sábado, 31 de enero de 2015

Sistach se sale con la suya y consigue una nueva prórroga del Papa Francisco

La historia de un arzobispo que no quiere irse (y II)
El miércoles pasado informaba de la audiencia que Su Santidad concedió el lunes 26 de enero a n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach, ya insinué que el objetivo de la misma, era el de evitar un nombramiento rápido para Barcelona y conseguir otra prórroga más a su mandato. Nuestro arzobispo salió satisfecho de aquel encuentro por lo que se deduce que consiguió su objetivo, aunque con nuestro actual Pontífice nunca se sabe si las cosas son blancas o negras, y uno puede pensar que ha dicho una cosa y en realidad ha querido decir otra. Por eso, con la debida prudencia con la que deben tratarse las palabras papales, nuestro prelado interpretó que se le concedía la anhelada prórroga.

La técnica que utilizó el cardenal barcelonés para conseguir su objetivo no es nueva, ya ha sido utilizada por otro colega, el también cardenal español Don Antonio Cañizares, y que es conocida con el nombre de "Llorando, llorando". Es bien conocida la historia del actual arzobispo de Valencia, que "llorando, llorando" consiguió que el Papa le relevara al frente de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y "llorando, llorando" esquivó la sede barcelonesa, a la que Su Santidad quería destinarlo, y enviarlo a un lugar donde se encontrara cómodo, concretamente a su natal Valencia, aunque él hubiese querido ir a Madrid, pero eso era ya pedir demasiado.

Estos cardenales, que no son nada tontos, saben que al actual Santo Padre se le gana por los sentimientos y por el corazón, así que no dudaron en  utilizar la misma técnica para ablandarlo y conseguir así sus preciados objetivos. Como ya dije en mi anterior artículo, nuestro arzobispo esgrimió sus grandes proyectos barceloneses (todos de fachada o de tomadura de pelo), que como buen "botiguer" (tendero) supo venderle al Romano Pontífice, con la lagrimita de no dejarlos a medias y poderlos finalizar dignamente.
Para el Santo Padre unos meses más o menos no son importantes, sobre todo si se lo pide uno de sus cardenales con gran angustia, aunque creo que nuestro arzobispo se equivocaría si  cuando vuelva a sonar su relevo, volviera de nuevo con la lagrimita a Roma, y aquí si que me parece que el Papa, que tampoco es tonto, le verá sus malas intenciones de perpetuarse en el cargo. Pero como decimos en Cataluña, "qui dia passa, any empeny" (el que gana un día ya le falta menos para ganar un año)

Si todo parecía indicar que el último gran acto en activo de nuestro cardenal como arzobispo en activo sería la creación de nuevos cardenales para el mes de febrero, ahora el objetivo es llegar al próximo Sínodo de Obispos, que volverá a tratar la delicada materia de la Familia, y éste está algo lejos, concretamente entre el 4 y el 25 de octubre. No hay que descartar que pueda producirse antes el relevo, pero en este momento nuestro cardenal da por hecho participar en tal evento eclesial como arzobispo titular de la sede barcelonesa, como ya hizo en el Sínodo del año pasado.

El elegido, sea Omella u otro, tendrá que esperar
Para la diócesis de Barcelona si que es un verdadero desastre,  porque después de una década en el cargo con pésimos resultados pastorales, prolongar esta agonía es un castigo pesado e injusto. Pero también porque ya hace tiempo que el clero ha dado por amortizada la "Era Sistach" y me refiero a todo el clero, tanto el "progresista" como el más "conservador", que ya no siguen el ritmo de su pastor diocesano, él va por un lado con sus proyectos faraónicos, sus espectáculos en la Sagrada Familia y sus planes pastorales de cara a la galería y los sacerdotes ya se han acostumbrado a tirar a la papelera todo lo que llega con la firma del cardenal.

Y es también otro marrón para Don Juan José Omella, si es que finalmente es el que tiene que venir para Barcelona, primero porque cada mes que pasa el turolense es más mayor y tendrá menos tiempo como arzobispo barcelonés, y en segundo lugar porque el nacionalprogresismo mediático cada día hace más campaña en contra de él y esto va erosionando más su figura.

Esta nueva prórroga a favor de nuestro cardenal es una mala noticia para casi todo el mundo, excepto para él, pero "Doctores tiene la Santa Madre Iglesia", y en este caso su máximo mandatario S.S. el Papa Francisco, él manda y a nosotros nos toca acatar y obedecer.

Antoninus Pius

21 comentarios:

  1. Muchos católicos de Barcelona sólo queremos un obispo santo y asequible al Pueblo de Dios. Y no que mire a otro lado cuando se cuestionan situaciones graves; por ejp. "El caso Pousa", el papel del Obispo en la situación del Hospital de San Pablo. Destapar la historia del Obispo Irurita, y dejarse de nacionalismos, porque el silencio también habla, que no, que no vale, que no pasa. Que el Pueblo de Dios no es imbécil, que lo vemos todo. Qué santos Don Marcelo y Carles, con cuántas víboras tuvieron que lidiar.

