jueves, 1 de enero de 2015

Margarita Bofarull y Núria Terribas: Dos almas gemelas

Cuando se presentó en sociedad el primer bebé seleccionado genéticamente antes de nacer para evitar que padeciera una mutación ligada al cáncer de mama, comparecieron en rueda de prensa el director del programa de reproducción asistida, el ginecólogo abortista Joaquim Calaf  y, cual perejil de todos los guisos bioéticos, Nuria Terribas, directora del Instituto Borja de Bioética, fundado por el eugenésico jesuita Francesc Abel  El procedimiento consistió -explicaron- en fecundar varios óvulos para obtener varios embriones; de los que únicamente se seleccionaron los que carecían de la mutación cancerígena. Finalmente, los “especialistas” del Hospital de Sant Pau de Barcelona -Calaf y sus secuaces- implantaron a la mujer dos embriones 'limpios', de los que sólo uno sobrevivió. Los demás, ¡a la basura! Sin embargo, doña Nuria explicó los “posibles conflictos éticos” que puede suponer un procedimiento médico como éste y sentenció: "Quizás para mucha gente el fin no justifica los medios, pero nos tenemos que poner en el lugar de esta familia para entender que sí los puede justificar". ¡Qué comprensiva y qué cínica! En fin, lo de siempre: aborto por compasión, eutanasia por compasión y eugenesia también por compasión. ¡Faltaría más! Hasta ahí llegan las sesudas disquisiciones bioéticas de la niña bonita del padre jesuita Francesc Abel, fundador del Instituto Borja y del primer centro de “planificación familiar” en Barcelona.

En el programa Terrícoles de Barcelona TV la Sra. Terribas fue mucho más allá. Allí afirmaba sin parpadear: “Ciertas cosas todos entendemos que pueden ser un bien para la humanidad. Por ejemplo, evitar las enfermedades o evitar el nacimiento de personas con patologías que pueden ser hereditarias”. Literal: “Evitar el nacimiento de personas”. Naturalmente, la única forma que hay de evitar el nacimiento de esas personas, es matándolas mediante cualquiera de las técnicas de aborto o congelándolas sine die, y al fin destruirlas. Es la muerte por piedad que practicaron los nazis: “La exposición de los enfermos, los débiles, los niños deformes, en definitiva, su destrucción, era más decente y en verdad mil veces más humana que la miserable locura de nuestro tiempo que preserva a los sujetos más patológicos y, de hecho, lo hace a cualquier precio”. (Adolf Hitler. Zweites Buch).
El Dr. Joaquin Calaf
Es ese el morro de cemento que ha llevado a doña Nuria, cual eugenésica loba, a aparecer varias veces en público con el matarife del Hospital de San Pablo, Joaquín Calaf, cantando las alabanzas de esa técnica genética que permite escoger a los más capaces y liquidar a los inútiles por enfermos.  La Terribas tiene sus razones para hacerlo, heredadas -claro está- del P. Abel y asumidas y proclamadas por su aventajada alumna, ante el obsequioso silencio de quienes deberían pararle los pies: “No podemos decir que haya una vida humana que hemos de proteger como si fuera una persona, hasta que no hay una implantación del embrión fecundado en el útero de la mujer. Los científicos pueden replicar el proceso natural dentro de una probeta. Yo creo que no podemos hablar de vida humana allí”. Por ello la píldora abortiva y los bebés medicamento son opciones perfectamente lícitas para todos.

Con este magnífico currículum eugenésico, eutanásico y abortista, Nuria Terribas forma parte también del Comité de Bioética de Cataluña: 40 miembros designados a dedo por la Generalidad, donde todos -también ella, claro - son favorables al aborto, la eutanasia, la selección embrionaria… todos dóciles y sumisos a la cultura de la muerte. 

