martes, 7 de junio de 2016

Herráez vs Omella

Poco tienen que ver aparentemente estos dos prelados, además de que tienen una edad similar y que ambos son arzobispos de diócesis que empiezan con la letra B. Don Juan José Omella es el actual arzobispo de Barcelona y Don Fidel Herráez el de la diócesis burgalesa. Es cierto que ambos fueron promocionados y elevados a la mitra por importantes personalidades de la Iglesia española de las últimas décadas, Don Fidel por S.E.R. el cardenal Don Antonio Mario Rouco, y Don Juan José por Don Elías Yanes, ambos mentores fueron presidentes de la Conferencia Episcopal Española, pero más allá de estas pequeñas coincidencias todo el mundo sabe que son de estilos y de lineas muy diferentes.

Si saco este tema a colación es porque hay un punto de coincidencia que me interesa, y es que ambos prelados fueron nombrados para sus actuales diócesis prácticamente de forma simultanea, Don Fidel tomó posesión de Burgos en noviembre de 2015 y Don Juan José de Barcelona en diciembre. Es decir que llevan casi el mismo tiempo en el cargo. Ambos obispos, a pesar de ya haber llegado a los 70 años han demostrado una gran vitalidad y en estos pocos meses han hecho una verdadera maratón para conocer a sus sacerdotes, a sus fieles y a la realidad diocesana que a cada uno se le ha encomendado. Nada de tomárselo con calma, sino que sus agendas han estado llenas a rebosar y a pesar de esa sobresaturación de actividades, por allí por donde han pasado han creado muy buenas sensaciones de proximidad, sencillez y sentido pastoral.

La diferencia que quiero hacer notar con este escrito es que Don Fidel ya ha pasado el primer examen, el más complicado y difícil porque es el que puede marcar el resto de su pontificado: los nombramientos de los más altos cargos diocesanos, que definen quienes van a ser sus primeros hombres de confianza e indirectamente la linea que quiere seguir, si es continuista, revolucionaria o marcada por su peculiar carisma personal.

Nuevo equipo de gobierno de la archidiócesis de Burgos
Con fecha 11 de mayo, la archidiócesis de Burgos hacía públicos los nombramientos del nuevo equipo de gobierno de Don Fidel, totalmente remodelado en las caras y en la estructura, en relación al que tenía su antecesor Don Francisco Gil Hellín. El nuevo Vicario General es el Rvdo. Fernando García Cadiñanos, el cargo que algunos consideran como el hombre de máxima confianza del obispo o el número dos de la diócesis, substituyendo a su antecesor el Rvdo. Andrés Picón Picón. El resto de vicarios episcopales  no voy a citarlos ya que supongo que serán totalmente desconocidos para la mayoría de nuestros lectores, exceptuando lógicamente a los buenos amigos burgaleses que nos leen.

Donde también ha habido cambio, lógico por otra parte al llegar un nuevo obispo, es en el Seminario, Don Fidel ha nombrado un nuevo rector en la persona del Rvdo. Francisco Javier Valdivieso Sáez, que substituye en el cargo al Rvdo. Fernando Arce Santamaría. También ha cambiado al director espiritual en la persona del Rvdo. Angel Olalla Martín, que substituye al Rvdo. Enrique Ybañez Vallejo. Don Fidel también ha nombrado un nuevo director para la Casa Sacerdotal diocesana.

Mn. Salvador Bacardit, aún vicario episcopal barcelonés
Aporto todos estos datos, porque nuestro arzobispo Don Juan José, tendría que estar a las puertas de hacer un cambio similar en nuestra diócesis e incluso hay quien piensa que ya debía haberlo hecho. Para que cambien realmente las cosas, estos nombramientos son decisivos, y cuanto antes mejor. El equipo de gobierno de n.s.b.a... y ya jubilado cardenal Martinez Sistach está totalmente amortizado y caducado. Esos vicarios episcopales mayoritariamente grises y sin ninguna personalidad, fueron elegidos por nuestro anterior arzobispo para que no le hicieran sombra y para cumplir los pactos establecidos con el progresismo (conocidos con el nombre de la pax sistachiana) de que ningún sacerdote de talante conservador ocuparía un cargo importante en su gobierno diocesano.

Y qué decir de nuestro querido Rvdo. Josep Maria Turull, el niño mimado (Puer Haeres) del progresismo, y camaleónico chico para todo de la era Sistach. El Seminario necesita un cambio urgente, que haga entrar nuevas vocaciones, que van a ser fundamentales para el futuro de nuestra diócesis, y que no se queden por el camino o se vayan a otras diócesis por la desconfianza que genera el actual rector del Seminario.

