lunes, 16 de febrero de 2015

La división ha sido un éxito

No tienen desperdicio las revelaciones del último consejo presbiteral que nos contó Iustus ut Palma  el pasado jueves. Francamente que un hombre prudente y taimado como Sistach realizase esas manifestaciones, delante de tantos testigos, evidencia que la última prórroga no le ha sentado muy bien, lo cual no tiene otra explicación, en persona con tanto apego al cargo, que un camino con más de una espina por el que habrá de transitar en su final de pontificado.

De sus insólitas palabras las que más me han sorprendido han sido las referentes a la división de la archidiócesis de Barcelona acaecida hace 10 años, justamente al inicio de su mandato. Desempolvar ahora el tema de la división no tiene sentido alguno, ni tan siquiera en una mente tan enrevesada como la del cardenal. En primer lugar porque fue el propio Concilio Vaticano II el que promovió la creación de demarcaciones más pequeñas, al objeto de favorecer la cercanía y pluralidad eclesial. En segundo lugar porque el primero que planteó ante el Vaticano la necesidad de dividir la diócesis fue el cardenal Jubany, el principal mentor de nuestro actual arzobispo. Recuérdese que Barcelona había quedado como la segunda diócesis más poblada de Europa, después de Milán, y que ya existía el precedente de Madrid, de la que en 1991 se desgajaron las nuevas diócesis de Getafe y Alcalá de Henares.

Pero aparte de la extemporaneidad gratuita de la afirmación de Sistach, la misma resulta tremendamente injusta. La división de la diócesis ha resultado un éxito inobjetable. Ningún feligrés, ningún sacerdote, ningún religioso de Terrassa o Sant Feliu ha manifestado su deseo de volver a Barcelona. Los recelos primigenios (consubstanciales a todo cambio, por leve que sea) han quedado diluidos y las nuevas iglesias locales avanzan con ilusión de futuro. Y lo más llamativo es la paz y unidad que preside la vida de ambas. Nos hallamos ante la paradoja de que ese Sistach, tan pagado de sí mismo, que se vanagloria constantemente de su labor pacificadora, ha de contemplar que la paz ha fructificado en las dos diócesis sufragáneas, con mucha mayor entidad que en la que él pastorea. Ni existe un Germinans en Sant Feliu ni una Esglesia Plural egarense.   

http://www.esglesiabarcelona.cat/repository/agmosweb/1/files/562-52a09a15b2baa.jpgLa riqueza de la vida pastoral de la diócesis de Terrassa resulta hoy indiscutible hasta para los sectores más progres. Posee los frutos vocacionales más altos de Cataluña (este año se van a ordenar nueve sacerdotes), la media de edad más joven del clero y la proporción más alta en número de voluntarios de Caritas. Hoy en día no existe oposición alguna a su obispo, pese a los recelos iniciales. Esos recelos quedan fuera de la diócesis y cada vez son más exiguos. El obispo Sáiz Meneses, ya sea por su edad como por su actividad pastoral, será uno de los nombres a tener en cuenta en el futuro de la Iglesia en Cataluña. Quién sabe si, ante la demora en la remoción de Sistach, su nombre vuelve a cotizar para la sede de San Paciano, pese a su inicial oposición a moverse de Terrassa.

En cuanto a Sant Feliu de Llobregat, con un clero más envejecido y con resabios progres, su obispo ha podido hacerse también con la diócesis. Montserrat incluida. El obispo Cortés es un hombre discreto y de natural sereno, pero avanza con ritmo pausado, sabedor, especialmente, del presbiterio que le ha tocado en suerte. Es de los obispos más desconocidos de Cataluña. Incluso para mí. Pero en la pasada festividad de la Virgen de Lourdes coincidí con él y me llevé una gratísima sorpresa. Como sea que Sistach se hallaba en Roma (desde que empezó este 2015 pasa más días en la Ciudad Eterna que en su diócesis), el obispo de Sant Feliu presidió en la catedral de Barcelona la misa de la Hospitalidad. No en vano, ésta lo es de Barcelona, Sant Feliu y Terrassa. Descubrí lo bien que predica Don Agustín. Una voz recia, clara, catalana con acento valenciano (que no es lo mismo que valenciana). Un talante serio pero acogedor y una homilía plagada de anécdotas, que hicieron que los fieles que llenaban los bancos de la catedral le escuchasen sin pestañear ni distraerse. ¡Qué diferencia con las homilías planas y reiterativas del ordinario de la sede! El descubrimiento de monseñor Cortés no fue solo mío sino de la inmensa mayoría de los asistentes. Era el obispo más desconocido y lo teníamos aquí al lado. Además se halla plenamente restablecido de la grave enfermedad que padeció. Un motivo más de satisfacción.


