lunes, 27 de junio de 2016

El Papa advierte del riesgo de balcanización

Si hay dos símiles que enervan al nacionalismo catalán son Liga Norte y balcanización. Los dos han sido utilizados por el papa Francisco para referirse al proceso secesionista en Cataluña. La comparación con el movimiento inspirado en el lema “Roma ladrona” fue utilizada en la entrevista televisada que concedió al periodista Henrique Cymerman en junio de 2014. Aquella en la que afirmó que el tema de la independencia catalana “tenía que ser agarrado con pinzas”. Ahora, en unas declaraciones en el avión de regreso de su viaje a Armenia, se ha vuelto a referir el caso catalán, sin que ni tan siquiera se le haya preguntado por ello, sino a consecuencia de una interpelación sobre el Brexit.

Les voy a transcribir las palabras textuales del Papa, que revelan un evidente motivo de preocupación:

La guerra ya está en Europa. Hay un aire de división, no solo en Europa, en los mismos países. Si recuerda usted Cataluña, el año pasado, Escocia. Estas divisiones no digo que sean peligrosas, pero digo que debemos estudiarlas bien, y antes de dar un paso adelante para una división, hablar bien entre nosotros y buscar soluciones viables.

En vez de la secesión de un país, y no estoy hablando del Brexit, pensemos en Escocia, es una cosa que ha dado nombre, esto lo digo sin ofender, a esa palabra que los políticos usan: la balcanización, sin hablar de los Balcanes. Es un poco una secesión, no una emancipación, y detrás hay historias, culturas. Y también tanta buena voluntad en otros. Para mí, la unidad es siempre superior al conflicto

http://www.guerraycombate.com/balcanes/Yugoslavia%201945-1991.png
Guerra, división, secesión, balcanización, conflicto. Imagínese alguien que estas palabras las hubiese proferido, en idénticos términos, el cardenal Cañizares. En estos momentos se habría iniciado por tierra, mar y aire una feroz campaña contra el obispo facha. Sí, facha; que es el término ad hominem que se utiliza para denigrar a todo aquel que no comulga con el nacionalismo catalán. Pero como las ha dicho el papa Francisco se está poniendo sordina a las mismas, hasta el extremo de que en el portal de Llisterri titulan que “el papa sitúa Escocia y Cataluña como un problema europeo”. ¡Qué hablen de nosotros, aunque sea para mal!

Todavía no ha llegado el momento de finalizar la luna de miel entre el nacional-progresismo y el papa Francisco. Por el momento, únicamente ha llegado el momento del disimulo. No pueden concebir que un Papa aperturista y reformador no vea con buenos ojos al independentismo catalán. Han pasado por alto sus dos advertencias, sus comparaciones con la Liga Norte y ahora con la balcanización; el hecho de que no haya nombrado un solo obispo catalán (bueno sí, uno como Exarca de Atenas) o que para la diócesis más importante haya buscado a un prelado que ni se formó en Cataluña ni residió jamás en ella.

Desconozco cuando se va a quebrar el idilio, pero el Papa, aunque parezca a veces que hable en un lunfardo jesuítico, únicamente se prodiga en una dirección. Ni una palabra de comprensión, ni un mote de aliento, ni tan siquiera una formal equidistancia, tan vaticana. Al revés, palabras de temor, anuncios de riesgo, propuestas de unidad y uso de términos fuertes: guerra, conflicto, división, balcanización. Es evidente que a Francisco no le hacen ni pizca de gracia los procesos secesionistas en la Europa de nuestros días. Los considera fuera de lugar, insolidarios y sin base histórica. No se cansa de repetir la diferencia entre un proceso de emancipación colonial y uno de secesión. Olvídese el nacionalismo catalán de contar con su simpatía. Por mucho que les pese, está manifiestamente en contra y no pierde ocasión de manifestarlo. Aunque sea con motivo del Brexit.

