miércoles, 20 de julio de 2016

Un párroco imprudente que no escucha: Segismundo García Ramiro (II parte)

http://3.bp.blogspot.com/-2xUpnZKmM7Y/Vkr5RMIy-vI/AAAAAAAAIls/5JfvakCbucQ/s1600/Segis1.jpgSe advirtió en más de una ocasión, de forma oral y por activa y por pasiva, a Don Segismundo García Ramiro, párroco de Santa Maria de Mataró que las obras en la Basílica necesitaban ser comunicadas y autorizadas por la Generalitat de Catalunya por estar el templo sobre el BCIN (Bien Cultural de Interés Nacional) Iluro romana y por ser la propia iglesia parroquial barroca otro BCIN. Que no podía actuar a su antojo pues existe un marco normativo específico que debe cumplir y que su condición de clérigo no lo remitía a ninguna jurisdicción o fuero especial.

Asimismo se le aconsejó que se dejara asesorar y acompañar por el grupo de laicos del Museo Archivo de Santa María que por convenio firmado por uno de sus antecesores tienen como misión la gestión cultural de la parroquia. Una institución nacida en 1946, con tres doctores y varios licenciados, todos ellos voluntarios, de reconocido prestigio, entusiastas de la historia de la parroquia y de la ciudad. La decepción ha sido mayúscula, siguiendo los pasos de su antecesor Barat, ejemplos de una generación de sacerdotes clericalistas-progresistas con graves problemas de sociabilidad fuera de sus estrechas miras ideológicas.

Durante su rectorado se cambiaron, incumpliendo la normativa municipal, todas las ventanas de la casa parroquial que dan a la plaza. La norma obliga, para guardar una unidad estética para toda esta zona antigua de la ciudad, el uso de persianas de tiras de madera elevadas con cuerda (incluso marca la policromía permitida una carta de colores). Pese a ello, Segismundo Garcia Ramiro colocó las que le dio la real gana aunque fue apercibido previamente por la feligresía de que esto no se podía hacer. 

La “rectorada” provocó un gran quebranto para la economía parroquial pues el Ayuntamiento se vio obligado a hacerle retirar todos los cierres metálicos de las ventanas y persianas de plástico que había puesto (se tuvieron que tirar) y sustituirlas por las tipos y materiales que la normativa obliga. El caso provocó la intervención directa del alcalde de una Ciudad de 124.000h para evitar suspicacias y que no fuera interpretado como un acto de manía persecutoria antirreligiosa.

Y hasta tal punto no hubo manía persecutoria antirreligiosa que el tándem formado por el antiguo alcalde Joan Mora y el antigo concejal Ramon Reixach fueron los padres del proyecto de  restauración de la pintura mural de la famosa capilla de la Vírgen de los Dolores, joya del barroco catalán. Un proyecto valorado en 533.000 euros donde un equipo formado por 12 conservadores ha trabajado por más de medio año. Consiguieron que la Generalitat de Catalunya y la Diputación en nombre del Ayuntamiento asumiera un tercio del coste cada una, de manera que al obispado solo le costase el tercio restante. Además se aceptó que el obispado pudiera aportar en especie los costosos andamiajes (que consiguió de una empresa colaboradora con el obispado) y que pudiera aplicar por completo una subvención conseguida de Endesa para la iluminación. Todo ello con la intención de hacer menos gravosa la aportación dineraria que correspondía al obispado, habida cuenta y sensibilidad hacia la desproporción que existe entre las cargas que estos patrimonios históricos suponen el propietario (la Iglesia) y las pocos ingresos que generan.

Pese a esta buena voluntad, Segismundo García no comprende que si bien la declaración de BCIN obliga a informar y a solicitar permisos cuando hay que realizar obras, también facilita la adjudicación de subvenciones públicas a edificios de la Iglesia. Como las dos caras de una moneda. Además tenía a su disposición al Museo Archivo de Santa María para confiar en él estas gestiones, colectivo del cual ha recelado y menospreciado hasta el punto de manifestarlo de una forma mal educada e impresentable en una reciente reunión con los directores de obra de la restauración. Hay que recordar que la mala educación de este personaje ha hecho llorar a más de un feligrés, como fue el caso del día de la profesión como congregante de los Dolores de la mujer del Hermano Mayor de la Cofradía del Cautivo delante de vestíbulo de la famosa capilla después del acto.