Oriolt

14 comentarios:

  1. Mira, Oriolt, Sáiz Meneses tiene un abortorio como la copa de un pino en el Hospital General de Granollers del que es patrón, como Sistach en el Sant Pau. Y Agustín Cortés tiene a la monja abortista e independentista Forcadas pontificando sin cesar sin que él haga nada, a parte de lloriquear en privado. Y a los hermanos de San Juan de Dios y los abortos y embriones congelados en un hospital en su territorio diocesano.

    ResponderEliminar
  2. Montserrat incluida...17 de febrero de 2015, 0:50

    ... pues no toda Montserrat, le queda la aldea de Astérix y Obélix, sor Teresa Forcades y la iluminada comunidad de monjas benedictinas del monasterio de San Benito.

    Porque no es admisible que todavía, en pleno 2015, todavía siga sor Forcades siendo la impulsora del movimiento Procés Constituent, cuyo programa político apoya sin reservas la cultura de la muerte y del relativismo, junto con el laicismo.

    Además, de acuerdo con el espíritu del código canónico, una religiosa no puede participar activamente en política, aunque utilice este subterfugio de ser "impulsora" de un "movimiento social".

    Quizás el obispo Cortés y la Madre Viñas habrán llegado a un pacto de statu quo del tipo "no haremos nada si calla", pero la realidad es que se trata de un acuerdo con el Vesubio: el día menos pensado...

    Su obra más reciente, “És a les nostres mans” (DAU, 2014), todavía insiste en su heterodoxia, y no ha mostrado ninguna retractación hasta ahora, lo cual es un escándalo y confusión para el Pueblo de Dios, aunque sor Forcades esté tapada mediáticamente:

    1. La Iglesia tendrá un Papa y una Mama (pontífices)

    2. La Iglesia es patriarcal, jerárquica, dogmática, ritualista y rutinaria, formalista, misógina, obsesionada por lo sexual y justificando la injusticia social

    3. Dice que hay monjas aún más radicales que ella en su comunidad

    4. Apoya la sexodiversidad (sacerdocio femenino casado), y la sexodiversidad, plurisexualidad, pansexualismo, la ideología de género y el multifamilismo

    5. No acepta la Humanae Vitae

    6. Quiere separar la ordenación sacerdotal de la jurisdicción

    7. Apoya a las monjas heterodoxas de la LCWR de EEUU

    8. Apoya la Teología de la liberación y la Revolución bolivariana

    9. No existe “la verdad nos hará libres”, sólo vale el amor y la libertad sin normas, pues la homosexualidad por amor y en libertad es legítima

    ....

    www.procesconstituent.cat/ca/qui-som/impulsors
    wiki.procesconstituent.cat/index.php?title=6._Dret_al_propi_cos
    wiki.procesconstituent.cat/index.php?title=Per_una_Catalunya_laica

