domingo, 28 de febrero de 2016

Cuando los maños se ponen, tiembla el misterio

Mosén Roberto Ignacio Ferrer Sarroca (izquierda) y Mosén Antonio Mas Arrondo (derecha)
Un amable lector subrayaba en un comentario a mi artículo del pasado lunes, el carácter burlón y mordaz que suelo usar habitualmente en mis escritos. Sin duda, humildemente lo admito, una de las características generales de mi estilo es ese tono entre ácidamente sarcástico e irónico que tanto nos gusta a los catalanes y que calificamos sencillamente como “sorna”. No todos entienden ni gustan del temperamento que en catalán llamamos “sorneguer” y que no es otro que el socarrón castellano, el sournois francés y el sornione italiano. No es el talante sobrio y austero del castellano viejo muy dado a la socarronería. Los valencianos que gustan mucho de ella, como buenos representantes del alma mediterránea, de manera popular tildan de “enfotedor” a ese estilo y recurso dialéctico.
Debo certificar sin embargo, tal como era mi convicción, que tampoco los aragoneses usan mucha finura y sorna cuando se lanzan a la arena, sino que más bien tienden a utilizar substancias cáusticas como el ácido sulfúrico cuando se sulfuran. Y cuando se ponen, se ponen y tiembla el misterio. Yo a su lado soy como un infantico del Pilar.
Infantico del Pilar
Pero vayamos por partes. Este pasado martes, y con fecha de 17 de febrero, todos los sacerdotes de Barcelona hemos recibido en nuestras parroquias una carta con matasellos de Zaragoza, en la cual figuraban dos documentos. Por una parte una fotocopia del artículo del Periódico de Aragón del domingo 17 de enero, que situaba la polémica surgida tras la denuncia ante el juzgado civil de Zaragoza de los tres declarantes contra Mons. Ureña, requeridos a este fin presuntamente por Mons. Omella, por Mons. Fernando Chica y por Mosén Germán Arana. Se trata de la ex notaria del Tribunal Interdiocesano de Zaragoza Dña. María del Carmen Amador por una parte, y su directo superior jerárquico Mn. Roberto Ignacio Ferrer Sarroca por otra, junto con Mn. Antonio Mas Arrondo, profesor del Centro de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA)
Junto a esta fotocopia, una carta adjunta fechada el 17 de febrero titulada “El cierzo llegó a Barcelona tras pasar por Roma” que por decencia no publicamos, pues en Gérminans aún somos decentes a pesar del parecer de algunos, y que con tono demoledor nos “alerta” de la maldad intrínseca y perversidad de nuestro Arzobispo. Sin duda, aquel mismo con el que ellos colaboraron (sic) en su declaración contra Mons. Ureña. Utilizando la clásica “captatio benevolentiae”, por una parte dirigen sibilinamente al clero nacionalprogresista barcelonés su diatriba contra Omella, subrayando su condición de forastero y su presunto fariseísmo. Y por otra le imputan su talante populista y carrerista, según ellos dibujan la personalidad de Mons. Omella. Y es muy posible que subrepticiamente se dirijan a nosotros, sabedores quizá de que uno de los motivos de la lucha de Gérminans ha sido la batalla contra el enchufismo carrerista de la era sistachiana.
No conocemos la autoría de la carta, pero es de suponer que salga de la mano de alguno de entre todos aquellos que han sido objeto directa o indirectamente de la purga, entre los que no hay que descartar ni a los miembros depurados del equipo de formadores del Seminario y de alguna Vicaría, ni a alguno de los susodichos denunciantes. Estos, según reconocieron ante el rotativo zaragozano, “tras colaborar y declarar en el expediente contra Ureña, se sienten defraudados porque en vez de ver premiada su colaboración han sido quitados de en medio”. Defenestrados en una palabra. Pero colaboradores necesarios en el desalojo de Ureña, no lo olvidemos.
Mn. Germán Arana (izquierda) Mons. Fernando Chica (derecha)
El cierzo, reverendos autores epistolares heridos, con más aspiraciones que luces, no es un viento que azote Barcelona. Baja acanalado por el valle del Ebro y azota las comarcas del Bajo Ebro, las Terres de l´Ebre, donde popularmente es llamado “vent de dalt”. Viento de noroeste o a veces del norte, de carácter frío, seco y violento como esta carta que nos llega, esta sí, de manera gélida y sangrienta contra nuestro recién estrenado pastor diocesano.
La gente de Gérminans, cuya decencia e integridad moral quiero proclamar, no juzgará a Mons. Omella por las acciones del pasado en el ejercicio ministerial tanto de su sacerdocio como de su episcopado. No se atrincherará contra él partiendo de prejuicios ni de inquinas preconcebidas, resultado de una lucha y unas heridas que no son las nuestras. Nuestro lema, también a la hora de posicionarnos respecto al nuevo obispo, es: “Ni santo sin pasado, ni pecador sin futuro”; es decir que nos atendremos al presente continuo que Dios nos ha deparado.  Los catalanes, aún a pesar de lo que nos puedan atribuir algunos, solemos ser gente cabal y ecuánime, que no cometeremos el insolente error de hacer el juego a gente que con esta acción han exhibido una moral muy poco fraterna. La de los zaheridos zaragozanos. Tengan éstos conexiones con Roma o no, y con los que allí vivan y trabajen, que es un decir. Nadie de entre nosotros busca ser subalterno de nadie. Ni nadie trabaja ni trabajará desde ningún burladero. Trabajamos para la gloria de Dios y el bien de su Iglesia, y en trincheras muy duras. Más recias de lo que jamás muchos puedan llegar a imaginar, atrincherados en los centros del poder eclesial zaragozano del que muchos jamás han salido. Infamias, pues, las justas, apreciados baturros.
A Mons. Omella le diremos o ante él denunciaremos lo que creamos en conciencia, en nuestra misión de velar por las almas. Nuestra ley suprema es la “salus animarum”, no el deseo de las poltronas y los tronos de este mundo pasajero.  Si este grano es el que Yanes sembró en Zaragoza, Dios coja confesado a don Vicente Jiménez. Si sembró vientos, no permitiremos que arremetan contra nosotros sus tempestades. Omella será o no será, hará o dejará de hacer, perpetrará malas acciones o neutralizará las que otros intenten, construirá sólidos proyectos o no lo hará. No lo sabemos. Sólo sus obras aquí entre nosotros, le tendremos en cuenta. Más, sería malbaratar nuestro tiempo y nuestra oportunidad. La que ahora es de Barcelona. 
 Prudentius de Bárcino