Oriolt

17 comentarios:

  1. Oriolt, si Catalunya fuese independiente el Vaticano no tardaria ni un año en nombrar un nuncio. Ya lo hizo en 1919 cuando se descompuso el Imperio Austrohungaro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepitu,

      Fue mucho peor. Fue el Secretario de Estado de entonces, Rafael Merry del Val Zulueta –que es tenido por español pero no lo era, que era británico, y de la familia de negreros Zulueta-, quien animó a Austria tras el asesinato del Archiduque en Sarajevo a tomar medidas. Tuvo que justificarse con un artículo en L’Osservatore Romano. Merry del Val Zulueta fue el principal apoyo del nacionalismo catalán. Y luego su cordada. Si esta tuviera influencia tenga por seguro que apoyaría a su modo cualquier pretensión de los nacionalistas catalanes, que nunca es la independencia, ni locos quieren la independencia.

      La familia de negreros Zulueta, de origen vasco y gaditano, emparentó con la familia de negreros catalanes Samá.


      Eliminar
    2. De la exposición de Laura pueden extraerse infinitas respuestas a ese argumento de Papitu que se encuentra a menudo en las prédicas de monjes, curas, monjas y frailes. El Imperio Austrohúngaro estaba compuesto por reinos otrora indeopendientes. No era secesión, sino emancipación. El ejemplo del Papa con los pañises iberoamericanos era de cajón. Pese a su contundencia, lo esgrimen todavía monjes de Mo9ntserrat o curas de Gerona. Aparece incluso en las redes de curas de esta última diócesis. Pardo no actúa, quizá porque comulga con esa patraña.

      El papa se ha limitado a dar ejemplos. La doctrina, muy sólida, es de aplicación general, como es lógico en toda doctrina. La secesión es objetivamente inmoral. Las razones se han expuesto aquí ad nauseam. Porque son incapaces de contradecirlas, llamar mala gente a quien la sigue sosteniendo abusando de los textos y retorciendo su significado es doblemente despreciable. Y eso lo saben los curas del Opus o los monjes de Montserrat. Lo objetivamente inmoral es pecado. Un pecado social porque crea división. Cjuántas agallas le faltan a muchos obispos de acá. otros han perdido la dignidad y la vergüenza.

      Eliminar
    3. Una Europa muy compleja y las fantasías del nacionalismo catalán28 de junio de 2016, 18:39

      "El Imperio Austrohúngaro estaba compuesto por reinos otrora indeopendientes. No era secesión, sino emancipación."

      En Europa, hay que ir con pies de plomo para establecer comparaciones entre naciones, pueblos y países.

      Si no yerro, me parece que en Europa sólo hay dos pequeñas naciones -Holanda, Dinamarca- que mantienen una homogeneidad étnico-racial e idiomática.

      Incluso Alemania carece de plena unidad nacional, dado que tienen el Estado libre de Baviera. Otros son equivalentes, como lo fueron Yugoslavia y el Imperio Austro-húngaro, ambos con total disparidad total nacional, racial, cultural, idiomática y cultural.

      En Europa, hay puntos de contacto y puntos de disimilitud entre todos los países. Se pueden comparar, sí, pero luego todos presentan sus propias peculiaridades. Analogía sí, coincidencia no.

      En cuanto al nacionalismo catalán, su problema básico se encuentra con la verdad histórica. De momento, hasta hoy, ser nacionalista catalán y decir la verdad, son dos cuestiones absolutamente incompatibles, como ser hombre y arácnido a la vez.

      El planteamiento actual del nacionalismo catalán historiográfico, hasta el instante de hoy, es de total, completa y absoluta mixtificación o falsificación de la historia, de revisionismo y negacionismo. Y lo mismo le sucede, aún más si cabe, a la izquierda catalana, más huérfana de referencias y continuidades históricas.

