miércoles, 28 de enero de 2015

¡Volem bisbes catalans, aperturistes i els volem triar nosaltres! ¡Volem votar!

Así fue recibido Romà Casanovas el día de su entrada como nuevo obispo de Vic
Lejos queda la campaña que el ex-presidente Jordi Pujol, ahora desposeído de su condición de Molt Honorable y de estatua en el Parlamento catalán, realizó junto a otros compinches para desterrar al obispo Don Marcelo y que es conocida con el lema de "Volem bisbes catalans". Poco a poco las exigencias del nacionalismo y el progresismo eclesial han ido aumentando y hoy en día ya no se conforman con cualquier cosa, y además el "Procés" independentista ha influido determinantemente, porque el secesionista "Volem decidir", también se ha trasladado al ámbito eclesiástico.

La llegada de obispos valencianos a Cataluña desorientó inicialmente a todo este colectivo, ya que hablaban en catalán y formaban parte de los llamados "Països catalans", así que empezaron a distinguir entre valencianos buenos y valencianos malos, entre los buenos estarían obispos como Agustín Cortés (Sant Feliu) o Juan Piris (Lleida) y entre los malos el pobre Don Ricardo (Barcelona). Los obispos valencianos que se dejaban dominar por el progresismo eclesial eran "aperturistas" y "abiertos" mientras que los otros eran "retrógrados".
 
El caso más claro es el del obispo de Vic, Romà Casanovas, al que no pueden ver ni en pintura, porque aunque es totalmente catalán, es discípulo del cardenal Carles, y no es propicio ni al nacionalismo catalán ni al progresismo. Al de Solsona, Xavier Novell, otro impecable catalán tampoco lo recibieron bien, y el progresismo eclesial, especialmente el de Solsona, que es de armas tomar, lo sigue odiando, pero sus últimas declaraciones pro-nacionalistas le han proporcionado un nutrido grupo de fans entre los más radicales independentistas.
El doble juego de "catalán o de habla catalana" y a la vez "aperturista", dejaba en la cuneta a cualquier candidato a obispo que no les gustaba. Pero entonces llega la candidatura de Don Juan José Omella para Barcelona y se les desmonta el invento. Porque el turolense es de habla catalana, y está totalmente en la línea del Papa Francisco, es decir, con olor a oveja, sencillo, preocupado por los pobres, con experiencia misionera en el Tercer Mundo, sensible a las cuestiones sociales... es decir todo lo contrario del modelo de obispo que ellos denominan como "carca".

Es por ello que han tenido que cambiar el discurso y buscar nuevos argumentos para cargarse la carta Omella. Unos dirán que quieren un obispo que "huela a oveja de las nuestras", otros le recordarán su pasado como obispo de Barbastro, contrario a los intereses catalanes y concretamente leridanos, y los más alocados, como nuestro admirador Oriol Domingo dirá que "España quiere imponernos un obispo". 

Los hay que han encontrado la fórmula mágica para no tener que cambiar continuamente de "perfil de obispo" cada vez que les sale un candidato no previsto, y es el de asumir el famoso "dret a decidir" que tanto furor ha creado en el ámbito político, y trasladarlo al campo eclesial. De la misma manera que, según ellos, Cataluña tiene derecho a decidir su futuro, si el pueblo mayoritariamente apoya ese proyecto, también el Pueblo de Dios, catalán por supuesto, debería poder elegir a sus pastores. Así siempre habrían obispos comprometidos con la "nació" y en continuidad con el progresismo imperante, que nos ha dominado mayoritariamente en estas últimas décadas.

Personalmente creo que se volverían a equivocarse de nuevo, y ya casi harían tanto el ridículo como los Testigos de Jehová que estuvieron pronosticando el fin del mundo y equivocándose reiteradamente. Porque la Iglesia nacionalista y progresista se muere, con una larga agonía, pero se muere, sólo hace falta mirar las tradicionales Órdenes religiosas en Cataluña como se van cerrando sus conventos y unificando fuera de nuestra tierra. Las congregaciones religiosas que tienen éxito y vocaciones son las que visten hábito, nunca se meten en política y tienen una espiritualidad tradicional.

