lunes, 28 de diciembre de 2015

Omella ya va en metro

Desde su llegada a Barcelona nuestro nuevo arzobispo no ha gozado de un minuto de descanso. Toma de posesión en la Catedral, espléndidamente relatada ayer por Prudentius de Bárcino, misa en la Merced el domingo por la mañana y multitudinaria misa en la Basílica de la Sagrada Familia por la tarde. ¡Hasta ha tenido tiempo de ir en metro! ¡Y de perderse! Así lo relató en las dos misas de este domingo. A primera hora fue a acompañar al templo gaudiniano al arzobispo de Tours, Mons. Bernard-Nicolas Aubertin, compañero suyo de misión con los Padres Blancos, y quiso volver en metro, equivocándose de línea y pasándose luego de parada. Guiño muy francisquista ese de ir en metro, pero que ha causado tanta fortuna, que hasta el cardenal Martínez Sistach ha anunciado que va a dejar a su Schumacher y también viajará en el suburbano. 

Lo cierto es que Omella ha iniciado su pontificado con un estilo en las antípodas de nuestros últimos obispos. Tanto de Jubany como de Carles, como de Sistach. Predica desde el ambón y no desde la cátedra, no lee sus homilías, las salpica de anécdotas, todo ello bajo el lema que destacó en su toma de posesión: “evangelizar con nuevos métodos”. Y a fe que lo consiguió. En la misa de la Sagrada Familia, a la que uno asistió, el entusiasmo fue indescriptible. La atención a su sermón -trufado de más de un detalle populachero-  así como el calor que le dispensó la feligresía, evidenciado en un enardecido y prolongado aplauso final, son muestra relevante de una personalidad que logra causar empatía. ¡No es poco!
El Consejero de Justicia besando el anillo al obispo
Nos pedía nuestro arzobispo que le respetásemos un tiempo de luna de miel y la verdad sea dicha que lo ha conseguido, con éxito de crítica y público. Ni un medio progre contra Omella. Ni tan siquiera un medio nacionalista. Ayer la Sagrada Familia se llenó tanto de curas germinantes como de Sistach macoutes. Sólo dio la nota un Turull con ansias de protagonismo, al que parecía que Omella no le hacía el menor caso. Todas las tendencias unidas, con la ilusión en un nuevo Pastor. Hasta la ausencia ridícula y mal educada de un Artur Mas o de algún consejero de la Generalitat en su toma de posesión, se volvió tornadiza con la asistencia del consejero Germà Gordó (¡que unción besándole el anillo!) y los concejales Xavier Trias y Alfred Bosch en la Sagrada Familia. ¡Llisterri iba anunciando a la entrada, a quien quería escucharle: avui vé un conseller! Porque el mosqueo que llevaba el sábado el director general d’Afers Religiosos (ese adolescente sin corbata) fue terrible, habiéndolo dejado solo al lado del Capitán General y la Delegada del Gobierno. Si el gesto de nuestros mandatarios autonómicos era para no provocar a la CUP, les salió el tiro por la culata, cual es de ver con el esperpéntico empate en la Asamblea de Sabadell.
Eso sí, no se quita a Sistach de encima. Sorprendió mucho la asistencia del cardenal a la misa de la Sagrada Familia. Tuvieron que justificarla con el pretexto de que hacía 28 años de su ordenación episcopal. ¡Con una vida tan plagada de cargos, siempre encontrarán excusa! Pero, pobre Sistach, qué papel de la triste figura hacía. Reducido a mero concelebrante, al lado de Mons. José Luis Redrado, secretario emérito del Pontificio Consejo Pastoral de la Salud y sacerdote que residió quince años en Barcelona, como Jefe del Servicio Religioso del Hospital de San Juan de Dios. La posición de un cardenal, reducido a obispo emérito, es muy incómoda. Ni Jubany ni Carles solían coincidir en celebraciones religiosas con sus sucesores, sobre todo cuando no habían alcanzado el purpurado. Ello no quiere decir que desapareciesen del mapa: presidían celebraciones, les llamaban a actos, escribían artículos; pero sin entorpecer jamás la labor cotidiana del nuevo residencial. ¡Y qué mala cara hace Sistach! Este hombre ha envejecido más en dos días sin mandar que en once años de obispo.

