miércoles, 22 de junio de 2016

No habrá cambios

En mi artículo del pasado 23 de mayo  me preguntaba si Omella afrontaría el cambio del equipo episcopal heredado de Sistach. Va ser qué no. Nuestro arzobispo ha decidido tomarse un año más y hacer frente a los cambios con pleno conocimiento de causa. Hasta ahora ha conocido los arciprestazgos, pero quiere conocer las parroquias una a una y a sus sacerdotes individualmente. Quiere que los nombramientos sean suyos exclusivamente, sin otra mediación que su pleno conocimiento de causa. Con el cambio de curso va a proceder únicamente con aquellos cambios urgentes, por causas de salud o jubilación irremediable. Nada más. Es su decisión y bien está.

A muchos nos hubiera gustado un relevo en el puesto de rector de un seminario exangüe o en la modificación del vetusto equipo de gobierno heredado del cardenal Martínez Sistach. No va a ser así. Nuestro obispo quiere más tiempo para conocer la diócesis y obrar en consecuencia. Cierto es que perdemos un curso y que, por la edad de Omella (70 años), se nos presenta un gobierno caracterizado por la brevedad. También es cierto que si los nombramientos son acertados, bien vale esperar otro año y en cinco o seis años se puede realizar un trabajo extraordinario. Por otro lado, los mimbres que tiene (especialmente los más jóvenes) son absolutamente válidos y podrá contar con un equipo de gobierno emprendedor y dinámico.

También es cierto que nuestro obispo ya no aparece siempre al lado del auxiliar Taltavull. Viven juntos en el Palacio Episcopal, pero no van uno al lado del otro, como al inicio del mandato de Omella. Muchas voces se alegran, dado que consideraban nociva la influencia del prelado menorquín. La verdad es que la relación entre los dos mitrados es inmejorable, pero Omella quiere llevar el gobierno él sólo y acertar o equivocarse sin la influencia de nadie. Otras voces sitúan a Taltavull en un nuevo destino episcopal que no va ser Menorca, donde se está planteando una auténtica batalla entre el candidato de Omella y el candidato de Cañizares. Si Taltavull fuese destinado a otra diócesis, podría abrirse el melón de uno o dos nuevos auxiliares, verdaderamente barceloneses, lo cual daría lugar a los primeros obispos catalanes designados por el papa Francisco. ¡Buenos candidatos tiene!

Con todo, causa mucha desazón que a Turull se le prorrogue otro curso al frente del Seminario. Este centro necesita una revitalización y un empuje, que difícilmente se va a lograr con su actual rector. Nos hallamos con unos mínimos vocacionales indignos de cualquier capital, similar a Barcelona. Estamos en la cola del ranking de grandes ciudades. Tenemos plena constancia que a nuestro arzobispo le preocupa mucho el raquitismo vocacional. Un curso más con Turull es un curso irremediablemente perdido, en un momento en que, cada curso perdido, representa una marcha atrás difícilmente recuperable.

Luego está el problema de una clerecía parroquial que supera con creces la edad de jubilación y un equipo episcopal con cuatro vicarios (Galtés, Segis, Cuadrench y, Sanz) septuagenarios. Bueno es que Omella conozca la diócesis a la perfección y tome las decisiones sin mediación alguna, pero bueno es también que apueste por un relevo generacional, al cual, por razón del paso del tiempo, tendrá que acudir, aunque cualquier dilación resulte contraproducente.

Bien están las prevenciones de Omella, salvo la mácula del Rector del Seminario. Bien está su deseo de afrontar los cambios bajo su exclusiva responsabilidad, pero si llega alguno con antelación: ¡bendito sea! Esta diócesis necesita un urgente cambio de timón. Cuánto más se tarde, peor será.

Oriolt

23 comentarios:

  1. Mirando las cuatro fotos, doy un fifty/fifty a que dos de cuatro cuelgan el hábito (expresión hecha) y entregan las llaves, que en el caso de alguno del ministerio ya no se ocupa. Deseo equivocarme, y rezo porque así sea, equivocación, pero los otros dos ya no sabrían donde ir, estos aún pueden pillar una feligresa agraciada.

