jueves, 19 de mayo de 2016

VI Marcha por la Vida en Roma

La decepción de todos los años
 Cualquiera que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, 
el Hijo del Hombre también se avergonzará de él, 
cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles. (Mc 8,38)

El pasado domingo 8 de mayo tuvo lugar en la Ciudad Eterna la sexta edición de la Marcha por la Vida. Los organizadores desde una magnífica web pasan casi todo el año promoviendo el puntual evento. He asistido varios años. Hace años, antes de iniciar la marcha desde el Coliseo, asistíamos a una larga serie de testimonios y variados discursos de los líderes pro vida de Europa y América. En diversos idiomas, ciertamente, pero casi todos los speakers comunicaban la profunda convicción de aquellos que no sólo hablan, sino que también se la juegan en primera línea para defender la vida de los no nacidos. Luego, se caminaba tranquilamente hasta el Castello de Sant Angelo. Es una marcha muy bien organizada, que consigue convocar a miles de manifestantes. Probablemente más de una decena, aunque el optimismo y la voluntad propagandística (que también así se hace apostolado) lo eleven a varias decenas de miles.

En la manifestación cantos, fiesta, banderas, la oportunidad de conocer muchos activistas pro vida. El ritmo de la marcha lo permitía. Miles de personas, monjas bastantes, algunos curas. Pero sólo algunos. Los obispos brillaban por su ausencia. La única excepción…. El cardenal Raymond Leo Burke, defenestrado posteriormente de su cargo como Prefecto de la Signatura Apostólica y relegado ahora como patrono de la Orden de Malta por la misericordia pontificia.

La VI Marcia per la Vita de Roma contó este año no sólo con la presencia del valiente Cardenal Burke, sino también con Mons. Luigi Negri, Arzobispo de Ferrara y la de Atanasio Schneider, obispo auxiliar en Kazajstán. Tanto Negri como Schneider estigmatizados por la actual intelligentzia vaticana a causa de su actitud políticamente incorrecta ante los abusos teológicos y doctrinales oficiosos y “oficiales”. 
Hace un par de años, se le ocurrió a la Sra. Virginia Coda Nunciante, la portavoz de la Marcha, que el mejor final para la manifestación sería… ¡la Plaza de San Pedro del Vaticano! Si se pasaba demasiado tiempo con los discursos pro vida al inicio de la marcha, no se llegaba a tiempo para el Angelus dominical del Santo Padre y para esos saludos personalizadamente emotivos  al final de la reflexión papal.

Desde entonces la Marcia per la Vita de Roma se ha convertido en un trote cochinero de varios kilómetros para llegar sin resuello a la Plaza de San Pedro donde este año (igual que todos los demás), los miles de manifestantes a la marcha recibieron un saludo parecido a éste en brevedad y concisión. Ahí va el de este año: 

Saludo a todos ustedes, fieles de Roma y a los peregrinos de Italia y de varios países. En particular a los fieles polacos de Varsovia, Lowicz y Ostroda; a la Filarmónica de Viena; al grupo irlandés ‘Amigos de Mons. O’Flaherty‘; a los estudiantes del colegio Corderius (Países Bajos); y a la Katholische Akademische Verbindung ‘Capitolina’. Saludo a los participantes a la Marcha por la Vida, a los amigos de la Obra Don Folci y del preseminario san Pio X, a los Scouts de Europa de Roma Oeste y Roma Sur, y a los numerosos confirmados de la diócesis de Génova. ¡Son ruidosos los genoveses! Aunque la cosa se midiese a peso o por bulto, los manifestantes pro vida son siempre bastantes miles, frente a los demás asistentes al Ángelus, que son últimamente del orden de los cientos. Pero luego está la jerarquía de la importancia de cada tema. No son comparables. 

No sé lo que pasó este año, pero el que yo estuve… Cuando acabó el Angelus con la bendición papal, tras haber escuchado el escuchimizado mensaje de saludo (4 palabras, que llegan a 10 si les sumamos artículos y preposiciones), los decepcionados manifestantes de la Marcha salían de la plaza en silencio, como hinchas derrotados en un nefasto partido de fútbol. Tanto correr, ¿para qué? ¿Para una brevísima mención que busca salvar la apariencia, cumplir el expediente y así demostrar que se tienen ojos en la cara? Miles de personas en la plaza con el colorido propio de la ocasión y un brevísimo acuse de recibo. Pura formalidad… 
Siempre me ha costado comprender cómo tanta gente pía y bienintencionada busca con ansia la palmadita en la espalda del Sr. Obispo y del mismo Santo Padre por esmirriada y raquítica que sea. Parece que no es suficiente con la convicción de que estás haciendo lo que debes -en la defensa de la vida y en otros campos- como siervos inútiles que somos (cf. Lc 17,10). Necesitamos siempre el espaldarazo no de nuestra conciencia, ni del mismísimo Espíritu Santo, sino de alguna alma mitrada.

Como aquellas rescatadoras que se ponen todas las semanas ante las puertas de las clínicas abortistas con un folleto en la mano para interceptar y ofrecer ayuda a las mujeres que entran decididas a abortar. Se les ocurrió a las pobres visitar a su obispo y explicarle su labor, para ver si podía echarles una mano con los párrocos. Todo le pareció muy bien hasta que le pidieron que les hiciese una carta de presentación de su movimiento para que los sacerdotes de la diócesis las conociesen, para implicar a los fieles al menos con la oración. ¿Carta de presentación? ¿Con la firma del obispo? ¡Hasta ahí podía llegar el compromiso del prelado! Mirad -les dijo- mejor que, cuando vayáis a visitar a un párroco me enviéis un mail y yo le hablaré por teléfono sobre vosotras. 

