos permiten afirmar con grandísimo conocimiento de causa que existen muchísimas similitudes entre la personalidad de Felix e Injusto de Urgel. Y muy esencialmente en un ámbito: la astucia y la sagacidad. Evidentemente no en el corpus doctrinal, aunque si nos pusiéramos a ello podríamos eximir no pocas desviaciones (doctrinales) de Injusto. Su «iter» ministerial, lleno de traiciones e intrigas, de contemporizaciones eclesiológicas, de ambiciones y dolorosísimas presiones personales, de teorías malsanas y viciadas nos lo hacen afirmar con rotundidad.

Injusto de Urgel no es agua clara. Es el exponente, bien camuflado evidentemente, de un submundo por el que circulan como una cloaca todos los ancestrales males de la Iglesia en Cataluña.

Su ardua y solapada tarea de crearse las amistades necesarias para suceder a Grassus, gobernando a base de cenas, golpecitos en los hombros y viajecitos aquí y allá no pasan desapercibidos a nadie con dos ojitos sobre la cara. Ni a Grassus, pero él piensa como su maestro Narcissus, como de hecho creía convencídamente Richelieu: «Después de mí, el diluvio».

El joven Imjusto de Urgel junto a Narcissus
No quiero entrar en ningún ámbito más personal. Me resisto a ello desde el principio. Repito por enésima vez: Ab internis nemo judicat nisi Deus neque Ecclesia». Sobre el foro interno nadie puede juzgar, ni la Iglesia, sólo Dios.

Pero no podíamos transigir con las ideas y los principios, motivos por los cuales luchamos. Por el bien de la diócesis y la Iglesia. Y aquí no valen ni resentimientos ni ambiciones personales. Renunciamos a ello. Nosotros no contamos, ni nuestra carrera personal por muy lícita que sea. Luchamos por las almas. «Da mihi animas,caetera tolle». Y nadie ni nada nos puede comprar, aunque arguyáis y Grassus piense, que todo el mundo tiene un precio. Ni las sonrisitas, ni los asientos en los primeros lugares, ni las prebendas: permaneceremos inalterables en nuestra misión, inaccesibles al desaliento, mientras Dios quiera y la salud nos acompañe. Hasta que, como Judas Macabeo y su puñado de valientes lleguemos al Sancta Sanctorum en medio de la desolación del Templo, a levantar de nuevo el candelabro ritual (jannukà) esperando que el Señor «Deus Sabaot» (el Dios de los Ejércitos) nos bendiga con un aceite abundante y consolador. 

Post Scriptum: Me parecen buenos en su mayoría los comentarios que algunos seguidores de nuestra lucha, hacen en el hodierno escrito de Ciconia («El obispo Vives») sobre el interfecto. Así, laudatorias a Hermenegildo, a Juan M. Vianney, a Liberae in Aventino, a Joan Puig, Franjo, Carlos Torres y un largo etcétera de firmas y amigos.

Prudentius de Bárcino 
_______________________________________________________________________

Diccionario Latino-Barcino:

-Injusto de Urgel: Obispo Joan Enric Vives
-Cara de Marmota: Jordi Llisterri, también conocido como Listerinus
-Grassus: Arzobispo Lluis Martínez Sistach
-Narcissus: cardenal Narcís Jubany mentor de Sistach
-Ciconia: Francisco José Fernández de la Cigoña
-Ciconia Turris: El blog La Cigueña de la Torre

9 comentarios:

  1. Agenda de problemas urgentes para Omella26 de agosto de 2016, 0:44

    Unos apuntes para que Omella solucione unos problemas en Barcelona y quizás en otros sitios:

    1. Que el obispo pase por las parroquias y escuche a los laicos sin intermediarios ni interferencias

    2. Hay sacerdotes que solo viven de su pobre sueldo, hay sacerdotes que viven de la parroquia, y hay ricos sacerdotes que además viven del pluriempleo de los diversos cargos eclesiales e incluso profesionales

    3. Las exequias deben volver a las parroquias y no a las empresas de funerarias, un problema que no ha solucionado Jubany, Carles y Sistach, por el cual la Iglesia pierde una fuente de vinculación a la parroquia, de evangelización y de ingresos, y es un factor de enriquecimiento injusto de unos pocos

    4. Los voluntarios de las parroquias y otros sitios eclesiales que no reciben ni reconocimiento ni siquiera ingresos compensatorios de dinero de bolsillo

    5. La Nueva Era que sigue estando presente en parroquias, conventos y librerias, porque es una sustitución satánica de la espiritualidad católica

    6. La terrible falta general de formación teológica y espiritual católica de la práctica totalidad de los sacerdotes, así como del cumplimiento fiel de las Leyes rituales de la liturgia

    7. La necesidad de más exorcistas y agentes de la liberación demoníaca, pues una sociedad como la catalana, que está desacralizada, ignora su propia fe católica, y está colonizada por la Nueva Era, a la fuerza necesita de esta ayuda

    8. Que Barcelona sea una ciudad libre y amiga de todos los nuevos movimientos eclesiales que quieran residir y expandirse

    9. Que el Templo de la Sagrada Familia de Gaudí sea el Templo Internacional de la vida del no nacido y del matrimonio y de la familia natural según el diseño de Dios, y difundir el ejemplo de los santos y las devociones

