jueves, 21 de enero de 2016

Nos encontramos en el Tibidabo

Una vez más se produce el milagro. El pasado sábado 16 de enero, de 9.30 a 11 de la noche, el templo del Tibidabo estaba abarrotado. Pasillos llenos, gente sentada en el suelo, gente en el coro; no cabía nadie más. Una noche muy fría, por debajo de los 5 grados. ¿Y qué había de especial?
Había por una parte una Hora Santa celebrada por los de Medjugorje, que terminaba a las 9.30; y a continuación otra Hora Santa convocada y organizada por los Jóvenes de San José, con dos particularidades añadidas: la veneración de la reliquia del recién canonizado Padre Pío (San Pío de Pietrelcina) y el paso por la Puerta Santa para ganar el Jubileo de la Misericordia. En ambos casos, los convocantes eran asociaciones seglares.
Seglares los convocantes, y sacerdotes los celebrantes. Gracias a Dios nunca faltan en estas convocatorias a actos de culto, sacerdotes dispuestos a la celebración y a confesar. No quedó ningún confesionario vacío y aún quedaban sacerdotes disponibles.
Llama poderosamente la atención que cuando se convoca a los fieles a estas formas de culto que apenas se ven hoy en las iglesias, éstos responden con gran entusiasmo y devoción. Y se junta gran cantidad de gente: como si estuvieran esperándolo. Familias incluso con sus niños pequeños, para hacerles participar desde la infancia de un culto vivo. Algunos se iban durmiendo; pero ahí estaban, participando de esa exaltación de la devoción cristiana.
Con una particularidad, y es que los que abarrotaban el templo no eran la población más abundante en las iglesias: ancianos. De éstos había poquísimos, porque ni la distancia de la ciudad, ni la hora ni el frío intenso de la noche eran para este segmento de fieles. Abundaban en cambio los jóvenes y las familias con los niños. Luego, mucha gente de mediana edad.
Es difícil no sorprenderse por este fenómeno desconcertante totalmente contra corriente. Inclinado como está uno al pesimismo respecto a la salud de la práctica religiosa, al ver las iglesias vacías, y con una población de edad avanzada mayoritariamente, que va decreciendo por desgaste vegetativo, le brinca a uno el corazón ante semejante concentración de fieles en lugar y en tiempo tan arduo. 
El vaciado lento y progresivo de las iglesias es un hecho incontestable, que deprime al más optimista. El primer diagnóstico del fenómeno es demográfico por un lado, y de educación por otro. Hace más de un decenio que la Escola Cristiana que dicen aquí, es decir los colegios religiosos, ya no ejercen de tales. La mayoría no tienen ni capilla, destinada ya a salón de actos o a aula de usos múltiples. Y hasta los crucifijos están desapareciendo de las aulas. Y las clases de religión, aparte de no abarcar más que a una parte del alumnado, tampoco acaban de ser lo que dicen ser.
Pues bien, partiendo de una realidad que se nos impone, y es que de la inmensa mayoría de  los colegios religiosos no salen fieles que frecuenten la iglesia; al que hay que añadir el hecho demográfico de la reducción galopante de la generación que salió de esos mismos colegios formada en la fe y con hambre de iglesia; partiendo de esa lamentable realidad, es lógico que al asistir a un acto de culto tan multitudinario, tengamos la sensación de que en el alma profunda de la Iglesia se está produciendo el milagro.
Por lo demás, no fue una celebración planificada con tiempo, porque los Jóvenes de San José supieron que la reliquia del Padre Pío estaría en Barcelona justo el martes, con sólo  cuatro días de tiempo para movilizarse. El mismo martes se pusieron en contacto con el P. Nicolás, el superior de la comunidad salesiana del Tibidabo, quien dio todas las facilidades para que pudiera celebrarse este culto. Invitaron también al nuevo arzobispo; pero es obvio que con tan poco tiempo le pillasen con la agenda ocupada. Pero he aquí un dato importante de proximidad: aunque la invitación se había hecho al arzobispado y había quedado en las oficinas, en cuanto le llegó al arzobispo, él mismo se cuidó de llamar para explicar que le hubiese encantado presidir esa Hora Santa.
A la terminación del acto litúrgico, en su mejor estilo de combinar devoción y acción, anunciaron que procederían a hacer colecta para poder continuar su acción de apostolado en la calle. No de solidaridad, sino de apostolado: dando no sólo comida y ropa a los más necesitados, sino también amistad y calor humano, del que forma parte ofrecerles el consuelo de Dios, que tanto necesitan. Ofreciendo, no imponiendo. Una forma de hacer caridad que han arrinconado ya las grandes instituciones de caridad de la Iglesia; igual que los colegios religiosos han aparcado ya su distintivo religioso en la forma de educar a la juventud que se confía a ellos.
Damos gracias a Dios porque no se haya extinguido esta bellísima forma de apostolado, y felicitamos a los Jóvenes de San José por contribuir a darle a la Iglesia una juventud tan bien formada.   
Cesáreo Marítimo          

15 comentarios:

  1. Bravo por los jóvenes de San José. No citan ni veo en las fotos al obispo Godayol, "el obispo del Tibidabo"

    ResponderEliminar
  2. Sr. Cesáreo Marítimo, muchas gracias por ese Artículo.