Si estos cambios no se producen en breve, o se apuesta por el continuismo, una gran decepción asolará los sectores más vivos de la diócesis que han esperando con gran paciencia la llegada de un obispo valiente y decidido que no se deje manipular ni gobernar por los sectores que han llevado a la ruina espiritual a nuestra castigada diócesis. Creemos que Don Juan José tiene suficiente fuerza y coraje para tirar adelante estos cambios tan necesarios, pero en este paso tan decisivo no puede vacilar.

Antoninus Pius

10 comentarios:

  1. Lo primero es despejar la duda que el clero de Barcelona comenta estos días: Omella se queda con Taltavull para capitanear la renovación, o lo mandamos de vuelta a Baleares. Tiene donde escoger: su natal Menorca o a Mallorca a calmar las aguas mediterráneas que Salinas ha removido por ingenuidad personal y pastoral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Taltavull se queda en barcelona. Hacen un buen tandem los dos y se entienden a la perfección.

      Eliminar
    2. A Taltavull le encantaría ir a Mallorca, pero no a Menorca.

      Eliminar
    3. Laurentius dertosensis8 de junio de 2016, 20:17

      Ay SALINAS,AYAYAY!

      Eliminar
  2. Para nombrar a un vicario general que procede de la Pastoral Obrera, como ha hecho el Arzobispo de Burgos, siempre hay tiempo... ¿Pretende D. Fidel romper con su trayectoria "rouquista"?

    ResponderEliminar
  3. Josep G. Trenchs8 de junio de 2016, 0:09

    Sr. Antoninus Pius, gracias por su Artículo.

    Nuestro nuevo Arzobispo, no se si tendrá tanto para escoger, que sea de su agrado. Saber aplicar la Autoridad y saber obedecer, no es tan fácil como parece y Barcelona esta más desacralizada que Burgos y alli Monseñor Fidel Herráez, no tiene el problema añadido que tiene Mons. Omella con el catalanismo progresista (no con el catalán) y castellano.

    Esperemos que como solía hacer su antecesor, los nombramientos los haga en este mes de Junio.

    ResponderEliminar
  4. Barcelooona, entre cascotes y escombros8 de junio de 2016, 1:07

    "Si estos cambios no se producen en breve, o se apuesta por el continuismo, una gran decepción asolará los sectores más vivos de la diócesis que han esperando con gran paciencia la llegada de un obispo valiente y decidido que no se deje manipular ni gobernar por los sectores que han llevado a la ruina espiritual a nuestra castigada diócesis."

    Se cuenta la anécdota -¿real o modificada?- de que un rector le pedía la ayuda de un vicario, y otro -o quizás el mismo- al oír la respuesta de Omella, le dijo:

    - Siempre dices que sí a todos.

    Y es que hay una realidad: el nacional-progresismo, el pacto del statu quo de Sistach, ha dejado "casi" sin sacerdotes a Barcelona.

    El nivel de destrucción del modernismo y progresismo eclesial contra el catolicismo, en todos los campos, teológico, litúrgico, moral, exegético, bíblico, magisterial, tradicional, doctrinal, canónico, soteriológico, místico, revelacionista, harmatológico, escatológico, protológico, y todos los -lógicos y -nómicos que se quiera, es muy mayoritario e irreversible entre demasiados sacerdotes y teólogos catalanes y barceloneses.

    No vayamos a pedir la renovación -pero sí la conversión- a todos los curas con 60, 70 y 80 años viciados de progresismo, nacionalismo, Nueva Era y modernismo.

    Omella no puede compararse con Burgos... aquí no están tan derrumbados como en Barcelona, tanto entre curas, religiosos, teólogos y laicos líderes y destacados.

    Pero no hay porqué darse por vencido...

    ResponderEliminar
  5. Poco a poco tendrían que ir desapareciendo esas fotografías obscenas que tanto dañan a la Iglesia porque son soeces y ridiculas, todo lo opuesto a lo sagrado. El cura ese con apellido de ron parece que lleva una estola, sin roquete ni alba. ¿Es una estola o es una bufanda de forofo futbolero, dado el escudo que ocupa toda el fondo? No es bueno que Omella se sume a esa farándula --lo vimos degraciadamente con dos obispos más al lado de Puigdemont. Mis nietas estuvieron el otro día en la cripta de Canterbury, donde reposan los restos del mártir santo Tomás, uno que no quiso manosear la mano del rey ni apoyar a sus esbirros. Intellkigenti pauca.

    ResponderEliminar
  6. A Mn. Turull no lo van a cambiar... por lo menos para el curso próximo. Me temo que Mons. Omella se va a tomar las cosas con calma.

    ResponderEliminar
  7. A Mn. Turull sí lo van cambiar...Creo que Mons. Omella se va a tomar en serio todos los problemas

    ResponderEliminar