jueves, 12 de mayo de 2016

Sacerdote olímpico

Carlos Ballbé estuvo en Londres 2012 pero dejó el deporte para ser cura
"Sólo prométeme que si encuentro a la mujer de tu vida te saldrás". Así respondió David Alegre, jugador del Polo y subcampeón en Pekín 2008, al mail que recibió una mañana de septiembre de 2007. Carlos Ballbé, deportivamente conocido como Litus, no había tenido valor para decírselo personalmente ni a su entorno más cercano. Mandó un correo y, a continuación, un mensaje de texto: "Os acabo de enviar un mail. Leedlo, por favor, es urgente". 

"Me daba vergüenza y miedo. No sabía cómo se lo iban a tomar porque yo nunca les había hablado de mi vacío", recuerda Litus. Las reacciones fueron de lo más variopinto. A alguno le tuvo que explicar que la Teología no tenía nada que ver con el estudio de las estrellas o que los seminaristas no vestían túnicas con capucha, pero todos le ofrecieron su apoyo. "No cambies", fue lo único que le pidieron.

Ballbé nunca fue de pasar los fines de semana tocando la guitarra y cantando canciones religiosas, un estereotipo del que siempre sospechó. Iba a misa, sí, pero hacía deporte y salía de noche, que era lo que diferenciaba a los "chicos normales" de los "raros". "Era el primero en apuntarse a la fiesta y podías contar con él hasta el final", recuerda Roc Oliva, compañero en el Terrassa y la selección desde 2006. 

Su comportamiento en el campo tampoco había denotado una espiritualidad especial. Le costaba controlar el carácter y acatar la disciplina y el orden jerárquico. Fue expulsado por rebelde de una concentración de la selección catalana juvenil y su stick voló más de una vez por los aires en los campos de entrenamiento del Atlético Terrassa. "Una vez el entrenador suspendió la sesión después de que Litus se enfadara porque no le pitaron una falta a favor", recuerda otro compañero.

En diciembre de 2006 Ballbé tenía 21 años, la carrera de Periodismo encarrilada, el sueño de ser reportero de guerra y un asiento reservado en la élite del hockey europeo. También un puñado de pretendientas y una fobia enfermiza al compromiso. Entonces, la muerte de su abuela María hizo que todo aquello, de pronto, le supiera a poco. "Sentía que, teniéndolo todo, había algo que fallaba. Estaba consiguiendo mi sueño, pero no me llenaba", explica. María nunca ocultó que durante años había rezado, sin éxito, por que uno de sus hijos se hiciera sacerdote. 
En las siguientes semanas Litus empezó a percibir ciertas señales que parecían empujarle a cumplir el viejo sueño de su abuela. Una sucesión de "cositas", explica, que desembocaron en un diagnóstico que le cambió la vida. En junio de 2007, a unos días de partir con la selección a disputar el Europeo y el Champions Trophy, contrajo una mononucleosis -"sí, la enfermedad del beso", bromea- que le dejó fuera.

Sin nada que hacer, al recuperarse aceptó una propuesta para viajar a Medjugorje, localidad bosnia famosa por las supuestas apariciones marianas. Allí aumentó la intensidad de las señales y se convenció de que debía "cambiar el chip". "No me veía como cura, pero tenía que probar para averiguarlo", recuerda. Escribió a sus íntimos, primero, y al Terrassa, después, e hizo las maletas para pasar un año en un hogar del Opus Dei en Pamplona, escalón previo al seminario, que aún le aterraba. El primer paso de un camino que concluyó el domingo 8 con su ordenación como sacerdote. Un camino al que no le han faltado obstáculos, pero cuyo principal escollo fue hacer compatible el monacal régimen del seminario con el deporte. Litus había asumido la obediencia, el celibato y el resto de limitaciones, pero no se sentía capaz de dejar el hockey.
Tanto el Atlético como el seminario pusieron de su parte, pero el principal sacrificio lo asumió él. La jornada de un seminarista arranca al alba y se prolonga hasta casi la medianoche. Necesitó tomar suplementos vitamínicos para aguantar. Especialmente duro fue 2012, año en el que regresó a la selección para preparar los Juegos de Londres. "Siempre fue un poco pupas, pero ese año iba realmente justo de fuerzas", recuerda Oliva. Tras los Juegos llegó el momento inevitable. Desde entonces mata el gusanillo en un equipo de amigos, pero admite que echa de menos la adrenalina de la competición. 