      El axis mundi del nacionalismo catalán e izquierdista (véase Colau) es la Guerra Civil, que le sirve para la construcción político-social del discurso de buenos y malos: una derecha española (que curiosamente coincidió antes con AP y luego con el PP, como durante la II República fue la CEDA), que es genocida de Cataluña por definición, pero olvidando o relativizando la diversidad de la misma derecha catalana y española, así como las diversas guerras civiles entre las mismas izquierdas españolas y catalanas durante la II República y la Guerra Civil:

      - Las tres grandes insurrecciones como gimnasia revolucionaria de la CNT-FAI contra la "burguesa" II República:

      1... Alto Llobregat o revolución comunista-libertaria (enero 1932)

      2... la "Revolución de enero de enero de 1933" (Casas Viejas) contra el Gobierno republicano de izquierdas

      3... La gran "Revolución de diciembre de 1933" contra la victoria electoral de Lerroux y la CEDA católica


      - El alzamiento armado, golpe de Estado y crímenes contra la Humanidad de la izquierda y nacionalistas catalanes (rojo-separatistas) durante la Revolución de Octubre de 1934 (Cataluña, Asturias)


      - El asesinato de Calvo Sotelo en julio de 1936, y de Andreu Nin del POUM por parte de agentes soviéticos durante la II República en Estado de Guerra en junio de 1937

      - El genocidio y los crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra contra todo lo católico, lo derechista y socio-económico (clases altas, propietarios, rentistas...) durante la Guerra Civil de 1936-1939 (Paracuellos, represión y genocidio en Cataluña y Aragón)

      - La 1ª gran guerra civil entre las izquierdas y nacionalistas catalanes durante los Hecho de Mayo de 1937: ERC de Companys y el PSUC estalinista contra CNT-FAI y POUM

      - La 2ª gran guerra civil entre las izquierdas (todas las izquierdas contra el PSOE de Negrín y el PCE estalinista) durante el golpe de Casado de marzo de 1939 con su Consejo Nacional de Defensa

      - El completo, total y absoluto beneficio recibido por la burguesía y la Iglesia Católica en Cataluña durante el mandato del General Franco: todo lo que la II República les robó, destruyó y expolió, Franco se los retornó con justicia. No hay ni un sólo político o eclesiástico catalán que, tanto él o bien sus padres o abuelos, hubieran recibido algún tipo de beneficio durante el franquismo.

      ......

      "Trabajando" así con la historia, así yo también podría crearme un partido, vivir del cuento, acostarme y dormir yo y mi familia por los siglos de los siglos.

      Eliminar
    4. Todavía hay ilusos qué siguen con la murga independentista. ¡Qué pesadez Dios mío! Si es lo más antievangelico que hay...

      Eliminar
  2. Gran parte de esa gente que sueña con países utópicos que jamás existieron ni existirán, es gente que hace tiempo dejó de reflexionar y que preferentemente se guían por el emotivismo.
    Sociólogos y filósofos diagnostican a la sociedad contemporánea de emotivista.
    Una persona que no tiene formada y madurada la afectividad, no es cristiana.
    La vida de un cristiano no se guía por la emoción.
    Obviamente Llisterri es un emotivista, una persona inmadura: ¡Qué hablen de nosotros, aunque sea para mal!
    Igual que todo ese clero secesionista.
    Que algunos seres humanos no piensan, lo dijo la filósofa judío-alemana exiliada en los Estados Unidos Hanna Arendt, tras cubrir el juicio del criminal de guerra nazi, Eichmann, en Jerusalén.

    ResponderEliminar
  3. De lo que se deriva que es necesaria una formación profunda en afectividad en los Seminarios, muy especialmente en los de Cataluña.
    Quizás así no tendríamos las expresiones de inmadurez del Abad, Novell, Vives y Sistach y de tanto cura emotivo e irreflexivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La felicito por su modestia.
      Quienes no piensan como Ud. son unos inmaduros.
      La felicito por su gran madurez.

      Eliminar
    2. La cuestión no es expresar un punto de vista diferente.
      La cuestión está en que ese punto de vista hay que razonarlo, aportar pruebas.
      No ha aparecido ninguna razón objetiva.
      Piense, piense un poco y entérese de que hay que argumentar lo que se dice.
      Nuestros puntos de vista valen lo que valen sus argumentos, ¡emotivista!.

