jueves, 15 de octubre de 2015

El Sínodo de los Martínez

¿Quién dijo eso de hagan lío? Se supone que es una consigna pastoral, para hacer notar la presencia de la Iglesia en el mundo: para convertirse en noticia y así difundir con más eficacia el Evangelio.
Desde luego, el lío más gordo que tiene montado la iglesia es el del Sínodo. Por si fuera poco, el lobby gay católico, muy potente, con evidentes infiltraciones vaticanas (eso sí, el lobby no extiende carnets a sus miembros; o al menos no les exige que lo lleven en la boca), se ha apuntado también al “hagan lío” (a lío levuelto…), y justo la víspera de la segunda sesión, el lobby saca a su mascaroncito de proa hablando de la homofobia de la iglesia: exhibiéndose con su pareja, casualmente catalán, instalado en el sistema, que sin la menor duda le hará un hueco al curita audaz, ofreciéndole un sueldo y un estatus no menor que el que tenía en el Vaticano.
Ah, y por cierto, el susodicho le ha escrito una carta al Papa hablándole en el lenguaje que tan bien entiende el Santo Padre. Le pide que “abra los corazones de los obispos”. Obviamente que se los abra para que acojan la homosexualidad con caridad evangélica; para que los cure del pecado de la homofobia. Otros que tienen un maravilloso dominio de los tiempos. Primero, salida del armario en vísperas del Sínodo y con escenificación bien calculada; después la carta nada privada, para mover el corazón del Papa. Éstos no dan puntada sin hilo.

