jueves, 26 de febrero de 2015

"No tengamos miedo de la confesión"

(Cardenal Lluís Martínez Sistach)
Cuando nuestro arzobispo, dice o hace alguna cosa meritoria, no tenemos ningún problema en reconocerlo. Es por ello que reproducimos íntegramente, la carta semanal que el domingo pasado dedicó a la confesión. Estamos en tiempo de Cuaresma, justo ahora, cuando proliferan en nuestra diócesis las famosas "absoluciones colectivas" sin confesión. Es por ello que recomendamos este escrito, en que se reconoce la necesidad de confesarse. Lástima que una buena parte del clero, incluyendo algunos de sus más próximos colaboradores, no le van a hacer el más mínimo caso y van a seguir con lo de siempre. Además ya saben que en este tema, el cardenal dice lo que tiene que decir, pero no muerde.

Los cristianos hablamos a menudo de la necesidad de convertirnos a Dios. La Cuaresma es un tiempo propicio para la conversión y para prepararnos mejor a celebrar la Pascua. Nos cuesta aceptar con realismo la existencia del pecado en el mundo y en cada uno de nosotros. En este sentido, el tiempo cuaresmal es una llamada a la sinceridad, a reconocer que somos pecadores.
 
Sin embargo, ser cristiano nos pide no permanecer sólo en la conciencia de que somos pecadores. El conocimiento y la participación en la vida de Cristo –por la fe y los sacramentos de la fe– es el mejor camino para conocer a Dios y para conocernos verdaderamente a nosotros mismos. El genio de Pascal escribió en uno de sus Pensamientos –el que lleva el número 75 en la edición de Chevalier–: "El conocimiento de Dios sin el de nuestra miseria humana engendra orgullo. El conocimiento de nuestra miseria sin el de Dios engendra desesperación. El conocimiento de Jesucristo es el camino: en él conocemos a Dios y nuestra miseria." En la oración del padrenuestro pedimos perdón a Dios por nuestros pecados: "Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal".

En este tiempo de Cuaresma somos invitados tanto a reconocer que somos pecadores como a acoger el perdón de Dios. Siempre, pero hoy aún más, nos cuesta acercarnos al sacramento de la penitencia para conseguir la gracia de Dios y reconciliarnos con Él. Tenemos que renovar la conciencia de que Dios siempre perdona al pecador arrepentido. Confesarse es siempre un acto de humildad, pero es un gesto sumamente coherente con nuestra fe y nos hace humanamente y sobre todo cristianamente mejores. ¿Quién no recuerda la maravillosa parábola del fariseo y del publicano que leemos en el evangelio?

Es muy elocuente el ejemplo que nos da, en este sentido, nuestro papa Francisco, que manifestó a los fieles -hablando de este sacramento-que el Papa también se confiesa a menudo. El perdón de Dios -dijo- se nos da en la Iglesia, se nos transmite a través del ministerio de un hermano nuestro, el sacerdote, que es un hombre que, como nosotros, también tiene necesidad de la misericordia. Por eso los sacerdotes deben confesarse, y también todos los obispos: todos somos pecadores”. Y pasando al testimonio personal, Francisco añadió: "Incluso el Papa se confiesa cada quince días, ¡porque el Papa también es un pecador! El confesor escucha lo que yo le digo, me aconseja y me perdona, porque todos tenemos necesidad de este perdón”. Y resumió su mensaje diciéndonos: "¡No tengamos miedo de la confesión!"

El sacramento de la reconciliación y el de la unción de los enfermos son dos sacramentos de curación y brotan directamente del misterio pascual. Así lo pone de relieve el hecho de que fuera la noche del mismo día de Pascua cuando el Señor se apareció a los discípulos reunidos en el cenáculo y los saludó con las palabras: "Paz a vosotros". Entonces sopló sobre ellos y les dijo: "Recibid el Espíritu Santo; a todos aquellos a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados”.

*Escrito publicado en la web del arzobispado de Barcelona

13 comentarios:

  1. Gracias a Germinans Germinabit, por publicar esa carta pastoral de nuestro Cardenal.

    En ella podemos leer "...Francisco añadió: "Incluso el Papa se confiesa cada quince días, ¡porque el Papa también es un pecador! El confesor escucha lo que yo le digo, me aconseja y me perdona, porque todos tenemos necesidad de este perdón”.

    Aquí el Papa Francisco nos da testimonio de su confesión quincenal. Me parece bien. Ahora bien si no ha cambiado la teología de Sacramento y creo que no, el confesor, por si mismo, no perdona. Quien perdona es Dios. En todo caso, el sacerdote lo hace es que nos sintamos perdonados por Dios.

