jueves, 10 de diciembre de 2015

Corruptionis laus ab Aloisio Card. Martínez Sistach

Corruptio óptimi péssima
(en nuestro caso, la corrupción de los optimates es desastrosa)

La obra de Erasmo de Rotterdam, el gran humanista cristiano, fue de una trascendencia capital. Y sin embargo la hemos olvidado casi del todo y nos hemos quedado con su “Elogio de la locura” (Stultitiae laus). Me temo que al cardenal Sistach le ocurrirá algo parecido. Nos olvidaremos de toda su obra para recordarle por su fervoroso elogio de la corrupción, personificada en el muy honorable y muy honrado Jordi Pujol, su máximo paradigma, que fue capaz de convertirla en motor principal de las instituciones públicas. Ha sido la del cardenal, una insuperable Corruptionis laus. 

Cuando preguntado por la situación penal de Jordi Pujol, dice que "una cosa es el padre y otra son los hijos", o cuando dice que Pujol "ha hecho cosas muy buenas y puede ser que no haya hecho algunas, pero esto lo tiene que decidir un juez", invoca la ingeniería judicial que, usada con maestría (véanse los casos de corrupción institucional, desde el rey y la princesa a la ejercida por los partidos: que eligen a los jueces, claro) diluye la responsabilidad de la institución (la verdadera responsable) para acabar cargándola sobre el consorte, el tesorero o el conserje. Es decir, se apunta a la institucionalización vigente de la corrupción, en virtud de la cual nunca le toca pagar al responsable moral y real, que jamás coincide con el judicialmente responsable. Precisamente gracias a que los jueces nunca dan con el responsable real (al que por no estigmatizarlo, ni siquiera lo imputan), la corrupción sigue instalada confortablemente en el tejido institucional y por consiguiente en el tejido social. Por eso la gran mayoría de la población no tiene el menor empacho en seguir votando corrupción.

