lunes, 22 de junio de 2015

Taltavull en la periferia

Hacía siete años que un obispo no se acercaba a la parroquia de San Juan Bautista en el barrio de El Fondo de Santa Coloma de Gramenet. El último fue el obispo Carrera, quien solía acudir cada año a confirmar e incluso a visitar al párroco, Mn. Francesc Espinar, con quien guardaba una muy buena relación. Desde su fallecimiento en 2008, ninguna testa mitrada había aparecido por esa humilde parroquia de la banlieu barcelonesa, cuidándose de administrar el sacramento de la confirmación el vicario episcopal Bacardit.

Por fin, este año se acabó la cuarentena episcopal y el obispo Taltavull acudió a confirmar a dieciocho jóvenes. Jóvenes del siglo XXI, que ya no se llaman José, Juan o Jaime, sino Kevin, Brian o Jonathan y ya no se llaman María, Marta o Mari Carmen, sino Nerea, Jenny o Vanessa. Dieciocho chavales de diversas razas, representando el melting pot de ese singular barrio de Santa Coloma, donde se amalgaman chinos, latinos, eslavos, árabes y africanos en el puesto que dejaron vacantes los hijos de los emigrantes gallegos, andaluces y extremeños de los años 60.
 
¡Qué feliz se veía al obispo Taltavull! ¡ Y qué encantada quedó la feligresía con él! El auxiliar es un hombre cercano, afable, sencillo, que se deja querer. Al final de la ceremonia, se retrató con cada uno de los confirmados y sus familias. Uno a uno. No con la típica foto global. Y después la gente que pasaba a saludarle, quería fotos también con él. Era el pueblo llano. Sus atuendos los delataban: las comadres de El Fondo con sus demodés vestidos de dos piezas, los jubilados prematuros, las chicas poligoneras, los jóvenes -y no tan jóvenes- vestidos de futbolista, en camiseta y pantalón corto. Y Taltavull no ponía reparo alguno. Parecía que no había prisa, aunque -en realidad- tenía y mucha, pues en aquellos momentos se hallaba un familiar suyo en una situación muy grave y complicada. Era el obispo de todos. Y la parroquia (en su sentido más amplio) se lo agradeció vivamente. 

El obispo auxiliar de Barcelona dijo que conocía todas las parroquias de la diócesis, menos la de San Juan Bautista. Que era la primera vez que la visitaba, en seis años y medio como obispo. Habrá tenido, pues, ocasión de comprobar la vitalidad de la misma y, aunque todas las comparaciones pueden resultar odiosas, habrá reparado en aquellas parroquias donde se hallan presentes más jóvenes, más matrimonios, más familias enteras. San Juan Bautista del barrio de El Fondo es una de ellas. Esperamos que vuelva y no tarde siete años en aparecer un obispo. Que aunque allí parezca que es donde la ciudad cambia su nombre, hay más vitalidad, participación y fervor que en muchas de las más renombradas iglesias barcelonesas. El obispo pudo comprobarlo. Y en ello, algún mérito debe tener su párroco, Mn. Francesc Espinar, el cual, absolutamente solo y sin ninguna ayuda, ha conseguido levantar esa parroquia, que languidecía como una más del ocaso barcelonés. Dieciocho confirmados en estos tiempos (y es una cifra que se viene repitiendo, más o menos, cada año) no se da en todas las parroquias, a no ser que alguna de ellas albergue un colegio religioso. Y aún.

Pero en esta diócesis la dicha no es completa nunca. Acaba de llegarme la noticia que Mn. Ramón Batlle, abogado, vocación tardía, ordenado hace solo siete años, número dos de Matabosch, redactor de la querella que nos presentó Arenas, acaba de obtener su primer destino como párroco. ¿A una parroquia pequeña de Mataró? ¿En la periferia barcelonesa? ¿En el Raval o en los barrios más marginales? ¡Quiá! ¡En la muy céntrica e histórica parroquia de Sant Raimón de Penyafort de la Rambla de Cataluña! ¡Todavía hay clases! ¡Y recompensas!