    Sacerdotes que ya no creen en el poder de la Gracia para ejercer las virtudes, que rompen con la enseñanza de la iglesia en sus homilías y predican que ya no hay pecado, no hace falta arrepentimiento, como Gaspar Mora en la charlita que dio en Sant Josep de Mataró hace un par de semanas donde no se aclaraba con la Amoris Laetitia, tenía más notas que texto a comentar, y concluyó que los casados en segundas nupcias civiles por desgracia no quedaba suficientemente claro que pudieran comulgar.

    Lo mismo que hace 32 años, en 1982, que habló en la misma habitación, delante mío, éramos unos 5 o 6, presentado por la misma persona, Ramón Salicrú, sobre la opción preferencial por cristo desde un punto de vista jansenista.

    En la misma sesión, al aportar yo unas reflexiones ante la audiencia, 11 personas de las que 1 era ponente, tres asistentes externos y 7 del consejo parroquial, 3 de los cuatro de estos últimos eran curas, Litus y Josep, cagaditos en sus asientos, el Segis de marras no se le ocurre mas que gritarme "eres un desgraciado"; Vaya, asamblea en la "que todos estáis invitados" éramos tres, uno de ellos sobrino del ponente, y periodista como yo. Los 4 o 5 que hubieran venido de mas, incluyendo el presentador, Ramón Salicrú, se fueron a una charla independentista a una manzana de allí dada por el monje de Montserrat ese que no me acuerdo ni su nombre. La podía haber dado mejor yo, la charla, que fui el autor del primer artículo de contenido publicado en España sobre la Amoris Laetitia, a las 12:00, segundos después del embargo tras pasar la noche leyéndola ya que a algunos nos llega antes del Vaticano.

    lo del "ets un desgraciat", lo saben los obispos, y callan, en espera de ver como me castigan sin que se note, que ya lo han echo ante mis quejas. Ni el nuncio ha hecho nada, casi se ríe de mi carta. Al esputo del pobre Segis senil le que le contesté "tal vez sí, y tú, ¿eres feliz? ¡Por qué no te vas!, y dejas evangelizar (mientras señalaba a Litus y Josep que luego tuvieron que consolar al pobre cura agresor)

    Tiempos difíciles son tiempos buenos porque algunas curas, si les deja, serían peor que el peor de los dictadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comparto tus opiniones pero te tengo que reconocer el valor. Lo tienes. Hace falta gente como tú. A lo mejor alguna vez te pases y llegues a la impertinencia, pero en estos tiempos casi es mejor pasarse que no llegar.

      Hemos pasado una larga etapa eclesial, en Occidente y particularmente en España, donde lo que se había impuesto era la falsa virtud de la prudencia entre los responsables eclesiales, una falsa prudencia que no era otra cosa que miedo y rendición ante el mundo, detrás del cual se esconde el Diablo y la concupiscencia.

      Ahora se ha producido una vuelta de tuerca en este miedo ante al mundo con la falsa misericordia. A los responsables eclesiales occidentales (con la excepción de EEUU) esta moda que viene de Roma les va de perlas para justificar su miedo. Ahora ya no sólo hay silencio y omisión ante el mundo sino voluntad de maridaje.

      Cuídate. Dios te bendiga. Y si me permites, recuerda lo de ser también astutos como las serpientes.

      Eliminar
    2. REPLAY,PLEASE!!!

      Eliminar
    3. MATARÓ AND REPLAY!

      Eliminar
    4. Confirmando lo afirmado23 de junio de 2016, 15:08

      "no se le ocurre mas que gritarme "eres un desgraciado"

      Este "gritarme" es una característica real de nuestros consagrados (progresistas) dotados con poder de mando, aunque ignoro si es general o parcial. Pero no debería ni de existir siquiera en un sólo consagrado para un solo caso. Gritar parece de trastornados o dictadores.

      Incluso se ha gritado a quien nunca jamás debería de haber sido gritado (laicos), ni que fuera por educación, e incluso ante un obispo en Barcelona.

      Problema de los consagrados catalanes con mando: educación, cortesía, urbanidad, civilización, racionalidad.

      No tratan con bueyes, burros o matxos de tiro y carga.

      ¿Qué les pasará por su cabeza? ¿No dícen enfáticamente eso de la Nueva Iglesia de la Misericordia? ¿No se llaman pomposamente "fills del concili"? Pues vaya...