De todos modos es muy relevante la opinión expresada de forma tan convencida por Sistach: es una pieza maestra que además tendrá una enorme acogida porque tiene la virtud de ser extraordinariamente representativa del estado de opinión más generalizado no sólo en Cataluña, sino en toda España. La mayoría de los catalanes, al igual que el cardenal Sistach, consideran a Jordi Pujol un político honrado, al que Cataluña se lo debe casi todo. Lo más importante quizás, el haber enrolado a toda España en su corrupción, debilitándola así hasta la extenuación. Él le sacó un ojo a Cataluña; pero a España la ha dejado ciega. No hay más que ver cómo le apoyan todos los que se han reunido en su entorno bajo la candidatura de “Junts pel sí”. Es que para todos ellos la corrupción de Pujol es cuestión menor, que no empaña la honradez de un político, sobre todo si la emplea para corromper al gran enemigo de Cataluña. Se inoculó heroicamente el virus de la corrupción para enfermar y destrozar con él a España.
Y tan asumido tenemos que nuestros optimates ejercen en la política el derecho de conquista, que asumimos sin el menor empacho todos los niveles de corrupción como si ése fuese el estado natural de la política, que lo es. Son distintos niveles de corrupción: pero tan incorporados a la normalidad, que nadie los percibe como corrupción. Ni los gobernantes ni los gobernados. Fue el caso del famoso 3%. Era vox pópuli, pero todo el mundo lo veía normal, incluso cuando ese 3% ascendía con toda normalidad también a los dos dígitos. Tanto que la opinión expresada por el cardenal de que Jordi Pujol ha sido un referente para Cataluña e incluso un referente de honestidad, es compartida por la mayoría de la gente. Todos solidarizándose con esa corrupción tan honorable. 
Pero lo realmente singular de estas declaraciones de Sistach es la sintomatología política (porque el cardenal habla como político que es, en los últimos estertores de su ejercicio político). Los políticos, en efecto, han dado carta de normalidad a la corrupción de todo el sistema, implicada en la corrupción de la misma cabeza del sistema. Es lo mismo que ocurrió en Andalucía con los ERES: un montaje de corrupción desde el mismo sistema; lo mismo que ha ocurrido en toda España (y bastante más allá) con las subvenciones de la UE para los cursos de formación de los trabajadores: instituidos como herramienta de corrupción (si les dan a los sindicatos la formación de la que no saben nada, ¿qué motivos hay para que no les den también las obras públicas, la compra de armas para el ejército y la de material para los hospitales?); lo mismo con el lío de los sucesivos tesoreros del PP, que han robado lo que no está escrito (para el partido y para ellos). Y el partido supuestamente sin enterarse. Con todo ese panorama, ¿cómo iban a enterarse de la corrupción institucional de Jordi Pujol? Sistach tiene toda la razón: su percepción de que los promotores de esos niveles de corrupción institucionalizada son un ejemplo de honradez, es compartida por la inmensa mayoría de los políticos. Eso explica que Francisco Granados, el de la imponente trama Púnica, luciera por el mundo su cara de buena persona y reivindicara con gran convicción la honradez de la inmensa mayoría de los políticos. Incluida la suya por supuesto: que él hacía lo que veía hacer a todos.
Y eso que este nivel de corrupción, el de inflar los precios para pagarles la mordida a los políticos, es el chocolate del loro. Sí, sí, aunque sea un loro que come mucho chocolate, ésta es una partida menor de la corrupción. La más grave, la que ha practicado Sistach intensamente, y ésa sí que lleva el país a la ruina (y en el caso de Sistach, la Iglesia) es repartirse los políticos los cargos públicos, que no han parado de multiplicar sangrando horriblemente el presupuesto, como legítimo botín de guerra. Otra vez la percepción de legitimidad del cardenal. Mientras el tejido productivo de España ha tenido que sufrir durante la crisis un incremento de 3 millones de trabajadores en paro, el tejido de poder no sólo no ha sufrido merma, sino que incluso ha crecido. Y para mantenerlo, España ha tenido que endeudarse hasta el 100% del PIB. Eso sí que es corrupción al por mayor, no las muy honorables baratijas esas del 3%. Corrupción desvergonzada y desatada.
Pero esa corrupción, el cardenal ni la percibe. Él mismo ha administrado los cargos, las sinecuras y las canonjías de la diócesis, no en favor de la Iglesia, sino en favor de su poder. Es lo más normal, ¿no? ¿No es eso lo que hace todo el mundo tanto en la política como en la Iglesia? El que tiene poder, de lo primero que se ocupa es de conservarlo y consolidarlo hasta donde alcance. Y ya ves, eso es más grave que meter la mano en la caja o en el cepillo de los parados o de los pobres. Pero si nadie lo ve así, ni los políticos ni los eclesiásticos con poder, ¿por qué tendría que tener mala conciencia nuestro cardenal por la política de cargos que ha practicado hasta la víspera de su jubilación definitiva? Pero bueno, como dicen en el entierro del Papa, con mucho más poder que el cardenal arzobispo de una de las grandes diócesis de la Iglesia, sic transit gloria mundi. 

Cesáreo Marítimo          

27 comentarios:

  1. Mala fe, la de Sistach. El mismo avieso comportamiento que cuando dice que él no puede pronunciarse sobre el separatismo, pero su hermana es secesionista. Mala fe. Engala de intento. Pues pública es la recriminación que Pujol le hizo a Prenafeta, otro que tal baila, cuando le avisó de que los negocios de su hijo le comprometían en cuanto presidente. Está escrito en los periódicos y lo hemos leñido todos. Mala fe. Mala persona,k en cuanto personaje público. En su interior no me meto. ¿A qué viene esa conducta pública vituperable? En castellano se aplica un despectivo que rima con alcuza.