Aunque ha cambiado el chándal por el alzacuellos, el deporte sigue muy presente en su vida. Ha puesto en marcha un partidillo semanal con los chicos del barrio en la parroquia de Santa María, en Mataró, donde ha ejercido de diácono, y sueña con un proyecto deportivo para jóvenes en riesgo de exclusión social. "Soy quien soy gracias al deporte, en lo humano y en la espiritual. El sacrificio, por ejemplo: si te dicen que con un esprint más te mueres pero ganas, lo haces. También el trabajo en equipo, dar un paso atrás para dejar a un compañero...", explica. Aunque el deporte también tiene sus sombras. En los últimos tiempos le costó convivir con la soberbia. "Que alguien que juega bien al hockey trate con superioridad a uno que no juega pero tiene un doctorado, por ejemplo, me sabe mal. ¡Iniesta no es mejor que un padre de familia!", lamenta.

Litus ha cumplido su palabra. Aunque ya no va a las copas de los jueves, sus amigos coinciden en que sigue siendo el mismo. "Cuando se lo presento a alguien siempre me dice lo mismo: ¡ostras, no parece cura!", cuenta Oliva. Pero Ballbé aún tiene una promesa pendiente. Ante la insistencia de Alegre, aquel día de septiembre accedió. "Sí, si encuentras a mi alma gemela me salgo", le dijo. Hasta ahora no ha tenido suerte, pero el jugador del Polo no se da por vencido. "Lo voy a intentar hasta el último momento", bromea. El plazo acaba a las cinco de esta tarde.

*Escrito publicado por Paco Roche y Francesc Adelantado en el periódico deportivo "MARCA", el 12 de mayo de 2016 

19 comentarios:

  1. Tal como lo explica ese periódico, parece que recibió la ordenación en un tiempo record. Me ha extrañado, pero no demasiado, porque me parecía que lo había leído en prensa como hace 2-3 años, eso de que entraba en el seminario.
    En internet parece que hay información que insinúa que empezó el seminario en el 2013.
    ¿Ni tres cursos completos de estudios?
    Si fuera así, lo considero un error.
    Aunque sea una persona voluntariosa, la formación es imprescindible, en todos; pero mucho más en un sacerdote con esa responsabilidad pastoral y tanto protestantismo e ideologías circundantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay duda del profundo sentido espiritual y del agradecimiento al señor por mandarnos vocaciones que se deja entrever en su comentario. Martillo de herejes, agente de conversión. Lástima que los fariseos no tuvieran una Laura S. Seguro que se hubiesen convertido a tiempo, porque tenían mucha formación...

      Eliminar
    2. La Verdad, no está en el subjetivismo de cada uno.
      La Revelación está "fuera" y eso exige un importante esfuerzo de formación.
      La conversión de cada uno ya no está en nuestras manos, pero si la formación adecuada.

      En vez de gastar su tiempo absurdamente, escribiendo lo que ha escrito tratando de obstruir la lógica más elemental, quizás le fuera mejor que se esforzara también por lo mismo.

      Eliminar
  2. Josep G. Trenchs13 de mayo de 2016, 0:31

    Mn. Ballbé, que Dios le bendiga y ahora que estamos en vísperas de Pentecostés, que el Espíritu Santo le de los dones necesarios para ser un buen sacerdote de Cristo.

    La vocación de Mn. Ballbé, es una clara muestra de que el Señor, va llamando, procura hacerse en encontradizo y respetando siempre la libertad personal, va procurando que no falten sacerdotes a SU IGLESIA.