Ha entrado Omella con más buen pie del que esperaba. Va a gozar de buena prensa y de un amplio consenso entre todos los sectores. Hasta que empiece a tomar decisiones, claro está. Especialmente porque ha manifestado que se va a dedicar a visitar todas las parroquias y allá podrá comprobar dónde hay vitalidad y dónde no. Donde le recibe un consejo parroquial que hiede a clases pasivas y donde le recibe una feligresía joven y renovadora. Donde halle un ambiente cerrado, en el cual hace 40 años que son los mismos, y donde halle savia nueva y emprendedora. Tiempo tendrá. Por ahora se va a limitar a ver y escuchar. Y hará bien. Ya empezará a conocernos a todos. Y parece que de tonto no tiene un pelo.

Oriolt

23 comentarios:

  1. Que artículo más acertado, mejor no podía contarlo. Lo de Sistach es un poema, yo diría que hasta el último momento pensó que el nuncio le entregaría el báculo a él nuevamente, y cuando despertó de su sueño......la cruda realidad de emérito. Opino lo mismo, difícil será sacárselo de encima, porque no creo que se retire como sus predecesores. Aparecerá en todos los lugares aunque no se le invite.
    Y Omella colosal como el sunami que necesitaba esta archidiócesis. Y creo que tiene una buena táctica: meterse a la gente (a sus ovejas) en el bolsillo. ¿Quién se atreverá a meterse con él, cuando los fieles lo aclaman por doquier?. Hasta LListerri lo reconoce en Catalunya Religió.
    Lástima que cinco años pasan deprisa y mucha es la tarea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo 23:22
      No tenga la menor duda de que se atreverá Germinans, porque la forma de entender "Iglesia" que tiene germinans, no tiene cabida en la sociedad actual y naturalmente, acabarán "discrepando" de Omella. Al tiempo.

      Eliminar
    2. MARPN Respetado anónimo de las 9:14
      No profetice, que no es un profeta. Qué ganas le tienen algunos a GG. ¿Por qué será?. ¿Denuncia las incorreciones que se han ido cometiendo en nuestra querida Iglesia católica
      de BCN?. ¿Por que gracias a este blog nos hemos ido enterando de los trapicheos que se han cometido?. ¿Quizás no es cierto lo que se ha ido denunciando?. Reconozco que algún comentario
      se ha hecho elevando un poco la voz. Pero todos tenemos fallos y es de sabios reconocerlo. Se ha acabado el tiempo de bajar la cabeza. Reconociendo nuestros pecados, tenemos la obligación de denunciar todo aquello que va en contra de nuestra querida IC. Le pese a quien le pese. Cuántas cosas abrían de salir a la luz para acabar con estas situaciones tan desgraciadas.
      Con la ayuda de María Auxiliadora nustro nuevo arzobispo irá poniendo a cada uno en su sitio. Eso sí, con mucha Misericordia que es lo que le falta a muchos de los que hasta ahora han sido los protegidos.
      Sr. Oriolt me ha gustado su artículo y veo que coincide conmigo en que el cardenal no debe encontrarse demasiado bien, por la cara que hacía : Como dije en otra ocasión, que Dios Padre le ayuda a reflexionar y a dedicarse a la oración pidiendo por su querida Iglesia de BCN.

      Eliminar
  2. Dios quiera que no esté comenzando en Barcelona un pontificado populista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va de populista nada.
      De hombre que sabe ha venido a servir!!!

      Eliminar
    2. Todo indica que será igual de pseudopopulista que el Papa Francisco y que M. Osoro... No es malo eso... Pero tampoco es bueno. Es peor... Y espero equivocarme, o que Germinans sea mucho más prudente que lo ha sido con este artículo.

      Eliminar
  3. Sr. Oriolt, gracias por su artículo, muy completo y ajustado a la realidad.

    Se nota que el catalanismo progresista "Dels Fills con Concili"(De los Hijos del Concilio), afortunadamente para el Pueblo de Dios, El Cuerpo místico que es la Iglesia, que peregrina por Barcelona, Ya han envejecido o están en manos de Dios o de Diablo. Vaya usted a saber donde paran, ya que eso solo lo sabe Dios.