    ResponderEliminar
  2. Esta mañana, querido Segismundo, al salir de la misa en la parroquia de la cual estás al frente (es un decir), me comentaba un feligrés (y no es Ramon Reixach, al que le tienes ganitas, pongo al Altísimo por testigo) que pasa unos tiempos en el Archivo de Santa María, institución diferenciada de la parroquia que ocupa un local anexo, que tú, amigo (es un decir) que mandaste venir a un juez eclesiástico de la diócesis a cambiar la cerradura y llevarse el ordenador. Sabes que en ese ordenador hay miles de horas de trabajo voluntario (porque tú cobras, ellos no; y ellos trabajan, que tu no) de los que sacan adelante el archivo. Nadie les dijo nada y les tuvieron reuniéndose en la calle 8 días. Por orden de Segismundo, aunque tú debes haberlo aprobado, Sebastiá, que lees esto, como yo, cada noche.

    Me comentaba esta mañana también este feligrés que los del Archivo ya tienen una llave nueva pero no el ordenador. Esto es hurto, y dejarles con una mano delante y una detrás, demostrando el magno desprecio que sientes Segismundo, por su trabajo.

    El caso, que la obsesión enfermiza de Segismundo aconseja que se ponga en tratamiento y se dedique a la oración. Nunca en 7 años, nunca es nunca, le he visto rezar. Como dice el Papa, si estás neurótico, o enfermo, y lo estás, ve al médico, pero no jodas al personal hombre.

    Según he leído en estas páginas, mandaron a Segismundo a Mataró para que averiguara quien anda por aquí de Germinans. Obsesión del Cardenal, quien ha llevado a juicio a inocentes gastándose miles de euros en procedimientos, dinero de los contribuyentes en el cepillo de las parroquias. ¡Qué vergüenza! Y ahora miles de euros en un abogado franquista, Carlos Rey, para defender a Segismundo de su responsabilidad de la agresión contra un periodista en la parroquia.

    Carlos Rey redactó solito por orden del Generalísimo la sentencia para matar a Puig Antich con pruebas inventadas, falso testimonio y como cabeza de turco, desoyendo la petición de clemencia del Vaticano, y además por garrote vil, que vil no lo es el garrote, sino el que aprieta la tuerca. Estaría beneficiándose a la parienta el Carlos Rey a esa hora o sobando tranquilamente, pobre, mientras el otro pagaba el pan de sus hijos con los huesos de su cuello y los gritos de su garganta. Por ello reclamado Carlos Rey por la Justicia Argentina a instancias de la familia Puig Antich hoy, caso abierto.

    Ahora, decía, el caso está en la Audiencia Provincial por no querer conciliar Subirá, jefe de protocolo del Cardenal, agresor y denunciado, y Segismundo, instigador, con un feligrés (servidor) al que, haciendo de periodista, Subirá le pisó la cámara, le insultó a gritos y le continuó empujando en distitas ocasiones durante la ceremonia de traslado de los restos mortales del Beato Samsó a su urna definitiva en la basílica, al decirle tú, Segismundo, como se demostrará, o no, que me echara como fuera. Y esto fue así pues pones a todos los que denuncian tu trágica gestión de las almas a ti encomendadas por Dios en el mismo saco de Germinans. Almas de las que rendirás cuentas mientras se pudre tu cuerpo en la fosa, como se pudrirá el mío en su día. Más de Germinans lo debes ser tú que lo lees cada día, y que montas la única asamblea parroquial en los 7 años que llevas tristemente al frente de la parroquia utilizando un escrito de Germinans como agenda de la reunión, y negándote después a recibir ninguna contribución de nadie con sus ideas. Yo el año pasado ni sabía de la existencia de esta página, que me ha abierto los ojos, aunque siempre leo todo con espíritu crítico.

    Milones de las antiguas pesetas se gasta el Cardenal, decía, y tú, hermano Sebastià, sin poder o querer hacer nada cuando te lo conté en tu despacho. Como me decías en tu despacho, "¿crees que me gusta a mí esta situación? ¿Crees que puedo hacer lo que me gustaría hacer?" Una víctima más del Cardenal.