    Otra cosa es que los hombres y las mujeres, a veces no queremos oír queremos oír la voz de Dios, porque está claro, hoy día ser sacerdote o religiosa no esta bien visto en una sociedad secularizada, que cuando ven a una familia con tres hijos y la madre embarazada del cuarto, hay quien se pone las manos a la cabeza y le dice: ¡¡¡otro!!!.

    La mujer sin cortarse le contesta: No se preocupe señora que mis hijos ya pagarán su pensión cuando sea mayor.

    Desde luego las vocaciones, ya sabemos que Dios, escribe recto con renglones torcidos, pero es evidente que es más fácil que salgan vocaciones de las familias cristianas.

    ResponderEliminar
  3. El valor de la Misa13 de mayo de 2016, 2:23

    Curiosamente, en el 2007, más o menos, siguiendo la biografía del sacerdote del artículo, empezó a conocerse en España y Cataluña el fenómeno de Medjugorje. Y en Cataluña, un anciano sacerdote empezó a recibir supuestas revelaciones privadas. Las dejo para discernimiento de todos. Si alguien las puede discernir en el Espíritu, bienvenido.

    Una revelación de contenido profético-apocalíptico, la recibe en agosto del 2008, nos la pasó durante las Olimpíadas de Pekín. Dice sintéticamente:

    "Hoy comienzan los JJOO de Pekín, cuando se cumplen 72 años de los JJOO de Berlín. El gobierno alemán los preparó con gran ilusión y muchos medios. Tres años después comenzaba la IIGM por parte de la nación anfitriona. ¿Cuántos años pasarán para la IIIGM? Pueden pasar más pero no muchos más.

    Hitler fue el primer político que intentó en serio destruir el domingo, día del Señor, por medio del deporte; es un engaño que entra fácilmente en los niños y en los jóvenes, están en edad de crecimiento y de muchas energías corporales. Al 2008 casi lo han logrado a nivel mundial.

    Durante estos 72 años entre 1936 y 2008 se ha completado la destrucción del día del Señor, el domingo, por medio del deporte, actitud que comenzó por Hitler [Hitlerjugend] y que completa el Dragón Rojo [Komsomol] (Apo 12).

    El centro del domingo es la Santa Misa, y la Iglesia ha establecido un mandamiento de obligación grave, pero la mayoría no acepta esta obligación necesaria, no la preparan debidamente, esta mayoría no valora ni el domingo ni la Misa, y cuando participa, va mal preparada, esperando que termine, por lo que no se participa con las debidas condiciones.

    Por eso, todo está preparado para suprimir el sacrificio perpetuo, en este momento de poca valoración. Es mundo católico debe de estar preparado para cumplir la señal de Daniel: "en aquel momento se presentará el príncipe Miguel y liberará a tu pueblo... cuando supriman el Sacrificio perpetuo pasarán 1290 días... Leedlo y desvelad el libro secreto.

    También hay alergia y pasividad ante la oración y el sacrificio. Es ya la hora de que seáis conscientes del valor de la Misa, lo recuperéis en su totalidad para comprender este divino tesoro.

    Jesús, en el Jueves Santo, estuvo más solo que nosotros. Perseguido a muerte, abandonado por muchos seguidores, con un discípulo traidor a muerte y diez más que huirán. A pesar de ello, les prepara con ternura la Cena, les limpia los pies, los instruye, les instituye el Sacrificio perenne. Los enemigos están triunfantes ante su suplicio, muerte y entierro, pero al tercer día resucita triunfante ante todos. Cuanto más solo y atormentado, cuanto más sufriente y luego muerto, tanto más cerca del triunfo.

    El Sacrifio perpetuo dominical: (1) da gracias a Dios por su Creación y Conservación, su obra de redención y santificación. (2) El sacerdote pide perdón por todos los pecados propios y del pueblo. (3) Pide ayuda para la vida diaria. (4) Lo adora como único Señor y bien del Universo. La falta de preparación y aceptación de la Misa impide la reparación de muchos pecados gravísimos personales y sociales.

