domingo, 7 de agosto de 2016

¿Aymar a la Sagrada Familia?

Uno de los hombres que hizo mayor carrera durante el mandato de Sistach fue Mn. Jaume Aymar Ragolta. Sacerdote salido de la factoría de la Casa de Santiago (de polémico recuerdo), doctor en historia del arte y profesor de filosofía en la Blanquerna, fue promovido desde la pequeña parroquia de San Francisco de Asís de Badalona a la Iglesia madre badalonense de Santa María, poseedora del inmenso legado económico de la Fundación Roca i Pi y regente del Monasterio de Sant Jeroni de la Murtra. También fue elegido decano de la Facultad de Filosofía y designado director de Catalunya Cristiana y Radio Estel, desde donde redirigió esos medios de comunicación a una órbita filo-independentista. 

Parece que esa acumulación de cargos y prebendas no es suficiente para el ego de Aymar y ahora se postula (o le postulan) como rector de la Sagrada Familia. Y según parece, como sea que Omella ha arrinconado la peculiar política de Sistach de dividir cripta y basílica, se aprovecharía la jubilación del rector de la cripta, Mn. Lluis Bonet Armengol, para unificar las dos realidades, con Aymar a la cabeza.

De confirmarse el rumor, representaría una auténtica consagración de las personas que han venido mandando en esta diócesis desde hace muchos años. Después del nombramiento de Ramón Batlle como director del ISCREB, sin tan siquiera ser profesor de la institución; que el segundo cargo designado por Omella fuese el de Aymar para la Sagrada Familia, vendría a corroborar que el nuevo pontificado no sólo no viene a suponer cambio alguno en Barcelona, sino que permite una acentuación de la concentración de poder en manos de los de siempre. 

http://2.bp.blogspot.com/-C6FqO34vlLk/VnKbFY_284I/AAAAAAAAI_g/na9NIDL41M8/s320/Convictorio3.jpgMuchos sacerdotes y laicos barceloneses hemos dado un voto de confianza a Omella. Incluso consideramos conveniente que debía conocer a la perfección la archidiócesis y afrontar los nombramientos él sólo en persona, sin la influencia o la mediatización de nadie. Por eso entendimos, aunque no era lo más óptimo, que demorase un curso los nombramientos y así los mismos serían verdaderos nombramientos de Omella. Pero que se espere un curso para cambiar vicarios episcopales, delegados diocesanos, cargos académicos o jubilación y substitución de párrocos, y, en cambio se decida a afrontar la substitución de Matabosch para promover a un Batlle que jamás pisó el ISCREB o jubilar a Bonet para designar a Aymar, causaría un enorme desasosiego en quienes confiábamos que el nuevo pontificado iba a suponer una esperanzadora renovación.

Parece que aquí no va a cambiar nada. Parece que los Matabosch, Aymar, Turull y toda la cantera surgida de la polémica Casa de Santiago han utilizado todas sus fuerzas para seguir detentando poder y alcanzar cotas que ni Sistach les había otorgado. El propio rumor de Aymar del que hablamos ya sonó con insistencia durante el mandato del anterior arzobispo, pero fueron tantas las críticas recibidas, que el propio cardenal tuvo que echarse atrás. Si Omella lo propicia, habrán conseguido avanzar un escalón más en su propósito de adueñarse de esta diócesis. Entonces, habrá que preguntarle a nuestro actual arzobispo, dónde están los méritos de Aymar: una parroquia decrépita en Badalona, una facultad de filosofía sin categoría alguna, un semanario y una radio en sus peores momentos de difusión y audiencia.

La desazón empieza a apoderarse de la diócesis barcelonesa. Omella ya conoce a todos sus párrocos y parroquias. Sabe cuáles están vivas y cuáles son un páramo desértico. Ha podido cerciorarse de que en Barcelona se avanza a dos velocidades. Sin embargo, va a premiar a los verdaderos artífices del estado actual de postración. No sólo mandarán los mismos, sino que tendrán más poder. Realmente preocupante la ausencia de renovación.

Oriolt

26 comentarios:

  1. Que viejo y estropeado está Aymar en la fotografía ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anonimus cabreadus7 de agosto de 2016, 21:59

      Los mismos perros con diferentes COLLARES,más de lo mismo,que dios nos coja CONFESADOS.

      Eliminar
    2. Los años pasan para todo el mundo, también para los señoritos de la Casa de Santiago

      Eliminar
    3. "...que se espere un curso para cambiar vicarios episcopales, delegados diocesanos, cargos académicos o jubilación y substitución de párrocos..."

      No sólo es la foto de los mismos.

      Omella ha hablado con todos, pero con todos los que conformaban la cúspide de Sistach.