    ResponderEliminar
  3. Víctor de Egara
    Qué fácil es pontificar desde el anonimato y añadir mentiras sobre mentiras. No conozco la realidad de otras diócesis, pero la de Terrassa es un volcán con una fina costra de lava endurecida encima. No es que no "pase nada", sino que nuestro Obispo, actúa como si no pasase nada que es distinto y tiene un clero, religiosos y fieles que no se los merece: por trabajadores, silenciosos y fieles "a la Iglesia de Cristo", que no a su persona.
    Ah! Y es muy fácil ordenar y llenar el Seminario, cuando la máxima es que "todo" es bueno para casa, pero el precio lo pagamos luego, cuando no sabe que hacer con los nuevos sacerdotes ("pa tou", sin cocer y sin fundamento y unos jeques de cuidado). En fin, no sigo, pero podría hacerlo. No es oro todo lo que reluce, ni vocación sacerdotal lo que hay en el seminario, ni pastores en los nuevos vicarios y, ay Señor, rectores nuevos de Terrassa. ¿Germinantes? Para usted, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Señor Victor de Egara, también para usted es fácil pontificar desde el anonimato o hablar con facilidad de esos nuevos sacerdotes. Yo no puedo opinar sobre el obispo Saiz Meneses, aunque considero que su gestión es más que buena. Pero sobre los sacerdotes jóvenes si. Usted dice que no tienen celo pastoral o que son unos "jeques de cuidado". Diga nombres porque aquellos con los que yo he tenido contacto o gente que me habla de sus vicarios o sus nuevos párrocos o administradores parroquiales sólo oigo maravillas: iglesias abiertas, confesionarios a disposición, misas bien hechas, nuevos métodos catequéticos de probada ortodoxia, parroquias que se llenan de jovenes, grupos de adoración nocturna... Así que ya me dirá de que parroquia habla porque estas que yo conozco con nuevos párrocos o nuevos vicarios en Rubí, Sabadell, Parets, Terrassa, Castellar, Sant Cugat... No son precisamente como usted indica, sino santos sacerdotes enamorados de su vocación y que la entienden como un servicio a Dios y al pueblo fiel.

      Eliminar
    3. Ignacio, suscribo todo el comentario de haces completamente.

      Es más, generalmente, quien habla de forma peyorativa de los sacerdotes en particular y de la Iglesia en general, es que busca una Iglesia de ángeles o sea perfecta y hay que tener en cuenta que la Iglesia es DIVINA, pero compuesta por hombres pecadores.

      Eliminar
    4. "...sino santos sacerdotes enamorados de su vocación y que la entienden como un servicio a Dios y al pueblo fiel..."

      Si ello es así, esto es un don precioso, que ha regalado el poder de Dios de forma gratuita, para el bien de una nueva diócesis que reemprende su camino desde el siglo V, con los obispos Ireneo, el primero, y San Nebridio, el más destacado. Aprovéchenlo, porque es un regalo divino, inédito por aquí.

      Eliminar
  4. Los Obispos son custodios de la FE en sus diócesis, su obligación es defendedla.Pero por ejemplo el Cardenal, dice que el arriano no predique en sus propiedades, pero no solo lo hace sino que uno de sus "empleados" le facilita un centro parroquial con la tapadera de ERC y otro de sus "empleados" lo entrevista y lo pone en portada de la revista Catalunya Cristiana que es propiedad del Obispado que se hace con su dinero (pues esta en quiebra) y calla es que no merece ser ni sacerdote mucho menos Obispillo, cualquier ser responsable los hubiera despedido SIN INDEMNIZACIÓN (pues se trata de un despido procedente por incumplir lo ordenado por un superior dentro de sus facultades) a las pocas horas de los hechos, mejor una parroquia cerrada que abierta al DIABLO. Luego si no los despide es que tenemos un CARDENAL ARRIANO y unos Obispos que no merecen serlo, como los de la Forcades, Molins, Caram,y otras diablesas. Sin OBEDIENCIA solo es el DIABLO el que triunfa, San Pietro de PRetalcina dixit.

    ResponderEliminar
  5. Sr. Oriolt. gracias por su artículo.

    Se habla mucho de las obligaciones de la Jerarquía de la Igesia (Papa, Obispos, Sacerdotes y Consagrados), Me parece muy bien, ellos han recibido unos talentos y Dios les pedirá cuentas de los mismos.

    Pero y nosotros los fieles laicos, me refiero, claro está a los que somos hijos adoptivos de Dios por el Bautisno, ¿no tenemos derechos y deberes?

    Algunos de los derechos y deberes de los fieles según el Código del Derecho Canónico

    Aquí se verán los derechos y deberes de los fieles: son derechos y deberes, por lo tanto, de todo católico, laico, sacerdote o religioso.

