lunes, 26 de octubre de 2015

El Papa no le ha dicho que continúe

Así como existían kremlinólogos -o sinólogos- que recurrían a leer entre líneas o a analizar el lenguaje no verbal (incluso la duración de un saludo o un abrazo) para discernir los acontecimientos futuros en las burocracias comunistas, también debería patentizarse la sistachología como una especialidad que interprete la realidad que se esconde tras los circunloquios, las muletillas y los lugares comunes con los que suele expresarse el cardenal Martínez Sistach. Tras ocho años de estudiar al personaje, creo que hemos logrado, cuanto menos, licenciarnos en la materia y llegar a averiguar que se halla detrás de determinadas expresiones de nuestro arzobispo.

De tal guisa, cuando Sistach decía, a propósito de su renuncia, que el Papa le había dicho que continuase, estaba claro que la remoción no iba a producirse de inmediato y que se estaba prorrogando su mandato. ¡No iba Sistach a dejar en mal lugar al Santo Padre! ¡Menudo es! Ese “el Papa me ha dicho que continúe” lo ha venido repitiendo durante estos casi cuatro años, de una forma insistente y machacona, cada vez que le preguntaban sobre su sustitución.

Ahora, por primera vez, tras tres semanas en Roma con motivo del Sínodo, cuando se le ha preguntado sobre la cuestión sucesoria ya no suelta la consabida coletilla, si no que nos habla de que lo importante es la diócesis y no las personas, por lo cual él sigue trabajando, ha elaborado un nuevo plan pastoral y deja organizado el trabajo a su sucesor, para que haya una absoluta continuidad.
Está claro que Sistach ha entrado en fase de descuento. Estas tres semanas en Roma no han servido para lograr una nueva prórroga. Probablemente, ni lo ha intentado, sabedor que el Papa ya tiene sustituto y que a lo mejor podía considerarse un abuso intentar una nueva demora, cuando en Enero había conseguido una prórroga de diez meses hasta la celebración del Sínodo. Sistach es lo sumamente astuto para no jugar partidas que pueda perder. El grado de conocimiento que ha adquirido de los pasillos vaticanos en estos ocho años de purpurado, unido a su natural sagacidad, le ha permitido arriesgar únicamente aquellos envites que pudiere coronar. Con toda seguridad, su rara política de no patrocinar un sucesor deba enmarcarse en su aversión a quedar mal. Y lo cierto es que en su pontificado ha conseguido lo que quería: cardenalato, Dedicación de la Sagrada Familia por Benedicto XVI, presencia asidua de cardenales en Barcelona, paz sistachiana en la diócesis o su prórroga dilatada y superior a la del cardenal Carles y al cardenal Rouco. Cuánto ha querido lo ha logrado. Para lo que no podía lograr, no ha movido un dedo. 

Está Sistach en su rush final. Con 78 años, envejeciendo lentamente, aunque los años no pasan en vano y dispuesto a pasar a la historia. Ahora como un bergogliano, como antes fue ratzingeriano y anteriormente wojtyliano. Lo encontraremos a faltar. Con su forma de hablar, cada día más parecida a Joan Capri; con sus “etcètera, etcètera” y “Déu-Nostro-Senyor”; con su gesticulación acusada; con esa formidable habilidad consistente en hablar y hablar y no decir nada.

Sistach ya va entrar en la historia. Durante ocho años hemos escrutado sus palabras, analizado sus comportamientos, interpretado sus silencios. Hemos conocido sus amigos (pocos) y sus enemigos (muchos). Sus maneras dictatoriales (aunque con guante de seda de cara a la galería), su exagerado apego al poder, aunque a decir verdad siempre ha mantenido las formas y jamás se ha dejado llevar por populismos o progresismos de última moda. Todavía no se ha ido y ya lo echamos a faltar. Hemos convivido mucho tiempo, aunque sea virtualmente. Sabe él, lo he repetido varias veces, que cuando los que le han alabado estos años lo tengan en el olvido, no le faltará la visita de sus enemigos de Germinans.

Oriolt

19 comentarios:

  1. Sr. Oriolt, usted tan sagaz como siempre nos hace una simpática síntesis de nuestro Sr. Cardenal.

    Ahora bien, hay una cosa que no entiendo cuando dice: ..."cuando se le ha preguntado sobre la cuestión sucesoria ya no suelta la consabida coletilla, si no que nos habla de que lo importante es la diócesis y no las personas, por lo cual él sigue trabajando, ha elaborado un nuevo plan pastoral y deja organizado el trabajo a su sucesor, para que haya una absoluta continuidad.

