lunes, 25 de abril de 2016

¿República laica?

Joan Tardà, ese diputado extravagante que Esquerra Republicana tiene destacado en Madrid, se descolgaba el sábado en su twitter, después de la celebración religiosa de la fiesta de Sant Jordi en el palacio de la Generalitat, con la siguiente reacción: “No dejaremos de ver a un eclesiástico en el Palau de la Generalitat el día de San Jordi hasta que no se proclame la República laica”. En su bendita ingenuidad, parecía ignorar el diputado que su propio jefe de filas, Oriol Junqueras, se hallaba presente en la misa, ocupando el lugar protocolario que le correspondía como vicepresidente del gobierno en el sitial de honor. Tremenda incongruencia con los postulados laicistas que propugnaba el propio Tardà. No sé si el incongruente es Tardà o el mismo Junqueras, ese problema ya se lo arreglarán entre ellos, al igual que no sé si algún día llegará su anhelada República catalana, lo que sí puedo afirmar es que el día en que llegare esa república seguro que no sería laica.

En Italia he escuchado más de una vez el siguiente aforismo: “La religione niente. ¡La Chiesa è un grande negozio!”. La afirmación viene como anillo al dedo a la Cataluña de nuestros días. Somos uno de los enclaves más secularizados del planeta (“La religione niente”), pero tenemos una vida pública absolutamente clericalizada (“¡La Chiesa è un grande negozio!”). Obispos, abades, monjas, frailes, curas de diversa laya y condición. Todos tenemos más de un ejemplo en nuestras mentes y vemos como se hallan presentes en muchos ámbitos de la vida civil. Una vida civil que en los pueblos se visualiza con esos campanarios con bandera estelada, con la anuencia del párroco.
En este último Sant Jordi se hizo patente ese clericalismo con la presencia de tres obispos en la capilla del Palau de la Generalitat. No uno, el ordinario del lugar, como había sucedido siempre, sino tres. Omella, como arzobispo diocesano; el cardenal Martínez Sistach, como emérito y el auxiliar Taltavull. Tres prelados para contribuir con mayor pompa y circunstancia a una festividad presidida por el gobierno que nos ha de llevar a una república laica. Tan laica que necesita a tres obispos para dar mayor prestancia a la festividad del santo patrón. El año que viene pueden llamar a Godayol, que también reside en esta diócesis. O al pleno de la Tarraconense, y así hacemos la fiesta completa. Y de paso, encrespamos a Tardà. 
Hasta ahora la misa y bendición de rosas de Sant Jordi en el palacio de la plaza San Jaime siempre había contado con la asistencia de un solo obispo. Nunca había comparecido un auxiliar, ni en los tiempos del cardenal Carles, que llegó a contar con cinco. Tampoco Jubany ni Carles, cuando eran eméritos, a pesar de residir en Barcelona, concelebraron con el titular de la diócesis. No sólo en esa festividad, sino en la práctica totalidad de las celebraciones religiosas del año. Máxime cuando el diocesano todavía no era cardenal y surgía el inconveniente protocolario de relegar a un purpurado por detrás de un mero obispo.

Con Sistach ha desaparecido esta costumbre, que, cual todas las costumbres (fuente del derecho), se corresponden con una práctica generalizada y, en el caso que nos ocupa, suele respetarse en casi todo el orbe eclesial. Difícilmente verán al cardenal Rouco celebrar con el obispo Osoro en Madrid o al cardenal Amigo con el obispo Asenjo en Sevilla. Sistach ha decidido no respetar este comportamiento protocolario. Estoy seguro que su presencia cuenta con la plena conformidad del arzobispo Omella, ¡qué va a decir!, pero su aparición en todos los actos, relegado además en un inevitable segundo plano, es fiel muestra de ese talante omnipresente, que tanto hemos conocido y relatado en sus años de pontificado. El cual, como parece, se resiste a abandonar.

No me dirán, en definitiva, que este Sant Jordi de 2016 no ha representado más que el penúltimo ejemplo del despropósito e inconsecuencia que se ha apoderado de Cataluña. Tres obispos en la Generalitat. El gobierno de la futura república laica asistiendo a misa y uno de los diputados de uno de los partidos de gobierno renegando de la celebración. Como dicen por aquí: “N’hi ha per llogar-hi cadires”!