    La guerra mundial no es inminente, pero sí es inminente la ruina económica, que empezará por todas partes y comenzará por Cataluña y España. No me pidáis que os libre de la crisis económica, porque no os conviene que seáis liberados de ella. Pedidme gracia y fuerza para tomarla como yo tomé mi cruz y así sea medio de redención y salvación para vosotros y para otros.

    A continuación os vendrán las otras desgracias de que os habla el profeta Daniel: "será un tiempo de angustia tal como no la hubo desde que existen las naciones". Para los malos serán desgracias insoportables, pero para los creyentes que confían en Dios, Dios les ayudará, porque para Dios no hay nada imposible."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La meva mare deia: "Senyor, conserveu-nos el cap, per lo menys fins un parell d´hores després de la mort.
      Reaslmente alguns comentaris demostren molt poc seny!

      Eliminar
    2. POR AMOR A JESÚS SACRAMENTADO

      Una historia sobre el verdadero valor y celo que debemos tener por la Eucaristía

      Unos meses antes de su muerte el Obispo Fulton J. Sheen fue entrevistado por la televisión nacional: "Obispo Sheen, usted inspiró a millones de personas en todo el mundo. ¿Quien lo inspiró a usted? ¿Fue acaso un Papa?".

      El Obispo Sheen respondió que su mayor inspiración no fue un Papa, ni un Cardenal, u otro obispo, y ni siquiera fue un sacerdote o monja. Fue una niña china de once años de edad.

      Explicó que cuando los comunistas se apoderaron de China, encarcelaron a un sacerdote en su propia rectoría cerca de la Iglesia. El sacerdote observó aterrado desde su ventana como los comunistas penetraron en el templo y se dirigieron al santuario. Llenos de odio profanaron el tabernáculo, tomaron el copón y lo tiraron al piso, esparciendo las hostias consagradas. Eran tiempos de persecución y el sacerdote sabía exactamente cuantas hostias contenía el copón: treinta y dos.

      Cuando los comunistas se retiraron, tal vez no se dieron cuenta, o no prestaron atención a una niñita que rezaba en la parte de atrás de la iglesia, la cual vio todo lo sucedido. Esa noche la pequeña regresó y, evadiendo la guardia apostada en la rectoría, entró al templo. Allí hizo una hora santa de oración, un acto de amor para reparar el acto de odio. Después de su hora santa, entró en el santuario, se arrodilló, e inclinándose hacia delante, con su lengua recibió a Jesús en la Sagrada Comunión. (en aquel tiempo no se permitía a los laicos tocar la Eucaristía con sus manos).

      La pequeña continuó regresando cada noche, haciendo su hora santa y recibiendo a Jesús Eucarístico en su lengua. En la trigésima segunda noche, después de haber consumido la última hostia, accidentalmente hizo un ruido que despertó al guardia. Este corrió detrás de ella, la agarró, y la golpeó hasta matarla con la culata de su rifle.

      Este acto de martirio heroico fue presenciado por el sacerdote mientras, sumamente abatido, miraba desde la ventana de su cuarto convertido en celda.

      Cuando el Obispo Sheen escuchó el relato, se inspiró a tal grado que prometió a Dios que haría una hora santa de oración frente a Jesús Sacramentado todos los días por el resto de su vida. Si aquella pequeña pudo dar testimonio con su vida de la real y hermosa Presencia de su Salvador en el Santísimo Sacramento, entonces el obispo se veía obligado a lo mismo. Su único deseo desde entonces sería, atraer el mundo al Corazón ardiente de Jesús en el Santísimo Sacramento.

      La pequeña le enseñó al Obispo el verdadero valor y celo que se debe tener por la Eucaristía; como la fe puede sobreponerse a todo miedo y como el verdadero amor a Jesús en la Eucaristía debe trascender a la vida misma.