¡Qué fineza! ¡Qué diplomacia! ¡Qué estilo de nadar y guardar la ropa! El mismo Maquiavelo se haría cruces de tan aventajados y eclesiásticos alumnos. Una carta con la firma del obispo apoyando una iniciativa provida tan audaz y directa podría comprometerle demasiado y crearle mala imagen… Hay muchos intereses y equilibrios políticos en juego. Y una carta firmada puede llegar ¡a cualquier sitio! Es mucho mejor lo otro: un mail, una llamadita de teléfono… Quedo como un rey y aquí paz y después gloria. Al fin y al cabo, los 300 no nacidos que son asesinados cada día en España con el crimen del aborto no se quejarán nunca. 

Y se fueron resignadas las señoras pro vida, las persistentes rescatadoras en las puertas de los abortorios, convencidas de que tenían un problema de percepción y no habían sabido captar en toda su fuerza el ferviente compromiso episcopal en defensa de la vida. Menos mal que no se les ocurrió en ningún momento pensar si no estarían en un error al entregarse con tanto empeño a la causa de la vida, viendo que para sus pastores tiene tan poco peso esta causa en su organigrama teológico y pastoral. 
Nunca como ahora se ha visto tan claro que ya no nos guía la verdad en nuestras iniciativas, sino la presión de la opinión pública: Tolerancia cero con los abusos a menores, tras haber ordenado durante años a homosexuales como sacerdotes y vista gorda y misericordina infinita para los abortos… ¡hasta en los hospitales católicos! 

Y es que -me dijo un conocido prelado-  el aborto está mal, pero ¿qué quieres hacer? Siempre ha habido y siempre habrá abortos… Cuando le respondí que era un escándalo que también los hubiera en los hospitales con responsabilidad eclesial y que allí estábamos en connivencia con el mal, me espetó: Estamos en connivencia con el mal en todas partes. ¿Quieres que renunciemos a nuestra presencia institucional y volvamos a la selva? Sí, sí. Es verdad, Sr. Obispo, es verdad. “Fuera” siempre hace mucho frío, pero “fuera”, en la selva, como usted dice, eres libre… ¡con la libertad de Cristo! 

Custodio Ballester Bielsa, pbro. 
www.sacerdotesporlavida.es

21 comentarios:

  1. Tiene usted toda la razón. He aquí una crónica en verso de carácter popular que me pasó un viejo monje, que resume un poco todo lo que está pasando en la Iglesia:
    COPLAS DE LA DEBACLE
    Iba para carnicero
    y se quedó en la efepé,
    pero a Juan Pablo II
    le tomó bien el tupé.

    Tras ganarse a Quarracino
    desquitó a la Compañía
    del oprobio del polaco
    con una vendetta fría.

    Supo esperar su momento
    con la “mafia” de Saint Gall,
    que desquició a Benedicto
    y no aguantó hasta el final.

    El Martini pijoprogre
    le elaboró su programa:
    dar la vuelta a la tortilla
    aunque no quede ni un alma.

    ¡Ay qué humilde, Jorge Mario,
    cuando saliste al balcón!
    Te inclinaste ya ante el mundo:
    tu primera actuación.

    La camarilla ignaciana
    lleva su agenda escondida
    y agita la propaganda
    con maestría infinita.

    Han asaltado el poder
    a la chita y callando,
    en la cima del pastel
    han impuesto a Jorge Mario.

    Una tormenta de ideas
    del comando jesuita
    le surte de bagatelas
    para la plebe que grita.

    Actúa y sobreactúa
    y saca de la chistera
    un conejo cada día
    muy en línea Nueva Era.
    Se besa con la Cristina
    y le encanta la Bonino,
    pero las monjas con toca
    no le importan un comino.

    Sólo es obispo de Roma…
    pero practica el “diktat”
    y su corte se acojona
    cuando manda sin piedad.

    Detesta a los cerebritos
    el pontífice porteño:
    para un buen ordeno y mando
    pone a obispos mamporreros.

    Quiere casar a los curas
    para promover el “lío”,
    que es lo que a él más le gusta
    como a su Tucho querido.

    Su sotana transparente
    y sus ganas de “épater”
    traslucen la vena progre
    y su puntito burdel.

    El teólogo del beso,
    Tucho para los amigos,
    le prepara los guiones
    fuente segura de líos.

    Y Kasper el estreñido
    es más que palabra de Dios,
    y cuando Tucho no alcanza,
    ejerce de apuntador.

    Montó un sínodo a medida
    para el divorcio cristiano,
    para enseñar sus bemoles
    firmó un decreto pagano.

    Se acabó evangelizar:
    esto es proselitismo.
    El pecado original
    sólo es un cuento chino.

    Seguidor del Club Rotario,
    todas las logias lo adoran
    y por boca de Ravasi
    por una “fusión” aboga.

    A los hijos de la viuda
    les tiene buena querencia
    y el arzobispo Pontier
    preside una Conferencia…

    Lo anticlerical le pone
    pero el latín le subleva.
    Nada es bueno ni es malo:
    la “ocasión” es su maestra.

