viernes, 25 de marzo de 2016

La Glosa Dominical de Gérminans

¡HA RESUCITADO! LO RECONOCES: HUELE A OVEJA 
Como descendientes directos de la estirpe del Iscariote: así aparecen a los ojos de la gente mis discípulos. Con heridas y monstruosidades, por años con el aliento ahogándoles y la amargura de la mirada, oliendo a sudor y cándidos de nostalgia. Los malditos, los bastardos, los traidores: existe siempre una aproximación por exceso de negación cuando se habla de Judas, del ladrón y de sus sucesores. Y sin embargo los he visto allí, agachados el jueves sintiendo el escalofrío de aquella agua descendiendo también por sus pies: el mismo amor por los pies de Judas como por los de Bartolomé y los de Tadeo usó aquel día el Maestro de Nazaret. Y yo, aquel día, sacerdote como Judas: también él fue consagrado sacerdote, primero entre los doce primeros sacerdotes de la historia de la humanidad. Aquella noche nos dormimos con un incómodo testamento en la cómoda: una jofaina y un pocillo de agua. Y nosotros, tremendamente hombres, hemos correspondido a la gentileza: un trozo de madero y un puñado de clavos. Hace siglos que el hombre debe recordar la ingratitud que alberga en el corazón.
Desde el viernes, con la Cruz estrechada entre las manos, quería boicotear el gesto del beso: “Señor, te evito una doble traición”. Los he observado mientras en el evangelio el gallo cantaba y Pedro mentía, mientras Barrabás exultaba y el inocente sucumbía, mientras en el Calvario se apresuraban las primeras sombras de la gran escena. Después, cuando los he visto en fila india, quería decirles: “no gente, cuando es demasiado es demasiado”. He intentado apartar aquella cruz, pero es como si Él me hubiese dicho: “Déjame aquí, enamorado hasta la burla”. Lo he dejado -Dios entre mis brazos pequeños a sostenerlo- y he llorado. He fotografiado los labios de mi Judas, duros mientras tocaban Sus labios: en los ojos la nostalgia de los grandes encuentros, la amargura de las pesadas traiciones, la conciencia de la miseria humana. Y Él allí, infatigablemente Dios, a dejarse tocar por aquellos labios impuros, para mostrar al hombre cómo el morir es el infinitivo del verbo amar. Allí, frente a mí, el eterno duelo entre la Vida y la Muerte, entre la Verdad y la Mentira, entre el sueño y la locura: a un paso de lo posible, para contemplar la agonía de la gracia derrochada a ultranza por la mastodóntica presencia de la desgracia. No ha soportado el peso de aquella mirada: ha abrazado la Cruz, la ha besado, la ha ensuciado de lágrimas. El todo como preludio de la espléndida afirmación susurrada casi en silencio: “Perdóname, Señor”. Aquella cruz debía quedar allí, para aguantarla debía estar yo: para aprender, aunque sacerdote, que para quien lo mira desde fuera, la gracia no es siempre comprensible. 
Esta noche será noche de vela, dentro de los pasillos de mi pequeña parroquia. El silencio de esta mañana, las confesiones de la última hora, aquella ráfaga en la mirada y aquella pequeñísima escapatoria en el corazón. Lo han traicionado y aplastado, condenado y juzgado, burlado y rechazado: qué mejores compañeros de mis perdedores para celebrar la aventura del Triduo Pascual. Mañana por la mañana los veré venir con los vestidos de los días de fiesta: la barba descuidada se rasurará; del armario saldrán aquellos vestidos que huelen a nuevo; los zapatos rotos cederán el sitio por un rato a unos más elegantes. Se levantarán al amanecer y aún lejos del alba, tras los pasos de aquellas cuatro mujeres desveladas en aquella primera mañana toda hebraica. Entonarán la voz, intentarán una partitura musical, desafiarán a la rítmica y enfadarán al organista. Mañana todo les será perdonado, una amnistía pascual para permitirles robar a San Agustín la frase que en las iglesias ha resonado esta noche: O felix culpa! Oh feliz culpa que nos mereció tal y tan gran Redentor. Será un canto desentonado aunque entonado, loco por lo amoroso, terrible por lo verdadero. Por otra parte Él había jurado que era la oveja perdida la que andaba buscando, el pecador endurecido el que quería atraer, el hombre perdido, el que buscaba salvar. Ellos perfumados por los momentos pascuales, nosotros peregrinos en el desierto de la desesperación con el olor de estas malditas ovejas. Un olor que en estos días Allí Arriba es considerado como un perfume de prestigiosa marca. Porque atestigua la frecuentación cotidiana con el rebaño de los alejados. De aquellos ladrones que, con el evangelio en la mano, estaban junto a Cristo el día que inauguró el Paraíso. Porque Pascua es creer en lo inimaginable de un Dios eternamente capaz de asombrar. Para despertar al hombre en su belleza perdida. 