Oriolt

14 comentarios:

  1. Todo parece indicar que por San Juan no habrá nuevo Arzobispo en Barcelona...

    ResponderEliminar
  2. Que se quede Taltavull de arzobispo.......no lo haria tan mal......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás no, pero está atado a los mismos que ahora atacan a nuestro Cardenal y antes se beneficiaban de su amistad. Ha de venir uno que sea SANTO y con la mano muy dura para saludar a todos estos mientras los acompaña a la puerta de salida. Basta de bandengles y de mirar a otro lado, que la IC es tan IMPORTANTE para nosotros que no se puede seguir disimulando y aceptando todo lo que ocurre. Baaaaasta ya. Que el Espíritu de Nuestro Señor ilumini al Papa en su elección y no se deje llevar por los politiqueos independistas de la mayoría de los que deberían ser fieles servidores a sus feligreses. En grtan número no queremos saber nada de política soberanista. Loado sea Dios.

      Eliminar
    2. Anonimo 23 de Junio 12:32
      No será mejor que haga lo que él crea oportuno y no lo que ud u otros digamos. Debemos recordar que el Obispo será el y no nosotros.

      Eliminar
  3. Sr. Oriolt, gracias por tener este "ojo clínico" agudo, de mostrarnos cada semana, alguna noticia eclesial, que pueda sorprender.

    De todas maneras hay una frase, que usted ha escrito con toda la buena intención del mundo, pero con algún matiz, que ruego no se tome a mal, por favor.

    Nos dice: "Y en ello, algún mérito debe tener su párroco, Mn. Francesc Espinar, el cual, absolutamente solo y sin ninguna ayuda, ha conseguido levantar esa parroquia, que languidecía como una más del ocaso barcelonés".

    Desde luego que tiene mucho mérito, supongo que dice "absolutamente solo", porque no ha tenido ningún Vicario a Adscrito, pero el sabía muy bien de quien se fiaba. Ya lo dice San Pablo, "Cristo y yo mayoría aplastante". Este "yo" es la persona que hace todo lo que puede, pero confiando plenamente en el Señor.

    Esto es lo que ha sucedido con Mn. Espinar y con otros tantos santos sacerdotes, que fueron enviados a "periferias" como San Juan Maria Vianney en el siglo XIX, que fue enviado a Ars, un pueblo pequeño, que no tenía renombre alguno. El cambio producido en el pueblo fue sorprendente, porque era un hombre sacrificado, de oración y celoso de las almas, especialmente en los sacramentos de la Penitencia y Eucaristía

    Parecido, aunque con más sufrimientos fue el caso de San Pío de Pietrelcina, destinado a San Giovanni Rotondo donde vivió hasta su muerte el 23 de septiembre de 1968.

    Seguramente que Mn. Francesc, no ningún catedrático del Seminario, ni ninguna lumbrera en la Curia diocesana, pero su misión la hace con total entrega a Dios y como consecuencia a sus feligreses, que tarde o temprano lo saben apreciar.

    ResponderEliminar
  4. El Capitán del Titanic: El iceberg no existe23 de junio de 2015, 2:27

    Aparecido en Infocatólica:

    Mons. Agustín Cortés Soriano, obispo de Sant Feliu de Llobregat

    NOTA SOBRE LA SITUACIÓN DE LA HERMANA TERESA FORCADES Y VILLA

    El eco mediático y la perplejidad, que ha provocado en muchos, católicos y no católicos, el compromiso político asumido por la monja benedictina del Monasterio de San Benito, Teresa Forcades i Vila, nos mueve a publicar esta nota aclaratoria de la actuación del Obispado de Sant Feliu de Llobregat al respecto.

    1. Según establece el Código de Derecho Canónico, todos los monasterios de Monjas son autónomos, en el sentido que se rigen y viven bajo el cuidado de la propia superior, que es, en sentido propio, su «Superior Mayor». Además, están sometidos de manera inmediata y exclusivamente a la Sede Apostólica en cuanto al régimen interno y la disciplina (cf. cc. 613; 593).