48 comentarios:

  1. Esto no es cosa ni de maños, ni de catalanes, ni de los de Ulan Bator. Es asunto de poderes. Jugando muy sucio, infiltrados en la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sr.Anonimo 17:33 estos infiltrados son el humo de satanás tan nombrado y famoso

      Eliminar
  2. Hoy termina la representación teatral, en la sala Fernando Arrabal de las Naves del Español, antiguo matadero de Madrid, de Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano. Sale uno decepcionado. Le falta empaque, sentido trágico y profundidad moral. El protagonista se acerca más a la contundencia ramplona de un pagés del Ampurdán que a la fuerza telúrica del sentido moral profundo del maestro de Platón. Con otro texto, con más ambición, José María Rodero lo hubiera bordado.
    Lógicamente no es este lugar para crítica teatral. Omella apoya en Sócrates su carta dominical, que se diría respuesta a la misiva esa de la que habla Prudentius. Aunque el texto del obispo está sacado del filósofo, queda uno con la sensación de inanidad. No porque no sea atinado su consejo sobre los rumores o comentarios –o como replicaba el maño, “si izen que izan”--, sino porque cabía esperar una epístola con mayor contenido que encajara la tesis socrática en la doctrina evangélica y su aplicación en la historia viva de la Iglesia. Igual que el texto de obra aludida. No conviene prolongar más el estado catatónico de la exposición de la doctrina.

    ResponderEliminar
  3. Hombre... Seamos honestos, ni tanto ni tan poco, Germinans honestidad moral? Vuestra misma actividad os ha llevado a abandonarla. Comparar el pasado de Omella con el de San Agustín, San Ignacio de Loyola y otros grandes santos conversos? Ellos mostraron arrepentimiento y por ello la misericordia los abrazó. Quien no reconoce sus malas acciones ni muestra arrepentimiento no pude ser receptor de la Misericordia divina.