    VEN SEÑOR JESUS, VEN PRONTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sistach vino casi inmediatamente cuando el Tripartito y ZP ganaron, allá por el 2003-2004.

      Parece que Sistach quiere marcharse cuando las cosas justo vuelvan a estar patas arriba para el otro arzobispo: elecciones municipales, catalanas y españolas.

      Eliminar
    2. Es doctrina oficial en Gérminans que Don Marcelo y el Obispo Carles fueron un modelo de servicio a la Iglesia, de entrega a los cristianos de la diócesis y de fidelidad al Evangelio.
      A base de repetirlo, probablemente muchos creerán que esta fue la rbealidad. A los que vivimos el día a día en los dos ministerios, nos parece una falta a la verdad. A los que convivimos con la facilidad de tener reacciones superficiales o de responder con ira y pérdida de control, nos parece que sería conveniente no volver a insistir en ello.
      ¿No es mejor que dejemos tranquilos a los que ya no están entre nosotros? No pueden ni defenderse de los ataques, ni demostrar que la base de sus alabanzas era cierta.

      Eliminar
    3. Ni tanto ni tan poco30 de enero de 2015, 20:57

      "Es doctrina oficial en Gérminans que Don Marcelo y el Obispo Carles fueron un modelo de servicio a la Iglesia, de entrega a los cristianos de la diócesis y de fidelidad al Evangelio."

      Esto es matizable, fueron más bien un ejemplo de martirio o de confesión de la fe a través de la persecución, por el solo hecho de intentar difundir la doctrina y el evangelio católicos, y recalco "por el solo hecho de intentar", es decir, de enseñar simplemente lo que hay que enseñar. No llegaron a derramar la sangre, pero fueron perseguidos incruentamente, y de ello tengo experiencia con el caso de Carles.

      Evidentemente, tenían limitaciones y cometieron errores inherentes a la condición humana, como los tuvo san Juan Pablo II.

      Eliminar
    4. Será más ortodoxa vuestra doctrina, anónimo de las 17.25, que sólo habéis vaciado los templos de Catalunya, explícame los motivos- ¿Ira...?, como la que respondéis vosotros cuando se os contradice. Salidas de tono como las vuestras no hay otras. Cuando los laicos os tocan el hombro, para deciros: "Esto no es así"-

      Humildad, y escuchar a todos, no sólo lo que os es grato al oído.

      Eliminar
  2. Sumar más tiempo sólo sirve para intentar cerrar temas delicados o bien empezar a abrir asuntos que estaban sin mirar durante años.

    ......

    Juan José Tamayo, en el artículo Prohibido hablar de Santos y mártires de El País de hoy, dice que GG exigió a Sistach la prohibición de su conferencia en San Medir.

    Es 'inpozivle', Sistach se debe a sí mismo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que la prórroga estaba concedida desde antes de la primera sesión del sínodo, sino Francisco no le hubiera incluido en la lista de asistentes. La clave está en que Sistach pueda desarrollar la solución aceptable por la mayoría, es decir la agilización y gratuidad de los procesos de nulidad eclesiástica, porque la solución Kasper no tiene salida.

    ResponderEliminar
  4. Una idea para que sea "eterno"
    Capillas en el tren suburbano de México: siempre atendidas por curas, y con café y bocadillos- muchas personas aprovechan para confesarseco, la Diócesis de Cuautitlán instaló capillas en plazas comerciales que dan acceso a estaciones del Tren Suburbano.

    Algunos sacerdotes sintieron extraño el tener que ir a un lugar donde no había feligresía estable, pero se dieron cuenta que valía la pena estar allí.

    La instalación de las tres capillas en las estaciones tiene la finalidad de acercar a la gente la labor evangelizadora, haciendo presente a Cristo en este medio de transporte. De esta manera, los transeúntes tienen espacios de oración, meditación y la posibilidad de hablar con un sacerdote.

    Según informa Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), en una entrevista para Desde la Fe, Mons. Guillermo Ortiz, Obispo de Cuautitlán, manifestó que esta acción responde al Plan Pastoral de la Diócesis de salir de los templos al encuentro de la gente.

    El Prelado expresó que cuando se instalaron las capillas sintió gran alegría y gratitud a Dios, pero hubo sacerdotes, habituados a sus parroquias, que no entendían mucho el sentido.

    “Yo les pedí que lo tomaran como un día de descanso, para leer y hacer meditación; pero al ver ellos que acudían muchas personas a Misa, y que otras tantas se acercaban para confesarse o simplemente para platicar, se dieron cuenta de que valía la pena estar ahí”, comentó.