Así se despachaba doña Nuria en una entrevista en el diario ARA: “La bioética es diálogo. Puedes estar en contra del aborto, pero aceptarlo en determinados casos. Y lo mismo con el final de la vida. Ayuda mucho analizar casos concretos”. La “experta” sigue pisando fuerte: “Eutanasia sí o no, aborto sí o no. Estos debates no llevan a ningún sitio”. Y, la traca final: “El embrión es una vida humana, pero no es lo mismo un embrión de cuatro células congelado en el laboratorio, que uno implantado en el útero que se está desarrollando para dar a luz una criatura”.   Y como no es lo mismo, “hemos de saber distinguir las categorías y ver cómo valoramos aquella vida humana que puede haber en unas células que son humanas, evidentemente. No diremos que no… Versus el otro plato de la balanza: el conocimiento científico para la curación de enfermedades, el bienestar de la humanidad… ¿Qué pesa más? Y ser capaces de decir: el bienestar común que se puede obtener con estas investigaciones lo hemos de hacer pasar por delante del valor que puedan tener -no digo que no lo tengan- unas células que están en un laboratorio", en la criogénica prisión de la venerable y honorable Orden Hospitalaria: el Hospital de San Juan de Dios de Esplugues, diócesis de San Feliu. En fin, la bioética del Dr. Mengele, el SS que se solazaba experimentando hasta la muerte con los judíos de Auschwitz… con el objetivo de ¡hacer progresar a la humanidad! Así lo sentía él… Luego, la Nuri siguió con aquello de que el Instituto Borja es “cristiano pero no católico”, lo cual -dice- les da una extraordinaria libertad para mofarse de la doctrina y “entrar en conflicto con la cúpula eclesial”. Una guerra fría seguramente, de la que los señores obispos ni se han enterado, porque no han dicho esta boca es mía desde hace muchísimo tiempo. 

El Hno. Pascual Piles (San Juan de Dios) junto a Joan Rigol
Al ladito mismo del Instituto Borja, el Hospital de San Juan de Dios acoge una meganevera de embriones congelados (¿de caracoles?), listos para su uso o desecho.  Por eso, el P. Piles, amiguísimo de doña Nuria, miembro del patronato del Instituto y antiguo provincial hospitalario sentenció, parafraseando al P. Abel, que “hasta la octava semana del embarazo no podemos hablar con propiedad de una nueva persona”.  Así pues, pueden dormir tranquilos los hermanitos de San Juan de Dios con su frigorífico… que como esos embriones no son de personas, tampoco importa nada lo que a cualquier chalado ávido de notoriedad “científica”, se le ocurra hacer con ellos: por ejemplo, reponer la población en vías de extinción de Cataluña, según criterios rigurosamente científicos, eugenésicos y todos los “eu” que se les ocurran. 

El primero de septiembre pasado apareció en la web del Instituto la siguiente nota firmada por Nuria Terribas, borrada luego rápidamente hasta del caché virtual: Aprovecho este espacio virtual para despedirme de todos vosotros, ya que dejo mis responsabilidades como Directora del Institut Borja de Bioètica, tras más de veinte años al frente. Ha sido una etapa apasionante de mi vida profesional, que me ha permitido a la vez aprender y aportar a la sociedad la reflexión y el diálogo bioético, tal como nuestro fundador, Dr. Francesc Abel, s.j., lo inició y lideró durante muchos años. (…) Estoy segura que el Instituto continuará siendo antorcha de la bioética, respetuosa con la pluralidad moral de nuestra sociedad, pero también con rigor y criterio, exigible de toda institución académica, y desde los valores que inspiraron su creación en el año 1976. Gracias a todos por estos años y hasta pronto”. (Observen la “pluralidad moral”, tan apropiada para una institución “cristiana”: éstos son mis principios; pero si no le gustan, tengo otros”).  

