jueves, 17 de marzo de 2016

El profeta impostor

Si quieres devolver mi alma al que la crió, es mejor que afiles la espada. Mira, soy cristiano y lo he sido siempre. Confieso que Cristo, Hijo de María, es verdadero Hijo de Dios, y vuestro profeta un impostor, un adúltero, un endemoniado, que os lleva por el camino de la perdición  
(San Eulogio de Córdoba al juez que lo condenó).

La Europa que ha decidido que sin Dios y sin sus mandamientos se vive mejor, tiene enfrente un enemigo al que se ha empeñado en desconocer, ocultando la cabeza en la arena. Es la Europa de los derechos y del Estado del bienestar. Su empeño en desconocer, que no ignorar a su enemigo, nace de un hecho fundamental: se trata de un enfrentamiento religioso. Sí, tal como suena. Pero como es un partido en el que el rival ni siquiera comparece, no es nada difícil predecir el resultado. 

El gran problema está en que Europa, tan obsesivamente empeñada en destruir su religión, no está en condiciones de comparecer en un combate en el que quien ataca es una religión. Una religión poderosísima, no lo olvidemos, puesto que es enorme el poder sumado de unos cuantos Estados que han decidido que es precisamente la religión su arma más poderosa.

Y justo uno de los frutos más impresionantes de su desconocimiento de la fuerza del islamismo, es que si bien lo ignoran absolutamente todo del Islam, no ignoran en cambio a los Estados que tan sagazmente lo utilizan como arma: y pactan con ellos, los arman, los agasajan, se financian con su dinero y los incorporan a su sociedad con todos los privilegios civiles como religión, cuando se dedican a perseguir y satirizar sañudamente la que construyó moralmente a Europa. Prosiguiendo, pues, en el intento por subsanar esa ignorancia, prosigo con el repaso a los cimientos del Islam. 
 
La familia de Mahoma acabó harta de tanta impostura y veleidad, de forma que el que se pretendía profeta tuvo que huir a Abisinia primero (615), y a at-Taif después. Finalmente se dirigió al oasis de Yathrib, a Medina, donde vivían varios clanes de estirpe y religión judías. Nuevamente, la “revelación” se adapta a los intereses de Mahoma: en ese momento el Corán prescribe la tolerancia con judíos y cristianos. La dirección de las oraciones de los musulmanes es hacia Jerusalén, no hacia La Meca. Además son en sabbat -no en viernes- y se respeta el ayuno judío del Tishri. Incluso se impone una legislación que equipara a todos los efectos las religiones monoteístas. 

Pero viendo que no conseguía con eso atraerse adeptos, en 624 deroga todas estas medidas: a partir de ahora la oración se dirige a La Meca, judíos y cristianos se consideran dhimmi -sujetos tributarios sin derechos civiles-, y empieza a decir que la Biblia -escrita hacía siglos- había sido alterada. 

Lo más importante entonces es que el Islam se tiñe de sangre. Mahoma, viéndose ya rodeado de algunos adeptos, ordena practicar asesinatos y bandidaje. Las razzias se inician en an-Nakhla. Unos musulmanes asesinan una caravana de coraichitas a pesar de encontrarse en el mes sagrado de radjab, delito que justifica el propio Corán. Tras la batalla de Badr, un judío convertido al Islam mató a su esposa “infiel” mientras amamantaba a su hijo:
          
          - Has matado a Asma -le gritó el Profeta.
          - Sí, ¿pesa algo sobre mí por ese motivo?
          - Dos cabras no se atacarán con los cuernos por eso.

No había judío que no temiese por su piel, rezan varios hadices… Los judíos qoraiza, por ejemplo, se rindieron sin condiciones tras un mes de sitio en su barrio de Medina. Mahoma entonces decidió que Alá quería que se aniquilase a todos los hombres y se vendiese a todas las mujeres como esclavas. El Corán aprueba su decisión: No está bien que un profeta tenga cautivos mientras no someta a toda la tierra. 

