jueves, 6 de agosto de 2015

Solidaridad con Oriol Domingo

Escrito publicado el 24 de febrero de 2014
Los que hemos sufrido los embates contra la libertad de expresión y hemos sido atacados por tierra, mar y aire con el único propósito de silenciarnos, nos hemos de mostrar particularmente solidarios con aquellos que padecen similar situación, aunque sea una persona que nos haya mostrado la mayor de las inquinas, como el periodista jubilado de La Vanguardia, Oriol Domingo. No olvidemos que el Evangelio de este domingo nos recordaba que amásemos a nuestros enemigos y orásemos por los que nos persiguen.

Ya es la tercera vez que censuran un artículo al bloguero de La Vanguardia, curiosamente desde que el rotativo ha pasado a ser dirigido por Màrius Carol. La primera vez sucedió con un post titulado “Un artículo éticamente indecente de José Antonio Zarzalejos”. Suerte de ese extraordinario periodista que es Pablo Planas, que se refirió a él en Crónica Global,  y ha permitido que algunos de sus párrafos pasasen a la posteridad.

Les rescato algunas de sus líneas:
"1. José Antonio Zarzalejos escribe un artículo éticamente indecente. Lo titula: "Otra convulsión epiléptica".
2. El artículo del españolista José Antonio (nombre de resonancias falangistas) pretende hundir el proceso soberanista catalán, pacífico y democrático, y descalificar a sus dirigentes políticos. El periodista Albert Sàez comenta en Twitter: "No quiero ni pensar qué pasaría si un periodista catalán escribiera que un presidente del Gobierno tiene ataques de epilepsia...".
[El tercer punto recoge las definiciones de epilepsia, convulsión y decente.]
4. El escrito indecente de Zarzalejos está lejos, muy lejos de lo que debe ser un debate civilizado, democrático, respetuoso, dialogante y pacífico. Este texto ofende a quienes alguna vez han tenido algún episodio epiléptico, son demócratas y, como catalanes, consideran que el Sí+Sí es la mejor votación para una relación libre, solidaria y fraternal entre una España soberana y una Cataluña soberana".
Después aconteció igual con un artículo en el que criticaba la entrevista que había llevado a cabo su sucesora en las páginas religiosas del rotativo, María Paz López, con el concurso del subdirector Enric Juliana, al nuevo secretario general de la CEE, monseñor Gil Tamayo.

La última censura ha tenido lugar este fin de semana con un artículo titulado “El príncep, el poble i Déu”, que criticaba la visita a Barcelona del Príncipe Felipe.   
Sólo aparecen las primeras frases en el portal Catalunyareligió, pero luego ya no se accede a su contenido, tal como se acredita con el pantallazo que reproducimos.

Ahora bien, resulta absolutamente incomprensible que, tras estas tres manifiestas censuras, Oriol Domingo no haya manifestado la menor protesta. Se puede comprender que el periodista jubilado no es nadie sin La Vanguardia, después de haber trabajado casi cuarenta años para la casa Godó. Incluso consiguió a su mujer en las antiguas oficinas de la calle Pelayo. Pero un atropello de este calado, debería haber provocado que el periodista hiciese gala de una mayor personalidad, pese a su condición valetudinaria.

Sabemos que bajo el calor de La Vanguardia se está muy calentito. Por algo acaba de recibir la módica cantidad de 835.000 euros de subvenciones de la Generalitat, pero es imposible pensar que, a estas alturas de la vida, Domingo escriba por el vil metal. Por cierto, ya que hablamos de subvenciones, esos papeles desvencijados que aparecen al fondo de algunas de nuestras iglesias y que llevan el título de Cataluña Cristiana también han percibido 47.000 euros del contribuyente catalán. ¡Qué aquí ya sabemos que sobra el dinero! 47.000 euros para Aymar. Otro que puede acabar como Oriol Domingo, si sigue por el camino de resaltar ridiculeces como la del editorial de esta semana, dedicado a las cuatro parroquias decadentes de Pueblo Seco.

Pero a lo que iba y siguiendo con el tema de este artículo, cuando a uno no le permiten escribir con libertad y ni tan siquiera rechista, la credibilidad y confianza que pueda hallar en él el lector acaba rodando por los suelos. Solidarios con Domingo, pero ¡adiós Domingo! Sólo se merece nuestra compasión. Ni la tiene para consigo mismo ni se la otorgan en su periódico.


Oriolt 


Otros escritos en Germinans Germinabit donde aparece el Personaje: 

    6 comentarios:

    1. La libertad de expresión tiene límites. Y el tema que Oriolt antaño expresaba no era el mejor evangélicamente hablando. No se puede generalizar y hora no lo vamos a sacar de nuevo pero hay escritos en esta WEB de Gérminans que son ofensivos, reiteradas críticas a Obispos, sacerdotes, monjas....más de lo mismo. Parece que no hay otro discurso más caritativo. Algunas veces ha sido ofensivo.

      ResponderEliminar
    2. Los adúlteros sí están excomulgados7 de agosto de 2015, 16:23

      Sobre la afirmación del Papa de los divorciados vueltos a casar que conviven maritalmente no están excomulgados:

      - No están excomulgados como excomunión-pena o excomulgación-pena, impuesta como pena canónica previo procedimiento judicial o administrativo.

      - Sí entán en excomunión o excomulgación, sólo desde el punto de vista como excomunión-penitencia o excomulgación-penitencia, pues es dogma de fe que la comisión de un pecado mortal implica que el fiel no puede recibir el sacramento de la comunión si no se ha confesado y ha sido absuelto en confesión sacramental. El adulterio es un pecado grave de forma objetiva, intrínsecamente malo, independientemente de las circunstancias e intenciones: no se puede hacer el mal para justificar un bien. Se necesita cumplir las condiciones de Familiaris Consortio 84.


      Resumen:

      Hay dos vertienttes de la excomunión o excomulgación:

      - la excomunión-pena o excomulgación-pena, que es una pena canónica o censura que se impone latae sententiae (abortar) o ferendae sententiae dentro de un proceso canónico.

      - la excomunión-penitencia (no poder tomar la comunión en la misa) o excomulgación-penitencia (no poder comulgar en la misa), que deriva de la comisión de un pecado grave, como por ejemplo, matar, robar, mentir o ser adúltero en materia grave y con pleno conocimiento y consentimiento.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Vivir en pecado, caso de vivir en adulterio o concubinato y la excomunión-penitencia (no poder tomar la comunión en la misa) o excomulgación-penitencia (no poder comulgar en la misa), ¿es lo mismo?

        Eliminar
    3. Pobre Oriol Domingo, al final lo echaron de La Vanguardia, luego de Catalunya Religio. Nadie se acuerda de el. Un juguete roto

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Se rompió porque él quiso.

        Eliminar
    4. La última entrada de su blog es del 18/02/2014.

      Otra noticia de la censura:

      http://www.tribuna.cat/cronica/afers-religiosos/oriol-domingo-censurat-a-la-vanguardia-com-informador-religios-03-03-2014.html

      Oriol Domingo sigue publicando aquí:

      http://www.orioldomingo.cat/ca/in_saecula_saeculorum

      ResponderEliminar