Pues sí,  la Nuri se ha ido. Le han buscado un suculento acomodo ¡cómo no! en la Fundación Grífols, uno de esos bio-catalanistas y amorales inventos donde redondean su currículum prejubilados ilustres… ¿Habrán surtido efecto nuestras presiones? ¿Una irreprimible vergüenza torera ha llevado por fin al adormilado Monseñor Carrasco de Paula a exigir a la presidenta de ese bodrio -Margarita Bofarull- la cabeza de la Terribas?  ¿Se trata más bien de una limpieza del avejentado cutis del Instituto o de un simple colutorio bucal para disimular el malsano tufo de la institución? No lo sabemos. Doña Nuria se ha ido, pero sin arrepentimiento: “Estoy segura que el Instituto continuará siendo antorcha de la bioética, respetuosa con la pluralidad moral de nuestra sociedad”. “Pluralidad moral”… ¡Menudo concepto ético! ¿Conviven en el mismo Instituto Borja y en la misma ética la libre disposición y eliminación de la vida con el respeto a la vida? No, claro que no. Y el Borja  optó por una de las dos. ¡Qué listos son ésos!, ¿eh? Conviven maravillosamente en el Instituto el respeto a la vida y el asesinato. No tienen por qué chocar. Y no hay que ponerse pesados, porque las dos opciones son válidas al mismo tiempo y pueden convivir en una misma sociedad y en una misma conciencia. ¡Menuda bazofia!

A pesar de todo, aún queda una enigmática cacofonía en la web institucional del Borja: La Dirección del Instituto desde sus inicios y hasta 1999 estuvo a cargo del Dr. Francesc Abel. Desde entonces, coincidiendo con una mayor expansión del Instituto y con una remodelación de sus Estatutos, fue nombrada directora la jurista Sra. Nuria Terribas. 

Mons. Ignacio Carrasco de Paula, Presidente
de la Academia Ponttificia para la Vida
Con su dependencia de la pseudocatólica Universidad Ramon Llull, con un presupuesto de más de dos millones de euros,  la persistente tarea abortista, eutanásica y eugenésica de Nuria Terribas ha alcanzado una dimensión cualitativa y cuantitativamente escandalosa. El Instituto Borja sigue editando libros y revistas, y ahora la beatífica hermanita Bofarull querrá tunear la herrumbrosa carrocería de aquellos que se han pasado media vida filosofando y aconsejando contra la doctrina y la moral católicas desde su sede, en el abortista Hospital de San Juan de Dios de Esplugues.  Gazmoña tarea para quien con ellos colaboró desde el principio. Tanto Margarita Bofarull como Nuria Terribas se han alimentado siempre del mismo pienso bioético en el jesuítico y heterodoxo pesebre del padre Francesc Abel. Y, claro, uno acaba siendo lo que come. Ni más ni menos.

En el ya lejano año 2009, los obispos de Cataluña hablaron por segunda y última vez. Desde entonces guardan silencio. El Instituto Borja pontifica sin cesar y vive de su torcida doctrina, pues de otra manera tendría que cerrar. El violón que toca sin cesar desde Roma Mons. Carrasco, presidente del la Academia Pontificia para la Vida, le ha llevado a nombrar miembro de la Academia fundada por Juan Pablo II a la actual presidenta del eugenésico Instituto Borja de Bioética: Margarita Bofarull.   Que Dios se apiade del P. Abel… ¡y que cierren la Academia Pontificia! 

Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

14 comentarios:

  1. Un excelente artículo en todos los sentidos, pero más aún en el hecho de que avanza dando el paso definitivo para llenar el vacío que le faltaba al movimiento próvida: la reproducción humana asistida.

    La muerte de niños no nacidos inocentes e indefensos se da tanto en el campo de la reproducción humana natural (el aborto tal como todavía se tiene la imagen mental del mismo), como en las nuevas matanzas de inocentes que se comenten en el campo de la reproducción humana asistida, desconocida hasta la fecha incluso por altas instancias del Vaticano, sobre todo las que redactaron el vergonzoso e indignante cuestionario del Sínodo de las Familias del 2014, en el que no preguntaron para nada ni sobre el aborto.