¿Y alguien se ha preguntado qué va a hacer al Sínodo nuestro cardenal Martínez? No, no se lo ha preguntado nadie, porque nuestro cardenal Martínez no vive en ese mundo. Jamás le hemos visto preocupado por la disolubilidad o indisolubilidad del vínculo matrimonial, o por la cuestión de la comunión a los divorciados, o por el aborto, o por la eutanasia. Quizás haya nombrado todas estas cuestiones de pasada, y siempre en su contexto. No es un Kasper ni un Burke, ni es tampoco seguidor o simpatizante de una de las corrientes; o al menos no se ha distinguido ni se le conoce como tal. Su agitprop, su “hagan lío” y el cultivo de su imagen están en otra dimensión: nuestro cardenal está en sus performances neoevangelizadoras cosmopolitas, ecumenistas y tal. Él está sobre todo pro domo sua, con la Sagrada Familia como icono.
Y aunque nuestro cardenal Martínez, al igual que la gran masa de Martínez que forman el cuerpo sinodal, no está en el lío, está encantado sin embargo de estar en el Sínodo, porque es el entorno ideal para seguir trabajando pro domo sua: para hacerse querer en primer lugar por el Papa, y a partir de ahí por todos los que manejan poder. El cardenal ha de velar por su incierto futuro: por la dignidad de su futuro.
¿Entonces está claro lo que va a votar el cardenal Martínez? Por supuesto, más claro que el agua: votará lo que el Papa quiera que vote, igual que el resto de Martínez del Sínodo: y el papa Francisco no necesita hacer discursos ni comunicados para dar a conocer su voluntad.
El Papa, en el marco de sus atribuciones “administrativas” de la Iglesia, hará lo que él crea que tiene que hacer: se moverá motu proprio, por sí mismo, sin necesidad de que le llegue la energía de fuera, como el perpétuum móbile. Su perfil doctrinal y pastoral está ya perfectamente definido a estas alturas. La doctrina es inamovible y no la moverá; pero la pastoral es como goma de mascar: cada cura y hasta cada laico implicado en pastoral, hace de su capa un sayo sin encomendarse a Dios ni al diablo. Siendo esto así, sólo faltaría que el Papa fuese el único que no pudiese tener opinión e iniciativa propia y posicionarse en estas cuestiones.
Y evidentemente no ha renunciado a seguir su camino (odós es el camino). Nos lo ha mostrado en su Motu Proprio a las mismas puertas del Sínodo. Y puesto que éste es un órgano consultivo del Sumo Pontífice, el Papa Francisco ha dejado bien claro para qué ha convocado a los padres sinodales: para que le acompañen (syn es el prefijo “con” de compañía) en su odós. De momento ha implantado para toda la Iglesia el que llamaron en América el “divorcio católico” mientras estuvo vigente. Al pasar de la presunción de validez del vínculo matrimonial a presumir su invalidez, los procesos de nulidad se aceleran una barbaridad: efectivamente, esa agilidad administrativa fue percibida ya y seguirá siendo percibida no sólo como divorcio católico, sino además como “divorcio exprés”. Ésta es materia ya sentenciada en el Motu Proprio, hasta con un calendario aceleradísimo de aplicación, con lo que el Sínodo no tiene más que acompañar al Papa en su camino. ¿Pero tantos acompañantes? Sí, claro que sí. “Retrátese usted, cardenal Martínez”. Y todos los cardenales Martínez se retratarán al lado del Papa con su mejor sonrisa. Hay que ser sinodales, hay que caminar juntos. Los Martínez han de sentirse orgullosos de que el Papa les invite a caminar junto a él. Es el método (metá odón, por el camino) que les lleva a la gloria. Y los que no estén en esa foto, que se tienten la ropa: aunque sea de púrpura.
Pero bueno, éste es sólo un capitulillo del lío del Sínodo. Queda el tema de la apertura de la Iglesia a los homosexuales (nada que discutir, a no ser que sean agrupados aparte y como un colectivo muy singular al que hay que darle respuestas singulares, igual que en la Meridiana); y tras la pastoral explícita para homosexuales, no queda más remedio que entrar inexorablemente en el tema doctrinal de la homosexualidad. No es poco lío ése, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de eclesiásticos, padres sinodales incluidos, que le tienen ganas al tema.
Luego está el silencio sobre el aborto: muy importante este silencio impuesto desde la misma preparación del Sínodo, y practicado rigurosamente por el Papa en su reciente viaje a América. La única peculiaridad al respecto, es la idea de que para lo que es ya en la praxis católica del aborto, resulta exagerado que esté vinculada a él la excomunión, y que sea el obispo el único que tiene la facultad canónica de absolver de este pecado, levantando al mismo tiempo la excomunión. ¿Algo que objetar o añadir, eminencias?
Y finalmente está la cuestión pastoral de profundas implicaciones doctrinales, sobre la Comunión a las parejas que viven fuera del matrimonio canónico (divorciados vueltos a casar civilmente o formando pareja de hecho), en torno a la cual se ha montado el gran lío, y que será el plato fuerte del sínodo.
Como el Sínodo es un órgano consultivo que asiste al Papa, todos los Martínez reunidos en esa asamblea saben que se les ha llamado para acompañar al Papa en sus decisiones: para acompañarle en su camino (syn-odós). Un acompañamiento que no es obligatorio: de lo contrario ya no sería un sínodo. ¿Y los que no le acompañen en este camino tan accidentado? Pues esos seguirán en comunión con la Iglesia, e incluso en comunión con el Papa; pero no en el mismo vagón en que él viaja.
Según cómo queden los unos y los otros, y según cómo califiquen los unos a los otros y los otros a los unos, podríamos estar ante la culminación del lío. Lo más probable es que en lo doctrinal, lo que escriba el Sínodo será impecable, y en lo pastoral también será o al menos aparecerá impecable. Todo se colará por la puerta de la colegialidad, la discrecionalidad, la particularidad. Como está siendo en la práctica. Con lo cual cabrá que nos preguntemos: ¿y entonces, a qué ha venido tanto lío? ¿Sólo a satisfacer el principio del “hagan lío”, hagamos lío? Pues sí, es lo más probable: porque la función del sínodo era servir de soporte institucional a estos dos años de lío.    
Virtelius Temerarius

25 comentarios:

  1. O para conocerse mejor la curia. No hay nada como la convivencia y las charlas para saber de que pie cojea en compi.

    ResponderEliminar
  2. En su intervención ante el Sínodo, el Arzobispo de Astana, Kazajistán, ha dicho que en algunos puntos de la "Instrumentum Laboris" y en la intervención de algunos padres sinodales se percibe el olor del humo de Satanás:

    http://secretummeummihi.blogspot.com/2015/10/el-humo-de-satanas-en-el-sinodo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ha dicho que concretamente en:

      1. Admitir a la Sagrada Comunión a los que están divorciados y viven en las nuevas uniones civiles;

      2. La cohabitación es una unión que puede tener en sí misma algunos valores

      3. La defensa de la homosexualidad como algo que es supuestamente normal


      .............

      Esto demuestra que el Sínodo de las familias es el peor Sínodo de la Iglesia: no ha habido ninguno más mal organizado y desgobernado.

      La encuesta del 2014 no incluyó el aborto (lo comentó el propio P. Custodio), y las conclusiones elogiaron la homosexualidad. La encuesta del 2015 pedía la solución ortodoxa: el divorcio eclesiástico.