    Lo importante es la diócesis y no las personas. ¿Acaso tendría importancia una diócesis sin personas?

    Precisamente la diócesis, según mi entender la formamos los católicos, como Cuerpo Místico de Cristo o Pueblo que Dios, como le llama ahora, que peregrina, en este caso, por Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que se refería solo a las personas que la (a la Diócesis) dirigen. Es decir lo importante es la Diócesis (con todos sus files) y no las personas concretas que puedan desempeñar el cargo de Obispo. Al menos eso creo yo

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo de las 14,42.

      Gracias por su aclaración. En verdad tiene que ser así, de lo contrario no tendría sentido.

      Eliminar
  2. ¿Habrá algún Obispo de fuera de la Diócesis, que se crea capacitado para lidiar con una Iglesia con olor asfixiante a azufre (tal como habéis relatado)?
    Por otra parte, el relativismo en la Iglesia está presente. Pareciera que se tiende a machacar a los cumplidores y ensalzar la rebeldía. Por ello creo que es posible que elijan a cualquiera de los actuales en Cataluña que se adecue en edad.

    Además de fondo hay una situación muy inestable. Los inquilinos del Parlamento cada vez muestran más signos de enajenación mental, particularmente el astut, que está buscando apoyos con el DIABLO, en una huida ciega hacía el abismo.
    La mordida a los catalanes, parece estar presente en todos los partidos que han tenido poder, y particularmente el líder parece perfilarse como sospechoso de ser Pujol v 2.0.
    La adhesión de la CUP puede mostrar su patrón de actuación en la de ese diácono, anhelante del orgasmo patriotero y ciego a la mordida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando escribí esto, todavía no había leído la prensa de las últimas horas.
      Hoy ya estamos en el carril dirección “el abismo”.

      Eliminar
    2. Laura, no diga estamos, porque yo al menos no lo estoy, porque si cosiderase que lo estoy, cambiaria de camino, que es lo que humildemente me permito aconsejarle haga ud. si su camino lo vé como dice,

      Eliminar
    3. La democracia y con ellos los demócratas estan siendo arrojados al abismo por el totalitarismo nazi.

      Eliminar
    4. ¿Totalitarismo nazi? Eso acabó en mayo de 1945.

      Es evidente que algunos, para descalificar a quienes no piensan igual que ellos, utilizan los adjetivos más horrorosos. Pero de esta manera están banalizando las palabras "nazi", "fascista", "totalitario"... Por favor, Laura S., mida sus palabras. Si llamamos "nazi" a todo el que se nos cruza, acabaremos por olvidar qué fueron de verdad los nazis y su barbarie. Flaco favor le estaremos haciendo a la dignidad humana y a la democracia.

      Eliminar
  3. En medio del sínodo, el Papa ha anunciado que crea un nuevo Dicasterio, agrupando y reorganizando los consejos pontificios de la familia, el de los laicos, y la academia de la vida. No lo ha creado ya, ha anunciado su firme voluntad de hacerlo, constituyendo una comisión para ello que debatirá el consejo de cardenales en diciembre. El asunto ya se había propuesto hace tiempo pero parece que había resistencias. ¿Qué sentido tiene esta decisión del Papa? No encuentro ninguna valoración por ningún sitio, ni porqué lo hace, ni si es bueno o malo. Silencio general.

    Por ello, parece que la súbita y sorprendente decisión del Papa sólo busca efectos organizativos. Se da la coincidencia que en los tres organismos existentes había un exagerado predominio de socios del Opus.

    Un repaso somero de algunos nombres del Opus, además con prevalencia catalana:

    En el Consejo Pontificio de la Familia: Rafael NAVARRO-VALLS, Juan Ignacio ARRIETA OCHOA de CHINCHETRU, Ignacio CARRASCO de PAULA, Augusto SARMIENTO, Tomás MELENDO GRANADOS e Lourdes MILLÁN ALBA, Leonardo e Martha Lorena CASCO.

    http://www.familia.va/

    En el Pontificio Consejo para los Laicos, Sub-Secretario, mons. Miguel Delgado Galindo, Yago de la Cierva, Josep Miró i Ardèvol, Santiago PÉREZ DE CAMINO GAISSE, Luis Felipe NAVARRO MARFÁ.

    http://www.laici.va/content/laici/es/profilo/organico.html

    La Academia Pontificia para la Vida, con gran cantidad de miembros, presidida por Ignacio Carrasco de Paula.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Miembros_de_la_Academia_Pontificia_para_la_Vida


    ¿Supone la decisión del Papa una pérdida de influencia del Opus, muy minoritario en número de socios pero mayoritario en el Vaticano y muy influyente?