    ResponderEliminar
  2. Las responsabilidades andan muy repartidas, don Custodio. Un cardenal que preside la Ramón Lull, a la que está adscrito el Borja, y tiene vergonzosas meteduras de pata doctrinales sobre el vínculo, como sacó a la luz Bruno Moreno, ¿cómo va a exigir rigor moral en el aborto?

    Pero hay un mar de fondo desconocido por la mayoría: la auténtica falta de formación moral en la Compañía de Jesús, a la que pertenecía Abel. Quien fue figura preeminente de la facultad de teología de San Cugat me comentaba que Abel carecía de solidez doctrinal, era un integrista de la casuística, que no sabía aplicar los principios a las situaciones. Luego cambió de repente y prescindió de los principios para guiarse por la moralidad de los casos. Por la inmoralidad de los casos. Para él la doctrina de Gago, un jesuita biólogo de Madrid, sobre la implantación era dogma de fe. Hasta el décimo cuarto día no había persona. La razón es sabida: el embrión puede desdoblarse y cabe la duplicidad de embriones. Faltaría la unicidad característica de la persona. Pero eso es un sofisma burdo. Terrribas, Bofarull y el Borja entero, puestos ya en pendiente, disparataron con tanta soltura y desparpajo como desvergüenza: no sólo no había persona, tampoco era humano. Es decir, sería un embrión de cabrito o algo así. Porque el embrión, incluso en su fase de cigoto, es de una especie.

    Ayer alguien preguntaba a Laura qué o quién era Cataluña para ella. Sobrada capacidad tiene ella para responderle. En cualquier caso aquí tiene el interpelante una Cataluña: la de obispos, clérigos, monjas y laicos guiados por intereses corporativos-familiares, de bastardía política, que se han puesto los principios, los conocimientos y el respeto a la vida ajena por montera. Y llenado la cartera. ¿Se han fijado en lo hinchadas que deben tener las cuentas esa familia de abogada y periodista, por ceñirme al nombre mencionado? Con dinero público, porque el Borja vive de subvenciones como la televisión de la hermana tan cariñosamente nombrada por el cardenal en sonrojante entrevista. ¿Para qué los principios?

    No se esfuerce, mosén. En su mostrenca ignorancia, desconocen que incluso los argumentos que aducen apestan a naftalina. Sobre el caso del sacrificio de embriones en terapéutica de células madre que usted menciona, le citaré un texto de muestra: "Pinker (se refiere a un ensayo de Steven Pinker de hace años) practices an Ethics of exclusion according to which some human beings are disposable material for the use of other beings."

    Con usted, creo que el Don Agustín, el obispo de Sant Feliu, tiene un problema. La doctrina bioética de la Iglesia es clara y tajante en Dignitas personae.

    ResponderEliminar
  3. Mn. Custodio, muchas gracias por su artículo y Feliz Año 2015.

    Dejando aparte estos científicos "católicos o no", que se empeñan en satisfacer y aceptar alegremente la demanda de una parte de sociedad, que quieren dar la razón a quien no la tiene y para ello de apartan de forma cobarde ir contra el plan de Dios, sabiendo y por ello, escandalizan a otros católicos de buena fe, que se preguntan ¿si lo dice fulano, es que ahora la Iglesia lo permite?.

    Pues no. La Iglesia, sigue fiel a la cultura de la vida, como debe ser, entre otras muchas cosas por el mandato divino del quinto mandamiento del Decálogo, que sigue vigente en todas sus consecuencias.