    2. Le es encomendada al obispo de la diócesis, donde se encuentra ubicado el monasterio, una «vigilancia peculiar». Esta «vigilancia peculiar» quiere decir que el monasterio no está bajo la jurisdicción o autoridad del obispo diocesano, pero que el mismo obispo debe tener un cuidado especial y activa, entender y valorar el carisma propio, ofrecer ayuda, y, en determinados casos previstos expresamente por la ley, intervenir dando su preceptivo juicio o decretando la ejecución de una determinación de la Superior Mayor (cf. c. 615; «Dir. Ministerio Pastoral de los Obispos» n. 119).

    3. En el caso del compromiso político de la hermana Teresa Forcades i Vila, la actuación del Obispo de la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat se ha mantenido en el marco de las competencias que especifican estas normas. Desde un primer momento el Obispo manifestó ante la interesada y ante la Madre Abadesa del Monasterio y la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, su parecer en el sentido de la incompatibilidad radical entre el compromiso público y activo a favor de una opción política concreta (militancia política) y la condición de monja de un monasterio.

    4. Coherentemente el Obispo quiere hacer una doble precisión. En primer lugar, que ha aceptado que la hermana Teresa Forcades i Vila, quede en situación de exclaustración por tres años, que ella ha podido solicitar, y no que «pida un simple permiso» para actuar en política. En segundo lugar, que tal solicitud debe estar motivada, no por la circunstancia de su posible candidatura a un cargo político, sino por razón de dicha incompatibilidad entre su condición de monja y cualquier compromiso o militancia activa y pública a favor de una opción política concreta.

    5. De acuerdo con lo establecido en el canon 686 § 1 del Código de Canónico, la única autoridad que tiene jurisdicción efectiva para conceder la dispensa de la exclaustración de una monja de un monasterio es la Sede Apostólica (Congregación para la Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica). Es norma que la solicitud correspondiente cuente con el parecer de la Superior Mayor, en este caso, la Madre Abadesa, y del Obispo Diocesano. Hoy esta solicitud ha sido tramitada y se encuentra en manos de la Congregación romana, a la espera de respuesta.

    6. En el caso de que le sea concedida la dispensa de exclaustración, la hermana Teresa Forcades i Vila no perdería su condición de monja consagrada, por lo que seguiría vinculada por los votos, pero estaría dispensada y privada de los deberes y de los derechos propios de la vida claustral. Una eventual vuelta a la vida monástica, debería estar autorizada por la misma Sede Apostólica.

    Esperamos que estas precisiones ayuden al esclarecimiento de los hechos ante la opinión pública y contribuyan al mismo tiempo a superar la perplejidad y la confusión que los mismos hechos han provocado en no pocos fieles.

    Sant Feliu de Llobregat, 22 de junio de 2015

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monseñor Cortés Soriano, esta nota aclaratoria parece muy interesante desde el punto de vista canónico en cuanto a dispensa de los derechos y deberes de la vida consagrada, a la religiosa en cuestión

      ¿Pero que opina del daño moral que han hecho sus enseñanzas contrarias al Magisterio de la Iglesia?

      ¿O es que el Obispado no es competente en esa materia?

      Eliminar
    2. Muy hábil Sistach detrás de Cortés.

      En el punto 1 dice que el Superior Mayor de la comunidad de monjas benedictinas es la Madre Abadesa, y que él, el obispo Agustí Cortés, es el segundo Superior Vigilante Peculiar o Especial (punto 2).

      El punto 3 habla de la incompatibilidad entre religión y política, y los puntos 4 al 6 se refiere a la exclaustración.

      Falta clamorosamente un punto fantasma, el que el obispo Cortés no ha incluido, el que mencione por qué no se ha disciplinado a Sor Forcades durante estos años.

      Por ejemplo, entre docenas, sino centenares de ejemplos, en el libro "És a les nostres mans", donde menciona que el sacramento del matrimonio está abierto a la sexodiversidad. También está su página de Procés Constituent, donde está todo su programa satánico de diseño social.

      Tampoco hay una responsabilidad en materia de transparencia y rendición de cuentas. Por qué los católicos hemos pagado decenas de miles de euros por el mantenimiento de sor Forcades, para que sólo hayan servido para crear una política que es completamente anticatólica, relacionado con la omisión del deber episcopal de disciplinar.

      Sor Forcades enseña falsa doctrina católica o doctrina anticatólica, y el obispo Cortés no la ha disciplinado, por lo que Sor Forcades ha gastado miles de euros en desarrollar su anticatolicismo, en difundirlo y en promocionar una imagen de política progresista.