Los nombres de las batallas (Badr, Ohod, Khandak, Al-Hudaibiya…) y carnicerías (exterminio de tribus enteras: banu qainuqa, nadhir, qoraiza, la ciudad judía de Khaidar, los ghatafan, fazar, murra, tayy…) les sonarán a epopeya heroica a los musulmanes, que desde niños han oído narrar estos episodios como modelo de expansión del Islam… El Profeta se apropiaba siempre de una quinta parte del botín y, en varias ocasiones, de las prisioneras que le agradaban.

La Yihad, guerra santa, la violencia como método de expansión, es inseparable del Islam. Los versículos siguientes se comentan por sí solos y son la mejor prueba de la ignorancia al respecto que reina en Occidente. Mientras algunos piensan en “dialogar”, hoy los niños musulmanes de las escuelas coránicas repiten cada día el famoso hadiz: El paraíso está bajo el relámpago de los sables.

Cuando tengáis un encuentro contra los infieles, golpeadlos en el cuello hasta matarlos; apretad la cuerda… Matad a los asociadores dondequiera que los encontréis; cogedlos… preparad contra ellos todo tipo de trampa. Los creyentes combaten por Alá: matan o les matan. No sois vosotros quienes les matáis, es Alá quien les mata.

Además del Corán, Mahoma recibió otra revelación directamente al corazón (nahyi ilmam), que le hace infalible. Por eso, sus razzias, sus matanzas, su bandidaje y sus contradicciones serían moralmente vinculantes y normativas. En los primeros años, Mahoma simuló participar en los cultos pre-islámicos… después dirá que Alá veía su verdadera intención. Esta actitud de Mahoma no sólo no es pecaminosa, sino que es modelo de virtud para cualquier musulmán: tal vez por eso los moriscos simulasen convertirse al cristianismo en España.

Mahoma explotó la codicia de sus seguidores: la razzia de al-Aslami se llevó a cabo sólo para conseguir la dote para una boda. Con el pretexto de la desaparición de unas camellas, se abalanzaron sobre un grupo de tiendas por la noche y pasaron a cuchillo a todos los hombres, vendiendo a mujeres y a niños. El profeta también les prometía curiosos botines ultraterrenos: el paraíso musulmán es una continua fiesta en la que los bienaventurados estarán acostados en lechos, vestidos de seda verde y brocado, con guirnaldas de flores y brazaletes de plata. Beberán abundante jengibre y vino… Y les daremos por esposas unas hur al- ´ain (huríes), mujeres de brillantes ojos verdes, semejantes a perlas escondidas, vírgenes amorosas siempre jóvenes, según el Corán.

Cuando el imán de Fuengirola publicó en un libro cómo pegar a las mujeres, sólo estaba comentando un versículo del Corán que dice: A las mujeres que se desvían, aisladlas en su lecho y pegadles. Los hadices matizan que hay que pegarles, pero menos que a un camello… Además el Corán restringe el número de mujeres legítimas a cuatro (sin contar las concubinas). Parece que Alá se preocupó de que Mahoma tuviera especiales privilegios: Profeta, hemos hecho lícitas para ti las esposas que has hecho viudas, las que posees por botín, las hijas de tus tíos y las creyentes que  con las que el Profeta quiera casarse.

Primero se casó con una mujer veinte años mayor que él, Khadidja, por dinero. Al morir ésta, se casa con una niña de seis años, Aixa, por ser hija del poderoso Abu Bakr. Esta dirá más tarde que la revelación acudía a él cuando ambos estábamos sobre la misma sábana.

Zafia era una judía apresada en una razzia. Tuvo que casarse con Mahoma, el cual no sólo había asesinado a su padre y a su hermano, sino que durante los desposorios negoció otra boda, esta vez con Habiba, que se incorporó al harén pocos días después.