    ResponderEliminar
  4. Pero, ¿qué busca Germinans con esta defensa del obispo Omella?
    Nada importa que Omella no sea catalán. Lo que tiene que ser es un obispo de cuerpo entero. Y hasta ahora a demostrado ser cobarde y sumiso con el poder civil.
    Y respecto a esa fama que parece ser tiene de malmeter, si debe pedir perdón a alguien, que lo haga. Y si ha pecado, que se convierta. Pero Papa Francisco habla claro cuando distingue entre pecador y corrupto. Y si este hombre es un corrupto, no sirve para obispo de la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Ni una palabra más.

      Eliminar
    2. La diferencia entre pecado y corrupto, hecha por Francisco, no es correcta.

      Ambos son pecadores.

      El pecador de corrupción sería un pecado de obstinación en el pecado:

      "Pecado de adivinación es la rebelión
      y pecado de idolatría es la obstinación"

      Aunque la corrupción es un pecado complejo:

      Pecado contra el octavo mandamiento ("no mentirás), porque lleva una doble vida, es un hipócrita, un falsario.

      Pecado contra el Espíritu Santo, al presumir su salvación.

      Un corrupto, por tanto, tendría diversos pecados mortales, de condena eterna en el infierno:

      - Idolatría
      - Octavo mandamiento (no mentirás)
      - Primer mandamiento, del tipo de pecado contra el Espíritu Santo (presumir la salvación)

      Eliminar
  5. Gracias D. Prudentius, por ese Artículo que por lo visto "en todas partes se cuecen habas".

    Dios, por medio de SU Iglesia, (ya sea por el Papa y las personas encargadas de su nombramiento), nos lo ha puesto como nuestro Arzobispo, Pastor u Ordinario (como quieran llamarle).

    Creo que nos toca a los católicos rezar por él, para que el Espíritu Santo, le ilumine a tener una labor fructífera entre nosotros.

    Que la Virgen de la Merced y la de Montserrat, a las que se encomendó los primeros días de su pontificado, le bendigan toda su labor pastoral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Viva el sr. Trenchs!28 de febrero de 2016, 19:27

      Sr. Trenchs, no puedo evitar comentarlo, si me lo permite como simple broma sin más intención: ¿alguna vez ha disentido usted de algún artículo de Germinans?

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo de las 19,27

      Pues claro que más de una vez no estoy de acuerdo con los Artículos publicados.

      Pero eso no es motivo, para no verle un tono positivo y sobretodo agradecido al Articulista por su trabajo, porque aunque uno muy muy hábil en escribir, un artículo que se puede leer en cinco minutos, necesita una o más horas de preparación y a mi modo de ver, esa predisposición altruista es de agradecer.

      Lo que quizá esa manera de ver la realidad no sea la correcta. Si es así. Lo siento.

      Eliminar
    3. Sr.Trenchs,créame no haga caso al bromista anónimo y siga demostrando lo que es una buena y Santa persona.

      Eliminar
    4. Sr.Trenchs,en todas partes cuecen HABAS y en mi casa a calderadas....

      Eliminar
  6. Veo con asombro que Germinans se suma al carro del populismo... Ciertamente esta historia es, como dijo Omella a la prensa, un "totum revolutum", y él mismo deberia de colaborar para aclararla, pues el que nada debe nada teme. No olvidemos que ha habido una persona que ha sufrido mucho en este caso, el obispo Ureña, y que mucho ha perdido. Si este es el Año Santo de la Misericordia, hagamos una buena obra y depúrense responsabilidades, para que no paguen justos por pecadores.

    ResponderEliminar
  7. Pues si la carta es indecente, díganos al menos de qué trata. Quite las palabrotas, pero diga que reclaman o que dicen del arzobispo. Si solamente no lo publican por decencia, al menos digan el contenido que parece que tiene tanta enjundia que da para una carta y todo.
    El artículo de el Periódico de Aragón ya es sobradamente conocido.
    Digan de que va la carta, o mejor no haber dicho nada al respecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombree palabrotas no puede haber en ningun caso,pero a usted le gusta por lo que veo saber demasiado,como el GRAN HERMANO,JEJE.