    Lo mejor de cada casa
    va a Consejos Pontificios,
    Pablito d’Ors a Cultura
    por ser un progre novicio.

    Su última gran conquista
    ha sido el melifluo Bru
    porque quiere ser obispo
    de la “guapa juventú”.

    El Opus ahora calla
    como enseñó Maquiavelo.
    Ortodoxos de boquilla,
    aguardan su buen momento.

    A los de la Inmaculada
    se los misericordió,
    no tuvo piedad con ellos
    el modelo de candor.

    Corteja a los lefevrianos,
    los quiere domesticar
    y compensar más desvíos
    que pronto van a llegar.

    Y es demagogo muy fino
    cuando reparte lo ajeno:
    Europa para los moros,
    la Iglesia, a los del babero.

    En las distancias muy cortas
    él torea como nadie:
    camaleón consumado,
    adopta el color del aire.

    Buen maestro de milonga,
    también es tanguista fino.
    Se pierde en la Teología,
    lo suyo es el chascarrillo.

    Deja de zigzaguear,
    que ya se te ha visto el truco.
    Queremos un Atanasio,
    no un libertino caduco.

    Desuniversalizar
    es su plan a medio plazo:
    atomizar a la Iglesia
    y dejarla hecha un guiñapo.

    ¿Jorge Mario el “Apostata”,
    o el apóstol Jorge Mario?
    Vos querés que os quiera el mundo
    ¡mas estás jodiendo el barco!

    El teólogo del beso
    le ha escrito “El amor alegre”:
    carta blanca a la jodienda…
    y la moral, en un brete.

    Barra libre de bragueta
    y casuismo radical.
    Para compensar la cosa:
    un abrazo con Fellay.

    Ante el crimen del aborto
    no te pongas de perfil,
    con los cristianos de Oriente
    no me seas tan “sutil”…

    Recemos por ti a la Virgen,
    que no te quiere mundano,
    para que olvides el “Nóbel”
    y sólo busques ser santo.












    ResponderEliminar
  2. Josep G. Trenchs 1/219 de mayo de 2016, 23:57

    UNA FAMILIA POBRE, UN MATRIMONIO INFELIZ, ¡LA VIDA SIGUE!

    CRISTIANO RONALDO NACIÓ PORQUE EL DOCTOR SE NEGÓ A HACER EL ABORTO QUE PEDÍA LA MADRE: HABLA ELLA


    Cristiano Ronaldo, su guapa novia rusa Irina Shayk, su orgullosa madre que intentó abortarlo cuando vivían en pobreza y el presidente del gobierno de su región natal de Madeira

    El jugador de fútbol portugués Cristiano Ronaldo tiene 29 años y un sueldo en 2014 de 21 millones de euros en el Real Madrid.

    Todo eso -y mucho más- pudo haberse perdido si un médico hubiera cedido a los miedos y desesperanza de su madre y lo hubiera abortado a su petición. Su madre, Maria Dolores dos Santos Aveiro, lo ha contado en una biografía reciente. La Razón ha publicado este extracto.


    ***

    Nerviosa y con miedo, María Dolores sabía que había llegado el día. Tenía que hablar con el médico y pedirle que pusiera fin a su embarazo. Era su cuarto embarazo, que tanto le preocupaba y que tantas dificultades iba a traer a su casa. Teniendo en cuenta la petición de la afligida madre, las palabras del médico no podrían haber sido más lacónicas.

    –De ninguna manera! Usted tiene sólo treinta años y ninguna razón física por la cual no pueda tener este bebé. ¡Ya verá como es la alegría de la casa!

    Dolores se echó a llorar: no podía creer que no tuviera la connivencia del médico para llevar a cabo la interrupción.

    Pero peor aún fue el comentario sobre la alegría que traería el bebé cuando ella no sabía ni cómo iba a alimentarlo cuando naciese.

    Regresó a su casa derrotada por el miedo a lo que el futuro le depararía. No estaba convencida de que aquel bebé debiera nacer. ¿Qué vida le esperaría?

    El aborto casero que no funcionó

    En conversación con una de las hijas de la madrastra, su vecina, que era consciente de las dificultades que Dolores y su familia vivían, le recomendó una receta casera para aquellos que quieren evitar que el embrión continúe su camino dentro del útero materno.

    La solución era muy simple, tal vez demasiado simple. Todo lo que la mujer embarazada tenía que hacer era hervir una cerveza negra, bebérsela y, una vez ingerido hasta el último sorbo del líquido caliente, correr hasta sentir que su cuerpo realizaba un gran esfuerzo. Pasadas un par de horas, la reacción sería espontánea, y lo que los médicos no querían que aconteciera sucedería a la velocidad de un parpadeo. El embrión saldría tranquilamente del vientre de aquella que nunca sería su madre.

    ResponderEliminar
  3. Josep G. Trenchs 2/220 de mayo de 2016, 0:07

    Dolores, con su desesperación nacida del miedo, siguió las indicaciones. Pasadas dos horas... ¡Nada! Buscó en su bajo vientre desconfiada, a la espera de noticias, y no vio ninguna señal. Reinaba la paz en su cuerpo. El embrión parecía estar en un tranquilo y profundo sueño, sin querer salir antes de lo previsto.

