lunes, 25 de mayo de 2015

La próxima presidenta de la Generalitat

Hace unos meses podía parecer una boutade, pero tal como se están desarrollando los acontecimientos a nadie le debería extrañar que la próxima presidenta de la Generalitat sea la monja Teresa Forcades, exclaustrada o no. Las elecciones municipales de este domingo constituyeron al final un duelo de monjas, tal como nos explicaba la semana pasada Francesco Della Rovere . En la ciudad de Barcelona, el duelo se decantó favorablemente para la benedictina, al haber ganado la candidatura de Ada Colau por ella apoyada.

Francamente la montserratina ha hecho mucho menos el ridículo que Lucía Caram. El espectáculo que nos ha proporcionado la semana pasada la dominica argentina no tiene parangón. Rebobinemos: Josep Playà (junto con Enric Juliana, que ha de aparecer inevitablemente en toda información eclesial de La Vanguardia) publicaron un artículo  en el que daban cuenta que la monja mediática había sido llamada al orden por la Santa Sede. En la misma mañana, Lucía Caram, ni corta ni perezosa, se paseó por todas las radios y platós televisivos, haciéndose la víctima, inventándose una conspiración mediática encabezada por “el lobby Germinans”  (pobres de nosotros) y sacándose de la manga una amenaza de muerte, ocurrida alrededor del 9-N, que jamás denunció a la policía y que ahora le volvía a la memoria.  
Al día siguiente, el espectáculo alcanzaba su cota máxima, cuando todo un presidente de la Generalitat y un alcalde de Barcelona salieron a recibirla, al pie del Salón del Tinell, para realizar un acto electoral, en el que la monja aparecía en medio de los dos políticos, como simpar starlette.   

Si hace unos años nos hubiesen explicado un fenómeno similar, lo habríamos tomado todos como una ocurrencia de la revista satírica El Jueves.  Porque esto es la monja Caram: un auténtico personaje de El Jueves, a la altura de Martínez el Facha, el profesor Cojonciano o Pascual mayordomo real. Únicamente a los geniales Ivá o José Luis Martín se les podía ocurrir una monja vestida del Barça; que juega a paddle con su hábito blanco; que predica contra la corrupción, pero acude a actos electorales de un partido que tiene las sedes embargadas por corrupto; que se declara enamorada de Artur Mas y que se pasea por los platós televisivos emitiendo berridos y gritos desaforados.

Lucía Caram no es más que un personaje bufo. Teresa Forcades es diferente. Mucho más lista, intelectualmente mejor preparada (doctora en teología y licenciada en medicina), sin la vis grotesca de la argentina, pero con un verdadero apego por la política. Las dos poseen idéntica vanidad mediática, pero mientras en una destaca la caricatura, en la otra predomina el tacticismo. Porque no es más que tacticismo su anuncio de dejar temporalmente el convento para presentarse a la política. Como líder, claro está, que la hermana Teresa no está llamada a ser clase de tropa. Por eso, declara que sería una dispensa temporal y que luego volvería al claustro. Una Forcades ex-monja no cotiza tanto como una Forcades monja, aunque en supuesta excedencia.

Al nacional progresismo catalán, tan ribeteado de símbolos religiosos, no hay nada que más le guste que una monja díscola metida en política. Una religiosa contestataria, progre como la que más, pero religiosa al fin y al cabo, resulta el personaje más indicado para iniciar un movimiento mesiánico. No se olvide que tan mesiánico es el proceso que encabeza Artur Mas como el que encabezan Ada Colau y los populistas de Podemos. Que una monja pueda unificar ambas tendencias, aunque sea un remedo del arzobispo chipriota Makarios o el sacerdote eslovaco Jozef Tiso, representaría el culmen de las aspiraciones nacional-progresistas.