    ResponderEliminar
  4. Corruptio optimi péssima. El peor daño que se ha hecho a la sociedad, en los últimos decenios, no ha sido desde fuera la Iglesia, sino desde dentro. Instituciones cristianas, laicos, curas y obispos , etc. que se han mundanizado, han causado un daño gravísimo. Me temo que no es posible un resurgir de la Iglesia hasta que hayan pasado y desaparecido toda esta generación.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Mn. Custodio, tan acertado como siempre.
    Recordemos que "independencia es diginitat" o sea que los dependientes son indignos por esto hay que ASESINARLOS, como hace el MENGELE CALAF y los BORJA

    ResponderEliminar
  6. Padre Custodio, como siempre enhorabuena y siga con su misión. Le deseo, como a todos los seguidores de GG un Santo año 2015, lleno de paz, salud y trabajo. No caiga en el desánimo; nuestra querida Iglesia Católica, necesita de pastores como Ud y muchos otros sacerdote, religios@s, que intentan servir a sus feligreses con amor y entrega, siempre dentro de lo que manda nuestra IC.
    No puedo comprender, supera mi pobre entendimiento, que una institución católica? y de tanto renombre, que realiza una labor asistencial tan valuosa, pueda estar defendiendo y COLABORANDO con otra institución que está favor del crimen del aborto y además lo defiende. ¿Cómo pueden decir que el I Borja es cristiano pero no católico?. Qué horror y qué daño están haciendo a muchos de los católicos, a toda la IC. Ya está bien, ¿cuándo se pondrá fin a este escarnio?. Dóde están nuestros obispos que no hacen nada, como en otras cuestiones?. Deben pensar: si no quieres problemas, deja hacer. Pero Dios nos pedirá cuentas a cada uno por sus obres y omisiones. Avortament = ASSASSINAR. Demano a la Verge María Auxiliadora que pregui per tots els que estan a favor de l'avortament i en especial en aquells que ho relalitzen. MAPPN. Amén.

    ResponderEliminar
  7. La corrupción de la Iglesia2 de enero de 2015, 16:04

    Tras el fraude de Sínodo de las Familias del 2014, donde Kasper intentó apostáticamente legitimar la comunión de los divorciados recasados more uxorio, a mi parecer, la prueba de la primera corrupción en las altas instancias vaticanas, ahora se demuestra definitivamente, en mi opinión, la plena corrupción de la Iglesia desde su gobierno vaticano hasta sus gobiernos congregacionales y episcopales.

    Vivimos en un tiempo especial único en la historia de la Iglesia, donde posiblemente acontecerá la gran división de la Iglesia, predicha en las apariciones de Akita de 1975, y que un próximo acontecimiento dará el pistoletazo de salida, brusco y súbito, de la gran apostasía entre una falsa Iglesia, mayoritaria y que tendrá un aparente inicial primer triunfo pero una final íntegra desaparición, y la verdadera Iglesia, minoritaria y que deberá de sufrir la pasión, muerte y resurrección tal como la pasó Jesús en su semana santa. Sólo hace falta que la falsa Iglesia tenga un anticuerpo doctrinal completo y, sobre todo, un líder con apoyos relevantes.

    Una excelente noticia, porque al fin se aclarará la situación, dado que todos estos falsos profetas y anticristos caerán en la más irremisible irrelevancia histórica, pues según dijo Jesús, cuando sucedan unos signos determinados, es entonces cuando nos hemos de alegrar, porque significarán el triunfo de los corazones de Jesús y María y la aniquilación de la falsa Iglesia, que está entre nosotros, pero que no son de los nuestros, porque parasitan el Cuerpo Místico de Jesús.

    En materia de vida, familia y matrimonio, hoy ya no hay excusas ni justificaciones de ningún tipo. A estas alturas de la película, ya hay suficiente doctrina católica magisterial como para que la ignorancia o la tergiversación de la misma sea culpable.