Las parroquias regidas por pastores nacionalistas y progresistas, cada vez tienen menos fieles y más ancianos. Las parroquias que tienen vitalidad, jóvenes y futuro, es decir las que son "germinantes" en terminología de Oriolt, celebran misas en castellano sin problemas, no hacen campañas políticas sino sólo pastoral y evangelización al servicio del enriquecimiento espiritual de los fieles.

Ese es el futuro de la Iglesia en Cataluña, un Pueblo fiel reducido, como consecuencia de los desmanes del nacional-progresismo, pero en una línea completamente distinta a la que éstos quisieron imponer. Si esta Iglesia catalana del futuro pudiera elegir a sus obispos, quizá saldrían más Burkes y Livieres de lo que muchos se imaginan.

Francesco Della Rovere

12 comentarios:

  1. Sr. Francesco Della Rovere, gracias por su artículo. Comprendo que no siempre es fácil escribir acerca de un tema tan repetido es esos últimos tiempos.

    Precisamente D. Jorge González, escribe en INFOCATÓLICA, sobre una hipotética
    IGLESIA PATRIÓTICA CATALANA.

    Resulta realmente curioso e interesante comprobar cómo los países de dictaduras más consolidadas han intentado crear “su” propia Iglesia que dé razón a sus desvaríos y ensoñaciones. La cosa viene de lejos.

    Ahí tenemos al “bueno” de Enrique VIII de Inglaterra que fundó su propia iglesia habida cuenta de que en Roma se empeñaban en recordarle de forma molesta y machacona la vigencia del sexto mandamiento. Pues nada, hombre, el jefe de la iglesia soy yo y me dispenso lo que me venga en gana.

    Hoy tenemos una iglesia patriótica china que se maneja a su antojo sin tener que obedecer ni someterse a los caprichos de Roma. Y en Venezuela ahí andan, no sé si con demasiado éxito, lanzando la iglesia chavista, sin más objetivo que aplaudir las chorradas de Chávez y legitimar lo que no es más que un conjunto de barbaridades.

    Pues miren por dónde parece que podríamos tener en un futuro próximo la iglesia patriótica catalana. ¿La razón? Pues que el secretario – portavoz de los obispos, Gil Tamayo, sí hombre, ese que fue saludado como la concreción del espíritu renovador de Francisco en la conferencia episcopal española, ha tenido la ocurrencia de decir que le parecía moralmente inaceptable la consulta soberanista.

    ¿Llevarnos la contraria alguien a nosotros? Pues rompemos relaciones con la conferencia episcopal española. No hombre no, mejor con Roma, con dos narices como chinos y venezolanos, y nos montamos la iglesia patriótica catalana, autosuficiente, democrática ¡ja! y, sobre todo, muy catalana, porque eso de la catolicidad en definitiva lo que significa es sometimiento al centralismo romano y madrileño.

    Pueden ir, de momento, cambiando la corona de espinas del crucificado, esa que tanta gracía hacía a Carod Rovira, por una barretina, incorporar de forma obligatoria la estelada en cada campanario y al lado de cada altar, prohibir taxativamente otra lengua litúrgica que no sea el catalán y exigir el canto de Els Segadors en la consagración.

    Cosas, evidentemente, solo para empezar. Por supuesto habrá que revisar el santoral y desterrar definitivamente a santos centralistas como San Isidro Labrador, que por más agricultor que fuera es de Madrid y eso puede contagiar malas costumbres.

    Además hay que actualizar el santoral e incorporar por ejemplo a San Leo Messi, porque eso de que haya que estar muerto para alcanzar la gloria lo dirán ellos, que en Cataluña canonizamos a quien nos parece.

    ¿Anunciar el evangelio dice usted, celebrar los sacramentos…? Bueno, eso también… Pero sin prisas. Lo que hace falta son monjes catalanes como los de Montserrat, y monjas nacionalistas como la Forcades y la Caram que podrían ser nombradas abadesas itinerantes para garantizar que no quede por ahí alguna parroquia españolista de esas que se llenan cada día. Y si no hay vocaciones al sacerdocio o a la vida religiosa tampoco es tan grave, mientras las haya al catalanismo radical, que es lo que mola, y tengamos un obispo para pasear a la "Moreneta".