Seguidamente al cambio de ventanas antes mencionada, se realizaron varias obras de restauración y acondicionamiento de los techos de algunas de las capillas laterales situadas a la izquierda de la nave basilical, concretamente las situadas entre la primera y la cuarta. ¿En todas ellas se informó a la Administración?  

http://arsandarq.com/wp-content/uploads/2016/06/arqueologia1.jpg
Entre todas estas obras, el caso más grave fue el de unas excavaciones realizadas entre 2014 y 2015 en la zona donde estaban instalados los lavabos de los patios de recreo parroquiales. Se excavó el espacio rebajándose el terreno por más de un metro de profundidad con la retirada de varios metros cúbicos de tierra dentro del BCIN Iluro romana y del BCIN Basílica de Santa Maria.

Todo ello a escasísimos metros de lugares donde había aparecido algunos años atrás piezas de cerámica y estatuas romanas como se puede corroborar consultando las memorias de las excavaciones del Servicio Municipal de Arqueología de la Ciudad  de Mataró o la revista Laietania.

La retirada de tierras rebajó el nivel desde el original, el del patio llamado Hort del Rector al nivel suelo de la iglesia basilical. Todo ello junto a la capilla de las Santas, en un espacio que hoy ha quedado, como resultado de dicha excavación, dentro del ámbito de dicha capilla. Una obras que necesitaban de un trámite administrativo cuyo incumplimiento lesiona los artículos 34 y 35 de la ley del Patrimonio Cultural Catalán 9/1993, de 30 de setiembre del Parlamento de Cataluña y ponen en funcionamiento los artículos 71 y 72 del régimen sancionador de la citada ley.

¿En las excavaciones aparecieron materiales cerámicos que fueron enterrados en el llamado Hort del Campaner? La empresa realizó los trabajos con discreción premeditada de manera que no pudieron ser vistos desde la nave de la Iglesia y por tanto las obras pasaron inadvertidas para la feligresía. ¿Se realizaron las obras sin seguimiento arqueológico alguno a tenor de la inexistencia de memoria arqueológica en el Servicio de Arqueología de la Ciudad de Mataró?

Con la nueva ley de transparencia, cualquier ciudadano puede solicitar información a la administración pública. Y por tanto pedir si Segismundo Garcia Ramiro tramitó o no la correspondiente instancia por registro oficial para informar sobre las obras a realizar y si se siguieron los trabajos con la autorización de la Generalitat de Catalunya, el conocimiento del Ayuntamiento de Mataró y la  supervisión de un arqueólogo. Esperemos que nadie tenga el interés de comprobarlo.

Joan Orella Gaes

13 comentarios:

  1. ¿La realización de estas obras fue denunciada ante la Generalidad de Cataluña? Es lo que hay que hacer en estos casos, para que la Administración tome las medidas oportunas.

    ResponderEliminar
  2. El legado de Sistach...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vayan preparandose para el legado Omella

      Eliminar
    2. Pues mire MAS DE LO MISMO!

      Eliminar
    3. Según me consta, parece que Omella está muy preocupado por la situación en general de Barcelona: está más mal de lo que se pensaba.

      La primera reacción puede ser "pues nadie le obligó a ser obispo de Barcelona", pero el nivel de gravedad que tiene Barcelona, según reputadas fuentes, es la peor de España, y quizás de Europa, dado que se junta lo peor de Holanda y Bélgica (caso maristas, modernismo, progresismo) con lo peor de la misma historia de Cataluña desde el postconcilio.

      Omella, con 70 años, con un mandato máximo de quizás 8 años, a jubilarse dentro de 5 años, no tiene el perfil de mandato largo para llevar a cabo la renovación de una diócesis que está muerta espiritualmente.