    La cascada de aparente corrupción moral y teológica, así como de presunta apostasía, es tremenda tal como se presenta en este artículo:

    - Arzobispado de Barcelona (cardenal Sistach)
    - Obispado de Sant Feliu (Mons. Cortés, quien tiene a Sor Forcades)
    - Instituto Borja de Bioética (Nuria Terribas)
    - Comité de Bioética de Cataluña
    - Hospital de Sant Pau i de la Santa Creu (Dr. Joaquín Calaf)
    - Hospital de San Juan de Dios (Hno. Pascual Piles)
    - Jesuitas de Cataluña (Francesc Abel)
    - Universidad Ramon Llull
    - Academia Pontificia para la Vida (Mons. Carrasco y Margarita Bofarull)

    A ello se suma el horrendo Sínodo de las Familias, una tomadura de pelo, un Sínodo que no preguntó sobre bioética y aborto. En efecto, el 2014, Kasper introdujo el 20 de febrero del 2014 la famosa "teología de rodillas" sobre la polémica comunión de los divorciados recasados more uxorio, basándose en un "camino penitencial", propio de los apostáticos protestantes.

    Fracasado el intento gracias al voto contrario de los obispos africanos, con el arrebato de Kasper ("¿qué han de enseñarnos los africanos?"), el Sínodo del 2015 insiste en lo imposible pero modificando la táctica, que consiste en girar ahora hacia la solución de los cismáticos ortodoxos, basándose en la misericordia, la valoración de los aspectos positivos del amor y la gradualidad (gracia, pecado y circunstancias).

    La gran división y apostasía de la Iglesia está muy próxima, tal como se demuestra en una reciente entrevista, concedida al diario flamenco De Morgen, por el obispo de Amberes, Mons. Johan Bonny, legitimando las uniones homosexuales y bisexuales. Ya existe la incipiente doctrina (la que no se aprobó en el Sínodo y la de este obispo), y un miembro de la jerarquía, Mons. Bonny, da cara y ojos a la abierta apostasía, precisamente en el área de la escuela de teología del Rhin: Bélgica, Holanda, Alemania, Austria y Suiza.

    Todos los indicios apuntan a que el hecho que acelerará la división eclesial sera súbito, a partir del cual los acontecimientos se precipitarán con rapidez. Temo que sólo los advertidos no van a ser sorprendidos y entristecidos.

    ResponderEliminar
  8. Qué banda de sepulcros blanqueados, asesinando niños. Esperemos que el Papa en su reforma de la curia cierre esa academia abortista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dónde está el teléfono del Santo Padre que no suena en los despachos del Instituto Borja, en el hospital de San Juan de Dios, en la Academia Pontificia para la VIDA, y en otros estamentos de la Iglesia católica?. ¿Lo deben tener desconectado?. ¿Quizás es que no está informado al respecto? MARPN.

      Eliminar
    2. Llevan años informados....

      Eliminar
  9. Menudos caraduras los hermanos de San Juan de Dios. No sólo ellos. Me ha dicho un pajarito que al presentar la denuncia en Roma ante el Pontificio Consejo de Agentes Sanitarios se negaron a sellar el acuse de recibo. Que es como decir: "Usted aquí no ha estado nunca". La mafia, la camorra y la drangheta todas juntas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ser cierta esta noticia, dado que existe una obligación de dar un simple acuse de recibo (negativa absurda, porque existen otros medios para orillarla), indicaría un indicio más de la persistencia de la corrupción en el Vaticano.

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo del 2 de enero, a las 18,07.

      ¿Qué me dice usted de los médicos que son hermanos o sacerdotes de San Juan de Dios y han dado la vida, atendiendo a los enfermos de ébola en Africa?

      Por favor no se puede generalizar. El Hospital de San Juan de Dios de Esplugues es un hospital cogestionado. Muy lamentable y pecaminoso lo que hace con la cultura de la vida.

      En cambio es un hospital de referencia y prestigio en atención a la infancia.

      ¿No tendremos alguna responsabilidad los católicos barceloneses, que no hemos sabido mantener un hospital católico que teníamos, sin interferencias de otras Administraciones.?

      Ahora vaya usted por ahí en la Capilla a la hora de Visperas y verá que de médicos que sean de la Orden Hospitalaria, no hay ninguno y si lo hay ya está jubilado.