Olvidémonos de la cómica Caram. El futuro –y el peligro- se halla en la monja Forcades. Por ahora, su partido ya ha conseguido la alcaldía de Barcelona. Resultará curioso verla a ella como presidenta y a Ada Colau como alcaldesa en la misa de la Merced. Y con Vives como obispo. Seguro que asisten. 

Oriolt

23 comentarios:

  1. Sr. Oriolt, supongo que se sentirá decepcionado por escribir un artículo de esas características, que no puede gustar a ningún católico de bien, el comportamiento de esas dos mujeres.

    Hasta donde hemos llegado, Dios mío.!!! ¿Ahora con el relativismo campando por doquier quien pone coto a tales desmanes?

    Ver a esas dos señoras vestidas de monjas, causa una profunda indignación, por la falta de fe y obediencia que demuestran, en el caso que sigan siendo monjas y si canónicamente ya no lo son, por el uso indebido del hábito religioso.

    ResponderEliminar
  2. En congruencia, al nacional progresismo cabria llamarlo nacional herejismo. Y en cuanto a la presidenta Forcades, supondria volver a los orígenes eclesiásticos del cargo con el componente herético que le infundiría su condición femenina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los obispos tienen biblistas, teólogos, moralistas, jueces, exégetas y otros profesionales oficiales o contratables ad hoc.

      En los obispados en absoluto no hay falta de recursos, personal y conocimiento.

      Eliminar
  3. Tanto sor Forcades como sor Caram tienen unos superiores, que son obispos, abadesas y prefectos vaticanos. Desde hace años, estos superiores abadiales y episcopales no han ejercitado su deber y obligación de disciplinar a estas dos monjas.

    Esto implica que se han pasado muchos años, quizás unos seis, durante los cuales dichos titulares disciplinarios no se han preocupado de hacer valer esta competencia, y han dado lugar, con su reiterada y persistente actitud pasiva y omisiva, a que dichas monjas, sor Forcades y sor Caram, tengan la ilícita expectativa, puedan esperar objetivamente, a que no tan sólo que NO se ejercitará jamás este derecho y deber episcopal a mantener la disciplina, incluso a nivel penal, sino que además, toda la doctrina magisterial católica ha cambiado por completo, para pasar a ser la enseñanza propia del plan satánico de diseño social, tal como afirmó Francisco en su carta a las monjas carmelitas bonaerenses del 22 de junio del 2010, frente al intento estatal de legalizar los matrimonios homosexuales.

    Los obispos, las congregaciones responsables vaticanas y las abadesas, han creado una falsa confianza en sor Forcades y en sor Caram de que se ha renunciado al deber disciplinar de sancionar los delitos, y encima, a que se ha cambiado la recta doctrina católica. Los obispos, abadesas y prefectos vaticanos se han pasado todos estos años o disimulando o tolerando lo que no se podía de ninguna de las maneras ni tolerar ni disimular.

    Además, han escandalizado, confundido e irritado a toda la Iglesia catalana fiel a Jesús, al ver los inmorales, ilícitos, ilegales e ilegítimos privilegios de impunidad, inmunidad, exoneración, inviolabilidad, dispensa, indulto y amnistía de que han gozado sor Forcades y sor Caram por todo lo ancho, largo, profundo y alto de la jurisdicción territorial catalana y cósmico-telúrica.

    En mi opinión, la conciencia íntima de ambas monjas, al estar tantos años sin recibir una disciplina o sanción penal, es lógico que hayan desarrollado estas conductas y actividades total y absolutamente impropias de i. monjas, ii. católicas, iii. contemplativas y iv. dominica y benedictina. Son religiosas católicas zombis: por fuera aparentan ser católicas, por dentro, son cualquier cosa menos católicas.