    Cada uno purgue por sus pecados, pero la Constitución del Estado español garantiza la libertad de comunicar la verdad por cualquier medio que se desee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Picazo,

      eres un hacha....... bravo !!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
    2. No és gaire habitual que en aquesta pàgina hi escrigui algú que hagi tingut una audiència privada "face to face" amb el bisbe Sebastià Taltavull (si us plau, no cal que ens recordeu per enèsima la que us va cancel·lar temps enrere amb algun representant del vostre club anònim).

      Per altra banda les històries que explica en Jordi Picazo són totes elles força lamentables, sens dubte.

      Eliminar
    3. Omella y los voluntarios11 de diciembre de 2015, 11:31

      "...hay miles de horas de trabajo voluntario (porque tú cobras, ellos no; y ellos trabajan, que tu no) de los que sacan adelante el archivo..."

      Jordi Picazo incide en un gran tema, el del transcendentalísimo y completamente desvalorizado trabajo de los laicos voluntarios que a cambio de NADA, descargan de trabajo a los sacerdotes con el fin de que se dediquen a la cura de las almas, pero ven como en realidad (muchos, algunos) se están dedicando o a descansar o a dedicarse a otros trabajos.

      Hay abuso sobre el trabajo de algunos voluntarios laicos, no se cobra ni dinero de bolsillo (pocket money) para unos mínimos gastos (transporte, comida), ni hay ningún reconocimiento de ningún tipo.

      Lamentablemente, sí ha habido por parte de la Generalidad y sus dirigentes una omisión sobre el tema del voluntariado y estos pequeños detalles del "Money pocket", incluso en la Iglesia, y un inicuo interés preferente sobre el "Money laundering" o lavado de dinero, lavado
      de capitales, lavado de activos, blanqueo de capitales...

      Éste será un tema que debe de intentar resolver Omella en Barcelona: la situación de los voluntarios.

      Eliminar
    4. "...montas la única asamblea parroquial en los 7 años que llevas tristemente al frente de la parroquia utilizando un escrito de Germinans como agenda de la reunión..."

      Le pediría a Omella: eleve un poquitito del poquito el nivel leguleyístico de los párrocos...

      Eliminar
    5. "...Como me decías en tu despacho, "¿crees que me gusta a mí esta situación? ¿Crees que puedo hacer lo que me gustaría hacer?..."

      Otro tema más para Omella: la gestión presupuestaria diocesana.

      Y también para Roma: ¿qué debe de hacer un obispo auxiliar cuando ve actos discutibles de su propio obispo titular?

      Y quien dice obispo auxiliar, también se aplica al resto de empleados y subalternos.

      Eliminar
  3. Técnicamente, Sistach ha dicho que "ha estat", es decir, constata un hecho que fue real también para mí antes de saber todo lo que hizo:

    24:04: "El Jordi Pujol ha estat un referent per Catalunya i un referent també d'honestetat"

    No quiere juzgarlo (23:58 y 24:45), y advierte que los juicios anticipados de la opinión pública pueden dañar la democracia, como pasó en Italia y Manos Limpias, que hundieron la Democracia Cristiana. Bien.

    Pero el comentario de Cesáreo Marítimo es válido, porque Sistach debería de haber incidido en la corrupción en relación con la moral católica.


    www.ccma.cat/catradio/alacarta/el-suplement/lluis-martinez-sistach-el-proces-depen-dels-ciutadans-no-de-levangeli/audio/903161/

    ResponderEliminar
  4. "Ha estat", como comentario lingüístico, adelanto querido contertulio Pablo, que significa "hasta el día de hoy". Eso, parece falso a todas luces, y así parece que lo interpreta el artículo en este Site. Tu teoría, a mi entender como filólogo y periodista, sería con la expresión "Habia estat", válida tras la muerte de Pujol, o , en vida, hasta un momento en que dejó de serlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero la ortografía. ·Havia estat"
      En segundo lugar la situación en el tiempo. Para el pasado tenemos 3 formas: "Ha estat", "va ser", "havia estat". Ninguna de las 3 implica por si sola una situación temporal. Puede ser que lo fuese en un momento puntual o con duración indeterminada o hasta el momento presente. El matiz que se le quiere dar vendrá expresado por el contexto de la frase.

