jueves, 26 de noviembre de 2015

Banderas cómodas

Sí, claro, uno puede ondear banderas de bien llevar, por las que nadie te cuestiona, por ser las que se llevan; que es lo que hace la Iglesia cuando se empeña en distinguirse en su afán de acomodarse al mundo; o puede optar por enarbolar banderas incómodas que caracterizan a la Iglesia, porque sólo ella las enarbola: son banderas que no acepta el mundo.

¿Qué hubiese pasado si la Iglesia se hubiese empleado a fondo en ayudar a los cristianos perseguidos abriéndoles las puertas de nuestras parroquias, de nuestros conventos y de nuestras instituciones a los que optaran por refugiarse entre nosotros? No lo ha hecho. Oportunidad perdida de que el mundo, bien a su pesar, se viese obligado a exclamar, como los paganos viendo a las primeras comunidades cristianas: “Ved cómo se aman”.


Porque resulta que hoy se lleva justamente la bandera de la acogida a los refugiados, pero sin sectarismos, sin cuestionarse nada; es el tiempo de los refugiados. Y la Iglesia que no atendió a los suyos, se ha sumado gozosa a la iniciativa del mundo, de acoger a cualesquiera refugiados, procurando que no sean cristianos perseguidos, no vaya a ser que el mundo le afee esta conducta. Pero no tardarán en arriar esta bandera, porque se nos viene el tiempo del terrorismo en casa, y con unos niveles de psicosis (es decir de acomodación mental y anímica a la nueva bandera) que hacen inútiles e inconvenientes todas las objeciones.

Y claro, en ese confuso flamear de banderas, va el cardenal Cañizares y cargado de razón se adelanta al cambio que se ve venir: advierte que con el alboroto de los refugiados, se pueden colar terroristas. ¡Por poco lo linchan! Y ahora que se sabe a ciencia cierta que se han colado efectivamente, ¿qué? Pues nada, que los dispuestos a lincharle tenían razón. ¿Y cuál era su razón? ¡Pues cuál iba a ser! Que iban a favor de la corriente. Y la corriente, ya se sabe, la impone el poder. No necesariamente el poder político, sino el poder mediático, que no siempre coinciden.

¿Y las advertencias sobre el peligro de la invasión islámica? ¡Pura xenofobia propia de nostálgicos de la Santa Inquisición! El pensamiento oficial nos prohíbe siquiera debatir el tema. Muy peligroso, claro está, porque expone a las mentes débiles a los embates de los enemigos de la filantropía y de la solidaridad universal: haz bien y no mires a quién. ¿Y las disquisiciones sobre la naturaleza misma del Islam, Corán en mano? No, no, eso no se puede. No podemos leer nosotros directamente el Corán: Dios nos libre del libre examen del Corán, porque nos arriesgamos a interpretarlo con graves desviaciones respecto a las valoraciones vigentes en nuestro sistema de pensamiento políticamente correcto.

¿Así podemos hacer ya un juicio crítico sobre la política del gobierno catalán, apoyado fervientemente por la Iglesia que peregrina en Cataluña, propiciando la inmigración musulmana con preferencia a la hispanoamericana? ¿Podemos hacer ya un juicio crítico sobre la solidaridad selectiva en favor de los musulmanes, tanto de las administraciones como de la Iglesia? ¿Podemos ya decir abiertamente que unos y otros se han equivocado y han conseguido que Cataluña sea uno de los núcleos más fuertes de los islamistas en Europa? Bueno, siempre cabe la opción de seguir manteniendo en Cataluña esta bandera proislamista y antihispanoamericana contra viento y marea. Los hispanohablantes fuera de las iglesias, y los musulmanes multiplicando sus mezquitas. Y haciéndose querer por los constructores del nuevo Estado a base de hablar con ellos en catalán. ¡Qué gozada! Es la opción: y con los cambios precipitados de banderas a los que estamos asistiendo, parece que tanto la administración catalana como la Iglesia en Cataluña han elegido la más peligrosa. 