      Y de momento, les da un año más de prórroga.

      Lo significativo es que, todavía, Omella no ha hablado con quien realmente ha de tomar el pulso, el fiel de base. Sólo ha tomado contacto con las jerarquías inmediatamente inferiores.

      En nuestra parroquia, Omella está por estrenar, no se le ha visto.

      Y si un obispo no conoce la vida real y cotidiana de las parroquias, entonces es que vive en una torre de marfil y, por consecuencia lógica, tendremos una reedición del pacto del statu quo II.

      El obispo bueno, el de verdad, toma ejemplo de San Antonio María Claret y Santo Toribio de Modrovejo: visitar, visitar, visitar las parroquias...

      San Juan Pablo II tuvo con las autoridades comunistas un juego de diálogo flexible y oposición firme ante una ideología antirreligiosa, y por tanto, enemiga del hombre.

      Lo mismo debe de plantearse Omella: tiene un sistema anticatólico, el modernismo teológico, instalado en medio de la Iglesia Católica, junto con el progresismo, el nacionalismo y las nuevas creencias no católicas (yoga, mindfulness...).

      Sólo tiene dos opciones: continuidad o renovación.

      Eliminar
    4. No sé si el arzobispo identifica esto que usted llama modernismo teológico, progresismo y nacionalismo y, en caso de identificarlo, no se si lo hace en sentido negativo. De hecho, no sé si él se identifica con tales corrientes ni hasta qué punto.

      Quitando el factor del nacionalismo, lo mismo puedo decir del Papa Francisco.

      Parte usted entonces de una premisa dudosa.

      Eliminar
    5. Enseñar al que no sabe...8 de agosto de 2016, 16:57

      "No sé si el arzobispo identifica esto que usted llama modernismo teológico, progresismo y nacionalismo y, en caso de identificarlo, no se si lo hace en sentido negativo. De hecho, no sé si él se identifica con tales corrientes ni hasta qué punto."

      Parto de la premisa de que tanto Francisco como Omella no entienden "ni papa" el estado real, auténtico y verdadero de una parte de la catolicidad, la occidental, y en especial, la catalana. La responsabilidad procede de los cardenales que eligieron a Francisco, los cuales sí conocían la situación verdadera y auténtica del catolicismo almenos europeo y norteamericano, pero soslayaron indiferentemente este análisis para ir hacia un papado sólo "socio-económico", grave error que estamos sufriendo, pues Francisco tiene gravísimas carencias teológicas, que en absoluto tenían los Papas de, como mínimo, los últimos dos siglos (XIX y XX).

      El desastre de Barcelona se basa fundamentalmente en el modernismo teológico, y luego, en el nacional-progresismo y la Nueva Era.

      El modernismo teológico fue denunciado por Pío X en la encíclica Pascendi Dominici gregis en 1907, cuya lectura está disponible en red y que no ha perdido vigencia.

      En esencia, el modernismo es protestantismo, pues considera a la Biblia y a los Evangelios como narraciones de ficción teológica, sin base histórica alguna, niega verdades divinamente reveladas y de doctrina católica (la virginidad de María, la resurrección, los sacramentos, el demonio, el purgatorio, el infierno, la eucaristía...), practica innovaciones y desobediencias litúrgicas, quiere el sacerdocio femenino y casado, acepta la homosexualidad y considera como virtudes los pecados contra la castidad matrimonial y personal, niega el Catecismo, reniega por completo de la espiritualidad y oración católicas y las sustituye por la Nueva Era del yoga, zen, mindfulness...

      Las autoridades de la Iglesia saben los males de la Iglesia católica actuales, pero por motivos subjetivos desconocidos, no están haciendo absolutamente nada, todo lo contrario, eliminan la defensa de la vida y el matrimonio y la familia de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

      Eliminar
  2. Parece que las sospechas de corporativismo de Omella, de sumisión al statu quo, al aparato y la jerarquía de facto del lugar, van confirmándose, excepto sorpresas.

    Batlle y Aymar, por méritos, competencia y capacidad, no habrían sido elegidos si existiera un sistema de nombramiento fundado en la libre concurrencia competitiva de candidatos.

    Todo apunta que tenemos a Omella como obispo mediocre.

    El tiempo confirmará o desmentirá.

    Parece que la renovación quizás pasará por el cambio de Francisco y Omella, lo cual implica un tiempo de espera de uno o dos años para Francisco y unos siete para Omella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que podamos poner en el mismo saco a los dos sacerdotes citados. Batlle es una cosa y Aymar, otra.

      Tal vez para una parroquia con un peso tan grande de patrimonio y arte, un sacerdote culto y doctor en Historia del Arte no sea la peor opción.