Oriolt

33 comentarios:

  1. Por cierto, después de la puesta en escena del Cardenal, es posible que su olfato siga sin oler a podrido en Dinamarca.
    El arzobispo Omella, me da realmente mucha pena entre esos felones subvencionados y corruptos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le doy crédito a nuestro Arzobispo.
      Creo que mayormente en el resto de España, no han captado la maldad del discurso nacionalista.
      Lo califican como amor a la tierra, lo que nosotros sabemos que es “odio a la familia”.
      No saben del totalitarismo o mejor dicho no viven en el totalitarismo, lo que les resta las apreciaciones concretas de la vileza.
      El haber sido un proceso insidioso, perfectamente manipulador de la población a través de todos los media, incluso muchísimos de los que hemos estado aquí toda la vida, no nos hemos percibido de su obscenidad, hasta ya bien avanzado el “pruses” que se inició hace 35 a.
      La población general que tiende a ser utilitarista, le ha prendido ese discurso, que por otra parte no ha tenido contrarréplica por parte de los gobiernos de España, ni por parte de los media españoles de la izquierda que son los mayoritarios.
      No obstante, en los últimos años se observa un movimiento de respuesta a tanta estulticia intelectual y moral, que unido a la macrocorrupción política (3-10-20%??) y a la deriva populista, está despertando a la población.
      Se avecina un muy mal tiempo, a causa de unos políticos sinvergüenzas y una Esglèsia arrodillada, que no ha querido ser la luz que ilumina.

      Eliminar
  2. Sr. Oriolt, gracias por su Artículo.

    Ni que decir tiene que mientras los políticos de turno, utilicen a la Iglesia para su beneficio, veremos expresiones como las del Sr. Tardá, porque hoy por hoy aunque a la Iglesia, casi ninguna Administración Pública, le hace caso, pero le sirve para los votos, y eso se nota.

    En la fiesta de Sant Jordi, en la Generalitat, ya es una tradición que el Arzobispo vaya, celebre la Misa y bendiga las rosas. Me parece bien. Ahora al revés el 26 de Diciembre de 2015, hizo su entrada Monseñor Omella, seguro que estaba invitado el Presidente de la Generalitat y delego su asistencia a alguien de inferior categoría política. Esto es una forma usar la Iglesia según el color del cristal con que se mire, para beneficio propio. Lo cual no me parece justo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cree usted, Oriolt, que la presencia de Sistach es cosa suya?¿y la prédica de la homilia también? Pues yo creo que no.....en esa ceremonia y en las previas creo que hubo mucho "marro" que no se ha contado. O fue impuesto por la Generalitat, o fue cosa de Omella que quiso sentirse arropado y para quitarse de encima una ceremonia incómoda y más después de decir que no era necesaria la tarraconense

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omella no dijo que no era necesaria la Tarraconense. Dijo que una Conferencia Episcopal Catalana independiente no es necesaria dentro del Estado y reconoce que en Catalunya los obispos ya tienen su asamblea colegial con la Conferencia Episcopal Tarraconense que existe desde que la inició el cardenal arzobispo de Tarragona, Benjamín de Arriba y Castro y que potenció el arzobispo Josep Pont i Gol.He de recordar que al fin y al cabo quien preside las reuniones del episcopado catalán (por ahora) es el arzobispo metropolitano i primado de Tarragona, que en estos momentos es Monseñor Jaume Pujol Balcells.

      Eliminar
    2. Laurentius Dertosensis26 de abril de 2016, 23:07

      Una pregunta que no tengo muy clara,la archidiocesis de Barcelona no es independiente de la TARRACONENSE?

      Eliminar
  4. Oriolt, ¿de veras le extraña tanta jerarquía, tanta mitra en un acto tan poco religioso, sensu stricto, y tan manifiestamente protocolario? En mi entorno la interpretación que se dio a semejante espectáculo fue la siguiente. Omella juega a político florentino. Martínez se resarce, fuera ya de responsabilidad pastoral, y Taltavull es el innecesario ayudante de campo, el asistente con cordones que acompaña a las autoridades y se queda detrás de pie.