    Derechos y deberes relativos al fin de la Iglesia (derivados de la condición de bautizados de los fieles)

    Canon 209 § 1: Los fieles están obligados a observar siempre la comunión con la Iglesia, incluso en su modo de obrar.

    § 2: Cumplan con gran diligencia los deberes que tienen tanto respecto a la Iglesia universal como en relación con la Iglesia particular a la que pertenecen, según las prescripciones del derecho.

    Canon 210: Todos los fieles deben esforzarse, según su propia condición, por llevar una vida santa, así como por incrementar la Iglesia y promover su continua santificación.

    Canon 213: Los fieles tienen derecho a recibir de los Pastores sagrados la ayuda de los bienes espirituales de la Iglesia, principalmente la palabra de Dios y los Sacramentos.

    Canon 214: Los fieles tienen derecho a tributar culto a Dios según las normas del propio rito aprobado por los legítimos Pastores de la Iglesia, y a practicar su propia forma de vida espiritual, siempre que sea conforme con la doctrina de la Iglesia.

    Canon 219: En la elección del estado de vida, todos los fieles tienen derecho a ser inmunes de cualquier coacción.

    Derechos y deberes en cuanto a la participación de los fieles en la vida de la Iglesia

    Canon 211: Todos los fieles tienen el deber y el derecho de trabajar para que el mensaje divino de salvación alcance más y más a los hombres de todo tiempo y del orbe entero.

    Canon 212 § 3: Tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de manifestar a los Pastores sagrados su opinión sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia y de manifestar a los demás fieles, salvando siempre la integridad de la fe y de las costumbres, la reverencia hacia los Pastores, y habida cuenta de la utilidad común y de la dignidad de las personas.

    Canon 215: Los fieles tienen la facultad de fundar y dirigir libremente asociaciones para fines de caridad o piedad o para fomentar la vocación cristiana en el mundo; y también a reunirse para conseguir en común esos mismos fines.

    Canon 216: Todos los fieles, puesto que participan en la misión de la Iglesia, tienen derecho a promover y sostener la acción apostólica también con sus propias iniciativas, cada uno según su estado y condición; pero ninguna iniciativa se atribuya el nombre de católica sin contar con el consentimiento de la autoridad eclesiástica competente.

    Canon 222 § 1: Los fieles tienen el deber de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que disponga de lo necesario para el culto divino, las obras apostólicas y de caridad y el conveniente sustento de los ministros.

    Derechos y deberes derivados de la condición societaria de la Iglesia

    Canon 212 § 1: Los fieles, conscientes de su propia responsabilidad, están obligados a seguir, por obediencia cristiana, todo aquello que los Pastores sagrados, en cuanto representantes de Cristo, declaran como maestros de la fe o establecen como rectores de la Iglesia.

    § 2: Los fieles tienen la facultad de manifestar a los Pastores de la Iglesia sus necesidades, principalmente las espirituales, y sus deseos.

    Canon 217: Los fieles, puesto que están llamados por el bautismo a llevar una vida congruente con la doctrina evangélica, tienen derecho a una educación cristiana por la que se les instruya convenientemente en orden a conseguir la madurez de la persona humana y al mismo tiempo conocer y vivir el misterio de la salvación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sr. Trenchs por su relación de derechos de los fieles. Lástima que a muchos "senyors rectors" les molesta las iniciativas de los fieles y su participación en la vida Parroquial para que así "se note" su autoridad. De esta manera se nota en algunas parroquias que se están quedando solos,

      Eliminar
  6. ¿catalán con acento valenciano no es lo mismo que valenciano? entonces, el Papa no habla español...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Habla español con acento argentino o habla argentino?
      ¿Es lo mismo?

      Eliminar
    2. Yo creo que si... al igual que el catalán con acento valenciano es lo mismo que el valenciano.

      Eliminar
  7. Veig que no parleu del Carnaval de Solsona. Que això passi en la capital seu d'un bisbat tan petit diu molt poc en favor del seu bisbe. Era una esperança i acabarà essent el pitjor... ja està dins la ceba...

    ResponderEliminar