      El propio Francisco es responsable de este monumental lío. Sus silencios y ambigüedades han sido interpretados según el aforismo "si calla el que debe de hablar, entonces otorga, consiente".

      Y han interpretado los silencios, omisiones, ambigüedades y confusiones de Francisco como gritos a favor de la apostasía. Incluso han habido gestos y fotos de Francisco que han favorecido tal derrumbe doctrinal entre las altas jerarquías. Francisco, sin hablar, ya ha hablado, y bien fuerte: quiero la apostasía. Así lo entienden algunos. ¿Qué pasará?

      Por eso, hay quien dice que este Sínodo no tendrá conclusiones, que se las reserva el Papa. Otros comentan que las conclusiones, en un sentido ambiguo, ya están escritas por un equipo de jesuitas desde hace tiempo.

      Lo cierto es que toda la presión recae sobre Francisco: se le acerca la hora de la verdad. ¿Qué hará?

      Espero que opte por la ortodoxia.

      Eliminar
  3. Ya se acabó el tiempo de los Sistach16 de octubre de 2015, 1:38

    "Todo se colará por la puerta de la colegialidad, la discrecionalidad, la particularidad. Como está siendo en la práctica."

    Me parece que el tiempo de los Sistach ya está muerto. Hoy es tiempo de decidir entre apostasía o doctrina.

    Lo esencial del Pontífice es la salvación de las almas. Si el Sínodo de las familias lleva a conclusiones ambiguas, entonces esto es directamente satánico y apostático, es un atentado directo contra el rostro bello y único de la Iglesia. Se acabó el tiempo: o se dice toda la verdad o se miente, lo cual es propio del Padre de la mentira y el homicidio, satanás.

    Se cuenta que San Alberto le preguntó a su alumno Santo Tomás sobre qué era lo peor del mundo. Santo Tomás desgranaba: la guerra, los homicidios, los abortos, los pecados capitales. San Alberto negaba, hasta que le dijo: lo peor del mundo es enseñar la verdad junto con mentiras y silencios.

    La división entre doctrina y pastoral es herética. La doctrina enseña el camino de la Verdad frente la puerta ancha de la perdición. Y la pastoral se sujeta siempre a ella. El Buen Pastor lleva a sus ovejas a la salud, no a lugares peligrosos. Se nos dice que es doctrina verdadera que el agua pútrida mata a las ovejas, pero luego, por razones pastorales, podemos enviar a las ovejas hacia estos mortales abrevaderos.

    El Sínodo quiere proclamar la verdad de la doctrina junto con la mentira de que la pastoral puede contradecir la doctrina. Así, un divorciado recasado que mantiene relaciones sexuales, esto es, un adúltero, podrá comulgar y confesarse según diversas opciones teóricas: la misericordia, la fuerza eucarística, la vida está por encima de las reglas, el cónyuge inocente.

    Pero la parábola del hijo pródigo enseña que existen las consecuencias del mal. Juan Pablo II dijo que el hijo pródigo perdió hasta la dignidad de hijo de Dios. Y el perdón y la misericordia del Padre sólo viene cuando hay arrepentimiento, momento en que deja de estar muerto y resucita (se le perdona el pecado mortal que lo conduciría a las penas eternas del infierno junto con los demonios). El Padre dejó que el mal se desarrollara hasta sus últimas consecuencias. Pero parte del Sínodo considera que no existe el mal, y por ello, no hay consecuencias del mal.

    ResponderEliminar
  4. Volver a la Iglesia de Juan Pablo II16 de octubre de 2015, 1:39

    Con Francisco hemos asistido a un relegamiento de lo fundamental del catolicismo y del pontífice: la salvación de las almas dentro de la Iglesia doméstica: vida, familia y matrimonio. Y hemos visto su sustitución por la relevancia hacia lo secundario, que es importante, pero que ya lo tratan los políticos y las ONG: mercado y ecología, dos obsesiones de Francisco, “este mercado mata” y “esta tierra es una porquería”.

    La Iglesia de San Juan Pablo II y Benedicto XVI se ha invertido como un calcetín con Francisco y los resultados son desastrosos, tal como lo demuestra este Sínodo de las familias, donde hay verdaderas desviaciones de la recta doctrina. Incluso se observan graves deficiencias y confusiones teológicas en Francisco, cuando proclamó como “teología de rodillas” la propuesta del camino penitencial de Kasper para dar la comunión a los adúlteros. Hay que volver a la clara y segura Iglesia de Juan Pablo II: se notaba que tenía a todo el pueblo polaco detrás suyo rezando, intercediendo por él.