      Eliminar
  3. ¿Nuestro obispo Omella no se entera de nada?. Que cambie a este buen señor y lo envíe allà donde no pueda hacer daño y se pueda ir mirando el ombligo..
    Sr. Arzobispo ponga hilo a la aguja y efectúe cambios urgentemente. No espere más. Empezando por el rector del seminario y acabando por último de los párrocos nacionalistas. Aún quedan presbíteros sanos y con espiritualidad católica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omella, bienvenido21 de julio de 2016, 21:08

      Omella se entera bien. Lo que sucede es que ha visto la realidad que desde Germinans se viene diciendo desde años, con querella estratégica en medio para certificar que dice la verdad: la diócesis de Barcelona está entre la herejía y el cisma de facto.

      Esto lo infravaloró Omella, porque lógicamente no es de Cataluña ni ha mamado desde pequeño toda esta galaxia de sabelotodos progres.

      Omella, bienvenido a la realidad. Germinans no nació como capricho de carcas carrinclones o barandilla de lanzamiento de chascarrillos y cuchufletas.

      Eliminar
    2. Omella, bienvenido de las 21:08. Ha dado usted en el clavo

      Eliminar
  4. Anonimus cabreadus21 de julio de 2016, 11:32

    Sr.ORELLA GAES,MUY AGUDO SU PSEUDONIMO,MUY AGUDO.

    ResponderEliminar
  5. Muchas cosas perdidas durante muchos años...21 de julio de 2016, 14:51

    "...una generación de sacerdotes clericalistas-progresistas con graves problemas de sociabilidad fuera de sus estrechas miras ideológicas."

    "...colectivo del cual ha recelado y menospreciado hasta el punto de manifestarlo de una forma mal educada e impresentable..."

    "...la mala educación de este personaje ha hecho llorar a más de un feligrés..."


    Parece que este sacerdote ha llevado a su máxima expresión lo que es la actitud normal propia del clero nacional-progresista y modernista catalán y barcelonés.

    Si ante la Ley de Dios y de la Iglesia han mostrado desobediencia, con el consentimiento de sus obispos, abades y superiores, también lo harán ante la ley española y catalana. Lógico.

    Bien sea como párroco, bien sea en grupo a través de los consejos diocesanos, el clero nacional-progresista y modernista ha dictaminado sentencia de muerte para la casi totalidad de las prácticas, usos y talantes de lo que ellos entendían que eran "maneras de Trento", de una supuesta Iglesia triunfalista.

    Sin pedir consejo, ni ofrecer audiencia, ni dar información, ni disponer de una decisión escrita, publicada y registrada, sin disponer de recurso o queja alguna, tales como déspotas o señores feudales, muchos, bastantes, algunos curas del clericalato progre-modernista eliminaron lo que se venía haciendo habitualmente en las parroquias e iglesias de conventos y monasterios, y siempre con el silencio e inacción de obispos, abades y superiores, sino con su anuencia y complicidad, o bien desinterés o deliberada ignorancia.

    I. Los ritos de la misas, y las misas mismas, han sido delictivamente violados en todos sus aspectos:

    a) cambiando e innovando todas sus rúbricas
    b) destruyendo todo el Ritual por uno otro de creación propia, alegando "misericordia", "derecho a la innovación" y que el rito "no es rictus mortis"
    c) predicar homilias con graves errores y omisiones de las verdades de fe y moral
    d) administrando la comunión sin cumplir con las normas de administración, y dando la comunión a quienes nunca la han de recibir por tener pecados mortales


    II. Y el resto de prácticas que se realizaban en la parroquia también han sido desterrados, unas del todo, otras en parte: rosarios, via crucis, novenas, campanadas, liturgia de las horas, confesiones, exposiciones del Santísimo, procesiones, predicaciones, cursillos y clases de maestros acreditados en la fe, dirección espiritual, dar consejo a los necesitados, asociaciones laicales, devociones a santos, conocimiento de fenómenos místicos y demonológicos, vigilancia de sectas diabólicas, el celo por la salvación de las almas...

    Me entristece que muchas personas, los pobres y los pequeños en el espíritu, cuando quieren regresar a la Iglesia después de años de abandono, se topen con estos curas que son muros sin corazón alguno...

    ResponderEliminar
  6. Omella,recapacite o GO HOME,PA CRETAS QUE FALTA GENTE

    ResponderEliminar
  7. Segismundo es tan mediocre e imprudente, que podría ser el próximo obispo de alguna diócesis catalana, o auxiliar de lo poco que queda de la nuestra.

    ResponderEliminar