miércoles, 10 de febrero de 2016

El primer milagro del obispo Omella

No es que hayan entrado quince seminaristas de golpe al Seminario de Barcelona, o que un grupo de los más recalcitrantes sacerdotes progresistas se haya convertido y haya hecho un manifiesto de apoyo inqueberantable a la doctrina oficial de la Iglesia, o que Turull haya empezado a hacer en castellano sus homilías para imitar a su nuevo arzobispo, pero el conocido meteorólogo catalán Tomás Molina ha calificado de milagro las consecuencias de la petición de lluvia realizada por Don Juan José Omella recientemente.

Traduzco al castellano lo que dice en su facebook: "¡Os explico una anécdota curiosa!. El miércoles por la noche me llamó el obispo Omella para hablar del movimiento en las redes sobre la lluvia que acababa de caer en el Maresme y de si la oración que había pedido que hiciéramos había ayudado.
Hablando, hablando me dice "suerte que el domingo lloverá bastante ..." y yo le digo, "no mucho  Sr. Obispo" (en realidad quería decir lo más mínimo, ya que los mapas lo ponían seco, pero ¿quien contradice a un obispo? ). Y él insiste en que si que llovería, y yo que no mucho, y él otra vez lo mismo y yo me callo...
Mirad el mapa de lluvia prevista para el domingo... ¿Será el primer milagro del obispo Omella?"

Tomás Molina, el hombre del tiempo de TV3
Y leyendo  las palabras de Tomás Molina, pensaba que la diócesis en la que ha aterrizado Don Juan José, necesitaba un verdadero milagro para salir de la UVI en la que se encuentra en estos momentos. Don Ricardo ya calificó de enferma la diócesis al llegar, hizo lo que pudo y le dejaron, que no fue demasiado, pero con los once años de Sistach, la diócesis ha seguido hundiéndose en sus enfermedades crónicas, quedando en tan mala situación que sólo un milagro puede reanimarla.



Ojalá nuestro actual obispo aragonés sea ese milagro. El escrito de Molina demuestra que Omella es tozudo, como buen maño, ya que aunque él insistía en que no llovería, el obispo se reafirmaba en todo lo contrario, y no caía en aquellos típicos y tópico "quizá", "tal vez", sino en una seguridad contundente. Esa decisión y firmeza es la que necesitamos para reanimar esta diócesis mortecina y el convencimiento de que es posible hacerlo, siempre con la ayuda de Dios, porque Don Juan José ha demostrado confiar en la Providencia, mientras Sistach parecía confiar sólo en sí mismo.

Nuestro ya jubilado obispo Sistach, nunca creyó en la recuperación de la diócesis, él solo pretendía salir él personalmente airoso de su paso por el palacio episcopal, movía ficha cuando le podía afectar  a él directamente, pero si no era así, no le importaba que se hundiera una parroquia, que hubiera un sacerdote con graves problemas o una institución eclesial que hiciera aguas por todas partes.

El carácter de nuestro nuevo arzobispo es completamente distinto del de su antecesor y esto nos llena de esperanza, pero todavía es pronto para saber si realmente la diócesis va cambiar positivamente o dicho de otra manera si se va a producir un gran milagro, el primero ya se ha producido, aunque sólo sea atmosférico, esperemos que vengan muchos otros.

Francesco Della Rovere

11 comentarios:

  1. Omella no hace milagros, no es La Milagrosa. El milagro sólo lo hace Dios.

    Las rogativas de lluvia son peticiones bimilenarias de la Iglesia, y multimilenarias en las religiones naturales precristianas. Nada nuevo bajo el sol.

    Omella cumple con su deber y obligación de intercesor. Dios escucha las oraciones de petición de millones de plegarias.

    Según mis conocimientos, debe de llover en la cuenca de los embalses, no en el Maresma, que está al lado del mar.