Fr. Tomás M. Sanguinetti

10 comentarios:

  1. Muchas gracias Fray Tomás por esa Glosa del Domingo de Resurrección.
    Desde mi punto de vista hay que verlo como un conjunto: Muerte y Resurrección, es la muerte al pecado y volver a la vida de la Gracia. La Resurrección de Cristo es la esperanza de nuestra futura resurrección.


    PREGÓN PASCUAL (Gloria Tv)

    1. Alégrese en el cielo el coro de los ángeles.
    Alégrense los ministros de Dios,
    y por la victoria de un Rey tan grande,
    resuene la trompeta de la salvación.

    2. Alégrese también la tierra inundada de tanta luz,
    y brillando con el resplandor del Rey eterno,
    se vea libre de la oscuridad
    que envolvía a todo el mundo.

    3. Alégrese también nuestra madre la Iglesia,
    adornada con los fulgores de una luz tan brillante,
    y resuenen en este recintos
    las voces clamorosas del pueblo.

    V. El Señor esté con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.]

    V. Levantemos el corazón.
    R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

    V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
    R. Es justo y necesario.

    4. Realmente es justo y necesario
    que aclamemos con nuestras voces
    y con todo el fervor de nuestra inteligencia
    y de nuestro corazón
    al Dios invisible, Padre todopoderoso,
    y a su único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

    5. Porque Él pagó por nosotros al eterno Padre
    la deuda de Adán, y borró con su sangre
    la sentencia del primer pecado.

    6. Estas son las fiestas pascuales,
    en las que se inmola el verdadero Cordero,
    con cuya sangres son consagradas las puertas de los fieles.

    7. Esta es la noche en que antiguamente sacaste de Egipto
    a nuestros padres, los hijos de Israel,
    y los hiciste pasar milagrosamente por el mar Rojo.

    8. Esta es la noche que disipó las tinieblas
    de los pecados con el resplandor
    de una columna de fuego.

    9. Esta es la noche que devuelve la gracia y santifica
    a todos los que creen en Cristo,
    una vez que se han apartado de los vicios del mundo
    y de la oscuridad del pecado.

    10. Esta es la noche en la que Cristo
    rompió los lazos de la muerte
    y subió victorioso de los abismos.

    11. ¡Qué admirable es tu bondad con nosotros!
    ¡Qué inestimable es la predilección de tu amor:
    para redimir al esclavo, entregaste a tu propio Hijo!

    12. ¡Pecado de Adán ciertamente necesario,
    que fue borrado con la muerte de Cristo!
    ¡Culpa feliz, que nos mereció tan noble y tan grande Redentor!

    13. Por eso, el misterio de esta noche
    aleja toda maldad, lava las culpas,
    devuelve la inocencia a los pecadores
    y la alegría a los afligidos;

    14. ¡Noche verdaderamente feliz
    en la que el cielo se une con la tierra
    y lo divino con lo humano!