    San Juan Pablo II creó el concepto de Nueva Evangelización, la Iglesia-comunión-familia, donde ningún bautizado está excluido y todos son iguales en dignidad, y la Iglesia debe de estar encarnada en la Historia.

    Su tríptico de la Iglesia-familia está en Redemptor Hominis, Dives in misericorida y Dominum et vivificantem

    San Juan Pablo II participó en la Gaudium et Spes del Vaticano II, en especial, en sus capítulos de familia, cultura, vida económica y sociedad, política, y paz y concordia entre los pueblos.

    Juan Pablo II hizo que de la Gaudium et Spes emergieran los aspectos carismáticos, laicales y comunitaristas, frente a los aspectos insititucionales, clericales y jerárquicos.

    Aquellos tres aspectos los enfocó en tres ámbitos: jóvenes, mujeres y nuevos movimientos.

    Los jóvenes tuvieron las JMJ. Las mujeres vieron la Mulieris dignitatem y la Carta a las mujeres, así como su participación en sínodos, conferencias, la Curia y los capítulos generales de las órdenes religiosas. Los nuevos movimientos gozaron de un crecimiento y desarrollo sin precedente alguno en la historia: fueron el fruto del Espíritu Santo.

    Juan Pablo II unió la dimensión trinitaria (Dios) con la fe católica y la Iglesia en su naturaleza, estructura y misión: anuncio de la misericordia y visión de la Iglesia como un conjunto de unidad y multiplicidad, identidad y diferencia, dentro de la doctrina y el evangelio.

    San Juan Pablo II NUNCA se retiró del frente moral, sobre todo en Europa, que es la defensa de la vida, la familia y el matrimonio, que Benedicto XVI sintetizó en sus conceptos innegociables.

    San Juan Pablo II, junto con Ratzinger, han proporcionado la mejor doctrina para la Iglesia de estos tiempos. Benedicto XVI sobre la producción esencial de Juan Pablo II:

    - VERITATIS SPLENDOR: defensa de la ley moral natural
    - EVANGELIUM VITAE: defensa de la vida
    - CATECISMO de la Iglesia Católica: enseñanza oficial de la Iglesia
    - Redemptoris hominis: biografía del propio Juan Pablo II sobre su búsqueda de Cristo
    - Redemptoris missio: misión universal de la Iglesia para anunciar globalmente a Cristo
    - Fides et Ratio: relación entre fe y razón
    - Dominus Iesus: defensa de la unidad de la fe
    - El libro "Don y misterio"
    - Los dos documentos sobre la Teología de la Liberación
    - Teología del cuerpo: 129 catequesis (1980-1984)
    - Celibato sacerdotal (Audiencia 17 julio 1993)
    - Carta Apostólica Salvifici doloris: el aspecto redentor del sufrimiento y el dolor

    ResponderEliminar
  5. Independentistas catalanes pedirán al Papa Francisco la beatificación de Lluís Companys

    http://www.mediterraneodigital.com/identitarios/ultimas-noticias-identitarios/identitarios-1/independentistas-catalanes-pediran-al-papa-francisco-la-beatificacion-de-lluis-companys.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Companys como Macià son un ejemplo de confesión del sacramento de la extrema unción, se confesaron y comulgaron en la "hora undécima", a pesar de ser dos masones, y a pesar de las agresiones físicas y de hecho que le hicieron los franquistas y masones de ERC, respectivamente.

      Pero Companys, al morir, exclamó "Por Cataluña", por lo que su muerte no fue por la fe, por odio de los que lo mataron.

      Eliminar
    2. Laura,

      Aquí va perfecta la frase "cada loco con su tema". Hay personas que viven una auténtica obsesión enfermiza. Son como loros que repiten, una y otra vez, la misma salmodia. Las mismas quejas, los mismos lamentos, la misma propaganda manipuladora, dia sí, día también.

      Eliminar
    3. Siempre igual.
      Escritos que no contraargumentan nada.
      Contestación vomitada por una persona "emotiva".
      Lenguaje impreciso para "despistar" al censor, e intentar "insultarme" a mí. Y no es la primera vez.
      Agradecería a quien revisa los comentarios que vigile. Tiene más información que yo.
      No voy a permitir ningún linchamiento sibilino.

      Eliminar
    4. Tranquila Laura, que no estás sola. La endeblez mental de algunos comentaristas que rondan por aquí es pasmosa. Van de sabios, pero de lejos se ve que son pobres diablos, y en el fondo ellos mismos también sospechan que lo son. Por eso intentan animarse a sí mismos con alguna frase ingeniosa, con alguna apreciación aparentemente sesuda. Es fatal, porque un tonto humilde, tiene un pase. Pero un tonto arrogante, no tiene perdón de Dios.