    El Papa ha dado la vuelta a lo hecho por Juan Pablo II, volviendo a tiempos de Pablo VI que fue quien creó el Consejo Pontificio para los Laicos. Dentro de él había un Comité para la Familia, al que Juan Pablo II le dio independencia y categoría de Consejo para la Familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El inútil Vaticano27 de octubre de 2015, 10:27

      1. Dogma de fe: el único Dicasterio importante es el de la Doctrina de la Fe, puesto que sin Fé, no hay Iglesia Católica.

      El caso Charamsa ha atacado el centro del corazón de la Iglesia, la Doctrina de la Fe.

      El resto de Dicasterios, si faltan, no pasa absolutamente nada a la Iglesia

      El Dicasterio de Laicos y Familia será simplemente un receptorio de burócratas eclesiásticos y una página web completamente prescindible e inútil.


      2. A los efectos prácticos, todos estos Dicasterios y Academias me son absolutamente inservibles, estériles, ineptos, vanos e inanes. Sólo salen libros que hay que comprar, y si quiero una consulta de tipo moral o fideístico, no hay nada.


      3. El Vaticano podría organizarse en dos Dicasterios: Doctrina de la Fe y Asuntos Generales. Y va que chuta.

      Eliminar
    2. Simplemente INVENTA la lista de miembros del Opus Dei, ganas de odio o simple perfidia?

      Eliminar
    3. ¿Cuál de ellos no lo es? ¿Navarro Valls? Si acredita que alguno no pertenece a la cordada del Opus estoy encantado de rectificar la lista. Aunque me parece que habrá que incrementarla, que a alguno no lo he incluido por ser algo dudoso. Y sólo me he fijado en los españoles y algún apellido hispanoaméricano. Seguro que hay bastantes más de todas partes del mundo.

      De todos modos, su enojo por la larga lista viene a dar la razón de que tan enorme prevalencia es completamente injustificada y responde a oscuros e inexplicables motivos. Esperemos que el Papa lo corrija pronto.

      Le reitero que quedo a la espera de que diga que nombre concreto no merece estar en la lista de miembros del Opus.

      Eliminar
    4. Lea la revista oficial ROMANA del Opus Dei al final de la misma hay la lista de mienbros es semestral.

      Eliminar
    5. Usted ha dicho que alguno de los citados no es del Opus. Diga cual, es bien sencillo. No se escabulla remitiendo a la publicación del Opus. No tire la piedra y esconda la mano. Que está usted denigrando al Opus, presentándose como su representante, y actuando con ocultismo y falsedad. Diga cual no es o discúlpese.

      Eliminar
  4. En castellano no se dice "encontrar a faltar" ni "echar a faltar", sino "echar de menos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Això és conseqüència de mantenir el punt de no escriure mai en català. L'idioma matern acaba sortint per una banda o altra.

      Eliminar
    2. salvador (nombre de pila)27 de octubre de 2015, 12:23

      Anónimo de las 8:14
      Usted que solo rectifica siempre, En Castellano NO, en Español SI, podria ser discutible.

      Eliminar
    3. En castellano no se dice "encontrar a faltar" ni "echar a faltar", sino "echar de menos"

      Lo correcto es escribir "echar a Mas".

      Eliminar
    4. Pues yo lo he interpretado como empleado a conciencia, como parte de un estilo irónico del que muchas veces yo hago uso también, traducir literalmente los «giros» entre lenguas. «Encontrar a faltar». Mola.
      En cuanto al Castellano/Español… podríamos estar horas, la RAE apuesta por «español», a mí me gusta más (que no MAS) emplear el término «castellano», porque considero que el catalán, euskera —vascuence según sensibilidades—, gallego, bable, son lenguas —preciosas todas ellas—españolas.
      Up to you :-)

      Eliminar