¿Y el no a la guerra? ¿Qué hacemos con él? Está corriendo un peligro gravísimo, ahora que se anuncia el cambio de bandera. ¿Qué hacemos pues? Bueno, hay muchos métodos para seguir diciendo no a la guerra y desencadenar todas las guerras que nos convengan. Eso nunca ha sido un problema. Ya, pero los que en sus homilías entran de lleno en la política, aquellos cuya escuálida parroquia, acostumbrada ya a la homilía mitinesca estará esperando su posicionamiento, ¿qué bandera abrazarán?

Y luego tenemos la bandera de la solidaridad, tan institucionalizada, abrazada con gran devoción por los laicos de todo pelaje, una bandera bajo cuya protección la gente de Iglesia se siente más a gusto que en la caridad cristiana: hasta el punto de que cuesta ya bastante identificar a Cáritas con la Iglesia y con el Evangelio. Ciertamente es mucho más cómoda y más universal la solidaridad que la caridad.

Y más banderas tras las que va una parte muy considerable de la Iglesia, claro que sí, como la bandera arcoíris, la bandera de la modernización de la normativa matrimonial (a su servicio está la nulidad exprés), y todo lo que sea acomodación de la Iglesia a las corrientes dominantes en el mundo.

Y de la bandera de la vida y de la familia, ¿qué se hizo? Pues como no se lleva, y como es duro e incómodo ir contra corriente, es una bandera totalmente arriada en algunos entornos eclesiásticos, y a media asta en otros. Estamos en momentos propicios para algunas banderas emergentes, e infaustos para otras que declinan. Y no porque hayan caducado las causas defendidas por esas banderas, sino porque nos dejamos arrastrar por las modas y preferencias del mundo; y la defensa de la vida y de la familia no sólo no está de moda en el mundo, sino que está tremendamente mal vista: es políticamente incorrecta, y por eso crea incomodidad en el mundo ¡y hasta en la Iglesia!, empeñarse en ondear esa bandera. Los defensores de la vida y de la familia tenemos un enemigo más, y éste en casa: el calculadísimo silencio de los nuestros. Un silencio que resuena potente… y ominoso.

Tiempos difíciles por muchos conceptos; pero también por éste. Nos dejamos arrastrar con demasiada docilidad tras las banderas que enarbola el mundo. 


Cesáreo Marítimo

15 comentarios:

  1. Francisco: sus rebajas en la vida, la familia y el matrimonio27 de noviembre de 2015, 0:46

    "...Y de la bandera de la vida y de la familia, ¿qué se hizo? Pues como no se lleva, y como es duro e incómodo ir contra corriente, es una bandera totalmente arriada en algunos entornos eclesiásticos... Los defensores de la vida y de la familia tenemos un enemigo más, y éste en casa: el calculadísimo silencio de los nuestros. Un silencio que resuena potente… y ominoso."

    1. El origen de la irrelevancia del aborto en la Iglesia se encuentra en Francisco y su frase “no podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos”, del septiembre del 2013, dicha en la entrevista del jesuita Spadaro en Razón y Fe.

    2. El tema de la vida del no nacido tampoco no fue relevante en sus discursos en los parlamentos de la UE, EEUU y la ONU.

    3. Francisco no es partidario de la cultura de la muerte, pero es responsable del gran error estratégico de gobierno y magisterio en marginar y relegar a la casi nada la bandera de la provida y la profamilia.

    4. Francisco ha eludido la defensa de la vida del no nacido mediante todo un río de conceptos: descarte, despilfarro, nuevas esclavitudes, ecología, periferias existenciales, sinodalidad, descentralización, mercados financieros, reforma de la Curia, pederastia, finanzas vaticanas.

    5. Con Francisco han desaparecido las nociones de la cultura de la muerte y del relativismo de san Juan Pablo II y Benedicto XVI, así como los conceptos innegociables de los católicos en la vida pública (vida, familia, educación y bien común) enunciados por Benedicto XVI.