    Como dice el Sr. Cesáreo, se organizó en cuatro días, por medio de las nuevas tecnologías y algún blog como Germinans que también contribuyó y mucho a la difusión del acto.

    Cuando los actos religiosos se hacen "como Dios manda", los fieles respondemos y si es organizado por JÓVENES DE SAN JOSÉ u otras entidades similares, el éxito de fieles esta asegurado.

    Ahora no hay que esperar que los adictos al "régimen reinante" y otros de esa índole digan ni mu, y mejor que no lo hagan, porque seguro que somos unos pre-conciliares, carcas, anti-catalanes....

    Que Dios, por medio de María Auxiliadora bendiga a D. Nicolás, que ofreció el Templo y al Sr. Marcos, presidente de JÓVENES DE SAN JOSÉ, por todo el bien que están haciendo.

    ResponderEliminar
  3. Fueron también muchos hermanos de las comunidades neocatecumenales de nuestra parroquia de santa joaquina de vedruna, porque se nos pasó la información y porque en el Tibidabo está el P. Francesc Barceló, que preside las celebraciones de varias comunidades. Iniciativas como estas son de una gran ayuda para la fe, y deberían ser mucho más habituales en nuestra diócesis. Por lo demás, enhorabuena a los Jóvenes de San Jose por la organización.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me podrían decir si esta misa era poe el rito tridentino?

      Eliminar
    2. En el articulo se comenta la celebración de una hora santa. Si quiere asistir a la santa misa tridentina, en la calle Laforja 21 de Barcelona se celebra todos los días a las 19:00 y festivos y domingos a las 9:00 y 12:00. También se celebra la santa misa por este rito en Santa Coloma de Gramenet y Badalona.

      Eliminar
    3. Muchas gracias por la informacion

      Eliminar
  4. Hay que reconocer que estos jovenes de S. José son un don de Dios para estos tiempos de apostasia. Demos muchas gracias a Dios por tal regalo a la Iglesia y a quienes quieran acogerlo

    ResponderEliminar
  5. Simplemente Jesus llama ir a donde se le quiere.
    Los que aman la cubana a la teologia de la liberacion.....solo tienen VACIO

    ResponderEliminar
  6. MARPN
    Sr. Cesáreo Marítimo, gracias por su artículo. Pedí al día siguiente de la celebración en el Tibidabo que si alguien había podido asistir a la extraordinaria manifestación de fe y entrega a nuestro Señor aprovechando la llegada de las reliquias del Santo Padre Pío, hiciera un breve reseña.Gracias. No podía ser menos la respuesta de los creyentes que respondieron a la llamada, que por cierto fue muy recatada. Es una lástima que no se haya publicitado con mayor fuerza. Quizás no interesaba a alguna parte de la iglesia de Barcelona. Hemos de dar gracias a Dios por las oportunidades que continuamente nos pone en nuestro caminar hacia Él.
    Qué lugar más apropiado para manifestar nuestra adhesión a la querida IC. Especialmente por ser un Templo en el que se conserva la Adoración continua las veinticuatro horas del día. ¡Qué feliz debería estar San Juan Bosco viendo la participación tan extrordinaria, a pesar de la hora, el frío, la distancia.
    Como dice el anónimo de las 8:28, bravo por los jóvenes de San José que siempre saben buscar a los sacerdotes que comparten sus ideales religiosos, como el P. Barceló SDB y otros sacerdotes como el que ha tenido la fortuna de llevar la reliquia, Mn Jordi, antiguo alumno salesiano.
    Como feligrés, aprovecho la ocasión para invitaros a la procesión, será el tercer año, de la Virgen de Lourdes, Parroquia de Badalona, que será, Dm, el día 7 de febrero a las 18:00h. También a la Santa Misa el jueves,dia 11 de febrero, a las 19:30h. Este día a partir de las 15:00h, Exposiciçón del Santísimo Sacramento, rezo de la Corona de la Divina Misericordia, Santo Rosario. Sacramento de la Confesión toda la tarde. Como feligrés invito a los hermano/as, que puedan, a acompañarnos en nuestra celebración. María Auxiliadora ruega por nosotros. San Juan Bosco protege a la Iglesia Católica que tanto amaste y serviste.

    ResponderEliminar
  7. Qué alegría!! Bravo por los Jóvenes de San José, que han promovido esta iniciativa!!!. Está claro que en el fondo las personas tenemos sed de Dios. Ojalá no sea la única y que a la próxima pueda asistir Mons. Omella.