      Eliminar
    2. En general, hay que dar a Sistach el beneficio del desconocimiento frente a este presunto engaño masivo de Pujol, al presentarse como católico-catalanista ejemplar.

      No me creo que Sistach sospechara que Pujol, haciéndose pasar como el adalid del lema "Fe i País", presuntamente hubiera desviado hasta 3.000 millones de euros y hubiera asociado a su familia en un clan delincuencial. Esto es de tal enormidad moral que afecta a esta familia, a Cataluña y a España, porque es imposible que los servicios financieros españoles no supieran nada (Felipe González, Aznar, Zapatero, Rajoy).

      Eliminar
    3. Querido contertulio anónimo de las 11:26, tienes razón, imperdonable siempre la mala ortografía, lapsus debido a español/catalán en estos comentarios.Hay una cuarta forma, "era", para el pasado.

      De acuerdo contigo totalmente, en que el contexto manda en la mayoría de casos. Saludos.

      Eliminar
  5. Culpa de Jordi Pujol
    (que prefirió mahometanos
    y no hispanoamericanos
    por su odio al español)
    es el peligro islamista
    en Cataluña presente.
    Pujol fue un mal presidente,
    pérfido nacionalista,
    defraudador de caudales,
    deja a Cataluña hundida
    y abre su cuenta crecida
    en paraísos fiscales.
    José de La Roda

    (Es un sentimiento que corre entre el pueblo. Se lo dedico a Su Emnencia Reverendisima).

    ResponderEliminar
  6. Sistach es un estomago agradecido.........

    ResponderEliminar
  7. Santo Tomas Moro, es lectura y meditación obligada para cualquier cristiano con cargo público. Pujol ni lo olió así como el Cardenal pues explica muy bien y lo remató con su vida lo que es la HONESTIDAD. Ahora Aloisio le queda pedir PERDÓN y emendar la plana.

    No confundir con ÉTICA pues esta sin DIOS nada es.

    ResponderEliminar
  8. Las gravísimas declaraciones de Sistach: inminente apostasía11 de diciembre de 2015, 15:12

    Sistach dice que Francisco permitirá la comunión de los adúlteros (divorciados recasados con relaciones íntimas) durante el Año de la Misericordia.

    El argumento es el siguiente: el divorciado recasado en matrimonio civil o simplemente ajuntado en pareja de hecho, ambos teniendo RELACIONES SEXUALES plenas, con o sin anticonceptivos, no podrán casarse en segundo matrimonio canónico porque el primer matrimonio canónico no está anulado, pero SÍ podrán recibir tanto la confesión como la comunión (y podrán casarse civilmente o emparejarse de hecho con relaciones sexuales libres), teniendo en cuenta la FALTA DE CULPA, es decir, eximentes y atenuantes.

    Tal permisión es una causa de apostasía y herejía. Si ello fuera así, muy pronto la Iglesia se va a dividir en dos: la heterodoxia apóstatica y cismática, absolutamente mayoritaria, amiga del espíritu del mundo, encabezada presuntamente por Francisco como Antipapa; y un resto, ultraminoritario, la verdadera Iglesia. Asombroso, Sistach.

    Un verdadero cambalache. La indisolubilidad significaría para Francisco simplemente que no pueden contraer un segundo matrimonio canónico porque el primero no está anulado siguiendo la nulidad exprés.

    Pero los católicos divorciados podrán o bien casarse en matrimonio civil o religioso de otra confesión (con relaciones sexuales plenas y anticonceptivos), o bien emparejarse de hecho o unirse civilmente (con relaciones sexuales plenas y anticonceptivos), Y ADEMÁS podrán ser absueltos en la confesión, Y ADEMÁS podrán comulgar en la misa.