      Esto es lo que falta en estos 6 puntos del obispo Cortés: la falta de asunción de responsabilidades disciplinarias.

      Eliminar
    3. Esta religiosa, por sus enseñanzas demuestra que esta fuera de la doctrina católica. Yo no quien para juzgarla.

      Antes se decía: "Doctores tiene la Iglesia". Ahora supongo que seguirá siendo útil pero no se nota. Que vamos a hacer. Esperemos que venga pronto el triunfo del Inmaculado Corazón de María.

      Eliminar
  5. Poblados Potemkin: Rusia va excelente, Alteza23 de junio de 2015, 2:31

    En el artículo de Germinans del 28 de mayo, se exponen en los comentarios toda una serie de enseñanzas de Sor Forcades que van contra la verdad divinamente revelada (excomunión), definitiva (apartamiento de la plena comunión católica) y segura (pérdida del ius docens). Son enseñanzas gravísimas, que se han dicho impunemente desde el 2009 hasta el 2015, sin que el obispo y el Vaticano no hayan hecho nada efectivo.

    El obispo sí tiene la potestad instructora, puede recoger fidedignamente todos los hechos delictivos (vídeos, radio, televisión, prensa, libros) procedentes de las enseñanzas de Sor Forcades expresadas durante siete años, y bajo la fe del secretario remitirlas al órgano correspondiente del Metropolitano o del Vaticano, que sólo pueden ser dos: Santo Oficio (“Doctrina de la Fe”) y el dicasterio de los religiosos. Alguno de estos dos, sobre todo el Santo Oficio, tiene la capacidad de pasar a la fase de enjuiciamiento y sentencia, y el obispo y la abadesa se encargarían de la ejecución.

    LO ESENCIAL

    El obispo de Sant Feliu se dispersa con diversificación de argumentos para no ir al verdadero núcleo central de las graves negligencias de la autoridad episcopal por omisión del deber de defender la fe ante Sor Forcades: tolerar y disimular las enseñanzas contrarias a la verdad divinamente revelada, definitivas y seguras. Canon 436 § 1. En las diócesis sufragáneas, compete al Metropolitano: 1. vigilar para que se conserven diligentemente la fe y la disciplina eclesiástica, e informar al Romano Pontífice acerca de los abusos si los hubiera (Cortés comunicando a Sistach y éste al Papa del caso Sor Forcades).

    La autoridad ha disimulado y tolerado la difusión de enseñanzas contrarias a la fe católica. Todo lo demás es accesorio, secundario, paja. Lo principal es la Fé Católica, y el obispo de la Iglesia Particular tiene competencia para la vigilancia de la fe sobre cualquiera, sea laico, religioso, cura o nuevo movimiento que se mueva dentro del radar episcopal. Cuando Sor Forcades quiere que la Iglesia sea gobernada por un Papa y una Mama, la verdad, Mons. Cortés, es que todo es posible. O niega la virginidad de la Virgen María. O el sacerdocio femenino sexodiverso.

    LO SECUNDARIO

    El punto tres, la incompatibilidad de Sor Forcades entre política y monja, se la saltó cuando se camufló como "impulsora" de un "movimiento social" para eludir la letra, que no el espíritu, de la prohibición eclesial de la participación política de los religiosos y clérigos católicos: clérigos (canon 287) y religiosos (canon 671). El Vaticano no ha cambiado dichos cánones. Una buena explicación que se remite al Concilio Ecuménico Vaticano II (responsabilidad de los laicos en la política) y a la Constitución Pastoral Gaudium et Spes 43, sobre la misión de los consagrados:

    www.iuscanonicum.org/index.php/derecho-de-personas/el-derecho-de-los-clerigos/95-la-participacion-de-los-clerigos-en-la-actividad-politica.html

    El punto cuarto, quinto y sexto hacen referencia a una indigna e injusta exclaustración de puertas giratorias con servicio de café con leche y madalenas de chocolate. Mons. Cortés: lo esencial es que Sor Forcades ha dicho enseñanzas contrarias a la fe divinamente revelada, definitivas y seguras. A partír de aquí, se discuten penas gravísimas.