    Dios tiene una voluntad

    Con la mano en su vientre, unas pocas horas después del intento de aborto, María Dolores tomó una decisión que cambiaría su vida para siempre, a pesar de que en ese momento no era consciente de su importancia.

    –Si la voluntad de Dios es que este niño nazca, que así sea.

    Las creencias y el instinto materno de Dolores hablaron más alto. Seguiría el designio de Dios y dejaría que aquel embrión llegara a término.

    La convicción que llevó a Dolores a aceptar al bebé que venía en camino era fuerte, tan fuerte como la realidad que la rodeaba.

    Por más horas que trabajase, ella no conseguía darle a sus hijos lo que necesitaban. Todo lo que ella quería era que estudiaran, pero la verdad es que el camino que pisaban les llevaría, más tarde o más temprano, a abandonar la escuela e ir a trabajar para ayudar a mantener a la familia.

    La opción del médico por la vida prevaleció sobre la decisión de la madre a favor de la muerte... luego ella cambió su forma de verlo.

    En una de las revisiones rutinarias, Dolores supo que tendría un varón, por lo que tendría dos parejas. El médico insistía en que el nuevo pequeño sería la alegría de la casa, pero Dolores sentía que el mundo se derrumbaba encima de ella.

    Menos mal que podía contar con el cariño que sus hermanas tenían por ella y por sus hijos.

    El vientre crecía, aportando certezas de que aquel bebé nacería. Nada lo impediría. Quería nacer y esperaba ser bien recibido.

    El amor con el temor

    Aunque su carnet de identidad le otorgaba tan sólo una treintena de años, la vida le había asignado a Dolores una condición de mujer más «vieja», con más experiencia que otras mujeres de la misma edad. Aquel sería su cuarto parto y estaba preparada, pero aún así, el nacimiento de un bebé siempre trae el dolor de los alumbramientos anteriores y nunca se sabe cómo terminará.

    Dolores sabía que había llegado el momento que tanto temía y, que al mismo tiempo, tanto deseaba. A lo largo de los meses de embarazo, como era de esperar, había desarrollado un tierno amor por aquel pequeño que había usurpado su vientre.

    Era la hora de abrazarle, de decirle que lo amaba, que lo quería igual que a sus hermanos y que lo perdonaba por venir fuera de tiempo, aunque venía a tiempo de ser muy querido por todos.

    Los segundos se atropellaban en el reloj, con el bullicio propio de la ocasión. La respiración jadeante de Dolores daba claros indicios de que podía suceder en cualquier momento. Los dolores aumentaban con cada suspiro. Los nervios también. Las dudas insistieron en aparecer en el peor momento. ¿Nacería perfecto? ¿Nacería sano? ¿Nacería...?

    Una vez más los terribles porqués, el inevitable sentimiento de culpa al revivir los fantasmas de una vida difícil y un futuro incierto, que con el nuevo miembro de la familia sólo empeorarían.

    ResponderEliminar
  4. Josep G. Trenchs 320 de mayo de 2016, 0:09

    El bebé y la profecía

    Con gritos y llanto, el bebé abandonó la cuna natural de la madre y se precipitó, gracias a las manos del médico, en sus brazos. Entre sangre y lágrimas, madre e hijo se reconocen por primera vez. Se confirmaba: era un niño con una voz de quien sólo acaba de llegar, pero que ya tiene algo que decir.

    El médico, para suavizar la tensión del momento, lanzó una frase que se fijó para siempre en la memoria de Dolores:

    –¡Con unos pies como estos, será jugador de fútbol!

    Fuera esperaba un padre nervioso y tres niños deseosos de ver al bebé al que habían esperado tantos meses. Pronto se dieron cuenta de que el recién llegado dominaría la humilde casa de esa familia, del clan Aveiro, ya completo.

    Dos adultos y cuatro niños compartían el mismo techo, unidos por un amor que no diferencia entre familias ricas o pobres. En esa casa no había oro, pero prevalecían el afecto y el cariño. Orgullosa, Dolores veía a su familia amarse.

    Faltaba escoger el nombre del miembro recién llegado. Dolores tenía un enorme aprecio por un hombre que fuera actor unos años antes y que, en aquel tiempo, presidía los Estados Unidos de América: Ronald Reagan.

    Con la voluntad de quien desea una vida de ensueño para su hijo, quedó decidido que el pequeño sería bautizado con el nombre de Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro.

    Pobreza... pero acogida amorosa

    En una de las consultas de rutina que Dolores hacía con el bebé, el médico, que veía a una madre abatida por las dificultades para mantener una casa llena de niños y con escasos medios de subsistencia, trató de motivar a la pobre madre lanzando un pronóstico casi en un tono de profecía:

    –¡Alégrese, mujer, este bebé le dará mucha suerte en la vida y mucha felicidad!

    María Dolores no percibía qué suerte era esa, tan sólo sabía que cada día que pasaba, estaba más desesperada.

    De todos modos, le pareció que, de hecho, su bebé trajo una cierta alegría a la casa. La primera sonrisa, la primera risa, los primeros pasos vacilantes. Todos los movimientos del nuevo «pequeño rey» del clan Aveiro eran recibidos con gran entusiasmo por sus hermanos mayores. Cristiano crecía en un ambiente de amor.