      Yo hace tiempo que leo tus comentarios en esta web, y por eso estoy segura de que estos escritos no te harán callar.

      Eliminar
    5. Ánimo Sra. Laura S. La felicito porque veo que es una gran devota de San Juan Pablo II y la cultura de la vida, tal como deberíamos ser los católicos.

      Eliminar
  6. Hay por ahí un movimiento, llamado Profrancisco, que suma firmas en favor de la nueva doctrina, a la argentina en el peor sentido de la palabra, viene impartiendo el Pontífice. a través de sus hechos y manifestaciones sobre la homosexualidad, el sacramento del matrimonio, etcétera. Suele venir dirigido, durecta e indirectamente, por miembros de la Compañía de Jesús. Pensemos en el director de la Civiltà que se arroga una autoridad que nadie (¿Nadie?) le ha dado para desautorizar con palabras vergonzosas, llenas de mentira, las ideas de un selecto grupo cardenalicio, cierto que ya denostado con no menos falta de argumentación y sobrada descalificación por el Papa Bergoglio. Jesuita es el Prepósito General nombrado por el Pontífice para el Sínodo, frente a un General de los Dominicos, por ejemplo,k que es médico de formación y experto en bioética, además de asesor en esos temas en el máximo organismo francés. Demasiados jesuitas sin formación, pero con extraordinario poder. ¿Cuál era la formación de Bergloglio?

    La doctrina evangélica está llena de misericordia para todas las debilidades humanas. Pero es enormemente dura contra la falsedad. Desde el laudo a Natanael (en quien no había doblez ni mentira) hasta la condena a los fariseos (haced lo que os digan pero no los imiteis). La verdad de Cristo que libera. ¿Por qué el Papa tiene tanto miedo a la verdad? Decía Plutarco que ni Dios puede dar ni el hombre recibir nada más excelente que la verdad (De Iside I 351c)

    El lío no es bueno ni es malo, salvo que cree confusión y no termine por aportar luz. Porque lío sin luz fue la inmediata y airada reacción contra la funcionaria norteamericana que se negaba --y fue condenada-- a administrar matrimonios homosexuales. (Una página nada edificante del Papa.) Compárese con lo que va proclamando la singular Caram. ¿Usted es la monja conocida por los líos? O sea que sabía por qué se le había llamado a capítulo. Pero la anima y se retuerce el argumento: lío es acoger a los pobres y refugiados. No, buena mujer, no santo Padre, eso no es lío, eso es lo que manda el Evangelio.Lío es las burradas teológicas que salen de la boca de la argentina y su comportamiento chabacano e impropio. ¿Por qué no ha salido Lombardi a desmentir a la monja? Cierto que la anécdota es minúscula comparado con la deficiencia doctrinal asombrosa de la cúspide. O su falta de criterio. "No sé si diré un disparate", declaró no hace mucho. Pues si no lo sabe, Santidad, cállese. "A veces me dejo guiar por mis primeras impresiones", pues no lo haga. Hemos de ir a las periferias, pero sin olvidar "apacienta mis ovejas", no dijo el Señor las ovejas, sino mis ovejas, "pusillis grex"; apacentar, no desorientar.

    Resulta duro escribir estas cosas, impensables en Pablo VI, Juan Pablo II o Benedicto XVI. En parangón con ello, los despistes y vacíos craneanos de los Martínez son florecillas de san Francisco.

    ResponderEliminar
  7. Para aprobar las leyes civiles de divorcio, aborto, y pronto eutanàsia; los partidarios de estas infamias, basaban su argumentación en la "misericòrdia", presentando casos limite, en lo que humanamente parecía, que si no se dejaba divorciar, abortar , o eutanasiar, era de una dureza de corazon y falto de compasión. El resultado lo vemos: 50% de divorcios en las sociedades occidentales, y millones de abortos.

    Tengo la sensación de que la "misericòrdia" de aquellos, se asemeja mucho a la misericòrdia que predica Francisco !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La debacle de fe y moral que se observa en este Sínodo procede del elogio de Francisco a través de la expresión "teología de rodillas" a una exposición de Kasper sobre la comunión de los adúlteros, efectuada el 20 de febrero del 2014, justificándola increiblemente en la pastoral y la misericordia. Desde este momento, la doctrina moral católica se ha relativizado. A ver qué pasará los próximos días.


      - De News.va:

      Prosigue en la Ciudad del Vaticano, el Aula Nueva del Sínodo, el Consistorio extraordinario convocado por el Papa Francisco con los cardenales.