      Eliminar
  4. Los cuatro jinetes del apocalipsis en Cataluña28 de junio de 2016, 1:41

    [Francisco] "Para mí, la unidad es siempre superior al conflicto”

    Pues no, la diferenciación, la división y la separación son buenas, a veces, son la excelencia. Opino que Francisco desconoce del todo la historia europea. Las grandes unidades europeas modernas -Napoleón, Hitler, Stalin- sólo han conducido al totalitarismo, como sucede con la UE pero bajo una capa más sutil de democracia, pero de la mala, la democracia indirecta.

    Nunca renunciarán a su identidad, diferencia, unidad y soberanía los húngaros, polacos, eslovacos, eslovenos, macedonios, estonios, lituanos, rumanos, búlgaros... ni que venga la misma UE. No se ha hecho un milenario trayecto doloroso en la historia, para que una UE les saque lo que por derecho les pertenece: la libertad nacional.

    Yugoslavia era una pura ficción de unidad, sólo sostenible por una dictadura comunista de Tito, basada en la férrea y sucia bota militar y represivo-policial, con el aplastamiento brutal de toda disidencia antititista. Nada, nada en absoluto que ver el sur -Kosovo, Macedonia- con el norte, Eslovenia. Casi nada en común -sólo la lengua hablada- entre Croacia y Serbia. Un país de economía socialista ubicada en la prehistoria industrial, cuya totalidad de sus fábricas tenía el valor contable igual a cero euros. Sin culturas democrática ni de mercado, iniciativa e inventiva capitalista. La misma España de Franco estaba culturalmente, económicamente, socialmente, situada dentro de la avanzada del progreso y la modernidad en comparación con todos los países del Telón de Acero.

    En relación a Cataluña, el problema no sólo se basa en la independencia estricta de Cataluña, sino que ésta, si llega a la plena soberanía, saltará hacia la lucha por la unidad de los Países Catalanes, la nueva última quimera utópica de guerra contra España y Francia.

    Otros tres problemas asociados al nacionalismo independentista y expansionista irredento catalán, son el comunismo (neocomunismo) y el progresismo moral, éste asociado al modernismo teológico eclesial catalán.

    Cuatro grandes y graves peligros acechan a España y a Cataluña: el irredentismo de la Gran Nación catalán, el [neo]comunismo socio-político-económico, el progresismo moral y el modernismo teológico, los cuatro íntimamente unidos, los tres últimos representados apocalípticamente por la Bestia Roja: política comunista, economía socialista, sociedad progresista e Iglesia modernista.

    Las orientaciones básicas del bien común nos las dieron estructuradas san Juan Pablo II y Benedicto XVI:

    1. Los conceptos innegociables de los católicos en la vida pública (Benedicto XVI): vida, familia, educación y bien común

    2. La defensa de la unidad nacional de España deriva del bien común. España da testimonio de la herencia de valores humanos, cristianos, de fe, de cultura, de unidad. Y pide el retorno a los valores de Alcide De Gásperi en Italia, Konrad Adenauer en Alemania y Robert Schuman en Francia para la unidad europea:

    Mensaje a los Obispos italianos sobre las responsabilidades de los católicos ante los desafíos del momento histórico actual.

    w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/letters/1999/documents/hf_jp-ii_let_06011994_respons-catholic-people.html

    3. La grave inmoralidad del aborto, de la reproducción artificial y de la eutanasia. San Juan Pablo II profetizó en Evangelium vitae 19 que la ley del aborto desliza a las democracias hacia la pendiente resbaladiza del Estado totalitario y tiránico, porque discrimina injustamente a los niños no nacidos, al no reconocerles el derecho humano a la vida, y además, da a la libertad democrática un significado perverso: la supremacía del poder de los más fuertes sobre los más débiles.