    Elma, Hugo y Katia trataban de hacer las veces de madre, que estaba siempre ocupada en traer comida a la mesa. Dinis mostraba ahora un lado más humano, determinado por el gran amor que sentía por sus hijos, dando un poco de ánimo a María Dolores. En cierto modo, se sentía aliviada al saber que, sin tener en Dinis al marido que siempre había soñado, ¡por lo menos el padre de sus hijos los quería y nunca los maltrataría! Eso era lo más importante.

    En cuanto a su felicidad como mujer casada, había poco o nada que hacer. Los años que había vivido de espaldas a su marido habían llevado a su matrimonio al fracaso.

    Dinis y Dolores estaban cada vez más distantes entre sí; lo que los unía era tan sólo el amor por sus hijos. Mantenían el respeto el uno por el otro, pero poco más que eso.

    El divorcio nunca fue una opción, porque había un enorme temor hacia las creencias y la opinión de su padre, José. Dolores sabía que, con el anuncio de una eventual separación, tendría que esperar, muy probablemente, la vieja correa contra la que había luchado en tantas batallas. El fantasma de la autoridad del padre aún estaba colgado en el aire, a pesar de que Dolores tenía más de 30 años y era madre de cuatro hijos. Conocía bien aquella vieja frase del padre:

    –Si buena cama haces, en ella te vas a acostar.

    Dolores decidió compartir la vida con el hombre que le había dado esos cuatro maravillosos hijos. Viviría por ellos, le respetaría por ellos. Nada más que eso.

    Paulo Sousa Costa / La Razón

    ResponderEliminar
  5. Josep G. Trenchs20 de mayo de 2016, 0:13

    Gracias Mn. Custodio, por su valiente testimonio, adjunto el testimonio completo del nacimiento de Cristiano Ronaldo, porque creo vale la pena que se conozca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurentius Dertosensis20 de mayo de 2016, 21:58

      Impresionante el Valiente testimonio de Mossen Custodio,ojala todos o la mayoria de Mossens fuesen como EL!

      Eliminar
  6. Lo indicado por Custodio Ballester es por necesidad y obligación lógica de la actuación del actual Vaticano.

    Amoris laetitia sólo dedica al aborto dos palabritas:

    42. ...la Iglesia rechaza con todas sus fuerzas las intervenciones coercitivas del Estado en favor de la anticoncepción, la esterilización e incluso del aborto...

    179. ...Es importante insistir en que la legislación pueda facilitar los trámites de adopción, sobre todo en los casos de hijos no deseados, en orden a prevenir el aborto o el abandono...

    En septiembre del 2013, Francisco dijo en una famosa entrevista a la Civiltà Cattolica que la Iglesia estaba obsesionada por el aborto, el matrimonio homosexual y el uso de métodos anticonceptivos.

    Durante estos 4 años de pontificado, es evidente que la agenda política, económica, ecológica y social es la opción preferente papal, relegando a lo mínimo la agenda de la vida, la familia y el matrimonio de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

    Sólo hay que ver su Evangelii Gaudium con "esta economía mata", su Laudato Si con "este planeta es una porquería", y el "desgavell" matrimonial de su capítulo 8º de la Amoris laetitia.

    Son las decisiones inflexibles de los hombres en la historia y sus consecuencias.

    [Vivaldi, "Cum Dederit"]

    ResponderEliminar
  7. En España las marchas por la vida las organiza el Opus. Y a la vez el opusino Ignacio Carrasco de Paula promueve a los abortistas, nada menos que como Presidente de la Academia Pontificia para la Vida. Como informó en Germinans Germinabit:

    “La Academia Pontificia para la Vida bajo sospecha”

    http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2014/01/la-academia-pontificia-para-la-vida.html

    http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2014/08/margarita-bofarull-la-empalagosa.html

    Esto explica muchas cosas, y quizás la sorpresa que pueden causar los hechos que expone. Visto lo visto no hay que ser ingenuos por bienintencionados.

    Esperemos que el Papa haga pronto la reforma de la curia que tiene anunciada, y que tan nerviosos tiene a los aficionados al poder. En que reformará la Academia Pontifica para la Vida, junto a la congregación de laicos. Y que entonces la Iglesia haga una oposición verdaderamente eficaz, no como hasta ahora, a la barbarie maligna del aborto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. anonimus cabreadus20 de mayo de 2016, 21:48

      El PAPA lo que tendria que hacer para el bien de la iglesia es poner en EL SANTO OFICIO al DEFENESTRADO CARDENAL BURKE,esto lo primero,despues poner al CARDENAL SARAH enel sitio de KASPER,no el FASTASMITA BUENO sino el OTRO que vive en el VATICANO,a lo mejor las cosas cambiarian para BIEN en nustra SANTA MADRE IGLESIA,si los ultimos PAPAS LEVANTARAN LA CABEZA,DEU NI DÔ!!!

      Eliminar
  8. Vergüenza, vergüenza, vergüenza y mil veces VERGÜENZA. Perdón Señor, perdón. No nos merecemos estos pastores-líderes que nos arrojan al precipicio del infierno. María Auxiliadora pregueu per nosaltres.

    ResponderEliminar
  9. En el CVII, cuando se habló de la relación Iglesia mundo, apareció la frase “los signos de los tiempos”. Expresaba que las acciones humanas tienen un significado movido por un fin. Por tanto, nuestras acciones tienen una racionalidad y apuntan hacía lo que quiere la persona.
    Algunos lo han entendido como una invitación a que la iglesia se acomode al mundo. Hay que convivir con el aborto, la homosexualidad etc. La Iglesia se tendría que mundanizar.