El matrimonio con Zainab fue aún más truculento. Era esposa de su hijo adoptivo Zaid ben Thabit, pero tuvo la mala suerte de ser vista con poca ropa por el profeta. Este no vaciló en obligar a Zaid  a repudiarla, aboliendo la prohibición árabe del matrimonio con la esposa del hijo… Y además, según él, por inspiración divina: Como Zaid ya ha satisfecho con ella su deseo, te la damos por esposa.

Historias parecidas protagonizó Mahoma con sus otras mujeres (Salama, Hansa, Maimuna, Sauda, Ruhaina, Raibana) y con sus concubinas. Es lógico que se diera algún conflicto en su harén. Las llamadas “madres de los creyentes” formaban dos grupos que se peleaban, a menudo por celos. Un hadiz atribuido a Zainab explica que en una reyerta con Aixala insulté tanto que se me secó la saliva. ¡Y cómo gozaba el Profeta!

Todo ello me lleva a recordar las palabras de la Lumen Gentium (Conc. Vaticano II): El designio de salvación abarca también a aquellos que reconocen al Creador, entre los cuales están en primer lugar los musulmanes, que adoran con nosotros a un solo Dios misericordioso, que ha de juzgar a los hombres en el último día.

Más allá de conocer y ver cómo era Mahoma, la primera reacción del cristiano a todo lo expuesto sería inmediata: ¡Qué inmenso don se nos ha regalado al tener tan diferente fundador! Un Maestro divino y humano, pacífico, al que pueden acercarse los cansados y agobiados para encontrar consuelo. Que perdona a la mujer adúltera, enseña a amar a los enemigos y a vencer el mal con el bien. Cristo Jesús se despojó de todo y acampó entre nosotros en pobreza y amor extremo hasta que, como Cordero sin defecto, no se resistió a ser inmolado para nuestra salvación…

Nuestra segunda reacción también es inmediata: ¿Qué no deberíamos hacer para que Cristo sea amado y adorado por los más de mil millones de musulmanes hechos a imagen y semejanza suya? Lo primero será conocer a Mahoma. ¿Que hay elementos positivos como la adoración al único Dios, la limosna, la hospitalidad? Cierto. Pero qué duda cabe de que los acontecimientos históricos que vivimos exigen también un conocimiento profundo de los elementos negativos que, demasiado a menudo, se ocultan a pesar de que periódicamente hemos de sufrir sus desgarradores efectos. Bueno, es la receta: la ignorancia aleja el miedo; y sin miedo no hay prevención ni defensa, ¡ni que sea ideológica! O incluso religiosa, si no es mucho pedir.

Custodio Ballester Bielsa, pbro.

14 comentarios:

  1. Mn. Custodio, gracias por su Artículo.

    Una Europa sin Dios, esta condenada al fracaso político, económico y cultural.

    "Dimensión religiosa de Europa: Europa comienza a nacer, en el fondo, con el encuentro entre fe y razón, entre auténtica ilustración y religión". El Islam podrá avanzar, podremos sufrir persecución ideológíca, pero la GRACIA DE DIOS, SIEMPRE SERÁ MÁS FUERTE QUE LA APOSTASÍA QUE PUEDA PRESENTAR EL ENEMIGO.

    "¿Será cristiana la Europa de mañana?... lo será siempre que se mantenga en sus raíces", en consonancia con el alegato europeísta que San Juan Pablo II lanzó en Santiago de Compostela en 1982: «Europa encuéntrate a ti misma. Sé tú misma".

    "El futuro de Europa, se quiera o no se quiera, se encuentra en la fe, no puede encontrarse en modo alguno en una cultura de la nada, del vacío, de la libertad sin límites y sin contenido, del relativismo o del escepticismo falsamente considerado como conquista intelectual, como parece ser la atención fundamental de los países europeos». «O Europa tiene el valor de afrontar de nuevo las preguntas sobre el significado de la vida y los fundamentos de la moralidad, y en consecuencia apoyarse sobre la “eunomia”, o posiblemente verá como reviven viejos fantasmas, viejos conflictos, debiendo afrontar las “cosas nuevas de hoy” con viejas ideas, que se han manifestado estériles».