    Omella juega a político florentino: el dice que no quiere ser político sino pastor. Pero invita a Sistach para que diga los disparates morales --ahora está de moda que curas y obispos desbarren cuan largos son como el presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas y la administración de los sacramentos-- que quieren oír los separatistas. Omella no lo pronuncia pero invita a quien sabe lo que va a decir, con el que está de acuerdo. Un florentino de pacotilla y de vía estrecha. El, sin embargo, piensa que es finezza andreottiana.

    Martínez se resarce de su silencio aparente, que, por otra parte no es cierto. Lo hemos visto acaramelado, vergonzosamente acaramelado con confesos racistas (recuérdese la diatriba de Pujol contra los andaluces, "personas sin hacer"), saqueadores del erario público (CDC y UDC), difamadores del pontífice Benedicto XVI (TV3 "la nostra", dijo la eminencia), etcétera-¡, El discurso, una vergüenza moral. Me trajo a la memoria, pensando en su rama Martinez A Narrative Life and Adventures of Venture Smith. Cuánta dignidad la de este esclavo, que compró su propia libertad, la de su mujer y sus hijos, y cuánta falta de la misma en determinados prebostes-

    Taltavull, seguía el comentario, estaba allí para justificar la presencia de Martínez Sistach y dar sensación de amor a la causa secesionista del prelado hasta entonces denostado.

    Tan burda fue la representación, tan sórdida y sandia, que alguien apuntó que, a lo mejor, estaban haciendo el payaso como Piris con la mitra en tiempo de carnaval.

    ¿A qué juega Omella? La pregunta tuvo su respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me podrá negar que, vistos con ojos seculares, el color rojo brillante de la capa que todo lo tapa, el báculo y la mitra dorada son resultonas, y más si hay muchas.

      No es extraño, pues, que Gran Bretaña tenga alquilada una Iglesia de Estado para fastos y eventos.

      El peligro que sufre la Iglesia en Cataluña.

      Eliminar
  5. Por cierto, parece que, esta vez, Omella citó a Cataluña como nación:

    http://infovaticana.com/blogs/el-olivo/monsenor-omella-se-cuartea-la-generalidad/

    ResponderEliminar
  6. Mas y Sistach: revisitando el pasado26 de abril de 2016, 1:21

    En este San Jorge reaparecieron dos fantasmas ilustres: en La Vanguardia Artur Mas con su artículo "Por qué soy soberanista", y de otro lado, el Cardenal Sistach, dicen que reconocía la nasió catalana ante Mas y su addendum, Puigdemont. Un círculo solipsista, ¿Cardenal Mas, President Sistach, Iglesia luterano-anglicana? "Ilustrísimos Loores espirituales..."

    A veces, la verdad es la sola suma de dos más dos con la simple descripción de la realidad. Pero tanto Mas como Sistach, son el ejemplo de la frustración más absoluta y radical.


    1. Artur Mas recibió una coalición y ahora tiene un partido en refundación y a la baja. En efecto, el 2011 tuvo 62 diputados, y hoy, se estima que menos de 30. Ha destruido CiU, ha liquidado UDC y ha casi derrumbado CDC, mientras que su invento de Junts pel Sí se deshace, y el Movimiento Nacional de las Diadas se va apagando.

    Artur Mas, excelente en todo en la promoción del cátedro Hortalá y sus compis Piqué y Birulés, y Mas-Collell, el hombre que si hubiese querido hubiera tenido un Nobel de Economía pero lo dejó todo para hacer de consejero de economía, habrían sido un equipazo de hiperlujo para Cataluña.