    Rahner (teólogo del Vat II) se preguntó ¿cómo hablar de Cristo a un hombre que se tiene a sí mismo en el centro? Elabora un cristocentrismo que quiere asumir la perspectiva cosmocéntrica.
    Dirá, Dios es libre y el hombre es libre como imagen de Dios.
    Explica la psicología de la libertad que depende de los condicionamientos que tengas. Hay distintos estratos. Existe la libertad fundamental, que pasa a ser la opción fundamental, ya contradecida en Veritatis Splendor, por sJPII. Rahner dirá que esta opción fundamental está en el fundamento del hombre, que es libertad trascendental que “no está unida a los actos concretos que yo realizo”.

    Su posición va a afectar al dinamismo teológico de la acción humana. A partir de la tesis de la creación en Cristo, defenderá que todo hombre es potencialmente cristiano, “los cristianos anónimos”.
    Dirá que el hombre tiene un mecanismo teológico de la acción, pero a nivel trascendental, “es como un ideal”. Dirá que las acciones humanas son racionales y que no se guían por Dios. El hombre es autónomo. Dios al crear, dirá Rahner, ha dado a la creación sus leyes con sus dinamismos propios que son los del hombre y el hombre actúa autónomamente. El centro de esa autonomía está en la conciencia que tiene que ver con la razón autónoma. El acto es bueno si sigue la conciencia, aunque sea errónea.
    Su formación de la conciencia es la formación de la subjetividad. El hombre de hoy dirá, “depende”. Esta conciencia autónoma en el proceso de la modernidad cada vez se emotiviza más. Al final el criterio de la conciencia es la emoción.
    Todos los teólogos jesuitas aplicaran esta teoría antropocéntrica de Rahner.

    Pero la Misión de la Iglesia es transformar al mundo, eclesializar el mundo.
    Siguiendo el Evangelio de s Juan:
    … “aunque a mí no me creáis, creed las obras; para que sepáis y entendáis que el Padre está en mí y yo en el Padre”.
    “Vosotros estáis en el mundo, pero no sois del mundo”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Errata
      Linea 12: contradicha o negada en vez de contradecida

      Eliminar
  10. En los primeros años del cristianismo la Iglesia, con el fuego ardiente del Espíritu Santo, iba aumentando el número de los creyentes y en Antioquia, empezaron a llamarles CRISTIANOS.

    Entonces entre persecuciones y catacumbas, iban mal viviendo pero se esforzaban para tenerlo todo en común y que les faltara nada a nadie. Eran el ejemplo para el pueblo que exclamaba "mirad como se aman..."

    Hoy día no podemos decir lo mismo, ni mucho menos, colo hace falta echar un vistazo para ver la ÚNICA IGLESIA FUNDADA POR CRISTO como esta de dividida, y eso que tenemos a un mismo Dios, pero cada uno a su manera. Un mismo Decálogo, pero interpretado según el libre albedrío de cada grupo, en fin un autentico desastre humanamente hablando. Solo queda la Iglesia Católica, que si bien no muy unida, pero aún va siguiendo a Cristo, por medio del Papa y los Obispos.

    Digo todo esto como preámbulo de lo que puede hacer la Iglesia Católica en un mundo

    Pero Dios nos prometió que estaría con nosotros hasta el fin del mundo que se ha apartado literalmente, salvo excepciones de Dios, en la Sociedad (las leyes no nos favorecen para nada) y de las personas, con compran los placeres del mundo a cambio de su dignidad moral.

    Nos quejamos que la Iglesia no hace nada contra el aborto ¿Y qué puede hacer?

    Hay que tener en cuenta que el aborto esta en las leyes de países que llamamos "democráticos", entre ellos el nuestro.

    O sea que tener o no el aborto en nuestro ordenamiento civil ha sido culpa de quienes votaron a esos partidos y hasta los cuatro años, ¡Adiós, muy buenas, sin pedir ninguna responsabilidad!.

    En las próximas elecciones volver a votar sin mirar, dentro de los que nos pueden gobernar, al menos el menos malo, y así vamos viviendo tranquilamente, culpando a la Iglesia (la cabeza de turco) de nuestra falta de atención.

    No podemos olvidar la "parábola de los talentos". Dios no nos pedirá imposibles, cuando nos da un trabajo, nos la fuerza para seguir adelante y cumplir nuestro cometido.

    ResponderEliminar
  11. Simplificando mucho, la situación es ésta: la máxima cúpula de la Iglesia se ha entregado al mundo (para decirlo suavemente), y ha abandonado a los fieles y a los curas fieles.
    Pero que yo sepa, además del obispo de Roma, hay tres mil obispòs más.
    ¿ Entre tantos no hay ni quince o veinte que tengan lo que hay que tener? No entiendo que por un plato de garbanzos y una mitra de cartón o plástico se pueda vender al Señor.