    "Se confunde frecuentemente, al menos en España, entre neutralidad y laicidad, entre lo que es un Estado no confesional, neutral, y un Estado laico, de confesión laicista en definitiva; o entre “libre pensamiento” y secularidad, o se contrapone la fe y la razón, la religiosidad y la ciencia, como si la fe y la religiosidad fuesen algo que hay que superar, que queda sólo para la individualidad y la intimidad, que no es universalizable en la organización social y útil para el progreso y que, obviamente, debe dejar todo el espacio a la razón humana abandonada a sí misma o a la ciencia y sus propios avances".

    RAICES DE EUROPA - Cuando se visita el corazón de Europa, se ve un tremendo contraste entre su pasado cristiano, lleno de obras de arte maravillosas, catedrales, pintura, monumentos, tradiciones…, y un presente en el que Dios no cuenta para nada. La vida se ha vuelto más triste, y el futuro es incierto. Los ideales ilustrados y democráticos, valiosos, parecen no valer de nada sin alma. Y el alma de Europa ha sido, debe ser, cristiana. No pienso principalmente en una moral, pienso en una idea del hombre y de la sociedad que no tiene por qué repetir errores pasados, y sí procurar tantos y tantos bienes como merece una sociedad tan rica y culta como es la europea. - María Duany – Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien Mossèn Custodio por su explicación. En realidad nuestros políticos no se han dado cuenta lo que es el Islam porque no lo conocen, ni han vivido en sus territorios. Tampoco la amenaza que significa para Europa. He escuchado a más de un cura progre, tanto, que para ellos la unión entre cristianos es ya una realidad, así como considerar al Islam una religión de paz, caridad y misericordia. Cuando es todo lo contrario. Se extendió con guerras y exterminios humanos. Para ellos Alá no es Dios Padre. Aunque ellos le den 99 nombres, es vengativo y cruel con quien no se someta a él. Para los cristianos Dios nos ha visitado, haciéndose hombre, manteniendo su naturaleza divina. Y desde el principio nos dio el libre abeldrío.

    Aunque me aparte algo del tema, recuerdo en una parroquia del Raval de Barcelona, administrada por religiosos, tuve la mala experiencia de ir a la misa de la tarde, porque aquello parecía cualquier cosa que una misa, eso sí consagró el sacerdote correctamente. Mi sorpresa fue que una vez finalizada esa liturgia particular, dijo que al día siguiente no habría misa, ya que el imán de la mezquita le había invitado a la fiesta del Cordero, y si oficiaba la misa llegaría tarde a la misma.

    En fin que cada uno saque sus consecuencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mn.Custodio muy interesante su artículo; En Europa los políticos no están por la labor en asuntos cristianos,están más por llenarse los bolsillos con sus nóminas indecentes,por lo demás al final el enfrentamiento será creyentes de cualquier religión monoteista con el ATEISMO MASONICO SINO AL TIEMPO.

      Eliminar
  3. Gracias como siempre D.Custodio. No olvidemos que Dante en su Divina Comedia situa al pederasta mahoma en el cento del circulo mas profundo del INFIERNO vamos como jefe de satanas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mn custodio. Pido a nuestro Dios único que lo proteja. Anónimo de las 0.07. Como este colega, hay muchos. Se abren, babeando, a lo de fuera y olvidan la riqueza de la tradición católica. ¡Qué difícil se lo ponemos al Espíritu Santo!. Suerte que las palabras de Jesús sobre su Iglesia, son imborrables. Estoy convencido de que esta terrible situación, que provocan estos falsos servidores de la IC, ha de acabar. Seguramente con una ruptura. Si es para bien de las almas (cosa que no dudo), que no tarde. MARN.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias mossen Custodio por su maravilloso articulo;al Sr.Anonimo 10:10 le digo que tiene toda la razon, que al final habra ruptura,tiene que haberla por el bien de la iglesia AUTENTICA,al final se tendran que separar Las Cabras de las Ovejas,con Perdon de la Cabra Animal,claro,yo en mi juventud fui pastor de Cabras.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que la cita de la Lumen Gentium, no se le ocurriría escribirla a ningún Papa, ni ningún cristiano de los siglos VII al XIX; cuando los ataques de los musulmanes para conquistar Europa por el Sur o por el Este eran constantes.