    Una cosa que le deberemos facilitar al Monseñor Juan José, será un plano de la red de TMB, para familiarizarse con el transporte urbano, si es que le dejan seguir por esos derroteros.

    ResponderEliminar
  4. Por Dios, cuando leo estas entradas con este tono entre condescendiente, despectivo y "se lo que hicisteis el último verano", no puedo evitar desacreditaros. Uno espera más bondad en las formas un portal de información religiosa católica.

    ResponderEliminar
  5. Llenar los depósitos de oraciones29 de diciembre de 2015, 1:11

    Les sugiero que recen mucho...

    La Iglesia entra en un tiempo especial que nada bueno presagía...

    Recen por las benditas almas del Purgatorios, por las olvidadísimas almas purgantes de obispos, sacerdotes, diáconos y religiosos de Barcelona de todos los tiempos, que están casi completamente olvidados por sus propios compañeros barceloneses (eso pasa por comprar mala teología)...

    Recen por Sistach (pues lo hemos denostado mucho, aunque se lo mereciera), y por las almas de Jubany y Carles, los que empezaron a sufrir con esta cruz llamada diócesis de Barcelona...

    Y recen por Omella, cuando recorra las parroquias y algún día le contemos aquella historia, el 80% que no podemos explicar en Germinans por decencia, secreto, temor, espanto... y cuando se le acabe este estado de gracia...

    Y recen por las almas del Purgatorio, que es la Iglesia más olvidada de todas... la Iglesia del Pueblo de Dios no cuenta con las almas del Purgatorio, al parecer no existen para este postconcilio de la hermenéutica de la ruptura, y eso que son de las más necesitadas y las más abundantes... y de las más agradecidas, pues cuando van al cielo gracias a nuestras oraciones, les son dadas diversas gracias, y algunas ¿no irán a favor de su intercesor? Pues sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! La Iglesia Purgante.

      Ni la denominación (Purgatorio) y casi ni el concepto subyacente (almas necesitadas de purificación de la pena de la culpa) no constan casi en absoluto en las miles y miles de homilías, predicaciones, evangelizaciones, catequesis y documentos vaticanos, episcopales y abadiales.

      Es la Iglesia más fácil de acontentar, pues sólo necesita los remedios que da la Iglesia. Además, si alguien quiere ayudar a los pobres, después de los niños no nacidos por causa del aborto están las benditas almas del purgatorio, y son los pobres más agradecidos cuando van al cielo.

      La Iglesia preconciliar de Trento, la de siempre, tenía muy claro cómo liberar a las almas del purgatorio. Las misas son el instrumento preferente de liberación de almas purgantes, pero una pequeña guía de la de entonces lo detallaba:

      Ofrecer la sagrada eucaristía, las oraciones, los sacrificios (ascética, ayuno, silencio, lecturas), las indulgencias, y las obras de misericoridia corporal y espiritual.


      Eliminar
  6. Al hilo del nuevo estilo de Omella, alejado desde el primer momento del contubernio político, he reflexionado estos días navideños sobre los males de Cataluña, de la Cataluña sedicente cristiana en esta España sedicente católica. Reflexión entre distintas realidades confesionales.
    He leído informes sobre los crímenes cometidos contra los cristianos en países de predominio musulmán, estén o no bajo la férula del Estado Islámico. Sobre los impagables gravámenes económicos que asfixian a las pobres familias cristianas. Unas medidas que en Inglaterra se impusieron durante mucho tiempo a las comunidades católicas. Basta visitar la Torre Abbey, cerca de Torquay para conocer la suerte de los “recusants”.
    La unión les permitió resistir en la fe. Como dice el autor sagrado, “el hermano ayudado por su hermana es como una ciudad fortificada”.