    Por eso, al estar seis o siete años sin que nadie les dijera nada, es excusable que psicológica y teológicamente se hayan pensado que todo era lícito y permitido. A mí también me habría pasado lo mismo: si hago el mal y nadie me dice nada, entonces es que la autoridad cree firmemente que la ley ha quedado obsoleta e inaplicable y me está dando indirectamente la razón. Sor Forcades y sor Caram hacen lo lógico: sus superiores les han aprobado su forma de pensar y vivir por la vía indirecta e implícita de la omisión desleal del deber de disciplinar.

    Pero dichos superiores tiene la posibilidad de enmendar este grave fallo de retraso desleal. Sólo tienen que instruir el expediente recopilando todos los hechos que han realizado estas dos monjas, reformar de forma jurídica, disciplinar y penal el Código Canónico, e incluso hacer que dichas monjas hagan la profesión de fe en relación a todas las verdades divinamente reveladas, definitivas y seguras, cuya desobediencia implica la herejía, el apartamiento de la plena comunión de fe y la pérdida del derecho a enseñar.

    El pensamiento de sor Forcades, plenamente imbricado en el diseño demoníaco de satanás, puede ser visto por los obispos, además de en GG, en este enlace:

    wiki.procesconstituent.cat/index.php?title=Pàgina_principal

    Es, por tanto, una excelente oportunidad para los obispos, abadesas, prefectos y ambas religiosas, sor Forcades y sor Caram, con sus comunidades, para hacer un borrón y cuenta nueva, y ver en lo que se ha fallado para enmendarlo.

    Pero hay que actuar rápido, en no menos de seis meses, no esperar otros seis años y ver como el problema subsiste con el beato Juan XXIV, san Pío XIII y el siervo de Dios Gregorio XVII.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RETRASO DESLEASL.

      Usted empieza su comentario: "Tanto sor Forcades como sor Caram tienen unos superiores, que son obispos, abadesas y prefectos vaticanos. Desde hace años, estos superiores abadiales y episcopales no han ejercitado su deber y obligación de disciplinar a estas dos monjas".

      Me parece normal, cada superior y superiora hasta el Papa, si usted quiere, tienen responsabilidad en el caso.

      Cada uno tendrá que darle cuentas a Dios deñ mal que ha hecho, del escándolo que ha podido producir a las almas sencillas, si por ese motivo se han alejado de la Iglesia.

      Pero, ¿Y nosotros, los que le han apoyado, han aplaudido sus gracias o sus desgracias? ¿No tenemos ninguna responsabilidad?

      Le puedo asegurar que si ningún católico las hubiera aplaudido ni asistir a sus actos, posiblemente, la cosa hubiera cambiado. Pero como "todo vale" pues "ancha es Castilla". Dar la culpa a los demás y si estos son la Jerarquìa, es muy fácil.

      Me dirán: ¿Nosotros que podemos hacer? Sencillamente mucho, si salen por Radio u TV, cambiar de emisora o canal. Si es en un acto público, no asistir o marcharse si a uno le ha cogido por sorpresa.

      Les puedo asegurar que si los índices de audiencia o la asistencia a sus actos fuera mínima, nadie las querría.

      Eliminar
  4. Germinans contra Forcades y Caram26 de mayo de 2015, 8:19

    No era muy difícil descubrir que las actuaciones de Sor Forcades y Sor Caram iban manifiestamente contra la doctrina y el evangelio.

    Sólo había que mirar el evangelio, la tradición, el magisterio conciliar y pontificio, en especial, el de San Juan Pablo II, el derecho canónico y toda la tradición de vida monástica y conventual de todas las monjas y religiosas catalanas santas, beatas, siervas de Dios y venerables. Fue muy fácil.

    Esto ha descreditado en gran medida al movimiento católico y religioso catalán: si nadie tiene la parresía de llamarlas al orden, la heterodoxia y la apostasía salen gratis. Cataluña, entonces, no es tierra donde recibas la Verdad, sólo el engaño. Lamentable.