    Con ello no pretendo ni mucho menos contradecir lo que dice el Papa. Ni estoy autorizado, ni es mi intención. Seguramente que el Papa, quería decir eso.

    Por lo que aquí respecta, hace falta que todos los presbíteros cumplan con fidelidad sus obligaciones ministeriales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y los fieles también. (Al loro, que no estamos tan mal !

      Eliminar
  2. SACRAMENTO DE LA CONFESIÓN O RECONCILIACIÓN

    La importancia de la confesión frecuente.

    "Dios ahí está presente para que le entregues todo eso, en un acto de reconocimiento, humildad, petición de perdón, y sientas su mano que te bendice y te perdona".

    No hay pecado que no pueda ser perdonado, si nos acercamos al trono de la misericordia con un corazón contrito y humillado. Ningún mal es más poderoso que la infinita misericordia de Dios.

    La confesión frecuente, recomendada por la Iglesia, aumenta el justo conocimiento propio, hace crecer la humildad cristiana, ayuda a desarraigar las malas costumbres, aumenta la delicadeza de conciencia, evitando caer en la tibieza o en la indolencia, fortalece la voluntad y conduce al alma a un constante esfuerzo para perfeccionar en sí misma la gracia del bautismo y a una identificación más íntima con Jesucristo; asimismo, ayuda a afianzar la experiencia de la propia impotencia en el orden sobrenatural y a confiar plenamente en la gracia de Dios nuestro Señor.

    Consciente de la necesidad permanente de la conversión del corazón para la realización plena de la voluntad de Dios sobre tu vida, acude al menos dos veces al mes al sacramento de la reconciliación, haciendo de él un encuentro vital y renovador con Cristo y con la Iglesia.

    Acércate al sacerdote actuando tu fe en la presencia y en la acción santificadora de Jesucristo, con sencillez y humildad. Expón tus faltas con orden, brevedad, propiedad, claridad e integridad. Acepta con espíritu sobrenatural las orientaciones del confesor y procura cumplir la penitencia con verdadero espíritu de reparación, lo antes posible. Ofrece, además, tus obras y trabajos diarios en satisfacción por tus pecados.

    Agradece a Dios nuestro Señor el don de su perdón y de su amistad con un propósito de enmienda alentado por el amor y el santo temor de Dios y con una vida de mayor fidelidad a la misión encomendada.

    ResponderEliminar
  3. El papa a dicho lo correcto, es el sacerdote el que perdona, porque en el momento de la absolcion el sacerdote actua in persona Christi

    ResponderEliminar
  4. Paglia en la Concepción27 de febrero de 2015, 1:43

    Mons. Paglia dará este fin de semana una conferencia en la parroquia de la Concepción de Barcelona sobre el Sínodo de las Familias.

    El segundo cuestionario para este sínodo del 2015 consta de 46 preguntas, pero totalizan en realidad unas 104 subpreguntas.

    Si hay 113 conferencias episcopales latinas y 104 preguntas reales, esto implica unas 11.700 respuestas totales: imposible de ser procesadas, máxime cuando el 15 de abril finaliza el período de contestación, en junio-julio se hará el resumen de las contestaciones, y en octubre se realiza el sínodo.

    La pregunta que realmente importa es la número 38, la que quiere dar la comunión a los católicos divorciados recasados conviviendo more uxorio, mediante la solución dada por el cisma ortodoxo:

    "La pastoral sacramental dirigida a los divorciados vueltos a casar necesita una mayor profundización, que valore también la praxis ortodoxa y tenga presente «la distinción entre situación objetiva de pecado y circunstancias atenuantes» (núm. 52). ¿Cuáles son las perspectivas en las que moverse? ¿Qué pasos se pueden dar? ¿Qué sugerencias para eludir formas de impedimentos no debidas o no necesarias?"

    Esto se confirma con la noticia que informa que el cardenal Marx, presidente de los obispos alemanes, asevera que "los obispos alemanes tienen la intención de publicar su propia carta pastoral sobre el matrimonio y la familia después del Sínodo." [2]

    Por tanto, la pregunta nº 38 es la clave del Sínodo de las Familias del 2015, y las únicas respuestas que interesan son las procedentes de la averiada y satánica Teología del Rin: principalmente Alemania, y luego Holanda, Bélgica, Austria y Suiza.