      Eliminar
  8. Publicaba el pasado mes “el periódico de Aragón”, una noticia, en la que otorgaba a Monseñor Omella, un papel relevante en las maquinaciones ante Roma, para conseguir el cese/defenestración del entonces Arzobispo de Zaragoza, Mons. Ureña, así como de un sacerdote que había sido su secretario personal, difundiendo unas acusaciones contra estos, hechas por un tercero que había visto truncado su futuro sacerdotal, acusaciones de supuestas comisiones de delitos, que carecían de proceso judicial previo, y que hasta entonces habían sido ocultadas eclesiásticamente a los supuestos “autores”, impidiendo su defensa… En este caso, parece que el fin justificaba los medios… Omella no tardó en desmentir su implicación, pero cabría preguntarse cuando algo ha sucedido, ¿Quién ha sido?...
    En la figura de Judas Iscariote, podemos adivinar un atisbo de grandeza, pues tras la traición, intentó devolver sus 30 monedas. Difícilmente puede ser Obispo de los barceloneses, alguien que ni siquiera ha iniciado su camino de conversión, ¿Por qué no pide primero perdón a sus “hermanos” sacerdotes perjudicados, y luego renuncia a sus privilegios mundanos, para así dar ejemplo de un digno imitador de Cristo?, si por el contrario su implicación no fuese cierta, ¿Por qué no invita a celebrar una misa conjunta con él en la catedral a Ureña y también a su defenestrado ex secretario ?… Kyrie Eleison.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el YANERO.¿QUE OPINA DE ESO?!!!

      Eliminar
  9. La información es confusa, y lamentable por lo que parece la situación en la diócesis de Zaragoza. Parece que todo se acumula para incrementar la crisis de la Iglesia en la que vivimos.

    Hacen bien en GG en mantenerse al margen, ya tenemos bastante con el gran disgusto que nuestro nuevo Pastor nos ha dado con su ominoso silencio ante la blasfemia pública desde el Ajuntament de Barcelona.

    ResponderEliminar
  10. ¿Que germinans no habla del pasado sacerdotal o episcopal de Omella? Jajaja. Pero si hace unos días hacían referencia a sus actitudes populistas ya en los primeros años de sacerdote.
    Y en la carta de Omella hoy en la Full Dominical Juanjo se defiende ya a si mismo con el cuentecito de las tres preguntas de Sócrates. Pero en este caso no sirve, pues de las tres preguntas, certeza, bondad y necesidad, en este caso se dan TODAS!!! Lo que se dice de Omella, es en primer lugar cierto, después es bueno, pues con ello se busca hacer justicia. Y por último es necesario, pues con ello se le ofrece la posibilidad de pedir perdón públicamente. Y quizás así pueda salvar su alma.
    Nos habla de no juzgar, cuando él no ha hecho otra cosa en su vida. Juzgar y condenar. Pero al modo de aquellos viejos empecatados que juzgaban a la inocente y casta Susana.
    Ahora el cardenalato. Y para el próximo cónclave hasta podría salir Papa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, porque usted lo dice? Pruebas, señor mío. Y si no, mutos.

      Eliminar
    2. OBRAS SON AMORES Y NO BUENAS RAZONES,señor mio

      Eliminar
  11. A los lectores de Germinans nos interesa conocer bien a nuestro arzobispo, y ,por tanto, conocer su pasado nos ayudará a entender su presente y su futuro. En la era de Internet es tarea completamente inútil querer tapar las cosas. Por tanto, esa carta debería ofrecerla Germinans a todos sus lectores. Y luego que cada uno juzgue por sí mismo, pues todos somos ya mayorcitos. Además la iglesia de Barcelona no es un compartimento estanco ,sino que forma parte de la Iglesia Universal, lo mismo que la iglesia de Zaragoza, y lo que pasó en ella no nos es completamente ajeno.

    ResponderEliminar
  12. Esque Ureña no tenía que haber protegido a curas delincuentes, así de sencillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ureña pecó de ingenuo, pobre....

      Eliminar
  13. Zaragoza y Barcelona, en la misma eclesiocatástrofe postconciliar28 de febrero de 2016, 23:19

    En esencia, por lo leído en el diario que enlaza Germinans, se trataría, en esencia, de dos cuestiones básicas por parte del gobierno episcopal zaragozano en relación con presuntos delitos eclesiásticos y civiles:

    - Omisión de la emisión de la acción debida
    - Emisión de una acción indebida

    De la relación periodística de los delitos, no observo nada nuevo, lo habitual en esta decadente Iglesia postconciliar: pecados y delitos contra sextum, contra septimum y contra octavum. Parece aquella divertida película de enredos "Sexo, mentiras y cintas de video".