    Se han hecho pocos estudios de la esclavitud dentro del Islam, que está totalmente admitida, pero uno de ellos, cifra en varios billones de euros el negocio de las razzias que los países islámicos del Norte de África hicieron durante muchos siglos, contra el Sur de Europa, para capturar esclavos, tráfico mucho mayor que el tráfico de negros a América. La costa sembrada de casas rurales con torres fortificadas de vigilancia, dan fe de ello. A causa de esta maldad, en Barcelona nació la orden de los Mercedarios, con el fin de rescatar cautivos. Parece que Europa no tiene ninguna memoria por las penalidades sufridas por nuestros antepasados.

    Hace pocos días leía un artículo de un converso del islamismo al cristianismo. Afirmaba que actualmente el musulmán tiene 3 posibilidades: a) apostatar de su fe, a la vista de los crímenes de sus correligionarios, cosa nada fácil, porque los apóstatas son condenados a muerte, cárcel o persecución. b) Pasar de su religión, cosa nada fácil, porque el islam está repleta de acciones exteriores a realizar c) Tomarse en serio su religión, y en la mayoría de casos, esto significa convertirse en un yihadista. Hay estudios que afirman que hay varios centenares de millones de musulmanes que justifican un islam violento.

    Ahora algunos se sorprenden de la violencia del Islam y tachan de fanáticos a los yihadistas, pero si estudian un poco de historia, lo extraño ha sido el periodo desde finales del s. XIX al s. XX, lo normal en el resto de la historia del Islam ha sido la constante violencia.

    Otra cosa que clama al cielo, es el poco caso que los cristianos de occidente hacen a los cristianos que actualmente son masacrados en países islámicos, pero en fin, esto daría para varios libros. Hace 5 años que dura esta persecución, y puedo contar con los dedos de la mano las veces que he oído en alguna Iglesia pedir oraciones por los cristianos perseguidos, y por su puesto vigilias de oración para tal fin, ya no se hacen porque no están de moda.

    No sé si cuando nos queramos acogernos a la Misericordia de Dios, a lo mejor nos preguntan si fuimos misericordiosos con nuestros hermanos cristianos que sufren persecución.

    ResponderEliminar
  7. Todavía Occidente no se ha dado cuenta que una cesión ante el Islam no hay marcha atrás. Ellos están invadiendo Europa no con espadas, pero sí con el vientre de sus mujeres, ya lo dijo el tristemente recordado Gadafi. Ellos nos ven con una identidad religiosa débil, ellos la tienen fuerte, y eso juega a su favor.

    Que en la Unión Europea entre Turquía sería la entrada de 80 millones de musulmanes cada vez más radicalizados ¿porqué no les pedimos a cambio que Santa Sofía fuese devuelta al culto cristiano para lo que fue construída?. Eso jamás lo harán. Alguno de vosotros podría pensar que devolviéramos la Mezquita-Catedral de Córdoba al culto musulmán, pero se olvidan que antes hubo una catedral la de San Vicente, a cambio y en el arraval se les permitió a los mozábares tañir las campanas los domingos y en Pascua.

    Los musulmanes no intimidan con Alá, no les es necesario, porque él lo rige todo. Si les vemos en oración es para complacerle; pero no para pedirle o rogarle. Es una de las grandes diferencias con el Cristianismo, y pocos lo saben. El misticismo que los sofistas practican es una copia de los ermitaños cristianos de Próximo Oriente. Incluso su dios está relacionado con el de los fenicios, lo mismo que la luna creciente, restos de la simbología de la religión pagana fenicia.