    Ah, eso sí, al Gil Tamayo ese hay que decirle que suelte a las diócesis catalanas la parte del 0,7 que recauda el estado para la iglesia y reparte la conferencia episcopal, que la pela es la pela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Trencs, buenos dias. Ciertamente me sorprende muchisimo su escrito. Siempre le he visto más mesurado. También le diré que creo firmemente que en Cataluña a parte de la Iglesia que Ud intenta describir y la de Germinans, hay otra mayoritaria y diferente a todo esto, que tiene que luchar diariamente escuchando todas estas cantinelas de unos y de otros. Ciertamente el espectáculo es penoso y muy perjudicial para la Iglesia. Que Dios nos perdone. Cintet

      Eliminar
    2. Cintet: ¿Que cree que Jesús quería decir cuando dijo: “No juzguéis”? Cree que quiso decir:

      “no juzguéis actos”
      “no hagáis ninguna distinción moral entre un bienhechor y un sinvergüenza”
      “no hagáis ninguna distinción moral entre el que roba y el que no roba”
      “no hagáis ninguna distinción entre el que miente y el que no miente”
      “no califiquéis a nadie”
      “no creáis en los mandamientos”
      “la moral no existe”
      “poneos una venda en los ojos”

      Eliminar
    3. Laura S:

      Habría que añadir por qué Juan Bautista dijo lo de raza de víboras, o por qué Jesús azotó a los vendedores del Templo.

      Jesús, al azotar a los vendedores, hizo un juicio moral muy riguroso y ejecutó la sanción correspondiente con el uso de la fuerza: tirar las mesas para acabar con el negocio en lugar ilícito y azotar a los vendedores para que salieran.

      Eliminar
    4. Sr, Anónimo de las 11,54, ante todo, gracias por leer mi comentario, buenas noches.

      Perdone usted, ya que mi intención no era ni mucho menos ofender a nadie, pero como puede ver cito la fuente de donde lo he sacado.

      INFOCATÓLICA y Don Jorge, son de Madrid y esa debe ser una visión ciertamente parcial de lo que piensan algunos en la Capital, acerca de los catalanes, como si aquí fuéramos todos iguales. Como vi que tenía un tono más bien jocoso, pensé que un poco de buen humor no vendría mal.

      Por mi parte, que creo que por gracia de Dios, sin mérito alguno; Dios envió a su único Hijo para redimirnos y liberarnos de la esclavitud del pecado y para ello, dio su vida por amor a nosotros en la Cruz y nos enseñó el camino a seguir por medio de los Evangelios, me apena ver la mayoría de templos casi vacíos porque los católicos no sabemos aprovechar las gracias que el Señor nos da por medio de la Iglesia, como Madre y Maestra y Esposa de Cristo.

      Para muchos es penoso pensar que la Iglesia en como un partido político más o una ONG piadosa. Si así hubiera sido ya no la tendríamos porque hubiera sido una obra humana.

      Pero el Espíritu Santo se cuida muy bien de cumplir la promesa de Jesús:
      "Yo estaré con vosotros hasta el fin de los tiempos"

      Eliminar
    5. Sra. Laura, gracias por leer mi comentario, que en realidad es de Infocatólica.

      Demósle gracias a Dios, por hacernos ver la Verdad de Cristo en los Evangelios y en su Iglesia por medio de los Sacramentos y el Magisterio.

      Eliminar
  2. Las parroquias regidas por pastores nacionalistas y progresistas, tienen menos fieles y más ancianos29 de enero de 2015, 0:40

    "Porque la Iglesia nacionalista y progresista se muere, con una larga agonía, pero se muere, sólo hace falta mirar las tradicionales Órdenes religiosas en Cataluña como se van cerrando sus conventos y unificando fuera de nuestra tierra."

    .....

    Aún no habían pasado unos 25 años desde el fin del Concilio en 1965, y un religioso moribundo en un hospital está con sus jóvenes "en comunión". De repente, entra el obispo de Gerona, Mons. Camprodón, junto con un prior, y se hizo el silencio entre los jóvenes.