      Eliminar
    5. "Tiempos difíciles son tiempos buenos porque algunas curas, si les deja, serían peor que el peor de los dictadores."

      Lo que diré es una simple opinión demonológica.

      Algún místico afirma que, con un cierto grado de certitud, se puede deducir, ya en vida, si una persona está condenada al infierno.

      Uno de los índices es el grito, el insulto, la denigración, la difamación, el castigar sin motivo, de forma subrepticia y con subterfugios, el cinismo, la ironía fuera de contexto, el no querer investigar la verdad, ser injusto, encubrir al malvado porque el mismo es malo...

      Ello es debido a que un alma de un condenado en el infierno ya no habla ni razona con lógica, sólo grita, ruge, odia...

      Aunque ello requiere discernimiento e inmediación (ver a la persona).

      De todas maneras, el Concilio Vaticano II no nos ha dado un consagrado mejor que Trento, todo lo contrario, nos lo ha dado sensiblemente más malo.

      Eliminar
    6. Este monje de monserrat no seria EL MUY ILUSTRISIMO Y REVERENDISIMO COMUNISTA HILARI RAGUER,este que si es monje es gracias a que gano la guerra SU ODIADO CAUDILLO,si hubieran ganado los suyos seguro que lo hubiesen liquidado antes de serlo.

      Eliminar
    7. Nunca uno está condenado de antemano. Incluso en el mismo momento de la muerte, una simple avemaría recordada quenos enseñara nuestra madre, lo puede todo.

      Eliminar
    8. Picazo locuta........causa finita est!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Un abrazo, desde los viejos tiempos en Viamar....... que tiempos aquellos, Señor.

      Eliminar
  2. Medidas urgentes para la Misa23 de junio de 2016, 1:46

    "Tenemos plena constancia que a nuestro arzobispo le preocupa mucho el raquitismo vocacional"

    Al margen de otras iniciativas, se puede empezar con estas medidas, que han sido un éxito en otras diócesis, y que tienen su lógica interna:

    1. En el altar, sólo monaguillos, abandonar plenamente la norma postvaticana que permite, a veces, monaguillas, pero con límites y condiciones, que en la práctica de los rectores no la suelen cumplir ni los obispos vigilar en absoluto.

    La práctica demuestra que si hay monaguillas, los niños no participan. Y si no participan, no hay vocaciones. Lógico.


    2. Los domingos, sólo lectores y acólitos. Las lectoras y acólitas, para los días de entre semana.

    Todo tiene su lógica. El sacramento del orden es para hombres: sacerdotes, diáconos y obispos. El sacerdote es el único oficiante secundario de la misa, el principal es Jesús-Sacerdote, único y eterno. Si los que rondan el altar son mujeres (monaguillas, acólitas, lectoras), y sobre todo el día en que más gente hay, el domingo, el mensaje efectivo que se está enviando es éste: el sacerdote es un personaje secundario y relativo, y las mujeres serán ordenadas, pues el altar tiene presencia mayoritaria de mujeres que aún no han adquirido la relevancia principal del sacerdocio.


    3. Restringir al máximo los laicos que administran la comunión, reducirlos al mínimo número posible, y dar la comunión en la boca y de rodillas, facilitando un reclinatorio para el desarrollo efectivo del derecho a comulgar de boca y de rodillas.

    La lógica es simple:

    a) Así como los anteriores puntos el fin es que se vean hombres para evitar mensajes equívocos y acercarse a la realidad del oficio del altar (sacerdotes sólo hombres), aquí se trata de potenciar al máximo la función del sacerdote en continuidad con la consagración (administración de la comunión), evitando la dispersión de su función sacra.

    b) El sacerdote es el Vigilante Principal de la correcta administración de la comunión, evitando el sacrilegio y la profanación: recepción eucarística de adúlteros o pecadores públicos, manifiestos y notorios, aprehensión de Jesús-Eucaristía por sectarios satánicos...

    c) Debe de abolirse el indulto postvaticano de dar la comunión en la mano, y debe de restaurarse como obligatorio el dar, como mínimo, la eucaristía en la boca, aunque sea de pie. Hay razones:

    i. Lo siento, pero percibo un crecimiento de sacerdotes oficiantes que dan a Jesús-Eucaristía como si fuera un panecillo cualesquiera, y los fieles comulgantes lo reciben de cualquier modo, grosero y maleducado. ¿Son de veras católicos?