    Y he pensado en la doctrina canalla y bandida de numerosos eclesiásticos y adláteres de esta tierra. Los “recusants”, así llamaban a los católicos los responsables de la Iglesia de Inglaterra (anglicanos), me traían a la memoria los miles de “recusants” que han abandonado nuestros templos por culpa de una prédica canalla secesionista. Los anglicanos pusieron al Rey por encima del Papa, estos secesionistas de acá ponen a su dios nación por encima de la doctrina de Cristo. Ni que decir tiene que aquellos perseguidores de católicos, a sangre o con impuestos, han encontrado émulos en estos nuevos proclamadores de unos derechos inexistentes de un pueblo inexistente.
    La historia de la ciencia aportaba, a esas reflexiones, ejemplos confirmadores. Cientos de investigadores y profesores de universidad, considerados no alemanes por quienes repartían carnéts de identidad nacional, expulsados y perseguidos. Como Lisa Meitner. No importaba que ellos o sus progenitores se hubieran batido como bravos soldados alemanes en la Primera Guerra Mundial. No eran alemanes, y punto. Aquí los catalanes que aborrecen del nazismo separatista clerical son considerados no catalanes si no juran una inmersión aberrante y contraria a derecho. No porque quienes deseen ese tipo de docencia no tengan derecho, sino porque quienes desean ampliar la mente y el horizonte, dentro de su patria común, se ven privados de esa posibilidad.
    Y todo ello, obviamente, verdad monseñores, verdad periodistas, curas y monjas, en nombre de una retorcida doctrina de la Iglesia. Doctrina bandida y canalla.
    En estas fiestas navideñas, con sabor a familia y a lazos entrañables, he pensado en el camino errado y obsceno que lleva a la división. Con sujetos esperpénticos como ese representante del partido de Maciá con nombre vitando o el de la CUP que falta a la votación pintoresca porque se ha ido a su tierra meridional a tomar unas copas y un pescaito frito. Ambos, por supuesto, catalanes de socarrel… Bromas aparte, me encantó obispo Omella que no tuviera que darle la mano a Mas, bastante se la han sobado Sistach, Vives y Soler. Sepa, que, desde tierras lejanas, pero sentimientos cristianos muy próximos, ese gesto fue recibido con alegría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que Mas no fuera a la toma de posesión de Omella es toda una declaración de intenciones.

      Eliminar
  7. Don Juanjo nos sorprendió con la homilia del día 26: los iconos: Abraham, Jeremías y san Pedro. Yo le pedería también 3 cosas: La Sagrada Familia lugar de culto y oración, centro internacional como Notre Dame de París o Lourdes... y no estaría de más que la hiciera cocatedral. Renovafr el profesorado de la Facultad de Teología: convoque oposiciones!!!! Y renueve la curia: El octogenario Matabosch creo que tiene como 18 cargos!!! Pues eso, a la jubilación (este es otro que nunca ha sido párroco).... En fin D. Juanjo al ataque, que nos tiene a todos en el bolsillo!!!
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien claro:

      1. Sagrada Familia, Templo internacional de la vida y la familia

      2. Renovación del profesorado de la Facultad de Teología

      3. Renovar la Curia diocesana (la que se enconctró Carles era bastante deshumanizada, y lo ha continuado siendo)

      Eliminar
  8. El cardenal Sistach estaba porque debía estar. Si dicen que su cara era un poema, de poder evitarlo no hubiera estado presente. Por favor, empezamos año no enreden más de la cuenta.

    ResponderEliminar
  9. Que exija a sus presbíteros que realicen una liturgia conforme a las rúbricas, y que no usen cálices de cristal o "duralex", o inventen liturgias más al gusto protestante que al de la propia Iglesia. NI quiten ni añadan de la Palabra de Dios, y sean humildes y utilicen la casulla en las misas. Y convencerse en que ser cristiano no es una ideología cristológica; sino una identificación con el mismo Cristo.

    Dar un toque a las congregaciones religiosas para que sus religiosos ordenados dejen de ir por libres, y vistan, al menos una vez al año sus hábitos, para que se hagan visibles al mundo. Lo mismo para los curas diocesanos, que vistan y hagan pública su condición de sacerdotes, vistiendo el uniforme de la Diócesis, al menos el alzacuellos; y que dejen de vestir como adefesios o camioneros franceses. Y manifestar públicamente su sacerdocio de Cristo. Entonces habrá más vocaciones. A la gente, creyentes o no, les gusta ver por las calles a curas y monjas, y no camioneros franceses y mujeres vestidas de mamarrachas.