    Les toca, entonces, a quienes pertoque, de poner remedio a esta situación contraria a la buena fama de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  5. Josep G. Trenchs26 de mayo de 2015, 8:27

    Hay ahora en el mundo una forma de cristianismo (dice Newman) que es acusada de grosera superstición, de tomar prestados de los paganos los ritos y costumbres, y de adscribir a las formas y ceremonias una virtud oculta.

    Una religión que es considerada como que agobia y esclaviza la mente con sus requisitos, que se dirige a los ignorantes y de mente débil, que está sostenida por la sofística y la impostura, y que contradice la razón y asalta la mera fe irracional.

    Una religión que imprime sobre las mentalidades sinceras puntos de vista muy perturbadores sobre la culpa y las consecuencias del pecado, que grava sobre los actos mínimos de cada día, uno por uno, sus valores determinados de alabanza o reprobación, y así arroja una pesada sombra sobre el futuro.

    Una religión que señala a la admiración la renuncia a la riqueza, y así inhabilita a personas sinceras para que disfruten de ésta si quisieran; una religión, cuyas doctrinas, sean buenas o malas, son desconocidas para la generalidad de los hombres.

    Una religión tal que los hombres miran a quien se convierte a ella con curiosidad, recelo, temor, disgustos, y según el caso, como si algo extraño le hubiese acontecido, como si hubiera tenido iniciación en misterios, hubiera entrado en comunión con temibles influencias, y como si fuese ahora un miembro de una confederación que lo reclama a él, lo absorbiera, despojara de su personalidad, lo redujera a un mero órgano o instrumento de un todo.

    Una religión que los hombres odian como proselitista, antisocial, revolucionaria, que divide las familias, separa a los mejores amigos, corrompe las máximas de gobierno mofándose de la ley, disolviendo los imperios, que es enemiga de la naturaleza humana y conspiradora contra sus derechos y privilegios.

    Una religión que ellos consideran el campeón de instrumento de las tinieblas, y una infección que llama la cólera del cielo para que caiga sobre la tierra; una religión que ellos asocian con la intriga y la conspiración, de la cual hablan cuchicheando, que señalan por anticipado cuando algo va mal, y a la cual imputan donde quiera que hay responsabilidades.


    Si quieres hallar hoy a Cristo en el mundo, entonces busca la Iglesia que no marcha con el mundo.

    Busca la Iglesia que es odiada del mundo, como Cristo fue odiado por el mundo.

    Busca la Iglesia que es acusada de marchar atrás de los tiempos, como Nuestro Señor fue acusado de ser ignorante y no haberse cultivado jamás.

    Busca la Iglesia que los hombres escarnecen como socialmente inferior, como ellos denigraron de Nuestro Señor porque El vino de Nazaret.

    Busca la Iglesia que es acusada de tener un demonio, como Nuestro Señor fue acusado de estar poseído de Belzebú, el Príncipe de los Demonios.

    Busca la Iglesia que, en tiempos de fanatismo, los hombres dicen que debe ser destruida en nombre de Dios, como los hombres crucificaron a Cristo y pensaron que habían prestado un servicio a Dios.

    Busca la Iglesia que el mundo rechaza porque sostiene que es infalible, como Pilato rechazó a Cristo porque El se llamó a sí mismo la Verdad.

    Busca la Iglesia que es rechazada por el mundo como Nuestro Señor fue rechazado de los hombres.

    Busca la Iglesia que en medio de la confusión de opiniones encontradas, sus miembros aman como Cristo amó, y respeta su voz como la voz misma de su fundador; y nacerá la sospecha de que si la Iglesia es impopular para el espíritu del mundo, es señal de que no es de este mundo, y si no es de este mundo, entonces es de otro.

    Siempre que ella no es de este mundo es amada infinitamente e infinitamente odiada como lo fue el mismo Cristo.

    Pero sólo lo que es divino puede ser odiado infinitamente e infinitamente amado.

    Por lo tanto, la Iglesia es divina. Por tanto es ella la vida de Cristo entre los hombres.