    Tampoco veo nada original: un cúmulo de graves delitos y pecados sociales (pecados del interior de la Iglesia), que están interrelacionados e interconectados, y que se han agravado tanto por la cantidad de consagrados participantes como por el enquistamiento en el tiempo.

    También se observa un problema de forma y procedimiento, sobre la presunta omisión del proceso debido de Ureña de solucionar un supuesto caso delictivo canónico entre consagrados. Nada nuevo: el querer arreglar las cosas bajo la mesa.

    Antes de todo, hay que situar en el contexto kairológico y cronológico a los tres obipos zaragozanos:

    0. Cantero Cuadrado: 1964-1977. El obispo del Concilio.
    1. Yanes: 1977-2005 (¡28 años!). El obispo de la Democracia.
    2. Ureña (llamado el obispo de Aznar): 2005-2014 (9 años)
    3. Jiménez Zamora

    La situación de prostración moral y espiritual de Zaragoza la conocí desde la época de Yanes.

    Recibí de auditu por parte un testigo de visu que me merece la confianza, sobre la espeluznante, terrible, decadencia moral de una congregación religiosa de Zaragoza.

    Evidentemente, Zaragoza recibió "a su manera" el absoluto desastre del Concilio Vaticano II, la hermenéutica de la ruptura (Benedicto XVI) y el renacido modernismo teológico, denunciado por la Pascendi Dominici Gregis (Pio X, 1907), cuyo juramento antimodernista de 1910 fue lamentablemente abolido por Pablo VI el 1967.

    Les convendría una lectura de Sacra Virginitas de Pío XII y la Sacerdotalis Caelibatus de Pablo VI, y una lectura en profundidad del Catecismo de San Juan Pablo II. También, como no, del refranero popular.

    La ígnara mediocridad, casi satánica, del consagratado jerárquico postconciliar, a nivel romano y diocesano, del Evangelio y de la Santa y Sagrada Tradición, causa ya un grave daño y perjuicio al Pueblo de Dios.

    En realidad, tanto en Zaragoza como en Barcelona, siguen fielmente la profecía de los últimos tiempos, la Reina de las Profecías (San Juan Pablo II), las apariciones marianas de La Salette:

    "Los SACERDOTES, ministros de mi Hijo, por su MALA VIDA, por sus IRREVERENCIAS y su IMPIEDAD al celebrar los santos misterios, por su amor al DINERO, a los HONORES y a los PLACERES, se han convertido en CLOACAS DE IMPUREZA.

    Sí, los sacerdotes piden VENGANZA, y la venganza pende de sus cabezas. ¡Ay de los sacerdotes y PERSONAS CONSAGRADAS a Dios, que por sus infidelidades y MALA VIDA crucifican de nuevo a mi Hijo!

    Los PECADOS de las personas consagradas a Dios claman al cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a las puertas, pues ya no hay ALMAS GENEROSAS ni persona digna de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno en favor del mundo.

    Dios va a CASTIGAR de una manera sin precedentes. ¡Ay de los habitantes de la tierra!..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo con usted,pero le falta nombrar a la gran prostituta BABILONIA LA GRAN PROSTITUTA BLASFEMA (véase Hillary Clinton y Dolors Miquel)

      Eliminar
  14. Barcelona y Zaragoza: los estragos de la falsa Iglesia y del falso Evangelio28 de febrero de 2016, 23:20

    En Barcelona, Omella ya tiene dos graves escándalos en menos de dos meses de mandato:

    1. El caso de la pederastia de los Maristas

    2. El caso del Padre Nuestro blasfemo

    Quién ha visto y quién ve a los Maristas, que sufrieron el asesinato martirial de 172 hermanos maristas por la FAI en 1936, y que hoy han sucumbido casi del todo al espíritu del mundo (Monasterio de las Avellanas: Nueva Era. Escuelas Maristas: contra sextum).

    A Omella se le acumulan y se le acumularán más aún los casos sobre la mesa, porque Jesús quiere que YA, ahora hoy, en el Año de la Misericordia, se limpie su Casa de toda esta orgía de vividores, que se arrepientan y pasen por la puerta del Amor antes de pasar por la Puerta de la Justicia y la Ira divinas.