    ii. El mensaje que se da, por el cura y los fieles, es que se reparte un insulso pedacito de pan intranscendente, desapareciendo por completo el misterio y sacralidad del mayor milagro que se da a la tierra: la venida de Jesús-Eucaristía.

    iii. Y observo, además, que el cura que da mal y el fiel que recibe mal a Jesús-Eucaristía, tanto en forma (agarrándolo) como en fondo (sin pecado mortal, con reverencia) afecta al 99% de toda la parroquia.

    iv. La forma de administrar es también un factor más de pérdida de fieles. Si alguien ve casi todo mujeres auxiliando en el altar, casi todo laicos dando la comunión, y siempre dar la comunión con delito grave o leve litúrgico (forma y fondo: rite dispositus), el resultado es lógico:

    - Desacralización y descristianización, por tanto, pérdida de vocaciones sacerdotales y pérdida de practicantes.

    - Embrutecimiento de los sacerdotes. Pasotismo de obispos. Asilvestramiento de los fieles.

    - Y no hablo de las homilías heréticas, sí, heréticas, que niegan, omiten y ponen en duda las verdades divinamente reveladas, definitivas y seguras de fe, moral y costumbres, o la veracidad histórica de la Biblia.

    ResponderEliminar
  3. Los nervios de los arciprestes23 de junio de 2016, 2:19

    I. "En mi artículo del pasado 23 de mayo me preguntaba si Omella afrontaría el cambio del equipo episcopal heredado de Sistach. Va ser qué no. Nuestro arzobispo ha decidido tomarse un año más y hacer frente a los cambios con pleno conocimiento de causa."

    --- Ahora se entiende el nerviosismo de nuestro arcipreste. Cuando estaba Sistach, absoluta indiferencia hacia las parroquias. Podíamos bailar una sardana alrededor del altar y ni se inmutaba. O pegar un millón de pegatinas reivindicativas. O hacer despegar un cohete.

    Hasta esta semana, casos insólitos y psicotrónicos [hechos distorsionados para proteger inocentes]:

    Arcipreste a un laico voluntario de una parroquia:

    - ¡Malvados -dijo gritando un arcipreste entrando sorpresivamente- Sé que estáis jugando con las Sagradas Formas en el altar durante la misa!

    - ¿Quién le ha dicho tal barbaridad? ¿Puedo defenderme o no, puede oírme o no? Se trataba de pasar de un copón a otro más útil.

    (A veces, señor arcipreste, hay que mirar el estado psíquico de sacerdotes y laicos denunciantes, que se puede ver fácilmente, otras no).


    II. "Hasta ahora ha conocido los arciprestazgos, pero quiere conocer las parroquias una a una y a sus sacerdotes individualmente. Quiere que los nombramientos sean suyos exclusivamente, sin otra mediación que su pleno conocimiento de causa."

    --- Omella no conocerá en absoluto ninguna realidad de las parroquias si, como mínimo:

    1./ Deja de ser tan jerárquico y corporativista, y además de oir a sus "capitanes", los arciprestes, no oye EN CONFESIÓN, mediante VISITA SORPRESIVA, a los laicos de la parroquia.

    Dos detalles que seguro no he destacado lo suficiente:

    .. EN CONFESIÓN
    .. VISITA SORPRESIVA

    2./ Durante el pacto del statu quo, Sistach sólo podía visitar las parroquias si y sólo si los párrocos le "invitaban", con el fin de tenerlo alejado de la verdad de la realidad, y de preparar bien el poblado Potemkin por si era invitado. Farsa, farsa.

    3./ La confesión significa que el fiel queda protegido por el secreto de confesión. Es una locura hacer una denuncia con nombre y domicilio ante el obispado, almenos con el anterior gobierno episcopal. He conocido referencialmente un caso de revelación de datos privados procedentes de una denuncia formal... y hay que evitar el riesgo de la represalia clerical, que es cruel.

    4./ Los capitanes arciprestes, como todo grupo de interés, sólo dejarán abrir a la luz aquella parte que les interesa de la realidad.