      En efecto la primera reunión tuvo lugar esta mañana (21.02.2014) desde las 9,30 y hasta las 12,30. Y antes de rezar la Hora Tercia con los purpurados el Papa, al tomar la palabra dijo:

      Quisiera enviar un saludo, no sólo personal sino en nombre de todos, a los cardenales ucranianos – al cardenal [Marian] Jaworski, emérito de Leópolis, y al cardenal [Ljubomyr] Huzar, arzobispo emérito mayor de Kiev – que en estos días sufren tanto y tienen tantas dificultades en su Patria. Quizá sería bello hacer llegar este mensaje en nombre de todos: ¿están de acuerdo todos ustedes con esto?

      Otra cosa: ayer (20 febrero 2014), antes de dormir, pero no para adormecerme, leí – releí – el trabajo del cardenal Kasper y quisiera agradecerle, porque encontré profunda teología, también un pensamiento sereno en la teología.

      Es agradable leer teología serena. Y también encontré lo que San Ignacio nos decía a nosotros, ese “sensus ecclesiae”, ¿no?, el amor a la Madre Iglesia, allí, ¿no?

      Me hizo bien y me vino una idea, pero discúlpeme eminencia si le hago sentir vergüenza, pero la idea es: esto se llama hacer teología de rodillas. Gracias. Gracias.


      Y desde entonces, la debacle de la ortodoxia empezó su caída libre.

      Eliminar
    2. Los jesuitas con Francis (forma cariñosa de llamar a Francisco) a la cabeza, han metido a la Iglesia en un lío que, Dios no lo permita, podría terminar en un cisma. Posiblemente, cuando se cumple el V centenario de Lutero, Francis con sus ocurrencias tipo cardenales Max, Kasper (los dos alemanes como Lutero), alcaldesas como Colau, Carmena; monjas como Caram y Forcades, obispos como Forte, etc. lo consiga.

      Eliminar
  8. Sr. Virtelius Temerarius, en la historía de la Iglesia, se han pasado por momentos muy turbulentos, tanto o más que ahora.

    Si bien ahora hay la costumbre de algunos medios de comunicación no católicos de airear todo lo malo que pueda tener nuestra naturaleza humana y como nuestra formación en la fe, que normalmente no es muy buena, nos hacen creer gato por liebre.

    Confiemos en el Espíritu Santo, para guie el "lio" del que gusta el Papa Francisco, para que al fin, EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA DE JESUCRISTO, se imponga y puedan disiparse las dudas que algunos pueden tener.

    Ahora una observación puramente personal, cuando un matrimonio entre bautizados, por las causas que sean, si son creyentes practicantes, ya procurarán buscar la anulación del vínculo sacramental, y si no hay razón jurídica para ello, aunque se separen vivirán cada uno por su lado y muchas veces, se han quedado como madres solteras, ya que normalmente es la madre quien se queda los hijos. De esos casos conozco muchos, y estos lógicamente no entran en el tema del Sínodo, viven una vida normal y por tanto no tienen problemas para la vida sacramental.

    Hay el grupo que nunca tendría que haber salido a la luz pública, que es pedir la Comunión como una ilusión, porque mi hija hace la Primera Comunión. Eso que llegue al Arzobispo, en este caso concreto el Cardenal Kasper. Casos como éste, no debe ser el único. Pero la verdad, esa clase fieles, aún en el imposible caso que se admitiera la Comunión de los divorciados, vueltos a casar civilmente, aumentarían los fieles en el confesionario y en la Comunión, Francamente, creo que no.

    ¿Por qué? Sinceramente, porque lo diga o permita la Iglesia, no les importa absolutamente nada. Cada uno se ha construido un Dios a su medida, ya sea por escándalos de personas que vamos a MIsa y no somos perfectamente coherentes; como si los que vamos a Misa estuviéramos confirmados en Gracia y no puediera entrar la malicia del pecado; ya sea por los sacerdotes y religios@s secularizados o que se han amancebado, etc....

    Por último, me gustaría hacer una pregunta a los sacerdotes que escriben o leen esta web: ¿han notado el llamado efecto Francisco, o sea que personas alejadas hace tiempo de la Iglesia, hayan vuelto de nuevo a la vida sacramental?