      Lo que se esconde en la Hostia Sagrada es la gloria de Su amor. Todo lo creado es un reflejo de la realidad suprema que es Jesucristo. El sol en el cielo es tan solo un símbolo del hijo de Dios en el Santísimo Sacramento. Por eso es que muchas custodias imitan los rayos de sol. Como el sol es la fuente natural de toda energía, el Santísimo Sacramento es la fuente sobrenatural de toda gracia y amor.

      Extracto de un artículo "Let the Son Shine" por el Rev. Martin Lucía.

      Eliminar
    3. Recuerde Fátima: está guerra (1914-1918) acabará pronto, pero si el mundo no se convierte vendrá otra peor (1939-1945).

      Las profecías avisan.

      Eliminar
  4. https://youtu.be/ewDK2KvaEsQ

    El próximo julio se cumplen 80 años del inicio de la guerra civil.
    Stanley Payne: “no interesa investigar lo que pasó en España en los primeros meses del 36.
    La extrema izquierda y los nacionalistas pretenden romper el orden constitucional como entonces.

    “El camino al 18 de julio. La erosión de la democracia en España”. Stanley G. Payne. Espasa libros.

    ResponderEliminar
  5. Yo no lo juzgo al joven sacerdote; no lo conozco. Pero todo tiene los signos de la impropiedad.
    La extremada brevedad —y consecuente inanidad— de su seminario ya la señala algún comentarista; las fotografías resultonas —incluida una obtenida frente al altar, caracoles, y con el arma en ristre…— se ocupan del resto.. Se ve la larga mano de la Obra por ahí… y esta vez el zurcido es demasiado desprolijo.
    Además, para usar una imagen mundana, ¿es sabio y prudente aplaudir a rabiar al comienzo de la función? ¿Tanto cuesta esperar a que caiga el telón, aunque más no sea a un modesto primer acto, en un mundillo eclesiástico con síndrome de Warhol?
    Finalmente, el inicio del artículo, que Germinans no debió reproducir acríticamente, lo aclara todo: muy simple, entre la jauría de féminas pretendientes del campeón los amigos y compinches del ahora mosén olímpico no encontraron (aún) la mujer de su vida. 'Time will tell.' ¡Qué nivel tan bajo, caballeros germinantes!

    ResponderEliminar
  6. No me cabe en la cabeza que haya comentaristas que en lugar de alegrarse por un nuevo sacerdote en nuestra diócesis, que tanta falta hacen... se dedican a criticar: "ha estudiado poco" "Ha estado solo tres años en el seminario" blablabla... Ya le están juzgando antes de conocerle. Sra. Laura y sr. Maestrillo, critiquen menos y recen más. A menudo pienso que este tipo de comentaristas son cualquier cosa menos católicos.

    Aprendan del sr. Trenchs, que da gracias a Dios por este nuevo pastor. Aprendan del sr. Trenchs, que se fija siempre en lo positivo antes de despotricar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo se pueda aprender mucho de mi, porque también tengo mis pecados y debilidades, como todo el mundo.

      En el caso de Mn. Batlle, sabemos que era jugador de hokey sobre hierba el en R.C.POLO de Barcelona, pero no sabenos o al menos el periódico en cuestión, no indica los estudios que tenía, antes de entrar en el Seminario, seguramente que solo le faltaría completar los estudios de Teologia.

      Eliminar
  7. Ya tenemos la opinión del representante raquítico y atrófico que cree que Dios bajará a la tierra a solucionar lo que nuestra holgazanería no quiere solucionar.
    Ya tenemos al protestante que cree que las buenas intenciones bastan.
    Ya tenemos al platónico que piensa que el cuerpo sirve para bien poco.

    ResponderEliminar
  8. PD:
    Beatus, cuando pida asistencia médica, espero que sea visitado por un médico con dos o tres años de formación.
    ¡Hay que ver lo positivo! ¡Hay que alegrarse!

    ResponderEliminar
  9. ¡No me sea tan susceptible, buena mujer! Que tampoco hay para tanto.

    Y le aseguro que se eobtienen buenos frutos yendo con buena cara por la vida. Ver lo bueno antes que lo malo no significa ser un inconsciente! Siempre digo que los que se fijan antes en lo malo que en lo bueno, es porque padecen de constipación.