    10. Sacerdotes que estén dedicados al Altar a tiempo completo y dedicación exclusiva, y que el obispo organice anualmente una reunión para tratar sobre la espiritualidad general de su diócesis

    11. Acabar con los consagrados que están dedicados a la política y además, que apoyan programas políticos propios de la cultura de la muerte y del relativismo y de la ideología de género, como el caso Sor Forcades

    12. Eliminar el modernismo teologico que está destruyendo la catolicidad fideística de Barcelona

    13. Todos los cargos eclesiales se elijan según la competencia y capacidad profesional en concurrencia competitiva, excluyendo corporativismo y amiguismos

    14. Una red de medios de comunicación, formación y escuelas realmente católicos según sólo el Evangelio y la doctrina

    15. Impedir que las parroquias sean oficinas de normalización lingüística, ni de esteladas ni de independentismos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos del "ordeno y mando", ya no funcionan.
      Además no se puede generalizar tanto porqué no coincide con la realidad diocesana.
      Hay Parroquias y sacerdotes excelentes, busque y encontrara.
      Igual que de laicos los hay buenos y serviciales, y otros que quieren controlarlo todo.
      En la viña del Señor hay de todo.

      Eliminar
    2. MARPN
      Suscribo prácticamente todos los puntos que expone.Especialmente los apartados: 1,3,5,6(en lo referente a la celebración de la Liturgia),9,11,12,14,y 15(la Iglesia ha de ser apartidista y eliminar todos los signo políticos en su interior y campanarios). Ojalá el arzobispo Omella los tuviera en cuenta y empezara a actuar con firmeza. Que el Espíritu del Señor resucitado, lo ilumini y guíe.

      Eliminar
    3. 16. Acabar con el poder del lobby rosa en la diócesis.

      Eliminar
    4. Anónimo de las 11 horas: la totalidad de los problemas apuntados son perfectamente conocidos, tanto por el Arzobispado de Barcelona como por la Conferencia Episcopal Tarraconense, y en ésta alguno de ellos ha sido tratado incluso fuera de las sesiones oficiales, como quien dice en el rellano de la escalera, para evitar que estuviesen reflejadas y publicadas en las actas y registros oficiales de difusión pública.

      Todos estos problemas los he recogido de diferentes fuentes durante estos últimos lustros, y además, están recogidos hasta la saciedad tanto por de Bello Pallico como por Germinans.

      Ya no hay ningún secreto, a estas alturas del 2016, de la naturaleza de los problemas que vienen afligiendo a la Iglesia en Cataluña desde hace más de 50 años y que proceden de la mala interpretación del Concilio, sólo falta la resolución determinativa para solucionarlos.

      Eliminar
    5. Vaya carita de satisfecho con la Banderita a su lado,conlas vaquitas lecheras como escudo,cargaditas de dinero OPACO,AY DIOS!

      Eliminar
  2. Otra de las cosas que posibilitó la invasión musulmana fue el conocimiento de Aristóteles por el mundo cristiano que llevó a la ingente obra de Santo Tomás de Aquino en el siglo XIII. Fue, sin duda, un renacimiento de la iglesia que ha pervivido hasta nuestros días.

    ResponderEliminar
  3. Repàs d'història.

    Em sembla molt que això de "Après moi, le déluge" és una frase en general atribuïda al rey Lluís XV de França i no pas al cardenal Richelieu. De totes maneres com que el cardenal va néixer uns 125 anys abans que el Rei aneu a saber si no va ser el primer que va copiar en aquest segon, però la història ha acabant adjudicant-li la frase al primer.

    ResponderEliminar
  4. Cuando llega el león, nuestros prelados hacen como el avestruz26 de agosto de 2016, 12:57

    Un grano no hace granero... pero ayuda al compañero. En una red social de un consagrado, he visto que se identifica con una foto de entrada en la que está una simpática foto de Colau con Sor Forcades, que indica la identificación de este consagrado con los postulados políticos, ideológicos y teologicos que representan estas dos.

    Sor Forcades, como cabeza publica y visible de un movimiento eclesial más profundo, quiere que la constitución de la futura república catalana recoja el principio de laicidad a la francesa, lo que implica en su máxima interpretación, la expulsión total y completa, la exclusión beligerantemente activa, del hecho religioso en el espacio público, es decir, la Iglesia Católica no podría recibir dinero público, ni ser mencionada en los documentos legislativos y administrativos, sería expulsada de las prisiones, de las escuelas, de los hospitales y de los medios de comunicación públicos, se retirarían todo tipo de procesiones públicas, vestidos eclesiásticos que expresen públicamente su condición de consagrados, dias festivos y cualquier funeral público, y todo tipo de manifestación pública e incluso de exhibición de símbolos religiosos como cruces y medallas.

    Es decir, al final la Iglesia estaria íntegramente emparedada en el espacio de sus cuatro paredes, encerrada dentro de un muro de Berlín y en un régimen de apartheid laicista, y con la amenaza constante de que sus consagrados tu laicos ortodoxos sean multados, enviados a prisión, desprovistos de sus trabajos, eliminada su objeción de conciencia, su libertad de educar a sus hijos, su libertad de expresión, asociación y comunicacion, y disuelta la misma Iglesia como organización criminal si difunde sus enseñanzas sobre la vida, la familia, el matrimonio y contra la ideología de género.

    ResponderEliminar