    Lo que supone que podrán ser padrinos, ministros extraordinarios de la administración de la eucaristía, acólitos, lectores, ostiarios, receptores de exequias sin necesidad de demostrar arrepentimiento o conversión, receptor de la extremaunción, ser evangelista, predicador, catequista, participante activo en cualquier sacramento, ser misionero, ser teólogo, participar en cualquier sínodo, concilio o consejo, ser consultor, ser miembro dirigente de cualquier organismo vaticano o diocesano, administrar bienes eclesiásticos, participar en la administración de justicia...

    El divorciado recasado civilmente o emparejado y que mantiene relaciones sexuales es adúltero, y por ello, NUNCA JAMÁS podrá ni ser absuelto ni comulgar. No están excomulgados de la comunión eclesial, pero sí están excomulgacionados de la eucaristía y de la absolución, pero pueden presentarse ante la misericordia de Jesús.

    La razón es muy simple. El adúltero comete un acto gravemente inmoral de forma objetiva, independiente de la culpa subjetiva. Adulterio, aborto y blasfemia son actos objetivos gravemente inmorales, con plena independencia de las causas eximentes o atenuantes: Familiaris consortio 84; Veritatis splendor 54-64; Catecismo 2380 y 1756.

    Por tanto, si no hay culpa subjetiva, entonces hay que solucionar las causas objetivas para comulgar y ser absuelto: hay que convivir como hermanos, hay que solventar el error, la ignorancia, el miedo insuperable, remover el obstáculo impeditivo...

    Ir a comulgar no es un caso de conciencia bien formada (porque todo valdría, hasta la convivencia homosexual), sino que es un caso objetivo: ¿convive con relaciones sexuales? entonces no se puede comulgar...

    www.periodistadigital.com/religion/familia/2015/12/11/sistach-cree-que-el-papa-abrira-la-comunion-a-los-divorciados-vueltos-a-casar-en-el-ano-de-la-misericordia-religion-iglesia-vaticano-familia.shtml

    "...No se puede negar que en algunas circunstancias la imputabilidad o responsabilidad de un acción pueden quedar anuladas a causas de diversos condicionamientos". Una "grieta" que ya en la primera etapa del Sínodo "se insinuó" y que ahora "se ha abierto como una puerta importante. Hay ciertas circunstancias atenuantes, e incluso eximentes" para permitir la comunión a los divorciados vueltos a casar."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora se entienden muchas cosas.

      1. Francisco animando que Sor Caram haga lío

      2. Sistach escogiendo los dos libros de Sor Caram y Sor Forcades al final de la mencionada entrevista de radio de Cataluña Radio

      3. Sistach es favorable a la comunión de los adúlteros, y parece que Francisco también

      4. Hay indicios de que Sistach ha apoyado durante todos estos años la heterodoxia de Sor Forcades y Sor Caram

      5. Si todo ello es cierto, entonces es gravísimo

      Eliminar
    2. Eso que ha dicho el cardenal, si lo ha dicho, es una temeridad.
      Pone en boca del Papa algo mucho más que una herejía,
      porque el matrimonio es el Plan de Salvación de Dios,
      es la Iglesia misma.
      Está negando la gracia, la economía sacramental fruto de la Redención.
      Está negando a la misma Iglesia Católica.

      Eliminar
    3. ¿PERIODISTA DIGITAL, es de fiar en el tema católico?

      Digo porque no se puede creer como dogma una cosa que no se sabe si es cierta o no. Solo lleva a la confusión y en estos tiempos lo que necesitamos es mantenernos FIRMES EN LA DE DE JESUCRISTO, QUE SE HA IDO TRANSMITIENDO A LO LARGO DE LA HISTORIA.

      No podemos creer al primer medio de comunicación que habla de la Religión Católica. como si se tratara de un partido de fútbol, prensa rosa....

      Eliminar
    4. Sr. Cesareo, aquí respecto a la corrupción no se salva nadie


      ¿Que es la CORRUPCIÓN, EN TANTOS ÁMBITOS, que si nos fijamos bien nos se salva nadie?

      En el latín es donde podemos establecer que se encuentra el origen etimológico del término corrupción.