    ResponderEliminar
  10. Me parece de una frivolidad tremenda, los que se permiten criticar al nuevo cura, por su poca presunta formación.
    Es el Obispo y el director del seminario quien tienen los suficientes elementos para juzgar si el nuevo cura está suficientemente formado, y no unos comentaristas que no saben nada de esta persona.
    He conocido curas teologos con 40 años de experiencia, de los que no me fío ni un pelo, y algún recien ordenado con una piedad encomiable, que no tendría ningún reparo de confiarle mi alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con independencia de la formación de este sacerdote, esa frivolidad que achaca a otros procede de su profunda ingenuidad.
      En la tarea de la formación, nosotros que somos personas, solo personas, vamos aprendiendo poco a poco, lo hacemos en el tiempo, en eso nos diferenciamos de los ángeles.
      Creer que, por mucho interés, pasión, aceleración etc. se puede saber más, pues no es así. Lo dice la pedagogía.
      Por supuesto que los responsables de formación son los que tienen más información del discente, no lo dudo. Ahora bien, que usted piense que en absoluto se puedan saltar todas las precauciones y acelerar ordenaciones, pues es posible que a veces pase. La dispersión de seminaristas fuera de la diócesis y esta misma página aparecida para dar un punto crítico al modo de hacer del Arzobispado, indica que no siempre las cosas se han hecho y se hacen conforme.

      Un sacerdote se configura como Cristo sacerdote. Jesús también crecía en edad y gracia delante de Dios y los hombres, tuvo su tiempo de formación ya que era un verdadero hombre.
      La formación continuada se va nutriendo de la experiencia, indudablemente a medida que pasan los años se va siendo más sabio.
      Una flor no hace primavera.
      No confunda formación con deformación.

      Eliminar
    2. Josep G. Trenchs 1/218 de mayo de 2016, 0:11



      Testimonio de Carlos"Litus" Ballbé – Seminarista

      Todo empezó en el verano del 2005. Ese año, por primera vez, fui a una peregrinación a Medjugorje…

      En aquella peregrinación hubo una monja que me dijo que yo tenia pinta de sacerdote y que acabaría siéndolo. Primero me hizo cierta gracia, pero luego me acabo “molestando”. A la vuelta de la peregrinación, todo normal, intentando cumplir con los mensajes de la “Gospa”. Al siguiente año, volví y allí alguien me dijo que las “gracias” de Medjugorje a veces se notan un tiempo después de volver a casa, y así me sucedió a mi. El día 20 de diciembre de ese año, mi queridísima abuela (en paz descanse) partió hacia la casa del Padre. Esas navidades fueron duras pero me ayudaron a volver a centrarme en el camino. A partir de allí, intenté cumplir seriamente los mensajes de la Virgen. Fue en ese tiempo donde todo empezó a cambiar. Poco a poco me iba acercando más a Ella, y la llamada empezaba a vislumbrarse. Al llegar el verano empezaron los “problemas”. Ya me había montado el verano, trabajaría en junio y en agosto me iría a Medjugorje otra vez. Pero cual fue mi sorpresa al ver que fui convocado para ir con la selección española de hockey hierba. Esto me cambiaba todos los planes ya que tenía que pasarme todo el verano entrenando. Me hacia mucha ilusión ir, pero empezaba a notar que Dios me llamaba por otro camino, y no sabia como decirlo…

      Mi familia, que no sabía nada, me dijo que fuera con la selección y acepté. Ellos no entendían porque yo no quería ir, y además, ese agosto jugaría la Copa de Europa con la selección, y el verano siguiente había las olimpiadas, y tenia posibilidades de ir. La verdad es que hubiera preferido cualquier otra cosa antes que irme con la selección y tirar por la borda esa posible llamada (esa era mi sensación). Esos días me apoyé muchísimo en la Virgen y le dije: “”Gospa”, si son tus planes, no los entiendo, pero los acepto”. Así me quedé mas tranquilo.