      He tenido la ocasión de tratar a Mn. Aymar y la impresión que tengo de él es la de un hombre bueno, de temperamento tranquilo, amable.

      No desesperemos ni lo demos todo por perdido. Tiempo habrá.

      Eliminar
    2. Aymar será todo lo amable que quiera, siempre que no se le lleve la contraria, claro. Pero es un verdadero ariete del progresismo y el independentismo. Lo que ha hecho en Cataluña Cristiana y en Radio EStel no tiene nombre. Da cobijo a todo lo herético y lo independentista.

      Aymar es un hombre aseglerado, que tiene muy poco de sacerdote, que sabrá mucho de arte, pero que ya se puede despedir de que la Sagrada Familia sea un verdadero templo expiatorio como fue concebido. Lo de confesarse y actos de piedad no va con Aymar.

      Eliminar
    3. anónimo 11,39

      Todo eso que dice usted, ¿qué tiene que ver con evangelizar?
      Parece que, en esta Diócesis, muchísimos han pasado de largo la cita de S Pablo:
      “Porque evangelizar no es gloria para mí, sino necesidad. ¡Ay de mí si no evangelizara!” (1Cor 9,16).
      La evangelización no es una opción para la Iglesia.
      Es su deber, y lo es para todos los estamentos que la integran.

      Eliminar
  3. Para intentar arreglar la diocesis de Barcelona,en la situacion calamitosa,en la que se encuentra,se necesita un Pastor muy valiente y al mismo tiempo,Santo,de manera que si tiene que coger el látigo y expulsar a los "MERCADERES"del templo,lo haga sin miedo y sin preocuparle el que dirán.Me temo que éste no es el caso,otra vez será

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un mes, y con agostidad y alevosía, aprovechando las vacaciones de verano, Omella nos ha nombrado, y ha permitido, que el Nacional-Progresismo se esté perpetuando con plácida languidez en la superestructura Diocesana, y simplemente, a través del sistema de nombramiento directo sin justificación alguna, como en el franquismo, o con justificaciones de risa, como en el caso del Iscreb.

      Simplemente, esto es un fraude.

      Eliminar
    2. MARPN
      Tiene toda la razón. Yo añadería que no le tiemble la mano para cumplir con su misión y dirigir a la IC de Barcelona como Jesucristo nos enseña en los Santos Evangelios. Sr. Cardenal, no espere y confiando totalmente en el Espíritu del Señor, NO TEMA. Ha de cumplir con la misión que le fue encomendada, y que Ud. aceptó y se comprometió a hacer, ante Dios y los hombres. Recemos a nuestra Señora María Auxiliadora para que le de fuerzas y agallas.

      Eliminar
  4. ¿De qué nos extrañamos? Progresistas, judaizantes, catalanes, marxistas, jesuitones ... nos llevan al abismo!

    ResponderEliminar
  5. anonimus cabreadus8 de agosto de 2016, 9:59

    Sr.Anónimo 23:18,solo tienen el mango del látigo y como ud.comprenderá no sirve para nada!

    ResponderEliminar
  6. El progresismo es pecado contra el espíritu, y por tanto no se puede perdonar.

    Rezo a diario porque los sacerdotes progresistas mueran pronto, y de muerte lo más dolorosa posible. Los detesto con toda mi fuerza, y estoy agradecido a dios por ello. Todo era mejor antes. El progreso es el peor mal de la humanidad, y dios destruirá a los que desean el progreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le felicito por su escrito. Es una plasmación del Evangelio.
      Igual el Evangelio es New Age!
      Mejor sería que rezase para que todos vivamos según Jesucristo.
      Perdonad, amad y seréis acogidos por el Padre.

      Eliminar
  7. La Sagrada Familia es para la defensa de la Vida y la Familia como quiso San Juan Pablo II8 de agosto de 2016, 12:50

    1. La Sagrada Familia tiene su razón de ser en la defensa de la Verdad divina absoluta en relación con la Vida y la Familia.

    2. Las dos grandes encíclicas de San Juan Pablo II así lo manifiestan: Veritatis Splendor y Evangelium Vitae.

    3. Veritatis Splendor afirma la primacía de la Verdad Católica por encima de cualquier otro tipo de moral, sea laica o de otra religión. Y establece que los crímenes contra la Vida (aborto, eutanasia, suicidio asistido, anticoncepción, reproducción asistida, congelación y experimentación de embriones) y la Familia (relaciones pre, intra y postmatrimoniales, homosexualismo, género y transgénero, prostitución, pornografía, divorcio) son actos morales intrínsecamente malos o perversos.