    Camprodón empezó a hablar sobre cómo está y sobre el sufrimiento cristiano. Cuando se va, el religioso dice en síntesis a su amigo:

    --- Ahora comprendes por qué no quiero que me hagan la comunión, la extremaunción y la misa. Ya has visto cómo ha hablado en el lenguaje de la secta de la religión, y mis jóvenes no entenderían nada y no estarían en comunión, se sentirían extraños y excluidos. Yo estoy en comunión con ellos a mi manera.

    Estos son los estragos del nacional-progresismo que se ha multiplicado por el número de años y por el número de víctimas que han caído con ellos.

    .....

    Una homilia profética la que ha realizado ayer Francisco: ha hablado de los padres biológicos, pero sin saberlo, ha hablado también de los padres espirituales, los presbíteros y los religiosos sacerdotes.

    Una síntesis:

    "...el sentido de orfandad que viven muchos jóvenes es más profundo de lo que pensamos, son huérfanos en familia [biológica y espiritual], porque los papás [biológicos y espirituales] están a menudo ausentes, incluso físicamente, de la casa [de los padres y de la Iglesia], pero sobre todo porque cuando están, no se comportan como padres, no cumplen su tarea educativa, no dan a los hijos, con su ejemplo acompañado por las palabras, esos principios, valores, normas de vida que necesitan como el pan, en nuestros días, se llegó a hablar de una sociedad sin padres [biológicos y espirituales]. Sin guías (educativos y espirituales) de los que fiarse, los jóvenes pueden [no estoy de acuerdo, lo real es "acaban por"] llenarse de ídolos que terminan robándole el corazón, robándole la ilusión, robándole las auténticas riquezas, robándole la esperanza".

    Los jóvenes ni tienen padre biológico-educativo, ni tampoco padre espiritual (sacerdote): doble orfandad. El resultado es la muerte, la esperanza es la resurrección... algún día.

    El padre (biológico, educativo y social) tiene la función familiar de ser la autoridad afectuosa y de estructurar la personalidad del niño almenos hasta los doce años.

    Si es el padre espiritual, debe tener la función de la educación y salvación del alma.

    Nos faltan sacerdotes, muchos sacerdotes buenos y santos.

    ResponderEliminar
  3. En numerosas ocasiones he repetido la doctrina de la Iglesia sobre la inmoralidad objetiva de la segregación de una parte de un todo al que ha estado secularmente unido.

    He traído textos de Orosio sobre "nuestra Hispania tarraconense", autores medievales (del alto y bajo Medievo), renacentistas.

    He demostrado con textos de Ferrán Soldevila la parte decisiva que tuvieron los intereses bastardos de los jesuitas de Cordelles en la guerra de sucesión, recompensados con la bicoca de la Universidad de Cervera.

    Historiadores competentes han demostrado ad nauseam las falsedades de la interpretación separatista del pasado común de todos. Una demostración que destruía las necedades interpretativas, sic necedades, de un documento que los obispos catalanes siguen tomando por apotegma.

    He señalado la desvergonzada postura de Sistach ("no puedo pronunciarme, pero mi hermana es separatista", como diciendo intelligenti pauca), de Vives (un doctorando al que Monedero emula), de Soler (el del monasterio que entiende que "el pueblo de Dios ha sido convocado por el Presidente Mas" y discursea desde el altar mayor de la Virgen de Lourdes de Figueras sobre...las virtudes del separatismo), de Novell y su adhesión a la memez de la etnia de la que habla el documento aludido ("Arrels"), una memez empecinada en el apartamiento de la doctrina de la Iglesia. Dislate en la que abundan Pardo y Taltavull.

    Desgraciadamente todos se hallan a la misma altura del que redactó tan infame documento apoyado y ratificado por los obispos de acá. A ras de suelo.

    Me producen arcadas y desprecio las moralinas de los que apelan a la caridad cuando se denuncian tales atropellos. Cuando se nombran verbatim a los que producen ese daño. Es una burda maniobra de distracción que no distrae a nadie. Y menos que a nadie a los que sufren el hostigamiento nazi, canalla como todo lo nazi, de Escola Cristiana ("aquell és un dels pares castellans"; "aquell nano es un dels que demanen castella"). Mala gente.