    ResponderEliminar
  5. El naufragio de Paglia27 de febrero de 2015, 1:43

    El Sínodo de las Familias, por tanto, está demostrando ser un instrumento de división y separación de la Iglesia, y sus dos cuestionarios están pésimamente redactados, son impropios de un Sínodo que se preocupa de la familia, porque no tienen en cuenta el contexto global de destrucción de la vida, la familia y el matrimonio en Europa:


    A. La maternidad está completamente destruida, porque con la ley británica del bebé de tres madres, se ha descompuesto la maternidad en cuatro tipos:

    1. Madre mitocondrial
    2. Madre nuclear
    3. Madre portadora (vientre de alquiler o maternidad subrogada)
    4. Madre social o educadora


    B. La familia también está destruida, al introducirse las falsas familias homosexuales, que no son una unión entre hombre y mujer y no dan un padre y una madre a los hijos. Además, están las uniones de hecho, el tema del divorcio y la cuestión de las nulidades canónicas exprés, o divorcio a la católica.


    C. Por lo que hace a los atentados contra la vida, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Suiza lideran la cultura de la muerte, la cual entra en todas las etapas de la vida de la persona:

    1. Cancelación de transferencia: en la reproducción humana asistida (RHA), cuando no se transfiere el embrión al útero de la madre, mediante el diagnóstico genético preimplantacional

    2. Congelación de embrión (RHA)

    3. Cesación de conservación (RHA): cuando se descongela el embrión para matarlo

    4. Experimentación e investigación de embriones (RHA)

    5. Reducción embrional (RHA): una vez transferidos dos o tres embriones al útero y placentados, se mata a uno o dos de ellos para evitar que su desarrollo perturbe la continuación del bebé de mejor calidad

    6. Aborto inducido (RHA): se mata al feto que está enfermo o malformado

    7. Aborto en la reproducción humana: puede ser quirúrgico o farmacológico, y puede matar a niños perfectamente sanos y bien formados, de calidad óptima, sólo por el deseo de la madre.

    8. Aborto postnatal o eutanasia de recién nacidos: si el niño nace con una enfermedad o malformación no detectada en los diagnósticos prenatales o natales.

    9. Eutanasia infantil y juvenil

    10. Eutanasia de enfermos, de quien se considera anciano inútil, de quien no es feliz, de quien sufre...

    11. Eutanasia por presunción: aquel enfermo inconsciente que está en una causa de eutanasia, pero no ha dejado ninguna voluntad expresa o presunta; el juez puede presumir que si estuviera consciente, su voluntad sería pedir la eutanasia, teniendo en cuenta el clima social de aceptación de la eutanasia, y que por tanto, reaccionaría como un "ciudadano medio normal".

    12. Suicidio asistido: cierre del sistema de la cultura de la muerte, dada para quien simplemente lo quiere


    [1] www.parroquiaconcepciobcn.org
    [2] infocatolica.com/?t=noticia&cod=23370

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una foto global de la cultura de la muerte27 de febrero de 2015, 16:57

      En realidad, el aborto tiene dos líneas abiertas:

      1. El aborto en la RHN o reproducción humana natural, en sus formas quirúrgica y farmacológica, y en la que los movimientos provida centran miopemente toda la atención.

      En este tipo de aborto, se asesina a todo tipo de niño: sano, fuerte y listo, como enfermo, discapacitado y malformado. La reina del homicidio es, en este caso, la madre.

      2. En la RHA o reproducción humana asistida están el aborto, la eugenesia y la suspensión de la vida a través de la congelación o vitrificación de embriones.

      Las tres vías de la muerte (aborto, congelación y eugenesia) están presentes en todo el período de desarrollo del feto y del embrión, y reciben diversos nombres eufemísticos: cancelación, cesación, congelación, reducción, investigación, experimentación...

      De todo esto, la encuesta del 2015 de Paglia no hace mención de nada: está obsoleto científicamente, cosa increible siendo el jefe de la cosa de la Familia y teniendo relaciones con el otro jefe de la cosa de la Vida (Mons. Carrasco). Parece que ambos ni se conocen. ¿Existe vida inteligente en Roma?

      Eliminar
  6. Nuestro Ordinario si tiene miedo: no ha prohibido las absoluciones generales. A imitación del Papa Francisco, le sugiero que haga una celebración de corte diocesano en la Sagrada Familia; pero él no está por estas cosas; lo suyo ahora son los festivles.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ud es una persona-diría- " reductiva", o sea, Nuestro Ordinario "tiene miedo"- "prohibe" "lo suyo son festivales". Su pobreza conceptual no " tiene reducción".
      A los demás " los reduce".Dicho sea sin acritud.