    5./ Es un disparate, por otro lado, este clericalismo corporativo, por el que la declaración de un sacerdote tiene una presunción de veracidad indestructible, mientras que la declaración de un laico tiene la presunción de la nada nada más absoluta.

    6./ El sacerdote -y sus laicos de confianza- pueden hacer todo tipo de burradas que le protege el estatuto de guardia pretoriana de corps.

    7./ Hay que tener criterio jurídico: ver hasta donde sea posible, posible, la realidad, la realidad...

    ResponderEliminar
  4. Católico de Gracia23 de junio de 2016, 8:56

    Otro año perdido, en mi caso viviendo en Gracia me aterra la idea de que Omella vuelva a pasar de la zona. Bien es cierto que ya estamos acostumbrados a que el Sr. Arzobispo de turno no exista. A este paso se derrumbarán las parroquias y los okupas se harán cargo de ellas. Sr. Omella, con todos los respetos, haga recuperar la iglesia en este barrio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adherido completa y plenamente a su comentario, sobre todo a este fragmento:

      "Bien es cierto que ya estamos acostumbrados a que el Sr. Arzobispo de turno NO EXISTA"

      Es una opinión mía, pero como mínimo no existe desde hace 13 años, desde Sistach, y quizás desde más anterior, y ciertamente seguro que este abandono se ha producido durante el postconcilio, pues antes del Concilio Vaticano II venía, y venía... y habían muchos fieles practicantes, y muchas vocaciones, y muchas ordenaciones...

      Eliminar
  5. Voto de confianza a D. Juan José; con seis meses es demasiado precipitado. Sólo le pido a D. Juan José que se rodee de gente de su confianza y dispuesta a serle fiel; que dé un tirón de orejas a su secretario particular porque algún que otro sacerdote tiene quejas, y que piense en la jubilación del "Pelabosques", y que busque un rector de seminario que crea verdaderamente en la iglesia. ¿Qué se puede esperar de quien megáfono en mano protesta de las decisiones de la Santa Sede? Y si se equivocó que pida perdón públicamente.
    Caso también escandaloso fue la graduación de la Universidad Blanquerna en Santa Maria del Mar; más de una vez en este blok he manifestado que Mn, Pie era un epicopable, pero hombre.... le concedrería indulgencia si ante hubiera hecjo una misa, y yo que soy carca, hubiera cantado un Te Deum, pero organizar todo un entarimado ante el altar para una entrega de premios.....
    Y el acto de desagravio a la Morenata: Donde se esconde el obispo de sant Feliu, el abat de Montserrat y la tan devota Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat? Ahora el 11 de setiembre no faltará la misa por los caídos el 1714......
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  6. El grave tema de los voluntarios23 de junio de 2016, 12:00

    "Luego está el problema de una clerecía parroquial que supera con creces la edad de jubilación y un equipo episcopal con cuatro vicarios (Galtés, Segis, Cuadrench y, Sanz) septuagenarios. Bueno es que Omella conozca la diócesis a la perfección y tome las decisiones sin mediación alguna..."

    El tema de los voluntarios

    Observo que el número y entusiasmo de los voluntarios de las parroquias y otras instituciones eclesiales barcelonesas.

    Mi parecer es que no tienen en absoluto ningún reconocimiento de su labor y son, simplemente, maltratados por sacerdotes, diáconos y laicos dirigentes de parroquias.


    1. Los voluntarios no reciben ni siquiera dinero de bolsillo. No hay ningún tipo de reconocimiento a su labor, al contrario, se le exige como si fuera un criado servidor, y a veces, con mala cara.


    2. Los voluntarios son tratados como si fueran trabajadores con renumeración sometidos a deberes y responsabilidades, esclavizados a unos horarios y cargas laborales decididos a capricho del rector, y en la práctica, deben de asumir funciones y decisiones que son propias del rector, el cual está ausente dedicado "a sus labores". El voluntario es la muleta y la cama de descanso del rector, para sus vacaciones y lo que sea. El voluntariado está desmoralizado.


    3. Ello es un escándalo. En efecto, el rector y el vicaro gozan de dos sueldos:

    - el sueldo directo pagado por la Conferencia Episcopal Española (aquí no son independentistas),

    - y el sueldo diferido-indirecto del beneficio-privilegio de tener gratis una casa que es gratis-todo pagado: obras, IBI, agua, luz, gas, ascensor, comida, Seguridad Social, gastos de desplazamiento...

