viernes, 5 de febrero de 2016

La Glosa Dominical de Gérminans

Reflexión a modo de notas hacia dónde nos orienta la liturgia del domingo
C:\Users\SISTACH\Desktop\show-midres.jpg
Duccio di Buoninsegna (Siena)
EL DRAMA DEL DESPIDO Y UN DIOS QUE PARECE JUGAR
Conteniendo la respiración, a la puerta del paro y con el sambenito del despido colgado al cuello: el escenario ideal para un profeta que parece flipar. Uno de tantos charlatanes que atraviesan los caminos de Palestina. Estamos en Genesaret, tierra de aguas y  lagos subterráneos, una tristeza experimentada en el temprano amanecer. Dos barcas en la orilla. Los pescadores que estaban lavando sus redes. Toda una noche para vencer a la mar, toda una mañana para contemplar nada. Esos barcos están amarrados casi aparcados, incluso aburridos. Como las historias de los maestros en el arte de la pesca, resignados en el corazón, llevando en los hombros encorvados el peso del trabajo baldío. Incluso el pescador más experimentado conoce los momentos en los que se siente incapaz de responder, donde las ondas de las olas no aguantan el entusiasmo de un oficio transmitido de generación en generación.
C:\Users\SISTACH\Desktop\pag-3-1024x766.jpgPero Él se levanta, ingenuamente, sin escrúpulos. Sube porque para él subir significa plantar su tienda en las historias desoladoras, en la trama de la vida de esa noche desperdiciada en medio del bregar más duro. Para que aquellos pescadores abandonen esa resignación melancólica es necesario que alguien les dé confianza. Subió y les pidió que se alejaran un poco de tierra firme. Nos encontramos ante la más pura dinámica educativa: ve dos barcas, no pide permiso, se sube a una de ellas, pide que se alejen. En pocas palabras: pide trabajar a gente que, con toda la razón del mundo, tienen los nervios a flor de piel. ¿Es posible que no conozca el temperamento de aquel pescador de Galilea escondido bajo sus músculos? Las palabras de Simón Pedro son claras, quizás nos asombra su calma. En resumen: “Hemos faenado toda la noche y no hemos pescado nada”. Está pues cansado, decepcionado, quizás enfadado, cuando Jesús sube a la barca para enseñar a la multitud que se amontona en la orilla del lago: pero lo acoge, quién sabe si sólo por no dar la impresión de ser un maleducado ante la mirada de los desconocidos. Acabado el discurso y vuelta la calma, acelera la falta de prejuicios: “Zarpa y cala las redes para la pesca”. Jesús no era para él un desconocido. Había estado en su casa, lo había visto agacharse para curar a su suegra, ya era para él “El Maestro”. Pero volver sobre aquellas aguas avaras y vacías cuando uno está agotado y únicamente con ganas de reposar, ya era demasiado. Es como recibir una burla y aguantar la mofa  agradeciéndola. ¿Aprender a pescar de un carpintero? ¿Además de día? Es como confesar que uno es un pescador fracasado, incompetente. Soy pescador pero no sé pescar. ¿Habrá algún chismorreo más vergonzoso a partir de ahora entre las callejuelas de los mercados palestinos?
C:\Users\SISTACH\Desktop\4018_1_48e24baf1b8a5.jpg
Habrá pensado Simón: “cuando uno exagera, exagera”. Eso es pasarse tres pueblos. Y no le ahorra el comentario, educadamente le reprocha su duda y hace aflorar su escepticismo: “Maestro, hemos faenado toda la noche y no hemos pescado nada”. Está Él y está Simón: es el plano de toma. El hombre libre y verdadero que da voz al que intenta, que rehúye el riesgo de la mistificación, que posee la rarísima capacidad llamar a las cosas por su nombre y no tiene miedo de poner los puntos sobre las íes. Pero en la barca el que entiende de pesca soy yo y no tú. Un poquito de calma, Jesús, por favor. ¿No es acaso de noche cuando se pesca? Es verdad, Simón: es estúpido pescar de día, como será estúpido evangelizar allí donde no hay nadie. Simón es un hombre libre. Tan libre como para no arriesgarse fingiendo que todo funciona a lo grande. Escapar, para quien tiene las redes vacías, es la locura más grande que un pescador puede hacer. Si la noche ha sido baldía, si las redes están vacías, si la moral está por los suelos, quizás el riesgo está bien para salvar el honor: “En tu nombre y por tu palabra echaré las redes”. Sabio aquel pescador: deja abierta la posibilidad de encontrar Alguien más sabio que él en el arte de la pesca.
“Señor, perdóname, pero llegados a este punto, ¿hacia dónde quieres que vayamos? Cuando en nuestra vida llegamos a pronunciar esta frase, cuando nos damos cuenta de que no tenemos más salida, entonces hemos llegado al juego de la seducción. Implicarse con otro, siempre significa llegar a un punto en el que somos conscientes de que a partir de aquel momento nada será igual. Hay un punto en que descubrimos que no podemos echarnos atrás. Aunque la historia acabe, podremos ir hacia adelante: pero nunca volver al estadio precedente. Y no es el otro el que no nos deja alternativa, somos nosotros que la hemos liquidado: ya no tenemos puerto (un lugar de interioridad) al que regresar como si no hubiera pasado nada.
Calar las redes en el lugar adecuado es cuestión de confianza. Podemos volver sobre nuestros pasos, poner en discusión una noche de faena, el arte de una profesión aprendida desde joven; se pueden burlar de nosotros porque vamos a pescar de día; pero si aquella pesca te dibuja el milagro de una vida nueva, “en tu nombre y por tu palabra echaré las redes”. Traducido: me parece que te equivocas, no hay peces pero iré contra mi lógica, me fío. En tu nombre y por tu palabra echo mi vida.
Echan y pescan lo inverosímil. Por la mañana eran pescadores amarrados; al atardecer, pescadores de hombres. En medio de un encuentro que los ha desequilibrado y trastornado: para enderezarlos. 