    Ahora la Iglesia pasará por un tiempo especial de purificación, sufrirá escándalos más crecientes, apostasías, graves delitos ocultos e inexplicables omisiones y negligencias.

    Se acerca la Semana Santa que debe pasar, según el Apocalipsis, la Esposa de Cristo, la Iglesia, a imagen y semejanza de la Semana Santa que sufrío su Esposo, Cristo. Pero todo es para bien: para depurar el pecado interior eclesial y para el triunfo del Corazón de María.

    Faltarán hombres de autoridad moral y espiritual. La Jerarquía será motivo de confusión y no de confirmación en la Fé Católica. El Pueblo de Dios estará desorientado por la falta, tanto en Roma como en su diócesis, de hombres de fe valiente y apostólica: no darán ni su vida por las ovejas. Pastores a soldada, perros mudos, centinelas dormidos, médicos negligentes, esposos infieles, gobernadores corruptos.

    Esto es lo que hemos de sufrir en este Viernes Santo por la mañana, el kairós de la Iglesia de hoy, la consumación de la ruptura del Vaticano II por la falsa Iglesia.

    Los jerarcas se irán, el Pueblo abandonará, quedará un resto de obispos y fieles. Pero todo será para mejor, el triunfo de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  15. Pero ¿dónde están Omella y la Conferencia Episcopal Tarraconense?28 de febrero de 2016, 23:31

    El Padre Nuestro blasfemo se ha cometido en Barcelona, ciudad que se encuentra en la jurisdicción territorial del Arzobispado de Barcelona y de la Conferencia Episcopal Tarraconense. Dolors Miquel, la poeta que dijo el Padre Nuestro blasfemo, recibió un beneficio, el premio Ciudad de Barcelona, empañando así el nombre de Barcelona unido a la catolicidad desde el Imperio Romano, desde San Pablo (Tarragona), y con dinero y prestigio pagado por el contribuyente católico.


    En esta noticia:

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=26077

    se dice que han protestado contra el Padre Nuestro blasfemo cuatro representantes de las religiones principales: la CEE, la CIE, la FCJI y la FEREDE (católicos, musulmanes, judíos y protestantes).

    Pero no se observa a Omella, Arzobispo de Barcelona, ni a la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET).

    Sé que la CET responderá que emitió la condena en su reunión nº 207 en Tiana, pero debía de estar tambien presente en esta declaración, y sobre todo el silente Omella, que no ha dicho nada en absoluto, y eso que Barcelona es su Casa.

    ResponderEliminar
  16. En definitiva, mucho ruido contra Omella, ruido, mucho ruido.

    ResponderEliminar
  17. La campaña contra Omella recuerda a aquella de “Volem bisbes catalans”, financiada por los Valls Taberner y su primo Felix Millet. Esta vez no han repetido la jugada tal cual. Y no sería nada raro que esta campaña estuviera financiada por los sucesores de aquellos, que en esta ocasión también le quitaron el poder a los Valls en 2004.

    Ahora utilizan pluralidad de motivos, preparados previamente. Algunos cursan como trampas saduceas, por una cosa o la contraria. Diseñadores profesionales de operaciones.


    Esperando a que actúe de una vez el Vaticano, por la cúpula, que ya se ve que no hay otro remedio. La cizaña ha crecido mucho, es fácilmente identificable y delimitada. Y está claro que ahoga a la mies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Valls Taberner? Los del Banco Popular y del Opus?
      Me quedo de piedra.

      Eliminar
  18. ¿Y qué hace Monseñor contestando esta campaña? ¿No habíamos quedado que el mayor desprecio es no hacer aprecio? ¿O es que es urgente defender la propia imagen y el amor propio antes que a la Verdad y a los fieles?

    ResponderEliminar
  19. La fotografía de la izquierda, si no me engaña la vista, no es de Mn. Roberto, sino del M. I. Sr. D. Isidoro de Miguel, Canónigo archivero de la S. I. C. Metropolitana y que es una excelente persona y buen sacerdote.