    ResponderEliminar
  12. Una de las grandes consignas o mandamientos masónicos es aborto sí, aborto libre, aborto gratuito, aborto bueno... De lo que se trata, pues, es de que todo el mundo acabe siendo abortista sin reparos morales, o sea, se trata de corromper la recta conciencia de la gente.
    De momento, la cúpula vaticana ya se ha puesto descaradamente "de perfil" en este asunto, pero yo no descarto ver pronto a un Kásper, un Schönbrun o a otros Judas Iscariote del mismo rango (o más alto) que digan que el aborto es muy útil para la liberación de la mujer o para luchar contra la superpoblación. A este paso, pronto lo veremos. Ahora, simplemente con su silencio cómplice preparan el terreno.
    Miren lo que les digo: si este papa fuera inequívoca y frontal y militantemente antiabortista , me lo creería, pero no es así. No me convence como tal. ¿Y no les parece muy raro, muy raro, que un papa católico no sea nítidamente antiabortista? En la Iglesia están pasando cosas muy raras y muy graves. Para mí, pues, el tema del aborto es la piedra de toque principal que nos advierte de que aquí pasa algo muy gordo no precisamente bueno.

    ResponderEliminar
  13. De la Masonería lo de menos es su parafernalia ritual y misteriosa, que al lado de la liturgia católica clásica resulta ridícula. Se trata de una organización SECRETA (aunque ellos la vendan como solo “discreta”) e hiperjerarquizada y con muchos estratos y brazos. Su objetivo principal es el poder y la influencia, y también la “ayuda mutua” entre sus miembros ( es decir, agencia de colocación…), aunque ellos afirmen que es la filantropía.
    Tratan de imponerse e imponer su ideario en el mundo de la manera más ANTIDEMOCRÁTICA posible, que es infiltrándose, infestando y maquinando en las instituciones de más peso (partidos, prensa, cadenas de televisión, universidades, cultura, editoriales, judicatura, ejército, educación, Iglesia…) para, SIN DAR LA CARA, propugnar, extender e imponer sus puntos de vista. Es decir, son “transversales” : tratan sin descanso de inficionar todo lo que huele a poder e influencia.
    ¿Y cuál es su ideario básico?
    En el fondo son ateos o agnósticos, aunque admitan con la boca pequeña un dios abstracto y mero organizador… Son en el fondo anticristianos y, sobre todo, anticatólicos. Se trata, pues, de desprestigiar y arrinconar a la Iglesia desde fuera y, desde dentro, de desnaturalizarla y pudrirla .
    Propugnan además un único poder mundial a partir de la ONU (controlado bajo cuerda por ellos, naturalmente), el relativismo, el hedonismo, la barra libre de sexo, la ideología de género, la eugenesia, la eutanasia y el aborto gratis y libre, y presentan como sustitutivo de la verdadera moral natural una vaga ética más o menos “socialdemócrata” y sentimentaloide basada en la solidaridad más interesada y en los “derechos humanos”. Su ideal de estado, por supuesto, es “el estado del bienestar”, es decir, el estado paternalista y omnímodo que sustituye a Dios e incluso a la familia. Para ellos, el individuo y la familia, cuanto más “leves” (es decir, cuanto más indefensos y manipulables) mejor. Y de ahí su “divorcismo” y su concepción de una educación “presentista” y sin contenidos serios y estructurados que enseñen a pensar: sólo “competencias básicas”: póntelo, pónselo…y enchúfate al móvil. Ya me entienden.
    ¿Y los masones intraeclesiales en qué línea van? Por supuesto, en la línea anterior, aunque lo disimulen más o menos. Y además son partidarios de una liturgia “libre” y “creativa”, cuestionan los milagros, la historicidad de los Evangelios, la resurrección (la de Jesús y del resto), la virginidad de María, la presencia real del Señor en la eucaristía, la espiritualidad e inmortalidad del alma, el valor y los efectos de la oración y de los sacramentos, lo centran todo en la pura acción, para ellos todas las religiones son en el fondo igual y , por tanto, no es necesario evangelizar ni hacer prosélitos, conciben la Iglesia solo como una gran ONG conferenciaepiscopalizada , atomizada y descafeinada. ¿Les suena todo esto, verdad?
    Y, no faltaría más, también son partidarios del sacerdocio femenino y de la supresión del celibato sacerdotal porque… cuanto más lío, mejor.
    Y ya para terminar: ¿a ver si adivinan a qué fue Rajoy a Méjico en un viaje privado y “discreto” tras ganar las elecciones y del que vino transformado en una especie de híbrido de Mayor Zaragoza y Samaranch sin aristas ni convicciones?

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno el escrito del P. Custodio.

    Pero quiero denunciar que el mismo texto lo coloca en Adelante la Fe, en donde llaman al Papa "la raposa de la Pampa" ¿Es lícito seguirles el juego a esta gente, Mn. Custodio, aunque sea "un mal menor" su histeria contra el Papa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo: no me sea usted inquisidor. Mosén Bielsa es un hombre libre, y su libertad es la libertad más grande que existe, que es la libertad de los hijos de Dios porque él, proféticamente, obedece a Dios. Usted, aunque manifiesta que "Adelante la Fe" le da repeluz, está demostrando que también la lee y con bastante atención además al referirse a un soneto, que usted ha percibido perfectamente que se refiere a Francisco.
      Mire: no sea tan papista porque en el fondo es una idolatría como otra. Recuerde que según la Biblia sólo Dios es bueno, por otra parte, llamar "raposa" a un jesuita no es ningún insulto sino una pura descripción, usted ya sabe que las raposas simbolizan la astucia, aparte de otras cosas...