    ResponderEliminar
  9. Una posibilidad es que el hagan lío tenga como fin que emerjan todos los submarinos que hay en la Iglesia. Algunos ya lo han hecho. Aunque muchos eran descarados submarinos, como Kasper, que en algún libro negaba los milagros del Evangelio, no sé si explícitamente el milagro de la Resurrección. Y a ver si el Papa va al lío con la Iglesia en España, que aquí ya ha emergido el gran submarino, presente fuertemente en el Vaticano, que las esteladas en los campanarios, y todo lo que hay detrás, es Obra suya, nada de Dios.

    ResponderEliminar
  10. Por sus hechos los conoceréis. No le den más vueltas: la Compañía se ha hecho con el poder en la Iglesia y, si nadie se lo impide, la va a ahormar a su gusto y manera a través de su brazo ejecutor, que es Francisco. Todo ( los nuevos nombramientos, la táctica, la estrategia, los documentos, las encíclicas ) tiene el inequívoco sello jesuítico. Y van a por todas, y no tienen escrúpulos, y son muy poderosos e influyentes... Y además hoy en día su talante, ideas y objetivos coinciden milimétricamente con los de la Masonería .
    ¿Qué cabe, pues, esperar? Por supuesto, nada bueno. Si pueden , van a ponerlo todo patas arriba, y el descrédito de la Iglesia alcanzara cotas jamás vistas. Esto a ellos no es que les dé lo mismo, sino que es precisamente lo que buscan. Pero con los obispos y curas que hoy predominan, pusilánimes y sin latines, estos hijastros de San Ignacio tienen el camino expedito para convertir a la Iglesia en una sucursal másonica más de la ONU y de San Obama y tutti quanti...

    ResponderEliminar
  11. Si se toman la molestia de leer el demagógico libro "Conversaciones nocturnas en Jerusalén", del cardenal jesuita Carlo Maria Martini, encontrarán en él toda la "agenda" de Francisco para su pontificado. De hecho , el encargado de dar la vuelta a la tortilla de la Iglesia era Martini, pero el Parkinson torció sus planes y entonces el "gran sanedrín" masónico-progre de la Iglesia eligió al jesuita Bergoglio, que no le hizo ascos en ningún momento a la tarea encomendada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que usted no conoció a Martini, de lo contrario no diría estas bobadas.

      ¿Encargado de darle la vuelta a la Iglesia? ¿Encargado por quién? ¿Cómo lo sabe?

      ¿El conclave que eligió a Francisco fue un "gran sanedrín masónico-progre"?¿Estaba usted allí?

      Ande, majo, no disparate tanto.

      Eliminar
    2. Por lo que usted dice, usted sí que lo conoció . Entonces todo queda claro.
      Pero precisamente estos días ha aparecido una biografía del cardenal Daneels, en la que él mismo se refiere al grupo "mafioso" de cardenales y arzobispos en que participaba y que lideraba su amigo Martini (y el de usted a lo que parece).
      . El objetivo de este "gran sanedrín", por supuesto, era dale la vuelta a la tortilla de la Iglesia, tal como ahora se está produciendo, aunque, debido al Parkinson, la plaza de Martini la ocupa ahora Bergoglio.
      Por su tono, se ve que es usted muy soberbio: ¿Usted sí que estaba allí?
      Para conocer a alguien, caballero, no es necesario compartir mesa y mantel como usted y Martini . Si uno se toma la molestia de leer las obras de alguien, como yo he hecho, puede llegar a conocerlo bastante porque no sé si usted sabe que por la boca muere el pez.
      Lo suyo es muy visceral, incluso partidista, por no decir sectario, yo me refiero a libros y hechos probados. Por tanto , ¿ quién disparata aquí y quién dice bobadas?

      Eliminar
    3. Si alguien tiene interés en confirmar la adscripción masónica de Martini, puede consultar effedieffe.com (quando la massoneria salutò il Fratello Carlo Maria Martini, passato all' Oriente Eterno).
      Todo esto, además, confirma la "convergencia"actual de ideas, objetivos, intereses y métodos (todo siempre bajo cuerda) entre jesuitas y masones.
      Y un dato más: en la antigua Casa de Ejercicios de la Compañía en Manresa, además de todas las aberrantes propuestas "espirituales" que Germinans ha denunciado repetidamente, se han celebrado reuniones masónicas. Esto no es rumorología, esto ha aparecido en en la prensa.

      Eliminar
  12. Por cierto, si alguien quiere enterarse de verdad acerca de qué es la Masonería que lea las obras del padre Manuel Guerra (especialmente, "La trama masónica" y "Masonería,religión y política") , que además de un sabio extraorinario es también un santo. Pero, por favor, que a nadie se le ocurra querer enterarse de qué es la Masonería a partir de las obras del jesuita José Antonio Ferrer Benimeli, incansable apologísta de los del mandil , que en sus libros siempre aparecen más buenos , inocentes y benéficos que las hermanitas de la caridad. Y es que, hoy en día, Compañía y Masonería, a partir un piñón.