      En concreto, emana del vocablo “corruptio”, que se encuentra conformado por los siguientes elementos: el prefijo “con-“, que es sinónimo de “junto”; el verbo “rumpere”, que puede traducirse como “hacer pedazos”; y finalmente el sufijo “-tio”, que es equivalente a “acción y efecto”.

      Corrupción es la acción y efecto de corromper (depravar, echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar).

      El concepto, de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), se utiliza para nombrar al vicio o abuso en un escrito o en las cosas no materiales.

      La corrupción, por lo tanto, puede tratarse de una depravación moral o simbólica.

      Por ejemplo: “No debemos tolerar la corrupción de nuestras tradiciones por presiones extranjeras”, “Las declaraciones del ministro contribuyen a la corrupción del acuerdo de paz”.

      En otro sentido, la corrupción es la práctica que consiste en hacer abuso de poder, de funciones o de medios para sacar un provecho económico o de otra índole. Se entiende como corrupción política al mal uso del poder público para obtener una ventaja ilegítima: “Los casos de corrupción de este país han llegado a las primeras planas de los diarios del mundo”, “El ex presidente será enjuiciado por corrupción en la compra de un avión”, “Me encargaré de perseguir la corrupción para que no haya ningún escándalo en mi gobierno”.

      En estos momentos, tal y como conocemos a través de los diversos medios de comunicación mundiales, se han producido numerosos casos de corrupción política. Esto viene a demostrar no sólo la impunidad con la que pueden actuar los distintos dirigentes sino también la necesidad del endurecimiento de las leyes para estas situaciones y de una reforma política generalizada.

      Asimismo hay que establecer que existen diversas instituciones y organismos que tienen como clara función el acometer lo que sería el control de la citada corrupción.

      Entre ellos destaca, por ejemplo,
      Transparencia Internacional (TI).
      Una organización no gubernamental, fundada en la década de los años 90 y con sede en Berlín (Alemania), que se encarga de desarrollar distintas medidas con el claro objetivo de ponerle fin a la anteriormente citada acción.

      España es uno de los países que en los últimos años ha visto cómo salían a la luz más casos de corrupción por parte de sus dirigentes. De ahí que no sólo se haya producido un cambio en la mente de la ciudadanía respecto a los políticos o que la nación haya sufrido una grave crisis económica sino también que hayan surgido iniciativas como la plataforma “Ciudadanos contra la corrupción 2.0”.

      El tráfico de influencias, el soborno, la extorsión y el fraude son algunas de las prácticas de corrupción, que se ven reflejadas en acciones como entregar dinero a un funcionario público para ganar una licitación o pagar una dádiva o coima para evitar una clausura.

      A la corrupción se encadenan otros delitos, ya que el corrupto suele incurrir en la práctica para permitir o solicitar algo ilegal.

      Un policía resulta corrupto si recibe dinero de un hombre para que le permita robar en una casa sin intromisión policial. En este caso, se juntan dos delitos: el acto de corrupción y el robo.

      Eliminar
    5. Al comentarista de "Las gravísimas declaraciones de Sistach: inminente apostasía, del 11 de diciembre de 2015, 15:12

      ¿Es lo mismo usar el futuro, como hace usted o usar como hace el Sr. Cardenal, usando el condicional, me refiero, como se supone a los tiempos de los verbos?

      Poder comulgar el Cuerpo y la Sangre de Cristo ¿Es un DON que nos dejo Jesucristo o es un derecho?

      ¿El Papa Francisco o el Cardenal Sistach, han dicho en algún momento que la Doctrina de la Iglesia acerca del pecado haya cambiado.

      Por favor, un poco más de seriedad en esos temas, formemos nuestra conciencia a la luz del Magisterio de los dos mil años que tiene nuestra querida IGLESIA CATÓLICA.