    6. Francisco ha sustituido la cultura de la muerte por el descarte, idea que desdibuja la defensa de la vida del no nacido, porque tiene contenidos económicos ampliados: el descarte económico del pobre, del anciano, del enfermo.

    7. La defensa de la familia y el matrimonio ha sido relegado en el Sínodo de las Familias del 2014-2015, y además, la ha delegado en las manos heterodoxas de Kasper-Müller. El Sínodo ha fracasado en la defensa de la familia porque ha aprobado de forma velada la comunión de los adúlteros.

    8. Otra incongruencia de Francisco es la de nunca mencionar el genocidio que se da en Italia, la UE y en el mundo en el número de abortos. Por ejemplo, desde su posesión el 2013, en la UE se han producido 3 millones de abortos, 120 millones en el mundo. Lampedusa le ha merecido más indignación que todas estas cifras.

    9. Francisco debería de reformar su línea de gobierno y magisterio en relación con la defensa de la vida, la familia y el matrimonio, volviendo a la misma vía de san Juan Pablo II y Benedicto XVI.

    10. Francisco ha casi abandonado radicalmente la defensa del evangelio de la vida y la familia. Y aún no sé por qué. ¿Por qué, Francisco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Tu es Petrus et super hanc petram aedificabo Ecclesiam meam". ¿Quién lo dijo? ¿A qué se refería?

      Eliminar
    2. Francisco y su política27 de noviembre de 2015, 15:07

      "Tu es Petrus et super hanc petram aedificabo Ecclesiam meam". ¿Quién lo dijo? ¿A qué se refería?

      Es perfectamente compatible ser Papa legítimo, lícito y válido, mariano y eucarístico, carismático y popular, y de otro lado, llevar un gobierno y magisterio catastróficos.

      La Historia del Papado está lleno de ejemplos, y según algunas revelaciones privadas, hay Papas en el Purgatorio por no ejercer bien su poder, es decir, que ha habido culpa perdonada pero pena por purgar por las consecuencias sobre su persona y en la Iglesia. Un Papa puede ser un gran teólogo y moralista, pero ser un desastre político y eclesial.

      Mire el caso de san Juan Pablo II y el dirigente de los Legionarios Marcial Maciel: el Papa, aún santo, puede cometer errores, con o sin culpa. San Hipólito de Roma fue el primer Antipapa en el año 217, pero fue santo por su martirio el 235.

      Mire también el Siglo de Hierro del Papado, con más de 40 Papas y antipapas, y el Vaticano, al igual que la época de san Francisco de Asís y de los Borgia renacentistas, en las que la Santa Sede era un lupanar, casa de contratación de ladrones y asesinos, conjuradores y conspiradores. En definitiva, llegaron unos tiempos en que parecía que unos piratas asaltaban la Barca de San Pedro. Pero, significativamente, estos Papas nunca llegaron a dar herejías. Inmorales, sí; herejes, no, nunca.

      En mi opinión, con Francisco I tenemos un caso de fusión de:

      - Mosén Tronxo de la Pampa
      - Peronista

      Mosén Tronxo por su estilo de cura de pueblo, como Juan XXIII, pero con pocos conocimientos teológicos. Peronista de la Pampa por su estilo social-populista, su verbo florido y torrencial y sus preocupaciones política-económicas, como todo buen argentino.

      Es un hecho objetivo que Francisco I ha desmontado todo el frente moral de san Juan Pablo II y Benedicto XVI y lo ha separado, apartado, aparcado y parado a un tema residual.

      Es Francisco quien debe dar explicaciones a una decisión incomprensible bajo cualquier parámetro lógico y racional, espiritual y fideístico. Todo empezó a los 4 meses de su pontificado, con su frase de "si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, quién soy yo para juzgarla", dicha el 28 de julio del 2013. Luego, a los 2 meses, prosiguió con la entrevista del 19 de septiembre del 2013 en la revista jesuítica La Civiltà Cattolica de Spadaro: “no podemos seguir insistiendo sólo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos”.