    2. Cardenal Sistach. Cual Arzobispo elector y elegible de Papas del Sacro Imperio Romano Germánico. Su entrada en barrena fue GG, y su estrellamiento, la querella contra GG, y todo por apoyar a una secta condenada a la esterilidad, a la muerte y el olvido, el nacional-progresismo. Pero parece que todos somos hijos de nuestro pesado pasado. Fue la vera antítesis de lo prometido en su homilía de toma de posesión: "Realizaré mi labor pastoral contando siempre con vuestra participación y vuestros consejos”.

    http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/2004/07/19/pagina-29/33673375/pdf.html


    Parece que tanto Mas como Sistach buscan desesperadamente rehacer lo que para ellos es, ciertamente, una íntima decepción, un malogro, una desilusión. Parecen dos personajes en busca de una segunda oportunidad. Por su capacidad, casi podían haberlo tenido todo.

    ¿La tendrán? Yo creo que sí, pero a costa de pagar un sacrificio de tal magnitud que es humanamente imposible. Pero sólo humanamente imposible.

    La solución está en el salmo 126 y en todo lo que implica:

    Si el Señor no construye la casa,
    en vano se cansan los constructores;
    si el Señor no guarda la ciudad,
    en vano vigilan los centinelas.

    Es inútil que madruguéis,
    que veléis hasta muy tarde,
    que comáis el pan de vuestros sudores:
    ¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!

    ¿Quién es el amigo de Dios? El que lo ama.
    ¿Quién ama al Señor? Quien cumple sus mandamientos.
    ¿Cuáles son sus mandamientos? Leed el Catecismo de San Juan Pablo II.

    Niño Jesús, nosotros no podemos, Tú si puedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sistach y Mas, Mas y Sistach26 de abril de 2016, 15:10

      Si fuera una escuela de liderazgo, un ejercicio sería saber qué los hubiera salvado:

      1. Mas: haber tenido en cuenta las consecuencias y los efectos de los actos tan trascendentales.


      2. Sistach. Haber tenido confianza en Joan Carreras, su obispo auxiliar.

      GG nació en el 2007, y Carreras murió el 2008. Hubo un tiempo de escucha y confianza de algo más de un año.

      Era lógico que Sistach, en un principio, tuviera desconfianza de GG al ser anónima.

      Pero le perdió el haber desconfiado de un obispo de la talla de Joan Carreras.


      Al final, todo se resume en prudencia (Mas) y confianza (Sistach).

      Eliminar
    2. No entiendo su explicación anón 15,10

      Eliminar
    3. ¿Nobel de Mas-Collell? ¿en economía aplicada quizas?

      Eliminar
    4. ¿De la talla de Joan Carreras? ¿A que talla se refiere?

      Eliminar
    5. Realmente, nos perdimos al obispo Carrera. Lástima. Al parecer, Carreras contactó con GG y fue bien, pero se truncó con Sistach.


      He oído decir que Mas-Consell es un fenómeno de economía, por eso está en los EEUU. Pero le ha tocado unos malos momentos de crisis, recortes, fin de las cajas, bono basura, ruptura.

      No obstante, desgraciadamente, también ha tenido él un sesgo ideológico soberanista.

      Eliminar
    6. Laurentius Dertosensis26 de abril de 2016, 20:22

      Sr.o SRa.Anonimo 1:21,me ha gustado e impresionado mucho su reflexion del salmo 126,yo mismo en mi vida muchisimas veces he pensado en el.

      Eliminar
  7. CATOLIC DE POBLE.26 de abril de 2016, 5:58

    Y luego esta misma gente se escandaliza de la POMPA y BOATO que protagonizannlas Monarquias,supongo que en su EGO personal se deben sentir REYES o mejor dicho EMPERADORES,claro, con eso de los PAISES CATALANS!.

    ResponderEliminar
  8. Y no será que Omella quiso invitar a la celebración a Sistach en un acto de hermandad y deferencia que nunca hubiera hecho Sistach?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es, probablemente, la explicación más sencilla y sin duda cierta. No hace falta elaborar alambicadas teorías como el comentarista sr. JMVG.

      Eliminar
  9. Oriol, ¡qué ganas de liarla! Suponer por suponer, lo que yo me supongo es que habrá sido Mons. Omella quien habrá solicitado la participación del cardenal y del obispo auxiliar.