    ResponderEliminar
  8. Ateos, nacional-progresistas y musulmanes18 de marzo de 2016, 16:17

    En Cataluña, tenemos tres riesgos:


    1. Ateos izquierdistas: los que quieren expropiar y demoler la Iglesia de Santa María de Jesús de Gracia, herederos espirituales de las dos grandes izquierdas, marxistas y anarquistas, de la Guerra Civil de 1936-1939 (PSOE-UGT, CNT-FAI, ERC, PSUC-PCE).


    2. Nacional-progresistas: los que están entre nosotros pero no son de los nuestros, los anticristos interiores que proclaman un evangelio y doctrina diferentes... cobrando del presupuesto general católico para perdición de las almas y el empobrecimiento de los católicos pobres y necesitados.


    3. Musulmanes: altamente perturbados por la influencia de la ideología de la yihad, y por el riesgo de expansión demográfico que implique la reclamación de un estatuto personal y territorial especial, como sucede en Israel y la India.

    En efecto, Cataluña podría dividirse internamente en dos estatutos personales: el estatuto personal musulmán, regido por el Corán en sus aspectos civiles y penales, y el estatuto personal ordinario, el de todos los demás, regidos por las leyes españolas y catalanas.

    Pero si en un territorio hay una gran mayoría de musulmanes, entonces el estatuto personal se convierte, por presión electoral y política, en estatuto territorial.

    Así, todo el territorio pasa a regirse por las instituciones y legislaciones propias del Corán, tanto en los aspectos civiles, penales, administrativos, fiscales y laborales.


    También podría ponerse al ateísmo liberal, pero no son, de momento, un riesgo social.

    ResponderEliminar
  9. anonimus cabreadus18 de marzo de 2016, 18:17

    Les estaria por bien empleado a estos ATEOS recalcitrantes que les hicieran aprender de memoria con un curso INTENSIVO Todas las Suras del Coran,luego se acordarian que el Dios de los Cristianos era mas Benevolo con ellos.

    ResponderEliminar
  10. Laurentius Dertosensis18 de marzo de 2016, 20:48

    Esto de los ATEOS RECALCITRANTES tiene mucha ENJUNDIA,yo he conocido a algunos que en su vejez han tenido que terminar sus dias en una residencia de ancianos regido por personal catolico,no se que les ha debido pasar por su cabeza oiendo de tanto en tanto algun rosario,toda su vida renegando del buen Dios y terminar asi,debe ser frustante ¿NO?.

    ResponderEliminar
  11. “si bien lo ignoran absolutamente todo del Islam, no ignoran en cambio a los Estados que tan sagazmente lo utilizan como arma: y pactan con ellos, los arman, los agasajan, se financian con su dinero y los incorporan a su sociedad con todos los privilegios civiles como religión, cuando se dedican a perseguir y satirizar sañudamente la que construyó moralmente a Europa.”

    ¿Por qué no sacar las consecuencias? Es el Poder occidental el que utiliza el Islam contra la población occidental. El islamismo está controlado por los poderes occidentales. El poder occidental ha bombardeado y destrozado Libia. El poder occidental ha creado la guerra de Siria, machacando a su población. El poder occidental es anticristiano, es un poder tan falso como salvaje que está construyendo un mundo deshumanizado de semiautómatas dirigidos por una élite perversa.

    ResponderEliminar
  12. Por qué no nos quedamos con el Anónimo anterior que da en el clavo? Todo lo demás sobra. Oidlo bien: es Occidente el enenmigo de Occidente. El gobierno secreto dentro del gobierno oficial que padecen Europa y los EEUU: masónico, iluminati, NWO, sionista... Los musulmanes no pretenderían por si solos conquistar nada de nada, sólo vivir mejor.. Los atentados son todos de falsa bandera.

    ResponderEliminar
  13. Bueno... quien quiera saber cosas de religiones, nada mejor que ver este programa del Obispado de Gerona dedicado únicamente a las otras religiones, como si fuera necesario promocionar a otras religiones con la crisis que tiene nuestra amada iglesia católica: https://www.youtube.com/watch?v=2-LSUfKNJ6w

    ResponderEliminar