      Eliminar
  9. Les paso lo que se escribe en un folletón quincenal titulado El Pregó eclesial d'informació i opinió, Nº502, de 16 a 30 juny de 2015, bajo el título "Sodoma, la sodomía i els sodomites (Gn 19, 1-11".
    En el párrafo "L'amonestació de Jesús", sobre Lucas 17, 28-29 (traduzco):
    "¿Dónde se dictamina aquí una condena de la homosexualidad, tal como hoy día se entiende, de comunidad íntima de vida de una pareja homosexual adulta y libre?".
    Lo firma Valentí Fábrega i Escatllar.
    Aparte de retorcer la amonestación de Jesús a los judíos, el redactor olvida la clara doctrina de San Pablo sobre el desenfreno sexual.
    La cosa no pasaría más allá del límite..., si quedara en una digresión casi individual o de un grupo reducido y sectario.
    Pero es el caso de que los redactores son clérigos en su mayoría y el tal folletón quincenal se distribuye en iglesias (como Jesuítas de calle Caspe) y librerías (como Claret de calle Lauria), lo que inrroduce el gusano de la perversión en las almas sencillas que dan como bueno lo que se ofrece en Jesuitas o Claret, adornado con el perejil nacionalista.
    Aparte de esas perlas homosexuales, el tal folletón es un furibundo separatista y ataca con rabia a la jerarquía.
    José de La Roda

    ResponderEliminar
  10. Seguimos sin una explicación del motivo por el que Martínez Sistach hace estas insólitas declaraciones que le perjudican. No creo que sean un desliz –de hecho no las ha rectificado ni matizado-, más bien intencionadas. Y seguramente forzado por alguien.

    El fondo del asunto me parece el siguiente. Usan a Sistach para “santificar” el derecho de los dirigentes separatas a robar a todos. Que es el fondo del llamado “prucés” y que pretenden consagrar ahora con una reforma constitucional. Es un acto de jactancia, de chulería, un alarde de poder. Y es la vieja táctica separata de mover el campo de juego hacia el extremo más delirante para intentar colocar como “moderado” y razonable sus pretensiones.

    Y Sistach es ya un personaje caduco, cuya inmolación no le causa mayores perjuicios, y sus amigos separatas sabrán agradecérselo.

    ResponderEliminar
  11. Hace muchos años que huele a podrido en Dinamarca. Y ese olor lo hemos olido la mayoría de catalanes.
    Parece que hay alguno, como el cardenal, que pudiera presentar alguna patología en el centro olfatorio.

    Ya Albert Boadella habló de la “catacracia” en Ubu Rey.
    Hay mucho escrito sobre la corrupción de la Generalitat.
    Uno de los autores, Xavier Horcajo en “La pasta nostra”, 2013, ya explicaba con pelos y señales como se manejaban en el entorno de Jordi Pujol.
    Decía: “Desde hace 35 años, primero con los Gobiernos de Jordi Pujol, que llegó a ser el jefe de gobierno más longevo de toda Europa; luego los años de oposición con el tripartito en el Gobierno y después con la reinstauración de Convergencia i Unió en el poder y Artur Mas en la Presidencia, se han caracterizado por innumerables casos de corrupción arreglados de forma política.

    A veces con apaños en los juzgados, en las fiscalías generales del estado, a veces con indultos graciosos de los culpables condenados, a veces comprando sentencias y, las más con apaños políticos para que los pillados –que son muchos salieran indemnes. Con los años, la sensación de impunidad viajaba en los coches de consejeros y altos cargos de la Generalitat nacionalista.
    La bandera catalana ha sido el refugio de estas conductas indignas.

    El PSOE y el PP han dejado hacer con la corrupción, que a pesar de ser conocida, ha sido consentida. Cuando no perdonada, disimulada e incluso, a veces, compartida”.

    ResponderEliminar
  12. .......y ya sólo faltaba ahora lo de Xavier Salinas........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Artificioso caso, en que el presunto cornudo, aristócrata, se empeña en que todo el mundo le tenga por cornudo. Evidentemente, alguien mueve los hilos.

      Eliminar
  13. Ahora los imputados, por el sólo hecho de serlo, se convierten directamente en culpables. Con ese mismo criterio el autor del artículo podría barrer el birrete de 2/3 del colegio episcopal.

    ResponderEliminar