    Pero no cejan, Della Rovere. En el funeral de un monje, hace menos de un mes, Soler ponderaba que todos los días preguntase por Cataluña... como suena. Y más cercano, el provincial de los escolapios subrayaba que en San Antonio se daban clases en catalán en el XIX. De extranjis venía a decir, sacando pecho.

    La incultura de esos eclesiásticos que envenenan cuanto tocan me trae a la memoria la figura de Cajal. Elimina de su testamento la parte asignada a la Universidad de Barcelona, donde enseñó, por su separatismo torpe, injusto y contrario a la verdad histórica. Para el provincial ignaro de los Escolapios: el Nobel recuerda que casi todas las clases se dan en catalán, lo que limita las posibilidades de avance de la institución. Por supuesto que no tenía nada contra el catalán, sino contra el cerrilismo de los imbéciles, que es algo que odiaba.

    Pongan el obispo que quieran. En las reuniones de Biblia seguiremos hablando en la lengua común. Es la respuesta contundente del pueblo fiel a las tonterías inmorales mitradas y cogulladas.

    ResponderEliminar
  4. Menos monsergas, y que tengamos obispos y sacerdotes santos, y que nos dejen en paz de una puñetera vez tanto sabio que nos quieren organizar en lo eclesiástico y en lo privado.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Della Rovere por este buen artículo. La mejor solución para Barcelona sería un Obispo FILIPINO o Hispanoamericano ya que son los procedentes de estos países los que llenan las Iglesias y son muy devotos, quizás el Paraguayo LIVIERES, persona docta y santa, con experiencia, sería un candidato ideal, en podo tiempo aprendería catalán, aunque no le haría mucha falta ya que si no hay cubanas, forcades, forcadells, carams,cajas de cartón...... y odio, los "ceballuts" no entran en Iglesia alguna y los que asistimos asiduamente a la santa Misa, nos da igual que sea en español, latín, catalán, balear, francés, etc. lo que nos importa es que se siga el Misal Romano, y se revistan correctamente, no que se inventen."su misa"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena QUIM, en qué país de "sabietes", o "set ciencies" nos ha tocado vivir, ¡cuánta apostasía al Protestatismo!.

      Repito yo quiero un pastor para Barcelona que sea santo, me importa un pepino si su procedencia es de la última isla del Pacífico; pero insisto que sea santo, y que con humildad visite al Pueblo de Dios que le ha sido encomendado.

      ¡¡¡Basta Ya!!! de tanto sabiendo que lo único que hace es vaciar los templos y desprecia a los que no piensan en sus doctrinas y teologías, sacadas aveces invocando a Vaticano II.

      Señores, de una vez por todas. Cristo nos mandó predicar su Evangelio a todo el mundo, y no mortificar y despreciar a los pastores que El nos envía.

      Al buen Dios tendréis que dar cuentas, tarde o temprano.

      Eliminar
  6. ¿Hasta cuando habremos de aguantar tantas cantinelas de aquellos que anteponen su ideología política a la verdadera fe católica?. Siempre están con lo mismo, "obispos, presbíteros y religios@s" catalanes, que defiendan ante todo la ideología secesionista en contra de España, que les ha hecho tanto daño según manifiestan. No les importa que no sean dignos de su cargo, eso si catalanistas. ¿Por qué no piden que sean santos y entregados al servicio de los más necesitados?. Qué poco cristiano es anteponer intereses culturales y políticos a la
    verdadera fe católica. Por favor déjennos en paz a los que amamos Catalunya, aunque no hayamos nacido aquí, pero a la vez nos sentimos españoles. Basta de mezclar intereses políticos, que no son de la mayoría, y repeten a la otra parte que tiene como prioridad seguir a nuestro Maestro Jesús. Pidamos a María Auxiliadora que ilumine al Santo Padre a la hora elegir el Obispo que necesita nuestra diócesis para poner a cada uno en su sitio y acabar de una vez con tanto salvador profético. Amén.

    ResponderEliminar