      En efecto, san Juan Pablo II afirmó en Evangelium vitae 19-20 que las leyes del aborto violan injustamente la dignidad y el derecho a la vida de los ciudadanos más indefensos, los niños no nacidos, y que por ello, las democracias se deslizan pendiente abajo hacia la tiranía y el totalitarismo, derramándose la iniquidad en la totalidad del resto del derecho estatal. Pero para Francisco, esto no es importante.

      Esto es gravísimo, por eso Francisco debe de explicarse. Ha hecho mal, almenos para mí, pues ha dejado colgados de la brocha a los movimientos provida y profamilia, y esto descohesiona y disuelve la credibilidad coherente del mismo Papado, dado que ¿por qué para Juan Pablo II es tan grave y para Francisco es tan leve? Esto es arbitrario.

      Eliminar
  2. El nuevo Arzobispo Joan Josep visitó Barcelona el pasado miércoles, comió en el seminario y el día 27, fiesta de la Sagrada Familia celebrará la misa en la bas´çilica del mismo nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué raro que Germinans Germinabit no haya dado esta noticia y la sepamos por un comentario

      Eliminar
    2. ¿No será Juan José ?. ¿Porqué ese cambio de nombre?. ¿Tan molesto es un nombre castellano?.

      Eliminar
    3. Ese señor se llama Juan José, así que, por favor, respete su nombre legal, como nosotros respetamos a los españoles cuyo nombre no está en lengua española.

      Eliminar
  3. Sr. Cesáreo Marítimo, gracias por su artículo. Tiene desde mi punto de vista, toda la razón.

    Creo que es un refrán castellano que dice: que la "caridad empieza por uno mismo"

    Me parece muy bien que vengan cristianos perseguidos por su fe y que les recibamos con los brazos abiertos.

    ¿Por qué los musulmanes no son acogidos en los paises de su propia religión?

    Con la actitud actual, da la sensación que Europa ha perdido sus raíces más íntimas, las cristianas. Claro que en un cristianismo tan lejos de la voluntad de Jesucristo en que "todos fueran uno" esta tan lejos!!!, que el enemigo aprovecha la ocasión sin ninguna oposición.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la Iglesia, la jerarquía de la Iglesia en nuestra casa, lo está haciendo tan mal que, cada vez más, espantan a los fieles. No son los diabólicos medios de comunicación, no son los partidos políticos anticlericales, ni las corrientes hostiles a la religión católica instaladas en el mundo educativo y universitario; es la propia Iglesia, mejor dicho, su jerarquía, sus obispos y superiores religiosos.

    "Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca."

    Tengo una sensación agridulce con el Pontífice. Por un lado, veo en él una fe sencilla y piadosa, de corazón, como debe ser. Y en ese terreno es acorde con la Tradición, llama a los cosas por el nombre que han tenido siempre en la Iglesia. En la moral ha desviado la atención que pusieron sus dos inmediatos predecesores en ciertos asuntos (bioética, sexualidad, família) hacia otros asuntos (justicia social, cuidado de la creación). Este trasvase les viene que ni de perlas a los acomodados obispos europeos, ya que les libera de enfrentarse a los poderes de este mundo. La pastoral es la peor herencia que está dejando este Papa: los obispos ya no sólo no tienen que enfrentarse a los escribas y a los ancianos de hoy sino que también ¡han sido liberados de la responsabilidad de sus diócesis!, ¡no hace falta que ejerzan autoridad alguna!, ni que se compliquen con la vida...

    La gran tribulación de la que hablan las profecías empieza y concluye dentro de la Iglesia, por la dejación, la somnolencia, la inconsistencia de sus ministros.

    "Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego."