Fr. Tomás M. Sanguinetti

11 comentarios:

  1. Gracias, Fray Tomás, por esta Glosa para el V Domingo del Tiempo Ordinario. último de esa primera parte, antes de entrar en el Tiempo de Cuaresma.

    El encuentro con la persona de Jesús y la obediencia a su Palabra: “Rema mar adentro”, nos interpela a revisar nuestra vida, es inútil acomplejarse ante semejante tarea; si Dios se hizo hombre para salvar a los hombres, nos basta ser hombres para poder seguir los pasos de Jesús.

    Comprobando, que si somos perseverantes en nuestra FE en el
    autor de la Vida, en la tarea de humanizar nuestra vida, nuestras relaciones familiares, profesionales y religiosas, la pesca será abundante y tendremos que llamar a otros que estén por la tarea, porque solos no podremos: “Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano”.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, sr. Trenchs, por su puntual comentario a la glosa. No es la primera vez que le alabo y agradezco sus palabras, siempre llenas de FE. Ya dijo vd. que es un simple laico, yo diría que un laico ejemplo de santidad, modelo de vida y pensamiento cristiano. Muchos de los que aquí escriben llenos de inquina, deberían aprender de vd. Sus palabras siempre son fuente de agua viva y buenos sentimientos.

    ¡Loor al sr. Trenchs, ejemplo de cristiano fiel y sencillo! ¡Loor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oiga,yo tambien admiro al Sr.TRENCHS,pero esto de Loor puede quedarselo para usted,Hombre.

      Eliminar
    2. Disculpe, sr. amónimo de las 18:35, no veo qué he dicho que sea malo con mis elogios (loores, está en el diccionario de la RAE) al Sr. Trenchs. Le respondo igual que hizo usted: sus rabietas guárdeselas para usted, hombre!

      Eliminar
    3. Sres. Anónimos de las 14,24 y 18,35. gracias por leer mi comentario.

      Solo soy un miembro más de la Iglesia como lo son ustedes. No merezco tanto ¿No creen?

      Al ver que Artículos que llevan un cierto "morbo" tienen muchos comentaristas y a Fray Tomás, que habla de la Palabra de Dios de Domingo siguiente, tiene tan pocos, a modo de sugerencia lanzo una idea que podría ser muy válida.

      A mi, por ejemplo, antes de escribir el comentario, como es lógico, leo la Glosa y después las lecturas del Domingo, lo cual me sirve de preparación para cuando voy a Misa, escuchar con más atención la Palabra de Dios.

      Ahora que esta de moda la Leccio Divina, a cada lector le llamará la atención un determinado aspecto, pues solo se trata de escribirlo y desarrollar con unas palabra el mismo.

      Eliminar
    4. Laurentius dertosensis7 de febrero de 2016, 19:03

      Sr.trenchs,me podría decir donde conseguir la leccio divina?

      Eliminar
    5. Sr. Laurentius dertosensis, no si si la parte de Tortosa hay alguna librería religiosa, el nombre correcto es LECTIO DIVINA y en Barcelona puede encontrar algún libro sobre el tema en las librerías Balmes, Claret y Paulinas. Por internet, podrá ver distintos títulos, así como las direcciones y teléfonos de las mismas, como si lo quiere pedir on line.

      Eliminar
    6. Laurentius dertosensis8 de febrero de 2016, 22:27

      Muchas gracias sr. Trenchs.

      Eliminar
  3. Gracias por esta glosa dominical hermosos imágenes. Si Señor confío en tu palabra.

    ResponderEliminar
  4. Fray Tomás su glosa de la pesca milagrosa cala hondo. Uno la encajaría en ese modelo de homilía eficaz en la que es maestro el Pontífice: sencillez, claridad y pasión evangélica. Se detiene usted en el cansancio de los pescadores. Mi párroco, en su misma vena, se fijó en la hora intempestiva: no era de noche. Las barcas salen al atardecer, como saben muy bien los habitantes de zonas costeras. Sus farolillos parecen luciérnagas en la bahía de Rosas.

    Para que la gente lo entienda la exégesis debe atender a sus detalles mínimos cargados de significado. En otros medios habrá que insistir en la explicación teológica del milagro, en la semántica de los términos empleados en el texto griego, en la interpretación y simbolismo eucarístico, etcétera. Mas, para el común de los mortales esos razonamientos inmediatos, a pie de calle, dejan poso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurentius dertosensis7 de febrero de 2016, 18:52

      Ojalá todos los mossens de Catalunya hicieran glosas como fray tomas sanguinetti,ojalá.

      Eliminar