    Dudo que la Generalitat, haya ignorado todo protocolo y haya encargado la celebración de Sant Jordi al arzobispo emérito. Puede haberlo invitado, pero la celebración seguro que se ha encargado al arzobispado.

    ResponderEliminar
  10. Cuando he leido "e un grande negozio" lo primero que me ha venido a la mente ha sido la clase politica que tenemos en este pais. La mayoria de ellos nunca llegarian a cobrar los sueldazos que cobran en una empresa privada, su mediocridad, y en algun caso estulticia les dejaria fuera de un mercado laboral competitivo. Pero ahi estan chupando del "grande negozio"

    ResponderEliminar
  11. Tres obispos genuflexos ante el poder, rindiendo pleitesía a unos políticos corruptos, que cada año presupuestan varios millones de euros para que los abortos sean gratis en Cataluña. ¡Vergonzoso! La Iglesia no se merece esto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de tres obispos genuflexos.
      Fueron a celebrar la Santa Misa en una Capilla dedicada a Sant Jordi, patrón de Catalunya y de otras naciones.
      Yo nunca he criticado la Misa de la ofrenda en Santiago de Compostela cuando han asistido los Reyes y/o politicos españoles.
      Si es verdad que algunos politicos pueden aprovecharse de la Iglesia, pero también es verdad que muchos politicos son católicos practicantes públicamente y/o en privado.
      Ya esta bien de criticar tanto a los obispos. Los pobres se les critica si dicen y también se les critica sino no dicen.
      Sistach fue porque se lo pidio Omella dejen de darle tantas vueltas. No hay ninguna conspiración, ni error de protocolo.
      Es verdad hay politicos corruptos en todos los partidos politicos, pero también hay politicos honestos y honrados.
      No podemos poner a todos en el mismo saco, ni calumniar.

      Eliminar
    2. Tenemos políticos católicos zombis.

      No sígueme us los principals innegociables de Benedicto XVI:

      Vida, familia, educación y bien común.

      Eliminar
    3. Pobrecitos los obispos... sufren tanto y son tan buenos... ¡Ya está bien, hombre! Menos beatería y más ver la realidad. Fuera hace mucho frío y el calorcito de Puigdemont -a pesar de sus abortos y homofilias- no puede depreciarse...

      Eliminar
  12. Fred.
    ¡Cuánta verdad hay en tus palabras!. Pero que conste que tenemos los políticos que nos merecemos. Cada vez con menos inteligencia y servitud. siempre hay honrrosas excepciones.

    ResponderEliminar
  13. Un obispo es infinitamente más que un político26 de abril de 2016, 12:00

    De todos los presentes en la foto, los que más categoría tenían eran los tres obispos, pues están por encima de los ángeles y por debajo mismo de Dios, mientras que los politicos tan sólo son los funcionarios de Dios en la Tierra para aplicar sus Mandamientos, y los que están aquí, ejem, ejem...:

    Y es que tener un obispo, y más tres, fa molta de patxoca:

    --- Toda la Iglesia junta no puede dar tanto honor a Dios, ni puede alcanzar de Él tantas gracias, como un solo sacerdote que celebra una misa. (San Alfonso de Ligorio. Selva de materias predicables e instructivas, cap. I, 2)

    --- El sacerdocio es la suprema dignidad entre todas las dignidades creadas […]. La dignidad del sacerdote es la más elevada de todas las jerarquías de la tierra y de todas las altezas celestiales, y a Dios solamente es inferior el sacerdote. (San Alfonso María de Ligorio. Selva de materias predicables e instructivas, cap. I, 1)

    --- ¡O querida hija! he dicho todo esto para que conozcas mejor la dignidad en que yo he puesto a mis Ministros, y te duelas más de sus miserias. […] En la vida presente no pueden subir a mayor dignidad. Ellos son mis ungidos, y los llamo mis Cristos, porque me he dado a ellos para que me suministren a vosotros, y los he puesto como flores olorosas en el cuerpo místico de la Santa Iglesia. No he concedido esta dignidad a los ángeles, y sí a los hombres que he elegido por mis ministros, los cuales he puesto como ángeles, y deben ser ángeles terrenos en esta vida. (Santa Catalina de Siena. Dialogo, 3ª resp., cap. IV)


    De ahí los intentos de instrumentalizar la Iglesia Católica en Cataluña por parte del nacional-progresismo y el modernismo teológico.