    Por lo tanto nosotros la amamos. Por lo tanto nosotros esperamos morir en su bendito abrazo.

    (Arzobispo Fulton J. Sheen. "Las cruces del amor y del odio"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poseía un carisma particular como incansable apologeta católico en Radio y Televisión, en los años 50. Un norteamericano, actualmente en proceso de Beatificación.

      Eliminar
  6. A esta mala bruja y a la Caram les impondría como penitencia repartir estampitas del Sagado Corazón con la bandera nacional y hacer cada día la consagración de España al corazón de Jesús. La bruja de la Carma que se atreve a hacer campaña electoral con Mas y Triás: un partido de derechas!!!! y subvencionada por la casa Tous, vaya, por los pijos ricos derechosos!!!! Hipócrita!!!! Si hubieran hecho campaña con el PP (yo no lo soy, son de izquierdas!!!) aquí se habría puesto el grito en el cielo; ah, pero como es de los nuestros...... Pasa lo mismo que con Pujol: como hizo tanto por Cataluña se le ha de perdonar todo. Somos así de imbéciles
    Bromas aparte Barcelona acabara mal: ya hace tiempo que no hay candidato presentable para sustituir al Ordinario. De todo el panorama catalán Vives es el más presentable; Casanova, con un buen equipo de apoyo, pienso que tampoco lo haría mal. Esto acabará con un cabreo papal que harto nos mandará a algún iluminado. Santidad: tiene 2 nombramientos pendientes y que les dan miedo: uno el vicario de Rioma que ya hace tiempo que la está armando y usted espera a su renuncia, y otro Barcelona: Martinez le ha embaucado; pero cuando se dé cuenta, ya nos podemos preparar El escándalo de la Casa de Santiago continua sin esclarecerse. ¿Porqué con Zaragoza actuó con tanta celeridad y aquí nos tenemos que pasar este marrón? Señor, ¡qué hemos hecho para merecer esto' ¿Hasta cuándo, Señor, hasta cuándo. Dios nos dé su paz,
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco Morales26 de mayo de 2015, 13:53

      Referirse a una religiosa como "mala bruja" no es propio de un sacerdote, Mn. Biarnés. A mí tampoco me gustan lo que hacen Forcades y Caram, pero no se me ocurriría usar ese lenguaje, y menos si fuese cura.

      Al final, está usted dando una imagen de crispado que nada conviene a la gravedad de su tarea sacerdotal.

      No creo que san Juan Pablo II usase exabruptos cuando amonestaba a Cardenal, ¿no le parece?

      Rezaré por usted.

      Eliminar
    2. Salvador Biarnés no es sacerdote. A mi tampoco me gusta la expresión "mala bruja" para referirse a una religiosa por muy desastre que sea, pero Salvador es así. Sólo hace falta ver el pseudónimo que tiene

      Eliminar
  7. Ah, y estas dos monjas que han traicionado su vocación: son de clausura le digo como decimos en catalán : o al convent o al carrer.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  8. La parroquia de Sant Llorenç, en San Feliú de Llobregat, ofrece a sus feligreses una actividad que poco tiene que ver con su crecimiento en su vida de fe. Y es que en esta parroquia, quien lo desee, puede recibir ni más ni menos que clases de danza del vientre.

    También se imparten cursos de funky y hip hop para los más modernos y bailes de salón para los más tradicionales. Parece ser que tampoco podía faltar en el repertorio de las actividades que fomenta la parroquia el taichí.

    La parroquia de Sant Llorenç, además de un centro destacado en la enseñanza de la danza del vientre, es también la catedral de la diócesis de San Feliú de Llobregat.

    Todas estas cursos se enmarcan dentro de la actividad del Centro Parroquial, asociación que afirma tener como fin “la formación global de la persona desde un humanismo cristiano” a través de actividades lúdico-formativas.