    A las capillas San Francisco de Asís en la estación Lechería, San Antonio de Padua en Tultitlán y San Juan Diego en Cuautitlán, llegan muchas personas que llevaban años sin frecuentar una Iglesia y varias se muestran agradecidas. Pero no faltan aquellos que se oponen a la creación de estos espacios.

    Para llevar adelante esta labor, las tres vicarías de la diócesis se organizan para que haya sacerdotes todos los días en las capillas. Allí los presbíteros realizan una labor pastoral de persona a persona, brindando un consejo y la posibilidad de que los fieles se acerquen a los sacramentos o para ayudarles con algún trámite eclesial.

    “Conforme las personas van conociendo la disposición que hay por parte de la Iglesia y sobre todo encontrando ahí a Cristo, se van acercando en un número mucho mayor”, dijo Mons. Ortiz.

    Además, junto a las capillas “hay una cafetería, que sirve como espacio de encuentro, donde se ofrece un café muy bueno y bocadillos que hacen las religiosas contemplativas. También estamos poniendo poco a poco una librería para venta y lectura de material”, describió.

    Ya que es tan amigo de MAS ¡A qué espera?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estás loco, Quim Marcos!30 de enero de 2015, 20:52

      “hay una cafetería, que sirve como espacio de encuentro, donde se ofrece un café muy bueno y bocadillos que hacen las religiosas contemplativas. También estamos poniendo poco a poco una librería para venta y lectura de material”

      Aquí, el ayuntamiento de Barcelona enviaría en menos de una hora a la policía sanitaria para requisar los bocadillos y el café por incumplir la legislación alimenticia, como les pasó a los Jóvenes de San José cuando repartían bocadillos a los pobres de Barcelona.

      En la Barcelona Potemkin no existe la pobreza y la desnutrición. No oficialmente.

      Eliminar
  5. ¿CUÁL ES LA MISIÓN DEL OBISPO EN LA IGLESIA?

    "Yo soy el buen pastor. Conozco mis ovejas y ellas me conocen. Por ellas doy mi vida" (Jn 10, 14.15).

    En este pasaje de la escritura, vemos a Nuestro Señor presentarse como el perfecto pastor, capaz de ir al encuentro de una sola oveja que se haya descarriado del rebaño, al punto de, si es preciso, dar su propia vida. Hecho que se dio realmente al consumar su pasión en el Calvario. Por su muerte, redimió a todos los hombres, salvándolos de la culpa original, y abriéndoles las puertas del Cielo.

    Además, como nos enseña el Concilio Vaticano II: "Así como permanece el ‘munus' confiado por el Señor singularmente a Pedro, primero entre los Apóstoles, y que se debía transmitir a sus sucesores, del mismo modo permanece el ‘munus' de los Apóstoles de apacentar la Iglesia, el cual debe ser ejercido perpetuamente por la sagrada Orden de los Obispos".

    "Los Obispos son los heraldos de la fe que para Dios conducen nuevos discípulos"

    La misión de enseñar

    Según las palabras del Salvador, los Obispos, junto con los presbíteros y diáconos - sus colaboradores - tienen como deber principal anunciar con todo el empeño el Evangelio de Dios. Siendo dotados de la propia autoridad de Jesucristo, "los Obispos son los heraldos de la fe que para Dios conducen nuevos discípulos" [7]. Entretanto, la simple presencia de un sucesor de los apóstoles debe también ser un reflejo vivo de la palabra divina que anuncia, pues solo de esta forma hará brotar las semillas que alejan los errores. A ese propósito exhortaba San Pablo: "predica la palabra, insiste oportuna e importunamente, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y empeño de instruir. Sé prudente en todo, paciente en los sufrimientos, cumple la misión de predicador del Evangelio, conságrate a tu ministerio" (2 Tim 4,2.5).

    Esa es la principal función para la cual todo Obispo se compromete: llevar, por el bien de sus súbditos, la misión pastoral evangelizadora sin interrupciones. Los fieles, entretanto, deben estar de acuerdo con las enseñanzas de su pastor, pues ellos anuncian infaliblemente las doctrinas de Jesús, al estar en comunión con el Obispo de Roma. Por su sabiduría, sus personas se tornan sagradas delante de los fieles, los cuales deben manifestar respeto y veneración por estos hombres, testigos y reflejos vivos de la doctrina divina y católica.

    La misión de santificar

    "El Obispo y los presbíteros santifican la Iglesia con su oración y su trabajo, por medio del ministerio de la palabra y los sacramentos" [9]. Por estas dos formas, la Iglesia en su conjunto, es elevada a un más alto nivel de santidad. La buena administración de los sacramentos, y en especial la eucaristía -por la cual Cristo quiso perpetuar la memoria de su pasión- hace que las Gracias infinitas de Dios se difundan sobre el orbe, comprando por los méritos de Cristo, los beneficios para la salvación de la humanidad.