      Eliminar
    2. Usted se confunde, señor, el poema "Raposa de la Pampa" no aparece en "Adelante la Fe", sino en "Fray Gerundio de Tormes", con lo que queda demostrado que usted frecuenta estas dos webs aunque denigre su "histeria". ¡No pasa nada, hombre! Usted cumpla los Mandamientos, pero el pensar y el decir son libres. Si uno ve las cosas negras, ¿por qué debe reprimirse y decir que son blancas? Yo sé que usted me entiende porque cuando menos se asoma a webs con las que no simpatiza, y eso demuestra que una cierta apertura de espíritu y curiosidad las tiene.

      Eliminar
  15. Por sus hechos los conoceréis. No le demos más vueltas: la Compañía se ha hecho con el poder en la Iglesia y, si nadie se lo impide, la va a ahormar a su gusto y manera a través de su brazo ejecutor, que es Francisco. Todo (los nuevos nombramientos, la táctica, la estrategia, los documentos, las encíclicas…) tiene el inequívoco sello jesuítico. Y van a por todas, y no tienen escrúpulos, y son muy poderosos e influyentes... Y además hoy en día su talante, ideas y objetivos coinciden con los de la Masonería…
    ¿Qué cabe, pues, esperar? Por supuesto, nada bueno. Si pueden, van a ponerlo todo patas arriba, y el DESCRÉDITO de la Iglesia alcanzará cotas jamás vistas. Esto a ellos no es que les dé lo mismo, sino que es precisamente lo que buscan. Pero con los obispos y curas que hoy predominan, pusilánimes y sin latines, estos hijastros de San Ignacio tienen el camino expedito para convertir a la Iglesia en una sucursal masónica más de la ONU y de San Obama y tutti quanti.
    Si alguien se toma la molestia de leer el demagógico libro "Conversaciones nocturnas en Jerusalén", del cardenal jesuita Carlo Maria Martini, encontrará en él toda la agenda oculta de Francisco para su pontificado. De hecho, el encargado de dar la vuelta a la tortilla de la Iglesia era Martini, pero el parkinson torció sus planes y entonces el gran sanedrín progremasónico de la Iglesia eligió al jesuita Bergoglio, que no le hizo ascos en ningún momento a la tarea encomendada.
    Si alguien tiene interés en confirmar la adscripción masónica de Martini, puede consultar effedieffe.com (quando la massoneria salutò il Fratello Carlo Maria Martini, passato all' Oriente Eterno).
    Todo esto, además, confirma la "convergencia" actual de ideas, objetivos, intereses y métodos (todo siempre bajo cuerda) entre jesuitas y masones.
    Y un dato más: en la antigua Casa de Ejercicios de la Compañía en Manresa (Barcelona), además de todas las aberrantes propuestas "espirituales" que Germinans ha denunciado repetidamente, se han celebrado reuniones masónicas. Esto no es rumorología, esto ha aparecido en la prensa.
    Por cierto, si alguien quiere enterarse de verdad acerca de qué es la Masonería que lea las obras del padre Manuel Guerra (especialmente, "La trama masónica" y "Masonería,religión y política") , que además de un sabio extraordinario es también un santo. Pero, por favor, que a nadie se le ocurra querer enterarse de qué es la Masonería a partir de las obras del jesuita José Antonio Ferrer Benimeli, incansable apologista de los del mandil , que en sus libros siempre aparecen más buenos , inocentes y benéficos que las hermanitas de la caridad. Y es que, hoy en día, Compañía y Masonería, a partir un piñón. También son muy interesantes para comprobar el carácter anticristiano y sobre todo anticatólico de la Masonería los siguientes libros de exmasones o eclesiásticos eminentes:
    Maurice Caillet: Yo fui masón. Libros Libres ( Ver también cailletm.com). Todos sus otros libros en francés sobre el mismo asunto también son muy esclarecedores.
    Serge Abad-Gallardo: Por qué dejé de ser masón. Libros Libres.
    Dominique Rey (obispo de Toulon): Peut-on être chrétien et franc-maçon? Éditions Salvator.
    P. Alfredo Sáenz, s. j: La Masonería y la Iglesia: dos visiones del orden mundial. Centro Pieper (el padre Sáenz es uno de los pocos jesuitas ortodoxos que van quedando).

    La gran pregunta sería, pues, si Bergoglio es masón. Rotario honorario es, por tanto, hasta cierto punto, lo es, porque los rotarios, aunque lo nieguen, son una organización de la, digamos, órbita masónica, uno de sus estratos más visibles y "amables". De todas formas, los masones no tienen carnet de tales porque son una organización secreta, y mucho menos lo van a tener quienes están en sus cúspides jerárquicas. Por tanto, aquí para orientarse no cabe más que atenerse al "por los hechos los conoceréis". Respóndanse, pues, a si Bergoglio actúa como masón.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien crea todavía que los rotarios no son masones que consulte en Internet:
      Le retrovie della Massoneria: il Club Rotary International ed il Lions Club International (la buona strada).
      Y que no se nos olvide que el cara de Sistach se dejó querer por los rotarios de Barcelona, que lo nombraron rotario honorario, tras enterarse de que Francisco también lo era.
      No ha sido una lumbrera ni un prodigio de santidad pero en astucia y maquiavelismo, matrícula de honor.

      Eliminar