    No es en vano, no lo es.

    ResponderEliminar
  14. Reunion en el seminario de bcn26 de abril de 2016, 13:10

    buenos días, me gustaría saber si germinans dedicará algunas palabras (o alguien tiene información) sobre una numerosa reunión en el seminario de bcn de un movimiento americano este fin de semana pasado. según tengo entendido fue organizada por el mismo seminario...

    ResponderEliminar
  15. Por fuera, bendición de rosas; por dentro, exorcismo. ¡Perfecto, Omella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. anonimus cabreadus26 de abril de 2016, 20:10

      Sr.Anonimo 16:14,si por dentro hubiese hecho un exorcismo y le hubiese salido bien,alli no queda NI EL APUNTADOR!

      Eliminar
  16. Dios, nunca se deja vencer en generosidad!!!

    UNA MONJA SOBREVIVE AL TERREMOTO DE ECUADOR TRAS ARRIESGAR SU VIDA PARA SALVAR AL SANTÍSIMO, el 19 de abril de 2016

    Varias religiosas permanecieron varias horas bajo los escombros del edificio en el que vivían hasta que pudieron ser rescatadas con vida. Seis de las hermanas no lograron sobrevivir al seísmo…

    A las 18:58 horas en la localidad ecuatoriana de Playaprieta. Once religiosas de la congregación Siervas del Hogar de la Madre se encuentran en el convento situado en uno de los edificios del Colegio Sagrada Familia que dirigen, descansando después de varios días de intensa labor con los afectados por las inundaciones de días precedentes y sin sospechar que en unos segundos se desataría un auténtico infierno en la región.

    De repente, la tierra empieza a temblar y las religiosas son testigos de cómo el edificio que las alberga se desmorona. Un terremoto de 7,8 grados ha sacudido Ecuador y Playaprieta ha sido una de las zonas más afectadas por el seísmo.

    A nueve mil kilómetros, en España, las religiosas de la congregación Siervas del Hogar de la Madre reciben la noticia del terremoto y temen por la vida de sus hermanas en Ecuador.

    Son las 3 de la madrugada en España del domingo 17 de abril cuando se conocen las primeras noticias: todas las hermanas de Playaprieta se encuentran bajo los escombros y se desconoce si aún permanecen con vida. Mientras, en Playaprieta, continúan las labores de rescate para recobrar los cuerpos de las hermanas. Los encargados del rescate escuchan voces bajo los escombros y no pierden la esperanza de hallar supervivientes.

    Por fin llegan las primeras buenas noticias y la hermana Therésè, de 36 años y origen irlandés, es rescatada con vida con un tobillo fracturado y diversas contusiones.

    Mientras se producía su rescate, se escuchaba la voz de la hermana Estela, española y superiora de la comunidad, a quien también logran rescatar de entre los escombros.

    AL ENCONTRARSE A SALVO, LA SUPERIORA CUENTA A SUS RESCATADORES CÓMO AL SENTIR EL TEMBLOR CORRIÓ AL SAGRARIO DE LA CAPILLA DEL CONVENTO PARA SALVAR EL SANTÍSIMO Y, A LOS POCOS SEGUNDOS, EL MUNDO SE DESMORONÓ BAJO SUS PIES.

    A pesar de haber rescatado a dos hermanas, aún nueve permanecen bajo los restos del edificio. Los que acudieron hasta el convento para ayudar a las hermanas pueden oír a las hermanas Merly, Guadalupe y Mercedes, que se encuentran completamente sepultadas pero que rezan en voz alta intentando encontrar fuerza para resistir mientras esperan la liberación, ya que empieza a faltarles el oxígeno.

    Finalmente, alguien levanta los escombros que las retenían y pueden ser atendidas por el personal sanitario. Faltan seis hermanas que continúan desaparecidas.

    www.infovaticana

    ResponderEliminar