    Además, tienen ingresos extras: donaciones, estipendios, trabajos "extras" (conferencias, cargos y funciones diocesanas, universidad, área privada...). Y algunos, hasta la jubilación está reasegurada con el ingreso en la residencia episcopal de curas jubilados.


    4. Dos consejos a Omella:

    a) Que sus curas se dediquen a hacer de curas a dedicación exclusiva durante 8 ó 7 horas al día. Fuera pluriempleos.

    b) Que elimine por completo todo sueldo a curas y diáconos. Que se ganen el dinero con su propio sudor de la frente. Ahora están aburguesados y mal bie-aposentados. En México, por ejemplo, los curas no cobran ningún sueldo y dependen del número de horas trabajadas según estipendio (bautizos, comuniones, confirmaciones, misas, confesiones...).

    Conclusión:

    Omella, mejicanice a sus curas: o mejoran rápido y ahora o regreso a Trento y a Méjico:

    - Fuera curas y diáconos pluriempleados: dedicación plena y exclusiva a la parroquia

    - Fuera sueldo fijo y seguro de cura... y también el sueldo diferido (casa)

    - Voluntarios bien tratados y reconocidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omella -y todo obispo- debe de comprender la necesidad de la eficacia y discreción para conocer, lo más deprisa y mejor posible, el mal que "puede" o "parece" hacerse en una parroquia, o convento, o nuevo movimiento o asociación.

      Si en una parroquia, monasterio o movimiento, se comete una mala acción, que el obispo lo sepa lo más pronto posible sirve, sobre todo, para que el diácono, vicario, sacristán, laico o religioso que saben o sufren del mal, se vean pronto descargados y liberados de graves cargos de conciencia:

      - o marcharse y callar el mal visto u oído para siempre;

      - o denunciar la acción u omisión, a riesgo de que se sepa, por lógica de exclusión, su nombre, y quede el resto de su vida como un "traidor acusica" entre la comunidad de los malos, estigma que no es tal, pues lo que ha hecho es vivir con justicia y verdad y cumplir con su deber.

      Sistach hizo un pacto del statu quo con los progresistas modernistas, que incluía este pacto y una salvedad:

      PACTO: que todo el mundo haga lo que quiera...

      SALVEDAD: ... pero que no cause un escándalo público y mediático...

      SANCIÓN: ... porque entonces Zeus-Júpiter Tonante descargará sobre él toda su ira.

      Y como mínimo, un sacerdote que ultrapasó este pacto, comprobó en sus propias carnes lo que era la ira de Zeus: zasca a otro sitio.

      Por eso, Omella debería de tener abiertos, con garantías de no represión o fuga de datos a los amiguetes, unas vías de contacto:

      1. Por sí, abriendo su despacho o yendo a las parroquias

      2. A través de sus vicarios y arciprestes

      3. A través de la administración de gobierno en el Palacio Episcopal, con reserva y discreción

      4. A través de personas de confianza

      Eliminar
  7. ¿Por qué la sanidad pública catalana va tan mal? Por una cuestión moral23 de junio de 2016, 15:00

    Un reciente caso real:

    - Hospital Clínic de Barcelona, considerado el mejor de España y de la UE, almenos en las situaciones difíciles (ictus, infartos, cáncer...) que requieren tratamientos avanzados y de excelencia efectuados por equipos profesionales (médico, enfermero, farmacéutico, analista, profesionales de escáneres) de élite.

    - Caso médico: se trata de un hombre que tiene un cierre progresivo en la vejiga urinaria detectado desde hace dos (sí, dos) años, que le causa grandes dolores diarios al proceder a la realización de cualquier micción.

    - El servicio médico del Hospital Clínico le va dando largas, y obliga a su esposa y al propio paciente a que, de forma diaria, se deba de introducir una sonda para realizar la micción, haciendo que el paciente y su pariente hagan de enfermeros, sin capacidad profesional ni retribución alguna (defecto muy común en la sanidad catalana).