    ResponderEliminar
  20. Pues sí, cambien la foto, por favor

    ResponderEliminar
  21. El grave caso de Zaragoza29 de febrero de 2016, 14:55

    Por lo que a mí me parece:

    1. Se trata de un incentivo (promesa de cargos) para cumplir una obligación legal, la cual es denunciar la comisión de un delito ante un tribunal: colaborar y declarar en el expediente contra el obispo Ureña

    2. El incentivo no es en sí ningún delito si los hechos son verdaderos.

    3. Los presuntos denunciantes con promesa de incentivo y efectivamente purgados:

    - notaria del Tribunal Interdiocesano, María del Carmen Amador
    - vicario judicial del Tribunal Interdiocesano de 1ª Instancia, Roberto Ferrer
    - profesor del Centro de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA) Antonio Mas

    4. Los supuestos promotores del incentivo:

    - Juan José Omella, obispo auxiliar de Yanes
    - Elías Yanes, obispo emérito de Zaragoza
    - embajador de la Santa Sede en la FAO, Fernando Chica
    - jesuita y asesor del Papa, Germán Arana

    5. Jiménez Zamora es el actual obispo de Zaragoza, y Ureña es el anterior obispo afectado por el caso del diácono de Épila.

    6. Los tres supuestos "incentivados", ante el no cumplimiento de la promesa de mejora profesional y ante el perjuicio de la purga realmente sufrida, injusta a su parecer, parece que han tramitado una denuncia penal por nueve presuntos delitos graves cometidos por el gobierno episcopal de Zaragoza.

    7. OPINIÓN.

    La situación es muy compleja, porque:

    - intervienen ni más ni menos que cuatro obispos y unos cinco curiales, es decir, personas cualificadas e importantes, con acceso a información privilegiada

    - los nueve delitos, además, son muy graves.

    - además, parece que tienen pruebas fehacientes

    - va degenerando con el tiempo

    - hay cuestiones personales

    - es un caso irreversible de bloqueo de posiciones por ambas partes

    ResponderEliminar
  22. Si en la Biblia se dice: por sus hechos los conoceréis, después de escribir el artículo que motiva estos comentarios, mucho me temo que Prudentius de Bárcino, debería cambiar de alias. El artículo, a pesar de los ditirámbicos elogios, rayanos en el ditirambo, que alguien le dedica, rezuma prepotencia y desconsideración hacia los aragoneses: “Debo certificar sin embargo, tal como era mi convicción, que tampoco los aragoneses usan mucha finura y sorna cuando se lanzan a la arena, sino que más bien tienden a utilizar substancias cáusticas como el ácido sulfúrico cuando se sulfuran”. No parece ni prudente ni elegante mostrarse de forma petulante con aquellos que no son de los tuyos ni recurrir al tópico folclórico en lugar de utilizar los adjetivos correctamente. No creo que su estilo, al menos en este caso, tenga carácter burlón y mordaz, es simplemente maleducado. Leyendo este escrito no es extraño que haya quien se mofe de los catalanes: usted con su sectarismo da pie.
    Tres cosas para finalizar:
    El equivalente a catalán para los naturales de Cataluña es para los nacidos en Aragón el adjetivo gentilicio: ARAGONESES. No baturros, ni maños y menos mañu o manyu.
    La palabra sorna la he oído utilizar en Aragón y no en la parte oriental, la que limita con Cataluña o Valencia, sino en su parte occidental, aquella que limita con Castilla. Además tanto buscar ejemplos de “sorna” y similares y se olvida de la definición que de ella hace el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:
    Sorna
    De or. inc. (En otras ediciones del Diccionario, concretamente en la decimonovena, de 1970, se la hacía venir del latín surnía mochuelo)
    1. f. Tardanza o lentitud con que se hace algo.
    2. f. Disimulo y bellaquería con que se hace o se dice algo con alguna tardanza voluntaria.
    3. f. ironía (‖ tono burlón con que se expresa ironía).
    4. f. germ. noche (‖ parte del día).

    -Por último, Aurelio Clemente Prudencio (en latín, Aurelius Prudentius Clemens; (348 d. C. - c. 410) de cuyo lugar de nacimiento no hay constancia fidedigna por lo que se suele considerar como originario tanto de Zaragoza como de Calahorra ya que él consideró a las dos ciudades como suyas. Se dice que su estilo era vigoroso refinado, culto y casi alejandrino, vaya diferencia con algunos que se motejan hoy de Prudentius. Aquel Prudetius dedicó himnos a mártires. No se olvidó de los Innumerables mártires de Zaragoza, también conocidos como Santas Masas, ni a San Lorenzo de Huesca o a San Vicente, diácono cesaraugustano, martirizado en Valencia.