      Eliminar
  7. CARDENAL, ponga una lista de sus iglesias donde se puede recibir el Sacramento de la Confesión, le sobran los dedos de una mano para contarlas. Gran éxito el suyo, para presentarlo al PAPA con sus grandes celebraciones.
    Sin ir mas lejos en un publecito, Benicassim, en la Parroquia hay abierto 9 horas al día un confesionario, con la puerta de cristal, para que se vea y no se oiga, tiene cola, los sacerdotes se van turnando, hable con uno de ellos era de Barcelona ciudad, su respuesta no puede ser mar clara: Aquí en Castellón puede ser SACERDOTE DE JESUCRISTO.
    No se quejen de seminarios e iglesias desérticas, es lo que han predicado: Cubana SI, Santismo NO.

    ResponderEliminar
  8. El Cardenal debe estar pletórico: en una semana dos felicitaciones, de la Cigüeña por los jóvenes de San José, y de GG por la confesión.
    Cosas de l'Esglèèèèèsia de Déu nostrusenyo.

    ResponderEliminar
  9. La estúpida polémica de las clases de religión27 de febrero de 2015, 17:20

    Benedicto XVI creó el concepto de principios o conceptos innegociables para todo católico en la vida pública, en su exhortación apostólica post-sinodal Sacramentum Caritatis, punto 83:

    1. Vida
    2. Familia
    3. Educación
    4. Bien común

    La educación de la religión católica es un concepto no negociable porque es un derecho humano.

    Es muy fácil de entender el porqué la escuela, todo tipo de escuela, debe tener asignatura de religión católica, con profesores católicos y programa católico establecido por la Iglesia:

    1. Derecho a saber
    2. Derecho a recibir información veraz

    La información veraz se halla en el Catecismo de la Iglesia Católica de san Juan Pablo II, único documento oficial, verdadero y completo sobre la verdad católica destinado para la educación.


    En El Periódico, tanto el del día de ayer como en el de hoy, se han podido ver los dos frentismos anticatólicos:

    1. Anticatolicismo laicista, también laicismo beligerante de exclusión, formado por los partidos de izquierda y organizaciones de padres de alumnos (Fapac, Papaes), que incluso pretenden boicotear la clase de religión católica.

    2. El catolicismo heterodoxo, que parece formado por algún teólogo (Tamayo), algún director de diario, y sobre todo, las escuelas jesuíticas y las escuelas de las congregaciones religiosas (Fundació Escola Cristiana), además de unos autollamados colectivos de 'cristianos de base' (Església Plural, Dones d'Església).

    En las escuelas religiosas se dice que 'no hacen catequesis' (Fundació Escola Cristiana), y los jesuítas dicen que dan historia pero no dogmas.

    Si no hacen catequesis, entonces no están dando el Catecismo de san Juan Pablo II, y por lo tanto, no están dando religión católica, luego por consiguiente, no están cumpliendo con el derecho de los padres y alumnos a saber la verdad católica y a recibir información veraz del catolicismo.

    Los colegios católicos y sus congregaciones religiosas se han convertido en 'dioses' que determinan no sólo el bien y el mal, sino la verdad y la mentira: han retrocedido al instante de la Gran Tentación de la Serpiente.

    Y en relación a los jesuitas, risible constituye su explicación de que 'no doy dogma sino historia'. Pues bien, el dogma está íntimamente imbricado en la historia, geografía y sociedad.

    Pongamos unos ejemplos de niño: los dogmas de la inmaculada o purísima concepción, de la maternidad virginal de María y de la ascensión, se dieron en un tiempo concreto, en un territorio determinado, en una persona identificable, en un proceso biológico preciso (nacimiento, parto, muerte), y dentro de una familia, pueblo y nación judía.

    Otro ejemplo de chiquillo: el dogma de la eucaristía nació en un momento, espacio y celebración singular, y cada vez que se consagra el pan y el vino se actualiza la persona de Jesús entre nosotros.

    Geografía, Historia, Sociedad y Dogma van unidos. Esto lo ve hasta un niñito.

    ResponderEliminar
  10. Sr. Cardenal:

    Que sus curas se vistan y manifiesten lo que son: sacerdotes de Cristo, porque creyentes y no creyentes nos gusta ver curas y monjas por las calles, y no camioneros franceses, y adefesios de mujeres.

    Que abran los templos y se pongan la estola morada, que verán como hay cola para confesar, pero como ellos no se confiensan quedan en evidencia si lo hacen, y no hagan reuniones semiclandestinas para contubernios de sectores personalistas del presbiterio de su Diócesis.

    Lo demás son monsergas, lo otro ya vendrá por añadidura.

    ResponderEliminar