    Parece ser que ese es el objetivo de las clases de danza del vientre y taichí, proporcionar una formación integral a los feligreses a la vez que se transmiten sólidos principios del humanismo cristiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que habla usted de una notícia aparecida en el blog de la cigüeña de la torre. ¿Ha comprovado el enlace que se da en esa noticia? Yo lo he hecho y no he encontrado ninguna de las actividades que usted enumera.

      Eliminar
    2. Pues yo leo:

      "ÀREA DE CULTURA

      Cursos de funky i hip hop, tai-txí, balls de saló, dansa del ventre.

      Espectacles, Veure el món per un forat. "

      http://www.parroquiasantllorenc.net/index.php?option=com_content&view=section&layout=blog&id=18&Itemid=39

      Eliminar
    3. Le ruego realice un curso de Internet, en el link: http://www.parroquiasantllorenc.net/index.php?option=com_content&view=section&layout=blog&id=18&Itemid=39

      lo encontrara.

      Siempre compruebo mis informaciones. Solo una pregunta ¿Se enseña a rezar.... por ejemplo el Rosario?

      Eliminar
  9. ¿Qué clero tenemos en Cataluña...?. De formación casi nula, por esto ocurren estas anécdotas. Han ido al presbiteriado con esas secuelas heterodoxas que ahora practican. Por ello han convertido la casa de Dios en una cueva en que todo vale.

    ResponderEliminar
  10. En Barcelona VOX i Família y Vida han obtenido 1.505 votos que no han servido para nada.

    Si se hubieran unido a los 60.877 votos del PP, éste habria obtenido 4 concejales en vez de 3. La izquierda nacionalista hubiera perdido uno de sus concejales. Nunca tan pocos votos hubieran valido para tanto.

    Luego se quejarán de que impere el nacional progresismo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querrá decir que si el PP se hubiera unido a VOX, ahora tendría 4 concejales en vez de 3, ¿no? Porque el hecho es que al PP de Rajao no lo conoce ni los liberales, ni los conservadores, ni los democristianos, ni la madre que los parió. Con su pan se lo coman. ¿Qué pensaban, que iban a salir gratis todas las traiciones y mentiras? Lo mismo con el resto de chiflados.

      Resultado: nos han dado por el... Colau. Ajo y agua. Quizá es que nos lo merezcamos como escarmiento.

      Eliminar
    2. Como católico he votado en conciencia Vox/Familiaivida, si el PP o Unió quiere mi voto ya saben, no vale quejarse y poner el partido por encima de las conciencias.
      Basta ya!

      Eliminar
  11. Lo de Caram-ba, preocupa, porque esta señora se contradice continuamente. Y manipula.

    ResponderEliminar
  12. Dos verguenzas de la "primavera conciliar", en total armonía con las inquietantes últimas "canonizaciones"

    ResponderEliminar
  13. La clave de lo que ocurre con estas monjas es, una vez más, el nacionalismo. ¿El de las monjas? No que el de ellas solas sería una bagatela sin la menor relevancia. Es el nacionalismo de sus obispos y superiores. Ellas se atreven a decir y hacer lo que ellos no pueden (Novell fue especialmente atrevido; Vives es más taimado). Y todos ellos encantados. ¿No se montaron una conferencia episcopal tarraconense? Sí, claro, pero el sentir de esas monjas es el mismísimo del plenario de esa conferencia episcopal. Aquí no están solos el de Barcelona y el de San Feliu. Aquí está toda la corporación episcopal en pleno, con el añadido del abad y la abadesa de Montserrat. Es que se sienten todos ellos tan identificados con las dos sores... Es que le dan tento lustre a su verdadera fe, que es la nació, el prusés y lo que haga falta... Ésa es su verdadera fe. Los hábitos, ellas y ellos, los llevan porque les ayudan en su causa, porque es el camuflaje perfecto. Así está la iglesia catalana secesionista y secesionada.

    ResponderEliminar