    La misión de gobernar

    En este sentido, así nos dice la encíclica Lumem Gentium: "Teniendo que prestar cuentas a Dios por sus almas (cfr. Hebr. 13,17), debe, con la oración, la predicación y todas las obras de caridad, tener cuidado tanto de ellos como de aquellos que todavía no pertenecen al único rebaño, los cuales él debe considerar como habiéndole sido confiados por el Señor". Siguiendo estas enseñanzas, el Obispo hará todo lo necesario "para que la gracia se torne copiosa entre muchos y redunde el sentimiento de gratitud, para gloria de Dios" (2 Cor 4,15).

    Esta es ni más ni menos, los deseamos seguir a Cristo a pesar de nuestras debilidades, la misión de nuestro Arzobispo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Trenchs: Me gusta su estilo pero me gustaría fuera más breve. Gracias.

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo, gracias por leer mi artículo.

      Ya sé "Que lo bueno y breve, dos veces bueno", pero a veces no sé condensar más la idea que tengo al escrirla.

      Eliminar
  6. Su único objetivo era durar más de lo que duró el cardenal Rouco. Y ya lo ha conseguido. A los fieles, que les den morcilla.

    ResponderEliminar
  7. Es incomprensible pero real. Cada día nos despertamos con nuevas noticias que en vez de ayudar a solucionar el gravísimo problema de nuestra querida Iglesia católica de Barcelona y toda Catalunya, nos enteramos que todo va a seguir igual o peor. Con todos mis respetos al Cardenal Martínez Sistach, pues aunque no sea de mi agrado sí que es mi Obispo y se merece todo mi consideración, creo que su obligación para mejor servir a su Diócesis hubiera sido aceptar su jubilación y dar paso a otro obispo, que si es catalán bien y si no también, mientras sea un santo servidor de sus "ovejas", que intente poner orden ante tan gran desorden. María Auxiliadora ruega por nosostros.Sant Joan Bosco avui celebrem la vostra onomàstica, pregueu per l'Església catòlica i pels vostres salesi@ns. Amén.

    ResponderEliminar
  8. "Estos cardenales (...) saben que al actual Santo Padre se le gana por los sentimientos y por el corazón"

    Mala cosa. La Iglesia se gobierna con la cabeza y no con el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero más corazón que cabezas pensando, teorizando, programando, discutiendo. Sinceridad de corazón, verdad en la caridad....

      Eliminar
  9. No se preocupe Papa Francisco, con todos los respetos. A este paso no tendrá que preocuparse de Barcelona porque simplemente ya no existirá la Iglesia ahí, y en esto ustedes han sido bastante responsables. Tal vez Sistach le proponga agruparla con otra diócesis...

    ResponderEliminar
  10. Hoy publican en El Mundo que la Audiencia Nacional podría conseguir entrometerse en el caso Ellacuría. Y que la conferencia de Tamayo que medio prohibió Sistach iba sobre este tema.

    http://www.elmundo.es/internacional/2015/02/01/54cbc71b268e3e68248b4576.html

    La que aspira a ser la peor justicia del mundo -ese antro inconstitucional de la Audiencia Nacional, dedicada a tapar las mayores barbaries y que tiene en su prevaricador juez Garzón un heraldo universal de su hipocresía- utiliza cualquier caso para sus oscuros intereses. Los intereses que le dicta el grupo de poder de supuesta inspiración religiosa, que tiraniza España. Ahora con muchos problemas en el Vaticano.

    Al haber sido Ellacuría un jesuita hispanoamericano el asunto afectaría al Papa Francisco de un modo especial. El objetivo real sería buscar otro modo de atacar al Papa. Este grupo de poder tiene una desvergüenza sobrehumana, una radical falta de escrúpulos.

    No tengo ni idea, pero cabe la posibilidad de que Sistach haya acudido al Vaticano a tratar este asunto.

    Me parece demasiado ridículo y descarado que haya ido a pedir una prórroga de unos meses. Y si fuera así, muy preocupante. Sobre todo, si alguien piensa que conseguidos unos meses se ganan años, en el caso de que a este Papa le suceda pronto otro.

    ResponderEliminar
  11. La prórroga de Sistach es un premio a su nefasto y calamitoso pontificado. En los tiempos actuales, el mal es recompensado y el bien es perseguido y castigado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto su opinión pero lo de nefasto y calamitoso me parece exagerado.
      Su afirmación tan rotunda sí que me parece nefasta y calamitosa. Ud. lo debe hacer todo lleno de "fastos" y cubierto con el cálamo de la complacencia. Todo bien. El, mal. Me parece, con todo respeto, que Ud.se ha pasado. No creo que todo haya sido tan negativo como Ud.lo pinta.

      Eliminar