      Eliminar
  10. De las periferias sociales a las nuevas esclavitudes2 de enero de 2015, 18:15

    Todo empezó con los ataques de los lobos y los cuervos, que hicieron imposible la asunción de la carga de trabajo de Benedicto XVI debido al pesado y cenagoso subsuelo de corrupción y apostasía que anidaba en el Vaticano, y que el informe especial de la comisión de tres cardenales, presumiblemente, reveló al anterior Papa.

    Sus crecientes limitaciones por razón de edad y de salud impelieron a la libre renuncia por imposibilidad de continuar un trabajo de renovación profunda del Vaticano.

    Parece que los cardenales decidieron dar una orientación estratégica hacia lo social en su aspecto político-económico, por lo que eligieron a Francisco, que como todo argentino (como Sor Caram), es político por naturaleza.

    Francisco ha tenido un acierto táctico al incluir en su acción programática los conceptos de periferia social y actualmente, el de nuevas esclavitudes.

    Pero está sufriendo un grave error táctico, al abandonar la cuestión social bajo la perspectiva de la vida, la familia y el matrimonio: con Francisco, se ha producido

    En definitiva, observando el conjunto de las tácticas (realce político-económico y mengua de la vida, la familia y el matrimonio), la valoración global indica una inmensa equivocación estratégica de Francisco para este 2015.

    Pues como dijo el gran Giuliano Ferrara en [1], el gran problema de Europa es el tema de la vida, la bioética, la familia y el matrimonio, tal como recalcó Juan Pablo II en su Evagelium Vitae 20 y Benedicto XVI: el primero dijo que la negación legal del derecho a la vida del no nacido conduce a las democracias hacia la tiranía y el totalitarismo; el segundo, cuando proclamó los principios irrenunciables de la vida, la familia, la educación y el bien común.

    Y como continuaba diciendo Ferrara, este giro hacia lo político-económico convertía en amigos a las izquierdas, dado que estas cuestiones se despachan con grandes proclamaciones programáticas de principios generales que satisfacen a la audiencia mediática y no comprometen a nada. Para estas burocracias eclesiales, nada mejor que llenarse la boca "sólo" de periferia y neoesclavitudes.

    Porque lo social referente a la vida, familia y matrimonio, sí hace auténticos enemigos en la izquierda y en la derecha, en los medios y en los activistas promuerte, dado que el homicidio de niños no nacidos y el matrimonio homosexual se consideran nuevos derechos democráticos de avanzada. Y es desagradable irse a dormir soñando que se pueden seguir los pasos de los apóstoles. No, eso no, piensa esta burocracia vaticana, episcopal y congregacional.

    Francisco, muy limitado en cuestiones de vida, bioética, familia y matrimonio, tal como se demuestra en su Evangelii Gaudium, donde dedicó el 25% a lo económico y sólo un 2% a lo bioético-familiar, convocó el Sínodo de las Familias el 2013 en dos fases anuales, 2014 y 2015, acabando con la exhortación suya para el 2016, todo ello con la intención de que los obispos le cubrieran en sinodalidad las complicaciones y complejidades de la vida moral personal concreta de las personas en temas privados delicados.

    Pero el Sínodo ha demostrado su continuidad herética con el Concilio de la apostasía o de la hermenéutica de la ruptura de 1965, en especial, de la resistencia a la Humanae Vitae de Pablo VI el 1968.

    La situación, por tanto, parece irreversible para la Iglesia: los episodios de apostasía de cardenales y obispos en el Sínodo de la Familia presagían una batalla inminente que se dará más allá del Sínodo, y que puede condensarse muy pronto en una inesperada y vertiginosa "semana horribilis" para la Iglesia:

    todo empiezan con un obispo que expone una apostasía, más obispos lo secundan, otros grupos de laicos, teólogos, religiosos y sacerdotes le apoyan, más conferencias episcopales respaldan, y finalmente, los cardenales electores, mayoritarios, eligen en un cónclave futuro el antipapa deseado.

    [1] germinansgerminabit.blogspot.com.es/2014/09/el-gran-giuliano-ferrara.html

    ResponderEliminar