    Espero que este comentario sea publicado.

    ResponderEliminar
  23. Omella habló del Padre Nuestro blasfemo29 de febrero de 2016, 17:25

    Hoy 29 de febrero, por fin Omella ha hablado en La Vanguardia sobre el Padre Nuestro blasfemo:

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=26089#formComentario

    A indicar que han pasado 14 días de silencio, cuando el silencio empezaba a ser ya un clamor de indiferentismo episcopal.

    Espero que la velocidad de respuesta de Omella sea más rápida, a las pocas horas (o minutos), en cualquier otra polémica futura.

    14 días son demasiados, son 14 días de incomprensible silencio.

    Y eso que tenía un buen momento, aprovechando el escándalo mediático, para hacer Nueva Evangelización, explicando qué es el Padre Nuestro, qué es la blasfemia, que son los Mandamientos de la Ley de Dios, qué es la Lex Credendi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha respondido a remolque de las críticas merecidas por su sepulcral silencio, me temo que ya no tiene efecto en los fieles su pronunciamiento.

      Eliminar
  24. Apreciado comentarista de las 15:01, no hay que molestarse por el uso del gentilicio « maño » que es muy honroso, pues deriva del latín « Magnus », que significa « grande », « magno », habiéndose convertido la gn en ñ (ver diccionario Corominas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto lo dira Ud.de cogna verda?

      Eliminar
    2. Si se me permite, aporto mi granito de arena al origen y significado del concepto "maño". En mi Fórnoles natal, un pueblecito del Matarraña en Teruel, se utilizaba el "maño" para designar cariñosamente al hermano mayor. Eso liga con su etimología de "magnus". Por extensión se aplicaba a cualquier persona muy querida, por afinidad al sentimiento de cariño y admiración que suele suscitar el mayor de los hermanos.

      Eliminar
  25. « Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico » del filólogo Joan Corominas (1905-1997), que actualiza y reúne obras anteriores. Este Diccionario es una de las más importantes aportaciones de todos los tiempos al estudio de las lenguas romances en relación a la lengua española. Joan Corominas, a lo largo de más de seis mil páginas, establece el origen y la biografía del vocabulario castellano, antiguo y contemporáneo, español e hispanoamericano, y con frecuencia con referencias al resto de las lenguas peninsulares y latinas.

    ResponderEliminar
  26. No me molesta el término maño pues tiene entre los aragoneses una significación cariñosa En efecto, muchas madres aragonesas llaman con afecto maternal "maño mío" a sus hijos. Lo que me molesta es todo lo demás, me refiero a la forma despectiva como se refería usted en su artículo a lo aragonés ¿Se trata de un complejo de superioridad que tiene respecto de esas personas? Por cierto no conozco a ningún aragonés, y seguro que conozco muchos más que usted, que destile esas sustancias que usted menciona, ni cuando se altera ni mucho menos cuando está tranquilo. Repito maño no es el adjetivo gentilicio de los naturales de Aragón ni mucho menos el folclórico baturro que tanto parece gustarle. El gentilicio para designar a los naturales de Aragón (Huesca, Zaragoza y Teruel) es ARAGONÉS y hubo un tiempo que ese era el gentilicio que se empleaba para designar a todos los súbditos del Rey de Aragón. Si se tiene por persona respetuosa con los demás le rogaría hablase sin tópicos. Aprenda de aquel Prudentius del siglo IV.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque su crítica va dirigida al articulista, me gustaría decirle desde la perspectiva de la comunicación, que la utilización de « maño » en el titular tiene mucha enjundia, pues este término coloquial, aparte del honorable significado que ya se ha dicho más arriba según el Diccionario etimológico español, viene a expresar el carácter aragonés, noble, generoso, recio, algo terco, tenaz y pasional…… ”que hace temblar el misterio”. ¿No le parece genial?

      Eliminar
  27. Sr. anónimo de las 22:19, no sé si conocerá un frase célebre de otro gracioso: "la ignorancia puede ser curada, pero la estupidez es eterna" (Matt Artson).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PEERDONE NO QUERIA OFENDER LO QUE PASA ES QUE ME EQUIVOQUE CON LA ÑÑÑÑÑÑN¡¡¡!

      Eliminar