      Cinco días antes de comenzar los entrenamientos, enfermé por un virus. Empecé a sentirme muy débil, dolor de huesos y de garganta, muy bajo de presión, etc. Pocos días después, el médico de la selección me hizo un análisis y me dijo que tenía un virus. Este virus duró tres semanas, y ya no pude ir con la selección.

      Eliminar
    3. Josep G. Trenchs 2/218 de mayo de 2016, 0:16

      Entonces me di cuenta que la “Gospa” quería hacer las cosas a su manera. Al cabo de unos días, hablé con un sacerdote y le di mi “si” a Dios (aunque no fue el definitivo).

      Pasaron los días y entre el miedo y todo, le dije a mi sacerdote que sería mejor que me esperara un año.

      El me dijo que vale, que hiciera lo que quisiera, pero que en Medjugorje (como no fui con la selección podia volver a ir) lo hablara con la Virgen. Yo le dije que si ya que pensaba que Ella me entendería y que me dejaría esperar un año más…

      Una vez llegamos a Medjugorje, en la primera adoración nocturna, me di cuenta que no estaba “jugando limpio”, así que le dije a la Virgen que si quería que entrara ese mismo año en el seminario, me tenia que dar una señal, me tenía que dar “el empujoncito”.

      Allí es cuando la Gospa se puso a “trabajar”.

      Dos días después, hablando con un sacerdote de nuestro grupo que lo acababa de conocer, me empezó a contar que tenía un amigo de 23 años, que estudiaba empresariales y que se estaba planteando una posible llamada del Señor, pero no lo veía claro, etc. (muchas cosas coincidían con lo mio, pero yo no decía nada).

      Le seguí el rollo y listo. Esto me inquietó un poquito. En otro momento, estaba hablando con tres personas, y una de ellas me preguntó que si estaba en el seminario.

      Yo le dije que no, que estudiaba empresariales, pero ellas me insistieron en que tenia pinta de ser sacerdote. Una de ellas me dijo que últimamente me lo estaba pensando mucho, y al ver mi cara de sorprendido, me dijo que no dijera nada y me dio un beso. Aquí mi confusión ya fue total, porque a parte de que yo no había dicho nada a nadie, eran unas personas que solo veía una vez al año, y por tanto, no me conocían demasiado como para decirme eso.

      Entonces, rezando, vi que Dios y la Virgen me pedían una entrega total. Pero yo, como soy muy tozudo, le volví a pedir a Nuestra Señora que me diera una señal por si tenía que entrar este año o esperarme. Rápidamente me dio su respuesta.

      Hablando con mi familia y amigos, empezaron a decirme que por qué no tenia novia, que si tenia posibilidades de ir con la selección a las próximas olimpiadas, etc. Entonces, una de las personas que estaban allí dijo: “Dejar a Litus (así es como me llaman) en paz, porque quizá tiene que ser sacerdote, pero si es así, hazlo rápido eh”.

      Esto ya pasaba de la raya, pero yo, seguía tozudo, y pensaba que eso no era una señal.

      Entonces me fui a confesar. Era el mismo sacerdote que me estuvo contando que tenía un amigo de 23 años, etc. Durante la confesión, y sin que viniera a cuenta, me empezó a decir que tenía que sacar el Carlos de verdad que llevaba dentro, que aunque no me conociera y no supiera por qué, sentía que tenia que decirme esto y que no tuviera miedo.

      Aquí ya me quedó todo bastante claro, pero la Virgen, sabiendo lo inseguro que soy, volvió para darme el “toque final”. De camino a Barcelona, una persona del grupo, vino y me dijo: “ Litus, no te veo feliz. Tienes algo dentro de tu corazón y que tienes que sacarlo; háblalo con un sacerdote”. Y se fue.

      Al día siguiente, 26 de agosto de 2007, hablé con mis padres para decirles que en menos de un mes empezaba a estudiar Teología. Acababa de hablar con mi sacerdote y le había dado mi “si” definitivo.

      www.virgendemedjugorje.org

      Eliminar