    - Hartos de estar en una lista de espera desde hace dos años, y hartos hasta arriba de la gandulería, caradura, sinvergüencería y gamberrío del médico ("usted es un caso menor y hay gente que es preferente porque esta peor"), realizaron contactos con unos familiares en Alemania para ser atendidos por la sanidad pública alemana.

    - Resultado, que hay que detallarlo para creérselo:

    1. Entran en Alemania el día 1 a las 7 de la mañaña

    2. La sanidad pública alemana le hace los análisis y exploraciones el mismo día, y usando simplemente la targeta sanitaria europea

    3. El día 2, a las 6 de la tarde, le hacen la operación quirúrgica, que dura 30 minutos

    4. El problema del cierre de la vejiga urinaria con salida de sangre, y el sufrimiento con dolor anexo, se soluciona el día 3. Regreso a casa a Barcelona felices... y deseando no entrar nunca en el Hospital Clínic.


    Juicio y tesis:

    1. El fallo de la sanidad pública catalana no es de falta de profesionalidad o equipamiento, es simplemente un problema moral: falta de principios, valores, ética y deontología, tanto de los médicos como de sus gerentes y gestores, los políticos, almenos en este grave caso.

    2. La sanidad pública catalana es un fracaso estrepitoso en el tratamiento postoperatorio, y sobre todo, cuando ha de ir a casa: la sanidad catalana descarga su trabajo sobre los lomos de los familiares, ahorrándose miles de millones de euros.

    3. Por ejemplo, el Hospital Clínic consigue milagros en el tratamiento del ictus, porque es el mejor de España y Europa.

    4. Pero el sistema sanitario catalán es un completo desastre fuera del circuito de excelencia y de élite.

    Este mismo enfermo de ictus, sobre todo si tiene diversas enfermedades asociadas, carece de un médico "director de orquesta", que organice el estado de salud general de dicho enfermo ya en su casa. Los familiares les toca un via-crucis de búsqueda de médicos y otros profesionales de la salud (logopedas, urólogos, otorrinos, internistas...)

    4. Por lo tanto, el fallo está directamente relacionado en los políticos y en los médicos: unos dan los dineros y los otros indican las necesidades. Su fallo es moral, pues no hay diferencias técnicas apreciables entre la sanidad pública catalana y alemana. Todo es, pues, un problema de tantsemenfotisme, dejadez, corporativismo, corrupción... y bastante estupidez.

    Y eso ha pasado con todo tipo de administraciones, tanto nacionalistas de derechas como progresistas de izquierdas.

    El ciudadano paga demasiados impuestos para recibir una sanidad de calidad mediocre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si va mal debe ser por la conspiración de un ministro del interior y un magistrado de la oficina antifrau.
      Por favor se han recortado miles de euros y es gracias al esfuerzo y la vocación de los profesionales que la sanidad aguanta.
      El Sr. Mas recorto 2.000 millones de Euros.
      El proximo Gobierno de España debera recortar entre 10.000 y 15.000 millones de Euros.
      Además de la multa de la UE por desvio de deficit de 2.000 millones de Euros.
      España y Catalunya estan quebradas por la corrupción y ineptitud de los politicos. Una deuda del 100% del PIB.
      Y el pueblo parece no enterarse.

      Eliminar
    2. Y además con el actual Conseller de sanidad (otro católico extraviado) el desastre no ha hecho más que incrementarse...

      Eliminar
  8. Sr.Anónimo 15:00h.Yo me creo todo lo que dice pero,que tiene que ver la sanidad catalana con esta página de RELIGIÓN CATÓLICA,la verdad yo creo que usted se ha equivocado de pagina web,a no ser que sea un TROLL y tenga ganas de montar aqui una comedia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Érase una vez Benedicto XVI que afirmó cuatro principios innegociables de los católicos en la vida pública:

      1. Vida
      2. Familia
      3. Educación
      4. Bien común

      Y da la sensación que la sanidad es bien común.

      Eliminar
  9. Hola Oriolt.
    ¿es Taltavull, tal vez, el que deberá comerse el marrón de Salinas en Mallorca?
    Hablenos, por favor, de esa pugna encarnizada entre Barcelona y Valencia para nombrar al nuevo obispo de Menorca.

    ResponderEliminar
  10. El próximo obispo de Mallorca será el actual obispo de tortosa,sino al tiempo.

    ResponderEliminar