    Y la exclaustración y posterior vuelta parece una broma de pésimo gusto. Una religiosa puede pasarse por la montera la recta doctrina católica, con grave escándalo y confusión de los fieles, y nuestros abades, obispos y cardenales, superiores mayores, máximos y supremos, le van a guardar la cofia durante tres años para luego, así como así, como si nada hubiera pasado, volver a dársela.

    Escandaloso, grave pecado de omisión del deber de disciplinar por parte de los superiores: abadesa, obispos y Vaticano. No tiene nombre tal barbaridad, abuso e iniquidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo su artículo me parecer de lo más acertado en su exposión y además argumentado. No puede venir ahora el obispo de Sant Feliu excusándose y dando razones, algunas se pueden aceptar, pero todas ellas tardíes.¿ Por qué no salió a la palestra la primera vez que sor Forcades empezó a soltar sus ideas , de todo tipo, en contra de nuestra querida IC?. Ahora que busque excusas y reconozca que ha hecho un flaco favor a la Iglesia católica a la que él dice defender y servir. No vale la pena decir nada más, después del comentario anterior. Seguimos igual.

      Eliminar
  6. El próximo viernes 26 de junio, festividad de San Josemaria, el obispo Taltavull presidirá la Santa Misa, propia del santo, en la iglesia de Montalegre, en la calle Valldonzella,de Barcelona, a las 8h 30m. de la tarde, están todos invitados.
    Mas información sobre las misas de San Josemaria en Cataluña en la web, www.opusdei.cat

    ResponderEliminar
  7. Ha escrito, y bien, Populati Potiemkini: "Y la exclaustración y posterior vuelta parece una broma de pésimo gusto. Una religiosa puede pasarse por la montera la recta doctrina católica, con grave escándalo y confusión de los fieles, y nuestros abades, obispos y cardenales, superiores mayores, máximos y supremos, le van a guardar la cofia durante tres años para luego, así como así, como si nada hubiera pasado, volver a dársela". Oues así es, querido amigo, y para que vea que dicha tomadura de pelo goza de francia tradición, en particular jesuítica, le contaré esto: Fernando Cardenal S.J. (el hermano de Ernesto, al que echó el Papa la reprimenda) también se lanzó a la política y fue ministro sandinista. Juan Pablo II le obligó, después de un duro pulso con la curia jesuítica, a abandonar la orden, perdiendo su condición de jesuita. Pero pasado el tiempo, abandonó los despachos y quiso regresar al seno SJ. No problem. El P. General, Kolvenbach, persuadido por uno de sus asesores, le autorizó a realizar de nuevo el noviciado y las probaciones, caso insólito que se dio por primera vez en la historia de la Compañía. Naturalmente, lo superó y volvió a ser jesuita de 4 votos: así es como tomaron el pelo a Juan Pablo II y se salieron con la suya mediante hábil subterfugio. ¿Creen que Bergoglio, que rehabilitó en Nicaragua a Scoto, dejando también en evidencia a Juan Pablo II -y recuerden lo que largó el angelito contra la Iglesia cuando le levantaron la suspensión-, no está a favor de la pobrecita Forcades? La Sor seguirá haciendo su real gana y choteándose de todos los superiores; al tiempo.

    ResponderEliminar
  8. MARPN
    No está relacionado con el tema del Sr. Oriolt, pero como es de buen nacido el ser agradecido, os recomiendo que leáis el resumen de la conferencia que dió la Sra. Rahola, como invitada de la juventud católica, en el café joven Youcat el domingo día
    21 a las seis de la tarde. Estaba organizado por el delegado de juventud del arzobispado de Barcelona en la Iglesia de Santa Ana.
    La verdad es que me ha hecho cambiar totalmente la opinión que di en su día en este blog GG. Manifestó una serie de puntos, debo creer que con sinceridad personal, que defienden a nuestra querida Iglesia católica. Gracias Sra. Rahola y que Dios le dé la fuerza necesaria para llegar a encontrar a Nuestro Señor Jesucristo que es, y será siempre, nuestro camino, Maestro y Vida. Loado sea Dios. amén.

    ResponderEliminar