    ResponderEliminar
  8. Cercade Marienplatz, en Munich, está la iglesia de san Miguel, de los jesuitas, cuya misa dominical mayor, cantada con coro y orquesta, tiene mucho de iglesia contrarreformista. O eso recuerdo, al menos, cuando estuve allí hace una veintena de años. Más sobria, con enjundia teológica en su catequesis para adultos, era la de san Cayetano, regentada por los dominicos, de origen polaco en buena proporción. Y había por los alrededores del mercado, si no recuerdo mal, una iglesuca, un templo con exposición permanente del Santísimo. Entraras cuando entraras, siempre había alguien en adoración. Me acordaba de la Barcelona de entonces. Ninguna iglesia del centro de la ciudad, que yo supiera, abierta y con capilla del Santísimo expuesto. Entiendo que hay que evitar sacrilegios y profanaciones. Pero hay muchas maneras; por ejemplo, una capilla del Santísimo con rejas. Es una necesidad apremiante de los fieles de Barcelona y de otras capitales. Sin oración de adoración no hay fe posible. ¿Qué otra fue la plegaria de Isabel de la Trinidad, Teresita de Lisieux o el trapense fray Rafael?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. JMVG, un comentario muy interesante.

      Pero la Marienplatz de Munich, seguro que continua conservando en el centro de la plaza la columna rematada con la imagen de la Virgen María. La "secularizada" Alemania.

      Allí la situación religiosa es distinta, porque, como muy bien saben nuestros lectores, hay una buena parte católica, con sus crisis... y otra parte protestante, también con sus crisis....El problema de la secularización afecta a ambas.

      Aquí el problema es que aparte de la secularización, la indiferencia religiosa es galopante.

      En el centro de Barcelona tenemos a dos iglesias, regentadas por religiosas, que están precisamente dedicadas al culto eucarístico.

      Una detrás mismo del Hotel Majestic, en el pasaje de los Campos Eliseos, son la Religiosas del Santísimo Sacramento y María Inmaculada. Si no hay dos o tres fieles, siempre hay una religiosa, pero lo penoso es eso, que durante muchas horas de las de que está abierta la Capilla, esté prácticamente vacía, cuando por el Paseo de Gracía, pasa un río de gente. Esa Capilla lleva ahí unos 105 años, no es que sea nueva.

      La otra, más de lo mismo, son las Esclavas de la calle Mallorca, entre Rambla Cataluña y Balmes, es mucho más visible que la anterior, pero casí siempre dos o tres fieles.

      Me refiero con ello, que si lo que ya tenemos, no lo fomentamos, como vamos a arriesgarnos a exponer el Santísimo en Parroquias, sin un equipo de feligreses comprometidos. Recuerdo lo que dije en otra ocasión, empezar es muy bonito y fácil, perseverar a lo largo de los años ya cuesta más.

      En Alemania, antes y después de las Guerras que sufrido ya tenían la separación. Aquí hemos vivido los católicos por lo general durante unos años muy relajados y ahora que son tiempos recios no sabemos dar la talla, porque nos falta base, o sea, saber porque tenemos necesidad de relacionarnos con Dios, no por tradición, sino dando razón de nuestra fe.$$$$

      Eliminar
  9. Ek Sr. Cesáreo nos dice en su Artículo: "..Había por una parte una Hora Santa celebrada por los de Medjugorje, que terminaba a las 9.30; y a continuación otra Hora Santa convocada y organizada por los Jóvenes de San José, con dos particularidades añadidas: la veneración de la reliquia del recién canonizado Padre Pío (San Pío de Pietrelcina) y el paso por la Puerta Santa para ganar el Jubileo de la Misericordia. En ambos casos, los convocantes eran asociaciones seglares...

    Estas dos Asociaciones aunque seglares, forman parte de la Iglesia, hasta el punto que no pueden ir por libre.

    Me explico, no son asociaciones de vecinos o de antiguos alumnos, sien que tanto una como la otra necesitan del sacerdote, por tanto de la Iglesia ministerial, si se quiere llamar así. Lo que puede ocurrir es que el sacerdote esta como Padre Espiritual, Consiliario, o el el nombre que le quieran dar, pero está. En caso contrario hubiera sido imposible la realización de las dos Horas Santas.

    Aquí se nota, se palpa que formamos parte del CUERPO MÍSTICO DE CRISTO, y como nos mueve un solo corazón, una sola alma, tampoco tenemos problemas generacionales.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto que la Asociación de Medjugorje, aparte de la Hora Santa, ya realizada el día 16, tiene otras dos programadas, Dios mediante, para los terceros sábados de febrero y marzo, días 18 y 19, respectivamente, también en el Tibidabo de 20,00 a 21,00 horas

    ResponderEliminar