    ResponderEliminar
  13. La gran pregunta sería, pues, si Bergoglio es masón. Rotario honorario es, por tanto, hasta cierto punto, lo es, porque los rotarios, aunque lo nieguen , son una organización de la, digamos, órbita másonica, uno de sus estratos más visibles y "amables". De todas formas, los masones no tienen carnet de tales porque son una organización secreta, y mucho menos lo van a tener quienes están en sus cúspides jerárquicas. Por tanto, aquí para orientarse no cabe más que atenerse al "por los hechos los conoceréis".
    Respóndanse ,pues, si Bergoglio actúa como masón.
    ¿Y Sistach es masón? Pues sí, porque es rotario también: tras saber que Francisco lo era, superviviente nato y maestro insuperable de la adulación, se apresuró a hacerse querer por los rotarios de Barcelona ,que no dudaron un momento en ganarlo para la causa y nombrarlo rotario honorario como a Francisco, y gracias a esto y a otras añagazas sigue con mando en plaza cuando otras jerarcas de su quinta hace ya tiempo que han caído...

    ResponderEliminar
  14. De la Masonería lo de menos es su parafernalia ritual y misteriosa, que al lado de la liturgia católica clásica resulta ridícula. Se trata de una organización SECRETA (aunque ellos la vendan como solo “discreta”) e hiperjerarquizada y con muchos estratos y brazos. Su objetivo principal es el poder y la influencia, y también la “ayuda mutua” entre sus miembros ( es decir, agencia de colocación…), aunque ellos afirmen que es la filantropía.
    Tratan de imponerse e imponer su ideario en el mundo de la manera más antidemocrática posible, que es infiltrándose e infestando las instituciones de más peso (partidos, prensa, cadenas de televisión, universidades, cultura, editoriales, judicatura, ejército, educación, Iglesia…) para, sin dar la cara, propugnar, extender e imponer sus puntos de vista. Es decir, son “transversales”.
    ¿Y cuál es su ideario básico?
    En el fondo son ateos o agnósticos, aunque admitan con la boca pequeña un dios abstracto y mero organizador… Son en el fondo anticristianos y, sobre todo, anticatólicos. Se trata, pues, de desprestigiar y arrinconar a la Iglesia desde fuera y, desde dentro, de desnaturalizarla y “pudrirla”.
    Propugnan además un único poder mundial a partir de la ONU (controlado bajo cuerda por ellos, naturalmente), el relativismo, el hedonismo, la barra libre en el sexo, la ideología de género, la eugenesia, la eutanasia y el aborto gratis y libre, y presentan como sustitutivo de la verdadera moral natural una vaga ética más o menos “socialdemócrata” basada en la solidaridad más interesada y en los “derechos humanos”. Su ideal de estado, por supuesto, es “el estado del bienestar”, es decir, el estado paternalista que sustituye a Dios e incluso a la familia. Para ellos, el individuo y la familia, cuanto más “leves” (es decir, cuanto más indefensos y manipulables) mejor. Y de ahí su “divorcismo” y su concepción de una educación “presentista” y sin contenidos estructurados que enseñen a pensar: sólo “competencias básicas”: póntelo, pónselo…y enchúfate al móvil. Ya me entienden.
    ¿Y los masones intraeclesiales en que línea van? Por supuesto, en la línea anterior, aunque lo disimulen más o menos. Y además son partidarios de una liturgia “libre” y “creativa”, cuestionan los milagros, la historicidad de los Evangelios, la resurrección (la de Jesús y del resto), la virginidad de María, la presencia real del Señor en la eucaristía, la espiritualidad e inmortalidad del alma, el valor y los efectos de la oración, lo centran todo en la pura acción, para ellos todas las religiones son válidas y verdaderas y, por tanto, no es necesario evangelizar ni hacer prosélitos, conciben la Iglesia solo como una gran ONG… ¿Les suena todo esto, verdad?
    Y, no faltaría más, también son partidarios del sacerdocio femenino y de la supresión del celibato sacerdotal porque… cuanto más lío, mejor.
    Y ya para terminar: ¿a ver si adivinan a qué fue Rajoy a Méjico en un viaje privado y “discreto” tras ganar las elecciones y del que vino transformado en una especie de híbrido de Mayor Zaragoza y Samaranch sin aristas ni convicciones?

    ResponderEliminar