    Un plato de cocina entra antes por la vista, que por el sabor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y...¿Por qué eliminar? No entiendo.

      Eliminar
  10. Señores germinantes, hace meses, y por una referencia en un diario digital, tuve noticia de ustedes. Desde entonces consulto su blog prácticamente cada día. He seguido el tratamiento que han dado al nombramiento y toma de posesión como arzobispo de Barcelona de Monseñor Omella. Y aunque creo no poder dar consejos a nadie y mucho menos lecciones, les rogaría tuviesen misericordia con el cardenal-arzobispo saliente; se ha cerrado una etapa y otra nueva se abre. Tengo en el nuevo arzobispo muchas esperanzas. Me acuerdo del Buen Pastor al que se alude en los Salmos y en el Evangelio de San Juan, y espero que Monseñor Omella ejerza de buen pastor que nos reconoce y al que reconocemos; y que cuando en algo no nos acabe de gustar su actuación seamos misericordiosos con él. Por lo demás, en una de las fotos que ustedes publican en su artículo “Omella ya va en metro” me ha parecido reconocer a un juez eclesiástico, y doctor en ambos derechos, que fue vicario de una parroquia del occidente de Barcelona y cuya actitud de entonces , a mi parecer, estaba más en la línea del anterior Obispo.
    Qué emoción poder encontrarte a tu pastor en el metro. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  11. Gran alegría la ausencia de Mas,nos hemos evitado que complique los actos de nuestro nuevo PASTOR .
    MaS no representa ya a casi nadie y las fotos que recuerdo con la cúpula de la Iglesia me dan arcadas,asi como las maniobras que hicieron con el Vaticano para nombrar a alguien de su cuerda.
    Gracias al Papa Francisco que está de vuelta de tanta hipocresía y le gustan las cosas sencillas y claritas.
    Bienvenido Pastor Omella

    ResponderEliminar
  12. También yo me alegro de que Mas ni Colau ni ningún delegado oficial de alto rango haya acudido a la ceremonia religiosa. Es cierto que algunas celebraciones eclesiales revisten un aspecto cultural y hasta político ineludible en nuestra sociedad. Pero eso es algo muy superficial comparado con la esencia de los sacramentos, sobretodo el de la Eucaristía.

    Todo lo que ocurre en estas celebraciones es sagrado y así deberíamos verlo. Los obispos son ¡los sucesores de los apóstoles! Las celebraciones de ordenación o de toma de posesión de un obispo implican esta tremenda realidad.

    Si Mas asiste o no asiste es por compromiso. Si tuviera fe, hubiera asistido ni que fuera a título personal, al margen de otras consideraciones. Pero su asistencia o no es un adorno prescindible en comparación con lo realmente grande que estaba pasando en la Catedral.

    ResponderEliminar
  13. Tarea difícil la del arzobispo Omella, levantar una diócesis en tierras de misión antaño católicas pero gracias a un clero nacional progresista y un alto clero pasivo han arruinado la iglesia de Cristo que peregrina en Barcelona... Y lo del cardenal Sistach otra tarea difícil, no le habrá gustado como le han dejado el lujoso ático en la residencia sacerdotal , si es que seguro que cuesta cambiar un palacio por simple ático por muy lujoso que sea... En fin

    ResponderEliminar
  14. Se ve que el cardenal Sistach es de esos que mueren peleando, hasta que el señor no se lo lleve seguirá enredando y conspirando... Esperemos que el arzobispo Omella haga gala de aragonés y le mande a leer, escribir y ver la tv en su lujoso ático de la Residencia Sacerdotal San José Oriol... Eso sí para lo medios de comunicación y la galería el cardenal Sistach vive humildemente como un mossen más en la Residencia Sacerdotal vamos igualito que el cardenal Bertone...

    ResponderEliminar
  15. No estaría mal que Mons Omella enviará al cardenal a República Dominicana para compartir con su prima monja concepcionista... Así dejará de conspirar y podremos dejar de ver su cara de pepinillos en vinagre... Si le viera el papa...

    ResponderEliminar