    4. Evangelium Vitae determina proféticamente en su numeral 19 que los Estados democráticos que aprueban las leyes del aborto y la eutanasia (y la congelación y experimentación de embriones), atentan gravemente contra la dignidad de las personas y los derechos a la igualdad y a la vida reconocidos como derechos humanos. Asímismo, dichas leyes intrínsecamente perversas, desplazan el derecho democrático hacia la pendiente resbaladiza de los Estados tiránicos, totalitarios y despóticos, dado que cometen un crímen contra la Humanidad sobre personas humanas indefensas e inocentes: los niños no nacidos.

    5. Como corolario de toda la enseñanza de San Juan Pablo II sobre la vida, el cuerpo, la familia y el matrimonio, Benedicto XVI establecido los cuatro principios y concoeptos innegociables para los católicos en la vida pública:

    a. Vida
    b. Familia
    c. Educación
    d. Bien común (política)

    6. Tanto San Juan Pablo II como Benedicto XVI han sido de los mejores Papas que ha tenido la Iglesia Católica hasta hoy en día: Juan Pablo II es "El Grande", y Benedicto XVI es considerado como uno de los mayores teólogos, en fe y calidad argumental, que ha tenido la Iglesia Católica, inmediatamente después de Aquino y Agustín. Por eso Juan Pablo II lo fichó durante casi todo su pontificado.

    7. Por eso, la Sagrada Familia debe de ser el Templo Universal de la Vida y la Familia, regida por un rector juanpablista, y no por una persona que, según los antecedentes disponibles, y por la presunción de previsión de actos futuros que realizará, se enmarca dentro del Nacional-Progresismo enemigo tanto de San Juan Pablo II como de Benedicto XVI, tal como se puede demostrar en el libro "Fills del Concili. Retrat d'una generació de capellasn" de Joan Estruc, cuyos curas anónimos acusaron a Pablo VI (Humanae Vitae), Juan Pablo II y Benedicto XVI de involucionistas retrógrados conservadores.

    Omella, pare ya tanto globo sonda, y pare ya el mal que se extiende por la Iglesia Católica de Barcelona. Defínase: o santidad o apostasía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él ya ha elegido: santidad.
      Igual lo que Ud Propone es apostasía del evangelio.

      Eliminar
  8. En esta diócesis al final lo que va a ocurrir es que los malos progresan y progresarán, los mediocres se lamentan (y lamentarán) y los buenos, convencidos de que esto no tiene remedio y desalentados, callan y trabajan lo mejor que pueden en sus parroquias esperando tiempos mejores. Lo malo es que las decisiones irresponsables acaban con la corresponsabilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien definido y explicado.

      Sólo decirle que los mediocres son aquellos famosos tibios que son regurgitados y vomitados...

      Eliminar
    2. Una acción resolutiva8 de agosto de 2016, 16:45

      Habría que decirle al Rv. Omella:

      - Nadie le obliga a ser obispo ni a ser arzobispo de Barcelona. Si ve que las previsiones de ejercicio de su pontificado son mucho peores que las expectativas que efectuó antes de aceptar el nombramiento de arzobispo de Barcelona, entonces imite a Benedicto XVI, renuncie, exponga los problemas reales a Francisco, y que sea éste quien cargue con la responsabilidad de nombrar a un arzobispo que, ojalá, sea lo más parecido al arzobispo de Cracovia Karol Wojtyla.

      Eliminar
    3. Le sugiero que cambie de pensamiento y piense y obre realmente como s.Juan Pablo II. No basta con citarle; hay que conocerle bien y ser responsable.

      Eliminar
    4. Ojalá tengamos un San Juan Pablo II con un Ratzinger. Hemos vivido demasiado bien, con dos lujosos Papas, a cada cual mejor, y habiendo vivido las tres peores ideologías: nazismo, comunismo y liberalismo sin alma.

      Eliminar
  9. Es deber de todo católico luchar con todas sus fuerzas y medios contra sus máximos enemigos:

    -Progresismo
    -Libertad de pensamiento
    -Catalanismo
    -Judaísmo
    -Masoneria

    Que no nos tiemble la mano. Cualquier medio es bueno si se trata de luchar contra ellos, incluso aunque atente contra las leyes civiles. Es que no es una posibilidad, es un DEBER. Yo he infringido muchas leyes y normas civiles, pero con la concienia tranquila, porque estoy luchando contra los enemigos de Dios. Dios no quiere MISERICORDIA. QUIERE VENGANZA.

    ResponderEliminar
  10. Omella es más de lo mismo,no aportara ni aires nuevos,ni abrirá ventanas.Es inexplicable que alguien con una base teológica tan minima haya llegado tan lejos.Es vacuidad en grado sumo.No esperen nada

    ResponderEliminar