    15. En esta noche de gracia, recibe, Padre santo,
    la alabanza de este sacrificio
    que te presente la santa Iglesia
    por medio de sus ministros,
    al ofrecerte solemnemente este Cirio,
    cuyas sustancias elaboraron las abejas.

    16. Por eso, Señor, te rogamos,
    que este cirio consagrado en honor de tu Nombre,
    continúe ardiendo constantemente
    para disipar la oscuridad de esta noche,
    y que aceptado por ti como perfume agradable,
    se incorpore a los astros del cielo.

    Que lo encuentre encendido el lucero de la mañana,
    aquel lucero que no tiene ocaso:
    Jesucristo, tu Hijo, que volviendo de los abismos
    resplandeció sereno sobre el género humano,
    y vive y reina por los siglos de los siglos.

    R. Amén.

    ResponderEliminar
  2. Laurentius Dertosensis26 de marzo de 2016, 9:21

    Feliz Pasqua de Resurreccion a todos los articulistas contertulios y CATOLICOS de buena voluntad.

    ResponderEliminar
  3. Hoy Nuestro Señor desciende a los abismos.
    ¿Permitiremos al Señor que descienda a buscarnos al abismo de nosotros mismos?. Hoy, Sábado Santo, te lo pedimos Señor, despiértanos que estamos dormidos, levántanos que estamos muertos.. Cristo iluminanos..

    ResponderEliminar
  4. Espero que GG tome cartas en el asunto: el Periódico publica un artículo de opinión, de un tal Ramón de España, que es blasfemia pura.

    http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/barcelona/pensant-jesucrist-setmana-santa-5005395

    Ruego denuncien públicamente este hecho que los católicos no podemos admitir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Anónimo de ayer a las 12,24

      Apaarte de si Germinans Germinabit, toma una decisión al respecto, creo que como católicos, tenemnos unas obligaciones que no podemos elidir.

      Hoy día ya sabemos que no tan solo los católicos, sino los ciudadanos en general, en uso del DON de la LIBERTAR, con que Dios nos ha creado y viendo que los medios tanto audiovisuales como escritos, se mueven por los índices de audiencia y de compra respectivamente, por si interesan más o memos a los anunciantes, creo que tenemos mucho que decir en este aspecto,

      1º Dejando de copmprar un periódico, que más de un día por semana, se mete con la Iglesia Católica, con su FE o con sus miembros.

      2º Los programas de TV y radio, siempre que sea posible cambiar de canal o dial.

      3º La denuncia al Juzgado correspondiente.

      Eliminar
    2. Anonimus cabreadus28 de marzo de 2016, 20:01

      OK.Sr.TRENCHS con el primero y segundo punto pero con el ¿tercero?,si no es el SINDICATO MANOS LIMPIAS,a título personal ni pto.caso,el juzgado.

      Eliminar
  5. Sr. Anonimo 12:24,he leido este articulo de opinion que en verdad es Blasfemo pero los he visto aun mas BLASFEMOS que este,que DIOS se apiade de el, que no sabe lo que dice.

    ResponderEliminar
  6. anonimus cabreadus27 de marzo de 2016, 20:24

    Un PEPERO BLASFEMO,que ultimamente hay muchos renegados en este partido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurentius dertosensis27 de marzo de 2016, 23:27

      Este Ramon,autodenominado RAMON DE ESPAÑA es un impresentable que me suena de algo muy antiguo que salia siempre en algún periódico de ámbito local y siempre con ocurrencias que yo personalmente sentía vergüenza ajena,me suena que era de mi tierra del Baix Ebre,vamos me suena!.

      Eliminar
    2. Anonimus cabreadus28 de marzo de 2016, 10:15

      Este RAMON es otro ATEO al que le molesta muchísimo que los demás seamos creyentes,y claro,no lo puede soportar,tiene que burlarse de los creyentes para ganar cuatro perras en un periódico de segunda división,yo por lo menos ni pto.caso.

      Eliminar