    El peligro -que Francisco no reconoce aún- es la aparición de un neocomunismo y su reacción neopopulista, el retorno del comunismo, el progresismo moral (aborto, divorcio, eutanasia), y la herejía modernista eclesial.

    ResponderEliminar
  5. “Si hay dos símiles que enervan al nacionalismo catalán son Liga Norte y balcanización.” ¿Por qué? La comparación con la balcanización es lógico que les duela. Pero la comparación con la Liga Norte no debería, y es un caso muy similar al que plantean. ¿Por qué les enerva? Porque Juan Pablo II dijo expresamente que con la unidad de Italia no se juega. Su rechazo fue frontal. Y eso es lo que más enerva a los nacionalistas catalanes. Porque desde hace muchísimas décadas el nacionalismo catalán se ha sustentado en el apoyo del Vaticano, sin el cual no tienen nada que hacer. El punto álgido fue la entrega por los nacionalistas de un premio al secretario de estado Bertone, con Juan Carlos de Borbón de entregador. Una escenificación de ese apoyo. Meses después renunció el Papa Benedicto XVI, acosado por los lobos, entre ellos destacadamente los que apoyan en el Vaticano al nacionalismo. Con el Papa Francisco ha cesado ese apoyo. Y esto es lo que más duele al nacionalismo catalán. Se lo sabe muy bien, entre otros, Josep Miró Ardevol, que nos avisa con “el barrizal interminable y la inestabilidad política” si no nos sometemos todos al nacionalismo. El Papa acaba de suprimir el Consejo de Laicos donde está Josep Miró Ardevol y otros de su cuerda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. salvador (nombre de pila)28 de junio de 2016, 12:18

      con toda modestia se olvida usted del OPUS DEI, es decir OBRA DE DIOS DINERO, que son los que alimentan el Nacionalismo Independentista, en Catalunya.

      Eliminar
    2. ¿Me podría aclarar alguien por qué últimamente se vincula al O. Dei con el independentismo? Las personas que yo conozco vinculadas al Opus no me lo parecen, pero quizá sí que haya en las altas esferas algún posicionamiento. Mucha gente vincularía a O. Dei con españolismo ¿ha cambiado?

      Eliminar
  6. No veig que el Sant Pare hagi dit res contra ningú, només ha dit que tot s'ha de pensar millor i recomana no mal parlar. Potser alguns haurien de prendre nota d'aquesta recomanació.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la tesis que ha fet escampar (que ha hecho propagar) el secesionismo absurdo y malintencionado. Es la tesis de El Punt Avui. Pero es tesis falsa como todo lo que rodea a una inmoralidad objetiva. El Papa ha repetido la docgtrina de la Iglesia: no es lo mismo secesión que emancipación. La secesión crea divkisión. Ni es lo mismo la emancipación de los países iberoamericanos que la secesión de Cataluña. Jamás un Pontífice había nombrado Cataluña con la claridad que lo ha hecho este. Ha invitado a estudiar porque estamos hartos de las mentiras que propalan Sistach, Vives y Novell, con Soler de comparsa ahuecando la voz. De pobloe, la< doctrina es común para todas las comunidades del mundo entero. Vale lo mismo para la Padania que para Vietnam, paras Michoacán que para la República del Congo. Le han engañado, se ha dejado engañar o participa de esa mala voluntad de vertir tinta de calamar. Lo que va contra el bien común es injusto. La injusticia es un pecasdo. Si esa injusticia afecta a los pequeños es doblemente inmopral. Fíjese hasta qjué nivel de desvdergüenza e inmoralidad están cayendo quienes retuercen la docgtrina social de la Iglesia.

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo, JMVG

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno eso de la incompatibilidad de el nacionalismo catalán con la verdad histórica ¡ muy bueno ¡ pero cuando se habla de Cataluña a cual hace referencia a la sur o la norte? porque hay dos cataluñas la de arriba y la de abajo. con cual hay que quedarse? con la cataluña hispana o la cataluña "gabacha" esto hay que aclararlo cuando se habla de la tierra catálana.

    ResponderEliminar