    Sin embargo, en nuestra casa, en nuestro corazón, nadie nos podrá quitar la oración ni la Palabra de Dios, ni tantos recursos piadosos para la salud de nuestra alma.

    ResponderEliminar
  5. Sr. Trenchs, le tengo conceptuado como buen cristiano. Y como tal, lo que debe primar es la Caridad. Por eso, precisamente, debemos acoger refugiados de cualquier erligión, sin hacer distingos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Anónimo de las 10,00.

      Gracias por leer mi comentario.

      La Caridad no va reñida ni mucho menos con la Justicia, Dios en infinitamente justo y misericordioso.

      Otra cosa es hacer abuso de la Caridad o sea burlarse del amor infinito que Dios nos tiene. Yo no tengo nada contra los musulmanes y que tengan sus lugares de culto como tenemos los católicos.

      Lo que ya no estoy de acuerdo es que n nombre de la caridad, los tengamos que recibir, sin restricciones y nosotros vamos a un país árabe y es probable que tengamos que acudir a una Misa clandestina, o en una Embajada. Todo depende de la radicalidad del gobierno de turno, o del dinero que les entra por el petroleo y turismo

      Mientras que en el Occidente cristiano y católico, se pueden mover como si estuvieran en casa ¿A esto se le llama Caridad cristiana?

      A parte de lo que dice un servidor, que no tengo ninguna autoridad, el Cardenal Cañizares, ya alertó antes de los atentados de París, que no todo refugiado que entra era "trigo límpío",

      En principio recibió un lluvia de críticas, después se dieron cuenta de que dos de los terroristas de París, habían entrado como refugiados.

      ¿Qué me dirá usted de los refugiados o emigrantes que en busca de un mundo mejor en Europa, que iban en una patera y los musulmanes seleccionaron a unos cristianos para echarlos al mar?

      En fin Caridad, SI, faltaría más!!!, pero JUSTICIA, también !!!

      Eliminar
  6. Lo primero, bajo mi punto de vista, cada vez que habla el cardenal Cañizares sube el pan. La prueba sus últimas declaraciones sobre las próximas elecciones.
    Reconozco que al Papa Francisco le pudo la impaciencia ante el problema de los refugiados y no analizó todas las dificultades para conseguir solucionarlo y la situación no se encauza por los políticos que desde su inicio debieron frenar al ISIS.

    Si que la mayoría son musulmanes pero son personas, no ratas, aunque se cuelen por el medio más de una y diez. El problema ha llegado porque nuestros preocupados en su ego no lo pararon a tiempo. Si no hubiera guerra en esos países su población no emigraría a Europa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa afirmación de que no vendrían si no hubiese guerra en sus países es absolutamente falsa y lo peor es que usted lo sabe y miente.En Turquía no hay guerra desde hace décadas, lo cual no impide que varios millones de turcos hayan emigrado a Alemania.Y esto mismo con tunecinos, egipcios, libaneses y sirios (miles de sirios ya estaban en Europa hace veinte años).Por favor, no mienta.

      Eliminar
    2. Siempre ha habido emigración porque se busca vivir mejor pero esta avalancha producida (bajo mi punto de vista) por la inestabilidad de la zona con intereses por parte de todos. Sinceramente, uno abandona todo por fastidiar al vecino? Normalmente, cuando se emigra se tantea el terreno y cuando se establece intenta mover a la familia pero no se abandona todo como ocurre ahora.

      Eliminar
  7. Según los planteamientos de la razón y la Fe e inversamente de la Fe y la razón conjuntamente y al mismo tiempo se puede concluir que los refugiados musulmanes sean acogidos por países tradicionalmente musulmanes (Argelia, Marruecos, Kuwait, Arabia Saudí ....) y los refugiados cristianos sean acogidos por los países tradicionalmente cristianos de Europa . Esto se deprende del resumen de los Mandamientos que dice: "Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo ". Esta es la prudencia que nos enseña el Cardenal Cañizares.

    ResponderEliminar