    ResponderEliminar
  2. Laurentius dertosensis11 de febrero de 2016, 14:27

    Pues por lo menos aunque no llueva en las cabeceras de los ríos aquí en les terres del ebro como pagès que sóc, mos va de maravilla pel camp,perdonen las incorrecciones lingüísticas,yo no tengo la culpa de nacer en los anyos 60. Gracias sr.omella por interceder ante dios.

    ResponderEliminar
  3. Concentrarse en las parroquias11 de febrero de 2016, 15:57

    En Valdés de Montbui, en la calle Llobet i Vall-lloverá, hay un Rebost Solidari en los que participan:

    Ajuntament
    Càritas Caldes
    Creu Roja
    Rotary Club

    Y un cartel feminista de la violencia de género, Associació Cultural de la dona, generosamente pagado por el Ayuntamiento y la Diputación.

    El lema de la Cruz Roja:

    Humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.

    Me parece que Germinans habló de que en Mataró habían embebido Caritas dentro del Ayuntamiento y Cruz Roja.

    Al final, acabaremos como en una parroquia: no dar nada a ninguna organización de éstas, y concentrarse de forma reservada y discreta hacia las viudas y familias verdaderamente necesitadas de la parroquia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vamos apañados,por cierto,alguien me podria decir que demonios es ROTARY CLUB?

      Eliminar
    2. Parece ser una organización internacional ética y humanitaria, integrada por élites de todo tipo, creada en los EEUU el 1905, con sospechas de conexión masónica.

      Eliminar
  4. Evidentemente, que Monseñor Omella, pida que las Misas, se haga un plegaria, para que Dios nos favorezca con la lluvia que tanto necesitamos, no es ninguna novedad. Nos tenemos que dar cuenta queramos o no que somos de Dios y vamos hacía Dios, siempre que nosotros queramos, porque Dios, respeta nuestra libertad para lo bueno y para lo malo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr.TRENCH,antes se hacian mas rogativas que ahora,para pedir lluvia o para otras cosas y se notaba, vaya si se notava.

      Eliminar
    2. Desde luego que sí.

      Eliminar
  5. Como mínimo es una imprudencia la de Omella llamando al hombre del tiempo. Si ese diálogo es real, tendríamos la ejemplificación más grosera del Deus ex machina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué es una imprudencia? No creo que Omella llamase al meteorólogo en nombre de Dios. Creo más bien que simplemente intenta mostrarse cercano, lo cual siempre es deseable en un obispo.

      Eliminar
  6. Otro milagro, y mayor si cabe ya que lo solicitó el agnóstico Conseller Baltasar a la Moreneta, acaeció en la primavera del 2008:

    "... Qualsevol idea per acabar amb la sequera que pateix Catalunya és benvinguda. Tant és així que el conseller de Medi Ambient, Francesc Baltasar, ha admès en una entrevista a Catalunya Ràdio que, tot i ser agnòstic, ha recorregut a instàncies divines per aconseguir que plogui. Segons ha explicat, s'ha encomanat a la Moreneta perquè faci ploure i ho ha fet amb aquestes paraules: "Saps que sóc agnòstic, però si pots fer-hi alguna cosa, fes-la". Baltasar li va demanar durant els funerals de l'abat emèrit de Montserrat Cassià Maria Just..."
    http://www.ccma.cat/324/el-conseller-de-medi-ambient-reconeix-que-tot-i-ser-agnostic-ha-demanat-a-la-moreneta-que-faci-ploure/noticia/267944/

    En el Informe Hidrológico de Tendencia del Boletín Hidrológico 40/2008 se puede apreciar este milagro (línea roja):
    http://eportal.magrama.gob.es/BoleHWeb/accion/cargador_pantalla.htm?screen_code=80020&screen_language=&bh_number=40&bh_year=2008&bh_ambito_id=10&bh_type=2

    En vista de ello, no me extrañó nada que AGBAR lo contratara al dejar el cargo de conseller...

    ResponderEliminar